miércoles, mayo 05, 2010

La Receta al Desastre: Manipular la Tasa de Interés

Todos vemos como algo “natural” que las tasas de interés sean manipuladas por los bancos centrales. Se nos dice que el banco central las fijará de acuerdo con las condiciones de inflación y de crecimiento en la economía, que cuando se cae en un bache en la actividad económica el banco central debe bajar la tasas de interés, cuidando, según esto, que la inflación no se dispare, y viceversa, si existe inflación y/o el crecimiento económico es demasiado vigoroso y se amenaza con la inflación, entonces el banco central subirá las tasas de interés.

Es decir, según esta tesis, el banco central tiene un acelerador y un freno que le permiten acelerar o frenar la actividad económica, al acelerar o frenar la inflación.

También, aunque no implícitamente, los gobiernos no se tientan el corazón para fijar altas tasas impositivas para cubrir “sus gastos”. Al hacer esto, los gobiernos desechan la importancia del ahorro y la formación del capital por que creen que puede eficazmente substituirse por crédito barato.

¿De dónde salen estas ideas?



Por supuesto de Lord John Maynard Keynes…El más influyente “economista” y pensador social del siglo XX.

En su “General Theory…”, Keynes afirma categórico que las tasas de interés no son auto ajustables a un nivel propicio para tener una ventaja social y constantemente tienden a subir demasiado.

Y, explica que el mundo después de varios milenios de ahorro por los individuos, es tan pobre…que se explica…por las altas tasas de interés. ¿No será por culpa de los gobiernos que destruyen la riqueza?

Y que esto se explica por que la gente “atesora” su dinero por miedo, lo cual crea escasez en los fondos disponibles lo que sube las tasas. Parcialmente por que los dueños del dinero no “aceptan” tasas razonables.

Por consiguiente Keynes recomienda que sea el gobierno el encargado de bajar las tasas de interés a un nivel “razonable”, al incrementar la cantidad de fondos disponibles para el crédito. Esto se logra creando dinero nuevo, y, por consiguiente, dando la ilusión de que existe mucho dinero ahorrado.

Keynes escribe que,

“El cambio en la cantidad de dinero está dentro de los poderes del gobierno. La cantidad de dinero aunada a la disponibilidad de los prestadores a prestar es lo que determina la tasa de interés”.

Y advierte Keynes que no se le debe tener miedo a esta “ingeniería” gubernamental, los temores de que se inunde el mercado con dinero no tienen fundamento nos dice que “El dinero nuevo que es impreso por el gobierno e introducido al sistema financiero mediante la expansión en el crédito de los bancos es tan genuino, tan real como cualquier tipo de ahorro. Esto debido a que no existe ninguna virtud en la tasa de interés alta preexistente no existe mal alguno en bajarla mediante la intervención del gobierno."

Y el ataque de Lord Keynes a las tasas de interés va más allá y nos dice que “Es deseable y factible reducir las tasas a la meta final: Cero. Pero no deberá de llevarse en forma abrupta: Para una comunidad adecuadamente administrada, será posible llevar las tasas de interés a cero en aproximadamente una generación”.

Pero aquí viene lo bueno, veamos cual es el objetivo final de Keynes con este ataque al nivel de las tasas de interés:

“Nuestro objetivo (no existe nada que no se pueda lograr), deberá ser incrementar la cantidad de capital hasta que deje de ser escaso, de tal forma que los dueños de los ahorros dejen de percibir un premio”…

“Los dueños del capital son disfuncionales, pueden obtener interés por qué el capital es escaso. Pero, no existe razón alguna para que exista escasez de capital dado que el gobierno puede imprimir todo el dinero que sea necesario y distribuirlo. Al hacer que el capital gratuito sea disponible para todos podremos despojarnos de muchas de las características objecionables del capitalismo. Los inversionistas o prestamistas ricos desaparecerán.”

“Visto bajo esta luz, es abominable para los trabajadores que estén desempleados, cuando en realidad hay mucho trabajo útil por realizar, todo por que el capital se hace artificialmente escaso, las tasas de interés son demasiado elevadas, y en consecuencia la inversión es muy riesgosa. “

Keynes está conciente de la existencia de las crisis económicas, recesiones y depresiones, y afirma categórico que éstas no tienen ningún propósito útil al servir como purgatorio. Esto es falso, afirma Lord Keynes.

Keynes también en su “General Theory…”, afirma que los booms pueden crear alguna que otra inversión mal direccionada. Y que el bache puede ayudar a deshacerse de la madera muerta. Pero, que es mucho mejor tener inversiones mal direccionadas, a no tener ninguna. Por lo que concluye que las recesiones no son necesarias para el progreso económico ya sea por su característica de purgatorio o para moderar la especulación al introducir el miedo a la toma de riesgos alocada. Por el contrario, dice lord Keynes que es menester,

"Abolir las recesiones"

Y, en su lugar, mantener (mediante al intervención de los gobiernos vía los bancos centrales) un

"Perpetuo Cuasi-Boom."

Lo que justifica, el párrafo con el que inicié este post. El Banco Central tiene el freno y el acelerador para evitar el bache, y permanecer en un eterno y perpetuo Cuasi Boom….

Alan Greenspan en los 90’s y principios de los 2000’s como gobernador de la Reserva Federal estaba comprometido a seguir al pié de la letra con la recomendación de Sir Keynes. Cuando se le colapsó la burbuja de las punto com en el año 2000 y se avecinaba una recesión no dudó en expandir el crédito y bajar las tasas de interés para mantener el “Cuasi-Boom”, con lo que se creó la burbuja especulativa inmobiliaria, que, al reventar, generó la crisis que estamos viviendo, y que ahora su sucesor, que no se tardó una generación, sino que alas de ¡ya!, bajó las tasas de interés a cero o casi cero. Para salir del bache (al que inevitablemente caímos y que se supone ya se habían abolido),

Keynes y su Remedio Contra las Recesiones

Para Keynes el ahorro es la causa de todos los problemas de crecimiento económico, en sus palabras “sufrimos de exceso de ahorro”. Paradójicamente él soluciona este problema introduciendo una nueva forma de “ahorro”, esto es, dinero nuevo creado por los gobiernos que será tan “genuino” como lo son los ahorros privados. Este nuevo dinero no deberá causar inflación (en el sentido keynesiano, por supuesto, es decir incremento en los precios al consumidor)

Por eso, cuando exista un crash financiero, una recesión o primero uno y luego el otro Keynes recomienda la intervención del gobierno “pronta, decisiva y sin contemplaciones”, escribe que: “Las recesiones profundas nos dicen que estamos en un embrollo colosal. Que hemos realizado una pifia en una maquinaria delicada que requiere urgentemente ser reparada. Se deberán aplicar por tanto acciones atrevidas, intrépidas y drásticas al menor signo de problemas, deberán ser tan radicales como sea necesario, por que de lo contrario, los mercados perderán su capacidad de rebotar” (Keynes collected writings).

No es de extrañar que Paul Krugman, haya manifestado que “Todos ahora somos keynesianos”, y con él, Ben Bernanke, Stiglitz y toda la horda de maniacos inflacionistas, que claman, bajar las tasas de interés, déficit y obra publica.

Y vaya que si han sido drásticas, la figura muestra las tasas de interés de referencia, FF, son los fondos federales que controla directamente la Reserva Federal y el bono a 2 años. Casi cero, tal y como lo recomienda Keynes.



Y, en consecuencia de este abaratamiento del dinero, así han respondido, el oro, y las acciones de empresas en los EU reflejadas en el índice S & P 500


Es interesante notar que el oro ha subido desde enero del 2001 de $268 US/onza hasta $ 1,200, en su punto más alto, un 347 por ciento, actualmente se encuentra en $1180, no lejos de su máximo.

La Causas de la Crisis de Crédito

La causa de la crisis en el crédito tiene un nombre: El régimen de dinero de papel, de dinero “fiduciario” que los gobiernos imprimen, siguiendo las recomendaciones de Lord Keynes con singular alegría.




Este diagnóstico está tomado de la Teoría Monetaria del Ciclo de Negocios desarrollada por Ludwig von Mises, uno de los más importantes representantes de la Escuela Austriaca de Economía. En su obra monumental “Acción Humana, un Tratado de Economía” escribe,


“Los movimientos similares a olas que afectan los sistemas económicos, la recurrencia de períodos de auge que son seguidos por períodos de depresión es el resultado inevitable de todos los intentos, que se repiten una y otra vez, de bajar la tasa de interés de los mercados por medio de la expansión crediticia. No hay modo de evitar el colapso final de una burbuja inflada por la expansión artificial del crédito. La alternativa es si la crisis se dejará venir pronto como resultado del abandono de seguir expandiendo el crédito, o, posponerla, para que se presente la catástrofe que involucre todo el sistema monetario de dinero fiduciario”.

Que además publiqué en este blog para despedir 2008 . No ha sido el colapso final...aún.

Mises previó que los gobiernos, harían lo que recomienda Keynes (Cuando escribió Acción Humana Keynes aún era irrelevante): Empujar las tasas de interés para abajo mediante la expansión del crédito movidos por una mentalidad anticapitalista (recordemos que capital es en esencia ahorro).

Para los ojos de los maníacos y demagogos instalados en los Bancos Centrales y en los gobiernos, el interés es una maquinación siniestra de explotadores, usureros, de los ricos dueños del dinero. Uno de los dogmas del moderno intervencionismo es que los gobiernos deben de bajar las tasas de interés tanto como sea posible, o como recomienda Lord Keynes abolirlas por completo en una generación. En los tiempos presentes, todos los gobiernos y los “medios especializados” están dedicados fanáticamente a la política del dinero fácil.

En los capítulos XIX y XX de “Acción Humana”, Mises explica que una vez que se presenta la crisis económica, que ve como la consecuencia inevitable de la incesante e implacable de la introducción de dinero de papel en la economía, que como una droga, hace que el público clame por más, por más dinero fácil, y más baja la tasa de interés, nos dice Mises que esa política se verá como el remedio contra la recesión y la deflación, a la que le tienen pánico los gobernantes. Sin embargo, Mises establece que esa política nos llevará finalmente a terminar con la destrucción del valor de intercambio del dinero. Esto es, la hiperinflación.

El boom puede durar tanto como la expansión en el crédito siga su curso, eso es lo que lo alimenta, a un ritmo acelerado. El boom llega a su término tan pronto como el ritmo de dinero fiduciario que es introducido al sistema disminuye o, de plano, se suspende. Y debe de llegar a este punto, debido a que aún si la inflación (en el sentido de mayor dinero en circulación, no el keynesiano) y la expansión en el crédito prosigan sin fin, encontrarán barreras naturales que evitarán que continúe la expansión del crédito, esto fácilmente puede comprenderse cuando el individuo, o un país, llegan a un punto tal en que el servicio de su deuda se vuelve difícil o imposible, aún con bajas tasas de interés. La incapacidad de seguir absorbiendo el crédito, aún el crédito fácil llevará al crack del boom y el colapso de todo el sistema monetario que está basado precisamente en la deuda. Los incumplimientos de créditos destruyen todos los activos bancarios poniendo en entredicho todo el sistema.

La Tasa de Interés del Mercado –Refleja la Preferencia de la Gente por el Presente

La gente siempre ha mostrado antipatía, aún hostilidad al fenómeno de la tasa de interés. La tasa de interés parece ser un obstáculo a la producción y al empleo. Como resultado, hemos leído las recomendaciones de Lord Keynes que son seguidas por los gobiernos para manipularlas, para intervenir en el mercado suministrando dinero para producir la ilusión de mucho ahorro y así tirar las tasas. “Tan genuino como el ahorro real”, decía Keynes…A la discreción del Banco Central.

La falta de entendimiento de la misma naturaleza de lo que es la tasa de interés induce a problemas. Mises enfatiza que la tasa de interés (o, como Mises escribe, “la tasa de interés original”) es una categoría de la acción humana. En un mercado no manipulado, refleja las “preferencias temporales” de la gente. Debido a que los bienes y servicios son escasos, la gente le da mayor valor a los bienes y servicios hoy (“bienes presentes”) que a los bienes y servicios en algún punto en el futuro (“bienes futuros”). Es por eso que los bienes presentes se adquieren con un premio sobre los bienes en el futuro. Ese premio es la tasa de interés, o la tasa de preferencia temporal.

Supongamos que yo quiero comprar un auto, puedo ahorrar digamos por 3 años para adquirirlo, o bien, podemos tomar el ahorro de alguien más para que haga posible que tenga el auto hoy mismo. Como para mí vale más tenerlo hoy que tenerlo en 3 años, pago el sobreprecio que es la tasa de interés.

La tasa de interés de mercado es el resultado de ahorradores que desean intercambiar bienes futuros contra bienes presentes en un “mercado temporal”. Debido a la preferencia en el tiempo, la oferta de bienes presentes (esto es, la demanda por bienes futuros) está relacionada positivamente con la tasa de interés, mientras que la demanda de bienes presentes (oferta de bienes futuros) está negativamente relacionada con la tasa de interés.

La tasa de interés no es lo que motiva el ahorro, ni es tampoco un premio para abstenerse de consumir. La tasa de interés simplemente expresa las valuaciones individuales de los bienes en el futuro contra los bienes en el presente. La tasa varía de acuerdo con la preferencia temporal de la gente. Por ejemplo, si la preferencia temporal de la gente disminuye, la gente ahorrará e invertirá más y consumirá menos de sus ingresos: Esta disminución en la preferencia temporal, presionará a que baje la tasa de interés de equilibrio.

Contrario a lo que piensan Keynes & Cia. Es decir casi todos los economistas. El decaimiento en la preferencia temporal produce que una mayor porción del ingreso disponible sea ahorrado e invertido en negocios productivos lo que produce crecimiento económico. A medida que la porción de bienes presentes son bienes de producción, bienes de capital, y decrece la porción de bienes de consumo se está alistando la planta productiva para producir más en el futuro.

Para ilustrar esto considérese la siguiente figura, sea la tasa de equilibro del mercado i0 para el punto A, para la cual, los ahorros (esto es la oferta de bienes presentes) vale S0 y la inversión (esto es la demanda de bienes presentes) vale I0. Si disminuye la preferencia temporal de los demandantes de bienes presentes moverá la tendencia al ahorro de S a S’ resultando en una nueva tasa de interés que es i1 para la cual el ahorro vale S1 y la inversión I1, El punto B marca un punto estable que refleja las preferencias reales de la gente, esto es, lo que desean ahorrar, invertir y consumir.

fig. Disminución de la preferencia temporal en el mercado del tiempo.


Imprimamos Dinero Acción que se Traduce en Problemas

Como escribíamos, en un mercado libre, la tasa de interés cambia acorde con las preferencias temporales de la gente. Sin embargo, habrá un problema muy grave si la tasa de interés es intervenida y bajada por el gobierno. Esto típicamente lo logran al inducir a los bancos comerciales a aumentar la cantidad de dinero disponible para prestar.

Ahora los bancos empiezan a prestar y derramar el dinero en la economía. Como resultado, la tasa de interés del mercado cae. Los empresarios se aprovechan de esta tasa de interés baja para adquirir equipo nuevo, contratar gente, comprar materias primas, y acrecentar los inventarios. Expanden la producción de bienes de capital (productivos) relativo a bienes de consumo (tal y como sucede cuando naturalmente disminuye la preferencia temporal) Los negocios actúan como si efectivamente los ahorros hubiesen aumentando.

Sin embargo, el incremento en la demanda de los factores para la producción no se acompaña de un incremento en los recursos disponibles en la economía: El incremento en la cantidad de dinero no incrementa la cantidad de bienes presentes que desean intercambiarse por bienes futuros. Como resultado el incremento en la demanda de los factores de producción presiona los mercados de los recursos escasos como materias primas y salarios.

Todo esto se verifica sin que la preferencia temporal de la gente haya cambiado. La verdad es que el público no desea ahorrar e invertir más que antes del incremento en el suministro de dinero a través del crédito. Tarde que temprano, la gente retornará a sus proporciones deseadas de consumo-ahorro.

A medida que la gente regresa a su preferencia consumo-ahorro, queda de manifiesto que las empresas invirtieron en demasía en relación a los bienes de consumo. La demanda de los productos de las empresas no es tan grande como se esperaba, los empresarios paran la adquisición de bienes de producción y la industria de bienes de capital experimenta una caída.

Utilizando un gráfico similar para ilustrar estas ideas considérese la siguiente figura en donde como antes el punto A es el equilibrio entre tasa de interés, ahorro e inversión. Pero ahora, la curva se desplaza a S’ = S+DM, no por que hayan cambiado las preferencias temporales del público, sino por que se induce una derrama monetaria DM (que Keynes llama “ahorro genuino” ). Como antes, se llega a un punto de equilibro B, la tasa cae a i1, mientras que ahorro e inversión se mueven a S1 e I1 respectivamente.

fig. Mercado Temporal Intervenido


Y sí, al hacer esto la economía experimenta un boom, originado por la inversión inducida por el dinero adicional introducido mediante créditos. Sin embargo, este nuevo punto de equilibrio, con menor tasa de interés, mayor inversión y toda la expansión económica no es estable, en el sentido de que representa las preferencias temporales reales de la gente. Esto es debido a que la tasa de interés i1 es menor a la tasa de interés i0 que está acorde con las preferencias temporales de la gente, por esto, la gente desea retornar a su punto de equilibro consumo-ahorro, o incluso debido a los excesos a una curva S todavía más a la izquierda, esto implica moverse de regreso de B a A. Este desplazamiento significa el reventón del boom previamente originado.

La Crisis Induce a Políticas que Causarán Crisis Peores en el Futuro

Keynes recomienda, “debe actuarse con decisión y sin contemplaciones” para re inflar proporcionando más dinero barato en las dosis que sean necesarias para no perder la “capacidad de rebotar” de los mercados.

Sin embargo, como indica Mises y la Escuela Austriaca, la crisis fue causada por el gobierno (que buscaba el cuasi-boom, y abolir los baches económicos), bajando la tasa de interés, la aparición de la crisis hace que el gobierno responda bajando aún más la tasa de interés e inundando el mercado con dinero fácil. Si bien es cierto, que, como lo hemos vivido en este momento, estas acciones podrán por algún tiempo reestablecer el boom y por algún tiempo mantenerlo vivo, hacer parecer que ya todo pasó; sin embargo, durante este tiempo de re inflar se realizarán más malas inversiones, se desencadenará la inflación y se endeudará todo el mundo, desde países hasta particulares, los costos del colapso final por re inflar el boom aumentan cada vez más.

Y para cuando llegue, por que llegará, el desastre económico causado por intervenir en los mercados será de proporciones inimaginables. Aguardemos pues, por estos sucesos…

6 comentarios:

  1. Anónimo1:17 p.m.

    http://www.youtube.com/watch?v=GQbzhmRTsE8&feature=related
    ¿Què piensas tù de eso?, Eres liberal progresista realmente? o solo un pobre diablo conservador que apoyò a al socialista de derecha FECAL?

    ResponderEliminar
  2. Que MOnopolios son aquellos que ejerce la coerción para estar sólos en el mercado. Pemex, CFE, la SEP, son MONOPOLIOS.

    Por supuesto que estoy en contra de los monpolios, por eso se ha elaborado la ley de competencia, veremos.

    AMLO no dice nada de los monopolios del Estado.

    ResponderEliminar
  3. Sr. Sosa

    ¿Como ve los resultados en las elecciones del Reino Unido? Como ve el triunfo de Cameron.

    ResponderEliminar
  4. Me tomo un rato comprender el artículo, solo que cuando le hablo a alguien de esto, no tiene idea de lo que menciono.

    Menos ahorita, que esta el fútbol en fase de liguilla.

    Por otra parte

    Que vídeo, ¿dónde esta el verdadero AMLO? Pero como buen populista saca el lado nacionalista, nos sale más caro a los mexicanos, el pueblo.

    Por ley en el artículo tercero, El primer error que aprendemos en la escuela es sentirnos orgullosos de ser mexicanos, ¿Por qué?, porque no hay merito en haber nacido en determinado territorio, ¿Hay un motivo real para estar orgullosos? De esa patraña nacionalista vienen otras, como que uno debe sacrificarse por su patria, ¿Qué es la patria? ¿Quién dice cuales son los designios de la patria? Caeremos en cuenta que los designios de la patria, son designados por el gobierno en turno, somos colectivizados bajo la idea del patriotismo y de que debemos ser seres unificados con los mismos valores y metas, pero no es posible, ya que todos somos distintos y también tenemos distintos anhelos, la igualdad no es deseable, porque debemos abogar por la independencia y la capacidad de pensar que solo se logra gracias a un respeto a la libertad.

    Una sociedad que pone la igualdad por encima de la libertad acabará sin igualdad ni libertad.

    Milton Friedman

    ResponderEliminar
  5. i4everluis,

    Sí es un poco difícil de comprender, pero básicamente se comprende con el ejemplo del auto: Sin lo quieres AHORA, vale más, claro si no tienes los ahorros para pagarlo cash. Ese sobreprecio, ese valor adicional por tener el futuro en el presente, ese bien que de otra forma tendrías que ahorrar un tiempo determinado para adquirirlo, eso es el interés.

    Interés dice Mises, no es ni premio al ahorro, es que una valuación subjetiva de poder traer el futuro al presente.

    Mises dice "Esto es una categoría de la acción humana", los bienes presentes son más deseados y valorados en el presente que en el futuro.

    Por tanto, cualquier intento de bajar la tasa, crea desequilibrios.

    La segunda intención era exhibir a Keynes. Que acaba con el capitalismo, si imprimes dinero como loco, terminas con la escasez de capital, simple ¿no?, la pobreza se termina imprimiendo billetes.

    Lo peor es que por absurdo que se vea los gobiernos eso es lo que hacen, y nos llevan al abismo y ni cuenta nos damos.

    Pero, ya se darán cuenta...Esta crisis no ha terminado, y la siguiente oleada va a ser mucho peor....

    Al tiempo.

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. La verdad no vi el video, me desespera oir idioteces....

    ResponderEliminar