jueves, enero 04, 2007

La Raíz de Nuestros Males: La Constitución I

Sí, nuestra Constitución Política, es indudablemente la raíz de nuestros males, y la principal causa de que el país no pueda económicamente crecer, por que inhibe la inversión y en consecuencia la generación de empleos. Esta contundente afirmación se basa en que la Constitución tiene un espíritu inspirado en el Comunismo de Vladimir Ilich Ulianovich –Lenin-.

En efecto, se dice que la nuestra fue la primera Constitución “social”, “progresista” de la historia, en efecto, aunque el Constituyente de 1917 tomó la Constitución Liberal de 1857 como base, sin embargo, el espíritu liberal de aquella casi completamente fue reemplazado por la ideología comunista que influenció enormemente al Constituyente por la triunfadora Revolución Bolchevique que se estaba dando simultáneamente. Estas mismas ideas dieron origen a la Constitución de la URSS. La URSS y su Constitución ya desaparecieron por que fracasaron estrepitosamente, la nuestra continúa vigente, como un enorme lastre, como cadenas que nos impiden tener el crecimiento económico que un país que comparte una frontera con el mercado más grande de la tierra, que tiene recursos naturales, que tiene petróleo, debiera de esperarse.

Pensémoslo, México tiene condiciones realmente privilegiadas, y sin embargo, llevamos ya 89 años con este lastre atado al cuello, con las leyes y gobiernos que de ella emanan que han sido socialistas ideología que ha fracasado y seguirá fracasando por que atenta contra la naturaleza humana y por tanto carece de ética.

Es sorprendente que no obstante que casi todo el mundo acepta el fracaso del Comunismo, la Constitución Mexicana sea popular, estamos tan aleccionados desde nuestra educación elemental sobre sus bondades y su espíritu “social” y “justo”, que a pocos, muy pocos los lleva a identificar a la Constitución como la raíz de nuestro atraso, como el principal impedimento que nos impide progresar, ser competitivos e insertarnos en el mundo actual.

Hemos definido en el Post “México País Socialista” al socialismo que no obstante su término provenga de “Social” lo que realmente implica es planificación central, vemos lo que dice el Artículo 25:

Corresponde al Estado la rectoría del desarrollo nacional para garantizar que éste sea integral y sustentable, que fortalezca la Soberanía de la Nación y su régimen democrático y que, mediante el fomento del crecimiento económico y el empleo y una más justa distribución del ingreso y la riqueza, permita el pleno ejercicio de la libertad y la dignidad de los individuos, grupos y clases sociales, cuya seguridad protege esta Constitución.

El Estado planeará, conducirá, coordinará y orientará la actividad económica nacional, y llevará al cabo la regulación y fomento de las actividades que demande el interés general en el marco de libertades que otorga esta Constitución.

Estos dos párrafos son bien claros respecto a la naturaleza intervensionista y de planificación central, que es la esencia del socialismo, en la URSS fracasó y aquí aunque también fracasa sigue vigente. Lo increíble es ¡Qué no nos demos cuenta! Que lo aceptemos como algo “natural”. Pero quizá el motivo de esto, que no nos demos cuenta provenga del texto que sigue en el propio Artículo 25:

Al desarrollo económico nacional concurrirán, con responsabilidad social, el sector público, el sector social y el sector privado, sin menoscabo de otras formas de actividad económica que contribuyan al desarrollo de la Nación.

Este párrafo modera el espíritu totalitario Comunista y nos da la gracia, nos hace el favor a los particulares, que nos pone en tercer lugar, para “contribuir al desarrollo de la Nación”

El Constituyente de 1917 tomó lo más nocivo del espíritu Comunista, la planificación central, pero a diferencia de los Bolcheviques que negaron dar al sector privado la posibilidad de contribuir a la economía, aquí si nos dieron la oportunidad, la gracia de contribuir, pero eso sí manteniendo el estado sus facultades para obtener “una más justa distribución del ingreso y la riqueza”. Con esto, se sientan las bases para confiscar los resultados de la actividad productiva privada para “distribuirlos”.

Pero el Artículo 25 continúa, ahora prohibiendo actividades económicas a los particulares:

El sector público tendrá a su cargo, de manera exclusiva, las áreas estratégicas que se señalan en el Artículo 28, párrafo cuarto de la Constitución, manteniendo siempre el Gobierno Federal la propiedad y el control sobre los organismos que en su caso se establezcan.

Luego pone las bases para darse el Estado la oportunidad de meterse en la actividad privada,

Asimismo podrá participar por sí o con los sectores social y privado, de acuerdo con la ley, para impulsar y organizar las áreas prioritarias del desarrollo.

Y termina,

La ley alentará y protegerá la actividad económica que realicen los particulares y proveerá las condiciones para que el desenvolvimiento del sector privado contribuya al desarrollo económico nacional, en los términos que establece esta Constitución.

¡Hombre, Muchas gracias Estado!, sobre todo por lo del “aliento”.

El Artículo 26, es totalmente descarado sobre la planificación central:

El Estado organizará un sistema de planeación democrática del desarrollo nacional que imprima solidez, dinamismo, permanencia y equidad al crecimiento de la economía para la independencia y la democratización política, social y cultural de la Nación.

F. A. Hayek (Nóbel 1974) analiza en sus libros "Camino de Servidumbre" y "La Fatal Arrogancia" las diferentes razones por las que el gobernante no puede disponer de la información económica necesaria para la planificación. Es lo que se llama "el teorema de la imposibilidad del socialismo":

El socialismo es un error intelectual imposible teórica y prácticamente.

1º) El enorme volumen de información necesario no puede ser gestionado por la mente de una única persona o comité en un tiempo limitado;
2º) La información necesaria es de carácter subjetivo, está dispersa en la mente de muchos individuos y además tiene un carácter tácito, no articulable.
3º) En cualquier caso, el carácter dinámico de los procesos económicos, impide que el gobernante disponga de información que aún no ha sido creada.
4º) Finalmente, el propio carácter coactivo de la intervención en el sistema económico distorsiona, corrompe, dificulta o simplemente imposibilita la generación y transmisión de la información necesaria.

Tenemos, pues casi 90 años de intervencionismo estatal, de planificación central, y es la Constitución la raíz de nuestro sistema económico eminentemente socialista, y como lo establece Hayek, no obstante sus buenas intenciones, es un fracaso por que es lo contrario a la comunidad, en su concepto pacífico y voluntario. Como hemos visto, la Constitución Mexicana en sus Artículos 25 y 26 exhibe algo fundamental: la desconfianza o desprecio por la autonomía del individuo y la insistencia en politizar y planificar centralmente las actividades de una sociedad.

Pero, ¿Cómo nos ha ido? ¿Qué tal se ha desempeñado el sistema impuesto por nuestra Constitución “social y progresista”? Tenemos 90 años de planificación central del Estado Mexicano Socialista, en los próximos post me avocaré a la tarea de “refrescarles” la memoria, para objetivamente analizar que tan buen gobierno ha sido, a lo largo de los años el Estado Mexicano.

Por lo pronto ahí queda, no, indudablemente no es el liberalismo el causante de nuestro subdesarrollo, de nuestra impotencia, llevamos 90 años combatiendo a la pobreza, al los “necesitados” ¿De qué, y en qué monto? De concurrir con responsabilidad social al desarrollo de la economía nacional. Los colapsos económicos, y el raquítico crecimiento económico de hoy son el resultado de la imposibilidad del socialismo manifiesto en nuestra Constitución y en nuestras leyes tal y como F. A. Hayek lo manifiesta contundentemente.

5 comentarios:

  1. Maestre_de_Campo5:03 a.m.

    Enhorabuena. Si hubiera más mejicanos como usted no existiría inmigración a EEUU, y veríamos si no sería al revés.

    Hace falta mucho coraje para echar la culpa sobre uno mismo de sus males, con tanta racionalidad y con un análisis tan certero de la situación.

    Un saludo desde España.

    ResponderEliminar
  2. Maestre,

    Gracias por tu comentario. En efecto, los mexicanos somos patéticos, vamos a trabajar arriesgando la vida a tierras libres, en donde su tamaño lo determina el capital que pueda emplearse para hacerlas producir, aquí nos quedamos con "La Tierra es de quien la trabaja".

    Como en este post está, el gobierno tiene 89 años metiendo su cucharota en todas las áreas de la economía, resultado: Crisis economicas recurrentes, y vivir ahora de la fantasía petrolera fortuna que no hemos convertido en riqueza, que no se ha invertido en activos que prometan un flujo de efectivo en el futuro, la hemos esfumado y contribuye al 37% de presupuesto de un Estado de Bienestar que es pura ficción. El día en que baje el precio del petróleo y/o caiga la producción despertaremos a una horrible realidad.

    Seguimos haciéndole la lucha, desde esta trinchera, en unos cuantos años se define el futuro de los próximos 30 o 40 años, si no tenemos autocrítica y ponemos los pues en la tierra, habrá que salir de aquí, yo no me quedo ya aquí, habrá que emigrar como pato, a tierras con mejores climas, tuve suficiente con la crisis del 94.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Maestre_de_Campo12:41 p.m.

    La desgracia es que en España no hay mucha diferencia, y por desgracia no parece que en ningún otro sitio de hispanoamerica. El concepto de trabajo y de independencia económica son desconocidos en nuestra cultura.

    Una tragedia. En cuanto pueda te enlazo desde mi blog y cito este artículo, y lo enlazaré con alguno que he puesto yo sobre el socialismo en la constitución española de 1978.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Maestre,

    Pues en Chile, al menos no en la Constitución, y si bien Bachelet es supuestamente "socialista", lo cierto es que su socialismo está bueno, digamos que es menos peor. Uds. Con Felipe González también estaban, dentro de lo que cabe, claro, bastante mejor, que incluso países en donde el Estado Benefactor es una enorme lacra, un lastre, esto es Francia, e Italia, no obstante su "Commendatore" que era un rentista mercantilista. En Alemania ya parece que empiezan a entender. Pero Francia, no tiene cura, es como México, parece que no pero somos tan parecidos a los franchutes. Ahora con Zapatero, pues no están tan mal, ¿o sí? hace muy poco fui a España y me gustó mucho comparado con la penúltima vez (1990) y todávia más antes 1984, en que el paro era terrible, había profesionales en la Gran Vía médicos, arquitectos, ingenieros, ofreciendo sus servicios, se vé progreso en tu tierra. Los pueblitos, todos limpios, bonitos, la ciudades hermosas, seguras, sobre todo Barcelona, bueno también Madrid, Sevilla. Bueno esa fue mi percepción, quien sabe ya viviendo ahí si las cosas sean diferentes, pero ciertamente, mucho mejores que en México, aquí no tenemos remedio.

    ResponderEliminar
  5. Los colapsos económicos, y el raquítico crecimiento económico de hoy son el resultado de la imposibilidad del socialismo manifiesto en nuestra Constitución y en nuestras leyes

    Rudy estare al pendiente de tus proximos Posts sabes que me facina venir a tu blogg .....

    Muchas gracias de corazon por tus palabras en mi Blogg , viniendo de ti me hacen sentir muy orgullosa de poder lograr poco a poco salir adelante con mi vida

    Gracias Rudy por tu apoyo muchas gracias ....

    ResponderEliminar