domingo, diciembre 16, 2007

Qué hacer ante el desastre de la educación en México

Cuando se pregunta, ¿Qué es lo más importante para que el país progrese?, la respuesta es unánime: La educación. Todos estamos al menos de acuerdo que esta es o debería de ser la principal prioridad nacional. Los economistas llaman a esto la formación de “Capital Humano”. Hay pues completa unanimidad en ello.

En efecto, la razón de la pobreza no es como afirma la izquierda, debida a nociones Marxistas tales como plusvalía, explotación, y los más Light, como los socialdemócratas, como la concentración de la riqueza que debe “redistribuirse”, esta ideología cree que la pobreza es consecuencia de la explotación de los pobres por los ricos a través del mecanismo de la propiedad privada. Esto es totalmente falso por que un pobre, lo es, por que su persona no es capaz de ofrecer bienes bien valorados por el resto, no tiene mucho de valor en él mismo o no tiene posibilidad de crear o comerciar con bienes que sean codiciados por los demás. Y para solventar esto necesitas por un lado que el pobre adquiera los conocimiento para ofrecer bienes valorados por los demás, es decir educación, y más en específico entrenamiento y por supuesto, crecimiento económico para que exista la demanda a lo que él individuo pueda ofrecer a la sociedad. Por tanto la educación orientada a incrementar el capital humano para que el individuo sea capaz de ofrecer “algo” que sea valorado por los demás es la clave para que un pobre, deje de serlo.

Los resultados de México en la prueba PISA (Programa Internacional de Evaluación de Estudiantes) son la prueba fehaciente que las cosas en educación de están haciendo mal, muy mal; y como siempre, así funciona nuestro país, siguen todas una serie de declaraciones, excusas, pero nunca reconocer culpa, alguien más la tiene: La SEP, culpa al SNTE o peor aún al CNTE, y éstos a la SEP.

El prestigio de PISA es enorme: hoy por hoy es el instrumento más sólido para tomarle el pulso a los sistemas escolares que hay a nivel mundial. Es la evaluación más citada, más difundida y -lo que es mejor- más usada para plantear política pública. La razón está en el poder de lo sencillo: es una prueba estandarizada que mide no lo que los gobiernos y sus ministerios de Educación dicen enseñar, sino lo que efectivamente los alumnos de cada sistema escolar pueden hacer para resolver problemas de la vida real, en las áreas de lectura, matemáticas y ciencia. Esos tres términos en español son una aproximación, pues el concepto de PISA es ofrecer evidencia sobre la literacy, el dominio, la capacidad en acción, la apropiación que los jóvenes de 15 años cumplidos tienen de su mundo a través del lenguaje escrito, la modelización matemática y el razonamiento científico. Además, la prueba incluye cuestionarios de contexto que permiten elaborar un marco sobre la situación socioeconómica y el capital cultural de las familias de los estudiantes, la preparación y actitudes de los maestros, los recursos didácticos, el clima y el liderazgo en cada centro educativo involucrado en la prueba.

En un rápido resumen, los estudiantes mexicanos obtuvieron, en la escala de ciencias, el último lugar entre los 30 miembros de la OCDE y el lugar 49 entre los 57 países en los que se aplicó la prueba; de una media esperada de 500, los mexicanos obtuvieron en promedio 410 puntos tanto en lectura como en ciencias, y 406 en matemáticas.

El poder intrínseco de una evaluación está en que entrega información estratégica; la evidencia -a diferencia de la corazonada y de la consigna ideológica- está ahí, disponible a ser verificada una y otra vez por quien sea. El dato duro, en ambos sentidos, es que 47 por ciento, 51 por ciento y 57 por ciento de los estudiantes evaluados en México no alcanza el nivel de desempeño suficiente para los campos de lectura, ciencias y matemáticas, respectivamente. Si a esto se agrega que casi 36 por ciento de la población en esa edad no está en la escuela, se puede afirmar con toda propiedad que la mayoría de los jóvenes mexicanos se encuentran en una situación de extrema vulnerabilidad, pues no cuentan con las herramientas para salir de la pobreza, para desempeñarse laboralmente con retorno económico suficiente o para ejercer su ciudadanía como algo más que carne de cañón electoral.

Hace tres años, cuando se publicaron los resultados de la edición anterior de PISA, muchos de los que tomaron la voz se centraron en el ranqueo, flagelándose los unos y justificándose los otros ante el hecho de que México quedara al fondo de la tabla. En la discusión brotaba el pragmatismo simplón de quien clamaba importar a la brevedad los rasgos de la educación coreana o finlandesa o, en el otro extremo, la verborrea típica de la izquierda que denuncia el complot de los “tecnócratas y neoliberales” privatizadores.

Reacciones infantiles, ambas…

Como ya teníamos la experiencia de hace tres años, ya nuestros burócratas estaban totalmente preparados y adiestrados para evadir, como siempre su responsabilidad, y culpar a alguien más:

El SNTE, patrimonio de la (don Porfirio como dijo el profe Cruz entrenador del campeón Atlante y ex maestro) Gordillo tiene tres respuestas simplonas: La calidad es responsabilidad de la Sep, no del magisterio, la solución está en las propuestas de su IV Congreso, y finalmente que se necesita un debate nacional para reformular el modelo educativo. Por supuesto, los de la SEP ya también tenían su guión, y confirmaron que en paralelo al omnipresente “congreso” del SNTE ya se tenían las “once acciones” En fin, como es lo usual, puras excusas, puros buenos deseos, hace tres años nos fue mal ahora nos fue peor, y dentro de tres años, seguiremos igual: En la cola de la tabla, por que en México la educación es un fracaso, y o se cambia de raíz o seguiremos… pobres. Ese es nuestro castigo.

¿Cuál es la razón? ¿Gasto en educación? Durante los últimos años hemos gastado más y más en educación, mientras que los resultados empeoran, la misma OCDE reconoció que el gobierno mexicano "está invirtiendo recursos considerables en el sistema educativo; el gasto en educación crece mucho más rápido que la riqueza nacional (PIB per cápita), y los salarios de los maestros son de los mejores del ¡mundo! Sí, señor, el rango de los salarios para los maestros se encuentra en 1.64 y 2.09 veces el PIB per cápita para nivel de primaria y secundaria, lo que implica unos 16.7 mil y 21.2 mil dólares al año, medidos en términos de paridad de poder de compra para evitar distorsiones en el tipo de cambio, reciben ¡tres meses de aguinaldo! Esto sólo está por debajo de los maestros de EU. ¡Buen trabajo ha realizado el SNTE! Buena paga, poca responsabilidad.

Ya he escrito en otras ocasiones que la razón del fracaso del sistema educacional es la misma del fracaso del sistema socialista soviético. La educación es una las empresas socialistas más grandes de México, y todas las empresas socialistas del mundo, sean siderúrgicas, agrícolas o educativas, tienen ciertos puntos comunes: todas producen artículos de mala calidad a muy altos costos, con privilegios especiales para un grupo reducido, estos son el magisterio.

En específico, en el sistema educativo socialista en manos de los políticos se comete un grave error: Los miembros del magisterio se desempeñan para complacer a sus superiores, dentro de una jerarquía burocrática y sindical, un sistema de escalafón totalmente arbitrario sujeto a la voluntad del sindicato y que por lo tanto no está ligado en forma alguna a su desempeño como educador el tener mejores remuneraciones. No son pues los “clientes” de la educación: Los padres de familia preocupados por la educación de sus hijos los que determinan la remuneración del maestro.

Así, el magisterio desarrolla su propia dinámica política, sus incentivos, sus premios y sus castigos, independientemente del rendimiento como educadores. No sólo eso, el gobierno extiende sus tentáculos y siente que debe intervenir también en las escuelas privadas. Con el poder coercitivo que les da la ley, hacen a un lado a los padres. Los padres no son quienes velan por la excelencia y el buen contenido de los programas para educar a sus hijos, sino los burócratas. Los resultados están a la vista.

No, no voy a proponer que se privatice la educación, que exista competencia, ni el “bono educativo” propuesto por Milton Friedman para poner a competir escuelas públicas y privadas. NO, el primer lugar en educación en el mundo es Finlandia, y la educación ahí es pública, sí, pública pero muy diferente a la estructura corporativista que impone el SNTE y muy diferente a la centralización burocrática como funciona la SEP. En primer lugar, en Finlandia, y casualmente en todos los países rankeados en los primeros puestos de PISA comparten que las escuelas son entes autónomos, dicho coloquialmente, cada una puede matar las pulgas a su manera, pueden usar sus propios métodos, elegir los libros de texto que juzguen convenientes, no existe, tontería tal como los libros de texto obligatorios, lo que permite competencia entre autores, para presentar de distintas formas los conocimientos. Y, existen pruebas, como ENLACE que permiten a los padres de familia, los clientes de la educación comparar el desempeño de sus hijos, y libertad para cambiarlos de escuela a las mejores, las escuelas reciben el dinero para operar en función de los alumnos inscritos y, muy importante, lo más importante, multiplicado por un factor que depende de las pruebas de evaluación, hay pues, efectivamente, competencia, y las escuelas siguen siendo públicas. En segundo lugar, a los maestros debe de aplicárseles la máxima de Adam Smith que dice: “En cualquier intercambio, el hombre siempre actúa por su propio interés buscando el máximo beneficio”. Para el caso del magisterio el asunto es muy simple: Tu sueldo va en relación directa a los resultados que obtengan tus alumnos. Así de fácil, no se necesita más. Si andan en la calle haciendo mitote, sus alumnos no aprenderán, y ellos recibirán menos salario, lo mismo si no se preparan, si no se modernizan, habrá otros que sí, y ellos quedarán rezagados…ganando menos del que se esfuerce y saque a sus alumnos adelante.

Dos simples propuestas basadas en el conocimiento de la acción humana, claro, que encontraran una resistencia feroz tanto por parte del SNTE que sólo quiere que el magisterio gane más, y más ¡Ya lo han logrado! Sin mucho esfuerzo, pobrecitos, y de la SEP que tendría que ceder su control centralista burocrático y terminar con su monopolio de la educación que tanto daño ha hecho y hace. No hacerlo y darle vueltas manteniendo el mismo corporativismo y centralismo nos mantendrá en el último lugar de la prueba de PISA, de eso, estoy seguro.

5 comentarios:

  1. Que se puede esperar de un sindicato maleado y maestros que hacen monton con huelgas y plantones cada vez que se quieren mejorar las cosas.

    Con gente despreciable como Elba Esther que encima de todo lo que ha hecho a expensas de los maestros de México todavía los dirigentes nacionales la nombran de forma vitalicia.

    hhhmm como si se lo mereciera, y además con los secretarios de educación puestos a lo que el sindicato diga.

    Y mientras ella usa bolsas de manos de 3000 dlls los maestros ganar una mierda y sus cursos de capacitación siempre llegan tarde.

    ResponderEliminar
  2. george1:38 p.m.

    Liberal,
    la encuesta del 18/Dic/07 de Imagen Informativa dió este triste resultado:
    ¿cómo podremos educar mejor a nuestros hijos?

    a)con más recursos a la SEP 17.74%

    b)con incentivos para crecer el acceso a la educación privada 82.26%

    ResponderEliminar
  3. Los sindicatos en Mexico son acaba empresas lo vemos con el sindicato minero, el SNTE, el de luz y fuerza, Pemex etc etc donde tanto los lideres como los trabajadores sulen gozar de privilegios ridiculos.

    ResponderEliminar
  4. Aumentar el presupuesto a la educación no es la solución como muchos piensan, hay países donde con mucho, pero mucho menos dinero logran resultados asombrosos.

    Mi educación básica la tuve en escuelas publicas y puedo decir que con sus contadas y honorables excepciones la mayoría de los maestros eran unos TARADOS, además de desactualizados se comportaban como clones del peje, inútil debatir siquiera con ellos un tema complejo.

    Pero eso si, cuando era día de junta, o celebraban el día de la marmota A GUEVONEAR SE HA DICHO!!! sumándole que todos los pinches años huelguita para que les aumentaran el sueldo y las prestaciones y los sigan tratando como las divas que son actualmente.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo6:46 p.m.

    Estimado director de MEXICOLIBERAL
    Permitame felicitarlo por su excelente BLOG. Casi todas sus opiniones y propuestas son excelentes. Espero tenga usted a bien difundir ampliamente este espacio para que la gente pueda considerar otra forma de ver las cosas y sobre todo, ver que hay muchas mejores soluciones que las del gobierno y los partidos politicos.

    Le reitero mi felicitacion y le deseo toda clase de exitos.

    Dr. Santos Mercado Reyes
    mrs@correo.azc.uam.mx

    ResponderEliminar