jueves, octubre 26, 2006

El Futuro se Construye Hoy

Pues que bien que se esté pensando en México para el año 2030, pero soy escéptico de estos planeos, muchas veces los mexicanos de nos va la vida en planear y planear y planear como buitres con diarrea y no materializar absolutamente nada de nada de nuestras planeaciones.

El futuro no se construye planeando, el futuro se construye HOY con acciones específicas, concretas y de corto plazo, con metas alcanzables y verificables, paso por paso. Si de lo que se trata es de tener in país con un PIB per cápita de $ 35,000 USD en el 2030, de los $ 8,000 de hoy, tenemos que realizar acciones muy concretas, muy específicas y sin lugar a dudas la más importante es darle a la inversión extranjera y nacional un lugar preponderante, si ¡por fin! Entendemos que la inversión y la educación son los únicos vehículos a la prosperidad y el combate efectivo a la pobreza ya habremos dado el primer y más importante paso.

Ya durante la campaña a elecciones escribí un post con las 14 acciones específicas que un gobierno debería de hacer para fomentar la inversión, las he revisado, su orden no refleja ninguna jerarquía, todas son igual de importantes, estas son:

1. Una política macroeconómica estable y predecible. Las empresas deben tener confianza en que la economía en la cual invierten será administrada en forma competente y predecible. En otras palabras, los inversionistas deben creer que las reglas del juego no cambiarán en la mitad "del camino". Y es ni que decirlo de lo más importante, el tener como ahora una inflación comparable con la de los países industrializados, el riesgo país más bajo en la historia en 98 puntos, las tasas de interés con tendencia a la baja con los CETES en 7.00% no pueden soslayarse, ya tenemos préstamos hipotecarios a menos del 9% y ya incluso se presta a informales y gente no asalariada, los créditos al consumo siguen altos pero bajando. Esto es importantísimo, los costos financieros son una variable de capital importancia para las empresas. Por esto, resulta importante acallar de una buena vez por todas el falso debate de que se requiere “una poquita” de inflación o una “poquita de devaluación”, para según esto reactivar la economía. Esta tontería Keynesiana ya ha sido suficientemente desmentida por el Dr. Lucas premio Nóbel de Economía 1995 y el Dr. Phelps de 2006. Así que lo mejor que el gobierno puede hacer es mantener el poder adquisitivo de la moneda. No hay más, el aletargamiento económico se debe a otras causas y NO va a resolverse ni con inflación ni con devaluación.

2. Un gobierno efectivo y honesto. Un inversionista debe poder depender de la integridad del gobierno anfitrión y de su capacidad para mantener el imperio de la ley. Ojala Felipe Calderón asuma la autoridad que los mexicanos le confiamos, y que sí que gobierne con mano dura, con autoridad, no autoritarismo pero sí autoridad. Esto es vital, ¿Cómo voy a invertir en un país en donde no se respeta la ley? Imposible.

3. Un mercado grande y en expansión. Es clave el tamaño y el potencial crecimiento del mercado de un país, especialmente el poder adquisitivo de su población. El potencial de crecimiento del mercado mexicano es mediano, la gran mayoría de la población tiene escasos recursos sin embargo, si se mantienen las condiciones macroeconómicas y se logra la inversión se entraría a un círculo virtuoso que permitiría ensanchar la clase media y hacer cada vez más atractivo el país a la inversión.

4. La libertad de actividad en el mercado. El vigor de la competencia—así como el nivel de interferencia del gobierno para entrar al mercado de un país—también son factores importantes. Cuanto más libre sea el mercado, más atractivo será el país para los inversionistas internacionales. Este es un punto en el que francamente México muestra gran debilidad: Existen áreas clave en la economía como por ejemplo el transporte que están en manos de gremios o sindicatos que impiden la competencia. También, no obstante que la Constitución prohíbe los monopolios éstos están presentes en el Estado y privados en casi toda la actividad económica. Aquí deben crearse leyes antimonopolio para romper los privilegios, obligar a la libre competencia, y evitar a toda costa la dominancia en los mercados de una sola empresa o empresas coludidas en oligopolios. México desgraciadamente ocupa uno de los últimos lugares en la clasificación de libertad económica de la OCDE.

5. Una mínima reglamentación gubernamental. El costo de la reglamentación y la intervención gubernamental en las actividades—y las utilidades—de las empresas privadas debe mantenerse en un mínimo. Otro punto en el que flaqueamos en forma importante, ya he insistido que las leyes tienen un costo, peor aún, no mantener las reglas del juego y cambiarlas constantemente, hacen verdaderamente imposible la planeación fiscal de las empresas. El exceso de regulaciones tiene un costo, y sobre todo son el filón de la corrupción. México es un país sobre regulado desde las leyes fiscales hasta el más mínimo detalle de las actividades mercantiles, aquí México debiera hacer cirugía mayor para des regular lo más posible. También podríamos con en Estonia impulsar un e@gobierno en donde la mayor parte de los trámites así como pagos de derechos e impuestos se verifiquen usando el Internet y brincándonos así el tener que enfrentar al indolente, y corrupto burócrata. Sería un golpe mortal a la corrupción, como lo fue en Estonia.

6. Leyes laborales flexibles y simétricas, el art. 123. Constitucional y la ley Federal del Trabajo imponen una relación asimétrica cargándose a favorecer al trabajador, también son poco flexibles, no se permite contratación por hora o sólo unos días por semana, así el Índice de Rigidez laboral ubica a México en el lugar # 55, no muy lejos del #66 de Francia que también al ser “progresistas” es prácticamente imposible despedir y muy pero muy lejos de Estonia #23, EEUU #3 e Irlanda #2. Resulta interesente que a mayor rigidez laboral mayor es el desempleo. Ya en la práctica los empresarios mexicanos le están dando la vuelta a estas absurdas leyes con el “Outsourcing”, que mejor que formalizarlas.

7. Derechos y protección de la propiedad. La propiedad privada debe protegerse y evitar que los activos reales o intangibles de una empresa sean apropiados por otros ilegalmente. Léase piratería, aquí México es campeón, de hecho estamos sólo atrás de China y Rusia en piratería. Aquí en México se tiene una gran dificultad para apreciar el valor del esfuerzo intelectual, cuando no es tangible, al software, libros, música, video, formulaciones de medicinas se le da sólo el valor de su medio de soporte que es lo único tangible, y se reproduce sin ningún escrúpulo, aquí no sólo es cuestión de perseguir decididamente el delito también debe hacerse un gran esfuerzo para educar a la población sobre el real valor de la creación intelectual, si queremos que México participe en la Economía del Conocimiento debemos empezar por valorar el conocimiento.

8. Una "infraestructura" confiable. También es crítica la posibilidad de negociar y proveer productos y servicios al mercado. Ya se trate de servicios confiables de transporte, electricidad, seguros y servicios contables, un sistema financiero competente u otros factores básicos, las inversiones no pueden generar un rendimiento financiero
Suficiente o confiable sin estos factores.

9. Disponibilidad de factores de producción de alta calidad. Si bien el inversionista aporta capital, tecnología y capacidad gerencial, la calidad de la fuerza laboral y la disponibilidad de materias primas locales también constituyen ingredientes claves en la receta del éxito. Los mexicanos hemos demostrado que podemos ser trabajadores capaces y responsables, sin embargo, falta darle un impulso decisivo a la educación tecnológica, en todos los niveles, desde la técnica hasta ingenierías. La enseñanza de las matemáticas y la ciencia desde la educación básica es sumamente deficiente esto es incuestionable y debe y puede cambiarse, somos ni más ni menos que el último país en matemáticas en la OCDE. Sólo teniendo materia prima humana bien preparada y educada para competir será posible dar el “salto” de la economía de la manufactura a la economía del conocimiento, a agregar VALOR a los productos y servicios mexicanos para que así, y sólo así, puedan incrementarse los salarios en forma importante.

10. Una moneda local fuerte. La moneda local debe mantener su valor. Si se realiza una inversión en dólares y luego se devalúan los bienes valorados en moneda local, se pierde parte—o posiblemente el total—de la inversión en dólares. Así que no puede soslayarse el logro de tener (al menos por ahora) una moneda fuerte, de hecho, el peso mexicano es hoy una de las monedas más fuertes del mundo, quizá debido a situaciones de coyuntura como es el alto precio del petróleo y las remesas de emigrantes, por eso, la fortaleza del peso debe reforzarse con exportaciones no petroleras.

11. La posibilidad de transferir utilidades, dividendos e intereses. Si no puede sacarse el dinero del país, ¿para qué invertir? No importa que las empresas saquen sus utilidades, argumento de los izquierdosos contra la inversión extranjera, las empresas ya dejaron empleos, creación de infraestructura, estímulo a las cadenas productivas, y muy pero muy probablemente si el negocio va bien, una gran parte de éstas se reinvertirá si no es que todas o mejor aún traerán más dinero para invertir más.

12. Un favorable entorno tributario. El entorno tributario debe ser favorable para el comercio. Si bien los incentivos tributarios diseñados para atraer una inversión son importantes, mucho más decisivo es el monto de impuestos una vez iniciada la empresa. Felipe Calderón ha manifestado su deseo de implantar un “flat-tax”, es decir una tasa única para el ISR para todo mundo igual (no puede haber nada más simple), esta propuesta ha generado detractores argumentando que se caería la recaudación, sin embargo, ahí están Rusia, Irlanda, Chile (puede que sean más), que prueban exactamente lo contrario. Eso sí, es importante que la economía informal se vuelva formal para aumentar la base de tributación. Se requiere de una auténtica y genuina Reforma Fiscal, que no tenga por fin el recaudatorio y confiscatorio, entre más impuestos se paguen más poco probable será que se quiera invertir, eso es un hecho, las empresas buscan utilidades, los máximos beneficios, y debemos de entender que las empresas no se ponen para que les quiten su dinero, se van o no vienen, y si necesitamos dinero para ayudar a los pobres lo que se requiere es más base de tributación y no encajar el diente.

13. La libertad para operar entre mercados. Una empresa debe poder obtener bienes y servicios de cualquiera de sus filiales para suministrar mercados locales o para mejorar su eficiencia global comerciando entre sus propias entidades en diferentes países con el fin de "redondear" sus líneas.

14. Seguridad en los bienes y las personas. Es un hecho que la delincuencia organizada tiene al país en sus manos, y no sólo es el narcotráfico, el delito del secuestro que es de lo más ruin tiene a toda la población en la zozobra, asaltos carreteros, asaltos a negocios y habitaciones, robo de autos. Esto no se soluciona con una reactivación económica, ni es la pobreza su causa como manifestaba la izquierda, este es un inmenso negocio de miles de millones de una delincuencia mejor organizada y con mejor tecnología que el Estado. Este punto no puede soslayarse ya que puede ser un factor que defina la decisión de invertir o no en México.

No puedo pensar en una mejor lista de políticas para aumentar el crecimiento económico y el nivel de empleo en un país en desarrollo. No es necesario pensar en el 2030, es necesario pensar en el 2007, pero ¡ya! Por tanto, es de capital importancia cambiar lo que tengamos que cambiar para lograr nuestra meta al corto plazo, sí, para ¡hoy! Esto es simplemente la diferencia entre seguir en la pobreza o salir de ella, es claro que el gobierno por si solo no puede ni remotamente crear el millón y medio de empleos formales que este país necesita. Y debe resultar claro que el México del 2030 va a depender de lo que hagamos o dejemos de hacer ¡HOY!

2 comentarios:

  1. Ojala Felipe Calderón asuma la autoridad que los mexicanos le confiamos, y que sí que gobierne con mano dura, con autoridad, no autoritarismo pero sí autoridad. Esto es vital, ¿Cómo voy a invertir en un país en donde no se respeta la ley? Imposible

    Lo mismo opino , autoridad no autoritarismo ......

    Saludos Rudy :)

    ResponderEliminar
  2. Creo que el Flat Tax es aplicado con efectividad por buena parte de los países del ex bloque soviético.

    Hay que hacer que se respete la ley, sin embargo, hay que reformar la ley. Tenemos demasiadas leyes, muchas de ellas significan impedimentos para la productividad y algunas otras son claramente violatorias de nuestras libertades y derechos individuales.

    Saludos Patricia 333.

    ResponderEliminar