martes, octubre 30, 2007

Justificadas Funciones del Estado Deficientes

Hace ya más de dos siglos Adam Smith en su “Riqueza de las Naciones” señaló tan sólo tres las funciones legítimas del Estado, veamos que tan bien las cumple el Estado Mexicano:

1) Protección: La primera y más importante función del Estado es la protección de sus ciudadanos que componen la sociedad contra la coerción, y garantizar la seguridad física y patrimonial ya sea que provenga de afuera o sea originada por los conciudadanos. Esta es la principal razón de existir del Estado y para cumplirla deben existir las fuerzas militares y policíacas y el gobierno tiene que proporcionarlas y es su principal obligación para detentar el monopolio del uso legítimo de la fuerza, la tiene que proporcionar el gobierno por que el libre mercado no funciona bien en esta área. Muchos opinan que el gobierno podría comprar servicios de protección militares o de policía a particulares, pero esto llevaría a la posibilidad de que distintas personas adquirieran diferentes grados de protección de acuerdo con sus deseos individuales, esto no debe ser, ya que cada integrante de la sociedad tiene el derecho a recibir la protección a cabalidad.

Pero, ¿Cómo se desempeña el Estado Mexicano en este punto toral? La respuesta es que mal, muy mal, lo cierto es que ser delincuente en México es muy pero muy rentable, la impunidad es la regla, la desorganización de las fuerzas del orden una constante, y no nos referimos al crimen organizado para el narcotráfico, guerra que sostiene el Estado Mexicano, inútil y de antemano perdida, y que existe por que existe prohibición para el consumo de drogas. No, aquí nos referimos a asaltos carreteros, a la nómina, secuestro de ejecutivos, asalto en la vía pública, todo esto repercute en el sistema de costos, ya que es necesario contratar seguridad privada, seguros, gastos en mejorar la seguridad como bardas, cámaras, sistemas GPS, etc. etc. etc. Un país con seguridad física y patrimonial deficiente ciertamente que es un grave inconveniente para hacerlo atractivo a la inversión.

2) La segunda función del Estado es mantener el Estado de Derecho y aplicación de la legalidad en forma expedita. Aquí México flaquea de forma importante, todos sabemos lo lento, caro y opaco que es cualquier proceso judicial, y no sólo eso, muchas veces lo corrupto que es. Esto es un importante freno a cualquier decisión de inversión. Un juicio mercantil por incumplimiento de contrato puede llevar años la función de director y árbitro tan necesario en una economía está en México severamente atrofiado, por burocracia, por un sistema corrupto, por que existen demasiadas leyes y esto corrompe al país. Esperemos que los juicios orales progresen y no sólo para cuestiones penales sino también mercantiles, para que hagan factible que las controversias entre particulares puedan ser resueltas rápidamente y a un costo mucho menor y no como hasta ahora…

3) La tercera y última función del Estado es proporcionar bienes que el libre intercambio no puede suministrar pero que se requieren para que el país funcione adecuadamente, nos estamos refiriendo a los bienes públicos o infraestructura, las carreteras son un buen ejemplo; cierto, se pueden encomendar a compañías privadas que cobren un peaje sin embargo, lo hemos visto, en la gran mayoría de los casos el peaje es muy alto, y afecta notablemente la competitividad del país, se extrañarán algunos de que no esté a favor de la infraestructura en manos privadas, y que se cobre por ejemplo peaje, la razón de esto es que la viabilidad de un proyecto de infraestructura recae en dos variables: El tiempo de amortización y las tasas de interés. Una carretera, por ejemplo, debiera de amortizarse en un plazo no menor a 30 años, idealmente en 50 años o más, y el único que puede tener la paciencia para amortizar esto es el Gobierno. De otra forma, tendremos, como tenemos la carretera más cara del mundo, la de México Toluca, o mal realizadas como la del Sol.

Y dentro de la infraestructura, por supuesto se encuentran las empresas que proporcionan la energía, aquí tenemos energía a poco más del doble de cara que en EU, CFE y no se diga CLyF son dos empresas poco competitivas, y que inciden enormemente en la estructura de costos del país. Aquí, si bien en la distribución no es factible producir el libre intercambio y la competencia por los enormes costos que esto tendría, si es posible tener competencia en la generación y aún más permitir la generación para su venta, esto es especialmente relevante con la micro y mini generación, por ejemplo micro centrales hidroeléctricas, eólicas, incluso de ciclo combinado y diesel, que están prohibidas y que permitiría llevar electricidad a lugares remotos sin necesidad del tendido de transmisión.

Así pues, ya tenemos tres más razones por las que México no crece como debería, esta vez pusimos en el banquillo de los acusados a las tres funciones que el Estado debiera de ejercer a cabalidad, no lo hace. Y termino enfatizando, que al igual que en las anteriores, no es por que seamos “Neoliberales”, o que el “Consenso de Washington”, las razones reales no tienen siquiera que ver con ideología alguna, es simple falta de competitividad y productividad del país entero, esto no significa otra cosa más que los costos para producir en México son más elevados, y que el entorno para realizar negocios es más desventajoso que nuestros rivales, sí, nuestros competidores por inversiones, que se llaman China, India, Estonia, Irlanda, … Aunque no nos guste, así es. Ellos crecen, nosotros NO.

4 comentarios:

  1. Dices
    Muchos opinan que el gobierno podría comprar servicios de protección militares o de policía a particulares, pero esto llevaría a la posibilidad de que distintas personas adquirieran diferentes grados de protección de acuerdo con sus deseos individuales,

    Aquí tienes un error. Una cosa es que el gobierno compre los servicios de protección (eso se llama subrogación); y otra cosa es que los particulares la compren directamente (eso se llama anarcocapitalismo). En el primer caso, el gobierno contrata los servicios en diversas empresas (de preferencia), y -al menos en teoría- esas empresas de protección protegen a todos los ciudadanos por igual. En teoría, ningún ciudadano recibe "más" protección que otro cualquiera. En el segundo caso, cada ciudadano contrata directamente una o varias empresas de protección. Y ahí sí, en teoría algunos tienen "más" protección, otros "menos", otros "nada".

    Lo anterior, como dije, es "en teoría". En la práctica será otra cosa. Si hay subrogación, es posible que los ciudadanos más ricos e influyentes sobornen al gobierno para que éste obligue a las empresas a dar más protección a esos personajes. Lo cual significa que llegaremos a una situación muy similar a la actual: todos pagamos el costo, pero algunos se benefician más. En la práctica es mejor el segundo modelo, el anarcocapitalista: cada uno recibe la protección que contrate; no más, no menos. Los que no tengan dinero para comprar protección, tendrán que asociarse entre sí y ejercer la protección mutua.

    Ya sé que tú le apuestas al gobierno limitado, no al anarquismo. Así que no insistiré. Pero sí conviene que distingas la subrogación del modelo actual (sin subrogación). ¿Cuál prefieres?

    Por cierto: ¿cómo esperas evitar que La mano invisible de la corrupción espontánea (de la cual ya has escrito) toque a esos funcionarios decentes y policías honestos con los que tanto sueñas?

    ResponderEliminar
  2. William,

    Otra vez, lo que propones no es realizable, no es práctico. Puedes pensar en protección preventiva, solamente bajo tu esquema, pero la labor policíaca va mucho más allá de tener un gendarme o un guarura que con su sola presencia te brinde protección. La policía necesita investigación, inteligencia, y eso debe ser coordinado. Bajo tu esquema eso es imposible, sólo preventiva, poner un gendarme que te cuide, pero no cada quien va a tener su propio gendarme.

    Y no es que prefiera uno u otro modelo, no es cuestión de preferencias, es cuestión de lo que puede funcionar y lo que no puede funcionar.

    ResponderEliminar
  3. En principio, TODO puede ser subrogado. Incluida la la investigación y la inteligencia policiaca y militar. Si los burócratas pueden "coordinarse", ¿por qué no las empresas privadas?

    Los problemas vendrían cuando, vgr, una empresa privada de investigación descubra que el presidente o algún político encumbrado es el criminal que andan buscando. Eso no le va a convenir a la clase política. Ellos quieren tenerlo todo bajo control. Quieren que los jefes policiacos les rindan cuenta A ELLOS. Para poder callarlos o despedirlos cuando convenga. Por eso se oponen a todo lo que sea privatización de la investigación. ---¿Y tú quieres que siga siendo así? ¿Qué clase de liberal eres?

    ¿No funciona? Es verdad, no funciona... cuando la política es el negocio privado de un grupo de elegidos.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo4:51 a.m.

    Muy útil, muchas gracias!

    ResponderEliminar