sábado, agosto 18, 2007

Devaluación y Divisas

Los mexicanos tenemos un triste y dramático historial de devaluaciones, esto es, de pérdida del valor de nuestra moneda respecto al Dólar de los EU y otras divisas importantes. Por supuesto que me refiero a las macro devaluaciones. En la época moderna empezamos nuestro vía crucis con Adolfo Ruiz Cortines que en 1953 devalúa de 8.65 a 12.50. Este tipo de cambio permaneció fijo hasta que en 1976 Luis Echeverría devalúa a 22.69 y en 1982 López Portillo inaugura el gran período de crisis de la deuda externa, el peso se medio estabilizó en 310.28 pero otra devaluación en 1987 que sigue a la caída de los mercados bursátiles lo lleva a 2,483.37 para fines de ese año. Con Salinas de Gortari se crea el “nuevo peso” diviendo el valor entre mil. ¡Así nos había ido! Deja la economía fijada con alfileres que el torpe secretario de Hacienda de Zedillo quita y el peso brinca de 3.41 a 6.60 a principios de 1995. Quiebra el sistema financiero, entra el famoso Fobaproa tarde, mal y corruptamente al recate.

Desde entonces, el peso ha seguido devaluándose disminuyendo notoriamente su ritmo en los últimos años de Fox, en los que incluso de apreció, hasta los días recientes en que se ha mantenido en una banda que fluctúa entre 10.8 a los 11.20 con algunos sobresaltos que lo han llevado hasta 11.60 para regresar a la banda inferior.

El peso ha mostrado en estos últimos años un comportamiento extraordinario, se habla incluso del super peso. En efecto, mientras que en 2003 y 2004 tuvo una cotización promedio de 11.22 en el 2005 ¡Subió! A 10.71 y en el 2006 la cotización promedio fue de 10.88.

Fox, por supuesto atribuía al “manejo prudente” de las finanzas públicas, a la “disciplina fiscal”. No hay tal, el peso ha mantenido su valor por fundamentalmente dos motivos: Los precios extraordinariamente altos de petróleo y en menor medida las remesas de los migrantes. La combinación de estos motivos ha permitido a México acumular reservas internacionales en divisas, principalmente en Dólares de los EU y que para el cierre de 2006 fue de 67,680 millones de dólares, de los cuales debe hacerse mención que hubo una importante reducción en su monto por 22,027 millones de dólares correspondiente a un desendeudamiento debido tanto a una amortización anticipada de créditos con el BID y el Banco Mundial, como a una recompra de bonos en los mercados internacionales.

Pero, este escenario puede cambiar rápidamente y llevarnos a una crisis devaluatoria en el no muy largo plazo….¿Por qué?

Ya en el post anterior me refería a la importante merma en la producción de PEMEX en que para el 2011 se producirán tan sólo 1.3 millones diarios de barriles de petróleo en comparación con los 2 millones 48 mil de hoy. Esto es suficiente para anticipar CERO entrada de divisas por concepto petrolero, 1.3 millones de barriles diarios apenas alcanzan para el consumo local, peor aún, del año pasado al hoy la importación de gasolinas se ha incrementado en un 91.7 % anualizado, representando el 30% de las importaciones.

Ya la Balanza de Pagos (datos de Banco de México, 2006 y 1er Trimestre de 2007), muestra un déficit de 2,758, cifra que no parece importante, pero para darnos una idea más objetiva de la situación real, si quitamos los ingresos petroleros el déficit en 2006 fue de -25,769 millones de dólares y anualizado para este año subiría a -27,000 millones de dólares.

¿Qué podemos concluir de estas cifras? Primero, si la Balanza de pago es ya deficitaria HOY, ya no habrá incremento sino decremento en las reservas internacionales. Cuando el destino nos alcance, esto es, cuando baje sustantivamente la producción de PEMEX y/o el precio del petróleo baje, nuestras orgullosas reservas hoy sostén del super-peso se verían mermadas rápidamente, muy rápidamente, y por este motivo, la paridad sufriría y nos encaminaríamos a lo de siempre: Otra macro devaluación.

¡Y no hay quien nos salve! Carstens y Calderón están viendo sólo el déficit en las finanzas públicas de aproximadamente 3% del PIB para fin de sexenio y de ahí su “Reforma Fiscal” totalmente recaudatoria diseñada para exprimir más, a las empresas cautivas con la mentada CETU.

La Reforma Fiscal que se plantea va a deteriorar gravemente la no sólo el crecimiento económico que ya para esta semana se redujo de 3.4% a un más que mediocre el raquítico 2.8%, no, esto es grave pero no lo peor. Lo peor es que ya la Inversión extranjera directa, que es fuente de divisas “no golondrinas” es decir divisas que entran y se quedan en el país, en contraposición de la inversión extranjera de “cartera” que sólo viene a invertirse en CETES o la Bolsa y que en cualquier momento se largan sin decir agua va, situación que ya vivimos en 1994 cuando de 27,000 millones en reservas en febrero del 2004 se fueron a 5,000 en diciembre con el resultado ya por todos conocido….Bueno, pues con mayores impuestos y además lo confuso que va a ser para las empresas extranjeras no tributar doble, por culpa del engendro demoníaco de la CETU menos van a querer venir menos a invertir por lo que es de esperar que merme sustantivamente esta entrada de divisas.

Finalmente y para acabarla de fregar, el sector inmobiliario y de la construcción en los EU está entrando en una severa crisis en la que realmente nadie sabe de que tamaño es, pero lo importante es que por un lado se van a frenar de forma importante nuestras exportaciones, principalmente y obviamente cemento, y segundo, una gran porción de los migrantes se desempeña en el sector de la construcción: Albañiles, plomeros, electricistas etc. Ellos van a tener problemas para emplearse y si se emplean lo van a hacer con menores salarios, la remesas por tanto es de esperar que también mermen.

Así, en no mucho tiempo sabremos y sufriremos los mexicanos realmente las consecuencias de nuestra irresponsabilidad, de nuestras mitologías, de que nunca supimos a la fortuna petrolera convertirla en riqueza y la quemamos literalmente en expandir la burocracia, sabremos todos realmente que como país somos unos mediocres, nuestros ahorros se harán una vez más polvo a ver si ya sin petróleo con una crisis como nunca antes hemos vivido que quizá sea la que necesitemos para entender, si, para entender.

5 comentarios:

  1. george8:39 a.m.

    Liberal,
    no creo que nuestras exportaciones de cemento se vean muy afectadas pues en algunos países como Dubai y China la demanda de cemento está creciendo mucho.

    ResponderEliminar
  2. Liberal, Te faltó mencionar la deuda interna del país, que es increíble e imposible de pagar.

    ResponderEliminar
  3. Pues si efectivamente este nuevo impuesto CETU no hace mas que ahuyentar la inversi�n extranjera (la directa por que los especuladores van a seguir haciendo lo suyo hasta que vean problemas) y continuar con el deterioro del poder adquisitivo de los mexicanos a fin de seguir echando dinero al barril sin fondo que es PEMEX que lo �nico que hace es seguir mantenido nuestra dependencia de gasolina extranjera , pero lo bueno es que �el petr�leo es de los mexicanos�.
    En fin, buen articulo y buen blog Liberal, felicidades.

    ResponderEliminar
  4. Sosa, ¿Conoces el sistema colombiano? Hace poco estuve platicando con un colombiano que me describió su sistema económico como muy liberal, incluido el esquema de manejo de la paraestatal petrolera. Decía que es bastante más liberal que el de Brasil, que se suele presentar como modelo por estar Petrobras en el mercado bursatil. También me comentó que el gobierno es tan delgado como una modelo anoréxica (bueno, él no me lo dijo así). Claro que dijo que lo malo son los problemas de violencia, narco y guerrilla, que son lo mismo.

    Un Abrazo

    ResponderEliminar
  5. me parece interesante tu articulo, sin embargo lo consideraria muy "light" ya que tu desemboque no da ningun ambito por el cual se pueda razonar el porque se llego a ese punto de crisis.-.-.-.-..

    Me gustaria tener ahora un articulo tuyo sobre la explotacion de recursos energeticos nacionales.,.,.,.,

    ResponderEliminar