lunes, octubre 01, 2018

La Realidad que Recibe López Obrador


Según el Diccionario de la Lengua Española,
La realidad es aquello que acontece de manera verdadera o cierta, en oposición a lo que pertenece al terreno de la fantasía, la imaginación o la ilusión. Lo real, por lo tanto, es lo que existe efectivamente.
Y esto lo escribo porque una de dos, o López Obrador es un ignorante, iluso, o, si no lo es,  es un demagogo.
La demagogia es una práctica política que apela a los sentimientos y las emociones de la población para ganarse su apoyo. A través de la retórica, el demagogo busca incentivar las pasiones, los deseos o los miedos de la gente para conseguir el favor popular.
Y vaya que si lo obtuvo, 30 millones de electores votaron por él, le creyeron.
El demagogo permite atraer las decisiones de los demás hacia los intereses propios a partir de la utilización de falacias o mentiras. La manipulación de la información, los datos fuera de contexto y las falsas dicotomías.
Aquí siempre revelamos que todas las promesas de campaña era simple demagogia, y lo reiteramos, y ahora, con su última declaración de que “México está en bancarrota”, vemos que quizá, tan sólo quizá, no es demagogo sino ignorante. El Señor que ahora es presidente electo, ignoraba el estado de sobre todo las finanzas del país con lo que se aventuraba a ofrecer barbaridad y media, que por cierto ahora, reconoce que quizá no las va a poder cumplir.
El objeto del presente post es presentar al lector, eso, que evidentemente desconoce López Obrador, o sí lo conocía, entonces con el único fin de investirse como presidente, le mintió a la gente y le ofreció lo que no podrá en los hechos, en la realidad darle.
Así que vayamos por partes.

México ya no es más un País Petrolero

Esto es muy importante, y aquí lo hemos también consignado. Con Fox, se llegaron a extraer 3,370 millones de barriles diarios, esto le permitió que casi la mitad del gasto público fuera sufragado mediante la monetización de la renta petrolera.
Sin embargo, el súper yacimiento Cantarell que era el principal responsable de esta producción prácticamente se ha secado, tal y como desde el 2009 advertimos en el post “Es Tiempo de Morir”.
En la gráfica, publicada en 2016 se estimaba  en 1,073 millones de barriles diarios, afortunadamente la caída no fue tan abrupta y hace un año la producción fue de 1,986 millones de barriles y en agosto que es la última cifra que consigna PEMEX en su página en Indicadores Petroleros, Producción de hidrocarburos líquidos fue de 1,840 y continúa bajando. 

Pero no es sólo la producción de petróleo, no menos importante es el precio del petróleo y este tiene un valor que es fijado por el mercado, la siguiente gráfica es la de los futuros del Petróleo (ligero West Texas) que se opera en el NYMEX.

Futuros del Petróleo en NYMEX
Que a Fox más que compensó la leve caída, y a Calderón le llegó a tocar los máximos históricos en julio de 2008 en $ 147.22 USD/brl que luego se desplomaron por la crisis económica de las hipotecas “subprime” hasta 32.46 en diciembre también de 2008.
Peña Nieto tuvo al inicio de su mandato una cotización más o menos estable que variaba ente 100 y 77 USD/barril. Hasta que a partir de julio de 2014 empezó un mercado bajista que llevó los precios hasta $26.02 en febrero de 2016, luego tuvo un ligero repunte hasta $ 49 en diciembre de 2016.
Afortunadamente ha continuado su recuperación y actualmente cotiza en $ 73.51/Barril.
Acompañado al precio del petróleo está la gasolina, la siguiente gráfica es de los futuros de la gasolina también en el NYMEX.
Futuros de Gasolina Premium en NYMEX
Que también muestra una importante recuperación.  Y desde los $ 89.6 a los $208.93 actuales, significa un 133.18% de incremento.
El otro punto importante es el Gasto Público en general y el Gasto Corriente, en donde están los sueldos de la burocracia y los “programas sociales”.
Gasto Corriente
El mantenimiento de este Gasto Corriente es lo que llevó a EPN a elaborar la “Reforma Fiscal” primero, totalmente, como sabemos recaudatoria, y a endeudarse, como que queriendo imaginar, que más adelante se podría arreglar la compleja situación en la que se encontraban las finanzas públicas, y, ante el miedo de hacer recortes sustantivos en el gasto corriente, recortaron sólo el gasto de inversión, que sólo al cierre de 2017 tuvo una caída de 36.7%, así que, decidieron endudarse.

Como escribí en el Post, aquí mismo ¡Cuidado con la Deuda Gubernamental!

El gobierno se financia con deuda debido a que sus ingresos tributarios, y en el caso de México agregamos los ingresos petroleros no son suficientes para cubrir sus gastos. Pero ¿Por qué se endeuda en lugar de recortar sus gastos, o bien aumentar los impuestos?
A la gente no le gusta pagar impuestos. Y, al mismo tiempo les encanta recibir beneficios financieros del gobierno. A su vez, a los políticos les fascina hacer que la gente sea feliz dándoles dinero directa o indirectamente. Todo lo “gratis” que supuestamente nos dan, más todos los subsidios, eso por una parte, y por la otra mantener a la burocracia feliz con sus “Conquistas laborales”, sus prebendas, sus jubilaciones, y, sobre todo con un salario y empleo seguros aún en tiempos de crisis. De esta manera se aseguran que van a mantener el poder político, van a ganar las elecciones.
Y aquí está el meollo del asunto: Desde el punto de vista electoral la deuda es de lo más atractiva, por eso, MORENA y los partiditos de la izquierda se lanzan con spots atacando la recién alza de impuestos, ellos lo que quieren es déficit público que significa deuda, ya que no creo que sean capaces de recortar el gasto corriente de la burocracia. Así podremos ver a un AMLO criticando el alza de impuestos, pero por supuesto que no dice como le haría para no incurrir en déficit, aunque en realidad, eso no le importa, para eso están los bonos.
Y es que los bonos, son una maravilla: El gobierno puede financiar todos sus desfalcos y tonterías sin necesidad de incrementar los impuestos. El electorado entonces disfruta de todos los beneficios, de todo los “gratis”, o subsidiado sin tener, en apariencia, que pagar por ello, es decir, lo “gratis” si parece “gratis”.
Los contribuyentes sólo tienen que pagar una mínima porción del dispendio: Los intereses, mientras que la redención de la deuda se le trasfiere a las generaciones futuras.
Y así las cosas, subió la deuda… 
Deuda Pública de México, incluyendo sus Empresas Productivas y Banca de Desarrollo
Hasta el valor actual de 10.88 millones de millones de pesos, que representan el 47% del PIB.
La deuda neta del sector público federal al cierre de 2017 incrementó 4.1% frente al cierre de 2016, cuando se reportaron 9.6 bdp, este concepto contempla los compromisos financieros del gobierno federal, de las empresas productivas del Estado (Pemex y CFE) y de la banca de desarrollo (Banobras, Bansefi, Bancomext, entre otros).
El crecimiento acumulado en los primeros cinco años de esta administración es de 41%. Originado, como hemos visto por la caída tanto en la producción como en el precio del petróleo lo que dejó un enorme boquete en la finanzas públicas.

El Endeudamiento Dejó de ser Opción

El endeudamiento dejó de ser opción, puesto que las calificadores de Riesgo Soberano: Standar & Poor’s, Moodýs y Fitch que mantienen a México en la categoría de Grado de Inversión, advirtieron a México que su nivel de endeudamiento ya había llegado al límite razonable y manejable en los términos de sus ingresos y de posibilidades de servicio de la deuda y más porque fue utilizada no para gasto productivo, o de inversión, que pudiera generar flujo para su pago, sino para lo peor: Pagar gasto corriente y “gasto social”, es decir, dinero que se esfuma.
La siguiente gráfica muestra el costo del servicio de la deuda pública en miles de millones de pesos.


En el 2017 este gasto fue de $ 533,351 miles de millones de pesos, el más alto en 10 años.
Sin embargo, debo recordarle al lector que el mundo vive financieramente bajo condiciones atípicas originada por la crisis de 2008 que ha mantenido los intereses a niveles excepcionalmente bajos, es más, ridículamente bajos, y , para México la calificación de Grado de Inversión que le ha permitido disfrutar de intereses bajísimos para el servicio de su deuda.
Así mientras que en el 2006 el costo de los intereses era de 2.6 % del PIB, hoy apenas ha subido a 2.8% a pesar del incremento de 131 % en la deuda en ese mismo periodo.

Los Intereses han Empezado a Subir

El problema es que los intereses han empezado a subir, la Reserva Federal ya la semana pasada los incrementó a 2-2.25% y vienen como muestra la gráfica de la FED de prácticamente cero, hasta principio de 2016 empezaron tímidamente a repuntar. Sin embargo, la inflación comienza a sentirse en EU y con ello, tal y como advirtió la FED habrá más aumentos antes de terminar el año.
Tasa Efectiva de Créditos de la Reserva Federal de EUA
Y al aumento de los intereses a nivel global, puede también venir la baja en la calificación de Riesgo Soberano por parte de las calificadoras que he enlistado. Una baja en la calificación, además del incremento en el monto de los intereses, peor sería que nos quitaran el grado de inversión, en ese caso, por ley, muchos miles de millones de USD invertidos en bonos Méxicanos tendrían que ser vendidos puesto que a muchos fondos de inversión les está prohibido invertir si no se tiene el grado de inversión.
Suponiendo que no nos quitaran el grado de inversión, cada punto porcentual de incremento en los intereses equivale a poco más de 100,000 millones de pesos. Algo así como las becas a Ninis, o el Tren Maya. Y ni que decir de las Refinerías, habría que ver si pueden endeudarse para su ejecución.
Es bastante realista esperar que para 2020 los intereses de la FED de Referencia, el de la gráfica, llegue a un 4%, y para 2021 quizá a un 5%, esto son tres puntos porcentuales más que los actuales, pero extrapolado a bonos mexicanos el aumento sería del doble, esto es de aumentarían 4 a 5 puntos porcentuales, lo que como hemos escrito significan entre 400,000 a 500,000 millones de pesos ADICIONALES, a los $ 533,000 millones actuales, esto es llegaría a $ 1,000,0000 millones, seco una cuarta parte de los ingresos del gobierno.
Y esa cifra, es sólo por efecto del aumento en los intereses, no quiero ni pensar si el endeudamiento neto se incrementa por las obras de infraestructura como las refinerías, el tren maya, que ha propuesto AMLO. Esto fácilmente pondría en peligro el grado de inversión, y entonces los intereses subirían aún más por el incremento del Riesgo País, con lo que México tendría que acabar pagando, no sé, quizá unos 1.5 millones de millones de pesos por servicio de la deuda.
Nos quedaríamos como se dice “Hablando solos…”, o “Colgados de la brocha” y con una crisis económica muy semejante a la de los 1982’s en adelante.

Los Hidrocarburos de “Administración de la Riqueza” a Severo Problema

Así que, regresando a la situación previa próxima y actual,  no quedó de otra a EPN y a su secretario de Hacienda Meade de decreatar el  “Gasolinazo”, en donde el IEPS que se cobra a cada litro de combustible se incrementó notablemente.
Esto lo reiteramos durante la campaña, cuando AMLO afirmaba que “iba a bajar el precio de las gasolnas”, que por supuesto, tal y como ahora, que ha dejado de ser el boracho y se convierte en el cantinero, notifica que va a continuar, “ajustándolo a la inflación”, lo que aún así es incorrecto, ya que el precio de la gasolina, depende también de la cotización de la paridad Dólar – Peso USDMXN cuya gráfica sigue (mensual).
Paridad Dólar-Peso (USD-MXN) Gráfica Mensual

Así aunque en este momento el MXN, se recupera de los altos valores a los que llegó recientemente, originado por la posibilidad de que sí pueda firmarse el TLC incluyendo a Canadá, esto pudiera muy fácilmente revertirse, por ejemplo cancelando el NAIM, o cancelando en todo o en parte los contratos de la Reforma Energética, lo que pondría al país en una situación en extremo difícil.
Que el precio del petróleo repunte, ya no es tan bueno para las finanzas públicas de México, es más, me atrevería a escribir que es malo.
Al comenzar la administración de Peña, en el 2013, el volumen promedio diario de la gasolina importada era de 358 mil barriles, lo que representaba el 45 por ciento de las ventas totales de gasolinas que realizaba Pemex.
El promedio de los primeros ocho meses de este año indica una importación media diaria de 594 mil barriles, 65.9 por ciento más que en 2013.
De cada 100 litros de gasolina que vendió Pemex este año, 76.9 litros son importados.
Así que, como país, los dólares que ganamos por exportaciones de crudo los perdemos por las importaciones de gasolinas y de otros petrolíferos, al grado de que ya somos ampliamente deficitarios en hidrocarburos.
En los primeros siete meses del año, las exportaciones petroleras de México fueron de 17 mil 823 millones de dólares.
Para el mismo lapso, las importaciones petroleras totales (principalmente gasolinas, diesel y gas) ascendieron a 30 mil 419 millones de dólares.
Es decir, tuvimos un déficit de 12 mil 596 millones de dólares.    
Si sube el precio del petróleo, mayor será el déficit y más comprometida quedarán las finanzas del país.
Y, por supuesto, no va a ser “la inflación interna”, la que fije el precio de los combustibles. Sino los precios internacionales de los combustibles y la paridad, que son totalmente impredecibles.
De este modo, la “Adminsitración de la Abundancia” de José López Portillo, es hoy, un problema enorme que López Obrador tendrá que enfrentar.
Así que otra vez mostrando su ignorancia, él y su séquito de secretarios de estado de 4ª. Realmente no sé qué harán, pero es claro que se sacaron “La Rifa del Tigre”.

Subir Impuestos Empeoraría la Situación

Como Morena y López Obrador son de izquierda, probablemente le hagan caso a Gerardo Esquivel, que es hoy subsecretario de egresos de la SHCP, y que está obsesionado con los ricos, y la “terrible desigualdad”,(estuvo en Oxafam), para tratar de cargársela a los ricos, a las empresas, aumentando el IVA, no sé si ahora sí ante la premura a alimentos y medicinas, pero seguramente sí al ISR de las personas morales y físicas, con lo que acabarán de sumir al país en una terrible recesión…
Ignorarán que en otros países, el ISR a las empresas es como se muestra en la tabla que sigue:
Tasa de ISR a Empresas
Con esos países tenemos que competir por la inversión, además debe aclararse que ojalá México pagara 30% de la tasa nominal, en realidad es mucho más: Debe agregársele el 10% del PTU (Reparto de utilidades), las Prestaciones Sociales, esto es IMSS, INFONAVIT, Afore, que gracias a la Reforma Hacendaria de EPN-Videgaray no es deducible, así que efectivamente merma la utilidades, también limitaron la depreciación de activos (la inversión) con lo que la tasa efectiva de ISR para las empresas mexicanas debe de rondar por el 42% más alta incluso que la de Argentina, y eso compárese con la tasa efectiva que deben de pagar en EU que sería como del 15% la pregunta entonces será ¿Quién demonios va a querer invertir en México? Y eso es ¡Ahora!, no quiero ni pensar si suben la tasa en un intento desesperado de hacerse de recursos.

El índice Global de Personal Ocupado en los Sectores Económicos (IGPOSE) mide en un solo dato estadístico las variaciones del personal ocupado en cuatro sectores: la construcción, la manufactura, el comercio y los servicios privados. En julio del 2018 este nuevo índice registró un crecimiento de apenas 0.1% a tasa anual, esta situación implica que las necesidades de capital humano de las empresas no han crecido de manera significativa durante un año. Y esto es debido a lo que tanto hemos insistido aquí: No hay inversión productiva en bienes de capital, y no me refiero a la del gobierno, que tampoco la hay, la principal fuente de empleo en este país son la PYMES, y esas, no pueden crecer, el gobierno les impide crecer, no pueden ahorrar y, en consecuencia formar capital para después invertirlo, y es que para ellas es la única forma de hacerse de recursos para invertir, los préstamos bancarios quirografarios son prácticamente inexistentes para la PYMES, los créditos limitados tienen tasas de usura, debido al gran riesgo que representa, debido a esto un micro empresario si quiere crecer se echa la soga al cuello con tasas que van del 25 al 40 por ciento, o bien si puede, poner de garantía sus bienes familiares como su casa y obtener una hipoteca para poder acceder a tasas menos depredadoras, un 9 a 10 %. Es evidente que pocos lo van a hacer, por esto no hay crecimiento, las empresas son las mismas que hace 20 años, sus crecimientos muy limitados y, en consecuencia la demanda de nuevos empleos es muy baja.
Esta es ni más ni menos la realidad de país que toma López Obrador. Esta prendido de alfileres, y es muy fácil que López Obrador los quite.
Estará México en una situación económica muy difícil muy semejante a la que enfrenta Macri en la Argentina.






sábado, septiembre 22, 2018

¿Quieren Percibir Más Por Su Trabajo?


Todo el mundo se queja de lo bajo de los salarios en México. Los políticos para supuestamente subsanarlo andan planteando emitir leyes o decretos para subir el salario mínimo, para supuestamente alegrar (le dicen activar) la Economía interna aumentando el consumo. ..
Mala idea, muy mala idea, desconocen de Economía,  no se ponen a pensar que la producción, y sobre todos los bienes de capital son exactamente los mismos, en consecuencia, si existe más dinero y el mismo número de bienes y la misma productividad (asociada a los bienes de capital), los precios irremediablemente subirán. En efecto, al aumentar los salarios, los empresarios repercutirán en sus precios el aumento, y pronto tendremos una inútil carrera de salarios contra precios, en la que, históricamente, siempre han perdido los salarios, de esta forma los trabajadores no mejorararán y por el contrario quedarán peor que antes del arbitrario decreto. Esto, por supuesto, no es nuevo, lo han experimentando en incontables ocasiones, y aún así insisten, porque los votantes votaron por estar mejor económicamente.
Pero no se puede estar mejor por decreto, ni por leyes, ni por más que la Constitución exprese que el salario debe ser remunerador, son sólo buenas intenciones, las leyes no pueden (ni deben) alterar la Economía, si lo hacen, la propia Economía se las cobrará con creces.
Pero, entonces, ¿Por qué en México los salarios son tan bajos?
La respuesta es muy simple, porque la productividad es también muy baja. Podremos trabajar muchas horas, echarle “muchas ganas”, pero la productividad sigue baja, y si la productividad es baja el PIB es bajo.

PIB PER CÁPITA


Este resulta de dividir el Producto Interno Bruto entre el número de habitantes, con esta cifra el Banco Mundial crea un comparativo entre países.
De acuerdo con este comparativo en el año 2000 México tenía el lugar número 69 un PIB/cápita de $5,080 USD/habitante, entre un total de 208 países, superando a todos los países latinoamericanos, excepto Puerto Rico. Para el año 2017 ocupa el lugar 71 con 8610 dls/habitante, entre un total de 189 países y es ahora superado por los siguientes países de Latinoamérica: Costa Rica, Argentina, Panamá, Chile y Puerto Rico. Para poder comparar la evolución de un país en el tiempo, debe expresarse la cifra en USD constantes, esto es en términos reales, de este modo, los 5080 dólares de 2000, equivalen a 8022 dólares de 2017.

Lo cual indica que el avance per cápita real en los últimos 17 años, ha sido de, 8610 - 8022 = 588 USD.
¡Un ridículo 7.3% en 17 años transcurridos!  Que en términos anuales es un 0.431%.

De esta forma el crecimiento del PIB que en estos últimos 20 años ronda entre el 2 a 2.5 por ciento, en realidad por habitante es un miserable 0.413%.
Por esto, los salarios no han crecido, si el PIB no crece, tampoco podrán hacerlo los salarios.
La siguiente gráfica compara el PIB per Cápita en USD para diferentes países.
Aquí es relevante hacer notar que Japón, prácticamente permaneció constante, esto se debe al envejecimiento de la población y su baja tasa de reemplazo, es un país estancado. En cambio China, y Sur Corea han tenido crecimientos importantes. Y, en occidente destaca EUA a pesar de la recesión de hace 10 años.
Así que si quieren percibir $ 8 USD/hr y hasta $16 USD/hr como es el salario mínimo de EUA, bueno pues tendremos que tener un PIB per cápita de $ 58,270 USD/hab. Nuestra cifra es $ 8,610 USD/hab así que es 6.78 veces menor. ¿Quieren ganar más? Pues tendremos que incrementar esos $ 8,610 USD. Y enfatizo, eso no se incrementa creando leyes o decretos. Si lo hacen, producirán inflación y quedaremos peor.


La siguiente gráfica muestra la Productividad de México, no está actualizada a 2017, me quedo 3 años atrás, pero les garantizo que en esos tres años no ha hecho más que caer.

Así ¿Cómo es que quieren ganar más?
No es con “programas sociales”, como vamos a aumentar la productividad y en consecuencia el bienestar de todos los mexicanos. En eso, se nos ido, millones de millones de pesos que si se hubieran destinado a la creación o mejoramiento de bienes de capital, este país sería mucho muy diferente.
Vean como China aumentó su PIB per cápita de 840 USD/hab. A 8,690 USD/hab. Un poco mayor que México, sólo que ellos tienen 1,200 millones de habitantes, por lo que el crecimiento de su PIB, y en consecuencia de su productividad ha sido impresionante.
Los latinoamericanos en general y México en particular,  no hemos podido entender que la razón de la prosperidad es la productividad, y muchos confunden la productividad con actitud, voluntad para trabajar mucho, pero eso es parcialmente cierto, la productividad se incrementa sólo con la inversión en bienes productivos, en aquellos que generan una utilidad, esto es, riqueza, y en el capital humano es decir conocimientos, conocimientos útiles, por supuesto, no cualquier conocimiento es útil. Esas son las razones que nos pueden hacer crecer económicamente, insisto, que crezca el PIB originado en el concepto de Hayek  “Del Crecimiento de la Frontera de las Posibilidades de Producción”, esto es que haya más negocios de todo, y muy importante que cada uno de ellos sea moderno, productivo, esto es que exista INVERSIÓN, pública y privada, pero sobre todo esta última. Sólo así podremos emular a Corea,  China, o otros países que no se muestran en la gráfica como Singapur, Nueva Zelandia, Hong-Kong , Irlanda, Estonia, que son los únicos países que salieron de pobres y hoy son ricos en los últimos cien años.
Pero no podemos entender esto, nuestros gobernantes no pueden entender esto, nuestros economistas, educados como marxistas - keynesianos  no pueden entender esto.  Y esto no lo hemos podido entender desde que nos independizamos de España, o Portugal, seguimos creyendo en que un mago, un hado, un Mesías, vendrá a redimirnos de nuestra pobreza, que son las “oligarquías transnacionales” las que nos tienen jodidos, que no podemos permitirnos crecer con desigualdad, que hay que crecer con igualdad, y que la riqueza, tan exigua, tan limitada que es, debe de ser “redistribuida” entre los pobres.
La idea popular, parece ser que un caudillo-Mesías será el que nos saque de jodidos y muy pero muy importante, sin tener que trabajar, ahorrar, estudiar, y por supuesto, ignorantes en economía, sin tener que invertir en bienes de capital, en más generadores de riqueza. No, el caudillo – Mesías, nos sacará del subdesarrollo, por ensalmo, por magia y claro, combatiendo la desigualdad.
Tan esto es cierto, que hemos tenido un desfiladero de Caudillos: Anastasio Somoza, Juan Domingo Perón, Fidel Castro, Luis Echeverría, López Portillo, Salinas de Gortari, Hugo Chávez, los Kirchner, Evo Morales, Daniel Ortega, Lula da Silva, Rouseff,  Rafael Correa, Bachelet  y similares que escapan de mi memoria en nuestros días, y todavía creemos que el siguiente aspirante a caudillo como el hoy presidente electo  López Obrador, nos dará esa riqueza que se nos niega sin tener que educarnos y producir un alto valor agregado, sin tener que “redistribuir” la escasa y casi nula riqueza de nuestros países, sólo para combatir lo que les obsesiona, la desigualdad.
La desigualdad, que es natural en el proceso de la creación de la riqueza, Marx lo entendió bien, pero las consecuencias las interpretó mal, en su Manifiesto del Partido Comunista (1848) que es una descripción insuperada de la fuerza creativa de "la burguesía", que "no puede existir sino a condición de revolucionar incesantemente los instrumentos de producción". Ello a causa del elemento distintivo del capitalismo (palabra que Marx no usaba) u “orden burgués”: la competencia económica como medio para enriquecerse. Donde otras “clases dominantes” usaban la fuerza, la burguesía usa su capacidad de producir más eficientemente. Por ello, “la burguesía ha cumplido un papel altamente revolucionario en la historia”, multiplicando la riqueza pero, a juicio de Marx, acumulándola en cada vez menos manos. Este fue su gran error, que lo llevó a profetizar el pauperismo masivo y la inevitable revolución comunista. Es decir, para Marx, la productividad es la fuerza que usa la burguesía para la "dominación". No es pues de sorprender que estas ideas estén firmemente afianzadas en las mentalidades de los caudillos gobernantes. De nuestros gobernantes, por esto, permanecemos estancados, con un muy bajo incremento en el PIB per cápita, como nuestro raquítico 0.431 % .
Todos estos caudillos, presentes en Latinoamérica, comparten varias cosas en común, la principal es que están convencidos, por su formación comunista,  de que es la “desigualdad” el problema a vencer para poder otorgar la “justicia social” a todos los ciudadanos, recordemos el concepto de Marx “acumularse cada vez en menos manos”, concepto que además les conviene por el sentimiento natural de envidia de la gente, nos dicen que no es posible permitir el crecimiento con palabras más, palabras menos “lastimosa y vergonzosa” desigualdad y así la emprenden con programas “sociales”, reemplazan la creación de empleos productivos con empleos en la burocracia, como el dinero nunca les alcanza para pagar el gasto corriente siempre en expansión, hacen “Reformas Fiscales” para expoliar más al sector productivo, esto es para prevenir que la riqueza se concentre en “cada vez menos manos”.

La Austeridad de AMLO 

Es encomiable el proyecto de AMLO de austeridad, no puedo sino congratularme de ponerle un hasta aquí a la expansión del gasto corriente, y aún más su probable disminución en lo referente al rubro de “servicios personales”, esto es la nómina, y de todos los lujos, prebendas y canonjías  que disfruta la burocracia. Sin embargo, lástima que sólo se trate de una reasignación del gasto, lástima que lo ahorrado por un lado será dilapidado por el otro, lástima, que en lugar de bajar drásticamente el “gasto social”, para hacerlo más puntual y que llegue sólo a los que realmente necesitan de una ayuda, se amplié, se expanda.
En la mente de López Obrador no entra el preocuparse por fomentar la inversión, como todo buen político, y más mesiánico como es, lo que quiere es allegarse votos, que la gente identifique claramente que es él y sólo él, el gobierno a cargo de su partido Morena el que les proporciona los recursos. Clientelismo político para decirlo simple y llanamente. Lo pobres son el mejor negocio de los políticos por que establecen una relación de dependencia  y que, supuestamente los perpetúa en el poder. Sin embargo, este razonamiento falla: Fue la estrategia de PRI, y también la del PAN y vean la vapuleada que les dio Morena el pasado 1 de julio. Y es que la realidad acaba pesando. Y la realidad es, que por más programas “sociales” que se diseñen y ejecuten, que además son terriblemente ineficientes ya que una gran parte del dinero se va en corruptelas y administración y poco finalmente les llega a los beneficiados no aportarán nada al crecimiento del PIB, no aportarán nada al Crecimiento de las Posibilidades de Producción, esto es a la inversión en bienes que generan un flujo de efectivo y que son los responsables de la generación de empleos.
Así que caudillos van y vienen, como el actual AMLO que finalmente llegó al poder después de pasarse 18 años en campaña criticando la falta de crecimiento económico, en lo cual tiene razón, pero atribuyéndolo equivocadamente a la conducción “Neo Liberal”, de la economía, esto es, plantea que deberá ser el estado y no los particulares los responsables de sacarnos de este estancamiento ancestral. Sin embargo, poco podrá hacer con sus ideas de aumento en el gasto social y sus obras de infraestructura de muy dudosos beneficios, como el tren Maya, y sus refinerías.
 No podemos aprender cuales son las razones de la riqueza, no podemos imitar a países como Corea del Sur, Singapur, Nueva Zelanda, no, tenemos que imitar a países fiscalmente fracasados como España, Italia, Grecia, Francia, que con su socialismo y su Estado de Bienestar tienen a sus respectivos países empinados, y en una situación tan difícil. Surgen nuevos caudillos como en España Pablo Iglesias, el Hugo Chávez –AMLO, español que tienen según él la solución a los problemas de España y que es muy simple subir los impuestos al 80%, lo que lanzará seguramente, de salir electo a España al precipicio de crisis en la que ya están pero caerán mucho más profundo.
 La gente seguirá votando por aquellos que prometen remedios milagrosos, que prometen enderezar la economía a base de leyes, de reglamentos, de burócratas, de dádivas con cargo al erario, por qué ellos les “suenan” y sus populistas propuestas resultan muy agradables a la masa, a la irracional masa, a la desesperada masa que lo que quiere es el cambio, que vota por propuestas económicamente ridículas,  y siempre anti capitalistas, anti productividad, y no sabe que con su voto está hundiéndose más, que se están poniendo la soga al cuello, aunque también, porque en nuestros países no existen alternativas, todos los partidos, todas las opciones para la democracia son socialistas con distintos grados de tiranía, todas luchan por la igualdad. Y sí, para allá vamos a ser todos iguales, pero pobres. 
Seguiremos votando y encumbrando caudillos, seguiremos improductivos, y en consecuencia, seguiremos pobres, ganando menos, trabando más, y eso si es que podemos encontrar un empleo que nos permita trabajar. Que al menos haya alguien que tenga a bien “explotarnos”, estaremos felices de ser explotados, porque al menos tendremos un sueldo que nos permita mal comer, y mal vestir. Y nuestro PIB per cápita sin variación alguna, y el “Pueblo” que encumbra ignorantes quejándonos de los bajos salarios.
Así será hasta el final de la historia. México es un país condenado a la mediocridad y está muy difícil que podamos salir de ella, si se sigue votando por caudillos “hadas madrina”.



lunes, septiembre 10, 2018

Por qué México NO CRECE ... Ni Crecerá




El principal problema de México es el bajo crecimiento, de él derivan muchos otros problemas. Para entender por qué el país no crece lo suficiente y no se crean empleos debemos entender ante todo que el crecimiento económico y la generación de empleos se debe a la actividad productiva, es decir que simple y llanamente depende de las empresas, y en consecuencia de los empresarios, y por empresario entiéndase desde el que pone una taquería, una papelería, una tiendita de alimentos, hasta los que ponen una aerolínea, un hotel, una fábrica de automotores, todos tienen en común exactamente los mismo: Invierten su capital, para obtener utilidades. Una persona (física o moral) que posee capital tiene básicamente tres opciones para obtener una renta: Invertirlo en los mercados financieros, que va desde inversión en instrumentos de deuda gubernamentales CETES, o privados bonos, o fondos de deuda, o la Bolsa de Valores; invertirlo en algún bien raíz que le proporcione una renta, y tercero, y finalmente invertirlo en algún negocio. Todas estas opciones virtud de la globalización no necesariamente van a ser en México, siempre hay posibilidad de que invierta en la bolsa de Nueva York, compre bonos del Tesoro de EU, compre un condominio en Miami, o ponga un negocio en algún país del mundo. Esto es importante por que se contrapone con la visión aldeana de la Economía de López Obrador, lo que le impide comprender que hay otros lugares en donde colocar el dinero.
También es cierto que el gobierno no crea empleos, en todo caso crea burocracia que no producen riqueza, sólo se requieren para mantener el funcionamiento del Estado y sus salarios se pagan utilizando impuestos, en México debido a que existen importantes segmentos de la economía vedados a la inversión privada se tienen empresas paraestatales que si crean empleos y además lo hacen de privilegio resultando en empresas poco productivas que inciden dañando la economía del país. Además, es obvio que estas empresas ya de por si ineficientes, y con exceso de personal, ya no es posible aumentar en forma significativa ni su crecimiento ni el número de empleos que en consecuencia se puedan generar. Por tanto, la conclusión importante de todo esto es que el gobierno no puede ni hacer crecer la economía ni crear empleos, por una razón muy sencilla: Por que el crecimiento y los empleos son resultado fundamentalmente de la inversión privada, local y extranjera, y ningún gobierno, ninguno que quede claro puede obligar a un empresario a invertir primero productivamente y luego en este país.
En un estudio estadístico que realicé desde 1994 referente a cuantificar que cantidad de inversión se requiere para crear un empleo formal me encontré que la cifra es de alrededor de 30,000 dólares/empleo, y por tanto, se requieren 30,000 millones de dólares anuales de inversión para crear un millón de empleos formales que se requieren para dar empleo a los jóvenes que se incorporan cada año a la PEA. Esta cifra no es menor, y es evidente que ni el gobierno, ni los empresarios locales tienen disponible esta cantidad de dinero por lo que es evidente que necesitamos que la inversión extranjera directa tenga un papel protagónico en la inversión.
Y, aquí viene la pregunta importante ¿Por qué yo empresa que fabrico el producto X o quiero construir un hotel Y, voy a invertir en México? ¿Por qué en México?, y no en China, o Guatemala, o Colombia, o Brasil, o Rep. Checa, o Polonia, o Hungría, o Vietnam, por listar solo algunos de los posibles competidores de ese dinero, por qué es lo primero que debemos entender, existe competencia (que horrible palabra) por capitales productivos. Esos capitales productivos en tan sólo 6 años han permitido a 450 millones chinos pasar de la pobreza a ser una clase media, han permitido a 7 millones de irlandeses pasar de la pobreza a ser ya no una clase media, sino un pueblo pudiente con un ingreso per cápita medio mayor a 35,000 dólares anuales, superior a la media de Francia, Inglaterra y Alemania. Poca cosa ¿no es así?
Por consiguiente, la pregunta más importante es: ¿Qué es lo que determina que una empresa quiera invertir en un país? Y conocida la respuesta, ¿Qué podemos hacer para que esa condición se cumpla lo mejor posible? Estas son las preguntas que todo gobierno que quiera que su país progrese debiera hacerse, sin embargo, el mexicano encerrado en su propio mundo, tiene sus propias respuestas que no se apegan a la realidad de las cosas en un mundo globalizado.
Pues bien, más que los ingresos o volumen de ventas por si mismas la razón que mueve al empresario es siempre las ganancias, y éstas se obtienen deduciendo a los ingresos los costos totales, y aquí esta el meollo, la parte medular, esencial del asunto: Una importante empresa transnacional no se fija gran cosa en el tamaño del mercado interno que es deseable pero no determinante, ellos producen para el mundo, por tanto los ingresos locales no son un factor tan importante, el factor importante es entonces el de los costos. Y aquí es en donde tenemos problemas, altos costos para producir un mismo bien son evaluados por las empresas para tomar sus decisiones para invertir o no en un determinado país:
Expolio Fiscal Excesivo: No sólo es la tasa para el pago del ISR de 35% que se compara muy desfavorablemente con el de otros países con los que México compite como receptor de inversión: El propio EU con 22%, China 10%. Sino también la imposibilidad de deducir (debido a la Reforma Fiscal de Videgaray-Peña), las prestaciones sociales, y, sobre todo la depreciación acelerada de activos.  También aquí cuenta la tasa de IVA excesivamente alta, que, por mecanismos de mercado acaba siendo también un ISR ya que merma la capacidad de compra de los consumidores lo mismo que el IEPS, en especial el aplicado a combustibles y energía.
Costos laborales: No obstante que nominalmente los salarios son muy bajos, como consecuencia de la baja productividad del país, los costos laborales no son tan bajos:  Aquí estamos mal y seguiremos mal, bajo rígidas leyes laborales, es muy costoso despedir, cuotas adicionales como IMSS, Infonavit, y el colmo impuesto sobre nómina, el de inspiración marxista reparto de utilidades que actúa como un  impuesto sobre la renta que tiene finalmente el efecto de disminuir las utilidades netas de las empresas. Las  leyes laborales imponen una relación asimétrica cargándose a favorecer al trabajador, también son poco flexibles, no se permite contratación por hora o sólo unos días por semana, así el Índice de Rigidez laboral ubica a México en el lugar # 55, no muy lejos del #66 de Francia que también al ser “progresistas” es prácticamente imposible despedir y muy pero muy lejos de Estonia #23, EEUU #3 e Irlanda #2. Resulta interesente que a mayor rigidez laboral mayor es el desempleo. A esto agrávese con los sindicatos como el de la industria automotriz, los huleros, los mineros (que controlan el acero), los de aviación, sus “conquistas laborales” que creen que vienen del cielo, pero que para la administración no son otra cosa que costos; costos que inciden en las utilidades. Sigamos con nuestras leyes “progresistas”, no nos quejemos del desempleo y la actividad informal.
Costo de las leyes, las leyes cuestan, y mucho, desde poder cumplir a cabalidad con todas las disposiciones del gobierno, fiscales, reglamentaciones, etc. impone un costo, importante. El exceso de regulaciones tiene un costo que incide en la utilidades, y que, sobre todo, son el filón de la corrupción. México es un país sobre regulado desde las leyes fiscales hasta el más mínimo detalle de las actividades mercantiles, aquí México debiera hacer cirugía mayor para des regular lo más posible. Aquí tampoco se percibe voluntad de simplificar leyes y la regulación.
Capacidad de mantener el Estado de Derecho y aplicación de la legalidad en forma expedita. Aquí México flaquea de forma importante, todos sabemos lo lento y caro que es cualquier proceso judicial, y no sólo eso, muchas veces lo corrupto que es. Esto es un importante freno a cualquier decisión de inversión. No es un secreto que gran parte de la aversión que el presidente de EU tiene por México se origina en litigios en los que incluso ganó el juicio pero no pudo cobrar debido a la corrupción del sistema judicial.
 Infraestructura de país confiable y barata: Transporte, electricidad, energía, seguros y servicios contables, un sistema financiero competente y otros factores básicos.
Ante la imposibilidad de eficientar a los monopolios de la energía que con sus “conquistas laborales” tienen a las empresas quebradas.
Seguridad: Ya le seguridad es un enorme problema, asaltos carreteros, a la nómina, posibilidad de secuestro para ejecutivos, esto otra vez repercute en costos de seguridad privada, seguros, y gastos en mejorar la seguridad, como bardas, cámaras, GPS, etc., que no deberían de tenerse si el gobierno proporcionara su obligación fundamental.
No menos importante: Costos financieros, esto es, baja inflación, tasas de interés bajas y paridad estable en relación con nuestros socios comerciales. Esto apenas se estaba dando, pero se ha perturbado recientemente con una paridad Peso-Dólar, muy volátil, y que ha depreciado sustancialmente al peso induciendo inflación. De su importancia ya nos lo advierte Hayek que se mostró especialmente crítico con la visión de los bienes de producción, como un fondo homogéneo y unitario, que respondía automáticamente a los cambios en la demanda de bienes de consumo (como afirman los keynesianos). Hayek insiste en que los bienes se ordenan según su mayor o menor distancia del consumo final. Es bien conocido que las empresas tienen en cartera y valoran infinidad de proyectos. Existen proyectos que tardan decenas de años en amortizarse y otros que concluyen en el mismo periodo de inicio. En algunos proyectos, no se empiezan a tener ventas hasta transcurridos varios años. No es el consumo presente, sino el coste de la financiación el aspecto crítico, en todo tipo de inversiones. La producción para el consumo de un año, no es más que una fracción del total de bienes producidos y vendidos durante ese periodo. La economía estable es por tanto el factor más importante para atraer la inversión, pero que al parecer estamos empeñados a renunciar con políticas inflacionistas como las propuestas por los keynesianos que nos han gobernado y ahora agudizado con López Obrador.
La libertad de actividad en el mercado. El vigor de la competencia—así como el nivel de interferencia del gobierno para entrar al mercado de un país—también son factores importantes. Cuanto más libre sea el mercado, más atractivo será el país para los inversionistas internacionales. Este es un punto en el que francamente México muestra gran debilidad: Existen áreas clave en la economía como por ejemplo el transporte que están en manos de gremios o sindicatos que impiden la competencia, otras están vedadas a la inversión extranjera justificadas sólo por un nacionalismo inexplicable en términos racionales. También, no obstante que la Constitución prohíbe los monopolios éstos están presentes en el Estado y privados en casi toda la actividad económica. Aquí deben crearse leyes antimonopolio para romper los privilegios, obligar a la libre competencia, y evitar a toda costa la dominancia en los mercados de una sola empresa o empresas coludidas en oligopolios. México desgraciadamente ocupa uno de los últimos lugares en la clasificación de libertad económica.
Educación de alta calidad: Si bien el inversionista aporta capital, tecnología y capacidad gerencial, la calidad de la fuerza laboral es de gran importancia. Los mexicanos hemos demostrado que podemos ser trabajadores capaces y responsables, sin embargo, la calidad en la educación especialmente la pública es pésima, ocupamos el último puesto entre todos los países de la OCDE no obstante la gran cantidad de recursos que se gastan. Y es que el problema principal radica en que sólo se preocupan por la cobertura y el adoctrinamiento, más no en la calidad y la exigencia, para el gobierno lo importante es el acceso, y tenernos controlados con la visión de gobierno proveedor, y no lo que realmente aprendan y si lo que aprenden es útil. Prueba de esto es la nefasta propuesta del López Obrador de crear universidades sin examen de admisión y sin evaluaciones, sólo el “cuerpo” en el recinto será suficiente para obtener un título, nada más falaz, los jóvenes que ahí estudien no tendrán ninguna posibilidad de encontrar un empleo, serán sólo una fábrica de resentidos sociales (como ya lo son en gran medida las universidades públicas) con presupuesto Estatal. También, falta darle un impulso decisivo a la educación tecnológica, en todos los niveles, desde técnica hasta ingenierías. La enseñanza de las matemáticas y la ciencia desde la educación básica es sumamente deficiente esto es incuestionable y debe y puede cambiarse. Sólo teniendo materia prima humana bien preparada y educada para competir será posible dar el “salto” de la economía de la manufactura a la economía del conocimiento. No hacer nada por mejorar la educación tendrá el costo de la marginación y la desigualdad.
Tal parece que con López Obrador daremos varios pasos para atrás, tirando la Reforma Educativa, entregando otra vez la educación al sindicato, re activando el tráfico de plazas, no podía ser más desalentador.
No menos importantes son los derechos y la protección de la propiedad. La propiedad privada debe protegerse y evitar que los activos reales o intangibles de una empresa sean apropiados por otros ilegalmente. Léase aquí piratería, el caso Pascual, etc. copia de medicinas con patente vigente, etc. No se respeta la propiedad privada y la propiedad intelectual, no se invierte y nos automarginamos del desarrollo.
Un gobierno respetuoso de la actividad empresarial, que no la hostigue, la denosté, la insulte, la acose. Que por el contrario la promueve, aliente, la busque, vaya a foros internacionales a promover al país.
Son sólo once puntos, no puedo pensar en una mejor lista de políticas públicas para aumentar el crecimiento económico y el nivel de empleo en un país en desarrollo. Están basadas en la premisa básica que son las empresas privadas son las que crean la riqueza y ponen los empleos y que en consecuencia debemos transformarnos para que sea atractivo invertir aquí. Y no hay de otra, así es, así ha sido y así será. Los países que han transformado sus estructuras en este sentido hoy crecen vigorosamente elevando el nivel de vida de su población. Pensar que un gobierno tenga una receta mágica para crear riqueza y crear empleos sin el concurso de la inversión es falso, y finalmente pensar que la inversión se va a dar nada más por que sí, por que tenemos un TLC con EU también es falso, si no cambiamos la estructura del país a una visión de ser competitivos como lo implican estos diez puntos, pues, aunque sea el próximo presidente el que supuestamente promoverá la “4ª transformación”, no pasará nada, seguiremos marginados por la inversión, no nos considerarán viables, y lo pagaremos con bajas tasas de crecimiento y del empleo.
Marc Tuotai, estratega financiero internacional, declaró sobre México: "El tren de la modernización está pasando ahora y los mexicanos no quieren darse cuenta que el tren quizá no vuelva a parar en décadas... El costo de quedarse atrás puede ser muy alto, es la diferencia entre mejor calidad de vida para millones o profundizar los problemas sociales". Así, mientras aquí nos entretenemos con los dimes y diretes, con gasto público para “crear empleos”, como el de las becas a ninis, el tren maya, los caminos rurales,  desde fuera ven el dilema de México con toda claridad: o acelera su proceso de modernización económica y política o pronto el mundo le estará diciendo adiós a los mexicanos, como ya en los hechos está sucediendo. El país que hace un par de décadas estaba en boca de todo inversionista hoy nos estamos volviendo irrelevantes. 

Suena dramático, lo es.




viernes, agosto 03, 2018

¿Qué Van a Refinar?


Pues bien, parece que está decidido que el gobierno de AMLO va a hacer cuantiosas inversiones en recuperar las seis refinerías existentes y construir al menos una nueva en Tabasco.

Ayer  el economista en jefe de BBVA-Bancomer  Carlos Serrano cuestionó la decisión explica que “hoy Petróleos Mexicanos (Pemex) tiene un problema de eficiencia en la refinación de gasolinas, y pierde por este concepto alrededor de 100,000 millones de pesos al año, que, aseguró, representan 0.7% del Producto Interno Bruto”
Según la propuesta de López Obrador, la nueva refinería (podría hacerte otra más), produciría 150 mil barriles de combustible diarios y su construcción costaría unos $ 3,000 millones de USD, con un ciclo de construcción de tres años. Así que con mucha reserva, estas refinerías empezarían a abonar a la demanda mexicana de gasolinas hasta el año 2021, pero a juzgar por la experiencia internacional reciente, estas podrían concluirse hasta el año 2024 e incluso hasta el 2025.
Sin embargo hay pequeños “detalles”.
El costo que mencionan está totalmente subestimado y fuera de la realidad.
North West Inc. y Canadian Natural Resources, que se asociaron en 2007 para construir una refinería en Alberta, la primera que se construiría en Canadá en más de 30 años, con un costo estimado de US$ 4 billones para la primera de tres etapas planeadas. La construcción finalmente empezó en enero del 2013 y la compañía constructora elevó el costo a US$ 5.7 billones y dio una fecha estimada de terminación de poco menos de cuatro años para la primera etapa. Para diciembre de 2017 la primera etapa de la refinería finalmente entró en operación, de manera parcial y los costos ya habían escalado a US$ 9.4 billones (https://globalnews.ca/news/3911701/alberta-refinery-hits-milestone-with-first-diesel-production/)
Tomando como base la experiencia de Alberta, el costo de una refinería de estas características (150,000 barriles de combustible diarios) tendría que ser de dos a tres veces el costo dado por Rocío Nahle, a Forbes. Esto es para empezar, pero es muy probable que estos costos se eleven más allá de las cifras alegres con las que inicialmente se estiman en este tipo de proyectos monumentales que involucran nuevas tecnologías, muchas de ellas no antes probadas en campo, a juzgar por el caso Alberta.
También y no menos importante una refinería es un complejo industrial altamente contaminante, agresivo con el medio ambiente, no creo que la gente de Tabasco imagine el daño ecológico que la planeada refinería hará.
Tampoco es una gran generadora de empleos, no más de 200 personas debieran de trabajar en una refinería moderna. Y en la construcción tampoco, las torres, tanques de almacenamiento son prácticamente todos fabricados en el exterior, aquí nada más se ensambla todo.
Pero el título del Post es ¿Qué van a Refinar? Y me he desviado a las pérdidas de Pemex al refinar así como al costo de la posible nueva refinería en Tabasco.
Pero veamos, la gráfica que sigue es la de la producción de Petróleo por Pemex con datos obtenidos de la propia Pemex Indicadores Petroleros Junio de 2018.

En donde se ha desglosado en los tres tipos de petróleo: Pesado, Ligero, y Súper ligero, exhibiendo una clara tendencia a la baja,
Me percato que existe un error entre la gente común en pensar que de un barril de petróleo se extrae un barril de gasolina (o quizá un poco menos), esto no es así.
La gráfica siguiente de la española Repsol nos informa qué derivados del petróleo son obtenidos de un barril de crudo LIGERO.


Así que sólo puede obtenerse un 47% de cada barril en gasolinas. Y enfatizo ¡Ligero! De un barril de petróleo pesado no puede obtenerse ni el 10% además de ser un proceso mucho más caro. Por eso, los crudos ligeros son los que se usan en las refinerías de Pemex, y no todo, ya que una parte, debe destinarse a hacer la “mezcla mexicana de exportación”, para poder venderlo en los mercados extranjeros.
La siguiente gráfica muestra el consumo de gasolinas en México

Claramente a la baja, quizá por lo alto del precio y/o el ambiente recesivo de la economía reciente.
El punto es que estamos hablando de unos 750,000 barriles al día. Producimos 600,000 de crudo ligero y 200,000 de Superligero esto es 800,000 barriles al día, suponiendo que nada se destinara a la exportación  ¿El 47%? Es 376,000, y eso suponiendo que no se tomara ni un solo barril para exportar, como ya producimos gasolinas 250,000 barriles quiere decir que el potencial  sería 126,000, que bien pudiera obtenerse de reconfigurar las 6 refinerías existentes. Pero aún así nos quedamos cortos puesto que se consumen 750,000 así que de todas formas tendríamos que importar gasolinas, quizá no los 500,000 barriles de hoy en día, quizá unos 375,000.
Y eso SIN exportar un solo barril de petróleo.
Pero esto no es posible, la aportación de Pemex al presupuesto es del 19% ¿De dónde va a cerrar el boquete en el presupuesto AMLO?
Lo que sí es un hecho es que la producción de crudo viene declinando, Cantarell el gran yacimiento que sostuvo las finanzas públicas por muchos años ya se agotó, y se requiere de cuantiosas inversiones para explorar y producir. Pero sí en lugar de invertir todo lo disponible en exploración y producción, se desvían los recursos a refinación, es evidente que no se va a lograr extraer más petróleo seguirá declinando la producción así que se tendrá que importar más petróleo ligero para refinar en la nueva refinería.

El Futuro es Eléctrico

No de combustibles fósiles.

La tecnología de los autos eléctricos o híbridos es ya madura, y es de esperar que la gran limitante que son las baterías continúe con su desarrollo para incrementar su capacidad, lo mismo que el costo del vehículo que hoy no es accesible para la mayoría. Varios países europeos, como Noruega, Reino Unido y Francia, han avanzado en la legislación para prohibir la venta de coches de combustión interna, nuevos. Esto en aras de cumplir con las cuotas de reducción de emisión de gases tóxicos a la atmósfera, con las cuales se han comprometido estos países.
No es difícil extrapolar que para el tiempo en que el producto refinado fluya de las refinería de Tabasco, que difícilmente será antes del año 2024, con un costo mayor a los 12,000 millones de USD estos estarían llegando tarde ya que es de esperar que la demanda de gasolinas habrá disminuido y lo seguirá haciendo con el paso del tiempo. Una obra de infraestructura de esa magnitud debiera de tener un horizonte de amortización de por lo menos 30 años. En 30 años, las refinerías de Pemex y la nueva todas estarán subutilizadas. Muy probablemente en 10 años la mayor parte de los autos serán eléctricos o híbridos y a precios comparables con los actuales de combustión interna.
Así que si se quiere bajar el precio de los combustibles en México, lo primero que debiera de hacerse es reducir sustancialmente el IEPS que es más de 30% del costo de la gasolina regular. AMLO está tratando de hacer ahorros en el gasto corriente, sin embargo, lo suyo es sólo una reasignación les quita a los burócratas para darlo a ninis, pensiones y sus obras de infraestructura. Aquí lo que debiera hacer es cancelar algunos programas sociales para que pueda reducirse el IEPS sin tener déficit.
En la gráfica se muestra la gasolina que cotiza en los futuros del NYMEX. (mensual)
Tuvo durante 2017 y 2018 un repunte (porque el petróleo también subió, no por demanda) debido a que se coludieron los miembros de la OPEP, sin embargo, ya exhibe tres meses a la baja y espero que regrese por lo menos a los niveles de 2015.
También el tipo de cambio es importante la gráfica siguiente lo muestra (mensual)
Que afortunadamente ha estado bajando durante el mes de julio, y que, pudiera llegar a $ 17.5 en el largo plazo si, y sólo sí, AMLO no hace alguna tontería como: Cancelar el aeropuerto, y/o la Reforma Energética, y que el TLC ¡Por fin se acuerde y firme!
Si esto no se da el USD regresará al alza, su tendencia a largo plazo sigue siendo alcista, así que las gasolinas y las refinerías serán en pesos MXN mucho más caras de lo previsto.
En conclusión, lo más conveniente para el país sí pudiera ser dar mantenimiento a las seis refinerías existentes para reconfigurarlas y que puedan procesar a su máxima capacidad, aunque esto también deberá acompañarse de severos ajustes laborales, a los que el sindicato petrolero se opondrá.
También debe decirse que todo el transporte de combustibles es hecho por el Sindicato, y eso lo hace muy caro, deberá de quitárseles la ¿concesión? Y abrir para que otros participen y bajar los costos.
Lo más sensato sería pues seguir importando gasolinas, quizá para bajar los costos, podría asociarse Pemex con algunas petroleras o dueñas de refinerías, como actualmente sucede con la holandesa Shell y la refinería Deer Park en Texas. Adquirir una refinería ya construida podría hacerse esto con 1/3 a 1/5 del costo de construir la de Tabasco.
Así como pude preverse el futuro a mediano y largo plazo, la inversión inteligente no estaría ya en invertir en la construcción de nuevas refinerías, sino que la decisión inteligente estaría en invertir todas esas grandes sumas de dinero en reforzar nuestro sistema de generación, transmisión (donde se justifique), distribución y suministro de energía eléctrica. Y procurando que se enfatice la construcción de sistemas distribuidos, la generación local.
De particular importancia es la construcción de sistemas de recarga rápida de las baterías de coches eléctricos, que sustituyan las estaciones de recarga de gasolina de hoy. Esto requerirá de un sistema de generación-transmisión-distribución de energía eléctrica de una robustez tal, que por mucho exceda al sistema interconectado nacional en el tiempo presente.
¿Pero lo entenderán? Esto parece más una cuestión ideológica que técnico práctica.
Con argumentos como, el de Fluvio Ruiz Alarcón, consejero en materia energética de López Obrador.
“Ante la dependencia de México por la importación de combustible, la construcción de dos nuevas refinerías en el país no son un tema de negocio, es por seguridad energética”
Pues, cualquier razonamiento como los aquí consignados serán ignorados y harán lo que quieren.

“Por qué es estratégico”….