viernes, mayo 11, 2007

La Ideología del PRD III

¿Mexicano o Indígena?

Continuamos analizando el libro “Un México Para Todos: Construyamos un País de Iguales Con Justicia, Libertad y Soberanía”, escrito por el Ing. Cuauhtémoc Cárdenas y colaboradores, por su importancia en la definición de los postulados ideológicos del PRD.

Toca el turno la capítulo 2 titulado “Nación pluriétnica y pluricultural” pongo otra vez la liga para que el lector pueda referenciarlo fácilmente:

http://www.prd.org.mx/ierd/coy123-124/separa.htm

Empieza el capítulo sentenciando que el México de hoy es pluriétnico y multicultural (después de casi 500 años) y que es el resultado de la violencia, opresión y discriminación a los indígenas originarios (los buenos) por los (malos) colonizadores españoles, bueno eso era antes, ahora son los “países dominantes en tiempos de la globalización”. Complejo de conquistado atávico sembrado en lo más profundo del psique de perdedor.

Continuando con su “método usual” , que ya hemos comentado, exposición de hechos que los contrarían normalmente vagos, sin pruebas, esta vez con estas palabras: “Pero la Constitución y las leyes, las políticas estatales y la ciudadanía no respetan plenamente esta pluralidad; en cambio imponen a las minorías condiciones de discriminación, opresión, segregación, exclusión e indefensión” y continúan con sus ataques “Niegan respeto y protección suficiente a sus lenguas y convierten sus identidades y productos vernáculos en mercancía turística mal pagada, mientras las degradan y destruyen” y más adelante escriben sobre los movimientos pro; “Este renacimiento del movimiento indígena se apoyó en comunidades que resistieron el embate de la modernidad”.

Después de leer esto, me viene a la mente Benito Juárez García, sí, el que fue presidente de México y que le gusta tanto a la izquierda, que tanto se identifica con él, sin entender a cabalidad que Juárez era opuesto ideológicamente a ellos por que Juárez era un liberal.

Para Benito Juárez no fue muy importante el haber nacido indígena, porque tenía el gran apoyo de su propio esfuerzo y contaba con los mismos derechos legales de todos los demás mexicanos. Benito al percibirse marginado tuvo la opción de dejarse marginar, sin embargo, optó por integrarse a todos y en base a su propio esfuerzo nos demostró que podía ser el Presidente.

Su liberalismo ejemplificado en su propia vida, no pretendía preservar la identidad cultural del indígena, sino al contrario, su transculturación. Él mismo puso el ejemplo con su modo de vestir y de hablar. Mientras que Maximiliano, acaso imbuido del romanticismo, se puso el sombrero de charro, Juárez utilizó la levita europea y no hubo en él gestos elocuentes para revalorar las costumbres de su etnia.

No quiero decir que Juárez renegase de su sangre, sino que él creía que la viabilidad del País dependía de su adaptación a los tiempos modernos, y no de su pasado, por muy glorioso que éste fuera. El México que Juárez imaginó tenía que ver más con La riqueza de las naciones, de Adam Smith, con el libre mercado, las comunicaciones, la industria y el comercio, que con las ideologías de los izquierdistas de hoy.

La ética liberal practicaba el culto al individuo. Se trataba de poner en práctica la "Igualdad" pregonada por la Revolución Francesa, por ello la Reforma pretendía que todos los ciudadanos fuesen iguales ante una misma ley que es, ni más ni menos, uno de los dogmas del denostado "Neo"-liberalismo.

Benito Juárez se encuentra muy lejos de quienes defienden la pertinencia de los usos y costumbres de los pueblos indígenas, de quienes pretenden el crecimiento del Estado, de quienes recelan de la burguesía y los capitales extranjeros. Tanto a los liberales decimonónicos como a neoliberales de ahora, el discurso multicultural que intenta reivindicar las diferencias de los "otros", resulta extraño, por no decir absurdo.

Continúa el libro del Ing. Cárdenas diciéndonos que en “1994 algunos de estos pueblos se levantaron en armas, reivindicando su pertenencia a México, pero exigiendo el reconocimiento de su diferencia y su derecho a la autonomía. Los Acuerdos de San Andrés, que el Estado mexicano pactó con ellos y ha incumplido, fueron el gran aporte de estas comunidades a la plurietnicidad y pluriculturalidad de la nación mexicana”.

Sobre los acuerdos de San Andrés debemos decir que si estamos de acuerdo en que muchos indígenas del país todavía viven pobres porque están marginados, no podemos concluir que a los indígenas los debemos tratar con leyes especiales, porque entonces los seguiremos marginando. Con los Acuerdos de San Andrés, los mexicanos indígenas no compartirían nuestros mismos derechos y los estaremos marginando de forma permanente.

No puede ser que para terminar con la marginación de los indígenas, algunas personas concluyan que necesitamos marginar más a los indígenas, creándoles sus propias leyes, esperando de esa forma "hacerles justicia" y que dejen de estar marginados. Ésta es una contradicción terrible promovida por los caciques indígenas, el Obispo Samuel Ruiz y por el payaso encapuchado de Sebastián Guillén (alias el Sub Marcos) que es el clásico salvador que se convierte en caudillo porque sabe aprovecharse de la desgracia y sobre todo de la ignorancia de los mismos que dice salvar para seguir abusando de las personas mexicanas indígenas.

Como mexicanos tanto los hombres y las mujeres indígenas tienen derecho a votar en lo personal y en secreto por sus autoridades, sin embargo, estas mismas personas se han opuesto y para mantener su poder o su bandera política, inflaron el concepto de "usos y costumbres" como fuente de derecho y quieren endilgarnos el concepto de "pueblo" como sujeto de derecho. Es inmoral considerar a las tradiciones como algo sagrado.

Los caciques y sus amigos políticos han denigrado y prohibido "el derecho de propiedad personal" en esos territorios, quedando las casas y las labores como simples asignaciones a las personas, pero sin las escrituras correspondientes, ni menos con el derecho a cambiar, vender o heredar dichas propiedades. La excusa para condenar el derecho de propiedad personal es que la propiedad personal es una muestra de egoísmo que atenta contra la comunidad y contra el bien común.

Los tratados de San Andrés marginan a los indígenas, sin darles el derecho al voto personal y secreto, quitándoles los derechos de propiedad e inventando que "el pueblo" es el sujeto del derecho y no así las personas. Cuando tratemos a los mexicanos indígenas como mexicanos primero, hasta entonces los trataremos con dignidad y sin marginación. Invitémoslos a integrarse para formar un solo proyecto de nación.

Por el contrario, como lo expresa en su libro el Ing. Cárdenas, junto con el PRD, el payaso encapuchado de Guillén y los caciques indígenas lo que quieren es “adoptar un indígena” para que les sirva como su usual bandera de “denuncia” de los explotadores capitalistas, del “terrible embate de la modernidad”, por supuesto para usarla en su beneficio como los defensores de los marginados y pobres, pero que en realidad lo que ellos quieren es mantenerlos así, por que es lo más conveniente a sus intereses perversos.

¿Mexicanos o Indígenas señores del PRD?

6 comentarios:

  1. Aunque yo no soy 100% liberal, tienes razón en varios puntos que mencionas. A mí nunca me han gustado esas Izquierdas Cardenistas que quieren estatizar todo lo que vean al frente. Siempre he preferido esas izquierdas (como las socialdemocracias) que le entran al juego a la globalización

    ResponderEliminar
  2. Alvaro,

    Gracias por tu comentario.
    La izquierda mexicana es el tipo más nefasto, todavía no superan el troskismo, leninismo, marxismo. Lo mismo sucede en LA no hay más que ver al "Patria, Socialismo o Muerte" de Venezuela.

    Los socialdemócratas, son la versión light o vegetariana, y es por que no les quedó de otra, ante el derrumbe del socialismo real no tuvieron más remedio que reconocer al mercado. De cualquier forma, también son nefastos, aunque claro mucho menos.

    Esto lo escribí en el Post anterior y lo copio pego por su relevancia:

    Cuando se derrumbó la izquierda tradicional y los socialdemócratas empezaron a aceptar el mercado explicaron a sus votantes que se veían forzados a liberalizar porque lo reclamaban los inversores extranjeros. Dijeron que tenían que introducir reformas de libre comercio para contentar a la OMC, que tenían que privatizar porque habían prometido al Banco Mundial hacerlo, que tenían que bajar los impuestos porque si no las empresas se irían a otros países… no porque resultara bueno en sí mismo y diera grandes beneficios. Esta era una salida fácil, una manera de convencer a los votantes sin tener que preocuparse de hacer autocrítica y explicar que tenían que reevaluar todo aquello en lo que habían creído.

    ResponderEliminar
  3. Yo lo que quisiera es eso, una izquierda moderna, tipo Zapatero o Bachelet. Pero parece que Cárdenas no quiere quitar su poster de Marx de su cuarto. Esas izquierdas no me gustan para nada, sobre todo porque coartan la libertad.

    ResponderEliminar
  4. Hola Hernando.

    Te invito a que te des por un paseo por mi nuevo blog www.elcerebrohabla.blogspot.com , que reemplazará al blog que tenía antes ( www.alvarolsite.blogspot.com )

    Un Saludo.

    Álvaro López.

    ResponderEliminar
  5. Hola Rodolfo
    Oye, no tienes algun articulo que despedaze la toria del fraude?

    Es que ahorita traigo un debate sobre eso con un amigo y a pesar de que con mis propias palabras ya le eche al piso todas su "pruebas" necesito algo mejor hecho, mejor redactado y mejor sustentado.

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Hola soy dios también conocido como "LA MANO INVISIBLE" que opina usted de mi trabajo en la economía?

    ResponderEliminar