viernes, julio 28, 2006

Sobre la Tercera Asamblea Informativa

Sobre la Tercera Asamblea Informativa

La próxima “asamblea informativa”, convocada para el próximo domingo 30 es otra vez el recurso favorito de Andrés Manuel López Obrador para según él, “demostrar” su triunfo a base de sacar la mayor gente posible a la calle para hacer su monólogo en el Zócalo capitalino. Parece decir, miren cuanta gente me sigue, por eso yo gané, miren el Zócalo lleno eso demuestra mi victoria. Para la del pasado 16 de julio nos dice que reunió a 1.1 millones de personas. Pero una vez más la suma parece equivocada.

En efecto, de acuerdo a los siguientes datos que nos expone Sergio Sarmiento ayer en Reforma, la cantidad de gente congregada dista mucho de la que dice el Peje congregó, veamos:

“La verdad es que según la información disponible, el Zócalo cuenta con una superficie de 34 mil 515 metros cuadrados. De ella, un 20 por ciento fue ocupado el 16 de julio por el templete y el camino que se dejó abierto en medio de la plaza para permitir el ingreso de los oradores. Esto significa que había unos 27 mil 612 metros cuadrados para los asistentes, que a cuatro personas por metro cuadrado nos da un total de 110 mil 448.

“Vamos a suponer generosamente que, además de la gente en el Zócalo, se congregaron 80 mil personas en las calles de Madero, 16 de Septiembre, 5 de Mayo, 20 de Noviembre, Pino Suárez, 5 de Febrero (Norte y Sur) así como en el Hemiciclo a Juárez y en la torre del Caballito. Y seamos generosos una vez más y coloquemos a 40 mil más en el Paseo de la Reforma y en grupos que se retiraron antes de llegar al Zócalo. Aun así, si Pitágoras no me engaña, la suma es de 230 mil 448 personas y no de 1.1 millones.

Entonces, ¿mucha gente? Bueno pues la evidencia demuestra que no obstante lo aparatoso que pueda verse no son tantos, las matemáticas no mienten. Pero a AMLO y su gente, parece ser los números no se le dan.

Pero, ¿qué va a pasar en la asamblea? Eso ya lo sabemos, presentar su discurso de siempre en que siembra la duda y el odio conectando con gran eficacia con la parte más obscura de la gente que lo sigue, explotando adecuadamente esos sentimientos de frustración con ese reducto atávico del mexicano perpetuamente humillado que quiere tomar desquite –así sea simbólico, echando mentadas de madre o alcoholizándose hasta el embrutecimiento total- por lo mal que lo ha tratado la vida. Así, ya lo sabemos los congregados oirán en palabras de su guía discursos salpicados de payasadas folclóricas de mal gusto como sus chachalacas, cajamanes, peleles, para atacar a todos esos villanos obscuros, reales e imaginarios, los poderosos, los privilegiados, los que sembraron el miedo, los de arriba, la derecha, el Neoliberalismo, y ahora más recientemente, el IFE y su consejero presidente Ugalde. Así va a llamar a demostraciones de “Resistencia Civil Pacíficas”, ahora con la modalidad de que van a ser muy duras, van a ser demostraciones de insurrección contra el tirano, contra el poder oscuro que perpetró el fraude electoral.

Presentará su imaginarias “pruebas” del fraude, promete que ahora presentará “novedades”, no veo cómo, ya ha presentado pruebas falsas de todo; Urnas embarazadas, compra de sus representantes de casilla, fraude cibernético desechado por él mismo, fraude a la antigüita, errores aritméticos en las actas, ¿qué puede faltar? Ha buscado hasta por debajo de las piedras, aunque no ha presentado una sola convincente y por el contrario ha acusado en falso a millones de mexicanos funcionarios de casilla y sus propios representantes electorales como los artífices de una maquinación obscura maligna en su contra, tan es así que impugnó más de la mitad de todas las casillas electorales. Pero esto no importa, en el discurso de López Obrador nunca ha sido importante la veracidad o credibilidad, para su seguidores no existe el razonamiento, es un acto de fe que tiene que mover montañas, ¿Cómo “fregados” no han de moverse si todos queremos que las montañas se muevan? ¿Cómo fregados es que perdimos la elección si todos los aquí congregados cantamos a coro un fraude? ¿Cómo fregados van a despojarnos así no más de nuestra esperanza redentora? ¡Si no es Él, ¿Quién será capaz de quitar a los villanos, los de la derecha, los tecnócratas, los empresarios, los privilegiados el poder del dinero? ¿Cómo recuperaremos el paraíso perdido de antaño, de los hijos del Nacionalismo Revolucionario que llega a su clímax en los 70’s? Quién si no Él…

Y se presentará con su corte de “sacerdotes y sacerdotisas”: Carlos Monsiváis, Elena Poniatowska, Jesusa Rodríguez, Sergio Pitol, Astrid Hadad, los hermanos Bichir, José Luis Cuevas, Guadalupe Loaeza, y otros más, que han sido proclamados por el “pueblo” como las grandes e infalibles lumbreras intelectuales porque “el que no conoce a Dios dondequiera se anda hincando”.

Así con su discurso incendiario el señor López predicará el ajuste de cuentas y el desquite contra los malvados, tratará así de cambiar el Estado de Derecho y de la legalidad por el Estado de la voluntad de las masas, de sus masas, de su propia conveniencia y noción de lo que es justo y legal A poco que uno estudie la historia de la humanidad tal discurso no es el prólogo de épocas de progreso y de paz, sino el préambulo para nuevos enconos, nuevas desazones y nuevos desencantos. Esto mismo fue usado o es usado por Mussolini, Hitler, Perón, Stalin, Lenin, Castro, Chávez. Fascistas o comunistas pero nunca demócratas, por que el demócrata nunca recurre a manifestaciones de pueblo, recurre a la ley y las instituciones.

No deja de ser una tragedia y una vergüenza que este discurso para perdedores parezca ser la llave para ganar unas elecciones, sembrando la duda y el encono entre los mexicanos. ¿Cómo fregados no vamos a ganar si todos los aquí congregados clamamos que fue un fraude? ¿Cómo fregados se atreven a sugerir que Él no fue el vencedor? Voto por voto…. Si la montaña no se mueve, la movemos a huevo, por lo que más le vale al tribunal sentenciar a favor del redentor, si no lo hacen, el país arderá…

Pero se olvidan estas masas, que la verdadera mayoría que por ahora permanecemos impávidos, esperando que transcurran los tiempos y las formas legales somos el verdadero apoyo a los jueces, y que la presión que quieren ejercer por más estridente que sea no sirve de nada. Nosotros, los ahora espectadores, también tenemos medios y uno de ellos, el más importante, es la unión para hacer que prevalezca el Estado de Derecho.

3 comentarios:

  1. Soso:

    Celebro la apertura de la sección de comentarios en tu blog. Mal que bien expresas tus ideas de manera coherente y eso ya es ganancia. Espero que vengan muchos ANistas y que te diviertas.

    Bye

    ResponderEliminar
  2. Anónimo8:43 p.m.

    Asisto con regularidad a su sitio, y deseo felicitarlo por su gran capacidad de análisis y envidiable lucidez.

    Francamente lo felicito, y deseo poder seguir disfrutando de sus participaciones tan inteligentes y oportunas.

    Mil gracias.

    ResponderEliminar
  3. Me gustó mucho la manera en expresas tus ideas. También me gusto tu definición politica (liberal) yo así me siento tanto en cuestiones economicas como en cuestiones sociales. En los últimos años he simpatizado mas con el PAN, tal vez por que siento que hay mayor apertura y una actitud más progresista. Aunque se les tache de ultraderecha y facistas. En realidad es donde se ha visto mayor responsabilidad y respeto a la democracia.

    ResponderEliminar