lunes, abril 20, 2009

Pero y el PAN ¿Sabrán ellos Gobernar?

El Rancherote Presidente

Voté por Vicente Fox, aunque debo de reconocerlo, no muy convencido, y por consiguiente no me decepcionó como a millones, simplemente confirmó que mi percepción era correcta, aunque la superó con creces: No era una persona adecuada para gobernar. Sus grandes dotes: Irreverente, entrón, igualadote, dicharachero. Estas “cualidades” funcionaron muy bien mientras fue candidato aunado a su presencia que le ayudó a identificarse con la gente, grandote, con botas, cinturón ancho y sombrero ranchero, además de que se montó en campaña dos años antes de la elección, y los fondos proporcionados por “sus amigos”, fueron la gran atracción y lo que finalmente lo llevó a ganar la elección del 2000. Para mí, como a muchos la posibilidad real de “Sacar a patadas al PRI de los Pinos” era una fantasía que día a día se hacía cada vez más posible y atribuíamos sobre todo la corrupción que en aquel entonces era percibida como el más grande problema de México que podría con él darse el gran cambio.

No me voy a extender mucho en sus dislates oratorios, eran de esperarse ¿Qué podría esperarse de un rancherote? De su irreverencia por la imagen presidencial, por el protocolo, por usar símbolos religiosos en un país que aunque mayoritariamente católico y religioso, mantiene una relación con el Estado eminentemente laica, desde Juárez, y ese fue su primer gran desacierto. Quiso mostrarse como francote, espontáneo, y lo logró, a algunos les parece cómico, a otros ofensivo, con una gran proclividad para conseguirse problemas gratuitos. De esos ya la prensa se ha encargado de comentar, y criticar.

El sexenio de Fox inicia con grandes expectativas de un cambio profundo por toda la gente que votamos por él, pero al principio la suerte no le favorece: En EEUU han vivido un irracional y alocado boom bursátil, sobre todo con acciones de empresas de “La Nueva Economía”, esto es Internet, hardware, biotech, que se cotizan en el mercado automatizado Nasdaq, el 7 de marzo de 2000 alcanza su pico e inicia un ajuste lento pero devastador al grado que muchas de las acciones pierden 90% de su valor, esto y otras razones inducen un paro en la economía, que amenaza con volverse depresión económica, Greenspan el poderoso gobernador de la Fed inicia una desesperada inyección de liquidez bajando las tasas hasta llegar a 1% las más bajas en 75 años. Que luego llevó a la crisis actual, pero esa es otra historia. Evidentemente la economía mexicana no puede sustraerse del fenómeno y también se decrece su ritmo de crecimiento, es inevitable ya que el 90% del comercio es precisamente con EEUU, las exportaciones caen cierran fábricas y se produce desempleo. Otro factor también externo empieza a manifestarse durante estos primeros años de Fox: El gigante despierta China, y no sólo él, lo acompañan Vietnam que se pega a Taiwan, Irlanda, Polonia, Rep. Checa, India, España, que entran al mundo globalizado como una opción atractiva para la inversión extranjera directa, nosotros aquí, como siempre inmóviles, de espectadores suponiendo que con el TLC de Norteamérica y abriendo TLC’s con medio mundo era más que suficiente para hacernos atractivos, y que la inversión extranjera seguiría fluyendo e incrementándose después de la coyuntura en EEUU. Los hechos demuestran que no sólo no fue así, las plantas han empezado a cerrar para dirigirse a esos países más atractivos que nosotros, ya que después de todo un TLC es sólo un costo, un arancel, que se compara con otra cantidad de factores.

Para abril de 2003 la economía de EEUU ya muestra signos de recuperación y nos jala. Según esto la macroeconomía se ve bien, llegamos a tener la más baja inflación desde los años 60’s, las calificadoras de riesgo reducen el riesgo país a grado de inversión, y aparentemente todo está bien. Pero no es así, hemos perdido competitividad o quizá la mantuvimos y otros países que si hicieron la tarea nos han estado comiendo el pastel. El crecimiento de la economía es raquítico, las iniciativas para reformas estructurales (que no son todas las necesarias, pero hubieran sido un buen comienzo), en especial la del trabajo, no pasan en un Congreso hostil que sólo ve: “En la medida que te vaya mal a ti, me va a ir bien a mi en las próximas elecciones”, en especial el PRD que por supuesto siempre está en contra de todo, sea lo que sea, ¡miserables perversos!, primero el partido, perjudicar a toda costa el partido “rival” por que aquí no es cogobernar es una lucha cotidiana, el botín los votos de los ignorantes, y México ¿qué?, les vale ma…, desesperante, realmente es patente la falta de gobierno, que ha sido inexistente y que muestra claramente que el sistema presidencialista está agotado, con este sistema, sea quien sea el que siga va a ser lo mismo: Inmovilidad, aquí nada pasa. Ni pasará…

Pero se dice que la economía funcionó bien con Fox. Bueno, nos conformamos con muy poco, pero en fin. Fox aquí en el aspecto económico se decidió por el continuismo, tan es así que Guillermo Ortiz Martínez gobernador de Banco de México y Francisco Gil Díaz ya habían tenido cargos bajo la administración de su antecesor priista, así que en materia económica decepción, no hubo tal cambio. Al Guillermo Ortiz se le debe reconocer el gran logro de tener una inflación ya perfectamente comparable con la de nuestros socios comerciales, Zedillo promulgó la encomienda constitucional de que el Banco de México tiene que controlar la inflación, y así lo ha hecho hasta la fecha. Tan acostumbrados estamos ya a ella que ya no llama la atención, pero mantener el valor adquisitivo de la moneda es fundamental ya que esto implica, bajas tasas de interés, peso fuerte, que de hecho ha sido de las más fuertes del mundo; es cierto, aún los bancos prestan a tasas de agio para el consumo, pero el crédito hipotecario y automotriz ya se encuentran en niveles razonables, pero el crédito empresarial es prácticamente nulo, esto obliga a las empresas a financiarse de sus acreedores, formando una cadena perversa de jineteo, aquí el problema fundamental tiene que ver con las altas garantías pedidas por los bancos y las altas tasas de interés que cobran, esto se debe fundamentalmente al riesgo que los bancos perciben por incumplimiento; es consecuencia directa de la terrible crisis de 1994 que llevó al Fobaproa; aquí la legislación no se ha dado para permitir a los bancos cobrarse en caso de incumplimiento y mientras esto permanezca así, el crédito empresarial seguirá siendo escaso, esta es una gran falla, del sistema financiero mexicano y aquí como en otras muchas cosas, el Congreso es corresponsable. Para el crédito al campo, bueno, este es inviable y lo seguirá siendo mientras las tierras sean de nadie, si no existe la propiedad privada en el campo es imposible pedirles a los bancos que presten, a nadie se le puede obligar a invertir en un negocio en el que muy probablemente se va a perder, aquí, mientras se siga con la figura de la propiedad social, esto es tierras de todos pero de nadie, va a ser imposible el crédito bancario, los recursos al campo van a provenir exclusivamente del gobierno y muy probablemente va a ser dinero que se va a esfumar. Al otro personaje, a Francisco Gil, se le debe atribuir el manejo prudente de las finanzas públicas de ajustarse al presupuesto, de no crear un déficit, que dicho sea de paso también era la política de Zedillo. No menos importante, y esto es atribuible a las dos instituciones: Hacienda y Banxico, es el manejo de la deuda pública: La deuda externa es hoy históricamente la más baja tan sólo representa un 6 % del PIB. Recientemente se hizo una reestructuración de la deuda externa utilizando para ello parte de las reservas internacionales, insisto, la deuda se pasó a interna, no se pagó, aunque las condiciones financieras de la reestructura fueron favorables para pagar menos intereses. Todo esto nos llevó a la tan cacaraqueada traída y llevada por el PAN “Estabilidad Macroeconómica” que es la condición necesaria, pero enfatizo, no suficiente para lograr el crecimiento.

Sin embargo no todo es miel sobre hojuelas, ni todo lo que parece es real: En efecto, en términos absolutos, la deuda interna presupuestaria se incrementó de 560,600 millones de pesos en el 2000, a 942,200 millones de pesos, un crecimiento de 68% ; en tanto que la externa lo hizo de 597,000 millones de pesos a 781,900 millones de pesos un crecimiento del 31%.

Sin embargo, si además consideramos la deuda contingente (que existe, pero no se contabiliza en el presupuesto), aquella en donde está incluida la Banca de Desarrollo, las FARAC, el IPAB, los Pidiriegas y Apoyo a los Deudores, entonces la deuda neta total pasa de 2.3 billones de pesos en el 2000, a 3.7 billones de pesos en marzo de 2006. Como puede verse, el incremento en los números absolutos de la deuda un 61% es sencillamente extraordinario en estos últimos seis años, ya con esto en relieve, la gestión de Fox y su secretario de Hacienda Gil Díaz en la cuestión hacendaria resulta más que cuestionable.

Vicente Fox (y los mexicanos) nos sacamos la lotería sin comprar boleto: Los precios del petróleo se dispararon en forma importante durante la última mitad de su sexenio y ha permitido, con creces ocultar la realidad de las finanzas públicas, que de otra forma serían desastrosas. Los de PEMEX en el primer semestre de 2006 totalizaron 18,359 millones de dólares, 46% más que los del mismo período del año anterior. El año pasado los excedentes petroleros, esto es los ingresos adicionales a los presupuestados fueron de 22,000 millones de dólares, mucho dinero si de despilfarrar se trata, y se despilfarró con creces. Todavía más patético resultan las cifras cuando se comparan los ingresos petroleros del último año de Zedillo y los actuales, el “premio por esta lotería petrolera” representa algo así como 95,000 millones de dólares, ¡Un mundo de dinero! Sin embargo, la fortuna petrolera que debió de haberse transformado en riqueza, esto es en activos que prometen una renta en el futuro como infraestructura, se dedicó más bien a orientarlo al pago de gasto corriente de los burócratas: En el año 2000 los egresos por sueldos a la burocracia eran en millones de pesos de 597,334.255, para 2005 este concepto fue de 1’139, 388,545 un crecimiento de ¡90.75%! Con un crecimiento probable para esta año de 6.2 % pues ya casi se duplicó. Vicente Fox no solamente no hizo nada para reducir el tamaño del Estado, que ya crecía desde 1990 a 2005 a una tasa superior al 6.5% en términos reales. Tampoco se hizo nada para solventar el problema de las pensiones cuyo gasto de los organismos de seguridad social como ISSSTE e IMSS, así como las empresas del Estado que están en el sector energía, durante el 2005 alcanzó un nivel sin precedentes, al ubicarse en 154 mil 303 millones de pesos. ¿No pedía AMLO 100,000 millones para “transformar al país”? Pues vez y media esta cantidad se va en jubilaciones, y creciendo…

En el año referido el gasto para cubrir pensiones y jubilaciones del sector público creció 16.4 por ciento, en términos reales.

Cuando se dan las cifras así no más, sin una referencia como generalmente acontece se pierde completamente la proporción de lo que realmente se trata, por esto, deben de ser comparadas con los ingresos: Los ingresos tributarios, ISR, IVA, IEPES derechos etc. ascendieron ese año a 1,222,069,516, los petroleros presupuestados a 726,103,458 Así que la burocracia del “cambio” se tomó ni más ni menos que el 93.26 % de los tributarios 156.92 % de los petroleros, o 58.50 % del total de ingresos.

Ya con esta cifra de ingresos totales podemos regresar a reconsiderar la magnitud de la deuda 3.7 millones de millones de pesos, contra 1.2 millones de millones de ingresos tenemos pues que la deuda es ¡3 veces todos los ingresos!

Así, tenemos un escenario en que los egresos crecen y crecen, el gasto corriente a razón de 15.125 % anual, las pensiones al 16.4% anual. Esto, no es sustentable, aún con los petroprecios altos, no hay país que aguante este crecimiento de la burocracia. Por eso Fox planteó una “Reforma Fiscal”, que no era tal, era una simple miscelánea que pretendía gravar con el IVA a alimentos y medicinas, hacerse a toda costa de más dinero para seguir alimentando al marrano y como de hecho lo hacen, los diputados se quiebran la cabeza para ver que nuevo impuesto inventan, aunque después la Suprema Corte se los eche abajo por inconstitucional, pero en está tónica seguirán tratando de confiscar más y más profundamente la riqueza de los particulares: Grabar las herencias, por ejemplo propuesta reciente del PAN que fue abortada por que antes de elecciones no era políticamente viable, y en crisis, pero les vale ellos los políticos lo que quieren es más y más recursos con cargo a nuestra cartera, por supuesto. Claro está que, ante los incrementos de impuestos, los afectados, empresas e individuos sacan su dinero, no invierten y la consecuencia es que el país no crece ni se dan los empleos. Y he aquí LA verdadera razón por las que el país está estancado. Es la irracionalidad socialista de mantener un Estado desproporcionadamente grande esa es la causa y no otra.

Y a esta realidad nos encontramos que las finanzas públicas están más petrolizadas que nunca. Los ingresos del gobierno federal por hidrocarburos llegaron a 42% de los ingresos totales. Es el máximo histórico y viene en racimo porque los ingresos de estados y municipios también se petrolizaron, por el reparto de los excedentes petroleros. Pero esto es muy peligroso el precio del petróleo lo determinan los mercados y es muy volátil lo que repercutirá sin duda reflejándose en variaciones abruptas en el nivel de ingresos y dificultades para cuadrar los presupuestos. En 2005 los ingresos excedentes del gobierno fueron 129,374 millones y en 2006 llegarán a 260,000 millones.

Lo estamos viendo ya, los ingresos petroleros están descendiendo. La contracción económica actual no sólo en EU, en el mundo evidentemente se traduce en menores requerimientos de energía por lo que el precio del petróleo bajará sensiblemente, ya lo ha hecho en cerca de un 55% desde su máximo hace poco meses, se encuentran ya hoy debajo de $45 el barril, y peor, nuestro más importante yacimiento: Cantarell ya empezó a mostrar declive en su producción y puede esperarse que para 3 o 4 años tan sólo produzca un 25% de la producción actual así que como una tijera nos van a agarrar con el petróleo, una hoja caída en los precios y la otra reducción sensible en la producción. Que lleguemos a una situación crítica es altamente factible y esto se debe a la irresponsabilidad de este gobierno, de los dos, del ejecutivo y del legislativo, fundamentalmente a nuestra adicción por el dinero fácil que ha representado el boom petrolero y que creemos que continuará por siempre. También, producto de la desaceleración económica es de esperarse que los ingresos tributarios también muestren una contracción, así que difícil paquete le dejó Fox a Calderón.

En este sentido, la propuesta de López Obrador tenía sentido en la reducción de los sueldos de la alta burocracia, sin embargo, su impacto es muy bajo, unos $ 8,000 millones de pesos que no sirven de gran cosa pero que de cualquier forma debiera de darse. Pero, por supuesto, AMLO no planeaba regresarnos ese dinero, noooo, ¡claro que no! lo usaría para “reactivar la economía”, así que ajuste o no, de nada nos serviría. No, el ajuste debe ser más profundo, me pregunto ¿Son necesarias las Secretarías de la Reforma Agraria, que ya no reparte nada de tierras, la de Energía que realmente no sé que hace puesto que PEMEX y CFE se autorregulan y existe la Comisión Reguladora de Energía, la de Turismo que según esto se dedica a promover nuestro país? Y otras muchas dependencias, institutos, agencias, etc. etc. que realmente para lo único que sirven es para mamar de la ubre del presupuesto y al país no le dan maldita sea la cosa. Los diputados y senadores ¿se necesitan tantos, nuestras cámaras legislativas son más grandes que las de EU?, los sueldos de los magistrados, gobernadores, etc. son mayores que sus contrapartes en los países desarrollados. Y por supuesto, el IFE y todo el dineral que les da a los partidos políticos aún fuera de tiempo de elecciones. Esto no es racional.

Y somos tan imbéciles que estamos en proceso de matar a la gallina de los huevos de oro: PEMEX es hoy una empresa en quiebra; Sus pasivos ascienden a 990,000 millones de dólares y requerimientos de inversión anuales de por lo menos 10,000 millones si es que se quiere mantener los niveles de producción actuales, imposibles de cubrir. La administración de Fox fue simplemente gastalona e incapaz: Por cada peso que ingresa a PEMEX 72 centavos los toma el gobierno federal para su gasto corriente, ningún negocio, por bueno que sea, puede sostenerse con semejante derroche y desequilibrio.

Nada de inversión, en el V informe de gobierno de Vicente Fox se obtiene que de los 15,524.8 millones de pesos que se le destinaron a PEMEX como inversión presupuestaria en el primer semestre del año, 97.5% se destinaron al pago de intereses de los proyectos financiados, no a proyectos nuevos ¿Invertirle, para qué? ¡Que lo haga el que venga luego! Por lo pronto vamos a seguir chupándole a la ubre, total…¡Ni para mantenimiento de la infraestructura existente hay dinero! Según datos de PEMEX, la cifra asignada al mantenimiento de los ductos de PEMEX solo alcanza para 7 de los 35 que requieren reparación urgente o visto de otra forma, de los 56,000 kilómetros de ductos a lo largo del país, de ellos el 40% operan en condiciones críticas. Por eso nos enteramos en las noticias de los crímenes ecológicos y “accidentes” de PEMEX. Todo esto por chuparle a la ubre hasta la última gotita para mantener la inmensa burocracia.

El tiradero que dejó este rancherote, frívolo, popular por que para eso gobernó, para ser popular, para ser “La Reina de la Primavera” siempre estuvo en campaña, eso el lo que verdaderamente supo hacer bien, pero gobernar, y en específico lo que hemos considerado administrar fue pésimo. Lo que es claro, es que el país no puede continuar como si nada. El continuismo es el camino al desastre futuro.

Fox nunca quiso o no supo que hacer con el poder, peleó muy fuerte como candidato para acceder el poder, y ya que lo tuvo en sus manos ¡no supo que hacer con él! Pero peor aún, temió ejercerlo… Este vacío en el ejercicio del poder llevó a que en el país el que infringe la ley sabe perfectamente que lo más probable es que no va a ser sancionado, y por tanto se vuelve muy rentable violar la ley. Y cuando esta es la percepción el país se vuelve entrópico, se degrada todo, las infracciones se multiplican, se permite la primera y como bola se nieve el incumplimiento de la ley se vuelve una auténtica avalancha y ahora, ¡párenla!

Empezó con el aeropuerto de Atenco en donde se hizo patente por primera vez el pánico de Fox a "tener gente en las calles protestando", unos cuantos macheteros azuzados por el PRD (a que no se oponen), evitó la construcción de la obra de infraestructura más importante del sexenio. Por estos macheteros se canceló el proyecto y en su lugar se empezó la remodelación del actual AICM sólo que esto es tirar dinero a la coladera ya que al no poder construir otra pista el número de operaciones no puede incrementarse y ya están en su máximo ¿Qué caso tiene poner más rampas y otra Terminal? Nunca entendí este despilfarro.

Los ejemplos siguen, se ha disparado en nuestro país la mal llamada economía informal, para darnos una idea del tamaño del problema en un reciente estudio del Fondo Monetario Internacional se estima que el valor de la economía informal en México se expandió hasta alcanzar un tamaño equivalente a un tercio del Producto Interno Bruto, una de las proporciones más altas del mundo, que representa que por estos canales fuera de fiscalización se muevan 284,000 millones de dólares (equivalentes a 3.12 billones de pesos) cada año. Este monto supera en 50% el del presupuesto anual del gobierno federal. Y el comercio informal es en gran parte comercio de piratería, de contrabando. Estas acciones delictivas han sido toleradas, bien sea por negligencia, por el gusto a las mordidas y votos que proporcionan los líderes de los ambulantes, o por el temor a la reacción de éstos. El ambulantaje proliferó hasta salirse de control. De vez en vez montan operativos hipócritas para hacer como que se combate la piratería pero el mensaje es claro: “Hay que tomar las banquetas más codiciadas lo antes posible”, al cabo con una mordida se arregla todo. Sin embargo, el resto de las infracciones que cometen estas personas, tales como la evasión fiscal y la apropiación indebida de vías públicas, no son sancionadas.

El tolerar este desorden y no modificar México descendió cinco lugares en el índice de percepción de la corrupción al pasar del 65 al 70, informó Transparencia Internacional. Pero no sólo eso, México descendió en el rubro de percepción de la corrupción (en un escala de 10 a 1) al registrar 3.3 puntos, una décima menos que 2005 y dos décimas menos que 2004. Así, México comparte el lugar 70 con países como Senegal, Brasil, Arabia Saudita, entre otros

Así que ¿Cuál Cambio? Para Fox “cambio” significaó su persona durmiendo en los Pinos, pero nada más. Fuimos de mal en peor con el Rancherote inepto, pero eso sí como “Reina de la Primavera” muy popular.

A veces pienso que quizá Labastida la hubiera hecho mejor, vamos, peor que con Fox ¡imposible!

7 comentarios:

  1. Anónimo5:27 p.m.

    El rancherote habria sido un mejor presidente si no se hubiera casado con la bruja Marta.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo11:34 p.m.

    Hola Liberal, mas vale tarde que nunca, tu análisis y conclusión es un reconocimiento de que te equivocaste en 2006, te ganó el racismo y el operativo de sicologia de masas que utilizó el PAN, lo cual les funcionó a falta de logros que presumir. Por cierto hoy están haciendo lo mismo contra el PRI, pues ante los nulos resultados de Lipe su desesperación los lleva a tratar de utilizar la misma estrategia que antes funcionó, así que veremos un espectaculo electoral de lo peor. No me queda más que reconocer tu honestidad esta vez.

    Saludos desde el bello puerto, el Guerrero.

    ResponderEliminar
  3. Señor Sosa.

    Como ve la nueva World Economic Outlook Database 2009 del FMI... Mexico se convierte en la primera economia Hispanohablante en terminos de Paridad De Poder De Compra superando a España aunque nos sigan doblando practicamente en PIB per Capita.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  4. Anónimo6:14 p.m.

    Es algo que siempre he dicho, si le preguntaras al presidente.
    ¿Cuánta gente trabaja en el gobierno?
    Qué constestaría.
    Imagino que diría, casi la mitad, pero estaría exagerando.
    Tanta burocracia sobra y la pagamos nosotros.
    SP

    ResponderEliminar
  5. Nadie puede criticar a Fox ya que los Priistas le dejaron un pais hecho pedazos, él simplemente trató de levantarlo.Mejor hay que hecharle la culpa al PRI

    ResponderEliminar
  6. Mejor chécate la siguiente página:
    http://www.jovenesconfe.com/

    ResponderEliminar
  7. Ileana,

    Pero Fox, creyó que el "cambio" era simplemente él durmiendo en los pinos. Todo lo dejó igual o peor.

    ¿Cuál cambio? Si el pobre hombre de Economía sabía lo que yo sé de críar caballos o brócolí. Y así fue presidente, sin realmente saber que hacer o que no hacer.

    Eso es lo que le hace falta al PAN un idéologo de derecha, de derecha económica, un capitalista que no tienen son tan socialistas como el PRD o el PRI por eso no hay cambios acaban traicionando a los empresarios con IETUs, con más impuestos, con más reglamentos, y con más destrucción de capital.

    ResponderEliminar