martes, mayo 22, 2007

La Ideología del PRD IV

Los Buenos Deseos (Wishful Thinking)

Continuamos analizando el libro “Un México Para Todos: Construyamos un País de Iguales Con Justicia, Libertad y Soberanía”, escrito por el Ing. Cuauhtémoc Cárdenas y colaboradores, por su importancia en la definición de los postulados ideológicos del PRD.

Toca el turno la capítulo 3 titulado “Sociedad igualitaria, incluyente y sin pobreza” pongo otra vez la liga para que el lector pueda referenciarlo fácilmente:

http://www.prd.org.mx/ierd/coy123-124/separa.htm


Empieza con la flamígera acusación: “La larga noche neoliberal iniciada en 1983 y aún no concluida, arroja un saldo muy negativo…” y remata en el mismo párrafo “es el producto de las políticas que han concentrado la riqueza en pocas manos, destruido millones de empleos e impuesto salarios muy bajos, situación que agrava la decisión de los gobiernos neoliberales de abandonar su responsabilidad estatal de garantizar los derechos sociales consagrados en la Carta Magna.” ¿No será que la larga noche neoliberal es en realidad la todavía más larga noche socialista, de la “Rectoría del Estado” y nuestra Constitución Comunistoide?

Pero veamos la “solución” que plantean: “es preciso edificar un Estado que asuma su responsabilidad social, que respete y haga que se cumplan los derechos sociales” y más adelante “empezando por aquellas que transformen, fortalezcan y consoliden las instituciones sociales” Así la solución de la pobreza, el bajo crecimiento económico, el desempleo, es construir instituciones sociales. Vaya remedio…¿Y los recursos para mantener a todos los mexicanos? ¡Ah fácil! “Existen recursos, como lo demuestra la creciente transferencia de sumas multimillonarias a las cuentas de los banqueros a través del ipab y a los antiguos concesionarios de autopistas de peaje, o el descomunal monto destinado al servicio de la deuda externa. Antes que responder a los compromisos internacionales, debe ponerse en primer lugar el cumplimiento de los compromisos sociales con los mexicanos. Los recursos que el Estado necesita, no sólo para esta política, pueden obtenerse a través de una reforma fiscal equitativa.”

Es realmente impresionante la coincidencia total de el último párrafo con el discurso de AMLO. ¿Descomunal monto trasferido a la deuda externa? ¡Ay! Perredistas, lo que es ser ignorante supino, el saldo de la deuda pública externa, al 31 de diciembre de 2006, equivale a 54,766 millones de dólares. Esto representa 6.4% del PIB y 21.9% de las exportaciones anuales. Estas relaciones de deuda son las más bajas que hemos tenido en más de cuatro décadas.

Y para que se les quite lo ignorante aquí tienen más información:

Hace 25 años, México estaba sumergido en una de sus peores crisis de deuda externa, producto de las politicas estatistas, populistas de dos presidentes nefastos para México: Luis Echeverría y José López Portillo. Hoy, no solamente somos un país "menos endeudado" (clasificación del Banco Mundial), sino que las reservas internacionales que guarda el Banco de México representa casi 140% del saldo de la deuda pública externa. En teoría, esto significa que el banco central le pudiera vender al gobierno federal los dólares necesarios para liquidar por completo su deuda externa. Se nos olvida, pero el saldo que ahora es 6.4% del PIB, llegó a representar 94.8% en 1987. Como porcentaje de las exportaciones, ha disminuido de 536.2% hace 30 años, a 21.9% a fines del año pasado. Lo que a mediados de los 80 parecía una crisis insuperable, hoy es simplemente una memoria desagradable que podemos leer en un libro de historia.

El principio de la solución empezó con la renegociación de deuda de 1989, conocida como el "Plan Brady". A partir de ese momento, México volvió a tener acceso voluntario a los mercados financieros internacionales, a los cuales se nos había negado desde la suspensión de pagos de agosto de 1982. Durante el sexenio de Salinas se logró disminuir la deuda externa por más de 10,000 millones de dólares. Sin embargo, no se pudo extender el perfil de amortización, por lo que la mayoría de la deuda era a corto plazo. Por lo mismo, a diferencia de la crisis de 1982 cuando el gobierno estaba en bancarrota, en la crisis de 1994-95 México enfrentó un problema de flujo de caja; debíamos 30,000 millones de dólares de Tesobonos a un plazo menor de un año. Dado que la naturaleza del problema era diferente y no teníamos la carga de un déficit público enorme, a partir de 1996 se pudo resolver el problema con relativa facilidad. Primero, se liquidó por adelantado la deuda contraída con el gobierno de Estados Unidos. Posteriormente, se pago anticipadamente toda la deuda que teníamos con el Fondo Monetario Internacional. Después, se celebró la amortización anticipada de los Bonos Brady y prácticamente se eliminó toda la deuda "renegociada". Finalmente, el año pasado se redujo a menos de la mitad la deuda con los bancos multilaterales. Todo esto ha llevado a la deuda pública externa de 100,934 millones de dólares a finales de 1995, a 54,766 millones de dólares a finales de 2006. Esto significa una reducción de 46,168 millones de dólares.

Y para rematar, debo decir que el Riesgo País de México está en 60 puntos base, y es comparable al de países industrializados, la deuda emitida por México, por supuesto que tiene grado de inversión sólo 2 escalones debajo de la máxima. O sea, hicieron un buen trabajo, al menos en esta área los Tecnócratas y “Neo”-Liberales®

Sobre el Ipab, también una exageración, en 2006 las transferencia para el pago a los Bancos fue de 30,411 millones de pesos, cantidad mucho menor a la transferida al ISSSTE por 47,000 millones y esta es sólo una de las instituciones sociales, PEMEX requiere de otros 40,000 millones, CFE 35,000 millones, así que señores Perredistas no van a conseguir recursos infinitos ni aún cancelando todo los pagarés del Ipab (lo que provocaría un problema enorme con los bancos e internacional ya que todos los Bancos implicados salvo Banorte sus propietarios son extranjeros).

País de Acreedores y los buenos deseos.

Continúa el Ing. Cárdenas y equipo manifestando su malestar por que no se cumplen los derechos al trabajo con salario remunerador, a la educación, a la salud y la seguridad social, a la vivienda digna, a la alimentación, y otros que no están en la Carta Magna pero ellos agregan, faltaba más, igualdad de oportunidades para las personas con discapacidad, y los derechos y oportunidades para los adultos mayores. O sea, de la cuna a la tumba, el PRD plantea liberarnos de cualquier responsabilidad personal, el Estado Proveedor deberá de garantizar el cumplimiento de todos estos derechos, para todos los mexicanos para que todos, sin excepción seamos felices sin el mayor esfuerzo personal, el Estado nodriza, la ubre gigantesca e infinita se encargará como nuestro papá de proveer, de proporcionar todo lo que el ser humano pueda necesitar. Los mexicanos, para el PRD somos acreedores por el sólo hecho de haber nacido de todos estos derechos.

Empecemos a analizar sus “propuestas” para que estos “Derechos” sean efectivos:

Del Derecho al Trabajo empieza expresando: “Una política que combata realmente la desigualdad y la pobreza debe, por principio, fomentar un crecimiento económico sostenido que tienda a garantizar a todos los mexicanos empleos o actividades económicas estables y salarios e ingresos suficientes para satisfacer las necesidades esenciales y permitir una vida digna. “ Oigan, no puedo estar más de acuerdo con este párrafo, en efecto, es la misión deseable del estado coadyuvar a que la economía crezca vigorosamente para que así exista inversión y con ella los empleos. Pero, continuamos leyendo y encontramos…” Para enfrentar esta problemática debemos diseñar una política de Estado que asegure la creación de empleos productivos” ¡Muy bien! ¿Van a flexibilizar las leyes laborales? ¿Van a eliminar el pago del PTU herencia marxista que sólo es un impuesto más y que reduce la rentabilidad de las empresas? ¿Van a eliminar el impuesto a la nómina, el impuesto a la inversión (los activos)? ¿Van a hacer que este país sea más atractivo para la inversión?¿Van a fomentar la desregulación? Nooooo. La respuesta del PRD es “recuperar paulatinamente la participación de los trabajadores en la riqueza generada mediante incrementos al salario real por arriba de la inflación y de los aumentos de la productividad del trabajo. Es una falacia asegurar que la recuperación de los salarios es una amenaza inflacionaria; en una economía sana, en expansión, es un factor que dinamiza el mercado interno y estimula la productividad, además de ser un elemento básico de justicia social.”

Ing. Cárdenas y señores del PRD. Aquí hay varios puntos que merecen ser tratados con algún detalle, por que lo que afirman es falso y voy a explicar por qué:

Mercado interno, ¿Cuál mercado interno? El problema de México es de oferta (de bienes y servicios) no de demanda. Si se elevan los salarios (se acuerdan de las bolitas inflacionarias del spot de AMLO), la economía que van a “reactivar” no va a ser la mexicana, va a ser la china, la vietnamita, la coreana, la de EU, y algo, sí, en los comercios, pero en cambio, van a producir inflación, y sobre todo si el aumento del salario no va acompañado de un incremento en la productividad, van a sacar a las empresas de la posibilidad de competir, van a tener que despedir empleados, sustituirlos en lo posible con máquinas, y si esto sigue van a cerrar en un auténtico suicidio laboral.

Sobre la afirmación de que no va a producir inflación, veamos que nos dice Milton Friedman:

“Si la cantidad de bienes y servicios disponibles para comprar —lo que llamamos producto—creciera tan rápido como lo hace la cantidad de dinero, los precios tenderían a ser estables. La inflación ocurre cuando la cantidad de dinero crece mucho más rápido que el producto, y mientras más rápido sea el crecimiento del dinero por unidad de producto, mayor será la tasa de inflación.”

Quizás no hay ninguna otra proposición en economía que esté tan bien establecida como ésta.”

Escribe el director de la prestigiada escuela de Economía de la Universidad de Chicago, Arnold Harberger:

“Las malas políticas económicas son malas porque crean dos situaciones: no le presentan a la gente las opciones tal como se dan en la realidad, al falsearle los costos y los beneficios verdaderos; y además le oscurecen a la gente la percepción de lo que realmente ocurre”.

Así es, elevar arbitrariamente los salarios sin ningún sustento en la productividad es desastroso.

De esto de los salarios ya he tocado bastante más extensamente el tema aquí mismo, en:

http://mexicoliberal.blogspot.com/2006_06_01_archive.html En el Post “Las Bolitas de López Obrador”

En donde extiendo más sobre que el problema en México es de oferta y no de demanda en ocasión del spot de las “bolitas populistas” de AMLO

Y en

http://laverdadseamaldicha.blogspot.com/2007/01/los-salarios-peje.html

En respuesta a los mismo planteamientos que el libro que nos ocupa hace AMLO en su programa de TV.

Continuaremos con los otros “Derechos”

1 comentario:

  1. Anónimo2:56 p.m.

    Hola que tal Mexico Liberal!

    He estado leyendo desde hace tiempo tus posts aqui y en "La verdad sea Mal Dicha", la verdad pienso que expones bastante bien y con hechos claros las falacias propias de la izquierda mexicana.

    Y la verdad te felicito porque lo haces sin insultar a nadie (que yo sepa) sino solamente retando la vision (o espejismo) con hechos.

    No se si la conozcas pero te recomiendo la revista Reason:

    www.reason.com

    Es un revista en ingles que creo te resultara muy interesante.

    Y bueno pues sigue con tu buen trabajo.

    Saludos desde Mexicali!

    ResponderEliminar