lunes, enero 23, 2006

Reflexiones por Mexico

Realidades

Realidad: Que tiene existencia verdadera y efectiva. Concepto que equivale a ser o existir en contraposición a la apariencia o la mera posibilidad.

Cada año un millón de mexicanos debiera de incorporarse a la PEA, esto es, cada año debieran de crearse la misma cantidad de empleos idealmente formales para que la sociedad en su conjunto alcanzara un nivel de progreso y bienestar. Lo cierto es que en México no se han creado esos empleos, tan sólo de 1986 a 1998 se crearon un poco mas de medio millón de empleos, en el sexenio se han creado unos 750 mil. Es obvio que existe un enorme déficit de empleos y por eso como principal razón el país no crece. El crecimiento de PIB per cápita es en los últimos 20 años prácticamente igual a cero.

Ahora bien, para crear empleos (datos de rev. Expansión, y Ciemex-Wefa) se requiere de capital, de inversión, ¿de cuánto?, Un negocio en franquicia de comida rápida como McDonald’s requiere 1 millón de dólares mínimo, y ocupa a 50, esto es $ 20,000/empleo. Un hotel en Cancún o en cualquier lugar de playa más o menos tendrá el doble de esta cifra, esta cifra no es además muy alta, una planta de Celanese creo 282 empleos con 129 millones, esto es 457,000/empleo, Por el contrario una planta de confección de ropa requiere unos 7,000/empleo que es hay que decirlo lo más eficiente en generación de empleos vs. Inversión que pude encontrar. ¿Qué valor en promedio podría ponerse como razonable para fines de cuantificación de la inversión requerida para crear un empleo? No todo va ser confección de ropa o taquerías, ni tampoco van a ser plantas químicas o líneas áreas, creo que hablar de $17,000/empleo quizá quedándome corto es el mínimo requerido en promedio para la enorme variedad de negocios que una economía puede tener. Entonces, para 1 millón de empleos se requieren 17,000 millones de dólares. Aunque, tengo un recorte de periódico de 1996 denominado 90 días, 90 empresas creadas en donde el promedio es de 61,000/empleo, lo cual dispara la cifra a proporciones terribles.

Esto es lo que se requiere año con año para que los inversionistas amplíen la planta productiva. Ahora bien, esta cifra casi es equivalente al monto de las remesas de emigrantes y es casi el doble de la inversión extranjera directa para 2005.

Ahora bien, independientemente del monto de la cifra, lo más importante es que el dueño del capital esté dispuesto a invertirla, por que siendo realistas nadie pone un negocio para crear empleos, se pone un negocio para ganar dinero, para tener utilidades. ¿Tienen los empresarios mexicanos esta cantidad de capital para invertir? ¿Hay en México el ahorro suficiente para invertir esa cantidad? La respuesta es NO, y más importante tendrían los empresarios la voluntad de invertir con AMLO de presidente, la respuesta es también NO, es más estoy seguro que muchos sacarían sus capitales de México.

¿Podrá AMLO reactivando la industria de la construcción generar el número de empleos requerido? Una central Hidroeléctrica como el Cajón cuesta casi mil millones de dólares, en su construcción emplea unos 3,000, pongamos que con empleos indirectos llegue a 9,000, esto es otra vez, la inversión/empleo es de 111,111.00 dólares, además de que son temporales.

La realidad es que México requiere del ahorro externo para producir empleos, ¿somos la mejor opción? O mejor invertimos en Irlanda, China o India por decir sólo algunos países más atractivos que México con todo y su TLC. Ahí esta la realidad ellos crecen 8 a 9 por ciento nosotros 3. ¿Puede AMLO cambiar esto? Pues No, la respuesta es NO.

El 2 de julio no sólo votamos los mexicanos por el futuro del país, también, existe “el otro voto”, un voto que se emite por personas sin rostro, y que no están registradas ante el IFE: El del Capital, nacional y especialmente el foráneo, si, el foráneo. Es totalmente ilusorio pensar y creer que el gobierno es el responsable de la generación de empleos, en mi entrega previa, estimamos que se requieren de entre 17,000 a quizá hasta 30,000 millones de dólares anuales en inversión productiva para crear el más de un millón de empleos que requerimos para que este país erradique la pobreza y alcancemos el bienestar.

Me parece que en México no entendemos claramente que existe globalmente una feroz competencia por el ahorro externo, especialmente el que se destina a la inversión productiva. Pensamos ilusamente que con el TLC en automático seríamos enormemente atractivos y que el capital externo fluiría a raudales, si ha fluido capital, si se han generado trabajos, pero a medida que el tiempo ha pasado y nosotros no hicimos la tarea de hacer este país más atractivo a la inversión, y a medida que otros países establecen otros TLCs hemos perdido enormemente el atractivo.

El TLC tiene sólo una ventaja: El Aracel, más bajo o cero, es decir es finalmente un costo, sólo eso un costo en cualquier producto que deseamos poner en un mercado externo. Si otro país, ejemplo China, tiene una ventaja en su estructura de costos de tal forma que el producto cueste menos ponerlo en el mismo mercado, obviamente el capital irá a China, vamos el TLC debe compararse con el costo del flete Shangai-Long Beach ni más, ni menos. Todas esas tonterías de que somos “socios” comerciales son falaces, un país es o no es atractivo para producir un determinado bien llámese un auto o software, como las compañías se rigen por una asamblea de accionistas que quieren ver el máximo beneficio o retorno a su inversión, y también y no menos importante, la empresa tiene que competir con otras que posiblemente fabriquen un producto semejante, lo que hace todavía más crítico el asunto ya que no sólo es cuestión de obtener mayores beneficios sino también la propia sobre vivencia de la inversión. Por esto, al empresario poco les importa, moverse de un país que ha perdido su atractivo en la formación de precios y se van a otro en donde sea más competitivo.

Oí una vez decir en la U. Anáhuac al Scro, Gíl Díaz a una pregunta de un estudiante que cuestionaba la competitividad de las reglas fiscales decir:”Ni modo aquí te tocó vivir, invertir y trabajar”, ¡Qué equivocado está!, en este mundo globalizado aún las empresas mexicanas emigran, la regiomontana Alfa acaba de cerrar dos plantas y la ha emigrado a Texas, y no es la única. También, existe una cada vez más grande migración no de peones del campo, de profesionales, especialmente ingenieros que están buscando progresar en otras latitudes, esto es grave, muy grave.

A mediados de los 90’s Europa pasó por una dolorosa transición para la unificación monetaria y política, yo vi en la Gran Vía en Madrid a médicos, ingenieros, arquitectos ofreciendo sus servicios, la desregulación y liberalización emprendida por Aznar fue especialmente dura, el desempleo llegó a más del 15%, lo mismo pasó con Irlanda, Francia, Italia, Alemania y que decir de la Inglaterra de la Tacher, hoy Irlanda y España son países que crecen, que generan empleos, incluso en el primero que durante décadas expulsó a sus habitantes, ahora regresan ya viejitos a morirse en su tierra.

Es AMLO, la opción que va a ser este país atractivo al capital productivo, la respuesta es NO, por que todo lo que nos hace improductivos, poco competitivos y que incide en los costos permanecerá con él, y no sólo eso, se agravará. Es irrelevante que sea de izquierda o de derecha, si en México no entendemos que tenemos que modificar todo para que el costo de producción sea ventajoso, México seguirá estancado mientras que otros países que si se transforman avanzarán y seguiremos con nuestra pobreza sobre todo mental lamentándonos de nuestro infortunio felices con nuestra “Soberanía”, nuestros monopolios públicos y privados, nuestros gremios, nuestro gasto social, viviendo del tianguis de piratería, y expulsando a nuestros habitantes a otros países para que allá y sólo allá puedan encontrar el bienestar que aquí se nos niega.
¿Nos importará el “otro” voto?....

1 comentario:

  1. Hola Sr. Sosa:

    En el comentario que hace usted en la Lupa ciudadana sobre la posición de Felipe Calderón respecto a la píldora, me parece que cae usted en la trampa de los anti-orden.
    Si bien el progreso está ligado a la ciencia, también lo está a la libertad de los individuos de pensar y creer en lo que cada quien quiera.
    Esas expresiones de "ultra-católicas" son disciminatorias y fuera de lugar en una democracia.
    Y por otro lado no son posturas ultra, pues no alinetan ,ovimientos civiles ni terroristas, ni marchas violentas para hacer valer su opinión, simplemente la expresa como una forma de congruencia entre su decir y su pensar.
    Por favor no lleve al extremo las posturas "anti" en pro de la libertad, pues precisamente atenta contra ella.

    Saludos de su amigo Maestro Limas
    limasyytt@terra.com.mx.

    ResponderEliminar