lunes, enero 08, 2007

La Raíz de Nuestros Males: La Constitución II

La propiedad privada en la Constitución

Como observó el filósofo Inglés John Locke la actividad humana genera propiedad. Para empezar somos dueños de nuestro propio cuerpo y mente, y por añadidura de los frutos obtenidos mediante su uso. Nuestra supervivencia como seres humanos es inseparable de nuestras necesidades materiales, pero a la vez nuestros derechos terminan donde empiezan los del otro. Y desde el punto de vista pragmático, el derecho a la propiedad y su protección por el Estado es fundamental para la inversión y la consecuente generación de empleos.

El artículo 27 de nuestra Constitución considera la propiedad privada, pero antes de examinarlo, veamos lo que sobre el respecto se encuentra escrito en otras Constituciones, de países “Rivales” de México, y escribo el término rivales, por que estamos con ellos en franca competencia: Primero para captar los capitales productivos y segundo como competidores por colocar nuestros productos en este mundo globalizado. Veamos,

Constitución de Irlanda, Artículo 43 Propiedad Privada
1.1 El estado reconoce que el hombre, en virtud de ser un ser racional, tiene el derecho, por sobre cualquier ley positiva a la propiedad privada de bienes externos.
1.2 En estos términos el Estado garantiza que no pasará ninguna ley que atente abolir el derecho a la propiedad privada o el derecho a transferir, enajenar, o heredar la propiedad.

Constitución de Estonia
Artículo 32 Propiedad

(1) Los derechos de propiedad son inviolables y deben ser protegidos por el Estado. No podrá expropiarse la propiedad sin el consentimiento del propietario excepto para el caso de interés público, y por ella deberá proporcionarse una compensación apropiada y compensatoria. Cualquiera que sea expropiado con o sin su consentimiento tiene el derecho de apelar a la corte.
(2) Todo el mundo tiene el derecho para que su propiedad sea libremente administrada y haga con ella el uso que el particular crea pertinente. La propiedad no puede ser usada en contra del interés público.

Articulo 39 Derecho a la Propiedad Intelectual
Los autores, tendrán el derecho inalienable sobre su trabajo. El Estado deberá proteger los derechos de propiedad.

No debe sorprender por que Estonia ha crecido sobre todo en términos de la Economía del conocimiento con gran valor.

Y en la “Comunista” China,

Enmienda Cuarta
La propiedad privada legal es inviolable, y el Estado, conforme a la ley protege los derechos de los ciudadanos a las propiedad y su herencia, y el Estado podrá, para el interés público y conforme a la ley expropiar la propiedad privada para su uso y deberá compensar por la propiedad expropiada.

Nada que ver con el “Manifiesto del Partido Comunista” de Marx y Engels.

Muy similares artículos podremos encontrar en otras Constituciones, que contrastan todas ellas con la nuestra sobre todo en su extensión. La nuestra tiene 136 artículos principales y 19 transitorios. La de Estados Unidos, por ejemplo, sólo siete. La nuestra ha sido enmendada 425 veces hasta diciembre del año pasado. La estadounidense tiene 27 enmiendas. Los cambios mexicanos modifican con mucha frecuencia los preceptos originales de la Constitución. Los de la Unión Americana han añadido en buena medida derechos fundamentales a los originales. El problema es de fondo. Tenemos una Constitución compleja y excesivamente detallada: en lugar de concentrarse en establecer garantías generales, de una ley primigenia de la que emanen todas las demás leyes, toca asuntos que deberían definirse sólo en una ley secundaria. Quizá la razón de ello sea la de elevar a “Rango Constitucional”, muchos de los conceptos comunistoides, que son incuestionablemente la raíz y el génesis de nuestro atraso.

Pero, continuemos con el artículo 27 que empieza con el párrafo:

“La propiedad de las tierras y aguas comprendidas dentro de los límites del territorio nacional, corresponden originariamente a la Nación, la cual ha tenido y tiene el derecho de trasmitir el dominio de ellas a los particulares, constituyendo la propiedad privada.”

Este texto es verdaderamente revelador, atenta contra la ética, contra el hombre como ser racional:

El hombre para el Estado Mexicano, el ser racional dueño de si mismo y que genera propiedad, no existe. La propiedad emana de un concepto abstracto y etéreo “El Estado” que es el dueño “original de toda propiedad” y graciosamente nos concede la posibilidad de tener propiedad. ¿Y la propiedad intelectual? ¿También esa es originalmente del Estado? ¿Es el Estado originalmente dueño de mi mente, y me concede la posibilidad de tener propiedad por lo que creo con mis facultades mentales?
Incuestionablemente este primer párrafo del Artículo 27 atenta contra la ética, contra la esencia misma del ser humano, que desprecia. Resulta ahora explicable, por que México tiene un lugar tan preponderante en la piratería, y resulta también explicable, como nos estamos marginando de la Economía del Conocimiento, de la mentefactura, la propiedad intelectual, simplemente no existe en nuestra Constitución.

Y, ¿Quién es el dueño “original” de toda propiedad? ¿El Estado?, pero ¿Quién es el Estado?, no puede ser un ser etéreo, incorpóreo, ¿Son los políticos? O ¿Somos todos nosotros, el colectivo de la sociedad?, y en cualquier caso, políticos o sociedad ¿Son ellos los dueños originales de la propiedad? Y la propiedad privada ¿Es meramente una concesión que puede retirarse en cualquier momento.

Si Ud. fuera un inversionista (no mexicano), ¿En que país preferentemente invertiría su capita?, en uno, en cuyas leyes se define la propiedad como algo intrínseco del ser humano, o en uno en que la propiedad privada es una concesión del Estado?

¿Ya vamos entendiendo por que las inversiones se van a China, a Irlanda, a Estonia entre otros? Y la consecuencia es que ellos crecen vigorosamente, y nosotros, prácticamente estancados.


El artículo 27 es increíblemente extenso, y lo es por que se dedica a limitar la propiedad privada de varias formas y modos:

“Corresponde a la Nación el dominio directo de todos los recursos naturales de la plataforma continental y los zócalos submarinos de las islas; de todos los minerales o substancias que en vetas, mantos, masas o yacimientos, constituyan depósitos cuya naturaleza sea distinta de los componentes de los terrenos… etc.. Todo lo que es minería está prohibido, por supuesto, energéticos, lo que pueda ser utilizado como fertilizante, etc., etc. Los mexicanos sólo somos dueños del terreno, nada de valor que exista por debajo de 0.5 cm, es nuestro, es “del Estado”. Peor aún, si en tu terreno, se descubre algo que tenga valor en el subsuelo, en automático ya lo perdiste, aquello de valor y tu propiedad terrenal…”

El artículo 27, continúa ahora con el agua, definiendo las aguas territoriales y ¡otra vez! Prohibiendo la propiedad de cualquier cuerpo de agua, sea lago, estero, río, riachuelo. ¿Será por esto, que nuestros ríos y lagunas son auténticas cloacas? Toda esta propiedad del Estado está contaminada a lo largo y ancho de México. ¿Será por que no es de nadie? Perdón… es del “Estado”, el ser etéreo.

Pero, sigue, definiendo y limitando quien puede poseer y quien no, el “dominio” y las concesiones de tierras, aguas y recursos minerales, prohibiendo explícitamente lo relacionado con la energía. A los extranjeros, los obliga a no invocar la protección de sus gobiernos (paranoia pura), bajo la pena de perder todo lo adquirido. Sigue con párrafos francamente desconcertantes, como el párrafo V que a los bancos, sí, las instituciones de crédito, “no podrán tener en propiedad o en administración más bienes raíces que los enteramente necesarios para su objeto directo” Y esta frase restrictiva se repite una y otra vez, para diversos actores de la economía, ni que decir de las actividades agropecuarias.

¿Nos quejamos de la pobreza en el campo mexicano? ¿No entendemos por que la productividad agrícola patética? ¿Nos extraña que una buena porción del campo solo se le haga producir para el autoconsumo? Pues el artículo 27 tiene la explicación:

“La ley, con respeto a la voluntad de los ejidatarios y comuneros para adoptar las condiciones que más les convengan en el aprovechamiento de sus recursos productivos, regulará el ejercicio de los derechos de los comuneros sobre la tierra y de cada ejidatario sobre su parcela. Asimismo establecerá los procedimientos por los cuales ejidatarios y comuneros podrán asociarse entre sí, con el Estado o con terceros y otorgar el uso de sus tierras; y, tratándose de ejidatarios, trasmitir sus derechos parcelarios entre los miembros del núcleo de población; igualmente fijará los requisitos y procedimientos conforme a los cuales la asamblea ejidal otorgará al ejidatario el dominio sobre su parcela. En caso de enajenación de parcelas se respetará el derecho de preferencia que prevea la ley.”

"Dentro de un mismo núcleo de población, ningún ejidatario podrá ser titular de más tierra que la equivalente al 5% del total de las tierras ejidales."

Esto es Comunismo en su más puro significado. El ejidatario está enteramente sujeto a los caprichos de “la asamblea” (por supuesto controlada por algún cacique), y en realidad no es dueño de nada.

Continúa el artículo 27 expresando que en México quedan prohibidos los latifundios, y se arranca a definir, tipos de tierras y sus posibles extensiones, para las agrícolas dependiendo si son de riego, o temporal, incluso definiendo modificando la posible extensión por el tipo de cultivo. Para las ganaderas la posible extensión se define en términos del número de cabezas de ganado mayor (500) que pueda alimentar.

Sobre esta porción del texto del artículo 27 sólo queda comentar. ¿Son estos límites los idóneos para hacer producir la tierra? ¿Qué banco va a dar préstamos, o que aseguradora otorgar un seguro sobre la cosecha a tierras sin dueño? O a tierras limitadas. El riesgo para la institución de crédito es infinito, por eso, sólo el gobierno a través de sus “bancos” pueden otorgar préstamos que casualmente siempre han quebrado por la cartera vencida. Y lo más importante, no sólo es la baja productividad del campo, no sólo es la pobreza ancestral de hoy y de siempre. Nuestros campesinos dejan estas, “sus” tierras, “La Tierra es del que la trabaja”, improductivas, limitadas, y no sólo eso, dejan a sus seres queridos, y arriesgan sus propias vidas para irse a trabajar a tierras libres, y cuya extensión no está limitado por ley alguna, sólo está limitada por el capital que las hace producir. Más de 500,000 mexicanos emigran cada año a lo EU, una gran proporción de éstos son campesinos, ¿No es esto una prueba contundente e irrefutable del fracaso absoluto del Artículo 27 de la Constitución y de las leyes agrarias que de él emanan?

¿Por qué fracasa el artículo 27? Por que atenta contra la ética, por que atenta contra la naturaleza humana, por que es Socialista.

Y mientras tanto, los mexicanos, muy ocupados en nuestra cotidianidad, pensando que los problemas se van a resolver renegociando el TLC, mientras que tuvimos 13 años para modificar entre otras cosas esta Constitución, creemos que vamos a poder insertarnos en el mundo globalizado, competitivo, con tratados comerciales a diestra y siniestra y con algunas tímidas Reformas Estructurales, seguimos aferrados a nuestros mitos, seguimos aferrados a una Constitución obsoleta, antitética, que no somos capaces de comparar este engendro derivado del comunismo con otras Constituciones de otros países, como lo hice al iniciar este post, que no somos capaces de actuar como China, que sí han modificado sus leyes y sus Constituciones, que para la propiedad privada dedican unos cuantos párrafos, son específicas y directas y que en consecuencia son un poderoso imán para la inversión productiva, el crecimiento económico y los empleos derivados, que es único posible para derrotar a la pobreza.

La Constitución es la raíz de todos nuestros males, el Artículo 27 sobre la propiedad, es una colección de de aberraciones que atentan contra el hombre por que la propiedad privada no es ninguna concesión de ningún Estado, es parte inalienable de su naturaleza, dueño de su cuerpo, de su mente, y de la propiedad que de su uso resulte. Por tanto, tiene este artículo una parte muy importante de la explicación irrefutable de nuestro atraso, de nuestra incapacidad de progresar y de hacer de este un mejor país.

9 comentarios:

  1. Fátima Pérez2:57 p.m.

    Rodolfo muy interesante tu post, y no hay duda la Constitución de nuestro paìs es inoperante para la realidad actual, el mundo ha despegado de forma vertiginosa de unos 30 años para acá y si los países no hacen conciencia de esto, se quedarán rezagados como lamentablemente nos ha sucedido a México. En lugar de hacer las debidas correcciones a los artículos que ya son innoperantes, lo único que han hecho los gobiernos pasados ha sido una gran serie de parches, que solo dió como resultado el hacer de la Constitución un documento legal incoherente y contradictorio, herramienta adoc a la corrupción y la impunidad, pero no solo la Constitución es el único de nuestros males, tenemos la mentada "Revolución Mexicana" que en aras de sus preceptos de lucha han dejado al campo en la total ignomínia y sus campesinos en una idea errónea de lo que una lucha por su beneficio se convirtió en una farsa por la lucha del poder y nada más, creando un campesinado mediocre, abatido en la pobreza extrema y por lo que se vislumbra sin ninguna salida a su rezago.

    ResponderEliminar
  2. Fátima Pérez8:00 p.m.

    Una duda ¿existen juristas especialistas que puedan cambiar con exactitud y eficiencia nuestra Constitución?, porque tengo entendido que no y si desde ahí partimos, ni como ayudarnos, porque volvemos a los mismo, mientras sigamos rigiéndonos por nuestra deficiente Carta Magna y no contemos con mexicanos preparados para modificarla, seguiremos en manos de un legislativo y un ejecutivo que seguirán parchando hasta convertir este documento en un "patchwork" de artículos obsoletos

    ResponderEliminar
  3. Fátima,

    Muchas gracias por tus comentarios, como siempre tan atinados.

    En efecto, nuestra Constitución es obsoleta, larga, muy detallada, como si fuera ley reglamentaria. Decía Tácito, jurista romano que "El exceso de leyes corrompe a la república", y vaya que tiene razón, con tanta limitación, tanto acotamiento, es generadora de corrupción.

    Son muchas las razones, por supuesto, de la pobreza y la injusticia que caracterizan a nuestro país. Pero no hay duda de que la Constitución es una de ellas. Otras naciones del mundo están pudiendo hacer transformaciones internas que les están permitiendo ser más competitivos. Nosotros nos vemos detenidos en nuestros intentos por una visión dogmática de cómo debe operar la economía la cual fue plasmada en la Constitución por un grupo político a principios del siglo XX. Poco importa que ese sistema el COMUNISMO, haya resultado ya un fracaso en la Unión Soviética y en otras regiones del mundo.

    Me doy cuenta de que la mayoría de los mexicanos sigue apoyando a la Constitución, o por lo menos no está en su conciente verla como la raíz de nuestro atraso y de nuestra incapacidad para crecer económicamente como deberíamos. Nueve décadas de adoctrinamiento han dejado un legado en el inconsciente colectivo nacional. Pero demasiados mexicanos que declaran su apego por la primera constitución social del mundo deben arriesgar la vida para ir a buscar empleo a un país, Estados Unidos, que tiene una constitución que ha resultado más generadora de riqueza que la nuestra.

    ResponderEliminar
  4. george9:04 a.m.

    Estimado Liberal,
    esto no tiene que ver con tu post pero, me parece que te va a interesar una página que quiero recomendarte:
    http://www.greencarcongress.com/

    Saludos.
    George

    ResponderEliminar
  5. Hola Rudi. Feliz 2007.

    Ya que andas (andamos) de mesías libertarianos, quizá te interese leer la estrategia hayekiana para implementar reformas de libre mercado. Ver:

    http://www.jesushuertadesoto.com/fronts/fronthayekian.htm

    Resumen en español:

    http://panafreedom.blogspot.com/2006/11/con-huerta-de-soto-una-estrategia.html

    http://panafreedom.blogspot.com/2006/11/con-huerta-de-soto-una-estrategia_30.html

    ResponderEliminar
  6. Maestre_de_Campo9:42 a.m.

    Una constitución democrática solo puede cambiarla la nación, a menos que el sistema no sea democrático más uqe en apariencia, en cuyo caso cualquiera que ostente elpoder podría modificarla.

    ResponderEliminar
  7. Nadie va a cambiar la constitución. Necesitamos un Pinochet en México. Uno que les parta la madre a todos los perredistas, intelectuales, sindicalistas y demás parásitos, y a continuación contrate un chicago boy, o -mejor- un austrian boy, cambie la constitución por sus huevos, y ponga todo en orden.

    No hay de otra.

    ResponderEliminar
  8. wg,

    Sí, es bien difícil, estamos tan aleccionados, desde chiquitos, que prácticamente nadie, ve en la Constitución un problema, peor aún, no la consideran de ideología comunista.

    Sin embargo, mi objetivo es otro: Crear conciencia, y que cuando vean que México no más no, sepan cual es la causa, y que no son los "Neoliberales y tecnócratas" como diría el ímbécil. Con esto pudiera ser más fácil ir cambiándole a algunos artículos nefastos.

    Caray, tener una frontera con el mayor mercado de la tierra, y que no se invierta aquí, que estemos estancados, suficiente razón sería para buscarle que estamos haciendo mal y desechar todos nuestros mitos ancestrales.

    ResponderEliminar
  9. Anónimo3:05 p.m.

    Me parece tendencioso este post.

    Todos los paises consideran la a la propiedad privada.

    Pero en ningun momento tocas la "regulacion" del gobierno a esos Capitales privados, que estoy seguro, se encuentran en esas constituciones.

    El mismo EU no permite que la propiedad privada pase por encima de estado.

    Hay que ser mas cuidadosos en estos temas. Libertad no es lo mismo que libertinaje.

    ResponderEliminar