sábado, marzo 23, 2019

INFLACIÓN QUE DESENCADENA CRISIS ECONÓMICAS


Esta vez aunque a muchos pudiera extrañales me estoy refiriendo a los Estados Unidos, terminé el post anterior escribiendo, refiriéndome a la inflación en la República de Weimar (1923) en Alemania con “A pesar de todo el daño causado, los Estados Unidos y la Unión Europea ha importado estos absurdos, que aún no se han manifestado como incrementos de precios de materias primas, bienes y servicios y salarios, pero que ciertamente sí se ha manifestado, y tendrá consecuencias terribles”.
Recordando que la inflación es un problema de expansión monetaria y no un problema de crecimiento en los precios al consumidor, que no es más que una manifestación de la causa. Veamos como están las cosas en EU.
Esta historia en realidad empieza en el año 2000 cuando el índice Nasdaq 100 era el principal depositario de la manía de las “punto com”.


Burbuja que puede demostrarse como lo veremos más adelante en la alocada expansión monetaria de la Reserva Federal FED y claro, de las manías que llevan a los mercados a inflarse hasta que revientan.
La siguiente figura exhibe las tasas efectivas de la FED en esos tiempos.

Recordemos que en 1997 sobrevino la crisis Asiática, y pocos meses después quebró el célebre fondo LTCM que era manejado ni más ni menos que por los creadores de la valuación de derivados financieros  premios Nobel de Economía Myron S. Scholes y Robert C. Merton, lo que un poco al margen del tema prueba que es imposible modelar el futuro y en 1998 otra crisis pero ahora en Rusia. Por esto, Greenspan, entonces el director de la FED se contuvo de subir las tasas de interés, se limitó a decir ante la evidencia de la burbuja creada que era “Exuberancia irracional” bastante comparable con el dicho de Keynes de “Los instintos animales”.  Para cuando metió los frenos, reventó la burbuja, y con eso se dedicó a la expansión monetaria y a bajar las tasas de interés.
La siguiente figura muestra MZM que es la medición más amplia de dinero y sustitutos del dinero en circulación.

Como puede verse, del año 1995 al 2002 se multiplicó por seis. Y con el derrumbe del Nasdaq (y todos los mercados financieros), se creó un recesión, y, siguiendo la receta keynesiana, bajó los intereses hasta 2.4 y luego hasta 2, esta expansión monetaria, que es inflación, creo otra burbuja, esta vez en el sector inmobiliario.
Nótese que desde el año 2002 en octubre el mercado accionario tocó fondo, y no obstante siguió relajando la política monetaria, “bombeando” liquidez para evitar la recesión. ¿Algún parecido al bombeo actual?
Al hacer esto, las tasas hipotecarias disminuyeron a la par…
.
Y, la consecuencia de esta caída de las tasas en las hipotecas, el número de hipotecas creció de forma exponencial. La siguiente gráfica son las hipotecas (monto de en miles de millones de dólares) en bancos comerciales.


Lo que hacía que las ventas de casas se dieran por doquier, subiendo, y subiendo el precio de los inmuebles. Entonces,  los “creativos” de Wall Street idearon como meter hipotecas “subprime” de grado especulativo BBB, que nadie compraría un bono de ellas, junto con hipotecas buenas AAA para formar los nefasto CDO’s (Collaterized Debt Obligation) un activo “estructurado”, que en realidad fue juntar mierda con activos sanos, pero que al llegar el impago de la deuda de las hipotecas BBB y BB, se llevaron entre las patas a las AAA haciendo que el bono valiera CERO. Estos activos estructurados CDO’s son el núcleo de la crisis de los subprime que llevó a la quiebra a muchísimos bancos alrededor del mundo, ya que los instrumentos se habían colocado por doquier.
A partir del primero de febrero de 2006, Ben Bernanke sustituyó a Greenspan, a él fue al que le tocó pinchar la burbuja.
Al presentarse el crecimiento de los precios al consumidor y productor en EU a partir de 2004 se empezó a subir la tasa de referencia, se llevó la tasa al 5% y todo el castillo de naipes tronó, la burbuja inmobiliaria reventólos CDO’s primero empezaron a valuarse con más riesgo pero ya era demasiado tarde cientos de miles de millones de dólares se habían invertido en este “ingenio de Wall Street”, los poseedores de las hipotecas subprime, al subir la tasa de interés, eran hipotecas ajustables en tasa, dejaron de pagar y todo se desmoronó, como ya sabemos que pasó. Lehman Bros. Fue el único banco importante que desapareció quizá por su rivalidad con Goldman & Sachs viejos rivales, pero este último con importantes ex empleados en el gobierno. Los demás bancos tuvieron que ser rescatados por el gobierno de EU y tanto como $700,000 millones de USD fueron usados con ese fin.
Por supuesto Ben Bernanke actuó para otra vez producir expansión monetaria y bajar la tasa de interés a cero.
Aquí otra vez MZM desde la crisis de 2008 hasta nuestros días.

Simplemente brutal ha sido la expansión monetaria en EU perfectamente comparable con la de Weimar, de $ 7,800 trillones de USD (billons en EU) pasó a los 16,000 trillones actuales; esto es un poco más del doble de la masa monetaria en circulación. Esto es INFLACIÓN. 

Consecuencia de la expansión monetaria inicial produjo, otra burbuja, la de materias primas, la gráfica muestra el índice de materias primas en el Chicago Exchange.

Para esto, primero se encargó de devaluar el dólar, los precios de los commodites subieron, el petróleo NYMEX llegó a 145 USD/barril en julio de este año.

Pero ya no surtió efecto su bombeo de dinero de humo, la depresión económica se está haciendo sentir y los precios de los commodities ahora van en caída libre junto con la actividad económica. Así que tan creativos, no contentos con bajar la tasa de Fondos Federales que la que se usa para prestar la FED a los bancos comerciales, se fueron sobre los Bonos del Tesoro, los Treasuries, para bajar las tasas de largo plazo bonos que se compraron con dinero creado de la nada ¿Qué clase de incesto financiero es esto? ¿comprar deuda creando dinero? Al hacer eso, y subir el precio del bono, por la demanda generada por la FED, la tasa de interés caía. Todos estos bonos fueron a parar a la “Hoja de Balance de la Fed”, la figura muestra esto.

Nótese que antes de la crisis y de principios de 2009, la FED prácticamente no tenía nada en su hoja de balance. Y así vinieron los “QE’s Quantitative Easying” o aligeramiento cuantitativo que en 4 ocasiones, más otra adicional “Twist” treparon la hoja de balance hasta los $ 4,400 trillones de USD. A partir de enero del año pasado, la FED empezó a “regularizar” su hoja de balance, básicamente no renovando su interés en los bonos vencidos, para así no inyectar más circulante a la economía. Sin embargo, esta regularización ya ha tenido su efecto en los mercados accionarios, tirándolos, ella, los infló, ella los tira.
Al llegar a este punto se preguntarán ¿Por qué no se ha manifestado toda esa creación monetaria bestial en los precios al consumidor? Los precios al consumidor y al productor en EU se han mantenido bastante estables, entonces ¿Qué ha pasado?
La respuesta nos la da las dos gráficas que siguen, la primera la de la Velocidad de MZM.
La velocidad del dinero es la frecuencia en la que una unidad monetaria es usada para comprar domésticamente bienes y servicios en un determinado periodo de tiempo, en otras palabras, es el número de veces que un dólar es gastado por unidad de tiempo. Si la velocidad se incrementa existen mayores transacciones en la economía, y viceversa, se reduce hay menos transacciones.
Aquí la gráfica.

Desde la crisis del Nasdaq punto com, no ha hecho más que caer, con algún repunte a partir del 2004 al 2006, que fue lo que obligó a Greenspan primero y a Bernanke después, a subir la tasa, y provocar el estallido inmobiliario. La caída hasta nuestros días ha sido tremenda. Posibles interpretaciones es que la masa monetaria no ha salido del sistema financiero, no hay créditos por los bancos comerciales, y, sobre todo…
¿Qué hace la gente cuando un bono supuestamente inversión segura proporciona 1.5% de interés anual? Eso y nada, es lo mismo. Entonces, la gente no le queda más que invertir en activos más riesgosos, y esos activos, los las acciones.
La siguiente es la gráfica del índice accionario más general para las empresas de gran valor de capitalización el S&P 500.

Que hizo su mínimo en 666 el 6 de marzo de 2009, y llegó a en 2,940 el 21 de septiembre del año pasado, esto es un incremento de 341% en 10 años, a casi 35% la tasa anual, que, para la economía de EU es simplemente demasiado, es una enorme burbuja, y algún día va a reventar. ¿Cuándo? Eso sí es imposible saberlo, la FED sigue teniendo las tasas bajas, la expansión monetaria sigue, la velocidad del dinero continúa estancada, con un ligero repunte, los precios al consumidor estables, las tasas de los bonos siguen bajas, y pareciera ser un cuasi-boom perpetuo. Pero esto puede cambiar rápidamente.
Otra burbuja, quizá aún más grande que la anterior está en el mercado de los bonos. El bono a 10 años llegó a estar con tasa de 1.37 de su alto pre-crisis de 5.18%. Actualmente está por 2.82% 1.18% de su mínimo y 2.44 de su máximo rendimientos. Varios expertos como el gurú de bonos Jeffrey Gundlach estiman que para el 2020 podría perfectamente estar en 6%, esto es, arriba de su tasa máxima precrisis. Eso es un estallido brutal para los bonos.
Y cuando los bonos se caigan, y suban su tasa de interés, el mercado accionario caerá, la consecuencia será que trillones de dólares se esfumarán borrando el patrimonio de millones de norteamericanos. Debe recordarse que allá poco menos del 60% participa en el mercado accionario. Esto desatará una recesión, posiblemente peor que la de 2008 y que además ya toma a la FED “sin balas”, ya con la tasa baja, y con la hoja de balance, aunque ya se ha desahogado un poco está aún altísima. Así que las posibilidades de paliarla como hace 10 años son mucho menores.
Y la subida de las tasas, traerá consecuencias terribles en todo el mundo, en particular en los países más endeudados. De eso de la deuda escribiremos próximamente.
Toda esta inflación en consecuencia de John Maynard Keynes Autor del libro favorito de los políticos y del los economistas oficialistas autor del nefasto libro “Teoría General del Empleo, el Interés y el Dinero". Que le da justificación pseudo científica al manipuleo de los mercados, a la inflación, al dinero como mero bono de compra y que alienta a los políticos a sentirse redentores de la humanidad.
 Además sus teorías aún siguen vigentes, la catástrofe generada no quiere reconocer lo que aquí he escrito, sino que atribuyen al “exceso de liberalismo” la debacle actual siendo que, como queda demostrado aquí es exactamente lo opuesto: Han sido actos de populismo, intervención en los mercados los causantes directos de la crisis.
Desde siempre, los economistas de la Escuela Austriaca se han opuesto a la inflación, a la manipulación de las tasas de interés que tanto alienta el keynesianismo, Von Mises y Hayek, escribieron sendos libros en donde explican que siempre que se produce un auge artificial bajando las tasas de interés, y generando inflación en el sentido correcto, expansión monetaria acabamos todos pagando con crisis económicas espantosas.

Epílogo por Ludwig Von Mises


En su libro “Human Action a Treatise on Economics”, libro que fue publicado antes de 1929, escribió:
“Los movimientos similares a olas que afectan los sistemas económicos, la recurrencia de períodos de auge que son seguidos por períodos de depresión es el resultado inevitable de todos los intentos, que se repiten una y otra vez, de bajar la tasa de interés de los mercados por medio de la expansión crediticia. No hay modo de evitar el colapso final de una burbuja (boom en inglés) inflado por la expansión artificial del crédito. La alternativa es si la crisis se dejará venir pronto como resultado del abandono de seguir expandiendo el crédito, o, posponerla, para que se presente la catástrofe que involucre todo el sistema monetario de dinero fiduciario”.

No lo leyeron, o desoyeron, los economistas del “mainstream” nunca consideraron esto. Lo peor de todo es que siguen insistiendo en sus tesis monetaristas de reinflación… que va a agravar el problema y prolongarlo por mucho más tiempo.

domingo, marzo 17, 2019

LA INFLACIÓN ES EXPANSIÓN MONETARIA


La inflación es un proceso que conlleva una gran expansión de la cantidad de dinero en circulación. En casi todos los países del mundo es la impresión de papel moneda, también en especial en EU préstamos a los bancos comerciales. Es una de las dos formas que tienen los gobiernos de financiar su déficit, la otra es la deuda pública.
La inflación tiende a subir los precios, sin embargo, no necesariamente serán los precios al consumidor o al productor, muchas veces se dirige a otra clase de activos como acciones y bonos en los mercados financieros, o como bienes inmuebles.
Aquellos con dinero adicional en sus bolsillos se encuentran en una posición de poder expandir su demanda de bienes o servicios disponibles. Esta demanda adicional, si se mantienen todas las demás cosas aumentará los precios. Ningún sofisma ni silogismo podrá conjurar esta consecuencia inevitable de la inflación.
La revolución semántica que es una característica de nuestros días ha obscurecido y confundido sobre lo que es realmente la inflación. El término inflación se usa con una connotación novedosa. Lo que a la gente llama inflación no es inflación, esto es, el incremento en la cantidad de dinero y sustitutos del dinero, sino que la identifican con el aumento de los precios al consumidor de materias primas, bienes, salarios que son una consecuencia de la inflación, es por decirlo así como la temperatura de un enfermo, es la manifestación de un cuadro infeccioso, pero no es la infección.
Como el término inflación se utiliza para identificar una de las posibles consecuencias de la inflación, ya no existe un término adecuado disponible. Es imposible combatir un mal que no puede ni nombrarse. Políticos y hombres de estado no tienen la oportunidad de utilizar una terminología que sea aceptada por el público cuando intentan describir una política financiera a la que se oponen. Deben así, sin son capaces claro, entrar en una descripción detallada de sus políticas llenas de detalles en particular cuando desean referirse a ella.
También, aquéllos que se han embarcado en los intentos fútiles y sin esperanza de combatir las consecuencias de la inflación: La escalada en los precios están enmascarando sus intentos de combatir la inflación. Mientras que lo quela lucha es sobre los síntomas, pretenden que luchan con las raíces del mal. Y como no comprenden la relación causa efecto entre el incremento de dinero en circulación y la expansión del crédito por una parte, y el alza de precios por la otra, en la práctica hacen las cosas aún peor.

La Expansión en el Crédito

Poca gente comprende cómo funcionan los bancos, la gran mayoría creé que son algo así como intermediarios en que colocan el dinero de los depositantes en gente que desea tomar un crédito. Si esto fuera así, obviamente que no se podrían retirar tan fácilmente los depósitos, que muchas veces son prácticamente líquidos, esto es, puedes pedir efectivo inmediatamente, tus depósitos tendrían que estar a plazo y no podrías recuperar tu efectivo tan fácilmente, esto es perderías tu liquidez. Sin embargo, ya desde los primeros banqueros, que en eran joyeros y que tenían depósitos de seguridad para almacenar oro y joyas, y que empezaron a alquilar sus bóvedas resguardadas para mayor seguridad de los que entregaban su oro, los joyeros banqueros emitían un certificado que respaldaba la cantidad de oro resguarda. Pronto empezó el negocio bancario de prestar dinero (oro) que estaba depositado en las bóvedas, y con ese fin se emitían certificados de oro que se entregaban al solicitante del crédito. Pronto se dieron cuenta que no necesariamente podían prestar sólo la cantidad de oro que se tenía en las bóvedas, sino que podían prestar más, ya que era muy difícil que todos los clientes depositantes quisieran coordinadamente retirar su dinero al mismo tiempo. Así que lo siguieron haciendo, primero el 50%, y gradualmente fueron aumentando la cifra hasta los 80-90 por cientos actuales. Así las cosas cuando se solicita el crédito, sólo se requiere de un 10% de dinero que efectivamente está en el banco, el restante es creado de la nada para dar el crédito, estos son los activos bancarios, como el dinero de ese crédito será depositado en el banco (no necesariamente el mismo banco, sino el sistema bancario), se crea el pasivo, el depósito y ¡Magia!, activos – pasivos = 0 así que esto queda balanceado y todos contentos. Esto es lo que se conoce como el sistema de reserva fraccionada, y quizá al leer esto pensarás que es un fraude, lo es, pero así son las cosas en el moderno sistema bancario. Por aquí, con el crédito, se crea dinero y se introduce la inflación.
Es por esto que cuando hay crisis económicas y los clientes no pueden pagar sus créditos, los activos bancarios se vuelven cero, y la quiebra es monumental, y apocalíptica también. Así lo importante es que hoy en día, todo el dinero que existe son créditos. El dinero moderno es crédito.
Es por esto que en cada país, existe un Banco Central, que no sólo imprime los billetes y acuña las monedas en circulación, sino que es el prestamista de última instancia, es aquel que puede “hacer fuerte” a un banco para el que súbitamente la gente empieza a retirar sus depósitos, o a no pagar los créditos mediante préstamos o la creación de dinero de la nada.

Los Subsidios

Un buen ejemplo son los subsidios. Cómo ya se ha explicado aquí, los controles de precios reducen la oferta debido a que los controles producen pérdidas en los productores marginales. Para prevenir esto, muy frecuentemente los gobiernos ofrecen la garantía de subsidios por ejemplo a los agricultores que operan con costos elevados. Estos subsidios son financiados con expansión en el crédito. Entonces el resultado es que se incrementa la presión inflacionaria. Si los consumidores pagaran los precios reales sin subsidio de todos los productos agrícolas involucrados, no existiría mayor presión inflacionaria. Los consumidores tendrían que pagar usando sólo el dinero que ya está en circulación. En consecuencia la brillante idea de combatir la inflación con subsidios en los hechos produce más inflación.

Los Peligros Reales de la Inflación

Prácticamente no hay necesidad de entrar en discusión sobre la comparativamente leve y poco dañina inflación que bajo el patrón oro, esto es que el oro es el dinero podría darse por alguna producción excesiva en el oro. Al quitar el patrón oro, que tanto maniataba a los gobernantes los problemas que hoy tenemos son los de la inflación desbocada. Esta inflación es siempre consecuencia de políticas gubernamentales deliberadas. Los gobiernos por un lado no están preparados para limitar su gasto alocado. Y por otra parte no desea balancear su presupuesto a lo que recolecta de impuestos o por préstamos del público. Selecciona así la inflación para cubrir ese “faltante” y que lo ven como un mal pequeño y necesario. Y así las cosas, se embarca en la expansión del crédito y el incremento del dinero en circulación debido a que no percibe cuáles son las inevitables consecuencias que esta política pública a la larga tendrá.
Hasta antes de la crisis del 2008 el fenómeno inflacionario si bien llegó a ir muy lejos y hacer bastante daño, no había creado un desastre irreparable. Hoy en día no puedo escribir eso. Lo de irreparable…
El peligro real no consiste en lo que ya pasó, pero en las doctrinas espurias a partir de las cuales estos eventos ocurrieron. La superstición que es posible para los gobiernos evitar las consecuencias inexorables de la inflación es el principal peligro. Esta doctrina de desviar la atención a los precios al consumidor es el núcleo del problema. Mientras las autoridades claman que están enfrascadas en su lucha contra la inflación, jugando con las tasas de interés de referencia, poniendo controles de precios y subsidios una porción muy reducida de gente comprenden a cabalidad la razón del mal, los métodos para generar dinero de la nada por parte de los bancos centrales. Mientras las burocracia mantiene la atención desviada al Índice de Precios al Consumidor y al Productor, los datos estadísticos que revelan los incrementos del dinero en circulación aparecen relegados si apenas mencionados y eso por periódicos o revistas especializados en la finanzas.

La Inflación en Alemania en la República de Weimar 1923.

Aquí un ejemplo que sea como una advertencia. La tremenda inflación que se dio en Alemania en la República de Weimar en 1923 que redujo el poder adquisitivo de la moneda en 1/1000000 de su valor anterior a la guerra y no fue un acto de Dios. Hubiese sido posible balancear el presupuesto de la Alemania de la post guerra sin recurrir a la imprenta del Reichbank. La prueba es que pudo hacerse una vez que se abandonó la política inflacionaria. Pero antes de que esto sucediera todos los “expertos” economistas alemanes neciamente negaban que el incremento en las materias primas, los salarios y el tipo de cambio con las divisas externas tuvieran algo que ver con el gasto alocado del gobierno. En sus ojos sólo la especulación y la usura de los comerciantes y fabricantes era la culpable. Se pusieron a controlar los precios hasta que acabaron controlando toda la economía y ni así.

La misma historia se ha repetido en Zimbabue


O en la actual Venezuela bajo Maduro



A pesar de todo el daño causado, los Estados Unidos y la Unión Europea ha importado estos absurdos, que aún no se han manifestado como incrementos de precios de materias primas, bienes y servicios y salarios, pero que ciertamente sí se ha manifestado, y tendrá consecuencias terribles, esto lo vernos en la próxima entrega.

sábado, febrero 23, 2019

La Tercera Vía Lleva al Socialismo


El Mayor de los Males, el Capitalismo

El dogma fundamental para todas las variedades del socialismo y comunismo es que la economía de mercado, o capitalismo es un sistema malvado que lastima los intereses vitales de la gran mayoría de las personas para beneficio de una minoría rapaz. Condena a las masas al empobrecimiento. Trae la miseria, la esclavitud, la opresión y la explotación del trabajador, mientras que enriquece a una clase de parásitos holgazanes.
Esta doctrina no es original de Marx. Se desarrolló mucho antes que él entrara en escena. Sus más famosos propagadores no fueron autores Marxistas, sino hombres como los Fabianos británicos, Carlyle y Rushkin, los profesores alemanes, y los “liberales” académicos estadounidenses. Y es muy significativo que lo incorrecto de este dogma fue disputado sólo por unos cuantos economistas que pronto fueron silenciados y bloqueados en las universidades. La mayoría de la opinión pública acepta sin reservas la condena al capitalismo. Es por esto, que economistas como Von Mises, Hayek, Friedman, Buchanan entre otros no son conocidos ni por los estudiantes y menos por el público.

El Socialismo

Pero, por supuesto, las conclusiones en la práctica política de este dogma no han sido uniformes. Un grupo declara que no hay otro camino más que borrar de la faz de la tierra este sistema malvado y rapaz, esto es abolir completamente el capitalismo. Ellos abogan por el reemplazo al control estatal de los medios de producción en manos del control privado. Ellos apuntan a establecer lo que es denominado como socialismo, comunismo, planeación estatal, o capitalismo de estado. Todos éstas etiquetas significan lo mismo, y de lo se trata es que ya no más los consumidores con sus compras o abstenciones de compras, determinen lo que debe de ser producido en qué cantidades y con qué calidades. Desde ahora, una única autoridad central deberá de dirigir todas las actividades productivas.

Intervencionismo o Economía “Mixta”

Otro grupo, aparenta ser menos radical. Rechazan el socialismo tanto como el capitalismo. Recomiendan una tercera vía, que está alejada tanto del socialismo “puro”, como del capitalismo “libre”, y proponen una organización que está en medio de los dos sistemas reteniendo, según ellos, de lo mejor de los dos. Este es el intervencionismo que incluso así está planteado en la Constitución mexicana, y que en los hechos es practicado por la mayoría de los países del mundo.
Este sistema ciertamente que es muy popular por la forma que tiene de manejar los problemas económicos involucrados. Como ven las cosas, existen dos clases, los capitalistas empresarios y por la otra los asalariados que discuten como las ganancias del capital y las actividades empresariales. Ambas partes reclaman el pastel para ellos mismos. Ahora viene la mediación con el estado como árbitro que “redistribuye” la riqueza de los ambiciosos capitalistas y le reparte parte de sus utilidades a los trabajadores. Así que es posible destronar al capitalismo sin entronar el socialismo totalitario.
Pero esta forma de juzgar el asunto es por completo falaz. El antagonismo entre capitalismo y socialismo no es la disputa sobre cómo distribuir el botín. Es una controversia de dos esquemas de organización económica y de cuál de ellas lleva a lograr mejores resultados esto es proporcionar bienes y servicios y generar nivel adecuado de vida a la gente. El capitalismo quiere estos logros mediante la empresa e iniciativa privadas, sujeto a la supremacía de las compras o abstención de compras por el público que adquiere. Los socialistas en cambio quieren sustituir el mercado por un plan único diseñado por una autoridad central. Ellos quieren poner en lugar de la “anarquía de la producción de Marx” el monopolio exclusivo del gobierno. El antagonismo no se refiere al modo de distribución de los productos. Se refiere a la forma de producirlos.
El conflicto entre los dos principios es irreconciliable y no permite ningún acuerdo. El control es indivisible. Ya sea que la demanda de los consumidores afecte al mercado para decidir con qué propósito y cómo los factores de producción serán empleados, o es el gobierno el que atiende esto. No hay nada que pueda mitigar la oposición entre éstas dos principios contradictorios. Se excluyen uno con el otro.
El intervencionismo no es la panacea entre capitalismo y socialismo. Es el diseño de un tercer sistema para la organización económica y como tal debe ser considerado.
Los intervencionistas enfatizan que planean mantener la propiedad privada de los medios de producción, la actividad empresarial y el intercambio en el mercado.  Pero van para regular que las instituciones capitalistas siembren el desorden y que injustamente exploten a la mayoría de las personas. El papel del estado, es pues, restringir, mediante órdenes y prohibiciones, la avaricia de los dueños del capital y medios de producción que dañan a los pobres. Laissez-faire o capitalismo libre sin obstáculos es maligno. Pero con el fin el eliminar su maldad, no existe necesidad de eliminarlo por completo. Es posible mejorar el sistema capitalista mediante interferencias y regulaciones  gubernamentales que es mejor al totalitarismo socialista y salvaguardar las características del capitalismo que es deseable mantener.

¡La leche está muy cara! Control de Precios


El gobierno decide que el precio de algún producto, por ejemplo la leche de vaca, es muy alto. Quiere que sea posible que los pobres den a sus hijos más leche. Entonces recurre a decretar un techo para el precio de la leche menor que el que prevalece en el mercado libre.
El resultado es que a ese precio los productores marginales de la leche incurren en pérdidas. Como no puede un granjero individual ir a pérdidas, suspenden el vender la leche en el mercado, la carestía llega. Ellos usarán la leche de sus vacas, que tienen que seguir ordeñándose a propósitos más rentable. Por ejemplo ellos producirán más mantequilla, quesos o carne. Habrá así menos leche disponible para los consumidores, o ninguna. Esto, por supuesto no son las intenciones del gobierno. Ellos querían hacer más asequible la leche para que adquiriera más. Pero como resultado de esta interferencia en el mercado el suministro de leche cae. La medida ha sido en detrimento de aquellos a quienes el gobierno suponía ayudaría, desde el punto de vista de gobierno que la decretó es aún peor que el estado previo que se suponía estuviera diseñado para mejorar.
Ahora, enfrenta se enfrenta con alternativas: Puede revocar la ley y abstenerse en lo sucesivo de tratar de controlar el precio de la leche.  Pero si insiste en mantener el precio de la leche por debajo de su nivel de mercado libre y no obstante quiere evitar la caída en la oferta, de empezar por eliminar las causas que hacen que no sea rentable vender a ese precio. Entonces a su decreto original agrega otro en donde ajusta los precios de todos los factores de producción requeridos para producir la leche a un nivel lo suficientemente bajo para que los productores marginales de leche tengan utilidades y se abstengan de escasearla. Pero entonces la misma historia se repite en un plano más remoto al del producto final, la leche. El suministro de factores requeridos para producir la leche caen, y otra vez el gobierno está justo en donde empezó. Si no quiere admitir su error y abstenerse de manipular los precios debe empujar todavía más allá de los factores inmediatos que producen la leche, ahora deberá ir mucho más allá ajustando y ajustando precios de todos los bienes y todos los factores de producción en la economía incluyendo los salarios. Ninguna rama de industria alguna podrá ser omitida en este ajuste global de precios y salarios y decretar también la cantidad que el gobierno quiere ver produciendo. Si algún sector es omitido porque se le considera no vital o de lujo, el capital y  mano de obra se trasladarán ahí y como resultado se dará la caída en el suministro de aquellos precios que el gobierno ha fijado precisamente porque piensa que son indispensables para las masas.
Ahora que el estado tiene todo el control en los negocios, no puede más considerarse una economía de mercado. No más los consumidores con sus compras o abstenerse de sus compras determinan que debe, cómo y a qué precio producirse. Esto ya no es más capitalismo; es planeación central de todo por el gobierno, es socialismo.

El Patrón Alemán Socialista

Este tipo de socialismo aparenta ser capitalistas: Mantiene a la vista y nominalmente la propiedad privada de los medios de producción, precios, salarios, tasas de interés y utilidades, En los hechos sin embargo nada contaba que no fuera la autocracia irrestricta del gobierno. El gobierno ordenaba a los empresarios que producir, en qué cantidad y calidad, a que precios vender, de quién y a que precios comprar sus insumos. Decretaba con que salarios y donde los trabajadores trabajaban. El intercambio en el mercado era una farsa, una simulación. Precios, salarios y tasas de interés eran fijados por la autoridad, así que eran sólo apariencias, en los hechos eran relaciones de magnitudes en las ordenes del gobierno. El gobierno, y no los consumidores, dirigían la producción. El gobierno dictaminaba los ingresos de los ciudadanos y asignaba a cada quién la posición o rol en la que debía de desempeñarse. Este socialismo es un disfraz grotesco del capitalismo. Es el Zwangswirtschaft del tercer Reich de Hitler y la economía planificada de Inglaterra.
Los alemanes en la Primera Guerra Mundial, empezaron fijando techos a un grupo reducido de bienes al consumidor que consideraban vitales, Como se describió con la leche, era inevitable la falla de estas medidas que obligaron a ir cada vez más lejos y con esto diseñaron el plan Hindenburg que acabó poniendo todas las actividades económicas subordinadas a la exclusiva subordinación de las autoridades. Con la derrota de Alemania todo este aparato colapsó. Pero en 1931 el Canciller Brüning lo restableció así como sus sucesores, el primero de ellos Hitler que obstinadamente se aferró a él.

La imagen puede contener: una o varias personas y exterior

Una Intervención Conlleva Más Intervenciones


Lo que uno debe de comprender es que los techos en los precios que afectan a algunos productos fracasan para lograr las metas pensadas. Por el contrario, Producen siempre efectos que desde el punto de vista del gobierno son aún peores que el estado de las cosas previas y que el gobierno se embarcó en alterar. Si el gobierno, en su afán de eliminar estas consecuencias indeseables, prosigue más y más lejos, finalmente acaba por transformar el capitalismo y la libre empresa en socialismo del patrón de Heidenbug o Nazi.
Y esto mismo es verdadero con todo tipo de intromisiones en el fenómeno del mercado. Los salarios mínimos, ya sea decretados u obligados por el gobierno o los sindicatos mediante presión y violencia, tienen siempre como resultado el desempleo que se prolonga año con año tan pronto se les ocurre subir los salarios por encima de las condiciones del mercado. Los intentos de bajar las tasas de interés para expandir el crédito generan, es cierto, un periodo de negocios boyantes en auge. Pero la prosperidad creada es artificial e inexorablemente termina en un bache y recesiones. La gente debe pagar ahora en exceso la orgía del dinero fácil de los años que duró la expansión del crédito y la inflación.
La recurrencia de periodos de depresión y desempleo ha desacreditado a los ojos de la gente sin juicio del capitalismo. Sin embargo, estos eventos no son el resultado de la operación del mercado libre. Por el contrario, son el resultado de interferencias del gobierno bien intencionadas pero mal aconsejadas. No hay forma de subir los salarios y el nivel general del estándar de vida por decretos, sólo podrá lograrse al acelerar el incremento en el capital comparado con el incremento en la población. La única forma de elevar salarios es incrementar la productividad al incrementar la cuota por habitante de bienes de capital. Todo lo que un buen gobierno debe hacer para mejorar el nivel de bienestar de los ciudadanos es establecer el estado de derecho e institucional para tener orden en donde no existan obstáculos para la acumulación de nuevo capital progresivo requerido para mejorar los métodos tecnológicos de producción. Esto es como hemos explicado lo que ha logrado el capitalismo en el pasado y que lo logrará también en el futuro si no es saboteado por políticas intervencionistas erróneas.








miércoles, febrero 20, 2019

Capitalismo y Pobreza (3)


Este escrito está basado en la obra de Ludwig Von Mises y lo he adaptado a nuestros tiempos y nuestra realidad mexicana.


Leo con preocupación que el senador Bernie Sanders volverá a competir por la presidencia en 2020, que perdió ante Hillary Clinton la carrera por la nominación demócrata a la Casa Blanca en el 2016 y es un socialista declarado, con gran apoyo entre los jóvenes “Milenials”, y también con personas de la tercera edad. Envió un correo a sus posibles adherentes en el que escribía Nuestra campaña se trata de crear un gobierno y una economía que funcione para la mayoría, no sólo para unos pocos".
Este es el grave problema que enfrenta los Estados Unidos si seguirá el curso que otras naciones otrora prósperas e insignes del capitalismo como Inglaterra y Francia, se encuentran hoy estancadas. Hasta ahora todavía parece ser que la cantidad de ahorro y la formación de capital aún excede, gracias fundamentalmente a la Reforma Fiscal de Trump, pero por muy poco la cantidad de des ahorro y deacumulación de capital. ¿Pero durará esto?
Para poder contestar a esta interrogante uno debe de ver cuáles son las ideas económicas mantenidas por la opinión pública. Y reformulamos la pregunta a la siguiente ¿Saben los votantes norteamericanos que el mejoramiento sin precedentes en los últimos 150 años fue posible debido al crecimiento estable de su cuota de capital invertido por habitante? ¿Están conscientes que cada acción o medida tendiente a la desacumulación de capital pone en grave riesgo su prosperidad? ¿Saben cuáles son las condiciones por la que sus salarios están por encima de la mayor parte de los países del mundo?
Si revisamos los discursos de los líderes políticos, en particular de los Demócratas, las editoriales en los periódicos en donde “economistas” keynesianos han tomado un papel preponderante como Krugman y Stiglitz, no podemos encontrar ni la menor atención al equipamiento de bienes de capital. La mayoría toma simplemente por un hecho que algún factor misterioso hace que el país sea (o haya sido) cada vez más rico y próspero. Los economistas gubernamentales calculan la tasa de crecimiento del ingreso nacional año con año desde hace por lo menos 70 años y suponen alegremente que en el futuro la misma tasa de mejora en los ingresos permanecerá. Ellos disertan sobre los impuestos y su nivel (en particular los Demócratas “no sólo para unos pocos”, sin mencionar o quizá, sin siquiera percatarse del hecho de que el sistema impositivo recauda fondos enormes que hubieran ser podido ahorrados por el contribuyente, y que en su lugar los destruyen con su gasto público, en particular el asistencialista.
Para los Demócratas, y en general para todos los partidos social-demócratas o “progresistas”, los niveles impositivos no son lo suficientemente altos, jamás tienen en consideración ni de la forma más mínima de la importancia que tiene la formación y mantenimiento del capital. Para los economistas del “mainstream”, fundamentalmente keynesianos este problema ni tan siquiera existe, o permanece por ellos completamente desconocido.

Keynes el Gran Enemigo del Ahorro (y de la formación de Capital)

La caída de países otrora francamente capitalistas, como Inglaterra, cuna del capitalismo, se originan en las ideas de Keynes quien mucha gente confunde como el salvador del capitalismo después de la Gran Depresión,  siendo que, en realidad sus ideas son completamente anti-capitalistas y han colaborado para su destrucción. La esencia del keynesianismo es completamente fallida para concebir el papel que la acumulación de ahorro y capital tienen para mejorar con condiciones económicas. Keynes enunció su doctrina contra sus supuestos peligros del ahorro y apasionadamente recomendó más gasto. Seguir estas doctrinas acabó con la prosperidad inglesa y hoy ha quedado un una gigantesca burbuja de de deuda pública en todas partes del mundo, que por su importancia consideraremos en detalle más adelante.
Después de la 2da Guerra Mundial, en todos los países del mundo y muy particularmente en las social-democracias europeas se han incrementado notablemente los impuestos supuestamente para “redistribuir” la riqueza mediante gasto asistencialista (que es clientelar en democracia), esto ha considerablemente disminuido el ritmo de la acumulación de capital, y, en algunos países francamente la ha vuelto negativa y por eso se encuentran permanentemente estancados o de crisis en crisis económica.
Por eso, es imprescindible reemplazar las fábulas e ilusiones “progresistas”, por ideas de economía sólidas.

La Escasez del Capital

Hasta llegar a este punto se han empleado los términos insuficiencia de capital  y de escasez de capital sin mayor explicación y definición. Era suficiente para explicar las condiciones de aquellos países, como México cuyo capital es visiblemente inadecuado cuando se compara con países más avanzados como Estados Unidos. Pero al examinar los problemas de los europeos que hoy tienden a propagarse a los EU es menester desglosar los términos.
Estrictamente hablando el capital es siempre escaso y siempre lo será. El suministro disponible de bienes de capital nunca podrá ser tan abundante que todos los proyectos, cuya ejecución pudieran mejorar el estado de bienestar de la gente. Si fuera de otra forma, la humanidad viviría en el jardín del Edén y no tendría que preocuparse por la producción. Cualquiera que sea el estado del suministro de capital, en este mundo real en el que vivimos siempre habrá proyectos de negocios que no pueden ser materializados debido a que el capital que los haría factibles está siendo utilizado en otras empresas, cuyos productos están siendo más urgentemente demandados por consumidores. Para cada rama productiva existen límites más allá de los cuales la inversión y el capital adicional no paga. Y no paga debido a que los bienes de capital en cuestión pueden encontrar un mejor uso en la producción de bienes que a los ojos de los consumidores son más valiosos. Si las cosas permanecen idénticas, el suministro de capital adicional hará que los proyectos que no eran viables puedan ser ahora rentables y empezados. Nunca existe una carencia de oportunidades. Si existe una falta de oportunidades, su razón es que todos los bienes de capital disponibles ya han sido invertidos en proyectos rentables.
Pero al hablar de insuficiencia de capital para un país que es más pobre que otros países uno no se refiere a este fenómeno de la general y perpetua escasez de capital arriba mencionada. Uno meramente compara el estado de las cosas entre un país individual con otros que tienen ya ahora capital más abundante. Al mirar a México uno podría decir: Aquí hay muchos artesanos produciendo con un capital total de diez mil dólares productos que en el mercado podrían valer cien mil dólares. En contraparte, en una fábrica norteamericana con un equipamiento de capital de un millón de dólares, producirá productos que en el mercado tendrán un valor 500 veces superior.  Desafortunadamente, los empresarios mexicanos carecen del capital para hacer más inversiones. La consecuencia es que la productividad por hombre es mucho menor en México que en EU y que el número de productos disponibles para su consumo es menor y que el mexicano promedio es pobre comparado con el promedio norteamericano.
Y con todo y esto, el nivel de los impuestos es mayor aquí que en EU. Y, con esto perpetúan al empresario mexicano en la imposibilidad de invertir, y, a los mexicanos de salir de la pobreza.
En breve, en México el capital es ya de por sí insuficiente y además es escaso, y el gobierno impide a toda costa el ahorro,  la presión fiscal es altísima, y esto nos condena irremediablemente a la baja productividad y a las condiciones deplorables de nivel de vida, imposible con este estado de las cosas abatir la pobreza.

Impuestos para Despojar al Rico (y “Redistribuir la Riqueza”)

No es nada fácil explicar el estado de las cosas para la gente engañada por la agitación anti-capitalista. Como los intelectuales, la mayor parte, progresistas, ven las cosas, el sistema capitalista en un sistema de la avaricia y los empresarios son los culpables que la suma total de productos para el consumo no sea mayor de lo que es. No invierten, no crecen sus empresas, son explotadores, se adueñan de la plusvalía del trabajo que le da valor a sus productos, concentran la riqueza en unos pocos etc., etc. Así que según ellos la única forma de combatir la pobreza es quitándoles mediante los impuestos progresivos lo más que sea posible de su riqueza. En sus ojos, la riqueza del rico es la causa de la pobreza del pobre. Así de acuerdo a estas ideas las políticas fiscales de todos los países incluyendo los EU desde Kennedy, han estado dirigidos a confiscar porciones cada vez mayores de la riqueza y los ingresos de los más acomodados. Aquí en México no obstante que no hay muchos de esos la confiscación se presenta incluso sobre las clases medias con tasas elevadas que no corresponden en nada con sus niveles de ingresos en términos reales al compara con los pobladores de otros lugares. Así aquí en México se paga la cuota máxima de ISR no obstante que en dólares, sus ingresos caerían en el nivel de pobreza en EU. ¡Increíble! Así ¿Cuándo?
La mayor parte de los fondos recaudados por el gobierno voraz podrían en su lugar ser utilizados por los contribuyentes para consumo y ahorro y acumulación de capital adicional. Las inversiones habrían incrementado la productividad por hora – hombre y proporcionarían más bienes y servicios para el consumo. Esto elevaría el estándar de vida del hombre común, mediante mayores ingresos. Si el gobierno gasta esos fondos recaudados para sus gastos corrientes o asistenciales, éstos son disipados, atomizados y la acumulación de capital es concomitantemente alentada.
Por muy razonable que pudiera parecer la propuesta de despojar al rico, es imposible negar que en los hechos ya haya llegado a sus límites. Los políticos debieran de admitir que aún con la confiscación total de las riqueza de los más ricos recaudaría una cantidad despreciable a la suma total del presupuesto y que en consecuencia no se mejoraría en mucho al tomarlo de los más ricos.
Los progresistas sin embargo, quieren gastar más, y para ello, ya no sólo buscan en los ricos, se siguen con las clases medias y aún peor se siguen con las clases no tan acomodadas inventando impuestos como el del consumo (IVA) que finalmente, actúa efectivamente disminuyendo el ingreso, el poder adquisitivo.

Para Elevar Salarios, Incrementar la Inversión de Capital

Pero es exactamente lo absurdo de esta situación derivada de los altos impuestos que ofrece la favorable oportunidad para el reemplazo de principios económicos sólidos a los perniciosos errores que han prevalecido por décadas. Ahora es el momento de explicar a los que votan qué es realmente lo que induce a la prosperidad y qué es la misma razón, o mejor establecido el no llevarla a cabo, lo que mantiene a las naciones atrasadas pobres. La gente que vota debe aprender que lo que hace que los sueldos por ejemplo en Norte América sean sustancialmente más elevados que los de México, y que toda Latino América es el tamaño del capital invertido y que cualquier mejora en el estándar de vida depende de primero la acumulación de capital adicional suficiente. No hay otro camino.
Por ahora, sólo los hombres de negocios se preocupan por hacer provisiones para nuevo capital para la expansión y mejoras de sus plantas con equipamiento moderno. Por cierto, con una dificultad de lograrlo cada vez mayor debido a las altas tasas impositivas. Para el resto de la población, les es completamente indiferente, sin saber que su bien estar y el de su familia es lo que está en juego. Lo que se requiere es que el problema de la pobreza, sus reales causas sean entendidas por toda la gente.
Ningún ofrecimiento de partido político alguno puede considerarse satisfactorio y apegado a la realidad de las cosas si no contiene el siguiente punto: La prosperidad de un país y el nivel de los salarios medios de la población dependen de la inversión continua de capital en sus plantas, minas, agropecuario, comercios y proveedores de servicios y debiera ser la tarea más importante para un buen gobierno eliminar todos los obstáculos que impiden la acumulación e inversión de capital nuevo.
¿Podrán entenderlo?







lunes, febrero 18, 2019

El Zombie Que Nos Lleva Entre Las Patas



Pemex es de todos los mexicanos, efectivamente, y por eso, cercano está el día que este muerto en vida, un zombie, nos hará pagar el desastre de la que se dice ser “Empresa Productiva del Estado”. Corrupta, endeudada, improductiva, sólo en la imaginación inflamada por ideologías, que no hechos y datos puede explicar que AMLO crea que funciona y que va a rescatarla con tres gotitas de capital.
Es corrupta porque es del estado, ¿Se imaginan ustedes huachicoleo a Exxon-Mobil, Shell, Total en EU? El huachicoleo existe porque el personal de Pemex se “hace pato”, y, por hacerse pato reciben cuantiosas ganancias. Peor, venden a las gasolineras gasolina “evaporada” van apartando en otro recipiente gasolina que dicen que se evaporó, para luego venderla. Las canonjías y prebendas del contrato colectivo son de ponerse a llorar del coraje. Su exceso de personal y baja productividad sólo puede explicarse porque es del estado, y para las empresas del estado lo importante no son los resultados.
Lázaro Cárdenas convirtió la expropiación de la industria petrolera en el símbolo de la consolidación del régimen que estaba creando el del PRI y su corporativismo sindical. Nadie puede negar la astucia del general, que construyó pacientemente el caso y aprovechó la anexión de Austria por parte de Alemania para llevarlo a su culminación. Expropió una industria decadente, puesto que desde 1921 las inversiones se habían movido a Venezuela, en parte por la amenaza de la Constitución de 1917 de la que siempre lo he dicho aquí, es nuestro gran lastre por su espíritu comunista, y por la otra el descubrimiento de crudo abundante en aquel país. Pemex sirvió de poco los siguientes años: producía más o menos lo suficiente para el consumo nacional, sin grandes esfuerzos ni grandes logros.
Gracias a un pescador de Campeche Rudersindo Cantarell (ni eso podían los inútiles), que veía que se manchaba el casco de su lanchita de pescador con chapopote y avisó en Pemex, que por cierto no le dieron nada, sólo bautizaron el yacimiento con su nombre, encontraron el que sería en ese entonces el 2do más grande yacimiento del planeta. 15,000 millones de barriles.
Esto fue en 1977 con ya el JLP que lo llevó a exclamar “Vamos a administrar la abundancia”, pero para hacer buena la “abundancia”, endeudó al país suponiendo que el precio del petróleo no tenía más que subir. Y … bajó. Corrió al director de Pemex, Díaz Serrano porque no podía vender petróleo a más de $40.00 USD barril y nos dejó en crisis de deuda externa, vino el FMI a “rescatarnos” o más bien a rescatar a los acreedores y dentro de las condiciones estaban las privatizaciones, por eso “nació” el “Neo” Liberalismo, no porque vinieran muy liberales, sino porque nos hicieron la mano de puerquito. Por eso, nunca funcionó bien. Así como nos llevó Pemex a la desgracia en 1982 así mismo puede que nos lleve quizá no en 2019, pero sí para 2020.
Cantarell llegó a producir con Fox 2 millones de barriles al día, hoy ya no produce ni 350 mil. O sea, se acabó. ¿Se dan cuenta? ¡15,000 millones de barriles! Pongamos un promedio de 50 USD por barril fueron ingresos por $ 750,000 millones de USD que ¿Dónde están? Están en gasto asistencial esfumados, en explosión burocrática, sueldos y prestaciones de ellos, partieron del erróneo concepto que dando dinero se aumenta el consumo (aunque sean burócratas o beneficiados de sus “programas sociales”) lo cierto es que toda esa riqueza … de quemó, desapareció, no salimos de jodidos, seguimos igual de jodidos. A nadie se le ocurrió invertir en bienes de capital, que generaran más riqueza, o ahorrar una porción para las “vacas flacas”.
Fox y Calderón intentaron la Reforma Energética, pero el PRI-PRD la rechazó AMLO estaba en el PRD y fue como siempre opositor.
Así que como no había capital, decidieron éstos estúpidos, si, desde Fox, endeudar a la empresa para hacerla “productiva”.
En 2002, primer año del que tengo datos, Pemex tenía activos por 72 mil millones de dólares, y pasivos por 62 mil. Su valor neto era de 10 mil millones de dólares, más o menos 100 mil millones de pesos entonces. Cada año, el valor de la empresa crecía, conforme la producción era mayor, y todavía cuando ésta se estancó (2004), el precio alcanzó a ayudar un par de años más. Pero era claro que se venía abajo, y por eso los intentos de las reforma energética. Al no lograrla, los gobiernos multiplicaron la inversión, pero endeudándose, intentando que Pemex se recuperara. Con Fox, se invertían 3,000  millones de dólares al año en Pemex; con Calderón, fueron 15,000 millones anuales, y lo mismo ocurrió con Peña Nieto. De 2001 a 2018, le metieron 220,000 millones.
Sin embargo, su valor actual (septiembre pasado) es negativo: menos 80,000 millones de dólares vale Pemex. Sus activos son de 108,000 millones,; sus deudas, de 187,000 millones, de los que 95,000 millones son pasivos financieros, y 67,000 millones reservas para cumplir el contrato colectivo. Además debe recordarse que EPN ordenó asumir 800,000 millones de pasivos laborales (junto con CFE) que convirtieron en deuda pública soberana para que Pemex pudiera hacerse sujeto de crédito a tasas razonable, no toman esa deuda, y Pemex no hubiera recibido los préstamos o los hubiera recibido a tasas de lo que es de basura.
Es decir, nada más para que vean el gran negocio que es esta porquería: Valía 10 mil, le invirtieron 220 mil y vale -80 mil. ¡No hombre negociazo! ¡Una maravilla! De porquería.
Si AMLO fuera sensato, debiera de esta viendo cómo darle santa sepultura, pero no, la quiere ZOMBIE. Exponen AMLO , Urzúa y su inepto director Romero Oropeza, pasante de ingeniería agrónoma, o sea que ha de saber muchísimo de la industria petrolera, pero no es el primer inepto ni el último en “dirigir” las “empresas productivas”, ahí de lo que se trata es de ser amiguis del presidente. ¿Se imaginan si el CEO de Exxon-Mobil fuera seleccionado por ser amiguito de alguien? Bueno pues, dicen que con poco más de $5,000 millones de USD ponen en pié la porquería que es Pemex.  Además de que en su “plan de negocios” dejan en claro que quieren chiflar y comer pinole, esto es, explorar y producir, y su refinería.
Ante la propuesta, los inversionistas en bonos de Pemex, fue general “Nada nuevo, no sirve de nada”, se sorprenden que Fitch la tenga a nada de calificarla como basura. Cada año Pemex se ha llevado 17,000 millones de USD, ahora con 5,000 millones ¿Ya va a ser viable?
JP Morgan expresó que está “fuertemente decepcionado” con las medidas anunciadas y señaló que ve en el horizonte de 12 meses posibilidades de degradación de la deuda de Pemex o incluso de la deuda soberana del país.
Y ahora viene lo bueno. Como es de esperar AMLO va a descalificar a todos llenándolos de calificativos, de “cómplices del saqueo” de “neoliberales”, etc., etc.
Pero insiste el señor en enfrentarse a los mercados, bajo su miopía de que “aquí mis chicharrones truenan”, y “Me canso ganso”. Y no pueden estar por encima de la soberanía y su enorme respaldo público y legitimidad. Pues si eso quisiera no se hubieran endeudado, no hubieran esfumado toda la riqueza que generó Cantarell, como lo hicieron, así que no es opcional, o le entran o nos lleva la fregada. Y él le entran significa darle santa sepultura al zombie, vender lo que se pueda, todo o en partes, liquidar lo más que salga de los bonos de Pemex, profundizar la Reforma Energética. Pero eso no va a pasar, en su mente llena de ideologías comunistas, es imposible.
Así que, nos llevará a la próxima crisis económica, mucho antes de lo que muchos imaginan.
Nos vamos a acordar de AMLO como ahora lo hacemos de López Portillo. Los dos por culpa del petróleo, el venero del diablo como escribió Ramón López Velarde en La Suave Patria: “El Niño Dios te escrituró un establo y los veneros del petróleo el diablo”


viernes, febrero 15, 2019

Capitalismo y Pobreza (2)



Este escrito está basado en la obra de Ludwig Von Mises y lo he adaptado a nuestros tiempos y nuestra realidad mexicana.

La Escandalosa Pobreza


Sí, es escandaloso que en el siglo XXI una buena parte de la población mundial sea pobre, dicen que más de 50 millones de mexicanos. El Banco Mundial afirma que alrededor de 1,200 millones viven con ingresos de menos de 1 USD. Esto supone que una cuarta parte de la humanidad vive en condiciones de precaria subsistencia, sin poder cubrir sus necesidades mínimas de alimentación, también el BM nos informa que si pobreza es "tener hambre, carecer de cobijo y ropa, estar enfermo y no ser atendido, y ser iletrado y no recibir formación", el 46 por ciento de la población mundial padecería estas condiciones ya que 2.800 millones de personas viven con menos de dos dólares diarios. Dos recientes estudios, el informe anual de la FAO y otro elaborado por la ONG Acción contra el Hambre, calculan que unos 800 millones de personas sufren desnutrición, lo que representaría el 13 por ciento de la población mundial.
Pero lo realmente sorprendente, excepcional y novedoso es que la mayor parte de los seres humanos en la actualidad puede vivir con ingresos suficientes para no morir de hambre, enfermedad o frío. ¡Eso es sí que es lo verdaderamente sorprendente!
Porque si tenemos un poquito de honestidad intelectual y revisamos la historia de la humanidad, nos encontramos con que la humanidad a lo largo de su historia, desde las grandes civilizaciones de la antigüedad hasta hace muy poco, era pobre, realmente pobre, la humanidad es por naturaleza inherentemente pobre.
Así ha sido desde hará medio millón de años,  todo el esfuerzo y tiempo de los seres humanos lo ha dedicado a procurarse alimentos, vestidos y un refugio donde vivir, y sólo muy recientemente, hace apenas menos de doscientos años, y en pocos países al principio, una parte de la población empezó a salir al fin de la extrema pobreza y miseria en la que el hombre ha vivido durante 5.000 siglos.
Por tanto, lo novedoso en la historia de la humanidad no es que haya pobres, desde hace medio millón de años la casi totalidad de la humanidad ha vivido en pobreza y en condiciones de subsistencia. No, lo novedoso es que haya una mayoría de seres humanos en que sus ingresos les da para más que alimentarse, vestirse, tener una vivienda con todas las comodidades como agua corriente y caliente, piso no de tierra, electrodomésticos como refrigeración y aún aire acondicionado, y que aún tengan excedentes para el ocio, la cultura, los viajes por placer. Excluyendo a una minoría insignificante de privilegiados que siempre ha existido, la gran conquista de la historia económica del hombre es que la riqueza así entendida haya alcanzado en muy poco tiempo a la mayoría de la población mundial. Y muy especialmente para lo que llamamos países industrializados o capitalistas en donde la proporción de pobres es aún menor.
En la historia de la humanidad ha habido dos acontecimientos que han cambiado totalmente la evolución de su historia. El primero fue la agricultura - ganadería, que le permitió cambiar de ser cazador – recolector, de vivir en cavernas, de ser nómada, a asentarse en algún lugar, cultivar sus alimentos y criar animales para obtener proteínas animales de ellos. Debido a esto existieron las grandes civilizaciones y concentraciones humanas, las ciudades, de la antigüedad: Babilonios, Fenicios, Egipcios,  Griegos, Romanos.
Pero no obstante estos avances, la gente seguía viviendo en condiciones precarias de subsistencia. La expectativa de vida del ser humano, la mayoría no moría por guerras sino por plagas y epidemias. De cada 1,000 niños que nacían morían cerca de 400 antes de cumplir su primer año, la mayoría esto es más de la mitad morían antes de llegar a los siete años: La esperanza de vida era de 25 a 35 años, y muy pocos, llegaban a los 50 años. La humanidad crecía porque las tasas de natalidad eran elevadísimas, siendo muy común familias con más de 10 hijos. Sólo así pudieron pasar de 10 millones en el neolítico antes de empezar con la agricultura a 700 millones estimados para 1750, que es cuando comienza el Capitalismo con la industrialización.
La pobreza crónica de la humanidad comienza a mitigarse con la llegada del segundo gran acontecimiento en la historia de la humanidad: El Capitalismo, incipiente, en la forma de comercio, inversión, contratación por un trabajo, el uso de la fuerza del vapor con máquinas que reemplazan la fuerza muscular de hombres y bestias, el ahorro y la inversión en bienes que son usados para producir bienes, y que por su venta se obtiene una utilidad, denominados los bienes de capital. En una palabra, se empieza a crear riqueza. Y se ha creado en estos últimos 200 años como nunca antes la humanidad pudo hacerlo.
El economista austriaco Ludwig Von Mises resume la evolución en la reducción de la pobreza de la siguiente manera:
“La vida del hombre primitivo era una lucha incesante contra la escasez de los medios de subsistencia brindados por la naturaleza. Sumidos en ese desesperado afán por sobrevivir, sucumbieron muchas personas, familias, tribus y razas enteras. El fantasma del hambre persiguió inexorablemente a nuestros antepasados. La civilización nos ha librado de tal zozobra. Acechan a la vida del hombre peligros innumerables; hay fuerzas naturales incontrolables o, al menos por ahora, ingobernables, que pueden aniquilar de repente la vida humana. Pero la angustia de la muerte por inanición ya no conturba a quienes viven bajo un régimen capitalista. Todo aquel que puede trabajar gana mucho más de lo que exige la mera subsistencia.”

Las ideas del Capitalismo Laissez Faire Llevaron a Industrializar Inglaterra

A mediados del siglo XVIII las condiciones del nivel de vida en Inglaterra no eran mucho más propicias que las del México pre revolucionario. Su tradicional sistema de producción no era apto para cubrir las necesidades de una población creciente. El número de gente para la cual no había cabida en este rígido sistema de paternalismo y tutelaje del gobierno para las empresas crecía con rapidez. No obstante que en aquellos tiempos su población no era ni el diez por ciento de la actual, había varios millones en extrema pobreza. Ni la aristocracia gobernante ni sus súbditos tenían la menor idea de qué es lo que debía hacerse para mejorar las condiciones de las masas. Algo así como lo que ocurre aún hoy en día en México en que pasan gobernante tras gobernante y la masa de pobres persiste básicamente al mismo nivel que siempre.
El gran cambio que en tan sólo unas cuantas décadas hizo de Inglaterra el país más rico y poderoso  fue originado por un grupo de filósofos y economistas. Ellos demolieron por entero la pseudo-filosofía que hasta entonces prevalecía y que era de uso común para el diseño de políticas públicas. Ellos hicieron explotar las fábulas: (1) No es justo ni correcto hacer quebrar a un competidor produciendo bienes mejores y más baratos; (2) Es perverso desviarse de los métodos tradicionales de producción; (3) Que las máquinas que ahorran trabajo humano generan desempleo y son en consecuencia malvadas; (4) Que una de las tareas del gobierno es evitar que los empresarios eficientes y exitosos se vuelvan ricos y proteger a los menos eficientes; (5) Que el restringir la libertad y la iniciativa de los empresarios usando la coerción y/o compulsión es una forma apropiada de procurar el bien común. En breve estos autores expusieron la teoría del libre comercio y de los mercados libres (Laissez Faire). Pavimentando el camino para que las políticas públicas no siguieran obstruyendo los esfuerzos de los hombres de negocio para expandir sus operaciones.

Cuando nace la moderna industrialización y las mejoras sin precedentes para la población que después trajo no existía ni acumulación de capital ni conocimientos tecnológicos: En Inglaterra como en los demás países occidentales que imitaron la ruta de Inglaterra al capitalismo empezaron con una gran escasez  de capital e insuficiencia tecnológica. En los inicios de la industrialización había la filosofía de la empresa e iniciativas privadas como los generadores del desarrollo, esta ideología logró que el capital se incrementara mediante reinversiones y el know-how tecnológico avanzara y madurara.
En este punto debe enfatizarse debido al desprecio que para éstas políticas económicas tienen los actuales políticos gobernantes  que es total y muy en especial en países atrasados como el nuestro. Los hacedores de políticas públicas creen que industrialización son máquinas, extranjeros, y libros de texto de tecnología. Cuando en la realidad significa libertad económica que es la que crea capital y conocimiento tecnológico.

México Carece de Vocación Capitalista

Veamos ahora México. México no tiene capital debido a que nunca ha adoptado la filosofía capitalista del occidente y en consecuencia no ha eliminado los obstáculos institucionales tradicionales para la libre empresa y la acumulación de capital en gran escala. Sus dos empresas más importantes son del estado, no compiten. Con Miguel Alemán se propició en algo la industrialización pero manteniendo el país cerrado y mono productor de bienes, esto es, si alguien producía algo se cerraba la frontera a la competencia. Sólo monopolios existían en la mayor parte de actividad industrial con muy poca o ninguna competencia, esto se le llama mercantilismo y está muy distante del capitalismo auténtico.
 El capitalismo llega a México como una idea extraña, de fuera, extranjerizante,  y nunca hasta la fecha he echado raíces en la población que sigue viendo lo privado con recelo y desconfianza.  El capital pre revolución creó ferrocarriles y fábricas, después de ella se les expropió. Los mexicanos ven con desconfianza no sólo las actividades de los capitalistas extranjeros, sino también con aquellos que se han asociado con ellos “vende patrias” les llaman.
 La situación actual es esta: Gracias al TLC se invirtió por extranjeros, puesto que, como apuntamos, no existe capital nacional suficiente ni tecnología, en la industria automotriz, y otros como pantallas planas, pero el sentimiento popular sigue siendo el mismo “nos vienen a explotar” dicen.
 Gracias a los adelantos de la medicina provenientes de los países capitalistas la vida promedio del mexicano se ha extendido y la población rápidamente se multiplica y hasta hace muy poco era francamente explosiva. Aún así  hoy es común de ver cientos de miles de madres adolescentes que están de facto condenadas a la pobreza. Las expropiaciones del pasado, así como las actuales, la cancelación del NAIM es en una forma una expropiación, genera desconfianza en la inversión extranjera que temen que sus contratos sean cancelados y sus empresas expropiadas en el futuro mediato esto ha contraído las inversiones de la llamada Reforma Energética y las inversiones en general. No hay confianza ni certeza y así nadie va a invertir. Con el precedente del NAIM ¿Quién garantiza que las empresas petroleras no sean expropiadas una vez que generen utilidades? También la acumulación de capital doméstico es evitada por la hostilidad manifiesta de los gobernantes desde siempre, altos impuestos, actividades económicas vedadas, ausencia de estado de derecho. Si en la reciente negociación del TLC se puso de condición que los tribunales para conflictos serían en EU ¡Así confían en nuestra justicia contractual!  No menos importante es el corporativismo sindical en particular los extorsionadores del estado. ¿No acabamos de ver el bloqueo de rieles de ferrocarril provocando cuantiosas pérdidas?
Las leyes laborales tienen un gran contenido de ideas marxistas, sus creadores se inspiraron en los ideólogos de la revolución blochevique,  Marx, Trotsky, Lenin, diseñadas contra el malvado capitalista. El reparto de utilidades, es una  muestra de la idea marxista “el capitalista se roba la plusvalía del trabajador”. Así que mejor, el capital busca otros lugares menos agresivos para invertir que México, que es agresivo, muy agresivo con el capitalista local o extranjero.  Es realmente vergonzoso que el capital se dirigió a China no obstante que nosotros tenemos la frontera con los EU.
No es de extrañar que haya tanto pobre, lo que es extraño es que no haya más. Con el régimen actual cuya vocación no es mejorar el nivel de vida, sino aumentar el número de receptores de sus dádivas, ciertamente se puede anticipar que habrá más. Sin ahorro, sin formación de capital, y con un estado agresivo, no puede esperarse nada bueno en el futuro próximo.