jueves, marzo 12, 2015

¡La Espada de Damocles A Punto de Caernos!

"Para aquel que ve una espada desenvainada sobre su impía cabeza, los festines de Sicilia, con su refinamiento, no tendrán dulce sabor, y el canto de los pájaros, y los acordes de la cítara, no le devolverán el sueño, el dulce sueño que no desdeña las humildes viviendas de los campesinos ni una umbrosa ribera ni las enramadas de Tempe acariciada por los céfiros."

El 27 de enero de 2011 escribí el post “La Espada de Damocles Sobre la Economía Mexicana”

En él escribía sobre el absurdo manejo del tipo de cambio, en aquel entonces re preciándose por la absurda entrada de capitales “de cartera”, principalmente a deuda gubernamental (CETES), a deuda privada y a la bolsa de valores. Pero sobre todo a deuda gubernamental.
En el post de referencia escribía “Y salir, esa es la palabra clave, y salir rápido  y provocar un fuerte problema, una salida masiva de capitales, lo que generaría sin lugar a dudas pánico en los circuitos financieros, devaluación, alzas abruptas en las tasas de interés, quiebra de bancos etc. etc. etc. “
En un año el peso se ha devaluado 17.3%. En 2015 ha caído 5.2% todo con respecto al dólar.

Esto significa que nuestro salario y ahorros van ¡en picada! Bueno, nos las han hecho tantas veces…
USDMXN 11/mar/2015 Diaria
Claro, por supuesto, el inepto secretario de Hacienda Videgary nos dice “Que favorece las exportaciones y el turismo”, no dice la verdad, su real interés: “Qué favorece al gobierno que recibe más pesos por sus dólares petroleros para pagar nuestro inmenso gasto corriente”. Por esta razón, “no van a defender el peso como perro”.  Ante la caída de los precios del petróleo y la caída en la producción petrolera, la depreciación del peso es un alivio al presupuesto, claro junto con el elevado precio de la gasolina, que son los que están pagando el boquete que la caída de los precios del petróleo ha dejado.

México es un país que recibe enorme cantidades de recursos del extranjero para financiar principalmente la deuda del gobierno. Mucho se habla del asombroso nivel de las reservas internacionales 194,000 millones de dólares, pero pocos, muy pocos hablan de la cantidad de dinero en tenencia de extranjeros, que, para fines prácticos es deuda externa, aunque esté nominada en pesos.
La siguiente gráfica, que es la clave para entender el comportamiento de nuestra moneda  muestra la tenencia de deuda en manos de extranjeros como porcentaje de las reservas internacionales.

Tenencia de Deuda en Manos de Extranjeros como proporción Reservas Internacionales
Esto es, son casi el 80 por ciento de aquéllas. Por esto, pensar que tenemos muchísimas reservas es falaz.
Para el gobierno, y los financieros de la corriente principal, la entrada de capitales ha sido un signo de confianza en el manejo macroeconómico de México, de su “Grado de Inversión”, por el manejo atinado de las cuentas públicas. Estaban realmente felices que el peso se revaluaba día a día, “El Súper Peso” decían, y para ellos era un signo de lo bien que se manejaba la economía mexicana. ¡Ajá!
Hoy, se da el efecto contrario, los capitales que antes entraban, ahora salen, y que vale la pena decirlo, ya tienen muy buenas pérdidas si no se salieron antes, y tendrán más.
Pero para mí, esa entrada de capitales, es la espada de Damocles, y es una amenaza, a punto de caernos en la cabezota “Ya los festines no tendrán dulce sabor…” El tipo de cambio ha llegado a 15.66 (interbancario en Forex) pronto lo veremos en 16.00 y muy probablemente después de la mitad de año en 17. Y todo porque el dólar está revaluándose por la expectativa ¿amenaza? De que la Reserva Federal suspenda su política monetaria expansiva, y suba las tasas de interés a niveles “normales”. Si, la amenaza está haciendo lo que está haciendo, ¿Qué sucederá cuando sea efectiva?
También esta gráfica representa el poco ahorro de los mexicanos, los Cetes, la deuda gubernamental son colocados de forma muy significativa entre extranjeros y así como en el pasado entraron a financiar la deuda gubernamental, ahora salen, y falta mucho por salir, con la consiguiente presión alcista para el dólar y también muy importante, la caída en la disponibilidad de recursos para el financiamiento.
Si los tenedores de la deuda gubernamental la venden ¿Quién la va a comprar? Los mexicanos no tenemos suficiente ahorro para financiar internamente al gobierno ¿Quién lo va a hacer?
Ayer anunció la Comisión de Cambios, que subastará 52 millones de dólares al inicio de las operaciones que se suman a la inoperante subasta de 200 millones que se aplicaba siempre y cuando el peso se depreciaría 1.5% en el día, condición que muy pocas veces se ha dado.
Regresando a la gráfica anterior, esa cantidad de dólares en subasta es de hilaridad. ¡No es nada! También BANXICO anuncia que disminuirá el ritmo de acumulación de reservas, si no depende de él, la acumulación se da cuando se adquieren dólares fuera del mercado.
Lo importante, y es el mensaje de este post, es que las variaciones alocadas en el tipo de cambio tanto al alza como a la baja son originadas por la deuda gubernamental, por la necesidad de financiar el déficit público y que, por ejemplo a diferencia de Japón en que la mayor parte de la deuda que es enorme se coloca entre los propios japoneses, la nuestra se coloca preponderantemente entre extranjeros. El gobierno financia su despilfarro, porque eso es, con deuda externa, aunque esté nominada en pesos.
Por lo pronto, sus subastas, que es una timorata intervención en el mercado cambiario, sus tasas de interés, y todos los mecanismos que quieran inventar, si los tenedores de deuda gubernamental deciden salirse, que ya lo han estado haciendo, aunque muchos ya traen pérdidas importantes, muy poco podrán hacer los “conductores” de la economía nacional por evitar una mucho mayor depreciación del peso. Simplemente, no tienen con qué.
Y reitero y que quede claro, los movimientos erráticos de nuestra moneda están sobre todo relacionados con la deuda gubernamental en manos de extranjeros. Que otros países les esté pasando lo mismo, y exactamente por las mismas causas (alza en la tasa de interés en EUA), no es indicativo de que lo estemos haciendo bien. “Mal de muchos consuelo de tontos”.

viernes, febrero 27, 2015

El Papa Francisco, González Iñarritu, Donald Trump

Como país hemos estado en boca, o mejor dicho, criticados, por tres personajes que nos guste o no, tienen relevancia internacional: El papa Francisco, el director de cine González Iñarritu, y el empresario Donald Trump.

El papa Francisco
 Empecemos por el papa Francisco, que mostró su preocupación por el avance del narcotráfico en Argentina en una carta dirigida al legislador porteño Gustavo Vera, en la que pidió "evitar la mexicanización" del país.
“Estuve hablando con algunos obispos mexicanos y la cosa es de terror", afirmó el Pontífice en la misiva, publicada en la página web de la organización no gubernamental La Alameda, que preside Vera.

Así es, las cifras sobre la violencia en México son vergonzantes.
Más de 23 mil personas desaparecidas en México desde el año 2000, de los que la PGR tiene solamente 491 averiguaciones abiertas. No se conoce el número de las que han resuelto favorablemente.
No hay responsables procesados por parte de las autoridades por la masacre de 72 migrantes ejecutados en San Fernando, Tamaulipas, en 2010.
 Asesinatos como el de Aguas Blancas, Guerrero, de 17 personas en 1995; 45 indígenas ejecutados en Acteal, Chiapas, en 1997; la masacre de 22 presuntos criminales por parte del ejército en Tlatlaya, Estado de México y por supuesto, la desaparición de 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa,  siguen sin ser resueltos.
En México operan más de 30 grandes organizaciones criminales dedicadas al tráfico de droga, y se estima que hay más de 130 células de delincuencia organizada.
El papa está muy preocupado por que Argentina se haga un país violento, como México, pero en los hechos ya es un país bastante inseguro. Según un informe de la ONU, Argentina es el estado de América Latina con más robos por habitante, por encima de México y Brasil. Además, la ubicación geográfica la convierte en un lugar de acceso al tráfico de droga. Por ejemplo, Rosario es un lugar de paso de la cocaína que se produce en Bolivia. Grupos de narcos han surgido por la corrupción policial, aunque la corrupción es en general otro mal, endémico en los países latinoamericanos.
Tampoco muestra preocupación por el “suicidio” del fiscal general Alberto Nisman que estaba acusando a Cristina Fernández de encubrir a terroristas iranís. ¿Eso no es violencia de Estado papa Francisco? En Argentina investigar al poder es tan dificil … porque o te matan o te hacen la vida imposible. Nisman advirtió a su hija, está en los vídeos, que se juegaba la vida.
Tampoco el papa no está para nada preocupado por el desastre de la economía en su país, jesuita de formación, con una clara vocación al socialismo, lo que no extraña, por partida doble, por su formación como jesuita, congregación que ha tenido de siempre una clara vocación socialista, y,  por provenir de un país en donde una de las peores formas de socialismo, el populismo ha sido la forma de gobierno desde el siglo pasado, empezando su destrucción en 1916 con Hipólito Irigoyen  y siguiendo con el ultra populista Perón y su esposa Evita. Ya he escrito un post “No llores por mí Argentina”,  que podría tomarse como el manual de cómo destruir efectivamente a uno de los países más prósperos de la tierra en un desastre económico. Los Kirchner, el difunto Néstor y su hoy presidente Cristina son dignos herederos de Perón, que fue capaz de agotar más de 500 toneladas de oro en sus dádivas populistas.
Hoy Cristina Fernández tiene a su país al borde del colapso económico,

Después de hacer una quita a la deuda pública en donde una parte de sus acreedores no la aceptaron, ahora están usando el argumento de la “mafia financiera”, que le imponen duras sanciones por no pagar su deuda. Esto le da excusas a Cristina para poder externalizar (típico en los izquierdistas gobernantes cuando la evidencia revela el desastre de país) y hacerse la víctima, ganar apoyo de otros países latinoamericanos y hasta armarse de valor para plantear el sinsentido de recuperar las islas Falklands (para ella Malvinas). Hasta un nuevo billete horrible mandó imprimir, que por supuesto, no compra nada, y va a comprar menos con las inflaciones, típicas de países populistas sólo detrás de la de su amiguito Maduro.
Argentina está viendo en el narcotráfico una alternativa a la pobreza pues sus cifras no andan muy bien: unas 12 millones de personas sumergidas en la pobreza. En Argentina se acrecientan las chabolas, algo así como las fabelas brasileñas, villas o suburbios con mucha marginación.

El populismo kirchnerista es prácticamente el antiguo populismo peronista de la Argentina del siglo pasado. Políticas sociales y soluciones a corto plazo invaden a Argentina, como por ejemplo, la devaluación del peso argentino. Como por arte de magia la izquierda latinoamericanista cree actualmente que la devaluación es una panacea para la economía pues se incrementan las exportaciones de un país, pero, si así fuera, Argentina con sus devaluaciones recurrentes sería el líder de las exportaciones, y Venezuela no se diga... Suele ocurrir que una devaluación viene de la mano con una inflación, los precios internos suben más que la propia devaluación y se anula el efecto, y así hasta llegar a los 4000% que tenían a finales de los 90’s ¡Increíbles estos chés! Se tropiezan con la misma piedrota una y otra, y otra vez.
 Pero esto no le preocupa al papa Francisco que ve muy natural el populismo y la debacle económica en su país natal, de hecho a él le han tocado varias, por qué en eso de estar en crisis económica los argentinos son mucho mejores que con el fútbol, aunque ahora han sido destronados por la populista Chávez-Maduro Venezuela, pero el récord lo llevan ellos, que ni qué.

González Iñarritu
De González Iñarritu me complace lo mismo que Alfonso Cuarón, Del Toro, y otros cineastas hayan demostrado su capacidad de triunfar en esta industria, que ya no requieran de subsidios o estímulos fiscales para hacer su producto.
Por supuesto, lo mismo que otros, como el Nobel de Química Mario Molina, tuvieron que salir de este país para poder triunfar. Si Del Toro, Alfonso Cuarón, González Iñarritu o Mario Molina, entre otros paisanos destacados no hubieran tomado la decisión de salir de México seguirían siendo X.
Y triunfan porque en EUA el capital invertido por habitante, la productividad y la riqueza generada es muchas veces superior a la de nuestro México, gobernado por socialistas, “Nacionalistas Revolucionarios”, populistas, con capitalismo de compadres, que impide que el ingenio, la capacidad y el esfuerzo florezcan como debiera de ser.
A mí, en lo particular no me gustan mucho las películas de González Iñarritu Amores Perros, 21 gramos, Babilonia, Biutiful,  que he visto y no más no les encuetro nada excepto el manejo de cámaras que si me parece genial, tampoco las  Alfonso Cuarón,, de este último su película galardonada Gravity, me pareció plagada de errores de la física, además de que bastante aburrida, nada que ver con por ejemplo 2001 A Space Odyssey de Kubrick, que es una de mis favoritas de siempre, pero yo no soy crítico de cine.
Para mí es muy claro y coincido con Trump, aunque aquí me linchen, que el Oscar la Academia se lo dio a Obama, para nadie es un secreto que los “académicos”, son todos “liberals” o sea demócratas, que Obama había hecho una orden ejecutiva para que los inmigrantes que llevaron de niños o nacieron en EUA pudieran quedarse y no ser deportados. ¡Qué mejor que darle el premio a un inmigrante mexicano! Así que un premio otorgado por razones políticas como que lo deprecia fuertemente.
Pero el señor González Iñarritu está en los reflectores, y al dar su discurso dijo, “I pray that we can find and build a goverment that we deserve”, que traducido correctamente sería: “Ruego para que podamos encontrar y construir el gobierno que merecemos”.

Que algunos tradujeron como “podamos tener el gobierno que merecemos”.
Encontrar y construir, o poder tener, para mí da igual, lo verdaderamente importante son las dos últimas palabras “que merecemos”.
En realidad, hemos buscado y construido y por consiguiente tenemos el gobierno que merecemos. Sí, son el PRI, PAN, PRD, Morena las mafias de políticos que hemos buscado, construido y tenemos. Acusamos a los políticos de corruptos, pero ¿Quién los hace corruptos? Para que exista corrupción se requiere de dos partes, del corrupto y del corruptor. Los mexicanos votaron (yo no) mayoritariamente por Enrique Peña Nieto, y buscaron el regreso de los más corruptos de todos, (también los del PAN y PRD lo son), a sabiendas que era hijo (político) del ultra corrupto Montiel y ahora brincan con la “Casa Blanca” de la Gaviota, o la casita del secretario de Hacienda Videgary, si era obvio, era conocido, y encumbrar a estos en el poder es lo que merecemos.
También merecemos a populistas tipo AMLO, “El rayito de la esperanza”, “El movimiento de la esperanza”, MORENA. Somos como sociedad muy dados a esperar que vengan Mesías ó Vírgenes, a salvarnos, a resolvernos todos nuestros males.
Nuestra educación socialistoide-comunista, de la SEP, nuestra Constitución comunista que de entrada asigna la propiedad privada al gobierno y que con su gracia e indulgencia cede a los particulares, donde el derecho a la vida y propiedad son inexistentes y sí existentes son todos los derechos “sociales” que otorgan graciosamente los políticos a lo mantenidos mexicanos que nos creemos el cuento de la “justica social”, la “redistribución de la riqueza”. La noción marxista de la plusvalía reflejada en el reparto de utilidades, y la Ley Federal del Trabajo.
¿Qué otra cosa que la que tenemos podríamos merecernos?
Un país en donde cualquier sindicato con hacer marchas, bloquear avenidas, carreteras o aeropuertos obtienen lo que les de su regalada gana. Y que las “autoridades” son incapaces de hacer nada para no ser tachados de “represores”.
El gobernador de Guerrero Rogelio Ortega pide “calma y paciencia” mientras los maestros del CETEG, CNTE, los guerrilleros de Ayotzinapa, retienen autobuses con sus choferes obviamente en contra de su voluntad, repartidores de Coca-Cola, ¿Qué secuestro no se define como la privación ilegal de la libertad? Y tiene penas de hasta 80 años. Entonces si no se ejecuta la ley el secuestro es legal en Guerrero.
González Iñarritu nos pide encontrar y construir un gobierno que merezcamos, pues si es lo que merecemos, ni más ni menos, y lo que deseamos y corroboramos con nuestro voto. Ahí vienen las elecciones córranle a “ejercer su derecho ciudadano”, para legitimar a toda esa pandilla de políticos verdaderos dueños de México. No podemos ni podremos encontrar y construir un gobierno diferente mientras sigamos con la actitud de papi gobierno, mesías que viene, merezco derechos y creamos que algún iluminado podrá hacer que las cosas cambien. 

Y finalmente Donald Trump

Pues les guste o no, Trump es el ejemplo del sueño americano, de un país que era, enfatizo, era de libertades,es súper millonario por su un hombre que se hizo así mismo, por sus habilidades empresariales y no como aquí nuestros millonarios (salvo algunas honrosas excepciones como los Servitje, los Garza Sada, Sambrano, los de Monterrey pues) que son capitalistas de compadres, con Slim el hombre más rico del mundo que se hizo así a la antigüita con un enorme monopolio como abanderado de los millonarios por los favores recibidos.

Y aunque me crucifiquen, es típico para los mexicanos que no somos criticables por extranjeros, nos sentimos tanto… Pero Trump tiene razón aquí sus tweets objeto de la controversia.

Debemos entender que realmente Trump con quien está en problema es con el presidente socialista Obama, y su Obamacare, sus impuestos, sus leyes, y sus decretos ejecutivos, entre ellos el de la inmigración que el gobierno mexicano alienta y que allá dicen que ¡Ya estuvo bueno!, ha sido la válvula de escape principal del nefasto socialismo mexicano desde 1917 en que hicimos nuestra  Constitución “progresista”.
En el siguiente Tweet  Trump afirma que tiene una demanda  judicial (probablemente algún incumplimiento de contrato) que ganó pero que el corrupto sistema judicial le impide cobrar. ¡No hagan negocios en México!
Por supuesto que es cierto, el sistema judicial mexicano es corrupto, es lento, es imposible. Años y años para una demanda civil por incumplimiento de contrato, por laboral, por lo que sea, parece ser que en México, las funciones que verdaderamente son legítimas para el Estado: Seguridad física y patrimonial y tribunales, es en lo que estamos peor.

Y como podemos leer, Trump nunca ataca a los mexicanos, ataca al gobierno, ataca al sistema judicial, por corrupto, como en sus palabras "la mayor parte de México". Y no dice nada novedoso, ya todos sabemos que vivimos inmersos en corrupción. ¿De qué se espantan? ¡Qué Vergüenza! Bueno los mexicanos no nos distinguimos por el sentido del honor. Conseguir algo en el corrupto sistema es el afán y orgullo de muchos, empezando por los políticos y sus "compadres" hombres de "negocios".


jueves, febrero 19, 2015

Grecia no sólo es un país quebrado



En el año 2004 tres años después de que entrara a la zona euro,  alentados que con su entrada al euro los intereses de la deuda bajarían y era más atractivo endeudarse;  comenzaron a aumentar el gasto público a través del aumento de plantilla burocrática, al ver que el casi inexistente sector privado no generaba los empleos. También, no tuvieron empacho en también subir los sueldos a los “funcionarios” en un 70%. Dicha política llevó a Grecia a afrontar un aumento porcentual de más del 100% del PIB.
Y este es el origen de la tragedia griega, su desbocado gasto público, muy al contrario de la retórica de Syriza o de los españoles de Podemos que culpan a la austeridad impuesta por la Troika (FMI, BCE, CE).
Grecia no sólo es un país quebrado, sino una de las economías más pobres y menos desarrolladas de Europa desde hace décadas. Y ello, pese a seguir, curiosamente, los dictados de la izquierda radical, puesto que el Estado heleno se ha caracterizado por ser uno de los más intervencionistas de Europa (ocupaba el puesto 100 del ranking mundial sobre facilidad para hacer negocios cuando estalló la crisis del euro) y con uno de los mayores niveles de gasto público.
Como sucede siempre con la izquierda, expertos en tergiversar y externalizar  los hechos y las culpas, la ruina en la que se encuentra Grecia es una de despilfarro y mentiras.
Mintieron sobre su déficit público
Durante años los gobernantes griegos ocultaron su déficit público, en el 2009 cuando llegó un nuevo gobierno se encontraron con la “novedad” de que en lugar de un déficit reportado a la Unión Europea de 3.7% del PIB, realmente encontraron que el boquete era del 14%. Esto es, pasó de 7,000 millones de euros a 30,000 millones. Este engaño a la UE, al mundo, y a los inversionistas tenedores de sus bonos es una evidencia de la irresponsabilidad de los políticos griegos.
Constantemente los socialistas denostan a los malvados capitalistas, a Wall Street, a los bancos de inversión, pero fueron precisamente ellos los que hicieron las “magias” requeridas, la “ingeniería financiera”, para disfrazar, maquillar sus desastrosas cuentas públicas.
En efecto, Papandreu se sirvió de Goldaman Sachs para poder entrar al euro. Debe mencionarse que el actual gobernador del Banco Central Europeo Mario Draghi era el director de Goldman en 2002.

El Estado quebró el sistema bancario
Los bancos comerciales se cargaron los bonos de deuda griegos durante los años de la burbuja para financiar el enorme y creciente gasto, por esta razón, los bancos griegos quebraron masivamente cuando se aplicó la quita del 50% sobre los bonos griegos en manos de acreedores privados en 2011 tras el segundo plan de rescate acordado con la Troika. Así que fue el gobierno el que quebró los bancos y no al revés como claman Syriza y Podemos.
Quebrada la banca griega, la UE mediante el BCE tuvo que entrar al rescate de los bancos griegos, es decir, los inversionistas griegos que compraron los bonos griegos a través de los bancos griegos fueron rescatados por los contribuyentes europeos, principalmente alemanes.

Vida a todísima
De forma idéntica a cuando una persona física ocupa sus tarjetas de crédito para dispendiar y llevar un tren de vida a todísima, por años Grecia ocupó su endeudamiento creciente para financiar su dispendioso gasto público. Así, más de la mitad de la economía griega depende del maná estatal, creando una gran estructura clientelar plagada de corrupción y subvenciones.
Algunos ejemplos…
Durante años, y pese a tener un PIB per cápita muy inferior al de España, el salario mínimo en Grecia era un 50% superior.
Durante décadas, cuando un partido llegaba al poder enchufaba a gente en el sector público a cambio de su voto, acrecentando de forma insostenible la plantilla estatal.
El Hospital Evagelismos, uno de los principales de Atenas, por ejemplo, llegó a tener en nómina a 45 jardineros para cuidar de las cuatro macetas de su entrada; algunos organismos públicos contaban con 50 conductores por cada coche; un antiguo ministro de Agricultura creó una unidad no contabilizada que daba empleo a 270 personas para digitalizar las fotografías de las tierras públicas griegas, sin que ninguno de los contratados tuviera experiencia en fotografía digital, ya que eran carteros, peluqueros, agricultores y, en general, afiliados del partido...
El gasto en educación, sanidad y política social fue, de lejos, el que más aumentó hasta el estallido de la crisis de deuda, superando el 31% del PIB en 2012.
Además, Grecia, el gran referente de la izquierda radical, era el país de la UE que más dinero destinaba a gasto militar antes de la crisis, con una media superior al 4% del PIB.
Y esto que nos parece ridículo y hasta cómico, se da en otros países como el nuestro, México, ahí están la multitud de maestros “aviadores”, y si investigáramos acuciosamente encontraríamos lo mismo en instituciones como Pemex, CFE, IMSS, ISSSTE, etc.
Esto de crear empleos burocráticos totalmente innecesarios es un recurso muy socorrido por los gobiernos, no sólo por el griego, pero en el griego se llegó a situaciones totalmente ridículas:
Sus gobernantes ni siquiera saben cuántos empleos tienen en nómina, los sindicatos estiman 700,000, el gobierno habla de 800,000 pero sumando eventuales y temporales la cifra llegó durante los años de auge a más del millón en 2007, casi el 20% de la población económicamente activa.
Sus sueldos eran de 1,350 euro al mes, muy superior a sus contrapartes del sector privado, pero el salario base es sólo eso la base, seguían multitud de prebendas y canonjías por todo tipo de excusas: Por llegar a tiempo, por ir correctamente vestido, por saber usar la computadora, otra vez, esto que nos parece ridículo se da aquí en México, véase por ejemplo el contrato colectivo de instituciones como el IMSS.
Sumados todos sus extras, los funcionarios griegos llegaron a ganar en promedio más de 70,000 euros al año, compárese la cifra con los 50,000 euros para los funcionarios alemanes.
Grecia tenía cuatro veces más profesores que Finlandia, el país que mejor nota saca en el Informe PISA de calidad educativa, pero esa superpoblación de docentes sólo le ha servido para estar entre los países europeos con peor nivel en casi todas las pruebas de Enseñanza. Muchos griegos que envían a sus hijos a las escuelas públicas tienen que contratar luego profesores particulares para que sus hijos aprendan lo que no en la escuela.

Jubilaciones de Privilegio
Hasta el estallido de la crisis, los griegos se podían jubilar con poco más de 61 años, cobrando casi el 96% de su sueldo, siendo uno de los sistemas de pensiones públicas más generosos (e insostenibles) de la UE.
Pero es que, además, en Grecia existían cerca de 600 categorías laborales que, alegando motivos de salud, podían optar a la jubilación anticipada, establecida en 50 años para las mujeres y 55 para los hombres. Y entre estos últimos beneficiados había todo tipo de profesiones, desde peluqueros hasta trompetistas, flautistas, cocineros, masajistas e incluso presentadores de televisión, entre otros.
Precisamente por ello, los griegos disfrutaban de la mayor esperanza de vida tras la jubilación, y no porque vivieran más, sino porque se jubilaban mucho antes. En concreto, mientras la media de la OCDE es de 18,5 años tras el retiro, los griegos gozaban de más de 24 años de plácida existencia tras la jubilación, a base, eso sí, de pedir prestado un creciente volumen de dinero a los mercados en forma de deuda pública.
Además, el control sobre la gestión de las pensiones era inexistente. Durante la crisis, se han detectado miles de familias que cobraban jubilación años después de que fallecieran sus titulares o prestaciones de desempleo sin tener ya el derecho a ello.

Evasión Fiscal
Claro, para pagar, al menos en parte el oneroso gasto público, las tasas para pago de impuestos son en Grecia asfixiantes (lo fueron y ahora lo son más). Evitando la actividad empresarial, la inversión y la generación de riqueza. Pero sobre todo son un gran incentivo para evadir, o buscarle en la ley la eludir el pago de impuestos.
Así, antes de la crisis uno de cada cuatro trabajadores no pagaba impuestos. Menos de 5,000 griegos reconocían ingresos por más de 100,000 euros al año. Por ejemplo, los médicos privados, dos terceras partes no pagaban nada de impuestos ya que declaraban menos de 12,000 euros al año de ingresos, el umbral para tributar.
Corrupción y Sobornos
La justificación de muchos burócratas, son las múltiples leyes y reglamentos, los funcionarios son para que todo eso se haga valer, así los griegos gastan 800 millones de euros para evitar el pago de multas o para que los inspectores funcionarios se hicieran de la vista gorda, incluyendo, los fiscales.
Otro dato asombroso es que la cantidad de personas que trabajan por su cuenta es una de las más altas de la UE, y no porque fueran muy emprendedores, sino por la facilidad de ocultar sus ingresos al fisco. Por si fuera poco, en tiempos electorales la recaudación bajaba hasta en un 30% porque los políticos sobre todo a nivel local condonaban impuestos, multas y recargos como una forma de congraciarse con el electorado y verse favorecidos con el voto.
Servicio de la Deuda
Como sucede con el particular que gasta y gasta con su tarjeta de crédito y que los pagos mensuales suben y suben, así los países derrochones como Grecia, así en el 2011 antes del rescate el servicio de su deuda alcanzó el 17% de los ingresos públicos, tras el segundo rescate bajó al 12% que de todas formas es altísimo, en contraste Alemania paga un 6% estable para servir su deuda.

Pueden pagar pero no quieren
Syriza y su comparsa en España Podemos, reclaman una nueva quita a su deuda, no obstante que el Estado Griego voluntariamente se endeudó para el derroche irracional y los excesos descritos.
Muchos dicen que es imposible que Grecia pague su deuda, pero según el Banco Central Europeo (BCE), el Estado griego tiene multitud de activos cuyo valor se estima en unos 300,000 millones de euros, esto incluye empresas públicas, infraestructuras, bienes raíces, islas, playas, oro y si es necesario hasta monumentos de la antigua Grecia. 
Pero ni siquiera hace falta eso, si redujeran el tamaño del Estado a la mitad, unos 60,000 millones de euros, privatizar las pensiones, la sanidad y educación, y vendieran la mitad de sus activos su deuda quedaría reducida al 70% del PIB , ello unido a un déficit cero y liberalizar la economía, cancelar leyes y reglamentos absurdos y despedir a miles de funcionarios inspectores inútiles. Esto les permitiría bajar impuestos, lo que les permitiría vía el crecimiento económico en el mediano plazo reducir aún más el endeudamiento.
Grecia puede pagar, pero no quiere, y todo apunta a que no lo hará. Tsipras el candidato de la radical comunista Syriza ganó las elecciones y las ganó por la desesperación ciudadana palpables en las calles y en las urnas, no quieren perder todas esas “conquistas sociales”, todos esos funcionarios se aferran al maná estatal, y por supuesto, repudian la austeridad y el pago de la deuda.
Desde que Tsipras llegó al poder empezó a darse una nueva partida entre Grecia y la UE un juego en el que se definirá el futuro de Grecia, y también el de la zona Euro…
Deutsche Bank resume los tres posibles escenarios:

Primera opción: Atenas insiste en impagar la deuda y en revertir la senda de ajustes y reformas acordada con la Troika. Fuerza la cuerda hasta tal punto que, finalmente, acabaría saliendo del euro (Grexit). Esto tendría un impacto (contagio) entre los países más débiles de la Unión, obligando a activar los distintos salvavidas europeos para contener la tormenta, como es el Fondo de rescate comunitario (ESM) o la compra condicionada de deuda por parte del Banco Central Europeo (OMT).
Escenario base: Grecia y la Troika alcanzan un nuevo compromiso, ambas partes ceden en algo y logran renovar el plan de rescate. No hay grandes repercusiones en la zona euro.
Tercera opción: la Troika cede casi por completo a las reivindicaciones de Atenas. La quita y la anulación de las reformas estructurales, a costa de extender el rescate de forma ilimitada (con el dinero de los contribuyentes europeos), desencadenan, igualmente, un efecto contagio entre los países más débiles. Otros gobiernos exigirían el mismo trato, socavando con ello la estabilidad y supervivencia de la zona euro a medio y largo plazo.
La cuestión es que, al inicio de este particular baile, unos y otros juegan sus cartas con el fin de ganar la partida de forma unilateral, descartando la posibilidad de empate (escenario base). Basta observar los primeros movimientos de Grecia, por un lado, y sus acreedores, por otro, para percatarse de que, hoy por hoy, mantienen posiciones antagónicas.
Por el lado de Grecia, Syriza escogió como aliado de gobierno a la germanófoba derecha nacionalista (Griegos Independientes), con la que comparte un rechazo frontal a la austeridad y las reformas, avanzando con ello una línea dura frente a la Troika, en lugar de pactar con los moderados y europeístas de To Ponami.
El primer ministro griego, Alexis Tsipras, protagonizó un par de desaires a la UE muy relevantes en su primer día de gobierno, reuniéndose con el embajador ruso y acudiendo a un memorial sobre la ocupación nazi (indirecta a Alemania).
Syriza anunció la semana pasada que pondría de inmediato en marcha algunas de las medidas que incluye su programa, como la subida del salario mínimo, la paralización de las privatizaciones, la contratación de nuevos funcionarios, el aumento de las pensiones, un plan urgente de gasto para financiar la factura de la luz a 300.000 familias, desafiando de forma clara a la Troika.
El plato fuerte llegó el pasado viernes, cuando el ministro de Finanzas heleno, Yanis Varufakis, anunció delante del presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, que Grecia no reconocía a la Troika como interlocutora válida y, además, rechazaba el siguiente tramo del rescate. La tensión entre ambos fue manifiesta y, al parecer, Dijsselbloem susurró lo siguiente al oído de Varufakis: "Acaba de matar a la Troika".
También Syriza ha prendido el debate intelectual sobre la austeridad.  Alexis Tsipras sentencia que “la austeridad neoliberal produce recesión y cero o bajo crecimiento”.
Por supuesto que esto es cierto bajo la idea keynesiana de la demanda agregada. En los países europeos y muy especialmente en Grecia el sector privado C + I está sumamente deprimido por lo que la componente G es la única que aporta al crecimiento de la demanda agregada. Y más si no se trata de una redistribución fiscal (quitarle a C+I para darle a G), sino que G tiene vida propia puesto que depende de la deuda.
Entonces, lo que quieren los griegos es más dinero, más deuda, para que las cosas sigan igual y puedan seguir con su derroche y con el crecimiento de G.
No, el crecimiento económico al corto plazo no puede ser la excusa para relajar la austeridad. Los griegos (y otros países europeos como España, Portugal, Francia e Italia), han derrochado para mantener alto su gasto público y deben de contraerlo y poner las condiciones para que ahora sean C + I los que tomen las responsabilidad del crecimiento.

Y los acreedores 
Por el otro lado, el de los acreedores, aunque Francia es la más dispuesta a negociar y ceder ante Grecia y la Comisión Europea incluso se muestra dispuesta a desmantelar la Troika  en el marco de las negociaciones con el nuevo Gobierno heleno, el bloque más importante es el que lidera Alemania, ya que es el principal acreedor oficial de Atenas, además del mayor contribuyente de la UE.
Berlín, por el momento, mantiene firme en su postura: ni quitas ni incumplimiento de los acuerdos vigentes. Alemania estaría dispuesta a alargar los plazos de vencimiento y rebajar el tipo de interés, pero descarta aplicar una reducción nominal de la deuda e insiste en la necesidad de hace reformas y ajustes para que Grecia pueda crecer sobre bases sólidas.
El BCE, por su parte, advierte de que si Atenas y la Troika no alcanzan un acuerdo sobre la renovación del recate, cuya vigencia expira el próximo 28 de febrero, cortará la financiación a la banca helena, desatando el consiguiente corralito.
De hecho, la partida entre Grecia y el resto de socios recuerda, una vez más, al clásico juego del gallina: la competición de coches en la que dos participantes conducen un vehículo en dirección a la del contrario, y el primero que se desvía de la trayectoria pierde y es acusado de cobarde (gallina). El juego, básicamente, consiste en crear presión psicológica hasta que uno de los participantes se echa atrás.
Desde este punto de vista, Grecia desafía a Bruselas, confiando en que no será expulsada del euro, mientras que el Eurogrupo y, sobre todo, el BCE amenazan con desatar el caos (corralito y salida) para que Atenas se pliegue.
Veremos en qué termina esto, pero para mí por todas las razones expuestas: Tramposos, comunistas, mantenidos, y sobre todo sinvergüenzas, Grecia merece salir del euro y ser marginado del crédito como país apestado. Sólo así entenderán que el populismo no es la vía para sacar adelante a una nación.


Y nosotros, los mexicanos, debemos de aprender la lección: La prosperidad no depende de aumentar el gasto gubernamental, como aquí lo hemos hecho por décadas,  los empleos NO los debe de poner el gobierno, son parasitarios a la economía, y tampoco incurrir en déficits, y peor incurrir en ellos para pagar gasto corriente.

miércoles, enero 28, 2015

El Camino al Populismo Totalitario

En la mayor parte de los países del mundo, México, por supuesto, incluido, estamos rodeados de socialistas “light”, en cualquiera de sus variedades, los social-demócratas o los demócrata cristianos, en México, caen en el primer grupo el PRI, y algunas tribus del PRD, en la segunda el PAN. Como en España sería el PSOE y el PP.
Los Socialistas “light”, afirman aceptar el libre mercado y la propiedad privada, y en general, aceptan que los medios de producción estén en manos privadas, pero, muy importante, con la “rectoría” del estado, lo que implica, intervenciones continuas en los mercados “defectuosos”, para según ellos alterarlos y que cumplan con su sentido “social”. Si sólo eso fuera…
La realidad es que éstos socialistas light, para ganar las elecciones, ofrecen sinnúmero de regalos con cargo al erario a los votantes, entre ellos, el de darles empleo como “funcionarios”, ofrecen solucionar la vida de la cuna a la tumba, pasando por la educación gratuita e infinidad de “conquistas sociales y económicas”, que hacen creer a los votantes que no tienen que preocuparse, por su vida, papá gobierno tendrá la solución.
Los políticos socialistas “light”, cometen las mayores barbaridades económicas y sociales con tal de mantenerse en el poder en la siguiente elección. Así generan un terrible y fraudulento Esquema Ponzi, comenzando con déficit para financiar sus regalos y sus “funcionarios”, y siguiendo con el endeudamiento y la inflación. Así, poco a poco van colocando a sus países en una espiral de promesas incumplidas, (por qué no hay modo de cumplirlas), llevando a sus habitantes a un estado lamentable de dependencia, mediocridad y conformismo.
Con el tiempo es imposible seguir financiando esto, la acumulación sucesiva de déficits públicos los lleva a acumular deudas imposibles de pagar, lo que les impide continuar con su expansión, y lleva al inconformismo de la población.
Sobreviene la crisis económica recesiva derivada de la imposibilidad de cumplir con sus compromisos con sus acreedores, interviene el FMI para “rescatarlos”, en realidad a los que rescatan son a los tenedores de bonos de esos gobiernos Ponzi, y que impudentemente invirtieron en ellos. Y, les imponen medidas de austeridad, así fue en México de los 1980’s, en Argentina varias veces, en Venezuela, ahora en España, Portugal y, Grecia. La austeridad exacerba aún más la recesión ya que una gran parte de la actividad económica proviene del gasto público ahora contraído. Esta situación finalmente es capitalizada por los populistas (comunistas), llámese Syrisa en Grecia, Podemos en España, o Morena en México, que prometen lograr lo que los “light”, no pudieron, empezando por desconocer el endeudamientos contraído, declararse en suspensión de pagos, hacer “quitas” a su deuda, y meter al país en un estado de enfrentamiento con el resto de los países. Y continuar con el esquema Ponzi, de despilfarro irracional, continuar con la expansión de la burocracia, y de las “conquistas y derechos sociales”.
Les funciona inicialmente, como a los Krichner en Argentina, y posiblemente a Tsipras el radical comunista y populista político que ha ganado las elecciones. Pondrá a la gente muy feliz porque el derroche continuará…por un tiempo finito,
Como todo tiene un límite, como todo fraude Ponzi, por más que le hagan por más que hayan robado a sus acreedores, el flujo de nuevo efectivo para financiar el derroche se suspenderá. Y quedarán como los “light”, que tampoco pudieron, pero ahora vendrá una variante: La represión a sus ciudadanos, el totalitarismo para poder controlar al pueblo y el descontento generalizado. La dictadura, el aislamiento y el ostracismo del país serán el siguiente paso y último paso antes del colapso final. Y el país se encontrará en una situación terrible, sumido en la mayor de las pobrezas y desesperanzas.
¿Podemos evitar esto en México? Sí, podemos y debemos, empezar a crear una masa crítica en la sociedad que se oponga fieramente al estatismo, al populismo, y sus nefastos líderes mesiánicos como AMLO, que obligue a recortar el gasto público que baje los niveles impositivos que haga que la actividad económica privada prevalezca sobre la pública. ¡Si podemos!


viernes, enero 23, 2015

Miedo a la Deflación

El día de ayer nos hemos enterado de que el largamente esperado “Aligeramiento Cuantitativo” en la Eurozona será ya efectivo. Mario Draghi, el gobernador del BCE ha anunciado la compra mensual de €60,000 millones de bonos de deuda de los diferentes estados de la Unión Europea. La razón, justifican, es combatir la deflación, imperante en la Eurozona.
No hay nada que se tema, o mejor dicho horrorice a los gobiernos, sus acólitos los banqueros centrales y su cártel de bancos comerciales, y, por supuesto a los economistas del mainstream que a la deflación.
Sus razones más o menos van en la siguiente línea:
Cuando los consumidores se percatan de que los precios persistentemente caen, retraen su consumo. Se preguntan ¿Estará más barato el mes entrante? Y dejan de consumir, ahorran y esperan. Los economistas tan fijados en su tesis de la Demanda Agregada, se les baja el azúcar del susto porque se amenaza el crecimiento.
También las empresas, argumentan, posponen la compra de materias primas, esperando reducir sus costos, y retrasan las inversiones y el crecimiento de sus negocios y en consecuencia paran la contratación de empleados. Además, la facilidad que tienen en un régimen inflacionario de subir sus precios se desvanece, lo que según esto, hace más difícil tener utilidades. En este contexto, las empresas tienen que reducir sus precios si no quieren perder ventas y su participación en el mercado, lo que hace las cosas todavía peores.
Y el corolario del escenario sería: Menores Utilidades igual a menos dinero para los trabajadores. Los empleados no reciben los incrementos salariales esperados, cortan más su consumo, y aparece un círculo perverso, por eso le llaman la espiral deflacionaria.
Todos estos postulados son usados como justificación teórico para introducir prácticas inflacionarias por los Bancos Centrales. Es por esto que fijan una “meta” de inflación de los precios al consumidor de digamos el 2% y nunca lo hacen del 0%. Y, por esto,
Desde el punto de vista de todos los intereses comunes de los miembros de la sociedad, la cantidad de dinero en la economía es irrelevante. Cualquier cantidad de dinero tanto en el largo como en el corto plazo proporciona el servicio del intercambio indirecto, esto es, te cambio dinero por un producto o servicio en lugar de te intercambio mi producto o servicio por tu producto o servicio, el truque. Esta es la condición inquebrantable de cualquier reflexión sólida en cuestiones monetarias.
Y es el criterio más relevante cuando pensamos en lidiar con la deflación. A la luz de los principios razonados de los economistas clásicos, categóricamente podemos afirmar que la deflación no es lo que comúnmente se alega que sería: Una maldición para todos los miembros de la sociedad. Pero ¿Es esto cierto?
Un Poco de Historia
Aristóteles afirmaba que el dinero no es parte de la riqueza de una nación y que era simplemente un medio de intercambio que sustituía al inoperante trueque. En consecuencia los Escolásticos no gastaron mucho tiempo en pensar si era o no benéfico cambiar la cantidad de dinero disponible. Los economistas clásicos Hume, Adam Smith, establecían que el dinero ni es bueno para los consumidores ni lo es para los productores, y en consecuencia su cantidad es irrelevante. Más adelante Say, David Ricardo, Stuart Mill, Bastiat y Carl Menger le asignaron también la propiedad de almacén de valor, y lucharon por el dinero sólido.
Como consecuencia en el siglo IX tenía dinero mucho más sólido que en la actualidad. Sin embargo, para nada era perfecto, en primer lugar porque los gobiernos eran los únicos facultados para acuñar, intervinieron en su producción camuflándolo con el pomposo nombre de “bimetalismo”  (usar oro y plata), promovieron el sistema de reserva fraccionada lo que le dio más fondos al tesoro público y promovieron la creación de bancos centrales que junto con los bancos comerciales se constituyeron como un oligopolio, un cártel, del dinero. El resultado final fue usar dinero de papel, que obviamente se presta para introducir la inflación, es decir, emitir más papel a voluntad del gobierno aunque no esté respaldado por el oro. Así empezó la “pachanga” que hoy sufrimos todos.
La idea inflacionaria fue reforzada por los economistas de la época, Hume creía que la inflación podría estimular la producción, Adam Smith, creía que la inflación en la forma de expansión del crédito era benéfica siempre que estuviera “respaldada” con la correspondiente contraparte de bienes reales. Say también respaldó la expansión de dinero para hacer acomodaticio a “las necesidades del comercio”, Stuart Mill decía que el dinero sólido debía de tener valor estable. Estos errores en la concepción del dinero eran despreciables comparados con su idea central: La cantidad de dinero no depende de las cantidades de dinero. Pero, eventualmente, sus sucesores, infectados con el virus del estatismo, borraron la idea central, que fue la que triunfó en el siglo XX.
Hombres como Irving Fisher, Wicksell, Cassel y finalmente Keynes armaron una batalla sin tregua contra el patrón oro, Keyes lo llamó “Reliquia de los bárbaros” Les dieron por su lado a los economistas clásicos estando de acuerdo que la cantidad de dinero no depende de la cantidad de dinero, pero, agregaron, “en el largo plazo”. En el corto plazo, la imprenta, podía hacer “maravillas”, podría reducir el desempleo, estimular la producción (y financiar al gobierno, aunque esto nunca lo decían), cínicamente Keynes alguna vez dijo “En el largo plazo todos estaremos muertos”…
¿Quién podía rechazar este cuerno de la abundancia propuesto por Keyes? Nadie, y el patrón oro, el dinero sólido sucumbió ante éstos maniacos inflacionistas: La Reserva Federal cumplió el año pasado un siglo, y el dinero de papel, el dinero fiduciario o “fiat”, que por decreto usamos, ha producido enormes inflaciones, el dólar ha perdido 98 por ciento de su poder de compra, pero sobre todo ha producido muchas crisis económicas, muchas burbujas de auge seguidas por estallidos y recesiones. El dinero de papel respaldado por nada, ha cambiado de forma fundamental la estructura financiera del mundo. A principios del siglo XX, la mayor parte de las empresas se financiaban y crecían usando sus utilidades, los bancos tenían un papel subordinado, el crédito era complementario al ahorro. Hoy las cosas son exactamente al revés, gracias al dinero de papel, se ha creado un nivel de endeudamiento verdaderamente asombroso (y absurdo) es todos los niveles, desde los gobiernos con que financian sus déficit  y les faculta a crecer sin freno alguno, las empresas que les evita tener que formar capital y acumular riqueza, terminando en los individuos que ya no ahorran, viven del crédito, todo lo tienen, y todo lo deben, y lo van pagando…
Así el dinero fiduciario es el principal responsable del crecimiento desmesurado de los gobiernos, y es el fundamento de la amenaza totalitaria imperante en nuestros días.
Y muy importante, la inflación ni produce más empleo, ya he escrito aquí en este espacio sobre esto en La Inflación y el Empleo: La Curva de Phillips y la Estanflación 
 Así como lo es la inflación, a la que estamos habituados, la deflación es un fenómeno monetario, y como tal no afecta en un ápice los agregados de riqueza de la sociedad ni la importancia relativa de las unidades productoras de bienes o servicios. La deflación es la reducción de la cantidad de dinero y de los sustitutos del dinero (p. e. créditos) y provoca la caída de los precios de los productos y servicios, caída que puede ser dramática. Sin embargo, esta situación, aún siendo dramática no es una amenaza mortal para la sociedad.
Imagine que para mañana todos los precios se caen en un 50 por ciento. ¿Afectaría esto nuestra capacidad para alimentarnos, vestirnos, transportarnos? Ciertamente que no, la desaparición del dinero que provocó la caída en los precios ciertamente que no eliminó las cosechas, el número de pollos y vacas, la ropa en los almacenes, los trenes, aviones o automóviles que nos transportan. Todo esto sigue estando ahí. En una circunstancia de una deflación muy dramática existe mucho menos dinero en circulación que el que existía, y, en consecuencia no podemos vender nuestros bienes y servicios a los precios previos. Pero, nuestros bienes de capital, cosechas, ganado, medios de transporte aún están ahí, nadie las destruyó, la cantidad de dinero no destruye nada, sólo los precios. De esta forma, como todo está en orden, aún podemos tener como empresarios utilidades, éstas no dependen del nivel de precios, dependen de la diferencia entre el precio de venta y el precio que cuesta producirlos o adquirirlos. Cuando hay deflación ambos precios caen y en consecuencia la utilidad en términos reales, absolutos, se mantiene. Si bien es cierto que las utilidades nominales pueden decrecer, las más recientes valen más, entonces ¿Cuál es el problema?
Se argumenta que los consumidores retraen su consumo ante la expectativa de menores precios futuros, esto tiene varias explicaciones…
¿Quién no recuerda cuánto costaba una Apple II en 1981?, hoy con el equivalente de ese dinero puedes comprar, algo mucho mejor, o también comprar una tablet, por una fracción mínima de ese precio. Lo mismo sucede con otros artículos como pantallas, Blue Ray, autos, etc. Se siguen vendiendo aunque sus precios bajen , y han bajado con inflación ¿Vas a dejar de comer, ir a un restaurante, al cine si los precios bajan? Ciertamente que no.  Argumentan sobre los mercados inmobiliarios, y ahí sí el asunto es importante porque la gente le ha asignado a un bien de consumo duradero la categoría de inversión, y si los precios bajan, deja de serlo. Pero al menos en este mercado, los precios no deberían de bajar, la tierra es escasa, y la demanda por nuevas casas debiera de superar la oferta, y la clave está en “debiera”, la baja de los precios inmobiliarios tiene que ver con que se han construido más casas, en virtud de la expansión del crédito inflacionaria previa, que las que la sociedad demanda, los precios bajarán momentáneamente, y, si no se sigue insistiendo en reinflar, y seguir construyendo casas, algún día sus precios naturalmente por razón de mercado se estabilizarán, si, probablemente no subirán mucho, si se siguen construyendo casas para satisfacer la nueva demanda, mostrarán un equilibrio, y su posible aumento en el precio tendrá que ver con la mayor valoración subjetiva, por el lugar en donde están construidas, los servicios que la rodean, seguridad, etc.,  Pero insisto, las casas, no son inversiones, son bienes de consumo duradero.
Pero sí existe un cambio fundamental en la economía que trae consigo la deflación: Radicalmente modifica la estructura de la propiedad. Las empresas financiadas en base a créditos se van a la quiebra debido al menor nivel en los precios que no le van a permitir pagar la deuda contratada en la que incurrió cuando los precios eran elevados. También para las personas, aquellos que tenían hipotecas o créditos al consumo también irán a la quiebra debido a que sus ingresos monetarios han caído junto con la caída en los precios generales, como sus créditos permanecen a niveles nominales no podrán pagarlos y quebrarán. Tan sólo el intento de vender activos para liquidar los adeudos provocará una reducción adicional en los precios de éstos activos, tal y como lo estamos viendo con el mercado inmobiliario de EU, España, Irlanda, entre otros, haciendo aún más difícil llegar a acuerdos con los acreedores.
Otro punto importante es que bajo las condiciones actuales de dinero de papel, una gran cantidad de dinero se ha creado en base a créditos, es más, puede afirmarse que el dinero en nuestro sistema actual es crédito. Dinero creado de la nada por el sistema bancario en virtud del sistema de reserva fraccionada. Con la deflación este sistema se desmorona, cada firma, cada individuo que vaya al impago, a la bancarrota no sólo vulnera los activos del sistema bancario, hace desaparecer el dinero que fue creado de la nada. Con esto, la deflación regresa a la realidad.
Sin embargo, debemos de enfatizar que las bancarrotas, sin importar que tantos individuos o empresas estén implicados no afecta en nada el capital, esto es todo aquello que produce riqueza de la nación, ni tampoco afecta en nada los bienes de consumo duradero como las casas habitación, y en particular, éstas bancarrotas no previenen que pueda seguirse produciendo. Durante la bancarrota, existe la liquidación de activos así que otras personas tomarán cargo de las empresas liquidadas o usarán sus activos en otras. Esta es gente o empresas que para el momento de la deflación tenía dinero ahorrado y no tenía deuda. Desgraciadamente, después de más de un siglo de “pachanga” crediticia, las empresas e individuos con ahorro, son una mínima parte.
En síntesis, el punto verdadero de la deflación es que no oculta la redistribución que va de la mano con los cambios en la cantidad de dinero. Descubre y hace visible la miseria de mucha gente, para beneficio de igualmente visibles ganadores. Esto radicalmente contrasta con el esquema inflacionario que crea ganadores anónimos a expensas de perdedores anónimos. Por tanto, ambas, la deflación y la inflación son un juego de gana cero. Pero la inflación es subrepticia, es usada por los gobiernos de forma oculta para financiarse y quitar valor a su deuda, es por así decirlo el vehículo perfecto para la explotación de la población para arrancarle su riqueza sin que apenas se percaten a través de sus falsas élites gobernantes, mientras que la deflación implica un proceso abierto, transparente la redistribución se verifica conforme a la ley a través del procedimiento de bancarrota.
De esta forma hemos visto que no es la deflación inherentemente mala y que en consecuencia está muy lejos de ser evidente que la política monetaria prudente busque evitarla, o amortigüe sus efectos al precio que sea. Es cierto, la deflación crea una gran cantidad de perdedores, y muchos, la mayor parte de estos perdedores son gente inocente, trabajadora, que no ha sido lo suficientemente prudente para moderar la contratación de sus créditos y anticipar el evento deflacionario. Pero la deflación también crea muchos ganadores, y lo más interesante es que castiga a los “empresarios” mercantilistas que han lucrado con sus conexiones con aquellos que tienen el control de la producción del dinero fiduciario, esto es, con el gobierno.
Pero sobre todo castigará a los gobiernos, que han crecido de forma exponencial, con déficit, crédito e inflación, al igual que las empresas, en deflación con el dinero cada vez valiendo más, no podrán pagar su enorme deuda, y tendrán al igual que las empresas que quebrar ¿El Estado no puede quebrar? Sí puede, tendrán que liquidar activos, despedir burócratas, adelgazarse, y a esto, sí a esto es a lo que le tienen no miedo, terror.
Ciertamente que la deflación no es una especie de inversión de la inflación previa y que repara el daño hecho en las redistribuciones previas. Trae consigo un nuevo round de redistribuciones que se agrega a los rounds previos inducidos por la inflación. La conclusión importante es que toda política monetaria tiene efectos redistributivos. Si se estable la deflación y se combate re inflando esta política implica también una redistribución en la que habrá forzosamente ganadores y perdedores.
En consecuencia no existe racionalidad económica para establecer una política monetaria que sea una lucha ardiente y frontal contra la deflación en lugar de que la deflación siga su curso natural. Ninguna política monetaria beneficia en país alguno a todos sus pobladores: Siempre una parte de la sociedad sacará beneficio de la otra. Ningún servidor público leal puede de forma testaruda o visceral fijar una postura en contra de la deflación, y tampoco podrá invocar a la autoridad de la ciencia económica para respaldar su postura anti deflacionaria.
Pero existe un punto de vista final que amerita consideración y que es de hecho el punto decisivo de nuestro problema: Existen fundamentalmente dos opciones a seguir en la política monetaria, en la primera, la que hemos venido siguiendo, es incrementar la cantidad de dinero, la segunda opción es dejar de hacerlo. Ahora la pregunta es, si queremos seguir despedazando el valor del dinero hasta que colapse todo el sistema fiduciario, o, dejar que las cosas sigan su cauce. ¿Estamos conscientes del peligro que representa el colapso de todo el sistema financiero actual? ¿Qué falsos mesías emergerán?
Los japonenses empezaron con esta pachanga de los aligeramientos cuantitativos, siguen en recesión, los EUA, le siguieron con 3 rondas, finalizaron la tercera apenas en octubre pasado. El crecimiento actual de la economía tiene más que ver con la caída de los precios del petróleo, la reducción (deflación), de los precios de los energéticos, que con el QE iniciado por Bernanke, lo que sí infló fueron los mercados accionarios, que aparentemente no estaban muy caros, pero si se inspecciona con más cuidado, veremos que muchas empresas recompraron sus propias acciones y también participaron en el auge inducido por la Reserva Federal, y tuvieron utilidades financieras, no reales. Eso se acabó se quitó el caldero que inflaba. Pero ahora llegan los europeos al desquite para seguirle a la pachanga. En un vano intento de hacer lo que tienen que hacer: Reducir el tamaño de los estados, desmantelar el Estado de Bienestar, reducir impuestos, des endeudarse, y dejar que los hombres trabajen creen riqueza real y venga la prosperidad bien fundamentada, todo esto bajo un contexto de dinero sólido, respaldado con riqueza creada. Pero no lo van a hacer…



miércoles, enero 21, 2015

Descoordinación de Bancos Centrales

En la mañana de hoy enero 21, apareció la siguiente nota en Infosel  Financiero apropósito de la intervención de Guillermo Ortiz, exgobernador delBanco de México, aseguró que la divergencia de los bancos centrales (BC) añade mayor incertidumbre en la economía global.
Durante su participación en la edición 45 del Foro Económico Mundial  (WEF, por sus siglas en inglés) en Davos, Suiza, afirmó: “La  volatilidad como la nueva norma”. Igualmente, destacó que en las políticas monetarias optadas por los bancos centrales aumentan la  volatilidad en la economía.
 En ese sentido, citó como ejemplo la medida del Banco Nacional de Suiza, que decidió desaparecer el piso del franco frente al euro.
 Por otra parte, señaló que la comunicación entre los bancos centrales ha sido complicada, tomando en cuenta que las decisiones por las que optan están correlacionadas con los mercados, que deberían optar por  una mejor coordinación.
 En ese sentido, aseguró que a nivel global no hay ninguna coordinación entre los bancos centrales, lo que produce una mayor volatilidad.
 El también indicó que los  bancos centrales -además de mantener la inflación en su objetivo- deberían evitar la volatilidad en los mercados.

Hasta aquí la nota


 El 16 de enero publiqué en el post  Intervencionismo en el Mercado deDivisas El Franco Suizo CHF  en él reproducía las palabras de Von Mises,

“En los períodos especulativos del pasado, el sólo hecho de que los bancos centrales no trabajaran sistemáticamente en conjunto con los mismos objetivos era el mejor freno a la inflación monetaria. Con la enorme cohesión actual existente en las relaciones económicas, la expansión de la circulación en el crédito sólo será universal si es un fenómeno universal… Al actuar al unísono, los bancos centrales extenderían más la circulación del crédito de lo que hoy lo hacen, sin ningún miedo a que en consecuencia  de produjera una situación en la que se drenaran los fondos del mercado de dinero.”

Así que dejando a un lado el lloriqueo de Ortiz, es evidente que esta volatilidad es un freno a las prácticas de inflación monetaria en la que los Bancos Centrales quisieran tenernos.

En su prefacio a la edición de Teoría del Dinero 1952 Ludwig Von Mises escribe que: “Han pasado cuatro décadas desde la primera edición y el mundo ha pasado por múltiples desastres y catástrofes. Las políticas resultantes derivadas de estos desafortunados eventos han afectado también los sistemas monetarios de las naciones. El dinero sólido cedió ante el dinero fiduciario. Todos los países del mundo son azolados por la inflación y amenazados por la sombría prospectiva de un colapso total.”

Más adelante continúa diciendo que, “Las grandes inflaciones no son actos de Dios. Son hechas por el hombre o, para decirlo rotundamente hechas por los gobiernos. Son doctrinas derivadas de aquellos que asignan al los gobiernos los poderes mágicos de crear riqueza de la nada y hacer a la gente feliz al aumentar los ingresos nacionales. “

“Una de las principales tareas de la economía es derrumbar la falacia  inflacionaria que ha confundido el pensamiento de muchos autores y hombres de estado desde John Lae hasta Lord Keynes. No podrá darse la reconstrucción monetaria y la recuperación económica si se mantienen vigentes las fábulas sobre las bendiciones del “expansionismo” como una parte integral de las doctrinas oficiales y como guía de las políticas económicas de las naciones”.

“Ninguno de los argumentos derivados de principios económicos sólidos en contra del inflacionismo y expansionismo va a impresionar a los demagogos. A ellos, no les importa las consecuencias de sus políticas. Escogen la inflación y la expansión en el crédito no obstante que saben perfectamente que el boom o auge explosivo que crean es de muy corta duración y que inevitablemente sobrevendrá el reventón y el bache recesivo. Incluso podrá (refiriéndose al célebre dicho de Keynes) fanfarronear y despreciar los efectos a largo plazo, el repetirá, en el largo plazo todos estaremos muertos; y es sólo el corto plazo el que importa”.

“Pero la pregunta es, ¿Qué tan largo será el corto plazo? Parece ser que los políticos han sobreestimado considerablemente su duración. El diagnóstico correcto del estado presente de la situación es el siguiente: Se nos ha terminado el corto plazo y ya estamos viviendo las consecuencias del largo plazo que los políticos se rehusaron a tomar en cuenta. Los eventos se verificaron exactamente con fue pronosticado por los principios de la economía sólida, definida como ortodoxas por los neo-keynesianos.”

Finalmente reproduzco las siguiente palabras de Ludwig Von Mises, que ya las he escrito varias veces en este blog, y que están tomadas de su obra monumental “Acción Humana, un Tratado de Economía” escribe,

“Los movimientos similares a olas que afectan los sistemas económicos, la recurrencia de períodos de auge que son seguidos por períodos de depresión es el resultado inevitable de todos los intentos, que se repiten una y otra vez, de bajar la tasa de interés de los mercados por medio de la expansión crediticia. No hay modo de evitar el colapso final de una burbuja inflada por la expansión artificial del crédito. La alternativa es si la crisis se dejará venir pronto como resultado del abandono de seguir expandiendo el crédito, o, posponerla, para que se presente la catástrofe que involucre todo el sistema monetario de dinero fiduciario”.
“Aligeramiento Cuantitativo “ (Quantitative Easing), comprar deuda pública con dinero creado de la nada por el Banco Central, dinero que entrará al sistema y que nadie, pero lo que se llama nadie creó riqueza para adquirirlo, con trabajo y capital. No, simples golpes de tecla y se crean millones, ahora de Euros.
Veremos cuáles van a ser los resultados finales.
Yo, por lo pronto, estoy un poco más tranquilo que este último párrafo de Von Mises, no se dé, al menos en el medio plazo. ¡Ya hay descoordinación entre Bancos Centrales! Y esas, son buenas noticias.