lunes, abril 19, 2010

No Llores por mí Argentina

Esta es una lección de historia, pasó en nuestro pueblo hermano Argentina, lo peor es que la historia continua.

A principios del siglo XX, Argentina era uno de los países más ricos del mundo. Mientras que el capitalismo en Gran Bretaña y la revolución industrial aunado a la más poderosa flota marina mantenía el liderazgo indiscutible entre todas las naciones, sólo los Estados Unidos podía disputar el segundo puesto a la Argentina.




Argentina fue bendecida, como los Estados Unidos, con enormes extensiones de tierra apta para la agricultura, tierras planas, irrigadas por caudalosos y navegables ríos que hicieron factible a bajo costo un importante sistema portuario. Con las inmigraciones de fines del siglo XIX y principios del XX de gente trabajadora y emprendedora, se llegó a un nivel de industrialización aún mayor que el de muchos países europeos. Vías férreas, automóviles, teléfonos estaban por doquier.



En 1916 fue electo como presidente Hipólito Irigoyen que había formado un partido denominado Los Radicales, con la promesa de “un cambio fundamental”, que fue atractivo y comprado por la clase media.

Irigoyen le dio por crear la “Justicia Social”, y los decretar los “derechos sociales”, muy al estilo de otros países, como México, así que, derivado de estos “derechos sociales” implantó varios cambios “fundamentales” entre los que se cuentan: Seguro de pensión obligatorio, seguro médico obligatorio, tasas de interés bajas y enganches reducidos para la construcción de vivienda popular. ¿Te hablan Clinton, Obama? Pero no sólo eso, bajo su mandato, el Estado Argentino asumió todo el control económico en vastas áreas de la producción, por supuesto, a todo esto siguieron los incrementos de impuestos especialmente el impuesto sobre la renta para poder fondear los “derechos sociales” que llevan, según esto a la “Justicia Social”.


Pero como acontece siempre, no suele acontecer, no, como siempre sucede, la expansión de la burocracia y el costo de los medios para lograr los “derechos sociales”, pronto rebasaron con creces las contribuciones impositivas. Es decir, para decirlo rápidamente, pronto el Estado Argentino se volvió INSOLVENTE. Muy parecido a lo que acontece hoy en día con todos los Estados que le entran al Estado Benefactor, llámese Grecia, Portugal, España, Italia, México, y en general la mayoría de los países, y ahora EU también con su Obamacare.

La sentencia a muerte de la economía Argentina llegó con la elección del populista Juan Perón. Perón tenía una clara inclinación fascista y corporativista, él y su carismática esposa Evita dirigieron toda su retórica populista en contra de los “malosos” ricos. Ahí te hablan Andrés Manuel López Obrador.



Perón tenía más de 500 toneladas de oro en la bóvedas del Banco Central, mismas que desaparecieron, no por que se las haya robado él, no, simplemente el populismo requiere enormes cantidades de dinero y 500 toneladas no fueron suficientes. Te hablan Hugo Chávez.


Mientras que Irigoyen sólo la traía contra los ricos bien ricos, con Perón los “malos” rápidamente se expandieron a las clases medias, los pequeños empresarios que se volvieron enemigos del “pueblo”, y que debían ser derrotados y humillados, y, por supuesto expoliados fiscalmente, para pagar por su derroche.

Con Perón, se dio la explosión burocrática como resultados de los programas de “gasto social” , también con él se dio el fortalecimiento y crecimiento de los sindicatos. Muy similar a lo que aquí en México pasó primero con Lázaro Cárdenas, y después con la dupla infernal Echeverría-López Portillo.



El manejo dispendioso del gasto público, la intervención en la economía y los altos impuestos, como siempre sucede tarde que temprano, se la cobraron a los argentinos con sus primeras crisis económicas. Lo peor, es que, como también frecuentemente sucede, no más no aprenden, o mejor dicho, aprendemos, México incluido, aún con Perón fuera, su retórica populista, desprecio a las realidades de la economía viven en el los gobiernos Argentinos que continuaron, y continúan gastando más allá de sus posibilidades. Aquí em México la retórica populista se acentuó con AMLO, en otros países como Venezuela con Chávez. Todos, sin embargo, tienen el mismo común denominador: La búsqueda de la “Justicia Social”, a través de los derechos sociales que se materializan mediante la “redistribución del ingreso”, la expansión burocrática y finalmente la insolvencia. Esta historia se repite, una y otra vez, en Argentina, en México, en Grecia, España, Portugal, Italia, Francia, ahora con Obama también en EU, en todos los países. El camino al precipicio.

Así que los gobiernos le quitan a Pedro para dárselo a Juan. Por qué Pedro es rico, o no tan rico, pero hay que “redistribuir el ingreso”.

Los gobiernos tienen 3 formas de quitarle el dinero a Pedro: Quítaselo ahora mismo, quítaselo más adelante y el último, róbale pero no le digas. Quítaselo más adelante, es emite deuda pública para cubrir tus déficit, y no le digas, es el impuesto inflacionario, que aparece cuando se pone a la maquinita de imprimir billetitos a trabajar lo suficiente para comprar la propia deuda, por el propio gobierno, para poder pagar su siempre expansivo gasto público “social”.

Así, en Argentina explotó la hiperinflación en 1989, y fue la última etapa de un proceso caracterizado por el proteccionismo, la redistribución del ingreso basado en el impuesto sobre la renta diferenciado cargándole la mano, o mejor sería escribir, bolseando con mayor saña en los ricos, y la intervención del Estado en la economía. Lo curioso, es que frecuentemente me escriben lectores argentinos que aún no se percatan que llevan años bajo un modelo socialista.


La práctica de los gobiernos argentinos de imprimir dinero para pagar su deuda provocó que la inflación se convirtiera en hiperinflación con 3000 por ciento, recordando la república de Weimar. Esto hundió al país en el caos: Las tiendas de autoservicio fuero saqueadas, motines violentes por alimentos ¡Por alimentos! Siendo que Argentina es uno de los mayores productores de alimentos del mundo.

Para 1994 el sistema de pensiones colapsó. Se aumentaron los impuestos drásticamente, y ante la necesidad de ordenar las finanzas públicas y en particular en un esfuerzo por “rescatar a los ancianos” se comenzó a vender empresas estatales. Sin embargo, de poco sirvió, esos fondos también fueron objeto del atraco gubernamental, Argentina entró en impago.



Y, para el 2002, la irresponsabilidad fiscal generó una crisis económica tan severa como la Gran Depresión de los años 30s.

En 1902, Argentina era uno de los países más ricos y prósperos del mundo. En poco más de un siglo, es hoy en día, un país atormentado por la pobreza, con enormes dificultades para cumplir con sus obligaciones. Y que sólo gracias al “amiguito” socialista del siglo XXI que le compró sus bonos los ha podido mantener precariamente a flote.

Y para finalizar…



Desde que subió al poder hace tres años como prolongación del gobierno peronista de Néstor, su marido, el de Cristina de Kirchner se ha caracterizado por su populismo y sus pugilatos políticos, su ignorancia económica que lleva al país, para variar, a nuevas crisis económicas.

A la larga lista de confrontaciones que ha mantenido el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner -contra los trabajadores agrarios, contra algunos órganos de la Justicia, contra su propio vicepresidente- la expropiación de los fondos de pensiones y ahora…la destitución del presidente del Banco Central, Martín Redrado que se negaba a utilizar 6,569 millones de dólares de la reservas para el pago de deudas soberanas atrasadas. Que finalmente fue destituido y reemplazado por Mercedes Marcó del Pont incondicional de Cristina, y que para hoy ya se utilizaron las reservas para el pago a tenedores de bonos argentinos. Las Reservas internacionales, no son caja chica de los gobiernos, por cada dólar en reservas existe una contraparte en deuda local, para poder hacer uso de las reservas se tiene que, una vez más, ponerse a trabajar la maquinita de hacer billetes para comprar los bonos locales. Ahí van enfilados una vez más a la hiperinflación.

Y pensar, que fue uno de los países más ricos de la tierra. A lo que puede llegarse bajo la bandera falaz de la “Justicia Social”, los “derechos sociales”, el combate a la pobreza. A la ruina de los países, ahí está Argentina, de rico a pobre, y peor al desastre total. No llores por mí Argentina…Te acompañan en tu dolor, Grecia, Portugal, España, Venezuela, Italia, Francia, y… Estados Unidos y te acompañarán más, muchos más. Sigan votando por socialistas, aunque sean “light” socialdemócratas o demócratas cristianos, sigan votando por los populistas, sigan votando por “la esperanza del cambio”, vean lo que les depara el ineludible destino al que lleva la “Justicia Social”.

17 comentarios:

  1. Como siempre excelente artículo. Este blog tiene una alta calidad en sus publicaciones, saludos!

    ResponderEliminar
  2. i4everluis3:30 p.m.

    Como quisiera que hubiera verdadero respeto por los derechos individuales, derecho a al disfrute del producto de nuestro propio trabajo, sin tener que ser robados por las autoridades, quienes no contentos con el delito que cometen, todavía te llaman "parasitario", "acaparador", "explotador" y otras linduras.

    Uno pensaría que evadiendo impuestos esta la solución, pero nadie puede salvar su dinero de las devaluaciones que provoca el gobierno.

    Bueno... me parece interesante lo que comentas.

    ResponderEliminar
  3. ¿Cuando aprenderemos a vivir en armonia con el mercado? Si lo dejamos en paz, el nos ayudara a nosotros.
    Si estamos golpeandolo y manipulando, vendra con furia a devolvernos la cortesia.

    ResponderEliminar
  4. Pese a que acepto varios puntos de este artículo, quisiera discernir en algunos puntos.

    Irigoyen fue una figura altamente relevante de la UNION CIVICA RADICAL, "Los radicales" no es un partido político existente en Argentina.

    La "gran depresión" del 2002 no existió, fue en el 2001 y se prolongo hacia el 2002 por la etapa del año en que inició. Y no es para nada contrastable con la depresión de los años 30, fue una crisis económica producto de malas políticas, no socialistas, si no que de coaliciones políticas interesadas en el poder y no en la gente que representaban.

    Y te puedo asegurar que Argentina no esta inmersa en la pobreza como comentas, claramente tiene un déficit en algunos aspectos como la mayoría de los países de Latinoamérica. El problema es que es conveniente como siempre evadir las realidades propias e inmiscuirse en las exageraciones de verdades ajenas, tales exageraciones que se vuelven, en cierta forma, una mentira.

    ResponderEliminar
  5. Claramente Argentina se metió en una deuda grave, pero no fue en base a políticas socialistas. Fueron las dictaduras militares aquellas que trajeron las deudas a este país, además de otorgarnos, muerte, censura y muchos otros graves problemas. Y la neocolonización que vino más adelante. Nunca realmente se implementó una política socialista real en Argentina (excepto por algunas ideas traídas por Juan B. Justo, inspiradas en ideas de Hegel, jamás en la imitación de otros países, podríamos decir que Perón tuvo ideas socialistas, pero política socialista enteramente jamás), nos han intentado fomentar ese concepto para enmascarar tratos mas bien imperialistas.

    Otra grave etapa en Argentina fueron los años 90 y el conjunto de inescrupulosos políticos que manejaron el país y la economía para su propio beneficio y jamás para sus representados. Vendiendo de esta forma todo lo que le pertenecía a Argentina, lo que daba trabajo y lo que generaba riquezas para los argentinos.

    Argentina, como muchos países del mundo, no es un país pobre, es un país rico. Sus representantes en actos de estupro social hicieron que se volviera un país de aspecto pobre, la migración excesiva, los tratos silenciosos, la gente ciega a las verdades, la burocracia, la burguesía, los militares, las guerras economicas, la introducción de lideres extranjeros, la mano anglosajona que roba históricamente en todo el mundo, el mal desarrollo del país que salio de una monarquía para entrar en una monarquía disfrazada de democracia, la falta de lucha y las retenciones de aquellos que piensan que por tener una banda presidencial, u ocupar un asiento en un gabinete, son automáticamente dueños del país y de la gente.

    ResponderEliminar
  6. No es Argentina un país pobre, no fue México culpable de una gripe, ni Chile de un terremoto, ni África del SIDA. Eso es una buena manera de ofuscar el crecimiento de los países, una técnica que se aplica desde la época de la colonización en Argentina y en el mundo. Viven asustándonos a todos para que creamos que somos pobres, o para que creamos que el país vecino es culpable de algo o menos o más importante que nosotros, y mientras tanto, una vez fomentada esta idea, una vez distraido el pueblo, nos roban. No solo los políticos nuestros, los políticos de otros países también. Sumado a la mala promoción del todo que tiene los medios de comunicación acá y en el mundo.

    Hay bastante información, pero mucha enormemente errónea, como tomada de medios periodísticos que no son fiables. Si te interesa entender algunas de las cosas que llevan a un país como Argentina de ser un propicio líder a ser un sometido esclavo, en economía, deberías leer libros de autores como Felipe Pigna, o Miguel Wiñazki que hablan y explican las tristes realidades y la verdadera cara de muchos de los representantes fundamentales de este país. Si no, te recomiendo que no hables por entender un aspecto, porque no esta claro casi nada de lo que planteaste en base a una grave desinformación y yo viviendo en Argentina y a sabiendas de las buenas y malas cosas de mi país prefiero que si alguien va a hablar de donde yo vivo, lo haga con certeza y buena información, y no con opinión mundana, porque de ser un articulo, una opinión o una visión, pasa a ser una falta de respeto.

    No soy un socialista enojado, ni un buscador de conflicto, simplemente no me gusta que la gente hable porque si, mas que nada cuando se refiere a algo tan grande y donde vive tanta gente como lo es un país. Cada país tiene su historia, sus aspectos buenos y malos; y para referirse cualquier sitio que abarque mucha gente, muchas culturas y muchos pensamientos hay que conocerlos todos o por lo menos la mayoría, si no es preferible silenciarse y mantener el respeto debido.
    Muy bueno tu blog, he visto cosas interesantes. Adios.

    ResponderEliminar
  7. Omar, muchas gracias por tu comentario, es muy estimulante para continuar con esto.

    Gracias i4everluis, por tu aportación.

    y, tienes toda la razón Banco Central, cuando los mercados se manipulan, tarde o temprano se la cobran, de fea manera.

    ResponderEliminar
  8. Lenoir

    Muchas gracias por tu aportación, y por tu tiempo en producir tu comentario.

    Quizá tú estando allá no te es tan fácil reconocer lo que le ha pasado a tu país en cien años.

    Es cierto que nunca han tenido un socialismo declarado, tal y como sucede aquí en México, no han tenido uno tipo la extinta Unión Soviética en que de plano todo los medios de producción pasaron a poder del estado. Pero el socialismo no es blanco o negro, no es se tiene todo o no se tiene nada. Hay escalas de gris. En Argentina, como en México, y como en toda Latinoamérica, a excepción de Cuba y ahora Venezuela, no nos declaramos totalmente socialistas. Sin embargo, muchas de las más importantes empresas están en manos del Estado. En Argentina tuvieron que vender muchas de ellas producto de la hiperinflación que tuvieron en los 80’s, misma que por tu edad ni siquiera viviste. Si embargo, el control y la rectoría del Estado sobre las actividades económicas lo hace un país socialista.

    El gasto público en Argentina no tiene límites, la crisis de 2001-2002 fue producto del dispendio en el gasto público producto de políticas, está bien, vamos a quitar la palabra “socialista” y la reemplazamos por Estado Benefactor ¿Te parece bien?, salieron de la crisis no pagando sus compromisos haciendo quebrar a muchos que invirtieron en deuda argentina. Y sólo gracias a que Hugo Chávez los hizo fuertes comprándole sus bonos

    Como escribo en el post, Juan Perón barrió con todas sus reservas en oro, era populista, y ahí empiezan los problemas graves de Argentina, así como aquí más o menos en las mismas fechas tuvimos a Lázaro Cárdenas. El populismo es un voraz destructor de recursos y de capital, y nótese que con Perón aún no tenían las dictaduras militares que más adelante, tienes razón, acabaron con todo.

    ResponderEliminar
  9. Y producto de las políticas populistas, en la Argentina, la inflación fue una constante desde 1975 a 1991. En 1975, la denominación más alta era de 1.000 pesos. Para 1976 era 5.000 pesos. A finales de 1976 el billete más elevado era de 10.000 pesos. Para comienzos de 1979, estaba en 100.000 pesos. A finales de 1981 alcanzó 1.000.000 de pesos. En 1985 reformaron la moneda y 1 austral equivalías a 1.000 pesos argentinos. En 1992 hubo una nueva reforma y 1 Nuevo Peso era igual a 10.000 Australes. El resultado final fue que 1 peso de 1992, era equivalente a 100.000.000.000 de antes de 1983.

    La posterior sumatoria de políticas económicas también erróneas, en las que se adoptó una paridad de uno a uno con el dólar, culminó en la tragedia de 2001, cuando 60 por ciento de la población cayó en la pobreza.

    El gobierno K no puede seguir disimulando ni conteniendo la inflación, el panorama económico argentino ya empezó a tornarse oscuro y lo más probable es que será negro muy pronto.

    El año pasado, la mandataria emitió un arrogante comentario ante la crisis financiera internacional, diciendo que la economía del primer mundo era una burbuja y que por el contrario su modelo --basado en los subsidios, estatizaciones y la inflación digitada-- sí funciona. Los resultados de su maravilloso sistema no se dejaron esperar. En las últimas semanas el dólar se disparó, el índice de la bolsa de Buenos Aires cayó y el gobierno se apropió de los fondos de pensiones por jubilación.

    Por otro lado, Venezuela está tocando fondo y, para poder sustentar su revolución, el coronel les pasará la factura a sus deudores. La Argentina tiene un fuerte compromiso con el venezolano y ya está tomando de sus propias reservas internacionales para honrarlo. Sin embargo en el más largo plazo, nuevamente huele a “default”.

    La indigencia en los países sudamericanos (Banco Mundial) desde que los socialistas están en el poder va en aumento. El nivel de pobreza en Brasil es del 31 por ciento; en la Argentina 31,9 por ciento (oficial: 23,4%); en Ecuador 38,3 por ciento; en Bolivia 64 por ciento (oficial: 60%); en Venezuela 40 por ciento en las áreas urbanas (oficial: 37,9%) y 70 por ciento en las rurales.

    Pero en algo, sí estoy de acuerdo contigo, Argentina es un país rico, su gente, sus recursos naturales, lo hacen un país rico, como lo fue hace un siglo. Bueno potencialmente rico, deberán deshacerse de sus malos gobernantes, adoptar el capitalismo, cancelar el populismo, el sindicalismo corporativista. Imagina lo que harían los agricultores y ganaderos si no les robaran el 35% de su capital en impuestos a las exportaciones. Argentina sería para que es enorme, créeme enorme potencial que tiene Argentina se materialice en bienestar y prosperidad para todos los argentinos.

    ResponderEliminar
  10. Anónimo10:37 a.m.

    wow, muy buen articulo ,espero que tanto esfuerzo e intelecto algun dia se te sea recompenzado
    gt

    ResponderEliminar
  11. Gracias anónimo. Mi recompensa eres tú, y todos mis lectores, que afortunadamente, van creciendo. Lectores que algún día promoverán el cambio, para bien, de mi México que tanto amo.

    ResponderEliminar
  12. Anónimo10:10 a.m.

    Argentina fue bendecida, como los Estados Unidos, con enormes extensiones de tierra apta para la agricultura.. ¿Sí?, ¿Creo que olvidaste decir que EEUU en un principio solo era una pequeña franja en la parte occidental con 13 pequeñas colonias, y que posteriormente a base de "sangre y fuego" fueron arrebatandose los territorios a los nativos y que en 1948 en una guerra injustificada le arrebataron al país que tanto amas más de la mitad de su territorio.. velo como quieras, esa fue la realidad, que no hemos sido capaces de desarrollarnos, sí es nuestra culpa, pero no olvides que detras de todo hay quienes se encargan de hacernos cargar nuestra culpa, osea bien, la historia tiene como base fundamental un sistema "estructuralista", no olvides que casi todos los países ricos de hoy, son las potencias coloniales de antes, con dudosas exepciones pues "Islandia" dudo que sea una economía sustentable a pesar de lo "abierta" que es.

    ResponderEliminar
  13. Si es cierto que esta actual alianza entre el matrimonio Kirchner y Chavez probablemente lleven a Argentina al desastre, asi tanto como lo esta haciendo él con Venezuela. Sin embargo, no apoyo que el capitalismo sea la solucion. Ambos sabemos que el socialismo no es la solucion para nada, pero tampoco lo es el capitalismo. Son politicas arcaicas, antiguas y que pretenden sangre ambas. Los ejemplos mas claros son China y Estados Unidos. Ambos, en sus diferentes ramas. La China comunista baño de sangre el pais, y otros aledaños. Estados Unidos, sustento el capitalismo con guerras. Siendo una persona con el nivel de pensamiento que noto que sos, me extraña que no encuentras un medio mas tangible, una politica nueva. La monarquia no servia y suscitaron asi nuevas ideas. Hoy, ya sabemos, por el estado del mundo, que esta politica no funciona, que esta economia es patetica y que parece todo una carrera que solo pida la vida de los corredores, el final va a ser cuando quede uno solo vivo, alimentandose de los otros. Y eso no puede ser asi, el capitalismo conlleva sangre y ambiciones burguesas, el socialismo pide sangre y mentiras disfrazadas de union. La era de la lucha capitalista y socialista ya termino hace rato, mantener o enfatizar en el apoyo de cualquiera de estas dos dogmas ya no es acorde al presente. Deberiamos crecer en nuevas ideas... mas acertadas a los tiempos que vivimos, mas universales, menos individualistas.

    Creo que es hora de pensar algo distinto y no halagar mas el error de la historia, considerandolo un acierto. Donde hubo sangre, donde hubo pobreza ya no hay esperanzas. Y no me podes negar que eso ocurrio en la historia capitalista, y mas aun en la historia liberal.

    Gracias por respoderme, saludos.

    ResponderEliminar
  14. Lenoir, perdona mi entrometimiento, pero el capitalismo no tiene que ver con las guerras, puesto que el capitalismo es la no injerencia del gobierno en el mercado, o la economía.

    La única forma en la que un gobierno consigue apoyo para una campaña es por medio del control de los individuos de su país, a los cuales colectiviza con ideas xenofobicas o discriminatorias (ej, los arabes, los judios, los inmigrantes, los capitalistas, etc.)

    El hombre individualista no se deja seducir por patrañas de tal índole, se reconoce a si mismo como un ser independiente, con derecho a exigir respeto a los demás, no usa la fuerza para imponer sus valores.

    Yo como liberal considero que la fuerza solo debe ser usada como castigo contra quienes la inician.
    Y si voy a convencer a otros de mis principios, debe ser solo por medio de la razón.

    ResponderEliminar
  15. I4everluis y Lenoir

    Muchas gracias por su participación, ha sido de lo más enriquecedora…

    Creo que Lenoir, contestó en forma muy atinada, desgraciadamente, pocos saben lo que es realmente el capitalismo, mejor le cambiamos, por el momento el rótulo a de laissez faire, esto es dejar que los mercados, motivados por los propios individuos actúen. Esto, por supuesto, no va acorde con ideas imperialistas, que caen dentro del mercantilismo, y por supuesto tampoco cae en la rectoría del Estado, ni de nadie.

    Lo cierto es que el laissez faire no es comprendido por la mayoría, y por supuesto tampoco por los gobiernos que buscan siempre intervenir de una u otra forma en los mercados para según ellos hacer que funcionen como ellos quieren. El resultado es que siempre el mercado se las cobra, las intervenciones atentan contra la acción humana que se refleja en los mercados, y tarde que temprano, se busca el equilibrio y con él vienen los ajustes muchas veces muy dolorosos.

    La democracia se ha vuelto un juego de yo te doy a cambio de tu voto, los gobiernos siempre tienen que estar haciendo algo, para buscar el agrado de la gente, y se convierten en una mezcla de Dios con Santa Clós. Al final acaban endeudados y produciendo inflación y desgraciando a la sociedad.

    Una sociedad libre, con laissez faire, asigna al Estado un papel mínimo, el del monopolio de la violencia, para que proteja de los violentos internos y externos, y loa tribunales para que los hombres libres que están en desacuerdo puedan dirimir sus diferencias y que exista un juez que resuelva el problema. Cuando el Estado queda limitado a esas específicas y limitadas funciones, el destino de la sociedad cae en los propios individuos. Los políticos tienen muy poco poder, y el Estado funciona siempre adecuadamente sin importar quien lo presida. No necesitamos de “genios” en Hacienda, ni necesitamos de Bancos Centrales, ni paquetes de estimulo para determinados sectores de la economía.

    No hay una tercera vía Lenoir, son sólo dos: Laissez faire y socialismo, la famosa “tercera vía”, la del intervencionismo, a la larga conduce al socialismo, por que una vez que el gobierno interviene en algo, se sigue interviniendo en todo y acabamos socialistas.

    Y este tema, da para mucho más….

    Y prometo abordarlo a la brevedad en el cuerpo principal del blog…

    Gracias

    ResponderEliminar
  16. Anónimo8:38 a.m.

    La informacion que expones es muy precaria, la verdadera historia argentina en muy diferente, deberías informarte mejor... no se puede bastardear la justicia social de semejante modo!! el "versito capitalista-neoliberal" va mostrando cada vez mejor su verdadera cara excluyente y generadora de pobreza. Los invito a buscar bibliografia de gran pensador argentino como fue Arturo Jauretche, les va a resultar muy nutritivo y no solo sobre cuestiones argentina. Saludos. Un argentino

    ResponderEliminar
  17. Anónimo11:54 a.m.

    Anónimo, dirás misa, pero las cifras no mienten, tu "justicia social" tiene a tu país en la ruina

    ResponderEliminar