jueves, junio 10, 2010

Los Sueldos y Bonos de los Futbolistas son…Correctos

En unas horas veremos al Tri enfrentando a Sudáfrica en el Mundial de futbol. Aunque no soy muy proclive al fervor nacionalista exacerbado, si me gusta y mucho el fútbol, y en el mundial se va a ver, espero, muy buen fútbol.

Sin embargo el tema que me ocupa no es deportivo, es económico, es el de los sueldos y bonos de los jugadores que participan en el mundial, muchos de ellos dicen, son de “escándalo”.

Podemos leer en los diarios notas como esta,

“El astro argentino del Barcelona, Lionel Messi, es el futbolista mejor pagado del mundo, con 33 millones de euros de ingresos, por delante del inglés del AC Milán David Beckham (30.4 millones) y del portugués del Real Madrid Cristiano Ronaldo (30 millones)”

También el día 8 en El Universal en la nota En España Crecen reclamos por primas de los mundialistas, se lee

"Dicha selección recibiría los premios más generosos entre los 32 representativos participantes, si se hace del trofeo, lo que ha provocado las críticas de varios partidos políticos, debido a la crisis económica que atraviesa el país."

"Medios españoles informaron que cada futbolista recibirá 600 mil euros (716 mil dólares) por ganar el título y obtendrán 120 mil euros (143 mil dólares), si alcanzan la final del 11 de julio."

"La opositora Izquierda Unida cuestionó que se desembolse tales montos “en un contexto general de crisis económica, congelación de pensiones y reducción del sueldo”.

Sólo que no tiene nada que ver la crisis, la congelación de pensiones y la reducción de sueldo a los burócratas con esto que es el futbol, que es ante todo y sobre todo, un negocio.

Todos sabemos que la oferta y la demanda es lo que determina los precios de las materias primas, de los bienes manufacturados de consumo, los precios de las pantallas de TV, de los autos, de todo. Pero ¿Sabía el lector que los salarios de los empleados en cualquier empresa también? Tu salario es lo mismo que un precio, que se carga por tu “producto” –tu trabajo, exactamente de la misma forma como se determina el precio de unos tacos al pastor.

Los Futbolistas ganan más que los profesores, o matemáticos, o ingenieros ¿En dónde están nuestras prioridades? ¿En el circo del fútbol o en la sabiduría?



Un atleta como Lionel Messi gana 33 millones de euros, un profesor, en España no gana no 15,000 euros al año para enseñar matemáticas a los jóvenes. ¡Qué sistema de valores tenemos! ¿Dónde están nuestras prioridades? O, como dice el periódico, que desfachatez dar primas por 600 mil euros mientras que los profesores ven recortados sus salarios. ¡Qué clase de mundo es este en donde se le paga así a un jugador por patear la pelotita y meterla en el arco contrario, o evitar que el rival haga lo propio!

Sin embargo, la acción humana es así, premiamos no por valía moral, ni por esfuerzo, premiamos por qué nos es valioso, lo que nos da satisfacción. Una Biblia puede costar $30, un juego de Nintendo $ 800. Esto mismo se aplica a los sueldos, el tuyo y el de Lionel Messi…

Para explicarlo mejor recurriré a lo que los economistas llaman la paradoja del agua y los brillantes: En términos de su valor por su uso el agua es simplemente vital, sin ella, no puedes vivir, mientras que un brillante es un artículo suntuario, un lujo de que puedes prescindir perfectamente. Sin embargo en el mercado, el precio del agua es prácticamente nulo cuando se le compara con el de un brillante.

Esto se debe a lo que en Economía se llama la Utilidad Marginal. Los bienes y servicios, incluido tu trabajo y el de Messi se valúan de acuerdo a su utilidad marginal. Precisando, nunca escogemos entre toda el agua del mundo y todos los brillantes del mundo (si así fuera obviamente escogeríamos el agua). Normalmente tomas una botella de agua, que es muy fácil de reemplazar, si quieres más abres el refrigerador y tomas otra, y otra, pero si pierdes tu anillo de diamantes no va a ser tan fácil su reemplazo.

Esto exactamente se aplica al trabajo humano, a los precios que valen los distintos trabajos humanos. Es muy cierto que si tuviéramos que escoger entre todos los profesores y todos los futbolistas valoraríamos más a los primeros. Pero esto, al igual que con el agua y los brillantes no tiene ningún sentido. En realidad lo que se evalúa son los servicios de un profesor contra los de un atleta profesional futbolista. Es muy fácil reemplazar a un profesor; existe muchísima gente con los conocimientos suficientes para convertirse en profesor de matemáticas en preparatoria si existe la demanda, en cambio, no es nada fácil reemplazar a Messi en el Barcelona o la selección de Argentina, hay muchos futbolistas, pero muy pocos al nivel de Messi, su genialidad, velocidad, timing, lo hacen único, y valiosísimo, para su club, y su selección.

Otra inconsistencia entre los argumentos que la izquierda exhibe sobre los sueldos de los atletas profesionales: ¿No acaso son dicen los marxistas que los trabajadores deben llevarse la “plusvalía” de su producto? ¿Entonces? ¿Por qué no ha de llevarse Messi una porción importante de lo que recibe el Barcelona? Todas las demandas para que Messi gane menos, o que la selección de España no reciba su bono son absurdas, el dinero que no va a para a los bolsillos de Messi o de la selección de España se lo embolsarían el Barcelona o la Federación Española de Fútbol.

Como corolario, si se quiere que el trabajo sea mejor pagado hay dos caminos:

El primero, el personal, para seleccionar una profesión que tenga una alta utilidad marginal, esto es, que sea valioso y demandado por los empleadores, y que, por supuesto sea escaso. Así, el que estudia una carrera en donde sus posibles empleadores son unos cuantos y además está saturada de estudiantes, será como el agua en el ejemplo, es muy fácil de reemplazar y su valor es muy bajo, de ahí que su salario también lo sea. En cambio si se estudia una carrera, más demandada, un postgrado, y además se aprenden dos o tres idiomas extranjeros, te convertirás más en un diamante. La utilidad marginal por tu trabajo será mayor, habrá muy pocos como tú, y así serán tu salario.

La segunda es que exista crecimiento económico, y para ello que exista, primero ahorro para que después se de la inversión productiva, el capital invertido por habitante aumente, y con ello la demanda de trabajo humano. Para que esto se de los socialistas tienen que entender que la riqueza no se redistribuye, cuando se expolia al que puede invertir en realidad lo que se hace es darse un balazo en el pie. Ni al pobre lo sacas de pobre regalándole dinero o “derechos sociales”, y sí evitas el ahorro y la inversión que son los principales motores del crecimiento económico. Al crearse más negocios la utilidad marginal de la gente sube, se valora más por que son más difíciles de reemplazar, o incluso de encontrar.

Espero que el lector comprenda ahora lo absurdo que es subir los salarios o establecer mínimos por decreto. Son camino seguro al desempleo. Y a la inflación.

¡Suerte en el Mundial México!

12 comentarios:

  1. Bastante simple tu explicación, pero los amiguines izquierdistas requieren tal vez que se los expliques con peras y manzanas, o con muppets marca plaza sesamo, tipo Beto y Enrique.

    "oye Beto, me gustaría mucho ser presidente y darle dinero y casa a los pobres, estoy muy orgulloso de ser de izquierda"
    "Bueno Enrique, no necesitas ser presidente para ayudar a los pobres, te tengo una solución"
    "¿Cuál es Beto?"
    "Vienes a mi casa Enrique, cortas el pasto, y le pones abono a mi jardín yo te pago 200 pesos, después vas al crucero con tus 200 pesos y se los regalas al chavo que limpia parabrisas, y de esa manera le ayudas a juntar para su casa y para que coma"
    "Oye Beto ¿y si mejor le digo que venga a tu casa y haga él trabajo"
    "¿No que muy de izquierda?"

    Es agotador tratar de explicarles, más cuando ya están grandes de edad y cortos de razón.

    ResponderEliminar
  2. "Es muy fácil reemplazar a un profesor; existe muchísima gente con los conocimientos suficientes para convertirse en profesor de matemáticas en preparatoria si existe la demanda"

    Ja, te reto a encontrar un profesor de matemáticas de preparatoria con los conocimientos suficientes (los matemáticos y los pedagogicos). Indiscutible la lógica de los precios de la mano de obra; del carajo la idiosincrasia que nos lleva a priorizar el espectáculo sobre necesidades más básicas. La economía no condena, nuestra miopia al escoger sí.

    ResponderEliminar
  3. Héctor, no me retes, pierdes. Es extremadamente fácil hay montones de ingenieros, matemáticos, desempleados. Pierdes, pierdes, pierdes...Son fácilmente reemplazables. En cambio, reemplazar a Messi es, eso sí te reto a que encuentres un reemplazo de Messi por menos de 20 millones de euros al año...¿Aceptas?

    La economía no condena nada, tampoco es cuestión de idiosincracia, la gente, TODA, es así, premian lo que les da mayor satisfacción o ganancias.

    Nuestra miopía escribes tú, pues es la miopía de la acción humana, tal cual, así somos, Héctor. Los humanos.

    ResponderEliminar
  4. ¡Ah! y Héctor, vuelve a leer...No se trata de escoger entre todos los profesores y todos los futbolistas. La utilidad marginal Héctor, vuelve a leer...

    ResponderEliminar
  5. Maestre_de_Campo12:34 p. m.

    Es una pena que haya que perder el tiempo para exponer perogrulladas como esta, pero es que así está el patio.
    Tienes toda la razón y, por eso mismo, no te la darán quienes quieren vivir a costa de los demás.

    ResponderEliminar
  6. Lam utlidad marginal señor, no recuerdo haber visto ultimamente un buen maestro; futbolistas hay muchos, buenos maesros muy pocos; es más, le apuesto a que usted aprendiomás por su propia iniciativa que por lo aprendido por un "maestro"

    ¿Quiere una lista de buenos futbolistas? En este momento recuerdo una cuenta mayor que los dedos de las manos de toda mi familia (incluidos los pies). La cuenta de maestros se reduce de una manera incereible.

    No todos los cristales son diamantes y no todos los que se plantan en un salon pueden enseñar.

    ResponderEliminar
  7. Es bien raro que me retes a leer, pues si TU lo hubieras hecho bien, te habrías dado cuenta de que no nunca hable de las personas que podían llegar a ser profesionistas, sino aquellos que podrían formar buenos profesionistas.

    Ojala que los placeres futuros sean encaminados a cosas a mi parecer más interesantes, he ahi lo de mi idiosincrasia, no me gusta el futbol y mi mención a tal entretenimiento sólo se encamina a mis cuestionables gustos.

    ResponderEliminar
  8. Bueno Héctor, cámbiale de futbolista a artista de cine. Cualquiera de las estrellas gana + de 25 millones de dólares por película.

    O, cámbiale a la autora de Harry Potter, ya tiene una fortuna de + de 2,000 millones de USD.

    En cambio, García Márquez, Samarago, Mosiváis, ganan una bicoca.

    ¿por qué?

    Por que Harry Potter es deseado por la gente, los niños, hacen películas, etc.

    Y te repito, el hombre da valor a lo que satisface sus deseos. Tal cual.

    ResponderEliminar
  9. Samarago, Mosiváis, ganan una bicoca.

    Ganaban... murieron el 18 de este mes, cada uno por su lado, no tuvieron un accidente.

    En la web liberal se comento mucho al respecto, aunque solo de Saramago, no lo leí algunas de sus obras, pero como lo describen creo que no tengo interés.

    No vaya a ser que ahora de muertos, sus obras se vendan más...

    Saludos

    ResponderEliminar
  10. Sí, resultan categóricas las cosas; aunque igual no me gusta Harry Potter.
    Es muy bueno el blog; muy duro y a veces dificil de asimilar; pero me parece en muchas ocasiones innegable lo que aqui se plantea.

    ResponderEliminar
  11. Gracias Héctor,

    Es muy importante para mí este comentario que me haces. Creo que la Economía no es como la Ingeniería o la Biología, ciencias en las que puedes expresarte usando su propio lenguaje y que está dirigido a ingenieros o biólogos. La economía, el economista debe aprender a transmitir sus conocimientos de la forma más simple posible, para que todo el mundo pueda comprenderlo.

    Me haces reflexionar en que tengo que poner mayor esfuerzo en hacer de este blog más accesible a la gente común, gracias por la crítica.

    ResponderEliminar
  12. Anónimo4:50 p. m.

    Estoy de acuerdo con lo que escribes, pese a mi malestar. Es una cuestión de nuestra naturaleza. El problema somos nosotros que no nos aceptamos como tales y que preferimos la corrección política a decir los hechos tal cual ocurren.

    No sé qué tanto tenga que ver, pero esto me recuerda mucho a mis compañeros intelectualillos de la universidad, izquierdosos, que se creían defensores de los indígenas pero que preferían echarle el perro a alguna despistada francesa o norteamericana estudiante de intercambio, antes que a alguna de sus "defendidas". Hablaban pestes de Occidente... y se morían por las caucásicas, igualitos a los que se desgarran las camisetas por la atención que se le da al futbol, pero se la viven pegados a la televisión cuando juega "la verde".

    Excelente tu blog, México Liberal. Posts como estos son muy didácticos y no necesitas escribir barroquismos inentendibles (como el aludido Monsiváis) ni cátedras dizque apantallantes para argumentar algo.

    ResponderEliminar