viernes, diciembre 19, 2008

La Tasa de Interés

A reserva de tratar este tema, tan importante con mayor profundidad, quiero exponer sucintamente lo que en teoría determina el valor de la tasa de interés.

La tasa de interés es, por así decirlo, el precio del dinero, si entendemos el dinero como una mercancía líquida, podemos esperar que, si hay gran abundancia de dinero la tasa de interés bajará. Sin embargo, bajo un sistema monetario sano, es decir, no manipulado por el cártel de los bancos y su patrón el Banco Central, abundancia de dinero significaría abundancia de dinero ahorrado. Sin embargo, cuando se recurre al crédito maligno, a la creación de la nada de dinero en virtud del sistema de reserva fraccionaria y de dinero cuyo valor reside no en un valor intrínseco como el de un material, el preferido, el oro, sino en la deuda, en promesas de pago, la cantidad de dinero ya no depende del sacrificio que implica el ahorro, esto es, no consumir ahora, para atesorar y consumir después, posiblemente algo de mayor valor, no, con el “sistema moderno” del dinero, la cantidad de dinero queda al arbitrio del burócrata que sólo tiene que introducir cifras en la computadora, ya ni siquiera tiene que imprimirlos. Sin embargo, la creación de dinero de la nada, tiene consecuencias al largo plazo, entre ellas, la inflación, pero, sobre todo el engaño a los actores económicos que piensan que la sociedad ha ahorrado, que tiene dinero, que ha generado riqueza, pero esto es una mentira. El empresario así se mete a invertir en bienes de capital y no sólo se sobre invierte, se mal invierte. Esto es hace inversiones malas en las que posiblemente va a perder dinero más adelante.

Este es pues, el primer factor en el nivel “natural” de las tasas de interés. El segundo factor es el tiempo, no es lo mismo que deposites tu dinero en un pagaré a la vista, que en uno a tres meses, un año, diez años o treinta años. Lo mismo sucede con los créditos que dan los bancos, el mayor plazo implica que el banco va a disponer con seguridad del dinero por más tiempo, y, por consiguiente puede prestarlo también a mayor plazo, el riesgo de que el cliente quiera retirar su dinero se atenúa a mayor plazo y el incentivo para que el depositante deje su dinero por mayor plazo es un mayor premio en la tasa de interés. Este es entonces el segundo factor que determina el nivel natural de la tasa de interés.

El tercer factor, que es quizá el más importante, es el riesgo. En la acción de otorgar un crédito hay una aventura empresarial, al que presta pueden no pagarle y perder parte o todo el dinero que se prestó, por eso, la palabra crédito se deriva de creer que el prestatario te va a pagar en tiempo y en forma. Evidentemente, entre menor sea la solvencia, los ingresos de la persona a la que le prestas tu riesgo será mayor, por eso, algunas cadenas comerciales tienen en México tasas elevadísimas, se pensaría que de usura, sin embargo, si se piensa que muchos clientes reciben el artículo, se cambian de domicilio y se lo roban o simplemente dejan de pagar lo que trae consigo gastos judiciales y ejecuciones el costo del crédito para los que sí pagan de cualquier forma tiene que subir para que el empresario (o el banco) pueda enfrentar con éxito el fallo en el pago de una porción de los que reciben crédito y éxito en su aventura empresarial de ser prestamistas.

Cuando los gobiernos, obligan a bancos o empresas a bajar la tasa de interés para crear un auge ficticio, como sucedió con Clinton en 1999 con los subprime borrowers, o como intentan, los senadores del PRD de meter a la cárcel al que cobre una tasa mayor a 15 puntos porcentuales arriba de la tasa que pagan a los depositantes, iniciativa que se ventila actualmente, lo único que van a lograr es que deje de fluir el crédito, bancos y establecimientos mercantiles tendrán que restringir el otorgamiento del crédito a sólo la gente con la solvencia requerida para ese nivel de tasas, sí aún así, se legisla para obligar a los bancos a prestar con estas tasas artificialmente bajas, pues entonces los legisladores bien harían en ir juntando dinero para un Fobaproa 2, por que no pasará mucho tiempo antes que bancos y establecimientos mercantiles quiebren.

Así que Ben “Bubble” Bernanke, legisladores del PRD, y otros muchos maniáticos monetaristas, aprendan por favor que, cantidad de ahorro, tiempo y riesgo, eso es lo que determina el nivel de las tasas de interés, tratar de alterar esta relación funcional llevará a problemas mayores. Como por ejemplo el colapso del sistema monetario.

A veces creo que Allan Greenspan, Ben “Bubble” Bernanke, Paulson, y ya será Obama el año entrante, parecen ser miembros de Al-Qaeda bajo las ordenes de Osama Bin Laden para destruir los EU con su bombeo monetarista a lo lunático, son unos auténticos terroristas. El 11 de septiembre se queda chiquito con los atropellos que a la economía han hecho los personajes de marras. Osama bin Laden no podría haberlo hecho mejor….

Y aquí los legisladores del PRD, y AMLO, han de ser agentes del narcoterrorismo…

3 comentarios:

  1. Anónimo5:42 p.m.

    Muy interesante, pero a ver, háganle entender a eso tipejos...como si descubrieran el hilo negro a cada rato...

    ResponderEliminar
  2. hola, he empezado a leer su blog, y estos temas son por demas apasionantes, pero creo que hace una total critica al rescate financiero de EU, y sólo una pregunta que otra cosa se hubiera podido hacer?

    ResponderEliminar
  3. Cecilia

    Muchas gracias por leerme y por tu comentario.

    Tengo ya varios meses escribiendo sobre el rescate de la Fed, te sugiero utilices los tags que están a la derecha "Reserva Federal" "Rescate", "Crisis hipotecaria" etc.

    Los más importantes, sin embargo son

    http://mexicoliberal.blogspot.com/2008/09/algunas-preguntas-algunas-respuestas-i.html

    http://mexicoliberal.blogspot.com/2008/09/algunas-preguntas-algunas-respuestas-ii.html

    http://mexicoliberal.blogspot.com/2008/10/puede-la-cada-de-los-mercados.html

    Etc...

    Y a tu pregunta expresa, de qué podría hacerse, la respuesta como verás en esos post es NADA. No actuar, dejar que los mercados se recompongan solitos. Permitir las quiebras etc. Sólo así se reasignarán solitos los recursos productivos y se saldrá de la crisis antes. ¡Ah! y por supuesto, bajar impuestos, y reducir el tamaño del estado ayudaría muchísimo.

    ResponderEliminar