lunes, septiembre 18, 2006

Aniquilar a la Izquierda por la Libre…

Es bastante entendible la situación en la que se encuentra Felipe Calderón, es evidente que la izquierda ha adquirido una relevancia inimaginable, su adversario izquierdista, promete ser una auténtica piedra en el zapato, no me preocupa que se haya autonombrado presidente, lo que realmente me preocupa son frases como las de Felipe de que “vamos a rebasarlos por la izquierda” (sic), y también me preocupa y mucho que el FMI haya sugerido aumentar el denominado “gasto social”.

Calderón hizo campaña en base a muy buenos planteamientos: Se declaró que sería el presidente del empleo, y creo sinceramente que entiende la problemática que previene el crecimiento económico y el empleo. Sin embargo, debido a toda esta presión izquierdista, temo que todo acabe en los hechos en una propuesta nebulosa, gris, en una calca del sexenio de Fox. Una política económica así, indudablemente le daría más fuerza a la izquierda, por que si de lo que se trata de de aumentar el denominado “gasto social” sólo por darle gusto a la izquierda y hacer lo que el “pueblo” está demandando con su voto a su ex adversario de la izquierda puede traer consecuencias funestas. ¡Cuidado! Hacer lo que la izquierda plantea sólo por consentir y ser “más plural”, va a trabajar en contra de México, en contra del progreso, si seguimos creyendo que el Estado proveedor y de bienestar es una fuente inagotable vamos a terminar en lo más profundo del abismo y en ese fondo quiere ver la izquierda a México, ya que le representa su oportunidad otra vez de acceder al poder.
Felipe Calderón está frente a un terrible dilema: Promover el crecimiento económico o emprender acciones redistributivas del ingreso, y no hay vuelta de hoja, no se puede hacer las dos cosas al mismo tiempo. No se puede chiflar y comer pinole, ¿Por qué razón? Por que en México como en cualquier país los recursos son escasos, el dinero con que cuenta el Estado proviene de dos fuentes: Los impuestos y derechos y del petróleo, no hay mas.

Felipe Calderón deberá responder la pregunta: ¿Buscar que el nivel de desarrollo económico proporcione mayores ingresos y empleos a una cantidad creciente de los habitantes mientras que simultáneamente la distribución del ingreso sigua siendo inequitativa o inclusive más inequitativa? La respuesta a esta pregunta es crucial, ya que ello determinará el éxito o fracaso de la política de desarrollo.

Si se decide por la propuesta socialista de la redistribución del ingreso, entonces se trata de confiscarle dinero a los individuos con ingreso medio y alto y muy importante a las empresas, mermando sus utilidades utilizando para ello el impuesto sobre la renta, además todo esto basado en la premisa socialista de “pagan más los que más ganan”, esto es, tasas impositivas crecientes, además de elevadas, para poder implementar programas de gasto gubernamental como asistencialismo, subsidios a los agricultores, pensiones para viejitos, asistencia a madres solteras, etc. etc. etc. Así, según esta tesis socialista, se logra legalmente robar, sí señor, robar, a los ricos, para dárselo a los pobres. Un Robin Hood moderno encarnado en el Estado benefactor.

Además agregamos que el pago de este impuesto sobre la renta está basado en leyes complejas, extensas, sujetas a un sin número de reglas, que además son cambiantes cada que se le ocurre al secretario de Hacienda emitir una nueva “Miscelánea Fiscal”, esto, además del pago en sí mismo del impuesto implica un fuerte gasto ya que la dificultad para cumplir con el pago de impuestos implica tener que pagar por los servicios profesionales de la cuestión fiscal, contadores y abogados, este gasto no es menor.

Esta estructura del impuesto sobre la renta, que es la vigente, contiene un alto sesgo en contra del crecimiento económico ya que desincentiva el trabajo, y lo más importante, al quitarle a los particulares y a las empresas su dinero y obligarlos a asumir los altos costos de cumplir con la ley, les impide ahorrar o se los hace más difícil, y con ello, formar su capital que más tarde se utiliza como inversión y más importante a reducir la rentabilidad de las empresas trayendo en consecuencia que éstas o no reinvierten, o no se forman nuevas, o de plano, cierran y se van, realidad que amargamente hemos estado siendo testigos de empresas que se mueven a otros países en donde sí han entendido que lo importante para las empresas es tener mayor rentabilidad. No menos importante, lo hemos visto en el mundo real, esta política tributaria termina reduciendo efectivamente la recaudación ya que propicia la evasión y la elusión, el gobierno termina finalmente peor, con menos dinero del que podría recaudar, que según esto era el objetivo original e impidiendo el crecimiento y con ello perpetuando la pobreza.

Los ingresos fiscales, en lugar de utilizarse en la funciones que le son propias al Estado, como es la procuración de justicia, el combate a la delincuencia organizada, en detonadores del crecimiento como son los servicios públicos, agua, drenaje, tratamiento de aguas residuales, comunicaciones, puertos y aeropuertos, son utilizados en la administración burocrática de los recursos, en un creciente gasto corriente lo que implica una destrucción muy efectiva de la riqueza. No tengo el dato, pero me pregunto ¿Cuánto de cada peso recaudado realmente es entregado a los pobres? Por otra parte, el dinero empleado en subsidios, de todo tipo, energéticos incluidos, distorsionan los precios relativos lo que implica que con los mismos recursos disponibles se genere un menor nivel del PIB.

Así, de continuar con la propuesta socialista de la redistribución del ingreso, según ellos “justa”, por que es insultante que haya tan pocos ricos tan ricos, y tantos millones de pobres, que unos cuantos concentren en sus manos una gran proporción del ingreso, mientras que millones apenas tienen para sobrevivir, peor aún si estas ideas se hacen más preponderantes, sólo por que la izquierda ha adquirido mayor importancia, sólo por que el ex candidato de la izquierda anda en las calles con su “movimiento pacífico”, sólo por ser más incluyentes, si esto es así, pues si, efectivamente el gobierno encabezado por Felipe Calderón estará trabajando muy eficazmente a favor de sus adversarios, por que el país no crecerá y terminaremos con los mismo o con más pobres, más materia prima para la izquierda, recordemos su slogan político “primero los pobres”, ellos lo que necesitan son pobres, por que son votos futuros.

No, Sr. Presidente Felipe Calderón, no debemos de darle esa facilidad a la izquierda, no caigamos en su juego, no, vamos a aniquilarlos sí a reducir a la nada, sí, a destruir y arruinar eternamente, a no dejar que vuelvan a ser preponderantes, a borrarlos del escenario. Por supuesto, no me estoy refiriendo a perseguirlos, mucho menos reprimirlos, no, me estoy refiriendo a seguir el camino que han seguido otros países que efectivamente han erradicado la pobreza, como la católica Irlanda, como Islandia, como la excomunista Estonia, como España, como Portugal, Singapur, Vietnam, Taiwán, Corea del Sur, China y la India, etc. etc. etc. “Pa’ que dar tanto brinco estando el llano tan plano”. Lo que vamos a hacer para, repito, aniquilar a la izquierda socialista, populista, es primero ignorarlos y segundo, promover, enfáticamente el crecimiento económico. Y para esto, lo primero que vamos a hacer es cancelar para siempre la tesis redistributiva y bajar sensiblemente el impuesto sobre la renta, eliminar que sea progresivo y hacerlo simple, muy simple de pagar. En Irlanda se expresa en una línea: “Se pagará el 10% de los ingresos brutos” ¡Ya! Tal cual, ¿se puede algo más simple?, si bien nosotros no podemos dar aún ese brinco ya que el Estado Mexicano con todos los compromisos que tiene le produciría un enorme déficit.

Vamos a combatir la pobreza erradicándola, vamos a basar la política económica bajo la premisa de que la economía tiene que crecer, pero tiene que crecer en serio, no medias tintas, no grises propuestas como con Fox, necesitamos que este país crezca en serio, vigorosamente, vibrantemente, si los países que enlisté arriba han podido, no existe razón alguna para que nosotros no. Y para ello, vamos a empezar por reducir las tasas del ISR, quitar su progresividad, y hacerla simple de cumplir, esto va a permitir el ahorro y la formación de capital por los particulares que van a pasar a forma parte de los propietarios de activos que dan bienestar, que puedan adquirir sus casas, autos, de bienes, que promueven el crecimiento económico. También el ahorro de los particulares, baja el costo del dinero lo que permite que las tasas de interés bajen y otra vez que sea más fácil adquirir un préstamo hipotecario, automotriz, al consumo. Y para las empresas, mayores utilidades en un marco de crecimiento económico son alentadas a reinvertir, es un buen negocio, por tanto ahí se coloca el dinero, y no menos importante, formar nuevas empresas con capital nacional o extranjero, para crear más oferta de bienes y servicios, y así formar el círculo virtuoso de más inversión, más empleo, produciendo más riqueza, dando la oportunidad a los mexicanos de trabajar y producir masivamente, mejor y más barato. Vamos a tener que producir bienes con más valor, lo que demandará una mejor educación, y tendrá que darse, los salarios subirán, se agregará valor a los productos mexicanos y el bienestar para la mayoría de la población llegará.

Es cierto, bajar los impuestos en particular el ISR no es lo único, pero si como hemos visto muy importante, y debe de acompañarse de otras no menos importantes acciones como la protección a la propiedad privada, la prevalencia del la ley que a todos debe obligar por igual, mercados libres y flexibilidad laboral, pero realmente libres; evitar los monopolios, promoviendo la competencia, se debe de eliminar las concesiones hoy en manos de privilegiados o gremios, se debe de incrementar la competitividad pero no a base de distorsiones y subsidios, se deben de abolir todas las regulaciones que no tengan que ver con la protección civil, la sanidad , el uso de suelo, y el engaño a los consumidores, y no menos importante, mantener por que ¡ya lo tenemos!, estabilidad de precios, finanzas públicas sin déficit, comercio libre con el mundo, mercados financieros libres integrados a los internacionales, dólar libre y libre transferencia de divisas. A los pobres, a los verdaderamente pobres, si, hay que asistirlos mientra les llega la prosperidad con una política bien focalizada y muy directa y sobre todo capacitándolos en oficios o en su propia actividad para que incrementen su capital humano y puedan efectivamente salir de la pobreza, es decir, no les vamos a regalar un pescado, les vamos a enseñar a pescar…

Un sistema así generará con toda seguridad crecimiento económico sostenido, mayor empleo, mejores salarios, y el abatimiento efectivo y sostenido de la pobreza. El ingreso seguirá siendo in equitativo, pero a nadie importará. En un entorno así, el populismo sonará hueco, ilógico, y como lo que es mentiroso, falaz, como sucede en los estados del norte, estará efectivamente reducido a la nada. Habremos ganado, la libertad, iniciativa, trabajo, creatividad de millones se traducirán en riqueza, en bienestar para todos los habitantes de este país, que ya tiene lo más difícil de conseguir, los intereses bajos y la estabilidad de precios, para despegar con fuerza con un crecimiento vigoroso, para insertarse en el mundo como un ganador, y esta realidad contundente podrá más que los planteamientos falsos, de un líder izquierdista. Él y sus dogmas, habrán quedado aniquilados por la libre… y por la realidad….

12 comentarios:

  1. Te leo Rudy no dejo de leer TODO

    La verdad y estoy muy preocupada

    Lo que vamos a hacer para, repito, aniquilar a la izquierda socialista, populista, es primero ignorarlos y segundo, promover, enfáticamente el crecimiento económico

    Esto seria lo mejor que pudiera ser Felipe ......

    Besos mi querido amigo :)

    ResponderEliminar
  2. Patty,

    Lo va a lograr Felipe, vas a ver, el PRI ha entendido que torpedear las iniciativas de Reformas estructurales sólo benefician a AMLO y su izquierda populista y como escribí, la izquierda lo que quiere es ver a México en el fondo del barranco. ¡Pero no van a poder! vamos a salir adelante. Por que así como tú, gente trabajadora y que no se dobla hay muchos mexicanos que saben que el futuro está en el trabajo, en el esfuerzo y no en un Presidente o un Estado que todo lo proporciona.

    Y al gobierno de Felipe sólo le pido que nos deje trabajar.

    Gracias por tu comentario

    ResponderEliminar
  3. Rudy tienes razon MEXICO esta lleno de gente Trabajadora por todos lados y mas en mi Montterey adorado ......

    Tengo puesta toda mi esperanza en Felipe yo confio en el .

    Besitos Rudy con todo respeto

    ResponderEliminar
  4. Muy acertado lo que señalas, Rodolfo. Y hay que estar muy atentos a todas estas señales. Confío en que solo haya sido un comentario de Calderón y no una determinación al respecto, porque comparto tu punto de vista. Estoy convencida de que debemos seguir trabajando para hacer de nuestro México un País fuerte en los aspectos de economía, educación, salud, inversión, competitividad, seguridad, turismo, etc. Y no podemos darnos el lujo de permitir retroceso alguno por la izquierda. Y mira que no me parecería tan mala alternativa, pero lamentablemente en México no tenemos material ni humano ni político ni ideológico que pueda significar una buena opción por esta corriente.

    ResponderEliminar
  5. No te creas Cecilia, acuérdate que en el equipo de Calderón está Josefina Vázquez Mota, ella sabe bien que es lo que debe de hacerse, ojalá quede en un lugar preponderante para influir. Ella entiende todas estas ideas, me consta.

    ResponderEliminar
  6. Tienes razón, Rodolfo, esa mujer tiene mucho tamaño y creo que fue pieza clave en la campaña de Felipe. Así que también espero que siga siendo pieza clave en su gobierno, porque al primero que le conviene es al mismo Felipe.

    Cuando dije que no me parecía tan mala alternativa, me refería a la izquierda, como balance. Y también a esta corriente me refería cuando expresé que en México no tenemos material ideológico ni político que represente a una izquierda moderna y moderada...

    ResponderEliminar
  7. Cecilia

    Pues mi opinión es que el socialismo ni social demócrata es aceptable, ve como tienen a Suecia, Francia, Alemania, e Italia, sin crecimiento sin empleos,claro que de los males el menos, nada más imagina México con un émulo de Chávez y sus complejos del "Imperio", enemistados con nuestros vecinos, como cuando Echeverría y el JoLoPo, así nos iba a ir con AMLO ¡nos salvamos! por un pelito, por eso hay que luchar para que México crezca vigorosamente y anular a la izquierda.

    Luego les cuento en el otro blog que cuando era jóven era Keynesiano aferrado, apasionado como todo lo que hago, hasta que caray vi lo que hizo Hayek en Inglaterra y Friedman en EU y caray pues no quemé mi General Theory pero lo cambié para estudiar a fondo a los liberales que en la realidad han traido la properidad y de eso se trata ¿no?
    Claro ahora lo apasionado lo traigo del lado liberal, por que estoy convencido, tantas historias de éxito, y por el otro lado tantos fracasos, no se puede ser ciego y negar por pasión ideológica, lo que sirve, sirve, lo que no, no. Así de fácil...

    ResponderEliminar
  8. Precisamente porque me imaginé lo que sería de nosotros si hubiera ganado el peje es que me esforcé en hacerle ver a las personas que podía, el peligro que representaba ese señor para nuestro País. Mucho antes de que la frase fuera usada en la campaña de Felipe, yo ya la expresaba (y aún lo hago, porque siento que es una realidad). Como bien dices, nos salvamos por un pelito. Al igual que Paty, me daba miedo pensar que López ganara la Presidencia.

    Me interesa mucho conocer las experiencias que te hicieron cambiar al liberalismo tan drásticamente como dices... Eso sí suena muy interesante, viniendo de alguien con la preparación que tienes. Quiero decir, tanta convicción no puede modificarse solo porque sí...

    Así que estaré pendiente de tu siguiente post en el otro blog.

    Saludos,

    ResponderEliminar
  9. Anónimo8:08 p.m.

    miedo........ el motor de los agachados serviciales al imperio empobrecedor NEOLIBERAL......, hablan de populismo sin tener la MENOR idea de lo que esa palabra significa (cuando apoyan al mayor populista de los ultimos tiempos el chente fox)....... porque no me sorprende??

    Rickmetal

    ResponderEliminar
  10. Muy interesante blog. ¿realmente creen que Calderón camine en serio hacia la liberalización (hacia la genuina)?

    No conozco de primera mano la realidad mexicana y sus personalidades, pero yo tengo tanta desconfianza en los políticos...

    salu2!

    ResponderEliminar
  11. Sólo algunos comentarios:

    1. Irlanda tiene más compromisos gubernamentales que México, como miembro de la UE, con todo y su Carta Social; por lo tanto, una disminución a un "flat tax" de 10% si se estudia bien podría hacerse aquí.

    2. AMLO no es de izquierda. Al igual que otros fascistas, usa la bandera "socialista" para atraer resentidos. La estructura de su movimiento sería diferente si se tratara de un stalinista o maoísta como Sendero "Luminoso"

    ResponderEliminar
  12. Hans:

    Bienvenido.

    Buen punto, sobre Irlanda, yo creo que van a empezar con una tasa del 20 -25% aquí, y sobre los compromisos gubernamentales de México pues debiéramos de tener mucho menos, pero con eso que aquí el gobierno es proveedor de todo (empezando por la falta de empleos) y que tiene que mantener a 8 millones de holgazanes en la burocracia, pues no son pocos. Ahi es un punto donde Calderón debe trabajar en serio para reducir la masa de inútiles parásitos privilegiados.

    Y si, AMLO no es de izquierda, es un payaso igual que Hugo Chávez. Y totalmente de acuerdo, por aquí anda escrito su discurso es el de los perdedores y resentidos.

    ResponderEliminar