jueves, abril 26, 2007

La Ideología del PRD I

Debo empezar este análisis parafraseando a Frerich A Hayek quien señala en su libro El Camino de la Servidumbre que "una equivocación en la conformación de un sistema económico puede afectar el futuro de generaciones completas".

He terminado de leer el libro “Un México Para Todos: Construyamos un País de Iguales Con Justicia, Libertad y Soberanía”, Fundación para la Democracia/Fundación Arturo Rosembluth/Planeta. México 2005, que había adquirido hace tiempo, sólo lo había hojeado no obstante que no es un libro muy extenso, son 25 capítulos y 150 páginas. El libro, en realidad de varios autores, es coordinado por el Ing. Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano y su importancia radica en que presenta la ideología, esto es, colección de ideas, que la izquierda mexicana propone para el país, es, por así decirlo un manifiesto de la propuesta ideológica del PRD, o al menos, del ala “democrática” o más moderada que el ingeniero representa, aunque, en realidad, al pasar por las páginas del libro, recuerda en mucho, el discurso del ex candidato López Obrador.

Desde la introducción, expresa su oposición al “Neoliberalismo” que según ellos han impuesto y ha prevalecido desde la administración de Miguel de la Madrid. “La larga noche Neoliberal que inició en 1983” escriben. Nada bueno ha dejado el “Neoliberalismo” y los tecnócratas, en éstas cuatro últimas administraciones.

Aquí pregunto, ¿Es realmente México un país liberal en donde las tesis de Adam Smith, Ludwig von Mises, F. A. Hayek , Milton Friedman, entre otros, prevalecen, descuellan, o son preponderantes en el modelo económico?, por que para culpar al liberalismo que no “Neo” de todos los males, debiera ser el modelo económico preponderante, o, por el contrario, ¿Es México un país en donde impera la economía Estatista, “La Rectoría del Estado”, el absoluto desprecio al individuo, la falta de libertad económica, el reglamentismo, las empresas monopólicas estatales y privadas, un país en esencia socialista y mercantilista?, pues bien, seamos honestos, México es más parecido a esta segunda descripción que a la primera, México no puede nunca ser considerado un país liberal o “Neo” liberal como los perredistas anteponen para denostar las tesis liberales. Prueba de ello es que México se encuentra a media tabla en el índice de libertad económica del Instituto Fraser. A lo que los perrredistas llaman “Neo”-Liberalismo es simplemente a la disciplina fiscal, esto es la necesidad de eliminar subsidios a tarifas y mantener las finanzas con un déficit casi de cero; esto producto de la debacle populista creada por José López Portillo, que hundió al país con una deuda externa impagable como ningún otro lo ha hecho, deuda que no pudo ser renegociada sino hasta los primeros años del sexenio de Salinas de Gortari cuando se emitieron los bonos Brady y que dio a México algo de oxígeno, y en el inter dos devaluaciones de por medio que llevó la paridad de 24 a 2800 al inicio del sexenio de CSG. Y la inflación ¿ya se le olvidó? Vamos a recordarla, Luís Echeverría tomó el país con una inflación (1970) de 4.69 %, se lo dejó a López Portillo en 27.20 % ya había el gobierno encontrado la manera de financiar su dispendio a costa de este impuesto, oculto, o mejor dicho de este atraco que despojaba a los mexicanos del poder adquisitivo, López Portillo deja a Miguel de la Madrid el país hecho pedazos con una inflación de 98.85% y durante el sexenio de MMH conocimos la hiperinflación, 159.17 % para el año 1987, que el gobierno generaba ante la imposibilidad de allegarse recursos ya que todo, se iba para el servicio de la deuda.
México estaba en lo más profundo del abismo…

Para el rescate financiero de un país que se había ido a lo más profundo del abismo gracias a un par de populistas que expandieron la burocracia y el gasto público como nunca antes, y que hicieron crecer al país con esteroides, a tasas cercanas al 9%, pero que, eran ficción, endeudándonos más allá de lo racional, exponiendo el gasto público y “social”, pensando, erróneamente que íbamos a “Administrar la abundancia”, y que el precio del petróleo no tenía más camino que el de subir, pero…bajó, y con la baja llegó la realidad, el país estaba quebrado y en terapia intensiva, de la Madrid tratando de poner en pié un país literalmente destruido. Esas medidas de austeridad, de manejo prudente de las finanzas públicas, de racionalizar el gasto, de eliminar subsidios, y de parar la inflación que destruía la viabilidad misma de México como país, y el anclaje de los salarios y de la paridad junto con la apertura comercial, todas estas medidas repito para tratar de controlar a la bestia desbocada de la inflación es lo que el PRD llama “Neoliberalismo”, también podríamos agregar la privatización de Teléfonos de México, que de monopolio público se convirtió en privado, y que la subsiguiente alza en los precios de las tarifas telefónicas hace que la gente identifique privatización con alzas y privilegios a unos cuantos “empresarios”, como Slim, esta idea se ve reforzada por las privatizaciones del sistema bancario en que se privilegió el alto precio pagado por ellos y no la capacidad de los ofertantes, y no sólo eso, los bancos después de casi una década de manejo por políticos no estaban en buenas condiciones la calidad de sus activos estaba muy deteriorada, en especial Serfín, en cierta forma el gobierno engañó a los compradores de los bancos ya que pagaron por ellos un precio que no correspondía con su realidad. Y, por último las carreteras privadas, como la del Sol, y peor aún la de Toluca, en que los plazos de retorno de la inversión, junto con proyecciones de uso totalmente fuera de la realidad las hicieron las más caras del mundo. Esto, no es liberalismo, ni “Neo” liberalismo por ningún lado, son por un lado, simple y llanamente un conjunto de medidas de austeridad para poner al país de pié, medidas sensatas, muchas de ellas draconianas, la contención salarial es un buen ejemplo de ello, medidas muy duras para un país con mentalidad de “Estado de Bienestar”, de derroche, en que el gobierno lo resuelve todo. Pero eso, eso, que son medidas de administración pública, no son, para nada, medidas liberales, y por el otro lado tenemos una serie de errores terribles me refiero a los bancos y las carreteras, que más adelante tronaron por que tenían que tronar estaban pésimamente mal planteados de origen.

Quizás la única medida realmente liberal fue el TLC de Norteamérica, que dicho sea de paso, ha sido de gran beneficio para el país, y que gracias a él pudimos superar la terrible crisis de 1994 mucho más rápido que la de 1982 aunque el daño económico fue equivalente. Claro, al igual que la de 1982, las crisis tienen su precio, y la de 1994 es el Fobaproa, hoy Ipab, el remanente de esa crisis colosal.

Pero, lo que debe de quedar bien claro al lector, es que fue “La Rectoría del Estado”, la causante de todas las crisis económicas, de todas, y termino regresando a Hayek “una equivocación en la conformación de un sistema económico puede afectar el futuro de generaciones completas.” Así fue, así ha sido, los errores de Echeverría. López Portillo, principalmente, y el mal manejo de de la Madrid, Salinas de Gortari, Zedillo y Fox, los presidentes según esto “Neo Liberales”, no han sabido, o han podido, realmente revertir del todo el desastre populista, seguimos con nuestro “Estado Rector” y Benefactor, es decir,
seguimos siendo un país eminentemente socialista, un país poco competitivo, con altos impuestos, PTU, altos costos de energía, de transporte, de leyes que además no se aplican o toma eternidades un juicio cualquiera, un país sobre regulado, es por esto que el país no crece y no se generan los empleos, por que simplemente, la inversión es muy raquítica y lo seguirá siendo.

Pero, iremos en los siguientes post desmenuzando, refutando y desmintiendo sobre el libro de marras, expresando lo que en él se dice, y analizando las consecuencias de lo que podría ocurrir si las medidas vertidas en “Un México Para Todos: Construyamos un País de Iguales Con Justicia, Libertad y Soberanía” fueran llevadas a la práctica, es decir, si el PRD alcanzara la presidencia y/o un papel preponderante en el legislativo.

13 comentarios:

  1. Interesante el punto de vista de un liberal.

    Supongo que se llama neoliberalismo al consenso de Washington o a las políticas del FMI

    ResponderEliminar
  2. México no ha sido jamás, ni siquiera de lejos, un país "liberal"... lo que tenemos acá es una economía pseudoestatizada, donde el Estado es el principal actor económico, donde las regulaciones abundan y donde se hace un uso ultradiscrecional de la ley y el poder para manosear la economía; todos los papagayos que escandalizan y se quejan del "neoliberalismo" deberían detenerse a identificar lo que critican antes de ponerle etiquetas, pues al menos en México todavía no vemos un auténtico liberalismo.

    Estupendo post, saludos!

    ResponderEliminar
  3. El Izquierdocismo NaSional odia al FMI porque vino a ponerle algo de orden a las finanzas publicas, acotando el dispendio estatal (causa ésta de que el mismo FMI interviniera).

    ResponderEliminar
  4. Muahaha

    Durante la campaña, escribí por (creo que para Lupa Ciudadana) ahi un Post sobre el FMI, lo repito aquí por su relevancia:

    ¡Cierren el FMI para evitar payasos irresponsables !

    Recordemos que el FMI es el prestamista de última instancia, son los bomberos que acuden cuando la fogatita ya se volvió incendio. Es el salvavidas del aventurero que naufraga. Es en pocas palabras el más grande fomento a la irresponsabilidad económica que pudo haberse creado.

    Las crisis al estilo mexicano pueden haber atraído mucho la atención hacia el Fondo en años recientes, pero el historial de esta institución crediticia a lo largo de los últimos 50 años ha sido sumamente desalentador. El FMI no ha ayudado a los países ni a que logren un crecimiento sostenible ni a que promuevan reformas de mercado. A pesar de su pobre actuación, el Fondo Monetario ha resultado ser una institución de notable fortaleza. Cuando el sistema de tipos de cambio fijos terminó a principios de los años 70, se acabó también la misión original de esta institución, que era facilitar la estabilidad de los tipos de cambio, otorgando préstamos a los países que experimentaban problemas temporales en su balanza de pagos. En vez de cerrar sus puertas, el Fondo se inventó nuevas misiones para sí mismo con cada nueva crisis..

    Es importante recordar que el FMI, en teoría, otorga créditos de corto plazo a los países a condición de que éstos realicen cambios en sus políticas públicas. Esto, sin embargo, no ha contribuido a que los países establezcan economías de libre mercado. Al contrario, el Fondo ha creado "adictos a los créditos", como lo demuestra un repaso a los créditos concedidos.

    Echar mano del FMI para hacer rescates financieros a países que experimentan crisis monetarias o de deuda es una mala idea puesto que entre más rescates financieros realice el Fondo Monetario, mayor será la posibilidad de que otros países o el mismo país rescatado entren en crisis en el futuro, ya que los rescates estimulan un comportamiento irresponsable por parte del gobierno y de los inversionistas, que esperan que si algo va mal, el FMI les rescatará. Los que otorgan los créditos a gobiernos irresponsables saben que si existen problemas el FMI llegará a salvarlos. Me decía un amigo cuando se veía inminente la crisis Argentina, “voy a comprar bonos de Argentina a fin y al cabo un país no puede quebrar”.

    ¿Pero qué sucede con la fuerte condicionalidad del Fondo? ¿No será que las estrictas condiciones de los créditos del FMI aseguran que las políticas importantes deben ser cambiadas? El historial de la dependencia de largo plazo de muchos países muestra que la condicionalidad no ha tenido éxito en el pasado. Pero, además del pobre historial del Fondo, existe una buena razón por la que el FMI tiene poca credibilidad al imponer sus condiciones. Como hemos visto con Rusia en los últimos años, un país que no se adhiere a las condiciones del FMI se arriesga a que le suspendan sus créditos. Cuando los créditos son retirados, los gobiernos destinatarios tienden a tomarse más en serio las reformas. Nótese que el Fondo anima a los malos gobiernos a que introduzcan reformas al suspender los créditos; es la suspensión de los créditos lo que induce el cambio de política. Por desgracia, cuando se van a producir los cambios en las políticas, el FMI reanuda la concesión de créditos. Y el gobierno ¡ya no hace las reformas!, o como Argentina, paga sus compromisos para continuar con sus políticas irresponsables.

    Para complicar la situación latinoamericana, por supuesto México incluido, ni los gobiernos latinoamericanos ni el Fondo Monetario incluyeron reformas liberales como parte de sus planes de ajuste al principio de la crisis. En vez de eso, los gobiernos de la región aumentaron los impuestos y los aranceles, eliminaros muchos subsidios y redujeron algunos gastos. La desregulación, la privatización de empresas públicas, y la liberalización económica en general no formó parte de la política oficial en el hemisferio. Sólo a fines de los 80 y a principios de los 90, cuando fracasaron otras alternativas y la crisis regional se agravó, se introdujeron algunas reformas liberales radicales. Una razón por la cual la vía liberal no fue considerada viable durante ese tiempo fue que en el Fondo Monetario se pensó que la crisis era en lo esencial un problema de liquidez que requería créditos y tiempo para ser resuelta. Las reformas estructurales que eventualmente se introdujeron en Latinoamérica para resolver la crisis podrían haber evitado una década perdida si se hubieran aplicado inmediatamente después de que se produjera la crisis. Desgraciadamente, el Fondo pospuso esa resolución.

    Por eso ¡cierren el FMI!. En ausencia de un FMI, acreedores y deudores harían lo que los acreedores y deudores siempre hacen en casos de falta de liquidez o insolvencia: renegociar la deuda o declararse en quiebra. En un mundo sin el Fondo Monetario, las dos partes tendrían el incentivo para hacerlo así porque la alternativa, no hacer cosa alguna, significaría perderlo todo. Las negociaciones directas entre particulares y los procedimientos de quiebra son esenciales para el funcionamiento del capitalismo. Los rescates financieros del Fondo Monetario Internacional, desafortunadamente, socavan uno de los fundamentos más importantes de una economía libre, al suprimir los mecanismos autocorrectivos del mercado. Simplemente, no existe razón alguna para que los acreedores y prestatarios internacionales deban ser tratados de una manera distinta a como son tratados prestamistas y deudores en los mercados domésticos.

    Además, de no existir el FMI se termina el “chivo expiatorio” que usan los gobiernos para ligarlo junto con el liberalismo por su retórica liberal a sus programas de ajuste como causa de sus problemas, por tanto el FMI no sólo ha causado daño a la transición capitalista global sino también a la promoción de las ideas liberales tanto en los países pobres como en los países ricos.

    Es hora de crear un sistema financiero global en el cual los mercados disciplinan a los políticos, en vez de un sistema en el que los políticos siguen tratando de disciplinar al mercado. Bajo tal sistema habría condicionalidad creíble, basada en reformas verdaderas. Para eso, no se necesitarían agencias multilaterales como el FMI o ejércitos nacionales para asegurar el pago de deuda, como ocurrió en otras épocas. La ausencia de tales formas de seguro estatal crearía más información y cautela en los mercados internacionales y mejores incentivos por parte de los gobiernos de los países en desarrollo para mantener un ambiente favorable al crecimiento económico y desincentivar políticas intervensionistas derroche de gasto público y crecimiento del Estado. Los países ricos no sólo deben rechazar la asignación de fondos adicionales para el Fondo Monetario, lo cual enviaría una señal al mundo de que los recursos de esa agencia no son, de hecho, ilimitados; los países industrializados deberían ir mas allá para ayudar a los pobres del mundo desmantelando totalmente al Fondo Monetario.

    ResponderEliminar
  5. blog para pensar,

    Oye me dí una vuelta por tu sitio y me encantó, seré tu asiduo visitante.

    ResponderEliminar
  6. Tu sitio está muy bueno también, aunque discrepo con algunas ideas (bueno, eso en casi todos los blogs), otras se me hacen muy interesantes.

    Añadido mi blogroll

    ResponderEliminar
  7. Excelente análisis, espero con ansia el resto del libro.

    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Juan Carlos Benítez...Gracias, ya estamos en los primeros capítulos.

    Blog para pensar...También gracias, y claro, no siempre se puede estar de acuerdo en todo, sin embargo, el debate, la propuesta, el análisis es lo que debe de imperar si queremos un mejor país, y no la diatriba, la denostación, la ideología. Saludos y gracias por participar.

    ResponderEliminar
  9. ¿Para cuando el libro?.

    Tu lo dices, se requiere debate, cosa que gente como AMLO nunca estuvo dispuesto a hacer, aunque Calderón también está muy lejos de ser una blanca palomita. Sobre todo por como ganó la presidencia.

    Saludos y suerte con el libro.

    ResponderEliminar
  10. Anónimo9:25 p.m.

    Mesias Morelense, que vas a decir ahora despues del anuncio del espurio de que va a dar 500 pesotes a los viejitos, seguro tu calificativo será:

    !FECAL ES UN PELIGRO PARA MEXICO, ES IZQUIERDOZO, POPULISTA, PEJESOMBIE, ETC.!

    !Se busca alpresidente del empleo!

    Si alguien lo ha visto aviseme ahora que estoy desempleado.

    El Guerrero volador, aburr...

    ResponderEliminar
  11. Guerrero,

    El problema no son los 500 varos a los viejitos, de hecho Milton Friedman propone un impuesto negativo para asignar directamente a los más necesitados recursos, y evitarse toda la burocracia del Estado de Bienestar. El problema es, que se regale el dinero y al mismo tiempo sigamos con las instituciones que desmadran toda la economía y que son un gigantesco hoyo negro de recursos.

    Sobre lo del presidente del empleo, oye, tiene 4 meses, y no se ha hecho nada, pero... hay vienen modificaciones importantes a la Ley Federal del Trabajo, y ... hay viene la Reforma Fiscal. Que no van a ser tan profundas como sería deseable, pero, que sean los suficientemente efectivas para que se empiece a ver el cambio, y tapar boca a izquierdosos.

    ResponderEliminar
  12. Anónimo7:29 p.m.

    Nuevamente mi Mesias Morelense, un poco de congruencia, cuando alguien de la izquierda propone algo como esto de inmediato saltas y los acusas de populistas, mesianicos, enfermos, etc. Y ahora? esos 500 pesotes son una mala copia de los "populistas". Donde estas mesias? Eso si se aplaude?... Ver para creer.

    En fín, no tenemos remedio.

    Saludos del Guerrero...

    ResponderEliminar
  13. Anónimo8:22 p.m.

    Tienes razon guerrerense volador: no tienen remedio

    ResponderEliminar