martes, febrero 13, 2007

Los Sindicatos

El artículo 123 también considera a los sindicatos y el derecho a huelga, he aquí una trascripción:

XVI. Tanto los obreros como los empresarios tendrán derecho para coaligarse en defensa de sus respectivos intereses, formando sindicatos, asociaciones profesionales, etc.

XVII. Las leyes reconocerán como un derecho de los obreros y de los patronos, las huelgas y los paros.

XVIII. Las huelgas serán lícitas cuando tengan por objeto conseguir el equilibrio entre los diversos factores de la producción, armonizando los derechos del trabajo con los del capital. En los servicios públicos será obligatorio para los trabajadores dar aviso con diez días de anticipación, a la Junta de Conciliación y Arbitraje, de la fecha señalada para la suspensión del trabajo. Las huelgas serán consideradas como ilícitas únicamente cuando la mayoría de los huelguistas ejerciera actos violentos contra las personas o las propiedades, o en caso de guerra, cuando aquéllos pertenezcan a los establecimientos y servicios que dependan del Gobierno.

XIX. Los paros serán lícitos únicamente cuando el exceso de producción haga necesario suspender el trabajo para mantener los precios en un límite costeable, previa aprobación de la Junta de Conciliación y Arbitraje.

XX. Las diferencias o los conflictos entre el capital y el trabajo, se sujetarán a la decisión de una Junta de Conciliación y Arbitraje, formada por igual número de representantes de los obreros y de los patronos, y uno del Gobierno.

Sobre los sindicatos y las huelgas, me pregunto si la satisfacción de las “demandas sociales” para la consecución de las “conquistas salariales” es algo que pueda durar. Es decir, si cada revisión de contrato colectivo de trabajo va a ir implícita la petición de nuevas y mayores “demandas sociales” pueda continuarse una y otra vez. Si el aumento en las percepciones, salarios y prestaciones, responden a un incremento en la productividad entonces, es justificable y lógico siempre y cuando se adhieran a la misma proporción que este incremento, pero si esto no es así, es decir, las demandas son mayores que el cambio en la productividad lo único que logran los sindicatos es incrementar los costos laborales y como las empresas tienen que competir contra otras para sobrevivir, estos incrementos lo único que consiguen es que la empresa tenga que despedir trabajadores, suspender la contratación de nuevos, tratando de defenderse adquiriendo maquinaria que remplace al trabajador, y finalmente, si este ciclo vicioso se prolonga, cerrando y llevando el sindicato a la cancelación de la fuente de trabajo en un suicidio laboral colectivo.

La Constitución no refleja esta línea de lógica, el párrafo XVIII. Sólo se refiere a que las huelgas serán lícitas cuando tengan por objeto conseguir “el equilibrio” entre los diversos factores de la producción, armonizando los derechos del trabajo con los del capital…Y esto da pié a que se exijan “Prestaciones sociales” que simplemente van a la larga a arruinar a la empresa.

Muy diferente es cuando se trata de empresas del Estado, aquí no pueden quebrar, no compiten contra nadie, sólo es necesario que se les asigne más presupuesto, y se les asigna, y el círculo vicioso continúa perennemente hasta que quiebren…al país.

Veamos, por ejemplo, al aguerrido Sindicato Mexicano de Electricistas ¡Cómo no van a ser Aguerridos! En especial el Pejefan y comunistoide aburguesado Martín Esparza que en afirma en el programa de TV del Pejee “La Verdad sea Dicha” “Nos han tratado de decir que la lucha de clases ya no existe”, “Que el patrón es nuestro amigo, y que hay que contribuir con él para que nos siga explotando”. “El patrón se lleva las utilidades fruto del trabajo de los obreros.

A sus “explotados” sindicalizados del SME se les da una pensión que equivale a 180 por ciento de su ingreso promedio como personal activo, un trabajador del sector privado recibe 60 por ciento de lo que tuvo como ingreso, uno del IMSS 130 por ciento.

Pero no sólo es el monto de lo que reciben, sino también cuándo empiezan a recibirlo, típicamente 25 años de “servicios”, el resultado es que los empleados se retiran a edades tempranas, típico entre 47 y 52 años y con salarios reales equivalentes al doble del salario con el que iniciaron su carrera.

Para poder pagar estas pensiones y cubrir gastos operativos, Luz y Fuerza recibió en los primeros 11 meses de 2006 una transferencia de 24 mil 197 millones de pesos del Gobierno federal.

A la misma fecha, tiene pasivos laborales por 71 mil millones de pesos, según sus estados financieros.

La empresa está técnicamente quebrada, pues tiene un patrimonio negativo por mil 100 millones de pesos, lo que significa que ni vendiendo todos sus activos podría cubrir la totalidad de sus pasivos.

Las pérdidas operativas de LyFC ascendían a 26 mil 846 millones de pesos en los primeros 11 meses del año pasado.

Hay actualmente alrededor de 40 mil trabajadores en activo y más de 21 mil jubilados.

Cada uno de los retirados recibe en promedio alrededor de 25 mil pesos al mes, la cantidad más alta de todo el sector público.

La mayor parte de los sistemas de pensiones de organismos gubernamentales tiene doble sustento: el de la Ley del Instituto Mexicano del Seguro Social y el de planes derivados de negociaciones contractuales; en muchos casos, este último es más importante. Sus “conquistas” de los “explotados” trabajadores del Estado ¿Verdad Esparza? Eso no lo dices, nunca. Menos aún dices que si se quisiera hacer autofinanciable la pensión que reciben los jubilados de LyFC, los trabajadores activos tendrían que aportar a su fondo de retiro el 92.6 por ciento de su salario corriente. Pero en otros sindicatos también se cuecen habas, por ejemplo para los trabajadores del Seguro Social, la tasa de aportación sería de 76.7 por ciento, mientras que los empleados del ISSSTE y Bancomext tendrían que aportar 51.4 por ciento de su salario.

Así nuestros burócratas tienen un trato bastante especial producto de sus “conquistas laborales” a lo largo de los años y la imposibilidad de quebrar de sus respectivas empresas. CFE y PEMEX, las que nos faltan reciben el 100 por ciento de su último salario al jubilarse.

El año pasado se erogaron por pensiones para CLyFC, IMSS, ISSSTE y PEMEX 148,310 millones de pesos, para este, se tienen presupuestados 225,000. Con un crecimiento así, no hay recursos, ni impuestos, ni petróleo que alcancen, van a quebrar el país. Los pasivos laborales del ISSSTE es algo así como 400,000 millones de dólares, esto es 45% del PIB, por lo que para nada es una exageración afirmar que están quebrando al país.

11 comentarios:

  1. george7:59 p.m.

    Tengo entendido que hace tiempo, varias empresas fabricantes de llantas tuvieron que cerrar por culpa de los sindicatos.
    ¿no es así?

    ResponderEliminar
  2. También, hace tiempo leí que VW de México tenía planes de abrir otra planta en el país. El gobierno de Nuevo León estaba dispuesto a regalarles el terreno.
    Pero como el sindicato de VW ha dado muchos problemas, VW no ha seguido adelante con este proyecto.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo6:56 p.m.

    Sosa una pregunta hipotetica ¿esta preparado el pais para salvar de nuevo a los bancos? te lo pregunto por que al parecer se estan dando vuelo dando tarjetas de credito con intereses altos y la cartera vencida esta creciendo rapidamente o acaso estan contando con que los rescaten.

    ResponderEliminar
  4. Los trabajadores de la educacion maestros de tus hijos denunciamos al C. Gobernador de estado Eugenio Elorduy Walter de violar la ley que juro guardar. Al no reconocer nuestro derecho a sindicalizarnos libremente. Al no pagar a los maestros que si trabajan con tus hijos. Al pagar a aviadores que no trabajan, Al amenazarnos publicamente.
    Sr. Gobernador : Tenemos algo que usted y el SNTE desconocen
    DIGNIDAD.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo10:33 a.m.

    Intercambio de deuda externa por deuda interna, peligro para México
    Nuestro país ha pasado episodios amargos en el pasado debido a la gran cantidad de dinero que se debe al exterior, pues al amarrar los ingresos públicos al pago de la deuda externa se ha arriesgado el futuro de todos los mexicanos. En la actualidad, la deuda pública sigue siendo un factor determinante: de cada peso que se genera en la economía, casi 37 centavos se encuentran ya comprometidos, lo cual representa un verdadero lastre para la nación.

    La situación es peor si se considera que las medidas establecidas para disminuir el monto de dicha deuda no han servido de mucho. A mediados de 2006, Fox anunció un pago anticipado de deuda externa directa. Para ello, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) colocó nuevos bonos de deuda interna para pagar por adelantado, el 25 de septiembre pasado, 7 mil millones de dólares del endeudamiento contraído con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Banco Mundial (BM).

    Como la operación consistió en una sustitución de deuda externa por interna, no implicó disminución alguna en el saldo del débito total del sector público; por el contrario, la deuda interna se triplicó. De acuerdo con el Informe sobre la situación de las finanzas públicas, al cierre de 2006 la deuda neta del sector público aumentó de 2 billones 318 mil 200 millones de pesos (2000) a 3 billones 358 mil 223 millones de pesos, 36.7 por ciento del producto interno bruto (PIB).

    Así, ahora la deuda per cápita de los mexicanos es casi 35 por ciento mayor que hace un sexenio, es decir, cada uno debe 31 mil 983.1 pesos. En 2000 ese monto ascendía a 23 mil 776.4 pesos.

    Esta estrategia fue establecida desde 1998, durante la administración del ex presidente Ernesto Zedillo. Entonces el gobierno federal modificó la política de contratación de deuda pública, al orientarla a contratar un mayor monto de pasivos en el mercado local y menor en el exterior. Esta política fue mantenida en el sexenio de Fox: en noviembre del año pasado, el gobierno federal lanzó un intercambio de deuda externa por interna por valor de 898.5 millones. El objetivo de la contratación de deuda en el mercado local es refinanciar pasivos ya existentes. El Fondo Monetario Internacional (FMI) justificó estas medidas, al señalar que "resultarían en una reducción de la deuda externa".

    Ciertamente, la deuda externa disminuyó de manera importante, pero las medidas establecidas para ello generaron situaciones peligrosas. Para empezar, el grave incremento de la deuda interna pública (en agosto pasado el gobierno de Fox elevó hasta un billón 70 mil 971 millones de pesos el monto en circulación de instrumentos de deuda interna, cifra sin precedente que representa un aumento de 59 por ciento en comparación con diciembre de 2000, según datos oficiales) supera los pasivos públicos con el exterior e incluso el costo del rescate bancario.

    Así, el sector público concentra ocho de cada 10 pesos disponibles de financiamiento en el mercado nacional de deuda, lo que encarece el crédito para las empresas. De esta manera, las compañías nacionales deben pagar un mayor costo por el financiamiento o recurrir a contratarlo en el exterior, algo que sólo pueden hacer pocas empresas privilegiadas. El resto, sobrevive como puede, lo que significa un duro golpe a la economía nacional.

    En noviembre pasado, el FMI felicitó a las autoridades mexicanas "por haber establecido las condiciones de estabilidad macroeconómica y financiera necesarias para fomentar el crecimiento económico y la fortaleza ante eventos adversos".

    Lamentablemente, existen graves fallas en tan ejemplar política, mantenida al pie de la letra por el gobierno de Felipe Calderón, pues no incluye aspectos vitales para el desarrollo nacional sustentable, como el fomento a los sectores productivos, el impulso de obras de infraestructura o de proyectos que beneficien al país, omisiones que pueden costar muy caro en un futuro cercano. Por lo pronto, es un hecho: los mexicanos estamos más endeudados que ayer.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo:

    Muchas gracias por tu comentario, muy ilustrativo.

    Aunque quisiera hacer unas precisiones:

    En primer lugar, si considero acertado cambiar la deuda externa por interna, las razones son dos: La primera es que al estar en pesos hace más fácil su pago, una deuda nominada en divisa extranjera obliga a hacerse de la divisa para poder pagar, en este momento, no existe problema: PEMEX aporta 35,000 millones de dólares, los emigrados 26,000 millones, la Inversión Extranjera Directa 17,000 millones, y la de cartera unos 3,000. Esto quiere decir que en este momento hay suficientes divisas (que se reflejan el las reservas internacionales históricas), pero…esto no siempre fue así. La crisis de 1982, y 1994 fueron detonadas precisamente por la falta de divisas. Así que es prudente no tener compromisos con el exterior. La segunda razón es que se obtuvieron ventajas de servicio de la deuda, esto es, se mejoraron las condiciones, se alargaron los vencimientos y en algunos casos (no en todos) se mejoró la tasa de interés del adeudo. Por esto creo que esta maniobra financiera, está bien, fue acertada.

    Pero, lo que tú también mencionas también es cierto, muy cierto. Alguien por ahí, no falta quien, dice que la deuda en 36.7% del PIB es correcta. Esto por supuesto, no es cierto. Y voy a explicar por qué:

    El gobierno nunca debiera de endeudarse, tenemos que ver la deuda no como que proporción es del PIB, eso, es irrelevante, lo realmente importante es ver que tamaño tiene esa deuda, y en consecuencia, el servicio de esa deuda en relación con LOS INGRESOS. Y lo que es válido para una familia lo es para el gobierno, si una familia se pone a contratar créditos, de todo tipo, necesariamente va a tener que ver disminuidos su dinero para usarlo en otras cosas, lo mismo pasa con el gobierno, al endeudarse más y más, necesariamente lo obliga a destinar cada vez menos dinero para cumplir con lo que debe cumplir.

    Y, debe mencionarse que existe deuda pública que no se reconoce como tal, la deuda derivada de los Proyectos de Infraestructura Productiva con Impacto diferido en el Registro del Gasto, conocidos como “Pidiregas”, que creció 20% en el último año, al cerrar en junio pasado con un saldo de 513,328 millones de pesos, revelan datos de la Secretaría de Hacienda.". Y esto va a estar creciendo a tasas aún mayores en los años por venir. Esta deuda creada para “darle la vuelta” a la prohibición Constitucional que la iniciativa privada participe en el sector energía CFE y PEMEX, en tiempos de Zedillo, es una bomba de tiempo.

    Y todavía hay que dice que no importa que el gobierno se endeude pero que se siga sin permitir la coparticipación de la iniciativa privada, nacional y extranjera, en PEMEX y la CFE…

    ResponderEliminar
  7. George,

    Así es, en realidad, ya sólo Tornell y Firestone tienen plantas en México, todas las demás son importadas.

    Y del sindicato de la VW, también tienes razón, lo mismo que el de Nissan, por este motivo Nissan salió de Cuernavaca (CIVAC) y su planta importante la hizo en Aguscalientes.

    ResponderEliminar
  8. Los sindicatos son igual de malos que los carteles tipo OPEP. Todos buscan restringir la oferta de bienes o servicios. El problema es cuando el Estado los apoya en contra de los compradores de esos bienes y servicios.

    Muy bueno el Blog.

    Saludos,
    Carlos

    http://liberalcolombiano.blogspot.com

    ResponderEliminar
  9. Carlos,

    Y además son los primeros en defender los salarios mínimos para evitar la competencia.

    Estaré de visita por tu blog.

    ResponderEliminar
  10. Estoy solicitando su amable visita a los sitios Web siguientes:

    http://constituyentecivil-mexico2010.blogspot.com
    http://gacetaconstituyente-mexico2010.blogspot.com

    Saludos.

    Alfredo Loredo.

    ResponderEliminar
  11. Ya he visitado las ligas, pero la verdad no entendí bien que se proponen. ¿Cambiar la Constitución? Eso sería importante para desterrar de ella su espíritu "progresista", socialista y hasta comunista que es después de todo la raíz de todos los males. ¿Pero cómo?

    ResponderEliminar