martes, septiembre 22, 2009

La Realidad Fiscal Mexicana 1

La Gran Fábula

Empecemos con la gran fábula, el mito, que, empezando por los políticos, siguiendo por la comentocracia, izquierdista por supuesto, y que es mayoría, y terminando por fiscalistas, y falsos sindicatos empresariales de que en México se pagan pocos impuestos.

Su justificación, afirman es que México el último lugar de la OCDE en recaudación fiscal en relación a su PIB, poco les falta para afirmar que México es un “paraíso fiscal” con 18.98 por ciento, mientras que países como Suecia tienen un 59 por ciento, la Unión Europea en promedio un 39 por ciento, el promedio de la OCDE en 35.87 por ciento. Por este motivo, se nos dice, es menester aumentar la recaudación fiscal de entre un 50 a un 100 por ciento de la actual, sólo para ponernos tablas con el promedio de los países de la OCDE.

A esta fábula se le agrega la de que en México las grandes empresas no pagan impuestos, fábula que inició Andrés Manuel López Obrador y todavía en las planas del Reforma, hoy (21 Sep. En su Mensaje de Amlo a los Empresarios reitera “Por el contrario, el reducido grupo de empresarios y banqueros, nacionales y extranjeros, que forman parte de la élite dominante, goza de todos los privilegios: no pagan impuestos o se los devuelven”,, y que es coreada, por ejemplo Ximena Peredo también en Reforma (viernes 18) en donde escribe: “. En 2006, 105 mil millones de pesos fueron evadidos al fisco por 16 empresas de México, orgullo de nuestra patria: Cemex, Bimbo, Televisa, Telmex, Grupo México, TV Azteca, IMSA, Grupo Modelo, entre otras” o Sergio Aguayo “Pongamos cifras: cada una de las 50 empresas más grandes de México pagaron, en promedio, 74 pesos por ISR y 67 pesos por IVA entre el 2000 y el 2005. ¡141 pesos al año! ¡705 pesos por los cinco años!” y agrega don Sergio que: “Es inmoral pero no ilegal. Lo que hacen las empresas es contratar a ejércitos de contadores y fiscalistas para aprovechar al máximo las oportunidades que brinda el marco legal aprobado por el Congreso de la Unión. El resultado es la inequidad estructural.”

Nuestro personaje principal promotor de la fábula (AMLO) ha ideado toda suerte de historias fantásticas sobre supuestos arreglos de las “mafias” para no pagar impuestos. Mismas historia que a coro, son repetidas como acabamos de comprobar por un buen número de acólitos.

Para desmentir esta fábula, empecemos por la más fácil la que las grandes empresas no tributan. En primer lugar, las empresas a las que se refiere AMLO son públicas, esto es, cotizan en la Bolsa de Valores por lo que sus Estados Financieros son eso: Públicos, lo que quiere decir, ni más ni menos que toda su contabilidad está a la disposición de quien la quiera ver ¿Cómo que arreglos ocultos? Si son empresas por definición transparentes. El otro punto que los perturba es que sí, en relación a sus ventas, los impuestos que pagan aparecen como reducidos. Pero así es, los fabulistas no consideran que el ISR es sobre utilidades, no sobre ventas, las empresas tienen costos y sólo la porción en la que tienen utilidades es a la que se le aplica la tasa de imposición. Y, claro, que pero por supuesto, tienen contadores y abogados que descifran el código críptico de las leyes fiscales mexicanas para pagar lo menos que de acuerdo a la ley sea posible. Esto no se trata de ser inmoral, como afirma Sergio Aguayo, las empresas simplemente consideran que el dinero está mejor en su manos que en manos del gobierno que lo destruye ¿Ud no?

Sin embargo, más importante aún es que esos personajes “morales”, así les llaman, sin pies ni cabeza que son las empresas, en realidad ninguna paga impuesto sobre la renta ISR, me explico: Para cualquier empresa lo que se pague de impuestos no es sino un costo más en su cadena de producción que afecta el precio final del producto o servicio. Por tanto, los impuestos, particularmente el de la renta, son en realidad pagados por los consumidores, si se puede, claro está, si no se puede, por que la empresa tiene mayores costos que sus competidoras, especialmente si son extranjeras, no puede competir y tiene que cerrar. Por tanto, adicionalmente a todo lo que hemos venido exponiendo sobre la formación de capital tenemos que agregar los impuestos sobre la renta a las empresas factor que incide en los precios de los bienes o servicios que genera. Más impuestos resultan en mayores costos que se repercuten en los consumidores.

La primera parte de la fábula que en México no se pagan impuestos, en relación al PIB es incompleta y amañada: En México lo cierto es que los que pagamos impuestos, los que nos llaman “cautivos”, y peor aún, los que somos empresarios, con actividad empresarial o profesionistas pagamos y mucho, tal y como se muestra en la figura obtenida del estudio de la propia SHCP para el 2005. Así que el decil X de la población que recibe los ingresos más elevados aporta 47.84% de los recursos al fisco, el estudio dice que este grupo se “beneficia” ¿la verdad no sé a que se refieran con beneficio? Con el 11 %


Como los profesionistas libres y trabajadores por su cuenta, se concentran en los deciles VIII, IX, y X resulta que el 30 % de las personas activas económicamente en este país aportan ni más ni menos que el 75 % de los recursos fiscales.

Regresando al tema de los “beneficios”, ese 41.67% que reporta la SHCP para los deciles VII al X. Una familia de la clase media, o alta tiene que pagar la educación de sus hijos, no puede usar la educación gratuita que proporciona el Estado so pena de tener a sus hijos ignorantes, o bueno, menos que en las escuelas públicas. No es cualquier cosa este gasto, tan sólo una carrera en alguna de las universidades privadas cuesta más de $ 600 mil. Y el desembolso empieza desde la escuela maternal. Tenga o no IMSS, lo más probable es que tenga que pagar un seguro de gastos médicos mayores para él y su familia, no puede arriesgarse a ser tratado bajo la burocracia médica. Éstos seguros, no son que digamos baratos, más si se desea poder atender a los hospitales de buen nivel y con buena cobertura, aquí, dependiendo de las edades, puede irse uno o dos meses de percepciones mensuales. Vive en una colonia en donde tiene que pagar por los “servicios municipales”, pero también paga predial, impuesto que no está considerado en el gráfico que se muestra, si se arregla la calle, el drenaje o la banqueta tiene que aportar, y escribo tiene que ya que no es voluntaria, es más ni siquiera él puede arreglarla buscando mejores precios, deben pagarse los arreglos a las tarifas del municipio. Si utiliza una autopista, tiene que pagar la cuota de casetas, pero paga tenencia, impuesto en que el Estado le confisca 2.5% del valor de sus vehículos al año. Tiene que pagar seguridad privada en su colonia, y si es del decil X quizá hasta escoltas. El Estado ni siquiera puede cumplir con la obligación elemental de proteger física y patrimonialmente a los ciudadanos. Entonces ¿Cúales beneficios SHCP, recibimos los ciudadanos de los deciles VII al X? y muy probablemente en mucho de lo que he escrito de extienda hasta el decil V.

Esclavitud

Por tanto, los contribuyentes “ricos y no tan ricos” aportan 75% de los recursos fiscales y ¿Qué recibimos a cambio? Muy pero muy poco. Un contribuyente del decil X hasta el 25 de junio percibe para él y su familia, pero si tomamos en cuenta que el tiene que pagar por sus propios “beneficios” que se supone son gratuitos, sería hasta mediados de septiembre en que sus ingresos los pudiera considerar suyos, hasta entonces es libre, antes de esa fecha es un esclavo de los políticos. Por supuesto que esta esclavitud tiene sus consecuencias y son la baja capacidad de ahorro y de formación de capital que tienen por consecuencia el bajo crecimiento económico y con ella la persistente y lacerante pobreza.

¿Cómo se va a invertir en un negocio si no se puede ahorrar para tener el capital suficiente para ponerlo a funcionar? ¿Cómo se va a hacer que los pequeños negocios crezcan y se fortalezcan si sus utilidades, su capital, es entregado al fisco, a ese “socio” que no le importan tus planes de negocio, que no le importa si la situación es precaria, él quiere su parte, y si no la pagas, ese “socio” que no puso ni capital ni trabajo te mete a la cárcel. Y te mete a la cárcel por que debes de colaborar con sus propias ideas de filantropía. El ogro filantrópico como le diría Octavio Paz.

Los "contribuyentes" en realidad no contribuimos somos esclavos, entiéndase por este adjetivo: Que carecemos de libertad por estar bajo el dominio de otros (Dicc. Real Academia). Cualquier esclavo fiscal tiene que trabajar un cierto número de días entregando íntegramente sus percepciones al gobierno ¿Cómo se llama al trabajar sin ser remunerado? Se llama esclavitud.

Incluyo la tabla del día de la libertad fiscal, esto es, el dia del año a partir del cual el ciudadano es libre: El dinero de su trabajo es suyo y no tiene que tributarlo a su amo y señor para comparalo con diferentes economías, por supuesto, para los niveles más pudientes de la población. No es de extrañar que sean esas economías las que crecen mientras que las economías con mayor esclavitud fiscal son las más rezagadas en crecimiento económico, no obstante que alguna vez fueron muy ricas y con mucho capital invertido como Suecia y Francia países que el Estado de Bienestar las ahoga en el presente y sus ciudadanos son más esclavos, son sirvientes del Estado.


Obtenida de “Goverment Spending and taken”

Inequidad de la política fiscal

La siguiente tabla muestra la verdadera y única razón por la cual la recaudación fiscal es la más baja de entre los países de la OCDE: En México por cada “cautivo” que paga impuestos hay 12.1 que no, 7.65 % de la población somos cautivos y sobre éstos recae todo el peso de las leyes fiscales y del expolio. El contribuyente cautivo mexicano paga impuestos, muchos impuestos, y como hemos visto en la tabla del día de la libertad fiscal, más que en muchísimos países y es a ese cautivo al que se le idean “nuevos” impuestos como el IETU, se le sube la tasa del ISR, y lo que la perversa “creatividad” que los legisladores inventen para seguir empobreciéndonos.


En México existen privilegios fiscales a los sectores agrícola, ganadero, pesquero, transporte público y privado de personas o de carga y exenciones de toda clase, personas que importen gas natural, partidos políticos y sindicatos.

Y éstos estímulos fiscales o tratamientos diferenciados no son poca cosa para el 2009 el gobierno (Presupuesto de Gastos Fiscales 2009) dice que es de 464 mil 914.7 millones de pesos.

Pero también es importante considerar que en este país la economía informal es de por lo menos un 35 % del valor del PIB (si no es que más), y a ese sector, precisamente por informal es muy difícil o casi imposible cobrarle impuestos. Se dice que se le tiene que cobrar a los informales, pero la verdad es que si bien algunos informales pueden tener ingresos importantes lo cierto es que la inmensa mayoría están en los deciles II al VI, es decir, son pobres. ¿Cómo se le va a cobrar impuestos a los pobres? Eso si que es regresivo y aberrante.

Mentes Sicóticas

Los marxistas nos presentan un mundo en el cual los empresarios explotan a los trabajadores, los populistas latinoamericanos, en especial en México representados por AMLO y sus acólitos, nos presentan un mundo en el que los obreros y los trabajadores sí pagan impuestos, pero no lo ricos. Ambas visones sólo existen en las mentes sicóticas de individuos agitados por cuestiones ideológicas.

La realidad, es que en México, los contribuyentes cautivos, y la inmensa mayoría de los ricos (sólo los narco traficantes y el crimen organizado no) son cautivos. Y, a éstos ricos, como en la mayor parte de los países del mundo acosados por el socialismo en todas sus variantes, social democracia, democracia cristiana, “Estado de Bienestar”, y las que se añadan a la lista, una gran parte de sus ingresos se le quita como una multa a su energía emprendedora, a su capacidad, a su productividad, para subsidiar mediante el ogro filantrópico a todos los demás, ayudar a los pobres, se nos dice, combatir la pobreza (¿lapsus linguis?) . Sin embargo, como he explicado en el post La Escasez de Capital ES la Causa de la Pobreza , al despojar a los ricos y a los no tan ricos de su patrimonio el ogro filantrópico del Estado lo único que logra es perpetuar la pobreza, lo cual a mí no me extraña: Es el mejor pretexto para acceder al poder mediante el clientelismo, las dádivas, las ayudas en especie, el trueque voto por ayuda típico de nuestras sociedades latinoamericanas retrasadas, pobres, y que seguirán siendo pobres, hasta que a algún estadista con visión de largo plazo comprenda que el crecimiento económico es la clave para erradicar la pobreza, que el crecimiento económico implica más actividad económica y mejores percepciones para los individuos de una sociedad, pero que, el crecimiento económico no se da por acciones del ogro filantrópico ni mediante el expolio por medio de la coerción y compulsión del Estado para hacerse de más recursos, sino por el contrario, se da por que el capital invertido por habitante se incrementa, y para que el capital invertido se incremente se necesita formar capital, esto es, ahorrar.

Mientras comprenden esto los políticos, si es que algún día lo llegan a comprender, lo dudo, México, lo mismo que la mayor parte de los países de Latinoamérica seguirán siendo pobres.

6 comentarios:

  1. Entiendo tu punto, pero tal y como lo redactas pareciera que le das la razón al peje: como porcentaje del pib el gobierno recauda menos que en otros países, (que es lo mismo que decir que se pagan pocos impuestos, pero hablando de promedios), y que los ricos no pagan proporcionalmente a sus ganancias, con la frase:

    "Y, claro, que pero por supuesto, tienen contadores y abogados que descifran el código críptico de las leyes fiscales mexicanas para pagar lo menos que de acuerdo a la ley sea posible. Esto no se trata de ser inmoral, como afirma Sergio Aguayo, las empresas simplemente consideran que el dinero está mejor en su manos que en manos del gobierno que lo destruye ¿Ud no?"

    Entiendo que tu punto es que los que producen no deberian ser castigados por hacerlo, y que los impuestos no son sólo el iva, isr y ietu, sino cualquier dinero que tenga que originarse en los particulares y terminar en el gobierno, cosa que haría que el pago de combustibles y energía eléctrica tuvieran que considerarse como impuestos (después de todo, en México son precios que no se rigen por el mercado, sino por los costos de producción y por subsidios).

    Un Abrazo

    ResponderEliminar
  2. Antonio,

    Pero omites lo que escribo en seguida;

    "Las empresas simplemente consideran que el dinero está mejor en su manos que en manos del gobierno que lo destruye ¿Ud no?"

    Por otra parte en seguida demuestro que los acaudalados pagan y muchos impuestos, con lo cual por supesto que no le estiy dando la razón a AMLO.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Anónimo11:14 a.m.

    Este texto enojaría a José Luís Calva.

    ResponderEliminar
  4. "Las empresas simplemente consideran que el dinero está mejor en su manos que en manos del gobierno que lo destruye ¿Ud no?"

    Es una frase neutra. Sólo cambia "Las empresas..." por "el peje..." y vas a ver que no aporta nada. Las empresas, los sindicatos, los particulares, los municipios, las universidades, los boleros, tú y yo, consideramos que el dinero estaría mejor en nuestras manos que en las de cualquier otro.

    Entiendo que el sentido de tu frase era expresar que estamos de acuerdo en que el dinero estaría mejor en manos de particulares que del gobierno, y si esos particulares lo hacen crecer, pues mucho mejor. Pero no es eso lo que se lee, y ese es exactamente mi punto. Creo que tienes razón, pero la forma en la que redactaste el post parece decir lo contrario de lo que querías expresar.

    Un Abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Antonio,

    ¡Pues que tenga razón el Peje!, el Peje y muchos creen que es nuestra obligación darles lo máximo posible al gobierno, hay quien incluso dice que los impuestos son los "pilares" de la economía. La empresas y uno mismo tratará de pagar lo menos que legalemnte sea posible, por que el dinero está mejor en nuestras manos. Por que lo necesito, los impuestos son un robo, y debe uno resistirse a que le roben lo menos posible ¿o no?

    Seguimos con el tema, ¡claro que sí!

    ResponderEliminar
  6. Anónimo

    Y lo peor, es que José Luis Calva se enojaría y no tendría como rebatirlo. Eso es lo mejor de todo.

    ResponderEliminar