jueves, julio 27, 2006

Un Sistema Racional y Eficaz de Salud

Felipe, quiero empezar este escrito narrando algunos cuantos casos reales: Una vecina mía tiene una afección pulmonar grave, requiere respirar oxígeno las 24 horas del día. Hace unos cuantos días se puso grave, estaba morada, se llamó a la ambulancia del IMSS, uno de los paramédicos afirmó: “Ojala este realmente grave, por que si no lo está no me la van a admitir y se van a tener que regresar en taxi”. La instalaron en una camilla y ahí la dejaron por días, agravándose su cuadro clínico, al no llegar el neumólogo, sus familiares hicieron una colecta y la cambiaron a un hospital privado en donde es ahora tratada. Estoy seguro que hubiera muerto si permanece en el IMSS.

Otro caso, el conserje del condominio en donde vivo, empezó con síntomas de adormecimiento de las extremidades del lado derecho, acudió al IMSS y el doctor, le dijo que no sabía que tenía, y le recetó ¡Vitaminas!. Tuvimos los condóminos que hacer una colecta y enviarlo a un hospital privado, en donde evoluciona favorablemente, con cargo a nosotros, que ni modo que dejáramos al señor a su suerte.

La abuelita de un amigo mío, una persona de edad, unos 78 años, se cayó y se fracturó la clavícula, la llevan al IMSS, la tienen casi 8 horas en antesala en “urgencias”, hasta que llega el “traumatólogo”, le manda sacar unas radiografías, y con ellas simplemente la enyesa y la manda para su casa. No quiero ni narrar el cuadro de dolor que se presenta durante la noche a la pobre señora, la llevan a un hospital privado, el traumatólogo dice “Es increíble lo que han hecho”. Opera, pone unos clavos, venda e inmoviliza el brazo. La señora se recuperó favorablemente.

Un amigo mío dueño de una agencia automotriz, paga un seguro de gastos médicos mayores a todo el personal del taller y refacciones, les tiene explícitamente prohibido acudir al IMSS en caso de accidente, si se recataloga el riesgo de la empresa en sus propias palabras “me parten la madre”. Así, pagar un seguro privado le sale más barato que pagar el IMSS con riesgo (un taller lo tiene) más alto.

Yo mismo pago a mis empleados un seguro médico para ellos y sus familias, simplemente no puedo permitir dejarlos expuestos al IMSS.

A mi hermana, le diagnosticaron cáncer mamario, afortunadamente tiene seguro de gastos médicos mayores, ha logrado sobrevivir 12 años gracias al excelente tratamiento de su oncólogo, no obstante que recientemente tuvo metástasis y el cáncer se le pasó a los pulmones, bajo este cuadro fue tratada de agua en la pleura, hay que ver no sólo la calidad del tratamiento, también la calidez, y hasta cariño que recibía del personal del hospital.

No dudo que pueda haber casos en que el IMSS tiene aciertos, no todo es malo es la institución y hay en él excelentes profesionales de la medicina, sin embargo, estas son excepciones, la generalidad de los casos el servicio, la atención a los pacientes es pésima, deshumanizada, y…cara.

No hay evaluación de la OCDE de los hospitales y clínicas como ocurre con la educación, pero estoy seguro que al igual que en aquella obtendríamos el último lugar y muy por debajo de la media….

Dices Felipe ayer en tu discurso ante la comunidad médica: “Parto desde luego de la premisa de que el acceso a la salud constituye un derecho irrenunciable de las personas, un pilar del desarrollo social y humano, una premisa de garantía, de dignidad humana, un bien social fundamental que debe ser protegido y promovido por el Estado.” Lo real Felipe es que la población no tiene acceso a la salud, aún siendo asegurados del IMSS o el ISSSTE. El servicio, atención, es pésimo, y los pobres que caen en desgracia por alguna enfermedad grave o accidente, y tienen que caer en alguna de esas instituciones tienen finalmente que ser atendidas por instituciones privadas para sacarlos adelante, así, nos encontramos ante un gasto doble: Debe pagarse el IMSS y debe pagarse un seguro de gastos médicos, vamos, los mismos diputados, senadores y personal de confianza del poder ejecutivo tienen un seguro privado. ¿Por qué? , por que nadie en su sano juicio acude al IMSS que es una institución que no cumple con su labor de proporcionar atención médica de calidad a sus asegurados, es para decirlo llanamente un fracaso, la razón de su fracaso del sistema de salud la misma del fracaso del sistema socialista soviético. Todas las empresas socialistas del mundo, sean siderúrgicas, de salud, agrícolas o educativas, tienen ciertos puntos comunes: todas producen artículos de mala calidad a muy altos costos, con privilegios especiales para un grupo reducido.

Los privilegios, ahí Felipe, tienes la bomba de tiempo de las pensiones, con “conquistas laborales” que permiten al personal del IMSS y del ISSSTE jubilarse a la edad de 47 años e irse de vacaciones pagadas hasta los 80 años o quizá más, el gasto para pensiones del ISSSTE fue 40,962 millones de pesos el año pasado, para el IMSS 84,273 millones, pero creciendo a tasas exponenciales. Hoy, esta situación previene ya que se compre equipo, medicinas, mañana que opere. Son instituciones técnicamente quebradas pero como son instituciones del gobierno sólo pide más y más dinero para subsanar su pésima administración un auténtico barril sin fondo. ¿Hasta donde va a llegar este quebranto?

Pero independientemente de la situación financiera, lo más preocupante es que realmente no cumplen su función, que es proporcionar atención médica de calidad con calidez humana, los ejemplos con los que inicio este escrito son testigos de que no se está cumpliendo con la función para la que fueron creados.

Y, es que Felipe, tu lo sabes, los monopolios del estado son un fracaso y además un fracaso caro que nos cuesta a todos los mexicanos y que a muchos nos cuesta doble por que hay que pagar por ley las cuotas del IMSS y también pagar un seguro de gastos médicos por que no podemos permitirnos quedar expuestos a que una enfermedad grave en alguno de nuestros seres queridos destruya nuestro patrimonio y nos quedemos en la ruina.

Por eso, debe de promoverse la competencia, no estoy promoviendo la privatización, pero si creo que debe de inducirse la competencia. Es la única forma posible que el sistema de salud sea viable, y sobre todo eleve la calidad. ¿Cómo inducir la competencia? Hay varias formas posibles: Dado que el IMSS no es gratuito, puede hacerse opcional su inscripción. Lo único que se haría obligatorio es que el patrón tenga a sus empelados cubiertos por un seguro de gastos médicos y el propio IMSS (e ISSTE) serían a su vez una póliza de seguro de gastos médicos, aquí podría incluirse al Seguro Popular en que el gobierno podría ejercer algún tipo de subsidio aplicable a las mexicanos más pobres. Los seguros de gastos médicos, de las instituciones públicas y privadas serían válidos en todas las instituciones de cierto nivel hospitalario, por ejemplo de 2do nivel para abajo, es decir serán universales, así un asegurado del IMSS podría ir a un hospital privado de 2do nivel, o a un hospital del ISSTE. Y viceversa, un asegurado privado podría atenderse en cualquier hospital del IMSS o del ISSSTE. Por supuesto, para que esto funcione, los hospitales públicos deberán ser autónomos, presupuesto incluido y los hospitales sólo recibirán dinero de acuerdo a los casos tratados. Así, si no mejoran su nivel tendrán que cerrar, y también, si no llegan a un acuerdo con sus sindicatos y éstos no ceden, tendrán que cerrar.

Un esquema así, reduciría drásticamente el costo de los seguros de gastos médicos mayores, el sistema de salud, todo, movido por el acicate de la competencia los obligaría a mejorar. Otro punto importante es que se racionalizarían los recursos, el libre mercado y el seguro universal evitaría tener que construir por ejemplo para una determinada población pequeña tres o cuatro hospitales, uno para el IMSS otro para el ISSSTE, uno del sector salud y finalmente uno privado, siendo que uno bueno sería suficiente. Cuando la demanda lo pida podrían construirse otros hospitales y con el advenimiento de la oferta la elevación de la calidad.

A todo esto podría agregársele un esquema para gastos médicos menores, que quizá para la clase media no fuera tan relevante pero que para las clases más pobres enfermedades menores pueden ocasionar un gran quebranto en su ya precaria situación económica, esto ya está en marcha tal y como está planteado el Seguro Popular, que debo decirlo me parece un gran logro del presidente Fox, y que estoy seguro que continuará.

Estoy seguro que induciendo la competencia, entre los hospitales públicos y privados se acabarían para siempre los casos lamentables como los que he narrado al inicio de este escrito, por que no hay nada, ni reglamentos, ni convencimiento, nada que iguale a la competencia como el único camino viable para que los mexicanos por fin, tengamos a un costo justo, servicios de salud con calidad y calidez. Es decir que gocemos de un sistema de salud racional y eficaz y no como hasta ahora que padecemos de un sistema de salud, pésimo y caro.

2 comentarios:

  1. A tu propuesta yo le agregaría libertad de visitar el doctor que deseemos, aquel que se encuentre bajo el régimen del IMSS debe poder ver el doctor que desee sea este privado o del IMSS y este último le remunera al doctor en cuestión. También el que uno pueda adquirir las medicinas donde desee, sea una farmacia del ahorro, guadalajara, etc y que nada más le mande la factura de esta, junto con la receta médica, para que el IMSS le bonifique al asegurado dicho gasto.
    A eso claro esta hay que sumarle la eliminación inmediata de privilegios a los trabajadores de dichos institutos, y hasta pediría la inmediata destitución de Roberto Vega Galina.
    Pero bueno eso si ya es mucho pedir, me conformo con que el IMSS sea eficiente.

    ResponderEliminar
  2. La vida trendy

    Por supesto, esa es la idea, que tu seguro sea válido en cualquier institución de salud pública o privada, lo más importante de mi propuesta es la competencia y esta sólo se da si el paciente tiene libertad para elegir

    La eliminación de privilegios se da solita, en automático, si no son eficientes, no cubren sus costos y bye bye.

    ResponderEliminar