lunes, agosto 09, 2010

Mexicana: Privatización, Sindicatos, Quiebra, Rescates.

Debo empezar este post refiriéndome a una experiencia personal: Me encontraba hace algunos años en tiempos de la revisión del contrato colectivo de trabajo de Aeroméxico en el gym, cuando a mi lado dos amigas charlaban, una de ellas sobrecargo de esa empresa, le hablaba de que mañana iba a tener un día muy difícil y que seguramente se irían a la huelga por que no podían aceptar las condiciones del “patrón”. Yo me acerqué a ella y le pregunté: ¿Oye, están concientes en ASSA que el salario de ustedes lo pago yo? Puso una cara de sorprendida ¿Tú? Sí, yo y todos los consumidores que podemos o no volar tu línea aérea, podemos elegirla, o nos podemos ir por Internet, Volaris, eso a destinos nacionales o Continental, American, que sé yo en internacionales. De hecho, le dije nunca he tomado un vuelo internacional por Mexicana o Aeroméxico, siempre resultan más caras que las alternativas disponibles y no estoy para gastar de más sólo por que son autóctonas. Si siguen, mermando las utilidades de la empresa, lo mismo que de Mexicana, tarde que temprano se irán a la quiebra, ya tienen competencia real, ya se acabaron los días aquellos en que podían cobrar casi $ 7,000 por ir a Los Cabos, o a Mexicali, casi lo mismo (en aquel entonces) que cuesta un vuelo a Madrid, a Europa vamos. No importa que quiebre me respondió, ya ha quebrado varias veces y siempre el gobiernos nos rescata, y con él nos va mejor que con dueños empresarios. No, pues ante tal argumento, no tengo nada más que agregar…



De la misma forma cuando la privatización de Mexicana por el grupo Posadas de Gastón Azcárraga en 165 millones de dólares que me pareció alta, mientras que para la mayoría de los “analistas” serios andaban pensando en 700 millones. ¿Por qué me parecía alto el precio pagado por Posadas? Por que Mexicana no valía ni eso, todos sus aviones nuevos A 320 son arrendados, es decir son pasivos, los aviones más antiguos ya estaban más que amortizados y no valían nada, sus únicos activos eran: La marca Mexicana, el edificio corporativo, la base de mantenimiento, y el más valioso de todos sus “slots” en los principales aeropuertos de México muy en especial en el AICM. Y eso es lo que se compraba, por el lado de los pasivos debía algo así como 300 millones y pérdidas por 2,230 millones de pesos (hoy ya enfrenta pasivos por 15 mil millones de los cuales 6 mil son créditos vencidos); sí se desincorporó con pérdidas. Este es el punto Posadas compraba una empresa que perdía dinero, ya arrastraba pérdidas, y éstas continuaron ¿Por qué? Por dos razones, por los aguerridos sindicatos de Pilotos ASPA y sobrecargos ASSA, los enorme gastos en los aeropuertos, y sobre todo por los enormes impuestos que el gobierno le expolia a todo lo que vuele. Y esto sin contar con los cargos actuales para combustible. ¿Se han fijado en el boleto que más o menos la mitad del costo son impuestos? El gobierno es “socio” de todas la aerolíneas, además del ISR, IETU, IVA, que le cobra como a cualquier empresa, le cobra “Por uso y goce del espacio aéreo” a lo chino cuando cargan combustible. Por uso de aeropuerto, etc. etc.

Sin embargo, al momento de privatizarla, Mexicana ya estaba mal, ya enfrentaba la competencia “salvaje”, “desleal”, “de la jungla del capitalismo”, de las empresas más eficientes, con mejor estructura de costos, y que, sobre todo, que no tienen ni a sus pilotos ni a sus sobrecargos en los sindicatos de marras. ¡Ah! ¡Cómo pelearon para que fueran agremiados! Claro, así, los costos de todas las aerolíneas subirían y estarían “nivelados”.

Esto nos lleva al meollo del asunto, el de los costos laborales. A menudo se cree que los sindicatos son los responsables de la mejora salarial de sus agremiados, y que, los incrementos salariales se ganan a expensas de las utilidades de los empresarios. Esto, por supuesto, puede suceder en un corto período de tiempo. Si se obliga a la empresa a subir los salarios debido a la amenaza de violencia y huelgas por los sindicatos y si la empresa enfrenta competencia de tal forma que no puede aumentar los precios de los bienes o servicios que vende, evidentemente los aumentos vendrán de las utilidades. Esto, por supuesto es menos probable que pase, si toda la industria sufre los mismos aumentos, en cuyo caso los aumentos serán pasados íntegramente a los clientes. De ahí la importancia de que el personal de las competidoras de Mexicana estuvieran “agremiados” a los sindicatos ASPA y ASSA. Cuando esto sucede las utilidades de las empresas no son afectadas son los consumidores los que pagan sin remedio los aumentos salariales de los sindicatos, por consiguiente, se nos reducen a todos los consumidores nuestras percepciones reales. Esto es lo que sucede con los sindicatos del gobierno, la extinta CLyF, CFE, PEMEX, SNTE, IMSS, la “factura” nos la pasan íntegra a nosotros los consumidores.

Es posible, sin lugar a dudas, como acontecía cuando eran Aeroméxico y Mexicana prácticamente las únicas líneas aéreas en que las utilidades de toda la industria se reducían sin la correspondiente reducción en el empleo, esto es, el incremento en los sueldos se traducía en un aumento en la nómina en la misma proporción, y que todo el costo se cubría a partir de las utilidades, a partir de subsidios, o bien de transferirle los aumentos a los consumidores sin hacer quebrar a ninguna de las empresas en la industria. Así durante años y años, los mexicanos pagamos un servicio de transporte aéreo carísimo ¿Ya se les olvidó? ¿Ya se les olvidó que viajar a Los Cabos era tan caro como ir a Europa? Así, que por supuesto que las prebendas sindicales eran posibles, ahora, con la competencia ya no.

Es posible que los sindicatos tengan al corto plazo ganancias en sus sueldos y prestaciones a costa de sus empleadores e inversionistas. Los inversionistas que tenían fondos líquidos, los han invertido en la aerolínea. Pero ahora el capital se encuentra “atrapado”, por así decirlo. Los sindicatos obligan a los inversionistas a aceptar menores retornos por su capital invertido o peor aún pérdidas, y por supuesto, existe un corolario inevitable a esto. Si el dinero que se invierte en la aerolínea en esto caso Mexicana da muchos menores dividendos que los dividendos que se obtienen en otras líneas, los inversionistas no pondrán ni un solo centavo en la aerolínea. Este es el caso de Mexicana Link y Mexicana Click que son infinitamente más rentables que Mexicana, bueno Mexicana no es rentable arroja pérdidas aún antes de ser privatizada. Evidentemente el dinero irá a los negocios rentables no a los que no lo son. Es obvio que los dueños de Mexicana invertirán en un negocio que saben en malas condiciones sólo lo mínimo para mantener la seguridad de los aviones, y con el paso del tiempo ya ni eso. Tan son los sindicatos los culpables de la penosa situación de Mexicana que tómese por ejemplo el costo de volar de la ciudad de México a Tijuana. Es prácticamente el doble que en Interjet y ambas aerolíneas empelan exactamente el mismo avión el A320. Evidentemente las “prestaciones” y prebendas de los sindicatos han logrado que la empresa no sea competitiva. Lo mismo sucede con vuelos internacionales, por ejemplo si comparamos lo que cuesta volar por Continental y por Mexicana. No debe sorprender a nadie la caída espectacular en los usuarios de la aerolínea, por más que se culpe a la influenza H1N1, sus ingresos han seguido cayendo inexorablemente.

Por tanto, podríamos concluir con el caso Mexicana, algo que se aplica a todos los sindicatos con sus respectivas empresas. La explotación del capital por los trabajadores en condiciones de competencia con otras empresas similares sólo puede ser temporal. Rápidamente llegará a un final al forzar a las firmas a salir del negocio en su totalidad y mandar a todos los agremiados sindicalistas al desempleo y con esto forzar que los salarios y utilidades se reajusten al punto para el cual pueda reanudarse la producción y el empleo. Dicho en otras palabras, las condiciones laborales de los pilotos y sobrecargos de Mexicana deben ser comparables a los de sus competidores, situación poco probable, por lo que la quiebra y la salida de Mexicana parece lo más probable. Sin embargo, su fuerza laboral y capital productivo (los aviones) seguramente se reasignarán a una nueva empresa o las competidoras la absorberán, los famosos slots sobre todo. Sin embargo este proceso tomará tiempo, mientras tanto, muchos destinos quedarán sin servicio, habrá desempleo y todos saldremos perdiendo. Así queda demostrado que los sindicatos no son los responsables de mayores sueldos, en el corto plazo puede ser que obtengan mayores sueldos relativos al resto de la población, pero en el largo plazo al quebrar a su industria caerán a cero, estarán sin empleo, así pues, sus “conquistas laborales” serán victorias pírricas.

En conclusión puede escribirse que los sindicatos pueden, por un tiempo obtener incrementos en los salarios y prestaciones para sus agremiados, parcialmente a expensas de sus empleadores y a expensas de la gente que no trabaja siendo parte de un sindicato, como somos la gran mayoría de los mexicanos; sin embargo, en el largo plazo, los sindicatos no pueden proseguir y acabarán con la empresa. Creer que los sindicatos pueden arbitrariamente subir los sueldos lleva a grandes y dolorosas desilusiones. Lo único que puede, y lo ha hecho para subir los salarios de los trabajadores es el aumento en la productividad que se obtiene principalmente por el aumento en el capital invertido y los avances tecnológicos. Y esto es justamente lo que también evitan los sindicatos al disminuir las utilidades de las empresas, evitan el ahorro, y la formación de capital que más adelante se invierte en modernizar y hacer más productiva la empresa, y por consiguiente más apta para competir con sus rivales. Con una empresa más productiva entonces sí son factibles y deseables los aumentos en los salarios, y es el único camino a la mejora material de los trabajadores.

Rescatando a Mexicana

Leemos en los periódicos como se pide la intervención del gobierno, los políticos de izquierda rápidamente ven burro y se les ofrece viaje, ¿Cómo vamos a permitir la quiebra, esto es, la desaparición de Mexicana? Los sindicatos ASPA y ASSA acusan a los dueños de no invertirle más ¿Para perder más? Se nos dice que va a haber desempleo que muchas ciudades quedarán incomunicadas ya que sólo Mexicana las servía, que es un sector “estratégico”, que es la más antigua de México, que las líneas extranjeras sarán beneficiadas tomando su lugar (ya estaban). Veladamente, los sindicatos claman por la intervención del gobierno para que las rescate, o mejor aún a que las regrese a su estado original de volverlas, otra vez y por enésima ocasión empresa del gobierno.

Así podrán argumentarse cualquier cantidad de razones para rescatar a la empresa. Sin embargo lo único que debe importar es si se le permite reducir su tamaño o perecer bajo las fuerzas de la competencia (que por supuesto para los sindicatos, periodistas, y algunos políticos, sobre todo de izquierda, serán las fuerzas del perro que come perro, del laissez-faire, las consecuencias de la falta de políticas aeronáuticas, la competencia indiscriminada, la ley de la jungla, etc. etc.). Se dirá que si perece se afectarán a toda la economía, y que mantenerla viva (como zombie) beneficiará a todo el mundo.

Se nos dirá, que el sector aeronáutico mexicano está “saturado” de competidores que se requiere de una “Política Aeronáutica”, que, por supuesto, intervenga sobre las fuerzas del mercado y evite el fortalecimiento de la competencia, y la entrada de nuevos competidores. Olvidan los que claman esto que si en realidad la industria está saturada no se requiere de nuevas legislaciones o “Políticas Públicas” para prevenir la entrada de capital y nuevos trabajadores (a otras aerolíneas). Olvidan los que esto afirman, que el capital no tiene ninguna prisa en colocarse en industrias que están obviamente muriendo, los inversionistas no están buscando el mayor riesgo posible combinado con los menores retornos. Tampoco los trabajadores querrán contratarse en empresas en que los salarios son menores y la posibilidad de permanencia en ellas es reducida. También, si fuera cierto que el sector aeronáutico está saturado, la quiebra y desaparición de Mexicana llevaría las cosas a la normalidad (lo cual, por supuesto no es cierto).

Si para rescatar a Mexicana se legisla para evitar que nuevo capital y trabajadores entre a la industria (no en Mexicana, por supuesto) se crearán monopolios y se evitará que el capital y los trabajadores tengan libertad de elección. Si esto sucede, tanto capital como trabajadores, en especial pilotos, serán usados en forma menos eficiente y serán desempleados, no los de Mexicana que conservarán su puestos, los otros, que intentarían trabajar en otras líneas aéreas. Y, por supuesto, al permitirse y alentarse la ineficiencia en un monopolio, se beneficiará la industria aeronáutica pero a expensas del resto de las industrias y de los consumidores, como ha sucedido hasta hace muy poco. Los mayores precios que tendremos que pagar por el transporte aéreo es dinero que de otra forma podríamos emplear en otras cosas, por lo tanto, otras industrias y la gente común sufrirán las consecuencias de esto.

Resultados similares tendremos si Mexicana es estatizada, o se le rescata otorgándole un subsidio. Esto no es más que una transferencia de riqueza por parte de los contribuyentes a Mexicana. Mexicana ya operaba con pérdidas, y por tanto era subsidiada a nuestras expensas.

Las industrias subsidiadas ganan exactamente los que los contribuyentes perdemos.

Además de que es una deslealtad competir con subsidio contra empresas sanas y viables.

Sin embargo, la consecuencia más nociva puede verse cuando se considera al país completo como una unidad, al evitarse la quiebra de Mexicana ya sea por legislación o por subsidio se redirige el capital y el trabajo de industrias en donde se emplea más eficientemente a una empresa o sector que lo usa ineficientemente. Menos riqueza es creada el país crece menos y en consecuencia el estándar de vida de los mexicanos será menor a como debiera de ser.

La idea de que todas las industrias y peor aún que una empresa en particular como lo es Mexicana deben expandirse es un error profundo: A fin de que algunas industrias nuevas puedan crecer rápidamente se necesita que algunas de las más viejas se les permita encogerse o morir. Si, por así decirlo, Interjet y Volaris son empresas sanas, y alguna que otra que podría crearse con una estructura de costos más eficiente y racional, su crecimiento no debe ser impedido por mantener vivo a un zombie. Es por el beneficio de todos que las empresas enfermas se les permita morir y que las empresas en crecimiento se les permita crecer. Es una torpeza tratar de mantener vivo a un muerto y tratar de mantener vivos métodos de producción obsoletos, o contratos laborales que ya se encuentran fuera de orden. Esos prebendas y canonjías de ASPA/ASSA fueron el resultado de otros tiempos, tiempos en que las aerolíneas no tenían competencia y en los que los consumidores teníamos que pagar tarifas altísimas. Eso tiempos, para bien creo que ya han pasado.

6 comentarios:

  1. Anónimo4:12 p.m.

    Tengo el presentimiento de que Mexicana acabará siendo rescatada, ya sea por medio de subsidios, ya sea por medio de la estatización... será que soy pesimista.
    Con alguna burrada se tenía que compensar el acierto de liquidar a Luz y Fuerza.

    ResponderEliminar
  2. y que hay sobre las acusaciones de fraude para simular quiebra...me parecen puros cuentos tambien...como se puede hacer negocio simulando fraudulentamente quiebras en lugar de operar con utilidades...

    ResponderEliminar
  3. ¡Muy buen blog! Informativo y conciso.

    Quisiera saber tu opinión en un respecto.

    Ante esta y otras circunstancias en cuanto a subsidios, propuestas de una autodenomidada izquierda progresista y la mentalidad mexicana, me parece que en realidad no existe una derecha, sino como apelativo hacia cualquiera discorde con el pensamiento izquierdozo, al estilo de helenos y romanos llamando bárbaro a cualquiera que no fuera ciudadano.

    ¿Cuál es su parecer al respecto?

    ResponderEliminar
  4. Narrator, muchas gracias por tu comentario.

    Tienes razón, no existe derecha todos los partidos son socialistas.

    http://mexicoliberal.blogspot.com/2006/12/mxico-pas-socialista.html

    Y sobre el PAN, escribí

    La Derecha Chueca del PAN

    http://mexicoliberal.blogspot.com/2009/03/la-derecha-chueca-del-pan.html

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Saludos, en la mañana escuchaba a Pedro Ferriz diciendo pestes sobre el señor Azcarraga, presidente administrativo de mexicana, sobre como su pésima gestión causo la quiebra de mexicana, exculpo completamente con su silencio al sindicato, y amonesto a las autoridades gubernamentales por no haber actuado antes.

    Bueno, esos son los comentarios de "derecha" en los medios.

    ResponderEliminar
  6. Sí i4everluis, lo oí, lo mismo que lo que escribe Barranco en El Universal. No se ponen a pensar que el capital no se dirige a donde se va a perder dinero. No obstante que se aceptó el Daño de Naturaleza Económica del Contrato colectivo, lo cierto es que los sindicatos se ampararon y ante la "velocidad" de la justicia mexicana, los días pasaban y las pérdidas se acumulaban.

    Ojala, la dejen morir, como a Pan Am, TWA, Braniff, Eastern, Western y tantas otras que no supieron adaptarse y dieron paso a Jet Blue, Rayan Air, etc.

    ResponderEliminar