martes, octubre 19, 2010

Contra la Pobreza: Empleos, empleos y más empleos

En el momento de escribir esto hoy 17 de octubre es el día mundial para la erradicación de la pobreza. Por eso, la pobreza es el tema principal de este post.

El pasado jueves, durante su participación en el Foro de la Democracia Latinoamericana, organizado por la OEA y el IFE, el presidente de Grupo Carso, Carlos Slim, afirmó categórico que el empleo es la principal alternativa para resolver el problema de la pobreza en el país, la cual beneficia solamente a los políticos demagogos.



Slim calificó como una actitud perversa o equivocada pensar que en países que no son muy ricos debe haber empresas muy pobres y “que las únicas empresas ricas en nuestro país tienen que ser de origen extranjero”.

Dijo también que,

“Si yo regalando 300, 400 o 500 dólares a cada mexicano acabara con la pobreza, me encantaría, lo haría con todo gusto, estoy convencido de que la pobreza no beneficia más que quizá a algunos políticos”

Aseguró que “la inversión y no la caridad, es la mejor inversión (sic) que hace un país para combatir la pobreza, se combate con nutrición, salud, educación y empleo, empleo y más empleo”.

El empresario insistió, como lo ha hecho desde 2007, que la única forma que percibe para que la población salga de la pobreza, no es con caridad, ni con políticas públicas sociales de bienestar, sino con empleo.

Agregó que es necesario crear un ambiente para que haya una generación de empleo, principalmente desde la pequeña y mediana empresa, pero también en infraestructura, obra pública y vivienda, “es donde se sustenta”.

No puedo estar más de acuerdo con los expresado por el Ing. Slim, en todo, principalmente que la pobreza se erradica con empleos, empleos y más empleos, y que los pobres, son el botín favorito no de algunos políticos, de todos los políticos, ¿No López Obrador tenía de lema en 2006 el “Primero los Pobres”? Los pobres son sumamente rentables a los políticos en especial a los de la izquierda recalcitrante, aunque también a los del “Nacionalismo Revolucionario”. También no puedo estar más de acuerdo con Carlos Slim cuando sentencia que no es con caridad, ni con políticas sociales de bienestar como se va a erradicar la pobreza, es con empleo y más empleo.

También tiene toda la razón Slim cuando dice que es la inversión la única forma que él percibe para que la población salga de la pobreza.

Difiero un poco con Slim de que los pobres benefician a “algunos” políticos, sólo le cambio el “algunos”, por el todos los políticos. No hay uno solo que no lucre para su beneficio personal con la pobreza, uno sólo, y si lo hay, me encantaría conocer su nombre….Infames, perversos, políticos. Sí incluyendo a AMLO, Peña Nieto, Ebrard, el que me digan. Son iguales, se creen todos redentores dioses, y santa Clós al mismo tiempo. Su tarea es subastar dádivas para que los pobres voten por ellos y les den acceso al poder, y por supuesto al erario público, ¿Qué placer hay más grande que gastarse el dinero robado a los contribuyentes? Ninguno….

En otras palabras, para que se den los empleos, empleos y más empleos de los que habla el Ing. Slim, se necesitan empresas, empresas creciendo, empresas capitalizándose, empresas en expansión, nuevas empresas, muchas nuevas empresas, pequeñas, medianas, grandes, del tamaño que sea, para que ellas, o mejor dicho los vilipendiados empresarios se encarguen de contratar a mucha, gente, y en el procesos, ir subiendo los salarios reales de las gentes, más demanda de trabajadores implica mejores salarios.

Sin embargo, casi todo en México está fríamente calculado para que esto no se dé…

Sí, los políticos hablan del empleo, Calderón se auto nominaba “El Presidente del Empleo”, el senador M. F. Beltrones, anda con su bandera de promotor del empleo con una ley tibia para subsidiar el primer empleo de los jóvenes. Que por cierto ya Calderón salió con algo similar al principio de su administración y fue un inmenso y rotundo fracaso.

Lo cierto es que los políticos no tienen ni la más remota idea de lo que es crear un empleo, y sostenerlo. Jamás lo han hecho, ¿Cómo pueden ellos idear como mejorar el mercado laboral si jamás han creado empleos? Bueno, no es exacto, en realidad sí crean empleos, pero de burócratas, de gente improductiva y de parásitos mantenidos por la gente productiva, de esos empleos, los políticos crean muchos empleos, en demasía, con profusión, con exhuberancia. Prueba es el crecimiento del gasto corriente de 155% en sólo una década.

Nos dice Slim que lo que se necesita es inversión, por supuesto que estoy totalmente de acuerdo con él, sin embargo, Slim no dice que para que exista inversión se necesita previamente la existencia de CAPITAL, esto es dinero ahorrado, si no hay ahorro, no puede formarse el capital que va a invertirse en empresas de todo tipo.

Los Impuestos Destruyen el Capital

No es nada fácil explicar esto para gente que se encuentra ideo logizada, emocionalmente agitada con ideas anticapitalistas. Como muchos “intelectuales”, formadores de opinión en lo medios y políticos casi todos ven las cosas con mayor o menor grado pero ven al capitalismo, al empresario como un ser ambicioso, rapaz, codicioso, se le culpa de no producir lo suficientemente barato, de explotar a sus trabajadores. Se dice que si no pagaran impuestos se embolsarían el dinero y no lo invertirían. Se habla de que el sistema capitalista produce entonces la desigualdad, que los ricos se vuelven más ricos y los pobres más pobres y que, la riqueza acaba concentrándose en unos cuantos. Por esto, los políticos han ideado la apropiación de la riqueza de los ricos mediante los impuestos a escalas progresivas, para redistribuirla, dicen ellos entre los pobres. ¡Qué paguen más los que más tienen! Nos dicen justicieramente los políticos que, en sus ojos, la causa de la pobreza está en la riqueza del acaudalado. En base a estas ideas “re distributivas” los países de todo el orbe, no sólo México, han implantado los impuestos a las rentas especialmente dirigidos mediante impuestos progresivos para tomar la mayor cantidad posible de los estratos sociales más pudientes. Sin embargo, los resultados están ahí, el “gasto social” particularmente en México no da ninguna evidencia de disminuir en forma alguna el número de pobres, por el contrario, la evidencia demuestra que entre más dinero se dirige al “gasto social” los pobres son más pobres, tienen menos ingresos.

El tema que reiteradamente me mencionan cuando afirmo que las empresas no deberían de pagar ningún impuesto a la renta ni a sus activos, es que los empresarios se embolsarían las ganancias y no las re invertirían. Esto es un error. En primer lugar si se “embolsan”, las ganancias es poco probable que las atesoren y las guarden bajo el colchón, van a querer con esas ganancias obtener algún beneficio, y lo más probable es que las inviertan en el sistema financiero. Ya esto trae un beneficio a la sociedad, ya que capitalizarán a otras empresas, o habrá dinero real que fomentará el crédito y la baja racional de las tasas de interés. Aún si se lo gastan en artículos de lujo, éstos son elaborados y comercializados por empresas que también generan empleos, y generan riqueza. También el empresario puede querer ahorrar para hacer inversiones fuertes en el futuro para crecer y no quiere meterse con créditos que lo pongan en problemas más adelante, o simplemente no es sujeto de crédito, o los créditos son demasiado caros. Pero sobre todo, el empresario por supuesto que re invertirá en su propio negocio, si su propio negocio le proporciona mejores rendimientos que otras alternativas, el empresario no es tonto.

Otro punto que me mencionan frecuentemente es que las utilidades deberían de ser repartidas entre los trabajadores, esta idea, por supuesto, está muy arraigada es la misma que la de Karl Marx sobre la plusvalía. Aquí estoy y no de acuerdo, y me explico: Un buen colaborador es también parte del capital de cualquier empresa, y una porción muy valiosa del capital muchas veces, cualquier empresario lo debe ver así, y la gente rinde mejor cuando se siente valorada, por tanto, el empresario debe premiarlo, premiar su talento, esfuerzo y dedicación, esto es incuestionable, además en un mercado libre, si el colaborador no se siente valorado puede buscar otra empresa a la cual prestar sus servicios, esto debe de considerarlo el empresario como una grave pérdida de capital. Pero caso por caso, empleado por empleado, y no mediante una ley absurda que obligue al empresario a premiar a todos, y menos aún a premiar a todos por igual. Si una ley obliga al empresario, como el reparto de utilidades en México, a dar una porción fija e inflexible a sus trabajadores, no es más que un impuesto más y como el impuesto sobre la renta merma la capacidad de la empresa de formar capital y su rentabilidad.

Por el contrario, el gasto el gasto asistencialista en el “Estado de Bienestar”, en los “derechos sociales” lejos de mejorar el escenario de la pobreza lo empeora. La explicación de por qué lo empeora radica en primer logar en que el capital es escaso, y el dinero ganado, la renta es una forma de capital, el dinero del que se apropia el gobierno por la coerción y compulsión es destruido como capital, esto es, como factor para producir más adelante riqueza. La mayor parte de los recursos que el gobierno toma de los ricos, y los no tan ricos, también de las pequeñas empresas, las empresas nacientes que son las que más acumulación de capital necesitan, este dinero, y, como mencionaba en el párrafo anterior, habría sido primero ahorrados y en consecuencia formando capital, y más adelante para tener inversiones en bienes de capital. Estas nuevas inversiones hechas por los ricos, y los no tan ricos, aumentarían la productividad al mejorar los bienes de capital, se producirían más bienes para su consumo, se demandaría más mano de obra, lo que significarían más empleos productivos, y finalmente se mejoraría el nivel de vida de todo el país, y lo más importante habría cada vez menos pobres. Y como se explicaba, por el contrario, al apropiarse el gobierno de este capital monetario para sus gastos, éste es disipado, destruido alentando significativamente el proceso de acumulación de capital y por tanto del bienestar real de los ciudadanos de un país.

Por esto, los ciudadanos deben de entender que su mejoramiento material no está en las manos asistencialistas de los gobiernos, tampoco está en que les den educación, salud, gratuitos, los ciudadanos deben de entender que su destino material está en manos de la posibilidad de incrementar la acumulación de capital, esto es del ahorro que más adelante se invierte en fábricas, granjas, equipamiento de capital, tractores, sistemas de riego, máquinas de control numérico, hoteles, restaurantes, bares, y con ello, empleos, empleos y más empleos, que absorban la creciente demanda de ellos, y que entre más capital se acumule, y menos restricciones existan para que se invierta, es decir y en pocas palabras, mientras dejemos que el capitalismo, los mercados libres, proliferen, menos pobres habrá y viviremos mejor todos. Esto, no son hipótesis, la historia nos los demuestra, pero parecemos querer ignorarla.

Sin embargo, parece ser que sólo los empresarios entienden y se preocupan por hacer capital, y no todos, algunos apenas sobreviven y buscan en el crédito, algún medio para poder crecer, este camino, el del crédito es sobre todo para las pequeñas empresas una trampa mortal, aún con los créditos relativamente “baratos” otorgados por la mal denominada banca de desarrollo. Los créditos terminan ahogándolos, y no es raro que sea la principal causa de la quiebra de muchas empresas nacientes. Por esto, los bancos tienen sus tasas de interés muy elevadas para las PYMES.

Pero aún las grandes, véase como Cemex constituye un ejemplo paradigmático de la empresa que es engañada por las tasas de interés baratas, y crece en base a fuertes apalancamientos. Cuando la realidad llega, como les llegó, la empresa queda en una situación financiera muy precaria. ¡Qué diferente hubiera sido si Cemex hubiera crecido con más recursos propios y menos apalancamiento!

Pero esto no le importa a los gobernantes, y peor aún a la gente común que no sabe que es de fundamental importancia que el capital se acumule y se invierta, la visión errónea es que la riqueza debe “redistribuirse”, y con ello, con el gasto asistencialista del gobierno y el Estado de Bienestar destruyen el capital y por consiguiente destruyen el futuro de la gente destruyen su propio bienestar material y el de sus hijos.

La gente debe de comprender que los impuestos previenen el ahorro de la gente, impiden que se forme capital para poner pequeños negocios que van a generar riqueza y van a crear empleos aún los pequeñísimos empresarios.

Para que lo expresado por Carlos Slim: Para erradicar la pobreza se necesitan empleos, empleos y más empleos, y para que esto se de se requiere de inversión, y para que se de la inversión la gente debe de entender que debe de abandonarse completamente las ideas falaces de la “redistribución de la riqueza” y que, en su lugar, la sociedad y el gobierno tenga por objetivo que: Como la prosperidad de una Nación y los niveles salariales dependen de un continuo e incesante incremento en la inversión de CAPITAL, para que se fortalezca y tenga crecimiento la actividad empresarial en el país esto es la acción humana que genere riqueza, y que es tarea del Estado, eliminar todos los obstáculos que entorpecen, ralentizan, o de plano, evitan, impiden, la acumulación e inversión de nuevo capital.

Sólo así, y únicamente así, podremos hacer que este país abandone la pobreza ancestral. No hay otro camino.

7 comentarios:

  1. Anónimo10:09 p.m.

    Ademas los politicos son tontos en ese sentido. Ganandose el apoyo del sector empresarial y la clase media tendrian garantizado el exito en cualquier eleccion.

    En fin.

    ResponderEliminar
  2. Creo que te faltó comentar que es tan malo gastar en el estado benefactor, como en el estado inversionista, como Felipe Calderón que en realidad cree que construyendo carreteras va a generar empleos y riqueza, cuando sólo ocasionan inflación y construyen muchas cosas innecesarias, por cierto crees que podrías publicar la introducción de Josefina Vázquez Mota a las notas de von Mises a México, tengo curiosidad de saber que tanto sabía de von Mises o no.

    ResponderEliminar
  3. ue gusto volver a leerle en su blog, yo quisiera aportar con el siguiente comentario, en el cual me apoyo en un libro "Como mejorar el nivel de vida" del Dr. Manuel Ayau (Q.E.P.D) y Gonzalo Asturias.

    Para que se acabe la pobreza y LOS SALARIOS AUMENTEN de valor debe haber muchas maquinas (capital) haciendo el trabajo del hombre más barato en los sectores que esto sea posible.

    Cuando digo aumentar el salario, me refiero a poder comprar más cosas con lo que uno gana(gracias al abaratamiento del producto gracias a las maquinas), no a tener más billetes que solo sirven para comprar lo mismo, o peor aun, menos. ES IMPOSIBLE MEJORAR EL NIVEL DE VIDA, POR EL SIMPLE HECHO ARBITRARIO DE AUMENTAR LOS SUELDOS.

    Y cuando uno puede comprar más cosas con su dinero, empiezan a surgir negocios que venden lo superfluo, pues la gente ya puede gastar en poner flores a su jardín, en poner vitro piso a su casa, una teja a su techo, accesorios a sus vehículos, joyas para sus esposas, juegos electrónicos para sus hijos, asistir a conciertos, juegos deportivos, dedicar tiempo a aprender arte y a cultivarse, surgen infinidad de negocios donde gente que alguna vez estuvo desempleada por una maquina encuentra una nueva ocupación, en un ambiente donde todo se tiende a volver más barato, no es casualidad que algunas ciudades tengan más gente ocupada en el sector SERVICIOS, que en el sector INDUSTRIAL... y lo que no es barato y es muy importante consumir, como los energéticos, es donde seguramente esta interviniendo el gobierno para proteger empresas ineficientes, evitando la avanzada competencia, o subsidiando la ineficiencia (luz y fuerza), todo bajo la gran mentira de proteger la planta laboral de la competencia, pero a costa del consumidor que somos todos.

    Sugiero ampliamente este vídeo
    http://comomejorarelniveldevida.org/peli01.htm

    ResponderEliminar
  4. Slim no tiene verguenza al hablar de capitalismo cuando toda su fortuna la ha hecho gracias a que pertenece a una elite gobernante que historicamente se ha beneficiado de los politicos en turno, una cosa es hablar de la economia del mundo real, de la iniciativa privada, del trabajo de los pequeños y medianos empresarios a hablar de los grandes manipuladores de las finanzas publicas de los cuales el campeon de los ultimos años ha sido Slim, porque no se hicieron publicos los beneficiarios del FOBAPROA? porque el esta ahi! no hay que mezclar el capitalismo autentico con el corporativismo y la plutocracia (gobernado por los ricos) que se vive en el pais y en el mundo, estoy de acuerdo que el gobierno tiene que dejar de intervenir en la manipulacion de la riqueza, pero aqui en lo unico que esta pensando Slim es en como adquirir mas PODER no mas capital, no se confundan con este tipo, que no representa ningun ejemplo de capitalismo sino de como las influencias de una oligarquia exacerbada pueden hacer y deshacer con el gobierno de un pais. monopolizando la telefonia convencional, celular, el internet, en si todas las telecomunicaciones, incluyendo las del gobierno y de la secretaria de seguridad el ejercito es el mayor contratista del gobierno o sea el mas beneficiado de los gastos del gobierno, por favor!!!

    ResponderEliminar
  5. F, Tienes razón, a mí tampoco creas que me hace muy feliz el señor Slim. Sí es un oligarca, sí se hizo rico gracias al gobierno de Salinas que lo convirtió en Monopolio, y todo lo que escribes, estoy de acuerdo. Aunque también debe uno reconocerle su habilidad para comprar empresas desahuciadas y hacerlas rentables, como Samborns, y otra muchas. Pero lo que dijo ciertamente que es acertado, y eso es lo importante. Yo sólo lo tomé para escribir sobre el capital, para que exista inversión se requiere capital y eso Slim no lo menciona.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo12:22 p.m.

    Hola Rodolfo, hace mucho que no tenia el tiempo y el gusto de leerte, pero este articulo realmente me interesó mucho, es increible que los empresarios no podamos iniciar proyectos nuevos, yo estoy en un nuevo proyecto de empresa y ya llevo mas de dos años y no lo puedo llevar a cabo, es un verdadero calvario para arrancar, el financiamiento inicial se me ha ido en una serie de requisitos, contrataciones, seguro social, permisos, pagos no contemplados al gobierno etc,. Me acerque a PYME y como no he producido nada aún, pues no soy sujeta de crédito... ya estoy hasta el gorro y no puedo subier el switch para iniciar, amén de la falta de seguiridad, ya me robaron el cable de cobre, y asi quiere el gobierno que le sigamos dando impuestos, seria interesante ver como ellos nos responden con seguiridad, tienes toda la razón no hay ninguna facilidad ni oportunidad para crear nuevas empresas, y no sabes la cantidad de personas que habitan alrededor del municipio donde esta la fabriquita que desea trabajar, y que necesita el empleo para mantener a sus familias, me sorprendió que la mayoria que entrevisté casi 15 tal vez 10 hombres jefes de familia no sabian leer ni escribir, no se de que está hablando esta bola de politicos al querer el populismo que no propicia la inversión y el trabajo y la educación, de veras la gente de mi rumbo me pide trabajo... como lo voy a dar si no puedo ni siquiera prender la maquinita??? que dilema, te mando un saludo
    Ethel Rod

    ResponderEliminar
  7. Gracias Ethel por tu comentario. Muy útil que empresarios como tú comenten para que la gente común se de cuenta por donde está el problema y no las idioteces que nos dicen los políticos.

    ResponderEliminar