jueves, octubre 12, 2006

El Muro de los Lamentos, de las Vergüenzas



Algunos se lamentan, otros vociferan sobre todo los de izquierda, ¿Cómo es posible que los EU hayan aprobado la construcción de un muro de 1,200 kilómetros para evitar la emigración ilegal de mexicanos (y centroamericanos)? ¡No se deben construir muros, se deben construir puentes!, ¡Esa no es una demostración de amistad ni de buena voluntad de un socio y un vecino!, remata el presidente Fox "Lo que hoy por hoy tenemos es esta decisión totalmente equivocada de los Estados Unidos, me parece que hay una falta de visión de lo que significa la migración, de lo mucho que le puede producir a los dos países, de la necesidad de que manejemos esto de manera ordenada, legal y con pleno respeto a los derechos humanos”.

Para el Presidente Fox, "la migración es un fenómeno que se crea por la existencia de un empleador en EU que necesita mano de obra y por la "voluntad" de un trabajador mexicano con aspiraciones y deseos de un mejor proyecto de vida. Le faltó completar que aquí no nos da la gana proporcionar….

Lamentos, lloriqueos, críticas a la falta de comprensión por el fenómeno migratorio, y hasta insultos a “la extrema derecha estadounidense”, por la aprobación de 1,200 millones de dólares por el Congreso para frenar si no impedir, la migración ilegal.

Ni un solo político, ni uno solo a externado ni reconocido que los estadounidenses no tienen por qué resolver los problemas de los mexicanos y si en cambio tienen todo el derecho de fijar límites y cotas a la migración, ni uno solo ha realizado el más mínimo esfuerzo mental para tratar de entender el por qué lo hacen.

Es claro, pero muy claro que ellos necesitan de la mano de obra barata, y no sólo en el campo, también en construcción, plomeros, electricistas, niñeras, cocineras, limpieza, etc. Pero lo que también es muy claro, es que lo que no quieren es que eso sea una invasión silenciosa, 12 millones en los últimos 15 años y a razón de 500 mil por año, no es poca cosa, más los millones de “hispanos” que ya se encuentran ahí, pronto, los estados sureños con esta tasa de crecimiento serán hispanos y a eso es a lo que le tienen miedo, por que una vez asentado al emigrante hay que darle educación, salud, seguridad, servicios, etc. y que a los emigrantes hispanos les resulta muy complicado asimilarse a la cultura de ellos, y hablar inglés. Es muy claro que lo que quieren es mano de obra transitoria por obra específica, por ejemplo recoger una cosecha y al terminar, se les regresa a su país de origen.

Cuando visité Berlín en 1975 nunca imaginé que EU fuera a construir un muro igual que aquél que separaba la Alemania libre de la Comunista, muro que fue construido por los comunistas para que sus habitantes no emigraran a la zona capitalista libre parafraseando a Fox “por la voluntad de un trabajador con aspiraciones y deseos de un mejor proyecto de vida” exactamente las mismas razones por las que hoy emigran los mexicanos y los EU nos ponen un muro para evitar la invasión lenta pero segura de su territorio.

El economista mexicano Ricardo Valenzuela tuvo la audacia de contactar al Dr. Friedman con una sola pregunta ¿Por qué Estonia pudo y México continúa atrapado en su pantano? Su respuesta fue tajante y, sobre todo, sumamente alarmante: “Porque Estonia, a diferencia de México, ha conocido el dolor, las verdaderas profundidades de la pobreza, la opresión y la esclavitud bajo el régimen comunista. Todo ello provocó la formación de una sociedad civil sedienta de libertad y, armada con una repulsión hacia el estado, provocó se sumara a la causa liberatoria de Laar.”

Sumamente alarmado le preguntó. Entonces ¿México tiene que llegar a sufrir de esa forma para encontrar ese camino hacia su desarrollo y liberación? Corto silencio y luego la sentencia: “Desafortunadamente puesto que, me parece que durante los últimos 200 años, no han aprendido la lección y, la frontera con EU, no ha permitido opere la creativa destrucción de los mercados como sucedió en la URSS.”

Quizá el Doctor Friedman tenga la razón, la emigración ilegal a los EU y el sector informal han impedido la creativa destrucción de los mercados, no hemos conocido el dolor, la opresión y la pobreza de los regímenes tiránicos comunistas, al frenar la emigración vamos a ver que hacemos con los 500 mil mexicanos que se iban cada año a los EU y que ya no se van a ir, al menos en esas cantidades.

¿No será que el nuestro muro tenga exactamente las mismas razones que el muro de Berlín?, esto es, ¿separar el mundo libre del socialista? Por que pese a lo que digan nuestros políticos en particular los de izquierda que culpan a los “tecnócratas y Neoliberales” de la falta de crecimiento económico y de la generación de empleos, no se paran un solo momento a meditar ¿Qué es realmente lo que está mal? No quieren reconocer, simplemente, están impedidos mentalmente presos en sus ideologías, que los empleos y el crecimiento se dan únicamente cuando hay inversión y educación de calidad. Y, en lugar de ponerse a pensar que hacer para que el país mejore y se invierta aquí, se dedican a pensar en cómo clavarle el colmillo en la yugular al rico, bajo el pretexto de la terrible desigualdad y la pobreza, para que como Robin Hoods modernos crear según ellos la redistribución de la riqueza y solventar los problemas, la evidencia, sin embargo, demuestra que no, que los ricos no se dejan que les confisquen, y no invierten, o se van, o no llegan, y nos quedamos igual o peor, con nuestros pobres, y sin crecimiento económico y los empleos que en consecuencia se crean. Los mexicanos somos tan absurdos que con tesis como la de la explotación de los ricos a los pobres, esto es, de los EU a México buscamos, como siempre, explicaciones de nuestros fracasos fuera y no dentro. No tenemos vergüenza.

Y es que es vergonzante seguir presos del mito comunistoide “La Tierra es de Quien la Trabaja”, que resulta en la estupidez de las tierras ejidales, en la “propiedad social”, tierras de todos, pero de nadie. Con límites a la extensión de la propiedad. Los emigrantes allá van a trabajar en tierras que no son de ellos, a tierras que no las trabaja su propietario, van a tierras que tienen capital, y tecnología van a tierras que no tienen ningún límite en lo referente a la extensión de la propiedad. Van a trabajar por un mejor proyecto de vida a tierras libres capitalistas…Y dejan aquí sus improductivas y fragmentadas tierras socialistas.

Vergonzante es quejarse de la falta de empleos, e impedir la construcción del aeropuerto en Atenco por el PRD y los ejidatarios, vergonzante es saber que el principal puerto de la costa oeste de los EU: Long Beach está súper saturado y no tiene para donde crecer y que no puede construirse un puerto gemelo en Ensenada Baja California por problemas de tierras ejidales y propiedades sociales. ¿Queremos empleos?, pues la realidad demuestra lo contrario, hacemos hasta lo indecible por impedirlos.

Vergonzante es tener la energía, la educación, la salud, en manos de monopolios del Estado que proporcionan bienes o servicios de ínfima calidad con privilegios y componendas para unos cuantos, léase sindicatos corporativistas ineficientes y corruptos que esquilman a todos los mexicanos.

Vergonzantes son nuestros monopolios privados, que no sólo esquilman con sus altos costos, sino que evitan la inversión y generación de empleos de competidores.

Vergonzante es que los maestros reciban su paga independientemente de que sus alumnos no sepan matemáticas, español, y lectura de comprensión, y que México esté en el último lugar en educación entre todos los países de la OCDE, y que para negociar su aumento salarial tomen con barricadas la ciudad de Oaxaca y clamen por una rezonificación, mantengan el paro por meses importarles para nada sus alumnos. Chantaje puro, sinvergüenzas. Y el gobierno impávido dejando que el tiempo pase, como si este resolviera los problemas, incapaz castrado, inútil, una verdadera vergüenza…

Vergonzante es impedir la inversión en un sin fin de actividades y la producción de bienes o servicios, por ser coto con patente de corzo de gremios o sindicatos, ejemplos sobran, la inversión en petroquímica, en refinerías, en plantas generadores de energía, en transporte público que debe de ser concesionado y no libre para que cualquiera pueda transportar carga y/o pasajeros y otra larga lista de actividades que impiden la inversión extranjera según esto en base a un muy mal entendido y patriotero concepto de “soberanía”. Ahí está nuestra “soberanía” virginal, pero sin empleos y riqueza generada. Pero lloriqueamos y nos quejamos de la falta de crecimiento…

Queremos empleos… pero ponemos lo mejor de nuestra parte para impedirlos. No tenemos vergüenza.

Vergonzante es poner nuestro mejor empeño en mantener tesis “Progresistas” derivadas del Marxismo basadas en conceptos como la teoría del valor del trabajo y la explotación de los obreros por el capitalista que se reflejan en las inflexibles y poco atractivas leyes como el Artículo 123 constitucional y su ley reglamentaria la Ley Federal del Trabajo. Pero queremos empleos, y en nuestra propia Constitución está escrito como hacer que su generación sea lo más complicada, inflexible y cara que sea posible.

Vergonzante es que los mexicanos estemos esperando que sea el Estado Benefactor el que remedie todos los males y que queramos ser parásitos con cargo al erario.

Vergonzante, es que no impera el Estado de Derecho, que si alguien no cumple con un contrato, ejercer la acción de la justicia tomará no menos del 35% del valor del contrato y varios años de litigios obscuros.

Vergonzante son la cantidad de reglamentos y más reglamentos que emiten las autoridades para complicar, hacer más caro y sobre todo chantajear al empresario y al ciudadano y propiciar la corrupción.

Vergonzante es no poder contra el crimen organizado, tener más de 6 mil policías diferentes todas desarticuladas. Más vergonzante es que el 98 por ciento de los delitos denunciados queden impunes gracias a la corrupción y la desorganización del aparato de justicia. Tenemos el lugar 187 en 195 países en seguridad pública, una verdadera vergüenza. ¿Quién va a querer invertir aquí? ¿Quién?

Vergonzante es tener hijos y más hijos, con distintas mujeres, sin tener la posibilidad de educarlos y brindarles una vida decorosa. Para eso si somos unos pobrecitos ignorantes, pero para tomar las calles, armar mitotes, o un AK-47 para eso si no somos ignorantes.

Vergonzante es tenernos quejando de todo, ahora del muro, y en lugar de ponernos a trabajar en remediar las causas que nos impiden crecer, nos hacemos los ofendidos y las víctimas.

Vergonzante, muy vergonzante es que un personaje mesiánico haya sido tomado en serio por una enorme cantidad de mexicanos que creyeron y creen en él, no obstante lo falaz de su propuesta, y esto debido a que creen y están convencidos que la situación y el futuro del país es responsabilidad única y exclusiva del gobierno en turno, y no en uno mismo.

Pero la mayor vergüenza, sin lugar a dudas es permitir que los partidos políticos y los gobernantes que en ellos se arropan sólo vean por sus intereses particulares de su ambición por el poder y se olviden del bien de México. Que se reclamen unos a otros de los graves problemas del país como la falta de crecimiento y generación de empleos y al mismo tiempo pongan todo lo que está se su parte para propiciar el fracaso del adversario, que en su lógica redundará en más votos en la próxima elección, ¡vergonzante y perverso!

El muro va a estar ahí, no se si realmente se construya, pero probablemente si, la frontera que en palabras del Dr. Milton Friedman “Ha impedido la creativa destrucción de los mercados”, y, “que la sociedad mexicana no haya conocido el dolor, las verdaderas profundidades de la pobreza, la opresión y la esclavitud como en la Estonia Comunista”

El muro, el muro que debería de ser el muro de nuestra vergüenza, que nos tengan que poner uno por que aquí presos en nuestras ideologías y mitos nos impiden ver la realidad para construir un país viable. Por que los estadounidenses ya no quieren, simplemente ya no quieren que la voluntad de los trabajadores mexicanos de mejorar su nivel de vida se materialice allá, ya fueron demasiados, la válvula de escape se cierra, o cambiamos aquí, para enfrentamos la realidad con valentía, pragmatismo y sin ideologías y mitos paralizantes, sin lamentos sin culpar a externos de nuestras propias culpas, o la tiranía y la destrucción del país será el siguiente episodio de la historia patria.

2 comentarios:

  1. Anónimo4:41 p.m.

    Rodolfo...buen artículo....ya se te extrañaba....

    ResponderEliminar
  2. Los mexicanos somos tan absurdos que con tesis como la de la explotación de los ricos a los pobres, esto es, de los EU a México buscamos, como siempre, explicaciones de nuestros fracasos fuera y no dentro. No tenemos vergüenza

    El muro, el muro que debería de ser el muro de nuestra vergüenza, que nos tengan que poner uno por que aquí presos en nuestras ideologías y mitos nos impiden ver la realidad para construir un país viable

    Vergonzante, muy vergonzante es que un personaje mesiánico haya sido tomado en serio por una enorme cantidad de mexicanos

    Rudy TODO es Vergonzoso ahora en Tabasco estan con sus cosas .. Yo estoy bien desilucionada con TODO lo que esta pasando en MEXICO

    Mi cariño como siempre y admiracion por Ti

    ResponderEliminar