jueves, marzo 18, 2010

¡Cuidado con la Deuda Gubernamental!

Mucha gente invierte sus ahorros en deuda gubernamental, ya sean aquí CETES, en EU Bonos del Tesoro, y sus muchas variantes de papeles que genéricamente se les denominan bonos. Más aún, muchos gobiernos invierten en bonos de otros países, siendo paradigmática la inversión en bonos del Tesoro de los EU para invertir en ellos las reservas internacionales. En México, la gente común no invierte directamente en deuda gubernamental, lo hace indirectamente mediante los fondos de inversión que la contienen en su mayor parte, lo mismo que las Afores. En cualquier caso, la gente invierte en bonos del gobierno por que ofrecen la mejor relación entre premio a la inversión con el menor riesgo. Bueno, eso se supone.

Traders de bonos

Pero un momento, ¿Qué son realmente los bonos del gobierno?¿Quién paga sus intereses? ¿Quién finalmente los redime? Y más importante aún, ¿Qué consecuencias tiene sobre la generalidad de la economía que la deuda del gobierno se expanda?

Para empezar un bono representa un préstamo al sector público, y éste lo utiliza para lo que ya sabemos: Le paga a los políticos, los burócratas, a sus grupos favoritos, la seguridad social, gastos militares, subsidios a todo lo que se le ocurra, infraestructura etc., etc.

El gobierno se financia con deuda debido a que sus ingresos tributarios, y en el caso de México agregamos los ingresos petroleros no son suficientes para cubrir sus gastos. Pero ¿Por qué se endeuda en lugar de recortar sus gastos, o bien aumentar los impuestos?

A la gente no le gusta pagar impuestos. Y, al mismo tiempo les encanta recibir beneficios financieros del gobierno. A su vez, a los políticos les fascina hacer que la gente sea feliz dándoles dinero directa o indirectamente. Todo lo “gratis” que supuestamente nos dan, más todos los subsidios, eso por una parte, y por la otra mantener a la burocracia feliz con sus “Conquistas laborales”, sus prebendas, sus jubilaciones, y, sobre todo con un salario y empleo seguros aún en tiempos de crisis. De esta manera se aseguran que van a mantener el poder político, van a ganar las elecciones.

Y aquí está el meollo del asunto: Desde el punto de vista electoral la deuda es de lo más atractiva, por eso, el PRD y los partiditos de la izquierda se lanzan con spots atacando la recién alza de impuestos, ellos lo que quieren es déficit público que significa deuda, ya que no creo que sean capaces de recortar el gasto corriente de la burocracia. Así podremos ver a un AMLO criticando el alza de impuestos, pero por supuesto que no dice como le haría para no incurrir en déficit, aunque en realidad, eso no le importa, para eso están los bonos.

Y es que los bonos, son una maravilla: El gobierno puede financiar todos sus desfalcos y tonterías sin necesidad de incrementar los impuestos. El electorado entonces disfruta de todos los beneficios, de todo los “gratis”, o subsidiado sin tener, en apariencia, que pagar por ello, es decir, lo “gratis” si parece “gratis”.

Los contribuyentes sólo tienen que pagar una mínima porción del dispendio: Los intereses, mientras que la redención de la deuda se le trasfiere a las generaciones futuras.

Además, la gente compra bonos (o fondos) voluntariamente, de tal forma que es fácil emitir nueva deuda y colocarla sin ninguna oposición política. También, la deuda del gobierno se considera de bajo riesgo, ya que el gobierno tiene el poder, de expropiar mediante los impuestos la riqueza de los contribuyentes los inversionistas por tanto se siente confiados que recuperarán su inversión más los intereses. Eso…en teoría.

En los países con ideologías socialistas, justifican su endeudamiento típicamente diciendo que el gasto público es un estímulo a la producción y el empleo. Nos dicen, cínicamente, que los que tuvieron mayores déficit les ha ido menos mal en la crisis global…

Sin embargo, todo esto, contiene varios errores de valoración, de juicio. Para empezar, siendo la más importante, los gobiernos no crean riqueza con su gasto financiado con el crédito. El financiamiento público permite al gobierno incrementar su participación en los recursos escasos, recursos que de otra forma se irían a proyectos de inversión productivos. Un ejemplo típico se da en México en donde los bancos captan el ahorro, pagan una miseria de intereses, casi siempre a tasas reales (descontando la inflación) negativas para comprar bonos del gobierno y ganarse el diferencial sin tomar el riesgo que implica realmente prestar al público o a la planta productiva. El gobierno, así se agencia de los ahorros e impide que esos ahorros se canalicen a proyectos productivos. La banca comercial tiene muy pocos incentivos para prestar si tiene un mecanismo que sin ningún riesgo, le proporciona atractivas ganancias.

Como los beneficios que todos estos proyectos de inversión productivos hubieran dado a la economía, que no se realizaron por que el gobierno tomó lo recursos, no pueden ser apreciados, la gente no puede ni indignarse por que no puede contrastar con lo que se hubiese realizado con ese dinero que se fue a financiamiento público, es decir al desperdicio. Si el gobierno no emitiera tanta deuda, la banca comercial se vería obligada a cumplir con su negocio que es prestar, y tomar los riesgos. Así que si en un país no hay crédito para actividades productivas en mucho debe dársele las gracias a su principal competidor por esos recursos: El gobierno.

Finalmente, existe un uso todavía más descabellado para el uso de la deuda del gobierno: Financiar el déficit en la cuenta corriente, esto es principalmente cuando la balanza comercial es deficitaria y deben conseguirse divisas para pagar por las importaciones. Esto debido a que las inversiones productivas no son lo suficientemente grandes para proporcionar divisas. Esto, es típico de nuestro país, lo han repetido una y otra vez, atrayendo capitales “de cartera”, que luego se van, y se van en un santiamén y nos dejan hablando solos. Esta fue la responsable de la crisis de 1994. Las autoridades, intervencionistas, como siempre, en lugar de dejar que la escasez de divisas encarezcan el dólar, y por tanto que se limiten de forma automática las importaciones, no, premian la entrada de dinero caliente atraído por las tasas de interés de la deuda del gobierno, entran dólares y sucede exactamente el efecto contrario: El dólar baja de precio, se abarata lo importado, se encarece lo exportado, nos volvemos menos competitivos, pero todo el mundo feliz de comprar importado y, según esto, controlar la inflación, y destruir la planta productiva local a base de importaciones subsidiadas ¡con nuestros impuestos!. ¿Ilógico, no es así? Pues así es, así ha sido por muchísimos años.

También la deuda ha colaborado, en mucho, con la gestación de la crisis, me refiero al mecanismo perverso usado por China para anclar al Yuan con un valor muy competitivo (por cierto al contrario que aquí), y utilizar los dólares que entran por sus exportaciones para comprar deuda del gobierno de los Estados Unidos, así los estadounidenses pueden financiar su enorme déficit, sus guerritas, sus enorme aparato estatal, y ahora sus planes médicos a costa de destruir su planta industrial al transferirla a China. Desde el punto de vista de déficit y tamaño total de la deuda respecto a su PIB EU está peor que Grecia, y, sin embargo, nadie cuestiona, hasta ahora, su calidad crediticia.

Los Incentivos Para Servir la Deuda del Gobierno

Hay otra pregunta importante que debe responderse: ¿Por qué los contribuyentes actuales deben de pagar por toda la deuda del gobierno que acumuló en el pasado, deuda de la que no son responsables, y peor aún, deuda de la que actualmente no tienen ningún beneficio?

La respuesta es el prestigio en la calidad del crédito del gobierno. Si su calidad es alta para los inversionistas, gobernantes pueden seguir tomando recursos de sus gobernados (o extranjeros deseosos de buenos premios) para financiar la deuda.

Pero al igual que sucede con el individuo botarete que tiene sus tarjetas de crédito hasta el tope, y un día, le niegan ampliarle el crédito, lo mismo sucede cuando un día, como le pasó a Argentina, o le está pasando a Grecia, un día el financiamiento de la deuda se torna imposible. Como por ejemplo cuando la deuda se vuelve muy costosa, es decir cuando las tasas de interés llegan a un cierto umbral, o bien cuando el total de la deuda acumula llega un cierto nivel en que el incentivo para servicio de la deuda pública decae rápidamente, y ya nadie quiere invertir en ese determinado país.

Los contribuyentes se empiezan a preguntar: ¿Por qué el servicio de la deuda es tan elevado?¿Por qué todos los impuestos se van sólo a pagar deuda?¿Por qué tengo que pagar por algo de lo que no me beneficio?

Y los gobernantes, que fueron los autores del problema se preguntan ¿Por qué meternos en lo políticamente áspero de reducir el gasto público y/o subir los impuestos? ¿Por qué mejor no emitir más deuda?

Por supuesto la deuda del gobierno es mantenida en gran parte por el propio electorado, gobernantes y gobernados tienen fuertes incentivos para mantener el servicio de la deuda emitida, al menos en principio.

Pero, lo mismo que sucede con las personas irresponsables que se endeudan a más no poder, que tienen sus tarjetas de crédito al tope, más créditos hipotecarios y automotrices, y un día llegan al límite y ya los bancos no se los quieren ampliar y viene la “resaca” del endeudamiento, así los países llegan a un nivel de endeudamiento tal que los efectos empiezan a notarse: El crecimiento económico empieza a deteriorarse y los impuestos se van a servir el pago de la deuda, los recortes presupuestales les dan miedo a los políticos por los desórdenes que generan, manifestaciones de despedidos, vean tan sólo los despedidos del SME los desmanes que producen. Por esto, se opta por emitir deuda para pagar deuda. Esto es, como si contratáramos una nueva tarjeta de crédito para pagar los mínimos de otras que tenemos hasta el tope. Así más temprano que tarde, la calidad de la deuda del gobierno colapsa.

Si la deuda gubernamental es mantenida por grupos que no tienen mayor influencia en las políticas públicas (por ejemplo, extranjeros o grupos minoritarios locales), la percepción de riesgo del inminente impago se vuelve muy elevada. Empieza a crearse la desconfianza y en estos asuntos, la confianza es el nombre del juego.

Por supuesto, nadie espera que los gobiernos salden algún día su deuda, lo que se espera es que al vencimiento de los bonos se recontraten nuevos bono esto se llama (rolled over). Esto significa que el inversionista en bonos de hoy espera que habrá inversionistas en el futuro dispuestos a prestarle más dinero al gobierno.

Pero, si los inversionistas de hoy pierden la confianza de que habrá más inversionistas que tomen nuevos bonos, que hagan el roll over, debido a que con o sin razón temen que ni el gobernante ni los gobernados tienen suficientes incentivos para servir la deuda, empiezan los problemas.

Lo que sucede cuando los inversionistas salen de los bonos del gobierno, sus precios caen y por consiguiente las tasas de interés tienen que subir para bajar la percepción de riesgo de los inversionistas. Los costos del gobierno se incrementan…Y no pasará mucho tiempo en que aún con altos premios las naciones sin capacidad de pago (como Grecia o, en el pasado reciente Argentina y ya vendrán más), se les deja solas a su suerte el pago de su deuda y arreglar el desorden en las finanzas es un trance muy complicado y amargo, por decir lo menos. Los mexicanos ya tenemos amplia experiencia en esto.

Los Incentivos para la Inflación

En fechas recientes de acuerdo su valoración en los mercados de bonos existe una enorme preocupación de que varios gobiernos caerán en el impago de su deuda. Por ejemplo existe el instrumento denominado Credit Default Swaps (CDS) sus Spreads (diferencia entre precio ofertado y pedido) has estado en constante aumento.

Para explicarlo simplemente el CDS puede verse como un seguro para el tenedor de bonos para protegerlo del impago (default se le llama), así un mayor sea el Spread puede interpretarse como la percepción de una mayor probabilidad, desde el punto de vista de los inversionistas que se caerá en el default.

La siguiente figura muestra los CDS para bonos a 5 años en puntos base. Aquí puede apreciarse que si bien la última subida aún permanece por debajo de los niveles vistos a fines de 2008 y principios del 2009, está subiendo pronunciadamente debido a los temores por la calidad crediticia de Grecia, Portugal, España, Irlanda, Italia, Francia, etc. , etc., esto es la capacidad de los gobernantes, gobernados y los inversionistas extranjeros sobre la duda cada vez mayor de que los gobiernos puedan dar servicio a sus respectivas deudas.

CDS 5 años en puntos base

El presidente francés Sarkosy y el primer ministro griego Papandreou han declarado que los CDS son como si se contratara de un seguro contra incendio en la casa del vecino y después le prendieran fuego, refiriéndose a la “especulación”, siempre los especuladores son los culpables de todo ¿no es así? Pero a la hora de inflar el déficit, de otorgarle prebendas a la burocracia, de establecer el retiro a los 62 años, dar todo y subsidiar todo, para ganar votos, para establecer la “justicia social”, ahí si no eran los “especuladores” los culpables ¿verdad?

El asunto de especialmente de Grecia ha servido a mucho como una refrescada a la memoria de lo que ha sucedido en el pasado con los países que se encuentran al borde del abismo con una situación financiera muy precaria. Hay que decirlo, hechos que habían sido olvidados e ignorados por mucho tiempo.

Sin embargo, las preocupaciones de impagos de los gobiernos puede, estar un poco sobreestimada, me explico. Los inversionistas deben recordar que todavía los gobiernos pueden recurrir a un “milagro” la imprenta de billetes de dinero nuevo que les permita cumplir con sus compromisos, esto para cualquier gobierno, o grupo de gobiernos como la Eurozona es mucho más atractivo tanto desde e punto de vista económico como político.

Así que no nos debe de tomar por sorpresa que el siguiente episodio que probablemente vamos a presenciar es inflación y no default. Tal y como Ludwig Von Mises escribía en su libro “The Causes of Economic Crisis and Other Essays Before and After the Great Depression,” y que sirvió de base para escribir este post.

“Si un gobierno no está en la posibilidad de poder negociar sus deudas y tampoco tiene posibilidades por razones de miedo a las reacciones de la gente de incrementar los impuestos o reducir su gasto, los efectos económicos generales serán patentes muy pronto, de tal forma que pronto perderá cualquier apoyo a sus programas de austeridad y seguirá por tomar el último recurso de inducir la inflación.”

Y de ahí al colapso final de su moneda….Todo es cuestión de tiempo. ¿Cuándo? Imposible saberlo, pero para allá vamos.

Alemania 1922-Mujer utilizando Marcos
para calentar el agua ya que le salía
más barato que comprar leña.

3 comentarios:

  1. Parece que el peor caso de hiperinflación que ha ocurrido en el mundo se dió en Yugoslavia.
    Entre el 1 de Octubre de 1993 y el
    24 de Enero de 1995 los precios se incrementaron:
    5,000,000,000,000,000 %
    Eso según el profesor Thayer Watkins.

    En el libro:
    The End of Money and the Future of Civilizaton
    (de Thomas H. Greco, Jr.)
    viene una foto de un billete de
    500,000,000,000 de dinares yugoslavos de 1993.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo6:29 p.m.

    Me parece q en el medio te comiste un poco de la historia de nuestro pais. Te cuento, por si no te enteraste, despues de los grandes avances q hizo Peron en su primer mandato llego la dictadura, y con ella la tan famosa apertura de los mercados. Miles de productos extranjeros invadieron nuestra industria, con la que no se podia competir en precio, eso arruino a las pymes q afloraban nuestro país. En el medio también se encontraba nuestro querido amigo, alias, la rata Menem, que termino por privatizar hasta lo q no teniamos, dejando en manos de los liberales la suerte del país, el y su amiguito cavallo nos llevaron a la convertibilidad, q mejor idea q pagar deuda con mas deuda. Esas fueron las causas q desembocaron en la crisis del 2002 con el corralito, y De La Rúa era un pobre diablo incapaz de manejar un jardin de niños. Eso fue lo q recibio el ex presidente Kirchner para gobernar, no fue consecuencia de su mandato. Y otra cosita, gracias a los K Argentina crecio mas q con cualquier otro presidente dsps de la dictadura q no hizo mas q seguir las recetitas neoliberales.
    Veo q no sos nada objetivo en tus post, solo pintas una cara de la moneda, la otra pareciera q es mejor esconderla. Porque cualquiera q leyera esto si no vive en argnetina creeria q estas en lo cierto, pero estas mucho mas q equivocado, y digo mucho más xq no podes ver más alla de tus narices.
    Q raro de un neoliberal...

    ResponderEliminar
  3. Anónimo,

    ¿De donde salió la deuda Argentina? Esa que mencionas que deuda para pagar deuda....Kirchner robó a los tenedores de bonos que creyeron en la seriedad de Argentina, pero la historia no ha terminado, y como siempre se enfilan a una más. Los argentinos son expertos en estar en crisis. Sí tienen sus booms, pero éstos siempre revientan de fea manera. Veremos el próximo reventón.

    ResponderEliminar