miércoles, junio 04, 2008

Privatización



“…no quiero prohibir al gobierno que haga nada, excepto impedir que los demás hagan algo que podrían hacer mejor que él”.
Friedrich A. Hayek
“La desnacionalización del dinero”



…Y por eso mismo, el estado empresario ha de ser desmantelado. Cuando se trata de satisfacer las necesidades humanas mediante la producción en una sociedad donde predomina la división del trabajo el Capitalismo es la única alternativa en términos de eficiencia y justicia moral. Este proceso no es gratuito ni causa de la fortuna, sino que es un proceso que ha permitido el aumento de la productividad, la creación de mayores técnicas de trabajo, el aumento de la población, aumento de la edad media de vida, mayor capacidad para combatir las enfermedades, mayores comodidades y bienestar… Pero cuando el estado intenta hacerse con esta riqueza, expropiando lo que legítimamente es del individuo, el proceso degenera y la gestión se vuelve imposible.

Y así ha sido, durante la docena trágica LEA-JLP (1970-1982) el Estado de volvió un voraz empresario, todo lo que pudo lo adquirió, llegó a tener más de 900 empresas, en todas las actividades económicas, hasta la revista TV novelas era Estatal, todas ellas subsidiadas y con ello una enorme sangría económica que más adelante los mexicanos tuvimos que pagar con creces el endeudamiento alocado de aquél que quiso que México “Administrara la abundancia”, que “Defendió el peso como perro”, y el de “Ya nos saquearon no nos volverán a saquear”….¿Ya se les olvidó? A mi no.

Durante los ochentas empezó el saneamiento del estercolero económico que dejó el “Último presidente de la Revolución”, y se liquidaron o vendieron una gran cantidad de empresas, sin embargo las mayores privatizaciones vinieron con el “Neoliberal” Salinas de Gortari (él dice que no es neoliberal, que a partir de Zedillo son los neoliberales). Durante su gestión se realizaron las más importantes privatizaciones: Telmex, Imevisión, Banca, líneas aéreas y Carreteras, de las que el pueblo de México tiene una muy mala impresión, y por eso actualmente la palabra “privatización”, causa escozor, pero sobre todo causa temor de alza en los precios y también causa envidias de que uno o varios capitalistas puedan con la empresa del Estado hacer el gran negocio, y se prefiere seguir soportando a las pésimas empresas del Estado.

Con las privatizaciones de los años noventa en la gestión de las empresas estatales se pretendía que las cuentas públicas de aquellas empresas que manejaba el estado estuviesen equilibradas. En otras palabras, no se pretendió convertir la gestión en estrictamente privada, sino que simplemente se colocó a un contable privado en lugar de un funcionario, se les asignó un papel monopólico (Telmex, carreteras) u oligopólico (Bancos, líneas aéreas). Algunos vieron en este cambio la solución a la eficiencia y un retorno al liberalismo (neoliberalismo según ellos mismos). La verdad es que este tipo gestión privada no es la mejor solución. Ni siquiera se puede decir que fue una solución aceptable, por que los monopolios nunca han sido la mejor solución a un bien o servicio de gran interés para economía en su conjunto.

Sin embargo, en honor a la verdad, de las empresas privatizadas Telmex e Imevisión (Canal 13 y 7) las dos mejoraron palpablemente al pasar a manos privadas, eso, nadie, ni el más acérrimo y dogmático izquierdista lo puede negar. Ahí están los ratings para corroborarlo.

Telmex nos ha esquilmado a todos los mexicanos ¿Pero la CLyF o la CFE no? Durante 16 años, pero no ahora, en los 90’s dejó de ser un privilegio tener una línea telefónica, yo mismo estuve impedido a tener una durante los 80’s en Cuernavaca, las fallas en el servicio mejoraron notablemente, y hoy, es muy raro que una línea falle y más raro que te quedes sin teléfono por varios días, como era práctica común cuando era Estatal. ¿Qué faltó ahí? Competencia, ¿Quién tuvo la culpa? El Estado que la vendió con patente de corzo para no tener competencia durante 12 años. Lo importante, sin embargo, es que el servicio mejoró. También hay que decir que Slim heredó un sindicato feroz con un contrato colectivo ruinoso para la empresa jubilaciones a los 50 años, por ejemplo lo que implican una pesada loza sobre las finanzas de la empresa. Saquen sus conclusiones y en realidad estamos mucho mejor a si hubiera permanecido en manos del Estado.

Imevisión ¿Quién veía canal 13? Nadie… Su programación era en extremo aburrida no voy a discutir la turbiedad de la asignación a Salinas Pliego, lo que es un hecho es que TV Azteca es mucho, pero mucho mejor que el bodrio que lo precedió en manos del Estado.

Aeroméxico y Mexicana, las dos fueron privatizadas y las dos tronaron por sus sindicatos, que obligaban a las empresas a mantener altas tarifas y que fue imposible mantenerlas andando, por ejemplo, es asombroso saber que un capitán de 777 gana más que uno de Singapore o Emirates esto es casi 300,000 USD/año. Cuando subieron los intereses de 1995 pasaron al Fobaproa, pero siempre fueron (y son) inviables, producto de sus años bajo la gestión del Estado en que les permitieron a sobrecargos y pilotos adquirir prebendas que hacen inviables a las empresas. Además de cínicos, en el reciente emplazamiento de huelga de Aeroméxico decían las sobrecargos: “No importa que truene, el gobierno nos vuelve a rescatar”… ¡Que la dejen morir ya! Es imposible mantener vivo algo así cuyo único valor real es tener un hub en el aeropuerto de la ciudad de México (AICM).

Las carreteras, una carretera al igual que por ejemplo el agua potable, las calles, es un monopolio natural, esto es, uno que por su propia naturaleza no puede tener competencia. El problema con las obras de infraestructura en manos de particulares es el retorno de la inversión, este depende del número de años, y las tasas de interés. Una obra pública debiera tener un retorno a mínimo 30 años, idealmente unos 50 años, evidentemente que los inversionistas Tenochas no iban a aceptar tener su dinero invertido por un tiempo tan largo y por eso, el gobierno (Salinas) les permitió establecerla entre 10 y 15 años. Tiempo muy breve para una obra de infraestructura, por eso, por ejemplo, la de Toluca es la carretera más cara del mundo, y todas las carreteras privadas son muy caras, aquí, lo que debió de hacerse fue extender el tiempo para retorno de la inversión buscando inversionistas que si tuvieran la paciencia (los extranjeros la tienen) para financiar por 30 o más años. No se hizo así, y por eso falló. El culpable…el gobierno.

La banca mexicana era muy buena en manos de banqueros de abolengo como por ejemplo, Espinosa Yglesias (Bancomer), Legorreta (Banamex) pero el megalómano loco, el que iba a “administrar la abundancia”, las expropió a la mala, y los burócratas que llegaron las despedazaron, deterioraron tremendamente sus activos, en especial Serfin, que halló en el Noroeste un cúmulo de cartera incobrable otorgada por razones políticas. Luego se vendieron muy caros (para el nivel de deterioro de los bancos), en el que sólo Confía era rentable, además se vendieron a gente sin experiencia bancaria, casabolseros, negocio muy diferente al de la banca, no se permitió que los dueños originales, por ejemplo Espinosa Yglesias pujara por Bancomer porque era non grato a Salinas; peor aún se los vendieron a crédito. Cuando vino la debacle de diciembre de 1994 evidentemente el esquema tronó, agravado por la bisoñez de los neobanqueros para otorgar créditos, aunque soy de la firme convicción que si los bancos no se hubieran privatizado hubiera sido peor. ¿Quién fue el culpable de la debacle posterior? El gobierno. ¿Quién ha estado pagando los errores? Tú y yo, todos los mexicanos.

Creo que con esta muy breve sinopsis de empresas privatizadas debe quedarle claro al lector, que: Aunque no fueron lo exitosas que pudieron haber sido, si implicaron una substancial mejoría de cuando fueron estatales. Otras, como las aerolíneas debieron de haber desaparecido ( y para allá van), lo mismo que muchos de los bancos. El problema creo yo con las malas privatizaciones fue que no se dejó morir lo que debía morir y dejar actuar la destrucción creativa de los mercados.

Y mañana nos vamos sobre las del Estado, las “virginales palomitas” que tanto defienden y que son una verdadera porquería y causa principal del atraso falta de competitividad de este país socialista.

2 comentarios:

  1. Anónimo8:21 a.m.

    el principal atraso de este país es contar con habitantes como tu que ni si quiera pueden sell calificados como ciudadanos. Eres un ignorante, mejor ponte a estudiar un poco sobre esquemas de participación publico privada para que entiendas un poco mas y no publiques juicios de valor subjetivos. Dejas en evidencia tu estulticia con este tipo de textos.

    ResponderEliminar
  2. NO, el principal atraso de este país son los adoradores del estado, como tú.

    No obstante que las empresas públicas sólo generan pérdidas, que sus burócratas tienen prebendas que no se tienen en las empresas privadas, y que son la ruina para nosotros los consumidores que no tenemos libertad para elegir.

    Existen ciudadanos como tú, comunistas que desearían que todo el aparato productivo fuera del estado. Pues vete a Venezuela con el coronel, a ver que tal te va de esclavo, o a Cuba, o a Corea del Norte.

    Ahi serías un esclavo feliz.

    ResponderEliminar