miércoles, julio 04, 2018

La otra VOTACIÓN que debe ganar AMLO, Inflación y Crecimiento




Por lo menos, a AMLO como decimos aquí “ya le cayó el veinte” esto es, ya se percató que no es lo mismo ganar la elección del pueblo ignorante, que ganar la “otra” elección, elección que además no tiene un día de votación, se da a diario, cotidianamente. Sus acciones y palabras, ahora ya no podrán ser tan vacuas como lo de “la mafia del poder” y “es la corrupción”, ahora deberán ser concretas, y respaldadas por los hechos, en esta votación la “saliva” puede engañar por un momento, pero no siempre, y, si engaña la votación resultante será sumamente detrimental, así que deberá ser muy cuidadoso.
Por supuesto que la votación a la que me refiero es la votación de los mercados. Que le guste o no, sus acciones, más que sus ocurrentes dichos, modificaran las decisiones que los participantes toman para bien o para mal de México, si, cómo lo han leído de México.
Como escribía a éstos actores no les engaña fácilmente, y menos se le puede manipular como lo hizo con el ciudadano común que votó por él. Aquí las cosas son distintas, y hay reglas de las que no puede salirse ya que si lo hace, “Se soltarán los demonios” sobre México.
Lo bueno, es que quizá originado de sus conversación con Blackrock, su visita a Wall Street y sobre todo, su próximo ministro de finanzas Carlos Urzúa le advirtieron que tiene que ser “Neo liberal” a menos que quiera  incendiar el país.
Así en su primer mensaje en el Hotel Hilton, puso bastante énfasis en que cuidará las finanzas públicas, que no tendrá déficit grande, que será prudente, así que tendrá que moderar su populismo, por lo menos aquel que involucra dinero y presupuesto. Así que si quiere aumentar las pensiones 35,000 millones y darle a los ninis 99,000 millones tendrá que hacerlo de los mismos ingresos con los que cuenta, tendrá que recortar el gasto corriente, esto es bajar sueldos a burócratas de angora, y establecer austeridad, lo cual, a mí en lo particular, me parece muy bien. Que haga lo que le dé su regalada siempre y cuando no produzca déficit. Por mí y creo que por los mercados está perfecto.
Ya han salido las calificadores de riesgo principalmente Standard & Poors que tiene la calificación de México como grado de inversión BBB+ con mensajes tales como que “Les preocupa que el congreso esté en manos de Morena”, que por el momento la calificación permanece estable pero si encuentra cualquier cosa inquietante la pondrá a revisión.
¿Qué implicaciones tiene esto? Las calificadoras S&P Moody’s y Fitch, que son las más importantes definen el riesgo del impago de la deuda soberana, esto es lo que se conoce como “default”. Una calificación como la que hoy tiene México, de grado de inversión, indica que la probabilidad del impago es baja, y, en consecuencia el Riesgo País es bajo como lo son los intereses con los que se sirve la deuda soberana.  Como nota al margen, el monto actual del servicio de la deuda de México es el 40% de todo lo recaudado por el Impuesto Sobre la Renta (ISR), así que es alto. Un par de puntos porcentuales más originado en alguna decisión populista o alocada (como subsidiar gasolinas por ejemplo),   subiría el monto del servicio de la deuda. Y no sólo eso. Si llegase a darse que se retira el grado de inversión, los fondos extranjeros, sobre todo de pensiones, que tienen permitido invertir sí y sólo sí se tiene grado de inversión tendrían por ley que retirarse de México, con las subsecuente presión en el tipo de cambio USDMXN, que ya de por sí ha estado presionado por factores como la posibilidad de la terminación del TLCAN, por parte de Trump, y otros factores.
Todo pareciera pues correcto y adecuado, sin embargo ya me empiezo a inquietar cuando leí hoy la nota en El Financiero  titulada “Inflaciónllegará hasta 5% para 2019, prevé Urzúa”
En el texto de la nota puede leerse que,
“Carlos Urzúa, quien sería secretario de Hacienda y Crédito Público en el gobierno del virtual presidente electo Andrés Manuel López Obrador, señaló este miércoles que para el primer año de la próxima administración esperan que la inflación llegue a un nivel de entre 4 y 5 por ciento, por arriba de lo esperado por el mercado.”
Es decir, no obstante todo lo expresado de mantener bajo déficit, ya están planeando una subida en el más regresivo de todos los impuestos: La inflación.
Empiezan con que nada más 5% pero les resulta de 7%, y luego de 10% y cuando se dan cuenta ya tenemos la inflación desbocada, mal inicio diseñar por principio una expectativa inflacionaria elevada.
Tal y como aquí se lo reiteramos una y otra vez a sus seguidores: AMLO es inflacionista y te va a costar más caro comprar todo, alimentos incluidos. Pero claro, no hicieron caso.
Y es que es muy fácil desde la barrera criticar al torero, ahora que AMLO es el torero va enfrentarse con el toro de los mercados, cualquier estupidez y será cornado, y, a nosotros nos llevará la fregada.
¿Ya ven que no es tan fácil ser el torero? De por fuerita se puede decir estupideces como esta típica de AMLO: “la inflación es como el calor de un motor, si no hay calor es que el motor está parado”
No obstante quela famosa curva de Phillips  que a mediados de los años 60’s, Phillips, Solow y Samuelson, inspirados en las ideas inflacionistas de otorgar poder adquisitivo para eliminar el desempleo, encontraron, según ellos estudiando datos de EU y Gran Bretaña que existía una relación negativa entre desempleo e inflación, es decir, que al aumentar la inflación se bajaba el desempleo.
La propuesta de subir masivamente los salarios para activar el mercado interno crear empleo y hacer crecer la economía es tal cual la aplicación de la curva de Phillips. Por lo que es claro que Urzúa es un keynesiano de cepa.
Sin embargo ya el Nobel Robert Lucas en sus “Expectativas Racionales” explica que los empresarios y los trabajadores pueden ser sorprendidos temporalmente y al muy corto plazo por manipulaciones políticas, pero que pronto aprenden la lección y anticipan o “descuentan” de antemano los cambios instrumentados por las autoridades, lo cual de hecho neutraliza o anula las políticas monetarias de los gobiernos. La lección es que la gente, al tratar de proteger y maximizar sus intereses ante políticas gubernamentales cambiantes, no se deja engañar por las autoridades, sino que por el contrario actúa en anticipación de esas políticas oficiales. La conclusión es que los gobiernos no consiguen nada positivo imprimiendo más billetes de los que se necesitan cuando se contrae la economía o imprimiendo menos en tiempos de crecimiento. De este modo, la Curva de Phillips inicial sólo se desplaza en donde se anula por completo el efecto que trataban de inducir. De las investigaciones del profesor Lucas se deduce que, en lugar de estar tratando de afinar y manipular la economía o interviniendo en los mercados, deben más bien concentrarse en alcanzar el objetivo realmente importante y decisivo a largo plazo, el de mantener precios estables, es decir, preservar el poder adquisitivo de la moneda.
Conclusión: La Curva de Phillips es imaginaria, simplemente no existe relación alguna entre inflación con el desempleo y el crecimiento de la economía, y esto por favor grábenselo en la cabeza, y como ahora, se sugiera alguna política expansionista sepan que es simplemente una falsedad, y no sólo eso, va a crear problemas y para resolverlos después va a ser muy costoso, mucho muy costoso tanto social como económicamente.
En efecto, estas políticas expansionistas de los gobiernos tuvieron un costo terrible, había que dominar a la bestia desatada, así en EU (y también en México a finales del sexenio de Miguel de la Madrid) Paul Vocker se decidió a bajar a como diera a lugar la tasa de inflación en detrimento del crecimiento de la economía del país, lo que resultó en la mayor crisis económica desde la gran depresión de los años 30’s, aunque logró su objetivo de reducir la inflación a tasas manejables como fue previsto ¡Pero a que costo!,
Así que aquí tenemos un ejemplo contundente de cómo las políticas expansionistas de los gobiernos, alterando en este caso la cantidad de dinero y produciendo inflación terminan por crear problemas mucho peores que los que intentan resolver, para después para remediarlos el costo económico y social es terrible. Si no que nos pregunten de los sexenios de Miguel de la Madrid y Salinas de Gortari doce años para pagar el costo de las expansiones de López Portillo.
De lo dicho por Urzúa, claro habrá que ver cómo responde Banco de México que tiene el mandato Constitucional de mantener los precios estables. Así que aquí va a existir resistencia a inducir inflación a lo loco.
Aunque claro, teniendo control en el Congreso, fácilmente pudieran modificar la Constitución para que el Banco de México extienda su mandato a “Mantener los precios estables Y fomentar el crecimiento”, lo que es equivalente a chiflar y comer pinole. Veremos qué pasa.
También como empezamos este escrito habrá que ver que dicen las calificadoras de riesgo sobre el asunto de la inflación. Una baja en la calificación anularía completamente cualquier intento expansionista más dinero tendría que usar el gobierno para servir la deuda, y los particulares verían subir las tasas de interés del crédito lo que induciría exactamente el efecto contrario, tendríamos recesión y no expansión.

lunes, mayo 21, 2018

El Pescador




¿Por qué no encuentro trabajo? ¿Por qué me pagan tan poco? ¿Por qué hay tanto pobre?


Dice el proverbio chino, probablemente debido a Confucio, no estoy cierto de eso que:
"Regala un pescado a un hombre y le darás alimento para un día, enséñale a pescar y lo alimentarás para el resto de su vida."
Tenía razón Confucio, la principal causa de la pobreza es la carencia de capital humano, esto es, aquellas habilidades o conocimiento que son valoradas por los demás y/o que permiten a su poseedor ofrecer bienes o servicios que sean valorados por los demás. Esto es la educación, pero no cualquier educación, no toda educación resulta en la valoración de los demás ni en la posibilidad de hacer algo con ella que permita ofrecer algo a los demás. El pobre que aprende a pescar, adquiere el conocimiento que le permite ofrecer a los demás pescados que son alimento y que es valorado por los demás puesto que satisface la necesidad de la sociedad de alimentarse.
Sin embargo, Confucio no era economista, al pobre que aprende a pescar, le falta algo, y muy importante, tan importante como los conocimientos adquiridos para aprender a pescar. Imaginemos al flamante pescador, se va a encontrar con que no puede pescar, ¿Por qué no puede pescar? Porque no tiene ni bote con remos ni red. Sus conocimientos no los puede utilizar, y no podrá hasta que tenga un bote con remos y una red, ese bote con remos y red son bienes de CAPITAL, es capital, y hasta que no lo tenga, no podrá utilizar sus conocimientos y pescar. Si no tiene este capital ni los medios para adquirirlo puede emplearse con otro pescador que sí los tenga y recibir un salario por ayudar a pescar. Ya tiene ahora el pobre un medio honesto de ganarse la vida, si es ambicioso, ahorrará, esto es, pondrá todo su entusiasmo en hacer un guardadito mes a mes, probablemente con mucho sacrificio, y con mucha disciplina, hasta que junte el suficiente dinero para comprar, esto es, invertir su guardadito, en su propio bote con remos y su red, a este proceso se le llama “formación de capital”, que no es más que ahorro que se hace con el propósito de invertirlo en el futuro. El empleado pescador se convierte ahora en el empresario pescador, sí, empresario, todo aquel que invierte capital para satisfacer los deseos y/o necesidades de las gentes es un vilipendiado empresario, aunque sea pescador y aún sea en términos absolutos pobre. El pescador empresario ahora contrata a uno o varios pescadores empleados, para poder pescar más rápido y obtener más ganancias, pero aún ya con su bote, el empresario pescador es ambicioso, y sigue ahorrando parte de las ganancias que recibe por la venta de sus pescados, como antes, sólo que ahora más rápidamente, con el tiempo el dinero ahorrado, le permite comprar otro bote, y esta vez, compra también dos motores que le permiten desplazarlos más rápidamente, y por tanto, aumentar su producción de pescados, su productividad, y el proceso continua con el pescador empresario comprando más botes con motor, hasta tener decenas de botes y decenas de empleados, además puede que entre sus empleados existan otros que como él, ahorran y compran botes y compiten con él, todos ellos se van paulatinamente convirtiendo en empresarios ricos, sí, ricos, han abandonado para siempre la pobreza, y ahora nuestro pescador empresario original y todos los que lo imitaron, más todos los que son empleados de todos los empresarios pescadores dejaron la pobreza atrás para siempre. Para siempre. Pero ahí no acaban los beneficios, como ahora existen muchos botes, y muchos pescadores empresarios, cada nuevo pobre que aprende a pescar es rápidamente empleado, los pescadores empleados piden a gritos la capacitación de más pescadores para continuar con sus anhelos de crecimiento. Así, la profesión de pescador se vuelve demandada y los salarios que le pagan a los pescadores empleados son cada vez más altos. Cualquier egresado de la escuela de pescadores es rápidamente empleado y él tiene la opción de seleccionar entre muchos pescadores empresarios en base a salarios y prestaciones que le ofrecen. Al llegar a este punto, la posibilidad de ahorro de los pescadores empleados es mucho mayor, así que mucho más rápidamente podrán convertirse en empresarios si su ambición y capacidad de ahorrar lo permiten.
La "Redistribución de la Riqueza" arruina el proceso para disminuir la pobreza
Aquí una aparente digresión ¿Qué tienen que ver AMLO, Anaya , o Meade en este proceso? Respuesta nada. ¿Puede alguno de los tres cambiar el curso de la historia? Respuesta Sí, de varias formas, la primera, no en específico ninguno de los tres, sino como gobierno, que le dice al pescador empleado original: Yo te voy a vender protección, voy a crear infraestructura, voy a ayudar a los pobres tengo que “redistribuir la riqueza”, (pero si yo soy pobre ¿A mí que me toca?) y tú me vas a tener que pagar lo que a mí se me pegue la gana de impuestos. Te advierto que no es optativo, si no pagas, te meto a la cárcel por poco cooperativo. La historia de nuestro pescador empleado cambia su ruta: Le costará mucho más ahorrar, quizá bajo estas condiciones ya ni siquiera pueda hacerlo por lo que tendrá que permanecer toda su vida como pescador empleado. A los más afortunados pescadores que ya son empresarios, igual, podrán ahorrar menos, tardarán más en acumular suficiente dinero para comprar más botes o modernizarse, de esta forma el resultado neto de la acción gubernamental sobre el proceso de generación de riqueza descrito es abortar, cancelar o ralentizar el crecimiento del proceso que es el crecimiento de la economía. Por tanto, la acción gubernamental no promueve sino que anula o ralentiza la actividad capitalista de generación de la riqueza y evita que los pobres abandonen la pobreza para siempre.
Entre más impuestos “progresivos” existan, peor será, imagine el lector al recién egresado pescador de nuestra fábula capitalista en la que si encontró empleo de pescador, que no encuentra por ningún lugar ese pescador que sí tiene CAPITAL, esto es el bote con remos, quedará pobre, por siempre, de nada, pero lo que se llama absolutamente de nada le servirán sus recién adquiridos conocimientos de pescador, nunca podrá emplearlos, seguirá siendo pobre, por siempre. O emigrará a regiones en donde sí exista CAPITAL, y donde sí tenga la posibilidad de emplearse y comenzar su ambicioso proceso de acumular capital para tener su primer bote.
Entonces amable lector ¿Qué magia cree que pueden hacer alguno de los tres candidatos para incrementar la velocidad de crecimiento de la economía? ¿Despojar a los productores de más dinero para hacer sus obras “sociales”? ¿Sus obras públicas, muchas de ellas que no se requieren?, ¿Regalar medicinas y servicios médicos? Todo ello me parece muy bonito pero tiene que pagarse, y para hacerlo es necesario despojar a nuestro pescador de sus ahorros, y, en consecuencia no podrá debido a esto quizá nunca ser empresario como eran sus intenciones, y la economía, ¡ah! La economía no crecerá como lo haría sin la interferencia gubernamental.
Sólo me referí a los impuestos como factor que detiene o ralentiza el crecimiento económico, sin embargo, la influencia del gobierno no termina ahí. Puede inventar regulaciones, puede exigir que las redes no sean del material que se usa sino de otro, o que los cascos de los botes sean de algún determinado material o que los pinten de algún color que algún desquiciado burócrata quiere. O lo que se le ocurra al lector que de alguna forma u otra obligue a los pescadores a desechar su capital existente esto es sus ahorros para cumplir con las regulaciones. Otra vez, el gobierno tiene una influencia negativa en el crecimiento de la actividad empresarial y, por consiguiente está atentando contra la erradicación de la pobreza que dice ser su principal objetivo.
Es importante, al llegar a este punto mencionar que esta fábula de los pescadores se aplica a la de cualquier profesión después de todo las universidades existen para preparar a la gente, para darles el capital humano para que puedan trabajar ya sea como empleados en el sector público o privado, o como empresarios. Ese debiera ser el principal objetivo de las universidades y tecnológicos, darles a los estudiantes los conocimientos que sean valorados por los demás y que con ellos “se ganen la vida”. Y en este aspecto, todas las universidades de México, conste que escribí todas, se han convertido en inmensas fábricas de desempleados y subempleados, por lo que su objetivo principal, está fallando y no es porque la universidades preparen inadecuadamente a los jóvenes (aunque en muchos casos sí). Los egresados salen a buscar trabajo y no lo encuentran y si lo encuentran les pagan una miseria. Están como nuestro pescador de la fábula, no encuentran el bote, el CAPITAL, que les proporcione el empleo deseado.
Si el Capital es escaso, y ahora por Capital entiéndase fábricas, hoteles, restaurantes, bares, antros, autobuses,  aviones, talleres, tiendas detallistas, centros comerciales, ranchos, granjas, botes para pescar, y en general todo aquello que genere riqueza y proporcione una utilidad a su poseedor, habrá pocas muy pocas posibilidades de ser empleado y además, si hay muchos que tienen los mismos conocimientos que yo y el capital es escaso, habrá poca demanda para profesionistas como yo y permaneceré desempleado o, tendré que emplearme con un sueldo bajo, quizá en algo que ni siquiera estudié, como ser mesero, recepcionista, taxista,  y seré y seguiré siendo pobre. 
Esto es lo que México necesita para erradicar la pobreza, esto y sólo esto. Por qué mucho de esto, permitirá que muchos jóvenes encuentren empleo en lo que se formaron, por eso, para terminar con la pobreza necesitamos más y más y más capital invertido, más y más y más negocios de todo tipo, que proporcionen todo aquello que deseamos y/o necesitamos. Necesitamos más capital invertido y más empresarios, eso es lo que México necesita para obtener mejoras materiales para todos, como en nuestra fábula en que se expande la riqueza con cada vez más y más y más botes con motor, con más y más y más empresarios.
¿Cómo se atreven los políticos a decir que ellos van a hacer crecer la economía, que ellos y sólo ellos van a crear 6 millones o los que quieran de empleos? ¿De qué magia disponen?   Ellos, los políticos, no son pescadores, esto es no son generadores de riqueza, son destructores de riqueza, ellos sólo sirven para parasitar la actividad económica, ellos abortan, cancelan o ralentizan puesto que son parte del gobierno con la actividad económica, ellos destruyen la riqueza que como los pescadores de la fábula utilizan para mejorar la situación material de todos los pescadores. Pese a su propaganda, sea el candidato que sea, es mentira, la economía crece a pesar del gobierno, no porque lo necesite para maldita sea la cosa.
El gobierno es el problema del color o partido que sea no es la solución a nada y menos aún al problema de la pobreza.

¿Ahorro o Crédito?
Quiero hacer énfasis en un detalle en extremo importante de la fábula de nuestro pescador empresario. El proceso inicia cuando el pescador, entonces empleado, decide no sin sacrificio AHORRAR, para más adelante comprar su propio bote, técnicamente acumular capital para invertirlo. ¿Siente amable lector que esto es mentiroso o falaz? Así y sólo así es como se crea cualquier negocio, que empieza siempre con el ahorro. Sin embargo, para Keynes, los keynesianos y por supuesto, los gobiernos dicen lo contrario: Que el ahorro es lo más perjudicial que existe para la economía, por qué en su visión circular mis ingresos son tus egresos no da cabida al ahorro, es para ellos una “fuga”, que ralentiza la actividad económica, si la gente gasta menos de lo que recibe para “atesorarlo” está dañando a la economía puesto que se acumulan inventarios y la economía entra en recesión, y, en consecuencia el gobierno debe de estimular la economía remplazando los “malos hábitos de ahorro” de la sociedad gastando en lugar de ellos. Por este motivo, para evitar el “mal hábito del ahorro”, el gobierno nos sube los impuestos para gastar en nuestro lugar, esto es lo que llaman “Demanda agregada”. Los gobiernos, conscientes del despojo, junto con su banco central y el sistema bancario reemplazan el ahorro necesario para la inversión con crédito, “tan genuino como el ahorro real” decía Keynes refiriéndose a la creación de dinero de la nada en virtud del sistema de dinero fiduciario y la reserva fraccionaria. ¿Si? ¿Qué banco le va a dar crédito a nuestro pescador empleado para que compre su bote? No tiene ahorros, no tiene patrimonio, no tiene nada. Eso por un lado, y por el otro, los créditos son adecuados y correctos complementando al ahorro, no reemplazándolo, sirven para acelerar o apalancar el proceso de adquisición de bienes de capital. Por este motivo, los gobierno para producir un auge (ficticio) bajan arbitrariamente las tasas de interés y generan la expansión del crédito, esto es, los bancos entran a una orgía de préstamos sin garantías, con tal de colocar créditos, la economía ciertamente que crece, ahí está México en 1994, EUA en 2001 a 2008, España hasta que todo este dinero falso, porque eso es, fue dinero creado de la nada, que nadie ahorró, cumple su inevitable colapso y meten a la economía después de la burbuja en una recesión. Vivimos esto con los créditos populistas a los Ninjas en EUA, al boom inmobiliario, al también boom inmobiliario en España que hoy tiene en la quiebra a todo el sistema bancario. Todo este ciclo auge colapso es precisamente por atacar al ahorro, por destruir al ahorro, y por evitar con ello el progreso natural de la economía, vamos, como en la fábula.
Esta es la vieja lucha entre las dos posiciones encontradas, la de FA Hayek (y la mía propia y que he ejemplificado aquí) y la de Keynes o del intervencionismo del Estado.
Por eso, si en verdad el gobierno desea erradicar la pobreza, deberá alejarse de nuestras vidas lo más posible.
Por esto, debemos de exigir a los políticos que lo que necesitamos es capital invertido y no “magias” del estado, y que en consecuencia deberá  reducirse  el tamaño del estado a cumplir con sus funciones y permitir que nosotros los hombres libres, hagamos crecer la economía en base a la formación de capital y su posterior inversión para que hagamos que la pobreza sea erradicada de nuestro país.
Así reescribamos el proverbio chino, probablemente de Confucio, modificado por un mexicano capitalista:
"Regala un pescado a un hombre y le darás alimento para un día, enséñale a pescar y lo alimentarás para el resto de su vida (si encuentra quién lo empleé), dale la posibilidad de ahorrar, y no interfieras con su actividad como hombre libre y lo convertirás en un hombre rico y a su vez convertirá a otros pobres en ricos"
Esto es la mejora material de una sociedad ¿no es así? ¿No es acaso lo que quieren todos? ¿No es acaso esto la mejor “justicia social”? Pues esto es CAPITALISMO.
Capital invertido es sinónimo de la riqueza de una nación, esto es y nada más que esto. Y, la intervención del gobierno, el “gasto social”, las reglamentaciones y los impuestos lo único que logran es ralentizar o evitar la inversión en capital.

martes, mayo 15, 2018

El Fracaso del “Neo” Liberalismo




Nos dice la izquierda:  López Obrador, y su pléyade de seguidores, Noroña, Paco Taibo II, Padierna, y otros como Marcos, los difuntos Fidel y Chávez, Evo Morales, Correa, Chomsky, por supuesto los premio Nobel Stiglitz y Krugman,  y demás - juran y perjuran que “el neoliberalismo es el capitalismo salvaje” y lanzan su dedo flamígero para acusar “Ha fracasado”.
¡Falso!
El “neo” liberalismo nada tiene que ver con el liberalismo auténtico, con los mercados libres y el orden espontáneo.
Para comenzar en México (y en todo el mundo)  ) la política se interpreta a la luz del Manual de Política escrito por la izquierda. Sus deniciones son erradas y/o mentirosas, y Usted no va a entender nada de política y nada de economía hasta que las abandone, y las cambie por las verdaderas.
El neoliberalismo es la nueva forma del ESTATISMO, y para ser específicos de intervencionismo, de agresión institucional por parte de los gobiernos contra la función empresarial, los mercados libres, el orden espontáneo y la acción humana. Nos explicamos…
¿De dónde sale el “Neo” liberalismo?
Recordemos que el “Neo” Liberalismo surge de la crisis de la deuda externa de los años 70’s y que truena a principios de los 80’s con gobiernos populistas, inflacionistas por doquier, desde un Jimmy Carter, hasta nuestros populistas “Nacionalistas Revolucionarios” Luís Echeverría y José López Portillo, la inflación era el pan de cada día, los subsidios, los precios controlados que provocaban escasez, las empresas de estado que perdían dinero a raudales, la explosión burocrática, en México, la estatización de más de mil empresas, pero sobre todo y ante todo el endeudamiento irracional y absurdo para “infraestructura”, y la quiebra de los Estados, sobre todo, los latinoamericanos después de la caída de las materias primas, muy especialmente del petróleo.
Los “Cambios Estructurales”
 Esa fue el detonante para que con los rescates por parte del FMI (que rescataban a los inversores atrapados en deuda impagable), se condicionara a cambios “estructurales” en las economías como la privatización de empresas públicas, la apertura comercial, eliminar precios controlados, y subsidios. A los socialistas latinoamericanos no les quedó de otra más que aceptar sin chistar el “Consenso de Washington” para “sanear” sus economías del desastre que sus antecesores les habían dejado,  sobre todo controlar la inflación, que en algunos casos, como en la Argentina ya habían alcanzado niveles apocalípticos. Para decirlo simplemente, les hicieron la mano de puerquito, ellos nunca hubieran cambiado en nada su estatismo descontrolado.
Debe mencionarse, porque es muy importante que aquí en México la inflación se controló con “Pactos”, y parte fundamental de esos fue el Dólar controlado, deslizándose a una tasa pre fijada por el gobierno supuestamente ligado al valor de la inflación, y, la contención a incrementos salariales, los aumentos siempre por debajo de la inflación para poner supuestamente un “freno” a la loca carrera salarios-precios en la que siempre perdía el trabajador. Con el Dólar controlado y la apertura comercial se puso un freno en virtud de la competencia extranjera a todos los bienes comercializables, por esto, los bienes no comercializables como educación y salud continuaron subiendo desmesuradamente hasta nuestros días.
El Grave Defecto del Consenso de Washington
 Sin embargo, el grave defecto del consenso de Washington, dictado a fin y al cabo por burócratas del FMI, es que para nada promueve el capitalismo y los mercados libres, sólo cambia las empresas monopólicas del Estado a empresas monopólicas privadas. Pero, por supuesto que los estatistas ahora denominados “Neoliberales” no iban tan fácilmente a abandonar el control y la “rectoría” del Estado sobre la economía, eso ¡jamás!
Aversión a lo Privatizado
Por esto, la gente le tiene gran aversión a lo “privatizado”, para la gente común y corriente, las empresas del estado pasaron de ser monopolios, barriles sin fondo, movidas sólo por intereses políticos y no racionales, sin importarles para nada, si tenían pérdidas,  con sus precios subsidiados. Así teníamos una Telmex en que no se podía sostener una conversación más de 15 minutos sin que se cortara la llamada, ni que decir si se necesitaba una línea, o se descomponía, podían pasar semanas con el teléfono muerto. O los bancos estatizados por López Portillo que prestaban sin garantía alguna, cientos de miles de millones en créditos incobrables que salieron a la luz cuando se privatizaron, notablemente Serfín. Sólo Confía un banco pequeño no tenía problemas graves. Así es el gobierno “empresario”. Esto fue la simiente de la crisis de 1994 y el Fobaproa.
¿Conoce Ud. a los “neosobrios”?
Ciertos borrachitos dicen ya no ser alcohólicos porque beben sólo cerveza y “vinito blanco helado”, y que “ya no toman fuerte”. ¿Los imagina Ud. llamándose “neo sobrios”? Bueno, así son los neoliberales: Socialistas, estatistas... pero “no tan fuerte”. Antes se nos decía que el nazismo de Hitler y el comunismo de Stalin eran “extremos opuestos”. Mentira; eran como hermanitos gemelos. Ahora se nos dice que el Neoliberalismo y el Socialismo son “extremos opuestos”. Otra mentira...
Es completamente cierto que los presidentes “neo” liberales fracasaron y siguen fracasando. Algunos se cayeron nomás al arranque, como Collor de Mello en Brasil. Otros duraron más, como Pérez en Venezuela, que casi termina su período; y otros terminaron, como Salinas de Gortari creando una crisis económica colosal,  Zedillo, los panistas Fox y Calderón y ahora Peña Nieto en México, que nada más no encuentran la forma de obtener crecimiento económico superior al de la población. Otros más, hasta se hicieron reelegir Fujimori en Perú, y Menem en Argentina.
Pero todos fracasaron y fracasan... aunque no por las razones que señala la izquierda. No por ser “Capitalismo Salvaje”, no por tener mercados libres, no, no han fracasado y fracasan como en México.
Y fracasan porque el “neo” liberalismo, pretende ser otra mixtura de Capitalismo con Socialismo, como antes fueron el “socialismo democrático” o el socialcristianismo, la economía “social” de mercado, la “tercera vía”, etcétera.
Todas estas fórmulas del agua tibia son muy viejas. Todas un fracaso.
El Borrachito…
Por cierto, López Obrador quiere que regresemos a borrachitos completitos. Él afirma que el país se cayó a partir de 1982 con la llegada del “Neoliberal” Miguel de la Madrid.  Como en la descripción que acabo de hacer y que provocó la quiebra más estrepitosa del Estado Mexicano, y desde 1982 por lo menos ganaron  los  “Neo sobrios”, que en los hechos se ha vuelto cada vez más borrachitos,  así los gobiernos del PAN-PRI al “rebasar por la izquierda” se volvieron cada vez más socialistas y al elaborar cada vez más “programas sociales”, que tengo entendido son más de 6,700 se volvieron cada vez más lo que critican en AMLO: Populistas. La gente aprendió que puede votarse a sí misma dádivas y regalos con cargo al erario, situación que con establece Ayn Rand “El país está sentenciado”.
El “Neo sobrio”
El Neoliberal es simple y llanamente un intervencionista, éste es el nombre apropiado para describirlos y definirlos, el término “Neoliberal” se acuña para engañar con que son los “Nuevos” liberales, y no lo son, son los mismos antiguos agresores de la actividad empresarial de siempre, son los socialistas de siempre, con el nombre cambiado pero dispuestos a que el mercado funcione pero con intervención “Rectoría” les dicen ellos del Estado y Estado con “E” Mayúscula. Son socialistas “Light” son socialistas neo sobrios, que sólo de vez en cuando se toman una copita, sólo son bebedores sociales, aunque acaban de crisis en crisis, acaban borrachos igual que antes.
Así es, el Neoliberalismo no es otra cosa que intervencionismo, economía “mixta” “rectoría” del Estado dicen ellos, permiten algunos mercados muy pero muy pocos totalmente libres con competencia. Dicen los Neoliberales que el sistema es de centro, ni es el “Capitalismo Salvaje”, ni el totalitarismo socialista. Piensan por tanto que es necesario abandonar la economía de mercado “pura” para subsanar sus “deficiencias”. “Por qué los mercados libres fallan y deben de intervenirse y darles sentido humano”
Entre la pléyade de intervenciones, y peculiaridades agresoras a la actividad empresarial y al capitalismo se cuentan:
a) Su modo de operar. Los neoliberales no usan generalmente los controles antiguos, groseros. Por ejemplo, para los precios emplean la “ley pro consumidor”. Para el tipo de cambio usan la tasa ja; el deslizamiento controlado, o bien “operaciones de mercado abierto” (compraventas de dólares), para manipular la cotización. Los intereses bancarios los manipulan con encajes y desencajes de bonos y otros papeles o títulos de deuda -o de divisas-; o con encajes y desencajes legales en las reservas.
b) No usan la anticuada planicación del Estado, unilateral, sino la “rectoría”, la “concertación a través del diálogo”, aquí en México “los pactos”. Y no usan la empresa estatal, sino la agencia reguladora estatal; pero a menudo con el mismo personal y vicios.
c) A los fracasados en la tarea de producir ecientemente un bien o servicio como empresa, les premian relevándoles de esa carga; y encima con derecho a controlar y scalizar a las rmas privadas reguladas encargadas de la producción. O sea: al más inepto y ojo lo sacan de la línea y lo ascienden a capataz y supervisor.
d) Su modo de financiarse. No usan la inflación, el viejo impuesto disfrazado, sino los impuestos declarados, tanto presentes como diferidos (deuda). Por eso a veces dictan la dolarización obligatoria como en Argentina. Pero nunca la libertad monetaria, que es lo mejor y más simple: eliminar el “curso legal” o forzoso. Y no reducen jamás los gastos del Estado, la burocracia y sus prebendas siempre en aumento la mayor parte de su presupuesto se va en gasto corriente, y, para sufragar el dispendio aumentan sus ingresos vía impuestos “creativos”, como el Impuesto Especial a la Producción y Servicios IEPS que agrega entre $5 a $6 el costo a la gasolina el “gasolinazo”. Por tanto no rebajan sino que elevan la presión fiscal al contribuyente. Y privatizan monopolios, mediante subastas dirigidas, amañadas, con muy altos precios base, y muy cerradas, por los recaudos exigidos. Una vez privatizados, los monopolios cobran a usuarios y clientes cautivos tarifas exorbitantes, y así devuelven a los bancos los dineros que les prestaron para pujar en las privatizaciones. Y después los reguladores siguen manteniendo a la competencia fuera. Así las empresas ya no trasladan sus ineciencias al contribuyente -como cuando eran estatales-, sino lo cobran directo al usuario, cliente o proveedor no privilegiado. Por eso casi nunca desregulan; al contrario: dictan más regulaciones.
e) El nexo con la economía exterior. No usan aranceles sino leyes “antidumping” (y su “Alta Comisión”); introducen regulaciones, padrones de importadores, en fin todo lo posible para complicarlo y desalentarlo, así que en la práctica se mantiene el proteccionismo contra las importaciones. Y antes el “cepalismo” [de CEPAL] era “hacia adentro”: el Estado beneficiaba a los productores para el mercado nacional en detrimento de los exportadores. Ahora la dirección del mercantilismo es inversa (“cepalismo hacia afuera”), pero el mismo dedo estatal elige quiénes serán privilegiados y quiénes sacrificados (o ignorados).
Y en lo demás sigue todo igual: escuelas y hospitales inservibles, ruinosos y gastadores; sindicatos corporativistas beneficiados por onerosas canonjías y prebendas, leyes laborales marxistas rígidas, numerosos entes “sociales”, culturales, y “ong’s” alimentadas con partidas presupuestarias estatales; y falta de Gobierno en funciones propias del Estado.
Sigue la inseguridad y el desorden público en las calles, la corrupción rampante, la injusticia en los tribunales, y las narcoguerrillas y los secuestros en las fronteras.
Otra característica del “neoliberalismo” es que es el Estado al servicio... DE LOS RICOS, el viejo mercantilismo, pero ahora el capitalismo de “cuates”. En efecto, en el socialismo de estado a la antigüita –el soviético- era de todos y para todos: todo mundo entregaba los frutos de su trabajo al Estado (impuestos del 90 ó 100%); a continuación, el Estado planificaba y redistribuía todo; socializaba costos y socializaba beneficios; y todo mundo terminaba igual... de pobre. Cierto que los funcionarios del régimen vivían un poco mejor que el pueblo; comían un poco mejor, y hasta secretamente se daban sus escapaditas y algunos lujillos. Pero nada del otro mundo: los funcionarios del Estado soviético sólo eran un poco menos pobres que el pueblo. En cambio, el nuevo socialismo de Estado “neoliberal” sigue siendo “de todos” pero ya no es “para todos”, sino PARA ALGUNOS; de hecho, para una minoría. Ahora tenemos que la clase media tiene que entregar al Estado una gran parte de los productos de su trabajo (impuestos del 35 al 60%, dependiendo del país); a continuación, el Estado, debidamente asesorado por el FMI, el BM o la ONU, “privatiza”: esto es, vende sus activos a grupos monopólicos, los cuales de inmediato le pasan la factura al consumidor.
Resultado final: se socializan costos, pero se privatizan beneficios; con lo que la clase media empobrece, la clase popular tiene que emigrar o refugiarse en la economía subterránea, mientras un grupito minúsculo de súper-ricos se vuelve aún más rico. Lo dicho: socialismo de Estado... PARA RICOS. Nada que ver con el capitalismo auténtico.
El neoliberalismo es uno de los caminos que llevan al infierno. Otro es el Castro o Chávez-Maduro comunismo.
Hay que Destruir el "Neo" liberalismo, pero no con Socialismo
Esto es el Neoliberalismo y sí, hay que destruirlo. Ha fracasado porque está concebido para fracasar. Los neoliberales no pueden entender que los dos sistemas –la economía de mercado en donde la supremacía es del consumidor y la economía dirigida por el gobierno no pueden ser combinados. En la economía de mercado, los empresarios están completamente en las manos de los consumidores. Están forzados a operar de una forma tal que sus productos o servicios tienen que ser aprobados por la sociedad, mediante la compra o abstención de la compra. Si no lo hacen así simplemente desaparecen, quiebran.
Sin embargo, si el gobierno interviene y distorsiona el mercado ambos consumidores y productores son forzados a adoptar un comportamiento errático, erróneo, además sucede, que las reacciones después del intervencionismo no van en la dirección deseada por el gobierno por lo que se implementan nuevas intervenciones y esto se repite y repite hasta que termina el gobierno interviniendo en toda la economía y acabando en socialismo.
Aprende. Para que no te perjudiquen. Esto es el Neoliberalismo. Que nada tiene que ver con el Liberalismo auténtico.  Y fracasó y fracasa como toda forma de socialismo, aunque sea “light”.
Y vamos que volamos al borrachito completo, parece que es inevitable que AMLO llegue a la presidencia, y con él la profundización en el populismo, la intervención no velada sino directa y descarada del estado, el gasto público alocado y per se, en infraestructura, esto es, volvemos a lo mismo que quebró al Estado Mexicano con Luis Echeverría y José López Portillo. Me queda una esperanza: Que con la crisis venidera, como sucedió con Letonia, República Checa, Irlanda,  ¡Por fin reaccionemos! Y ahora sí nada de neo sobrios. Sobrios completos, pero tendremos, otra vez que sufrir las consecuencias del socialismo exacerbado.  Aunque claro, podemos seguir también el equivocado camino de Venezuela o Argentina, y seguir de tumbo en tumbo hasta el final de la historia…



viernes, abril 13, 2018

El “Desarrollo Estabilizador” de López Obrador




En una carta, entregada en exclusiva a El Financiero, el aspirante a la presidencia por Morena-PES-PT garantiza un cambio ordenado, eliminar la corrupción, Estado de derecho, renegociar el TLCAN y un modelo económico como el del 'desarrollo estabilizador'.
¡Otra vez renegociar el TLCAN! Pero ese no es un tema que por el momento esté bajo consideración, vamos a enfocarnos a su propuesta económica que es lo que más importa.
En el punto 4 de la referida carta se lee lo que sigue:

“4. En términos generales, el modelo económico que proponemos es semejante al que se aplicó en el país en el periodo denominado del “Desarrollo Estabilizador”. Con esa orientación la economía mexicana creció a tasas del 7 por ciento anual, sin endeudamiento, inflación ni devaluación de la moneda. No es nuestro propósito, desde luego, revivir un modelo del pasado y aplicarlo de manera mecánica; pretendemos retomar las lógicas que funcionaron, ajustarlas a las condiciones actuales y aplicarlas con una visión política distinta, de pleno respeto a los principios democráticos y a la legalidad, en un entorno en el que deben tomarse en cuenta factores tan diversos como la inserción de México en la globalidad, el surgimiento de una nueva generación de derechos individuales y sociales y una vertiginosa transformación tecnológica.”

Le gustó el nombre y el prestigio de esa época en la historia de la economía de México, en la entrevista con Adriana Pérez Cañedo en la AmCham , también insistió en su “modelo”: “Desarrollo” bonita palabra, se va a desarrollar la economía, sinónimo de crecer ¿no es así? Pero además “Estabilizador”, de estable, esto es sin volatilidades, en especial en la inflación, el tipo de cambio y las tasas de interés. Más adelante en esa misma carta afirma que respetará la autonomía de Banco de México y que la economía funcionará sin déficit. ¡Hombre que bien!

¿Qué fue el Desarrollo Estabilizador?


Al terminar la 2ª Guerra mundial, el mundo entero comenzó una expansión económica sin precedente, puede afirmarse que no fue sino hasta entonces en que realmente terminó la Gran Depresión que inició en 1929. Este auge fue contagiado a México que comenzó a importar bienes manufacturados principalmente de los EUA, pero nosotros, que prácticamente carecíamos de industria sólo teníamos para exportar productos agrícolas, minería y algo de petróleo, la balanza de pago era deficitaria (aún hasta ahora lo sigue siendo), y los dólares adicionales sólo podían ser adquiridos mediante deuda pública. Los dólares  transformados en pesos causaron una gran inflación. Fue con Miguel Alemán que comenzamos a combatir la inflación mediante la industrialización bajo el esquema de sustitución de importaciones.  Que, sin embargo resurgió.  Los bienes de capital tuvieron un incremento llegando a importar el 40% debido a que con las políticas de la sustitución de importaciones se tenía que adquirir la maquinaria y el equipo para el proceso productivo. En cuanto al producto intermedio, las importaciones se encontraban entre el 45 y 50% ya que se necesitaban de piezas para realizar la producción, por lo cual no necesariamente se tenía que reducir el volumen de importaciones.
Afortunadamente, o quién sabe, quizá fue desafortunadamente en los años 1960’s se encontraron grandes cantidades de petróleo en lo que se denominaba  “La Faja de Oro” con lo que empezó el venero del diablo a actuar y permitirnos exportar y conseguir las preciadas divisas.
Ya con divisas, fue relativamente fácil bajar la inflación y mantener el tipo de cambio con el dólar constante, lo que llevó a México de 1958 a 1970 a lograr altas tasas de crecimiento económico y muy importante con muy baja inflación, lo que se llamó el “Desarrollo Estabilizador” de Antonio Ortiz Mena que fue secretario de Hacienda bajo los sexenios de Adolfo López Mateos y Gustavo Díaz Ordaz. Las tasas de crecimiento eran ligeramente superiores al 6% y la inflación del 2%
Bajo la perspectiva de esas cifras, no extraña que esos tiempos sean vistos con añoranza, y que muchos quisieran regresarnos a esas épocas del “Milagro Mexicano”,  aunque debe señalarse que existía al menos un serio problema, el de la falta de capital y de formación de capital, esto es de ahorro.
Esto es,  en el país no había suficiente capital como para crecer sostenidamente: las actividades de producción requieren capital, por ejemplo, préstamos para crecer y dentro del país no se generaba ese capital.
Lo mismo para las personas que, por ejemplo, querían comprar casas por medio de hipotecas… la escasez de ahorro impedía que hubiera suficiente dinero para prestarles.
La sustitución de importaciones, por supuesto se acompañó del proteccionismo esto es proteger a la industria local de la competencia externa, se pensaba, y todavía hay muchos que así piensan que el desarrollo industrial sólo puede lograrse cerrando fronteras y con una política rectora por parte del estado.
Según Carlos Tello “Notas sobre el Desarrollo Estabilizador” Nos habla del esquema mercantilista imperante,
“Los empresarios, incluyendo –a los banqueros–, se comprometían a  invertir, y mucho, y a cambio de ello tendrían utilidades considerables. El gobierno les daría el apoyo necesario, incluyendo todo tipo de subsidios, para que así fuese. El sistema tributario no gravaría en exceso a las utilidades de sus empresas y los intereses y los dividendos mantendrían su carácter de ingreso personal anónimo para fines tributarios. La industrialización del país, que llevarían a cabo fundamentalmente los particulares con el apoyo del sector público, se desenvolvería, en el capítulo de las manufacturas, bajo un rígido sistema de protección (tarifas y controles cuantitativos) frente a la competencia del exterior."
No es de extrañar que, muchos quisieran que esto se repitiera.
Sin embargo, debe insistirse, el gobierno, se comportaba conservadoramente en el manejo de sus finanzas, sin contraer deudas cuantiosas y financiándose con sus propios recursos.
La aplicación de la idea proteccionista parecía estar funcionando muy bien en medio de una estabilidad económica notable. En los mercados nacionales había productos fabricados en México: las empresas en México tenían mercados cautivos nacionales pues las importaciones estaban prohibidas o tenían impuestos muy altos de importación.
Sobre el crecimiento mayor al 6% debe enfatizarse que no es lo mismo crecer de cero, en aquellos tiempos no había nada, no se producía nada, y es fácil lograr un crecimiento del 6% de una base muy baja. Hoy las cosas son diferentes y crecer 6% de la base actual es realmente difícil. Para expresarlo simple el 6% de 10 es 0.6, pero el 6% de 1000 es 60 que es cien veces mayor al 0.6. A veces a la gente se “le va la onda” con eso de los porcentajes.
Sin embargo, esas empresas no tenían incentivos para mejorar la calidad de sus productos, ni reducir sus precios. No tenían la presión de la competencia para hacerlo. Podían hacer con el consumidor lo que les viniera en “su real y regalada gana”. Es decir, en México no existía el Capitalismo, en donde el consumidor es el soberano y con el voto de su preferencia alienta o destruye empresas, lo que existía era el viejo mercantilismo acompañado del favoritismo del gobierno a ciertos y específicos “empresarios” que eran favorecidos por las políticas públicas de la “rectoría” del estado.
Por esta misma razón surgió con fuerza inusitada el contrabando. Si, por ejemplo, los consumidores querían comprar cigarros, los disponibles eran todos producidos en México… pero había oportunidad de comprar cigarros importados en el mercado negro de contrabando. La TV más popular era la Sony, más sin embargo todo aparato de esta marca era de contrabando. En estas épocas, que se prolongaron también en los 1970’s y parte del 1980’s en que seguimos comercialmente encerrados cualquier fulano con que anunciara a la Secretaría de Industria y Comercio que iba a fabricar un bien, automáticamente las aduanas se cerraban para ese bien. Así por ejemplo sólo existían tornamesas marca Garrard que habían comprado un modelito obsoleto al fabricante original y sólo de éstas había.
Éste fue uno de los efectos secundarios de la política proteccionista, el abrir una oportunidad de negocio para los contrabandistas. La amplia frontera con los EEUU hizo posible introducir al país todo tipo de artículos que se ofrecían en mercados ilegales.
Pero el proteccionismo conlleva dos problemas graves: Primero que el crecimiento de la industria estaba limitado a sólo el mercado interno, al principio sí crecían, porque no había nada, pero más adelante no podía crecer más allá del crecimiento de la población, y Segundo, al estar protegidos, no les interesaba para nada exportar, además que por su pésima calidad y alto precio estaban totalmente fuera de los mercados internacionales, y en consecuencia mejorar su calidad, innovar mejorar la productividad para con esto adquirir competitividad, estaban felices con el esquema mercantilista libre de competencia.
Pero el error más grave se cometió cuando se intentó extender el proteccionismo y la sustitución de importaciones a los bienes de capital, es decir máquinas y herramientas que producen los bienes de consumo.
Es fácil por ejemplo producir cerveza o cigarros, pero no lo es producir las máquinas que los producen. Y no sólo es la dificultad de producirlas, es que el mercado interno no da para justificar las cuantiosas inversiones.  Aquí, por ejemplo se hicieron cuantiosas inversiones para producir turbinas de vapor e hidráulicas, claro teniendo como socios a los que proporcionaban la tecnología, acabaron de talleres de reparación…
Las acciones de la política proteccionista requerían estimular a las empresas para sustituir importaciones y para ello se les podían otorgar subsidios o tratamientos fiscales preferentes. Estas acciones, desde luego, produjeron gastos adicionales del gobierno, que tuvo que iniciar una tendencia de endeudamiento creciente (muy clara en la etapa del populismo).
Las empresas se acostumbraron a recibir ayudas gubernamentales, una idea que aún prevalece en  nuestros días. Pero selectivamente, había que estar en la lista de empresas con interés del gobierno para ser desarrolladas, la “política industrial” decían.
Y toda la inversión que hubo en la industria en el campo cero, o casi cero, debido a la inseguridad en la propiedad de terrenos, los que cada vez eran más pequeños e ineficientes para producir. La Reforma Agraria sencillamente no funcionó como generador de ingresos para su población.
Así el crecimiento de México dependía de las divisas, de los dólares que sólo se obtenían de los productos agropecuarios, la minería y el petróleo, que al principio fueron suficientes pero que más adelante se quedaron cortos para cubrir el creciente déficit en la balanza de pagos,
Ya para el 8 de junio de 1971, con motivo de la reunión anual sobre México del Comité Interamericano de la Alianza para el Progreso celebrada en Washington D. C., Mario Ramón Beteta , secretario de Hacienda ya con Echeverría explicó a los organismos financieros internacionales que:

Para consolidar debemos contrarrestar los factores limitantes del desarrollo que se habían venido acumulando. Es decir, el excesivo endeudamiento externo, la escasez de ahorro público y el creciente déficit en cuenta corriente de la balanza de pagos…”

El Desarrollo Estabilizador había muerto, dando paso al “Desarrollo Compartido” de Luis Echevarría que inaugura la etapa del populismo en el manejo económico de México.
Eso fue el Desarrollo Estabilizador de Ortiz Mena.
Y obviamente embona muy bien con las ideas añejas y anquilosadas en la “Economía” de López Obrador.
Fue un México en que las actividades agrícolas tenían importante peso, y que aspiró a la autosuficiencia alimentaria, al menos con el mítico maíz. Una economía en que el producto de exportación más importante era el café. El candidato de Morena mantiene esa noción de los recursos naturales como 'palanca del desarrollo' (en su caso con el petróleo). Es alérgico a la noción de productividad como puntal del crecimiento económico, como muestra su peculiar idea de crear muchos empleos con la pavimentación de carreteras a mano (esto último realizado por el presidente que acabó con el 'desarrollo estabilizador': Luis Echeverría).  En consecuencia se parece más a Echeverría que a los predecesores de éste.
Los Priistas López Mateos, Díaz Ordaz, Echeverría y López Portillo, no eran como lo es López Obrador muy afines a lo extranjero, particularmente a la inversión, los dos últimos fueron francamente hostiles al sector privado no sólo el extranjero, también el local.  Todos ellos “Hecho en México”, por sobre todo lo extranjero, ayer en Zacatecas AMLO revivió el “Plan de Ayala del Siglo XXI”  con las palabras “Vamos a consumir lo hecho en México, nada de cosas extranjeras”, y muy particularmente los alimentos y menos el mítico maíz “Sin maíz no hay país” dicen sus allegados.
Ya por lo pronto, como lo estableció recientemente en Zacatecas, promete revitalizar el "Plan de Ayala 2.0" o del Siglo XXI 
Ahí, en el templete, Yeidckol Polevnsky, presidenta de Morena, resguarda el documento. En él, señaló el candidato presidencial, se dará un viraje a la política económica para “ya no comprar en el extranjero lo que consumimos; vamos a producir en México todo lo que consumimos”.
AMLO al igual que los presidentes referidos del viejo PRI restablecerá el “Muro del Nopal” como se le conocía a la frontera con los EU.
Como evidenció en Zacatecas su analfabetismo económico  lo mantiene mirándose el ombligo, lo suyo el campo que produce maíz, fríjol, frutas y maderables, los campesinos con sus precios de garantía felices con este subsidio del gobierno, y como todo subsidio produciendo pérdidas cuantiosas al erario y que finalmente serán pagados con impuestos, deuda y/o inflación. (Dice que no va a haber nada de los tres).
También estos presidentes eran muy proclives a crear empresas del estado, rescataban empresas quebradas para “proteger el empleo” pero seguían perdiendo dinero y ese dinero otra vez o sale de impuestos o de deuda o de inflación…
No menos importante es el Gasto Alocado en Inversión del cual López Obrador es fanático: Sus refinerías, sus trenes bala (que en todas partes del mundo son pésimos negocios y deben ser subsidiados), y lo peor sus carreteras construidas sin maquinaria a puro pico y pala y carretilla. Eso fue lo que precisamente originó la crisis de 1982 con López Portillo, fue tan grande como más de 140 por ciento del PIB y en dólares pura deuda externa, y tenía que ser así, puesto que internamente no hay ahorro ni capital que pueda utilizarse en esas escalas.
La gasolina a precio fijo con un precio muy inferior al del mercado internacional y, la paridad del peso frente al dólar fija. Contrario a lo que creé el de Macuspana, para poder mantener la paridad se requieren dólares y éstos ante la ausencia de exportaciones significativas sólo pueden conseguirse mediante deuda externa. Por eso cuando todo tronó el dólar se disparó para buscar su real valor de mercado.
Sí es lo que sueña AMLO un país mercantilista, cerrado, aislado del mundo con su “Muro del Nopal”, los mexicanos consumiendo lo “Hecho en México” que ahora será mucho pero mucho muy reducido a lo que estamos acostumbrados, eso será mucho muy caro y de mala calidad no tendrán competencia.

Es un viaje a 1958 no es el país que queremos en el 2020 ¿O sí?


jueves, abril 05, 2018

Estatización de los Fondos de Retiro con López Obrador


López es un populista, y un populista necesita DINERO. Ya Margaret Tatcher establecía que “El Socialismo funciona hasta que el dinero se acaba”.
Escribía ayer que Juan Domingo Perón el “Tata” Lázaro Cárdenas de los argentinos dilapidó 500 toneladas de oro que se encontraban en la bóveda del Banco Central para sus “programas sociales”.
Aquí , en México el dinero para dilapidar no fue oro en bóvedas fue petróleo y este se terminó. Pemex cada vez produce menos petróleo, al grado que ya para el mes pasado la producción estaba por debajo de los 800.000 barriles diarios esto es 76.3 % menos que cuando Fox Pemex producía 3,370 barriles al día.
La monetización del petróleo exportado era el filón que han usado los gobiernos mexicanos para dilapidar riqueza y afianzar el clientelismo, en él se sustentaban los programas “sociales”.  En el presupuesto de Ingresos de Fox, 40% se sustentaba en eso, en el petróleo exportado. Hoy, el petróleo no aporta ni el 4% del Presupuesto, como escribía se terminó…



Por esto, para poder mantener los programas “sociales”, y todo el inmenso aparato burocrático, EPN recurrió primero a la “Reforma Fiscal”, que no es otra cosa que recaudar más limitando las deducciones y aumentando los impuestos y, endeudándose, hasta llevar la deuda al 50% del PIB actual, y esto seguiría de no ser por las calificadoras de riesgo crediticio Strandar & Poors, Moody’s y Fitch que dejaron claro que si le seguían subirían el riesgo del país y con ello los interese de la deuda, que ya son muy elevados, 40% de todo el ISR recaudado es utilizado en servicio de la deuda. También por este motivo se puso el IEPS a los combustibles razón por la cual se dio el “gasolinazo” que tanto ha perjudicado a Meade al que identifican como el “padre del gasolinazo”.
Así que ya no hay créditos para México. Por esto, la obra de infraestructura más importante de EPN (y de muchos otros presidentes), el NACIM recurrió a la colocación de deuda entre nacionales e internacionales mediante la FIBRA E en la cual 10% fue puesto por cuatro Afores: Inbursa, Pensionissste, Profuturo y Banorte XXI, con una inversión conjunta de 13 mil 500 millones de pesos.
He advertido en este espacio que la enorme oposición de López al NACIM se debe fundamentalmente a que tiene invertido dinero de las Afores, y él quiere ese dinero para sus “proyectos”, esto es sus refinerías, sus trenes bala, sus carretas construidas sin maquinaria a puro pico y pala para tener más trabajadores (conoce muy bien el concepto de productividad el señor).
En la Argentina en que desde su escenita lamentable del “default” (dejaron de pagar sus créditos), lo de los fondos “buitre”, etc. Se quedaron sin acceso a los mercados de capitales, a los créditos. Así que en 2008 Cristina Fernández de Krischner decidió estatizar las Afores que en ese entonces tenían unos 30 mil millones de USD de los trabajadores argentinos.  Algo similar hizo Evo Morales en Bolivia…
Así que faltamos nosotros, si López llega a la presidencia, muchos se llevarán una enorme sorpresa,  de la que no va a hablar en la campaña, y que es que desaparecerá la Afores y las estatizará en una institución única.
La que sigue es una captura de pantalla del párrafo referente a los Fondos de Pensiones contenido en el documento extraído de la página de Morena titulado
“Proyecto Alternativo de Nación 2018 – 2024 Plataforma Electoral y Programa de Gobierno”




Así que claramente queda indicado que no se va a obligar a la Afores a invertir forzosamente sino que las Afores existentes las va a desaparecer “recatando las Afores de los (malvados mafia del poder) bancos”.  Y no menos importante lo último que escribe:
Hay que tomar medidas para garantizar que los fondos de los trabajadores administrados por el Instituto sólo puedan canalizarse a inversiones estratégicas de la economía nacional o en obras de beneficio social”
Por favor, léanlo y re léanlo varias veces para que comprendan el destino de los ahorros de los trabajadores que van a pasar a ser impuestos, que financiarán las “inversiones estratégicas”, esto es refinerías, trenes bala, y todas las idioteces que se le ocurran para “reactivar la economía”. No importa, para nada que sean rentables, no importa si tú vas a poder vivir bien a tú retiro, y que tu dinero ahorrado (a fuerzas) no va a ser invertido en proyectos rentables que permitan mayores interese, no, lo importante es que sean “estratégicos” y de “beneficio social”.
Así fue con los bancos estatizados por José López Portillo, que fueron un estercolero, como todo lo “nacional”, otorgaron créditos por motivos políticos, créditos incobrables, tenían enormes pérdidas (sólo Confía era el único banco más o menos sano, y era pequeño),  por ejemplo, los inversionistas que compraron Serfin, (Inverlat-Lagorreta) de plano reclamaron al gobierno por la porquería de banco que era y así estaban todos, aunque menos. Esto, fue la semilla de la crisis de la deuda que originó más tarde el Fobaproa. Pero eso, claro, no lo dicen.
Así que imaginen cómo va a ser manejado su dinero para sus pensiones, no duden ni tantito que el riesgo de perderlo todo es altísima, pero claro te darán $ 1,600 de pensión alimentaria al mes…
Así que ya encontró el populista el filón que hacía falta para ejercer su populismo: Tú dinero en las Afores.
Realmente, no comprendo cómo alguien es su sano juicio pueda siquiera considerar el votar por él.

miércoles, abril 04, 2018

El Presupuesto de López Obrador (Lopitos)

Aquí está el "presupuesto" de Lopitos, que asciende a ni más ni menos que 4 millones de millones de pesos; que claro, debe de agregarse al presupuesto "normal" de la federación, que es de 5.3 millones de millones de pesos.
Afirma Lopitos, que quitándole sus pensiones a los ex presidentes, bajándole los sueldos a los magistrados de la Suprema Corte, y a los burócratas de "angora", (a alguien de los "malos", de la "mafia del poder" se tenía que joder) y claro dice él siendo "austero", buscándose un rinconcito con su salita de estar su bañito y su cocinita en Palacio Nacional y cerrando los Pinos que va a ser "Centro Cultural", y claro, quitando la corrupción y lo que se roban los del PRI, ya con eso va a ahorrar (según él claro, las cuentas pormenorizadas no están en ninguna parte), la friolera de 500 miles de millones de pesos.
Claro, para sus seguidores, que se chupan el dedo todavía, y les encanta que les den atole con el dedo se la creen que con sus "ahorros" sale todo su desmadre y que no va a ser requeridos nuevos impuestos, ni aumentar los actuales, en más va a quitar el IEPS a los combustibles (Promesa 24 de la tabla), no va a incrementar la deuda (ni le prestarían al menos no a las tasas actuales para los bonos mexicanos).
Entonces se podría concluir que es una payasada más de "simpatías" Lopitos. Una mentira del embustero legendario...
¡Pero no! Revisando la historia de célebres populistas estirpe a la cual claramente pertenece Lopitos, como Juan Domingo Perón (el "Tata" Lázaro Cárdenas de los Argentinos), que sentenció a muerte la economía Argentina. Juan Perón tenía una clara inclinación corporativista, él y su carismática esposa Evita dirigieron toda su retórica populista en contra de los “malosos” ricos. Así como nuestro Lopitos y su "mafia del poder".
Perón tenía más de 500 toneladas de oro en la bóvedas del Banco Central, mismas que desaparecieron, no por que se las haya robado él, no, simplemente el populismo requiere enormes cantidades de dinero y 500 toneladas no fueron suficientes...
Y ese es el problema con Lopitos, que no haya dinero, que la producción de Pemex haya caído, es más dice que ya no vamos a exportar petróleo todo va a ser para sus refinerías, que `por cierto cuestan las dos más que el aeropuerto, y que claro lo quiere financiar (puesto que nadie le va a prestar) con el dinero de los trabajadores para su retiro en las Afores. Por eso se opone tan fervientemente al Nuevo Aeropuerto, porque tiene invertido dinero de las Afores y ese dinero lo quiere para ËL. Para sus refinerías, que serán un pésimo negocio puesto que va a vender a precios subsidiados, así que los ahorros de Afores Bye-bye....Esos sí que se van a ir al caño.
Pero su vocación populista tiene que cumplirse ¡Faltaba más! no va a decepcionar a su "tigre" no se le vaya a poner loco al ver que todo eran puras habladas....
Así que se va a ir contra Banco de México, le va a quitar la autonomía, le va a quitar las Reservas Internacionales, y cómo el peso se devaluaría fuertemente lo va a sacar del mercado a la libre flotación, y le va a poner un tipo de cambio "oficial", que se "deslizará" a su voluntad. Claro esto va engendrar un mercado "negro", o paralelo con el USD-MXN con su real valor, incluso mayor a que si estuviera libre.
Pero por lo que realmente va Lopitos y es por la maquinita de imprimir billetitos, ¡muchos billetitos" miles de billetitos! y ahora sí, a cumplir con todo lo prometido a cabalidad.
Claro, al existir más billetes y los mismo bienes, se encarecerán se producirá INFLACIÓN. Rápidamente sacará su decreto de PRECIOS MÁXIMOS, con pena de cárcel, y expropiación, a todos esos malditos "especuladores" y "acaparadores", que no sacan su mercancía a la venta (¿Cómo la van a sacar si el costo de reponer el producto es mayor al precio de venta?).
Decretará aumentos generalizados a los salarios mínimos y a todos, pero los precios subirán en mayor proporción a la brevedad, estaremos en una espiral inflacionaria.
Y, la economía de este hermoso país destruida, echa mierda. Carestía, ¡Hambre! será la siguiente página.
Ese ha sido el destino de los pueblos que eligen democrática mente populistas. Siempre ha sido así, y así será en México con Lopitos.
Y, al terminar su mandato, si es que no altera la Constitución para perpetuarse en el poder, el que llegue tendrá que limpiar el estercolero dejado, sanear, contener los salarios, anclar el tipo de cambio, y verdaderamente establecer un plan de austeridad con despido masivo de burócratas, cierre o privatización de bienes públicos. Y una devaluación qué van a ver lo que es devaluación no como la actual: López Portillo tenía el USD en 23.00 y cuando ya más o menos se estabilizó valía 400. Ustedes dirán si tiene o no un costo encumbrar a populistas.
Y claro alguien tendrá que pagar los platos rotos, el FOBAPROA al que se opuso Lopitos (por joder claro), será un cuento de niños con el monto del desastre.
Y México saldrá adelante, después de mucho sufrimiento, pero saldremos adelante.
Ojalá impere la sensatez en ti que tiene el poder de cambiar este destino manifesto con tú voto en CONTRA de AMLO y Morena y podamos evitar esta trágica historia.