martes, diciembre 16, 2008

El Dinero y el Crédito (2)

Antes de comenzar a escribir sobre el dinero fiduciario y las reservas fraccionarias sin el oro como patrón, quiero recordar las siguientes ideas:

“Los movimientos similares a olas que afectan los sistemas económicos, la recurrencia de períodos de auge que son seguidos por períodos de depresión es el resultado inevitable de todos los intentos, que se repiten una y otra vez, de bajar la tasa de interés de los mercados por medio de la expansión crediticia. No hay modo de evitar el colapso final de una burbuja inflada por la expansión ficticia del crédito. La alternativa es si la crisis se dejará venir pronto como resultado del abandono de seguir expandiendo el crédito, o, posponerla, para que se presente la catástrofe que involucre todo el sistema monetario de dinero fiduciario”.

Ludwig von Mises “Human Action a Treatise on Economics”, Cap 9

En este párrafo existen dos conceptos fundamentales: La expansión ficticia del crédito y, la tasa de interés, sobre ellos vamos, espero que al terminar, el lector se percate a cabalidad, de el por qué de esta crisis, y por qué lo mejor que pueden hacer los gobiernos es no hacer nada, y es justamente lo que no están haciendo, peor aún están agravando el problema.

El Sistema Bancario Moderno de Reservas Fraccionarias Sin Oro

Hemos visto en el post previo que los gobiernos se encargaron de retirar todo el oro en forma de monedas de las sociedades, la razón, era muy peligroso que la sociedad al percatarse del dispendio gubernamental simplemente lo atesoran y dejan al gobierno “hablando solo”. Por eso, para sentirse con las manitas libres de producir sus expansiones monetarias con entera libertad los cínicos gobiernos abolieron el patrón oro, son ahora libres. Ya sin cadenas áureas, ¿Cómo funciona el sistema ahora?, el sistema “Moderno del dinero”.

Imaginemos un depositante potencial en una sucursal bancaria, ve los planes que oferta el banco: Tasas versus tiempo de depósito, montos. Un ejecutivo le dice que tienen un plan en el que puede recibir intereses y tener absoluta liquidez, esto es, puede retirar cuando el lo deseé. Puede tener el pastel y comérselo si quiere.

Los foquitos de alerta debieran de encenderse en la cabeza del depositante, pero los bancos hacen todo lo posible para que éstos foquitos de alerta no se enciendan. El depositante debería de preguntar: ¿”Cómo al que le prestan mi dinero va a regresar mi dinero el día en que yo quiera retirar”? No lo pregunta pero debiera. El “ejecutivo de cuenta” responde con la engañosa pero correcta respuesta: “Mantenemos dinero en una reserva”.

Se prenden foquitos amarillos. ¿Pero, cómo pueden tener utilidades si todo el dinero de los depositantes lo mantienen en reserva? Aquí, el “ejecutivo” te manda con el “gerente”. Repites la pregunta. Su respuesta es directa, contundente: “No mantenemos todo el dinero en reserva. Mantenemos sólo el 3 % en reserva. Mandamos el dinero al Banco Central. Prestamos el 97% restante”.

Foquitos rojos, ¿Pero, qué pasa si los depositantes quieren retirar el 4% de nuestro dinero? Respuesta: Fácil, pedimos prestado el 1% adicional de algún otro banco, éstos son los fondos federales. ¿Por qué se llaman así? Por qué suena a que el gobierno está respaldando, suena más formal, más seguro. ¿Quiere Ud decir el IPAB (aquí en México, en EU el Federal Insurance)? “O, no, esa institución es para garantizar la protección al ahorro de los depositantes en EU 100,000 USD”. ¿OK, y cuánto mantiene el Banco Central en Reserva? Como $ 1.30 por cada $100 depositados. ¿Y en que invierten el dinero de la reserva? En deuda gubernamental (CETES aquí, Bonos del Tesoro en EU). Entonces, ¿Si hubiera una corrida (retiro masivo de depósitos), del público sobre todos los bancos, de dónde el gobierno va a sacar el dinero para redimir éstas deudas? Fácil, vendiendo nueva deuda al sistema de la Reserva Federal. ¿Fácil? Focotes rojos, ¿Y, de dónde esa organización va a sacar el dinero? ….De su computadora, de dónde más. Ahí, en la computadora del Banco Central es donde se origina todo el dinero para el sistema bancario. Ya no tienen ni que imprimirlos.

¡Focos rojos ahora con chicharra! ¡Aquí viene lo realmente bueno!

Pero, vamos a ver, si ustedes mantienen sólo el 3% en reserva, prestan el restante 97% ¿A dónde va el dinero que gastó el que obtuvo el crédito? Pues al banco que recibió el pago por el crédito. Dicho de otra forma, un cliente deposita $3000 y van a la reserva, luego llega otro cliente quiere comprar un auto en $97,000, y con la reserva de 3% o sea $3000 como justificación, aparecen de la nada $ 97,000, se crean en “la computadora”, le dan un cheque y feliz se va a comprar su auto. El dueño de la agencia ya tiene $97,000 y, los deposita en su banco, pero este depósito es ahora el 3% (no tiene una etiqueta que diga “Este dinero fue creado de la nada no se redeposite”), o sea que ya pueden prestar $ 3,136,333.34 ¿Y luego? Pues ahí nos la vamos llevando, multiplicándole conforme pasa el tiempo…¡Focotes rojos! Y la pregunta crucial ¿Cuánto dinero puede crearse en la computadora en la base del depósito inicial de (en el ejemplo $3,000)? Es 100 dividido entre 3 o 33 a 1. Por supuesto, esto se incrementa para depósitos grandes. Pero, ¿No es esto inflacionario? Sólo si se definiera la inflación como un incremento en la cantidad de dinero y eso sólo algunos economistas “raritos” (como yo) lo hacen hoy en día. (Sic)

Pero los gobiernos y los bancos, impiden de alguna forma que los focotes rojos y sus chicharras se vean y se oigan….

Por tanto, el dinero actual es deuda. El dinero “moderno” no está respaldado por un valor intrínseco esta respaldado por una promesa de pago. Cada billete, que está en tu cartera representa la deuda de alguien. El problema es que a diferencia del dinero real que tiene un valor por que es una mercancía líquida, el dinero con respaldo en deuda está sustentado en una promesa de pago en el futuro, y las promesas….pueden no cumplirse, como está sucediendo, y con el incumplimiento todo este sistema simplemente se desmorona, como ya escribí aquí: Como castillo de naipes.

Insisto en el símil como castillo de naipes, dado que la deuda contratada generó un depósito, y este a su vez generó más deuda, si falla la cadena, todo el “sistema” se viene abajo.

A esto se refiere, regresando a las palabras de Mises con “Expansión del crédito”.

Lo que está sucediendo ahora es….El derrumbe del sistema fiduciario basado en el crédito.

Continuamos….

4 comentarios:

  1. Anónimo2:36 a.m.

    Muy cierto lo que dices, sin embargo la mayoría de las personas prefiere no ver, no leer y no aceptar la realidad. Ojalá y que con eso pudieran pagar sus deudas o la pantalla de plasma que se encuentra en su casa.

    Estas imágenes desdibujan la realidad que muchos quieren ocultar.
    http://www.youtube.com/watch?v=ezcWNpU1HGA

    Atentamente

    Ugo Pereyra

    ResponderEliminar
  2. Anónimo12:30 a.m.

    Min nombre es Juan.
    Buena info. Una preguna ¿existe algun pais que su sistema no sea el de reserva fraccional?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No Juan esa lacra es universal.

      Eliminar
    2. Anónimo2:27 p.m.

      Ok, gracias.

      Juan

      Eliminar