martes, mayo 06, 2008

Sobre la "Década Perdida"

Esta semana el expresidente Carlos Salinas de Gortari, presentó su nuevo libro "La Década Perdida", que publicó el prólogo y epílogo grupo Reforma

http://www.reforma.com/nacional/articulo/440/878668/

y

http://www.reforma.com/nacional/articulo/440/878670/

Mismo que deseo comentar aquí.


Discrepo con Ud. Carlos Salinas de Gortari, el país no sólo ha perdido una década, ha perdido 26 años, en que después de la crisis de la deuda externa a finales de José López Portillo nunca quisimos realmente transformar el país. Y cambiamos siempre para preservar el status quo. Para preservar los privilegios de dos grupos bien definidos que como parásitos se nutren de la sociedad, previenen la competitividad, las inversiones y el progreso.

El primer grupo son las empresas del Estado, todas ellas ya sea que produzcan energía, educación o salud, comparten entre sí que producen bienes o servicios de pésima calidad, a altos precios y que privilegian a unos cuántos, sus propios sindicatos corporativistas, a la burocracia y a políticos. Esta fue la causa del colapso de la Unión Soviética, y será la de México. Sus sindicatos han sido premiado a manos llenas por todos y cada uno de los gobiernos, incluido, por supuesto el suyo, sabedores los sindicatos que sus “conquistas” no tienen relación alguna con su trabajo o con los resultados de la empresa, sino con el presupuesto de la Federación, no han tenido recato alguno para pedir y obtener prebendas que hubieran sido imposibles en empresas privadas ya que hubieran desaparecido. Como presidente, cuando detuvo a “la Quina”, yo pensé que Ud. sería el gran transformador, un estadista como lo fue “Margaret Thatcher” que puso al sindicato de los carboneros en su lugar. No fue así, sólo fue un cambio de líder por que el que estaba le resultaba incómodo.

El segundo grupo, es el capitalismo “compinche”, el capitalismo de cuates que durante su sexenio brilló, en su sexenio se creó el monopolio privado más grande y que llevó a su dueño a ser el hombre más rico de la tierra. Usted le otorgó a Telmex el privilegio de ser un monopolio privado, y éste como todo monopolio nos ha esquilmado a todos los mexicanos desde que fue creado y después con Telcel, también durante su mandato, sus compinches adquirieron los bancos del Estado, todos ellos en pésimas condiciones en especial Serfin, fueron vendido caros y a gente con ninguna experiencia en el negocio bancario, los resultados de esto, lo tuvimos que pagar después. Para proteger a los neobanqueros se les permitió constituirse en oligopolios, que subsiste hasta la fecha, sólo hay que ver el diferencial entre las tasas activas y pasivas, y ver que por ejemplo Banamex y BBVA Bancomer, son “las estrellas” en cuanto a generación de utilidades para sus respectivas matrices Citigroup y BBVA. También este capitalismo mercantilista compinche tuvo su esplendor en las carreteras concesionadas, todas ellas caras y malas, y muy particularmente la “Del Sol”, que es hasta hoy un barril sin fondo por defectos en su diseño. Dice Ud. que los populistas privilegian a los empresarios compinches, ¡Ud. lo hizo!

Estas privatizaciones sólo han servido para que la sociedad mexicana vea la privatización como sinónimo de esquilmar, de precios altos. Y de esto, Ud. fue su principal promotor.

Ud. contuvo la inflación con tres anclas: Bajas alzas en los salarios, paridad peso dólar controlada, y apertura comercial, situación que prevalece hasta nuestro días.

Sobre la crisis de 1994, usted la gestó, en efecto, le entregó el país a Zedillo con la economía prendida de alfileres, y él los quitó. Los culpables son los dos, Ud. por querer manipular el mercado de divisas imponiendo una tasa arbitraria de devaluación y al mismo tiempo bajando las tasas de interés lo que ocasionó que de 28,000 millones de dólares en reservas internacionales en marzo de 1994 entregara el gobierno con menos de 7,000. Zedillo después hizo su parte pero a mi me queda claro que ambos fueron culpables de la crisis de diciembre de 1994, y de sus secuelas.

Por último, de sus programas sociales y los que siguieron, Solidaridad, Progresa, Oportunidades y Vive Mejor, todos estos programas debe ser abandonados porque son internamente corruptos, están moralmente en bancarrota y no merecen ser rescatados. La razón principal de ello es que el gobierno está integrado por políticos y burócratas, quienes no son diferentes al resto de los seres humanos; no son ángeles, sino que, como todo ser humano busca siempre su propio interés, y actúa siempre para obtener su máximo beneficio, esto es votos, y no, como nos quieren hacer creer, por una visión más alta del bien común. De ahí su fracaso, de ayer, de hoy y de siempre...

El resto de su prólogo epílogo parece una copia distorsionada de lo que escribe Stiglitz sobre el consenso de Washington, que por cierto, aquí debemos de agradecerle todos los mexicanos por la apertura comercial y el TLC, que en su momento, parecía que nos volvíamos relevantes, esto ya no es así, por la pérdida en competitividad producto principalmente de los dos grupos de parásitos a los que me refería al inicio.

¿Fundamentalistas del mercado dice Ud? Yo le pregunto ¿Cuál mercado? ¿Los monopolios Estatales en energía, educación, y salud? ¿Los monopolios u oligopolios privados en telecomunicaciones, cemento, televisión, transporte?¿ El mercado lo es todo? Si México está más bajo de la media tabla en regulaciones y libertad económica. No Lic. Salinas, este nunca ha sido un país “Neoliberal”.

Los 26 años perdidos, y no sólo una década, o quizá más desde 1917, han sido producto de nuestro socialismo, que desde sus orígenes en la Constitución “progresista” de corte marxista, que niega la propiedad privada, fundamental en los sistemas libres, e ignora la propiedad intelectual motor de la economía del conocimiento, que privilegia a líderes sindicales, y que preserva el status quo de la pobreza. Algo que Ud. mantuvo, y han mantenido los que le han seguido, y por eso, la gente sale del país emigra, a tierras libres, a tierras que no son del que las trabaja, algo similar a la gente que emigraba de la Alemania comunista a la Alemania libre.

No, Lic. Salinas de Gortari, no trate de confundir con su libro, habemos ya muchos mexicanos que sabemos exactamente por que el país no avanza, y esto no es ni neoliberalismo ni populismo, es el mantenimiento del status quo, de los privilegios de unos cuántos que como parásitos impiden al resto de la sociedad progresar.

Usted tuvo la oportunidad de ser el gran estadista, pero se auto limitó, y no tuvo el valor de terminar con el corporativismo y mucho menos con el mercantilismo de compinches, así, salvo el TLC y la posibilidad de enajenar el Ejido (aunque aún con defectos), en realidad no hizo nada más y sí dejó al país enfilado a una crisis tremenda, producto de eso, del populismo, de intentar manipular los mercados de divisas y de dinero para que como buen populista y en realidad han sido todos los presidentes de México desde tata Lázaro, que era, hacer sentir que la economía en 1994 era color de rosa, y como todo aquel que manipula los mercados, la historia terminó en tragedia.

1 comentario:

  1. Anónimo9:54 p.m.

    que tal?

    Soy de Venezuela y quiero ponerme en contacto contigo, soy miembro de varios movimientos liberales en Venezuela como: www.ODLV.org - www.RUMBOPROPIO.org.ve - www.DEMOCRATALIBERALES.org y otros.

    Quisiera que compartamos experiencias...

    Contactame aqui: ODLVZULIA@hotmail.com

    ResponderEliminar