martes, abril 07, 2009

El Regreso de los Fetiches, Spots y Pintas

¡Ya empezaron! Dijeron que iban a eliminar los spots en los medios electrónicos pero noooo. La “Deforma” electoral no los elimina, les robará el tiempo a los “concesionarios” que no son dueños de nada, tienen lo que tienen por obra y gracia de la “concesión del bien público”, de los políticos, estos por el contrario ahora serán más, más extensos ¡Gratis! Y en horario estelar, y si los ponen en medio del partido ¡multa! Lo importante es robar. Tampoco eliminarán los afiches, ya nos dieron una muestra con sus “campañas internas”, y lo que vendrá ¡horror!, todo el mugrero con el que “decoran” nuestras ciudades nuestros pueblos, tampoco las pintas y empapelado de paredes con sus “lemas de campaña” y por supuesto…con su rostro.

Siempre he pensado ¿Qué sentirán estos politiquillos cuando empapelan un muro con su rostro, cuando aparece en la TV? ¿Qué sentirá al verse a sí mismo ahí retratado, o verse en el spot, con ese gesto, que sus creadores de imagen le hicieron ensayar una y otra vez para verse creíble, para verse sincero…?

Lo más deprimente de las campañas electorales no son los politiquillos es su omnipresencia. Todo el país a lo largo y lo ancho cubierto de basura, cualquier medio que escuches o veas plagado de cancioncitas ridículas, idiotas: “Rosalina rosalina verá por tu familia” “Naranja naranja….” Si tuvieran un poco de vergüenza de los desastres que ocasiona la casta política no se exhibiría con la impudicia como lo hace. Pero no es así, entre más ineptos, entre más yerros más se exhiben. En su mundo, la desvergüenza es currículo. ¡Esa jeta tiene que verse¡

¿Acaso el ingeniero a quien se le desmoronó un puente se pasea entre las ruinas? ¿El delantero que falló el penal festeja con la banca? ¿El cirujano que mató al paciente reparte su tarjeta en el entierro? Pero el político sabe que la radical extirpación del honor es requisito esencial de su carrera. El país se descose y ellos ahí están, inflamados de su importancia, dándose aires, sudorosos y decididos, actuando el repugnante show de sus lenguas expectorantes y sus caninos filosos, entonando amor a la patria, defendiendo “la soberanía”, su amor a los pobres, insistiendo una y otra vez en que tienen las manos limpias, que van a crear los empleos que hacen falta, que por tu familia y tus hijos creas en él, por un futuro mejor, para “vivir mejor” y que traen la frente en alto (de otras partes de su anatomía -felizmente- no suelen dar noticia).

Y apenas comienza la campaña electoral, caen sobre nosotros las siete plagas bíblicas, afiches, vociferaciones, megáfonos, mítines, matracas, camisetas, cachuchas, material de construcción, para comprar el voto de la gente más ignorante, spots y más spots, como papitas fritas, ¡Un tiempo que parece eterno de caras desagradables, de acusaciones recíprocas, “tú estás con los narcos”, “pena de muerte a secuestradores”, “si el gobierno no te lo da que te lo ¡pague!” ¿Quién da más? Hay que dar, dar, dar, todos coqueteando por mi voto! Presentando a los canallas como salvapatrias.

¿Qué pensarán los politiquillos cuando se ven a sí mismos retratados en un muro, con ese gesto resultado de una larga sesión fotográfica para fingirse honesto, inteligente, simpático, y con la frente en alto? ¿Qué esperan los politiquillos de esos millones de pósters? ¿Habrá algún estudio que demuestre que los votos recibidos son directamente proporcionales a sus afiches que cuelgan, los muros que empapela, los spots que se roba ocasionando graves pérdidas a los concesionarios? ¿De veras creerán que con poner tantas veces su carota y su imbécil lema modificarán seriamente las expectativas de su ambición?

Primero los pobres, las manos limpias, los empleos, el futuro, la esperanza, tu familia, tus hijos, los narcos, los secuestros, la “guerra contra la delincuencia”, el destino, lo derecho, lo honesto, lo firme, lo recto, lo ¡erguido!

Es pasmoso lo que hacen los políticos por amor a su patria, y más pasmoso y aberrante es pensar que lo hacen con el dinero que me quitaron, que me robaron “para ayudar a los pobres”. Miles de millones usarán en la campaña intermedia del 2009 este montón de vivales, merolicos de la justicia social, padrotillos de la esperanza, “cocodrilos metidos a redentores”, les dijo Octavio Paz, “patriotas con el monopolio del patriotismo”, les dijo Neruda.

Pero ¡claro que es atractivo ser politiquillo! Sus 3 Millones y medio de pesotes al año, para ser diputado o senador, es suficiente atractivo, pero agreguen ¡pobrecitos inútiles! su peluquería de los diputados, sus autos, sus celulares, las juergas en que zangolotean sus adiposidades sus cenas babilónicas con carne de búfalo (es verídico), con langosta, con los más finos quesos, vinos y licores de importación, sus seguros millonarios de gastos médicos, su Spa con masaje incluido ¿Cuánto pague yo para los perfumes de sus queridas? ¿Cuánto de las toallitas de Fox? ¿Cuánto del alcohol que embravece al diputado "El Pino", de Salgado Macedonio? ¿Los Tables de Pancho Cachondo? ¿Cuánto de los tenis lujosos con que el tramposo Madrazo enseña que ya sabe correr por atajos? ¿Cuánto de las camisas italianas de Creel? ¿Cuánto de las amalgamas de las muelas de Dolores Padierna, de los Cadillacs del proletario Gamboa Pascoe, los bolsos de 3,000 dólares de de la Maestra, del condominio en Miami del patriota Yunes, del tweed del sereno Gómez? ¿Del Reloj Tiffany de López Obrador? ¿Cuánto de las placas que pone Peña Nieto con el nombre de Peña Nieto y la novia de Peña Nieto “la Gaviota” en las obras inauguradas por Peña Nieto? ¿Cuánto en Lucerito diciéndonos todos los tubos que pusieron? ¡Qué se vaya por un tubo Peña Nieto y Lucerito incluída! ¡Vaya que si que es rentable y satisfactorio ser político!

Su suficiencia es un insulto. No sólo tienen el poder de darse lo que quieren, sino de convertir lo que quieren en ley. Y fuero para inmunizarse de sus consecuencias. Son los amos de la cancha, del balón, de la taquilla, del reglamento y del cuerpo arbitral y hasta del público. El insulto sobre la afrenta. ¿No podré ampararme contra el hecho de que usen mi dinero para algo que no producirá nada tangible, sino nuevos políticos con la frente en alto?

Para eso hicieron su “Deforma electoral”, para que nadie lo toque, para que nadie los cuestione, para que nadie los exhiba, para que nadie ponga en relieve sus atrocidades, para que nadie sepa de su pasado, ¿Para qué? Pobrecitos, que no se contraríen, que no sufran, que lleguen a obtener sus privilegios de la forma más tersa y dulce que sea posible…¡Canallas! ¡Sinvergüenzas!

Ahora sí somos ciudadanos, ahora si nos quieren, ahora si nos oyen, ahora sí somos ciudadanos, por nuestro voto son capaces de bailar como chinelo de Tepoztlán y si es necesario ponerles lumbre, con lumbre, pero pasadas las elecciones mejor que estemos calladitos, así nos vemos más bonitos. Para que hagan con toda libertad todas sus atrocidades, suban los impuestos, ejerciten la coerción y la compulsión por el fisco, para cubrir los inmensos gastos del parasitario Estado, para que hagan sus nuevos reglamentos, para aumentar la corrupción, y por supuesto de vez en vez sus “Reformas” no la mejor “la posible”.

Por eso cero spots, cero afiches, cero pintas, cero cachuchas, cero camisetas, cero regalitos promociónales, sólo mítines y debates, y debates eh, no guiones disfrazados de debate, no mensajitos memorizados preescritos por sus creadores de imagen, con todos ahí, dando la cara para que podamos ver que cuál de ellos el menos malo, por qué bueno, un estadista, imposible. Y el que no quiera ir a un debate, por que se siente muy nice, por que va arriba en las encuestas, pues que pierda por ley la candidatura. ¡Qué sufran jijos de su...! Que se hagan garras entre ellos, por lo menos será divertido ver el circo romano de estos politiquillos convertidos en modernos gladiadores y nosotros siquiera una vez en leones….Siquiera que suden cocodrilos metidos a redentores por nuestro voto. Y de lo que resulte, cero censura cero “dar línea”, que podamos decirles y exhibirlos como nos dé nuestra gana, ellos se deben a nosotros y si quieren sus cenas con carne de búfalo que se las ganen, que las sufran.

O mejor aún, anulemos el voto, digámosles ¡Ya basta de partidocracia! ¡No los queremos inútiles! México es más grande que sus políticos ineptos, que sólo saben despilfarrar el dinero que nos roban por la coerción y compulsión. Vota por ninguno, no se lo merecen, ninguno ni siquiera el menos peor, tienen que saberlo, dejemos de hacernos pendejos, votando por el menos malo a sabiendas que es malo, es un acto de servilismo de entregar el poder a quien no lo merece, dejemos de transitar por el camino de la servidumbre.

¿Qué va ganar el PRI? ¡Que gane! Pírrica victoria será, si hay millones de votos anulados que significan: Queremos un cambio genuino, no queremos redentores, queremos trabajar, queremos que nos dejen en paz y que se alejen de nuestras vidas lo más que sea posible, y que cumplan con las verdaderas funciones del Estado a cabalidad: Seguridad patrimonial y física, ser árbitro en desacuerdos entre particulares, proporcionar infraestructura y ¡ya! No queremos un Gobierno Santa Clós ni Dios. Nosotros solitos podemos, sacar a este país adelante.

8 comentarios:

  1. Enojado se vuelve anarquista. Cuando se calma un poco, regresa al minarquismo (porque en todo rastro debe haber un inspector de carne del gobierno, o los codiciosos ganaderos meterán reses locas o con tuberculosis).

    ResponderEliminar
  2. Y también porque los mexicanos no somos suizos.

    ResponderEliminar
  3. Ja, ja ja Ay William, ahora sí me hiciste reir. En efecto estoy enojado por el proceder tan idiota del gobierno ante la crisis.

    ResponderEliminar
  4. Ya está riendo. O sea que ya se calmó. Termina el anarquismo y resucita el minarquismo.

    Lo cual quiere decir: hay que votar por el PRI. O por el PAN. O por el que sea, excepto el PRD. Porque si bien no somos suizos, tampoco somos neandertales o somalíes.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo5:58 p.m.

    Precisamente MEXLIBERAL , en mi caso ya habia decidido anular mi voto porque esa bola de tarados no nos representan a nosotros, se representan solos. La cosa es como dices son dueños de la cancha del balon de las reglas y de los arbitros.
    Asi, asi mejor ya no juego.

    Un abrazo.

    Jesus

    ResponderEliminar
  6. Me complace informarle que hemos premiado su blog.

    Conozca acerca del premio en el siguiente enlace:

    http://delibreopinionpolitica.blogspot.com/2009/04/premio-recibimos-y-extendemos.html

    Saludos…..

    ResponderEliminar
  7. Anónimo3:47 p.m.

    Como comenté en el link "Libertarios", anular el voto no servirá para nada, simplemente serán pretextos para que los perdedores de siempre quieran reclamarlos para sí.
    SP

    ResponderEliminar