martes, julio 03, 2007

Lo que no se ve en el CETU

Empiezo este post recurriendo, una vez más a lo que Frédéric Bastiat llamó [Obras Escogidas de Frédéric Bastiat] lo que se ve y lo que no se ve, nos dice: “En el ámbito económico, un acto, un habito, una institución, una ley, no produce sólo un efecto, sino una serie de efectos. De éstos únicamente el primero es inmediato, y dado que se manifiesta a la vez que su causa, lo vemos. Los demás como se desencadenan sucesivamente no los vemos; bastante habrá con preverlos.”

“La diferencia entre un mal economista y uno bueno se reduce a que, mientras que el primero se fija en el efecto visible, el segundo tiene en cuenta el efecto se ve, pero también aquellos que es preciso prever.”

“Sin embargo, esta diferencia es enorme, pues casi siempre ocurre que, cuando la consecuencia inmediata es favorable, las consecuencias ulteriores resultan funestas, y viceversa.”.

Lo que vemos con el nuevo impuesto denominado “Contribución Empresarial a Tasa Única" (CETU), es que muchas empresas que hoy no pagan el impuesto del ISR, o lo pagan a tasas muy bajas aprovechándose de la complejidad pero sobre todo contradictorias leyes fiscales que llenas de agujeros encuentran alguno o algunos por el cual evadirse pagando para este fin a fiscalistas, contadores y abogados que les permiten aumentar sus utilidades, ahora sí van a pagar...

También se nos dice que el CETU promoverá la inversión, ya que para calcular la base gravable a los ingresos se le resta la inversión realizada de una sola vez, y no como en el ISR que es siguiendo un esquema de parcialidades acordes a la depreciación. Además si la resta resulta negativa, puede seguir aplicándose en los meses siguientes.

Visto así, el CETU es magnífico, esto es lo que Bastiat llamaría lo que se ve, el efecto visible y fácilmente (hasta por un diputado) entendible.

Pero el CETU, así planteado contiene varios problemas muy importantes, (lo que no se vé) algunos tan importantes que fácilmente pueden cancelar la viabilidad de las empresas.

Primero considérese una empresa naciente, una empresa que tiene digamos menos de 5 años de existencia, una empresa que ha hecho inversiones importantes, y que esas inversiones son además apalancadas (a crédito). Una empresa nueva, a menos que sea un caso realmente excepcional apenas la irá librando en lo que logra consolidarse, formar su mercado, hacerse de clientes, consolidar sus ventas. Esta empresa, fiscalmente o no paga nada de ISR, o sus pagos son muy bajos, puesto que o sus utilidades aún son muy precarias, o de plano, aún tiene pérdidas. ¿Qué le pasará a esta empresa con el CETU? Respuesta: Será estrangulada y morirá, dudo que pueda salir adelante con una carga del 19% de sus ingresos. ¿Cuántas empresas están en este caso? No lo sé, sólo estoy seguro que estas empresas tienen muy baja o ninguna posibilidad de sobrevivir al CETU.

Otra consecuencia importante verdaderamente funesta es que va a llevar la inversión desde hoy hasta que se apruebe o rechace, y si se aprueba desde este momento hasta que entre vigor a un alto total. En pocas y simples palabras, va a parar en seco a la economía. Nadie va a invertir un centavo sabiendo que si se espera unos meses lo va a poder deducir. Este paro va a ser dramático, lo vamos a sentir todos, y ¿cuánto tiempo le tomará a México recuperarse? Es difícil predecir las dos cosas, el tamaño del paro y el tiempo en recuperar.

También se nos dice que el CETU, supuestamente es “bondadoso” y como dijo Carstens “amigable” para la inversión productiva, vamos a considerar algunos postulados que se deben a F.A. Hayek tomando en cuenta también que el CETU no permite la deducción de los costos financieros sobre la inversión, sólo su valor nominal y no el costo real de la inversión, que es el valor nominal más los intereses pagados más los costes de adquirir el crédito, que sumados son importantes.

Hayek nos dice que es bien conocido que las empresas tienen en cartera y valoran infinidad de proyectos. Existen proyectos que tardan decenas de años en amortizarse y otros que concluyen en el mismo periodo de inicio. En algunos proyectos, no se empiezan a tener ventas hasta transcurridos varios años. La verdad, no sé en que proyectos, ni en que inversiones esté pensando Carstens, pero los proyectos amortizables en un corto período son muy pocos. Pero lo más importante, es que ninguna empresa va a invertir un solo centavo por el sólo hecho de que sea deducible para el cómputo del CETU, eso, eso me queda muy, pero muy claro, yo no lo haría. La inversión es consecuencia de un proyecto, de la detección de un posible mercado, de estudios para proyectar la viabilidad, del cuánto va a aumentar la productividad si es ya sobre un producto existente, en una palabra de que tan rentable va a ser.

Hayek también nos dice que: No es el consumo presente, sino el costo financiero el aspecto crítico en todo este tipo de inversiones, que podemos llamar capitalistas. La producción para el consumo de un año, no es más que una fracción del total de bienes producidos y vendidos durante ese periodo. Y agrego, no es la posible deducibilidad en el CETU un aspecto crítico que mueva a un empresario a invertir. Mal empresario sería si basara sus decisiones sólo en esto.

Y a esto dicho por Hayek comento, otra vez que el costo financiero no es deducible en el cómputo del CETU.

Pero sobre todo el CETU impedirá que el empresario pueda ahorrar, otra vez Hayek nos dice que lo que mueve al empresario es la ganancia, las utilidades, y no las ventas por si mismas, Hayek centró su análisis en los márgenes de beneficio existentes en las diversas ramas y etapas de la producción. Puesto que el beneficio se obtiene deduciendo los costes del total de ingresos por ventas, y a este beneficio además hay que retirarle los impuestos del ISR o CETU, de estos beneficios algunos se ahorrarían para más adelante ser utilizados en futuras inversiones. Hayek demuestra que a un mayor volumen de ahorro, reducía los costes financieros (la cantidad que pagan por intereses) de las empresas. Las explotaciones industriales que funcionaban con grandes inversiones de capital, veían de esta forma aumentado su margen de utilidad. De este modo, los factores productivos, se ven ahora atraídos a la fabricación de bienes de equipo y maquinaria y a la inversión productiva.

Por tanto regresamos a la cuestión más importante ¿Quién debe tener el dinero, el Estado o las Empresas? ¿A Quién?

A las empresas, que si se les deja ser viables, que si se les permite ahorrar, si se les permite tener utilidades, van a: Abaratar el costo del dinero, invertir en proyectos viables, generar empleos, y esto, sí esto, es ni más ni menos que crecimiento económico y el principal medio real y sólido de terminar con la pobreza. O, el Estado, que desde hace 80 años está combatiendo la pobreza sin ningún resultado palpable, sus instituciones que todo dan gratis, pero que como dijo Milton Friedman “No existen los almuerzos gratuitos”, en realidad son instituciones corruptas, llenas de privilegios para con sus burócratas, tan sólo considérese la nota de hoy en que el IMSS tiene un pasivo laboral de 2.6 millones de pesos con cada uno de sus empleados. Son pues barriles sin fondo, no hay ni habrá recursos para saciarlas y esta “Reforma Fiscal” que intenta sólo recaudar más y no promover el crecimiento, lo único que van a lograr los efectos invisibles, lo que como nos dice Bastiat: “las consecuencias ulteriores resultan funestas” y el alto al crecimiento económico va a ser una de ellas, por más que Calderón se rotuló “Presidente del Empleo”, en su afán de rebasar por la izquierda, en exprimir aún más a los contribuyente cautivos, va a tener “consecuencias funestas”. Y, por supuesto, al no poder ahorrar, los costos financieros subirían anulando las posibles "bondades" del impuesto.

¡Ah! y su recaudación, aquella que es objeto de esta “Reforma”, permítame decirle, se le va a caer, por el cierre de empresas, la caída en las ventas, y el menor dinero en manos de nosotros, los particulares; y habrá logrado precisamente el efecto contrario de lo que intentaba. Al tiempo…

Y retomando a Bastiat “La diferencia entre un mal economista y uno bueno..” Calderón no tiene buenos economistas en su equipo, eso, es evidente.

6 comentarios:

  1. Anónimo9:32 a.m.

    Soy un epleado de la iniciativa privada, lo felicito por sus comentarios tan sustanciosos, mi comentario es que para que se tenga una mayor recaudacion fiscal, deben aumentarse los minisalarios, ya que simpre las reformas fiscales se comparar con los paises desarrollados digase USA, Irlanda Alemani Etc. pero solo sesde el punto de vista porcentual y nunca desde el punto de vista percapita por salarios, me gustaria saber cual seria la opinion de los que saben del tema y si es cierto ?que a mayores salarios el crecimiento econimico es enorme?

    ResponderEliminar
  2. Anónimo7:53 a.m.

    Sosa por favor habla bien de Calderon ya que yo te he presumido con mis conocidos y amigos y ahora me sales con esto, recuerda que estamos en un conflicto y todo lo que digas en contra es un plus para su adversario, por favor corrige tus comentarios, gracias.

    ResponderEliminar
  3. Al primer anónimo

    Los minisalarios NO deberían de existir, son discriminatorios, distosionan el mercado laboral y meten al gobierno en un contrato que debería únicamente ser entre dos partes: Empleador y empleado, que en forma libre pactan.

    Pero, de esto ya he escrito bastante, lo remito a mi otro blog, a la liga en donde expongo el tema de los salarios:

    http://laverdadseamaldicha.blogspot.com/2007/01/los-salarios-peje.html

    http://laverdadseamaldicha.blogspot.com/2007/01/el-salario-mnimo-segn-el-presidente.html

    Gracias

    ResponderEliminar
  4. Anónimo 2,

    Gracias por tu contribución, pero lo siento, no puedo hablar bien de un personaje que me ha traicionado. Su discurso era liberal, su discurso en específico en cuestiones fiscales era:

    Ante la comunidad judía de México, dijo, el 31 de mayo de 2006: “quiero una política fiscal competitiva, con tasas de Impuesto sobre la Renta [ISR] que no sean más altas de lo que pagan en los países que nos están quitando inversión y empleo”.

    El 20 de junio, al presentar sus cien acciones para los primeros cien días de gobierno, propuso “una menor tasa de ISR para quienes producen, invierten y generan empleos. Promoveré que las personas físicas y morales paguen una tasa mucho más competitiva de ISR similar a la que se paga en varios de los países con los que competimos para atraer y retener la inversión y así generar más empleo y mayor crecimiento económico”. “A la vez voy a promover un sistema sencillo de pago de impuestos que faciliten la incorporación al pago formal a millones de mexicanos que por la complejidad del sistema fiscal no pueden hacerlo”. (Discurso al presentar un plan de acciones para los primeros cien días de gobierno, 20 de junio, 2006)

    En una entrevista de radio aseguró que: “habrá una reforma tributaria en el sentido […] de bajar las tasas del Impuesto Sobre la Renta, de facilitarle la vida a quien produce, a quien invierte, a quien genera empleos; y estoy seguro que si lo hacemos bien, mucha gente que hoy no paga impuestos porque no puede, porque las tasas son muy altas o porque de plano es tan complicado que se requiere siempre la ayuda de un contador para cumplir con estas responsabilidades, mucha gente se podrá sumar a este esfuerzo de muchos mexicanos”.

    Y ve con lo que ahora sale, con mayor complejidad, con exprimir más al cautivo, y ve lo que les dijo a los filántropos.

    Calderón es un SOCIALISTA esta rebasando por la izquierda, según él, y lejos de defenderlo hay que decirle claro y fuerte: Óyeme para eso que estás haciendo hubiera votado por López Obrador, por tí voté por lo que decías y está arriba escrito, y nos has engañado.

    Eso hay que decirlo, nos engañó.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo11:41 p.m.

    Citando tus blog:
    "A las empresas, que si se les deja ser viables, que si se les permite ahorrar, si se les permite tener utilidades, van a: Abaratar el costo del dinero, invertir en proyectos viables, generar empleos, y esto, sí esto, es ni más ni menos que crecimiento económico y el principal medio real y sólido de terminar con la pobreza."
    "O, el Estado, que desde hace 80 años está combatiendo la pobreza sin ningún resultado palpable, sus instituciones que todo dan gratis, pero que como dijo Milton Friedman “No existen los almuerzos gratuitos”, en realidad son instituciones corruptas, llenas de privilegios para con sus burócratas, tan sólo considérese la nota de hoy en que el IMSS tiene un pasivo laboral de 2.6 millones de pesos con cada uno de sus empleados."
    ¿Por que las empresas seran diferentes al estado? tambien las hay corruptas, llenas de privilegios para sus empleados y directivos.
    Si pueden van a intentar monopolizar servicios, ahorrar costos importando productos chinos (¿donde estan las supuestas inversiones y generaciòn de empleos, si ya todo lo traen de China?), pues su objetivo no es el crecimiento economico y terminar con la pobreza, sino sea como sea ganar dinero.
    El nombre del juego ya no es tan solo "ganar dinero", ahora debemos buscar un "desarrollo sustentable".
    Quien debe tener el dinero?
    Desde mi punto de vista por que no ambos?
    A donde nos llevan las politicas liberales? a pocas enormes fortunas y un monton de pobres...
    Gracias por apoyar a Slim...
    Felix

    ResponderEliminar
  6. Felix,

    Estás equivocado, por supuesto que no apoyo a Slim, apoyo el libre mercado y la competencia. Lo que tiene Slim es mercantilismo, es un poder monopólico.

    Y lo que tienen que tener el dinero repito son las empresas por que ellas son las que crean la riqueza y ponen los empleos, por si no te habías dado cuenta.

    Las empresas son diferentes al Estado en que primero y ante todo pueden quebrar, si no oyen a sus clientes, si no tienen precios competitivos (en competencia no como Slim), desaparecen.

    Y las empresas corruptas, también desaparecen, ahí está Enron, p.e.

    El Estado y las empresas estatales no desaparecen quedan como barril sin fondo.

    ResponderEliminar