jueves, enero 20, 2011

No Son Los Especuladores, Son Los Gobiernos

Como es “costumbre”, siempre que se presenta una crisis, de cualquier tipo, como por ejemplo siempre que los precios de las materias primas o “commodites” se disparan, en el caso que ahora más preocupa a la prensa son los granos y derivado de ellos los alimentos como el pan y las tortillas, siempre se inicia el coro de la prensa “especializada” y no para señalar con el dedo flamígero a los culpables: Los especuladores. Así tenemos que los periódicos y políticos comentan como estos malvados, de negro corazón, hambreadotes, empujan los precios para arriba provocando hambre. No cabe duda que este discurso tiene un gran atractivo tiene todo el ingrediente de la lucha del bien contra el mal además del ingrediente de la “moralidad”. Pero sobre todo a los políticos, les permite al encontrar su chivo expiatorio fabricar una enorme cortina de humo que les permite encubrir adecuadamente que los reales causantes de las crisis y de los precios altos son ellos a través de sus fallidas y reiteradas intervenciones en los mercados.

Siempre hemos insistido aquí que la inflación es un fenómeno monetario, no es un acto de Dios, si los gobiernos imprimen más dinero, tendremos inflación, el aumento en los precios al consumidor es una consecuencia de que existe mayor cantidad de dinero en la economía y como los bienes, en este caso las materias primas son escasas y no sólo son escasas no puede producirlas ningún político con una simple imprenta, o como hoy en día más moderno aún tecleando en la computadora del banco central. Es decir los commodities son escasos y tienen una producción limitada, el dinero no, éste puede crearse a voluntad del banquero central ya sea expandiendo el crédito o como ahora lo hacen con el QE2 (Aligeramiento cuantitativo) que tiene como fin, entre otros, tirar el valor del dólar. Como los commodities tienen un valor real, su precio se ajusta automáticamente a la depreciación del dólar. Los especuladores no hacen sino mantener el valor real de los commodities.

Insisto, el incremento en los precios al consumidor no es la inflación, es un signo de la inflación, es como tomar la temperatura a un enfermo, si tiene temperatura, la temperatura no es la enfermedad, es el signo palpable de que algo está mal. En el caso de los precios al consumidor igual, si suben sólo indican que algo está mal, y eso que está mal es que hay más dinero creado de la nada por el banco central correteando bienes escasos y de producción muy limitada.

La prensa habla de los granos, maíz y trigo, pero no sólo son éstos los que han subido de precio


Futuros Maíz


Futuros Trigo

Las gráficas que siguen (mensuales) muestran el incremento en otras materias primas como la soya, el cobre, y el azúcar.


Futuros Soya


Futuros Cobre


Futuros Azúcar

En todas ellas vemos los efectos que el QE2 tiene sobre los precios. Por tanto, si a alguien hay que culpar de este desorden no es a los especuladores, es a la Reserva Federal y a Ben Bernnake por las burbujas que está creando con su derrama irresponsable de liquidez que tiene por consecuencia la depreciación del dólar y el incremento en los precios de las materias primas.

Todo eso que leo en los periódicos y que incluso oigo decir a amigos míos me hacen reflexionar que hay mucha gente que no entiende correctamente como funcionan el mercado.

Debido, quizá, a que tienen tan sólo una comprensión muy superficial de lo que es el mercado, un proceso complejo que coordina las interacciones entre millones de seres humanos por todo el planeta, rápidamente denuncian cuando las operaciones en el mercado se salen de lo ordinario de lo que ellos quisieran fuera lo “normal”. Parece ser que está muy bien cuando el mercado exhibe un comportamiento monótono, pero cuando el comportamiento es como ahora y el camino se vuelve sinuoso y lleno de baches, entonces es momento que los políticos se metan a intervenir para “corregir sus deficiencias” y que tomen el control de ellos y los dirijan a donde ellos y sólo ellos creen que deben ir.

En particular, lo que pasa es que los comentaristas entre ellos algunos economistas, no tienen muy clara la construcción mental intertemporal del mercado, ellos en realidad no pueden entender bien a bien como los precios guían a la gente para asignar correctamente los recursos escasos en la economía. Los comentaristas sucumben a las promesas de los políticos que van a enderezar el rumbo de esta estúpida economía de mercado que está produciendo hambre entre los más necesitados y lo que se necesita es una “política alimentaria” esto es, un plan diseñado por políticos. En contraste, nadie dice nada de lo que el mercado ha hecho en el trascurso de una década, de tal suerte que nadie puede comparar y contrastar lo que hace el mercado contra la “política pública” de los políticos.

Se plantea ahora regular, siempre que a los políticos se les salen sus intervenciones de control inventan que lo que es necesario es “regular”, así que ahora quieren irse a regular los mercados de futuros para evitar la especulación

¿Para qué sirven los mercados de futuros?

Es evidente que la gente que critica la “especulación” (en los mercados de futuros), como la culpable de llevar los precios del maíz a $650 USD/bush con un sobreprecio del 100% (dicen) no tienen idea de cómo los mercados de futuros derraman beneficios a todo mundo.

Muy concisamente explicamos como funcionan los futuros. Los mercados de futuros permiten a la gente hacer un contrato para adquirir un commodity a un precio fijo en el futuro que se especifica contractualmente. Un contrato de trigo, por ejemplo, le permitiría a una panificadora pactar un precio para marzo del trigo que requiere para vender su pan a un cierto precio, o a una refinería para adquirir su petróleo en cierta fecha, a cierto precio. El productor de trigo o petróleo deberá mostrarse en esa fecha pactada para proporcionar su trigo o su petróleo o lo que sea y por sus commodites recibirá exactamente el precio pactado con antelación.

Por consiguiente, en realidad los mercados de futuros mitigan la incertidumbre de los precios en el futuro y permiten ganancias mutuas tanto a productores como consumidores que no tendrían si estos no existieran. Un ejemplo, supongamos que una aerolínea quiere abrir una nueva ruta, pero ésta sólo sería rentable si los precios del petróleo se mantienen por debajo de los $ 90 USD. Al mismo tiempo una petrolera determina que un nuevo campo puede ser explotado sólo si el petróleo de mantiene arriba de $ 80 USD. Si no existiesen los mercados de futuros ambas compañías no sabrían que hacer y sería sumamente riesgoso para una abrir la ruta y para la otra explotar el campo.

Pero ambas pueden intercambiar futuros a un precio intermedio, digamos $ 85 USD, así la aerolínea puede con confianza abrir su ruta y la petrolera explotar su campo nuevo. Sin embargo, puede acontecer que el precio actual (spot le llaman) se desvía de la proyección de $ 85 USD que se tiene en los contratos a futuro. Para los cuales la aerolínea está “en largo” y el productor “en corto”, esto es, la aerolínea ganará dinero de la diferencia entre el precio spot arriba de $85, mientras que el productor ganará si el precio spot está por debajo de $85. Por esta razón, ambas empresas pueden seguir con su plan de negocios indiferentes a los sucesos en el mundo que provoque que el precio del petróleo suba o baje. Así la aerolínea se concentra en prestar un buen servicio y la petrolera en atender a sus geólogos e ingenieros petroleros para hacer eficiente su producción.

En este contexto entran los especuladores que proporcionan un servicio muy valioso al mover los precios a niveles más precisos, más correctos. Los especuladores ganan o sufren pérdidas en la misma proporción en que están correctos o perturban los precios del mercado.

¿Pero qué es un especulador? Existen definiciones cargadas de emociones, como esta: “La especulación involucra vender y comprar en un mercado sin proporcionar ningún servicio en la distribución, almacenamiento o transporte”. Según esto, un hombre que compra una caja de huevos para distribuirlos entre los consumidores y venderlos por docena ganándose unos centavos no es especulador. Sin embargo, si el comerciante guarda los huevos por que sabe que van a subir de precio es un especulador. Aún si lo hace sin la intención de obtener una utilidad, los precios fluctúan y lo hacen por razones en las que el comerciante nada tiene que ver. En este sentido, cualquier comerciante queda involucrado en la especulación. Deberá estar pendiente de las fluctuaciones en los precios.

Sin embargo, el economista de la escuela austriaca Rothbard en su libro “Hombre, Economía y Estado”, nos proporciona una definición más precisa para de especulación. El valor de cualquier bien, nos dice, tiene dos usos desde la perspectiva del actor individual: Un valor de uso y un valor de intercambio. De cual de ellos sea mayor en la escala de valor del actor determinará su acción con ese bien. Si una persona compra trigo para hacer pan para comer, entonces él es un consumidor de trigo y lo coloca como su valor más alto su uso para ser alimento. Si otra persona compra trigo con la expectativa de que lo podrá vender más adelante a un mayor precio, no es un consumidor y, como resultado, él valúa al trigo más alto como valor de intercambio. En este sentido esta última persona está especulando. Esta dicotomía entre valor de uso y valor de intercambio nos muestra cual es la importante función que tiene el especulador al proporcionar servicios a los mercados:

¿Servicios dirán ustedes si no sus actos no involucran ni la distribución, ni el almacenamiento ni el transporte? No es evidente para la mayoría de la gente lo que aporta un especulador al bienestar del mundo, se creé que son sólo sus ganancias financieras su premio, y eso para él, no para el resto de la gente. La percepción de la gente es que la especulación es como las apuestas y que un especulador exitoso es aquel que tiene más ganancias que pérdidas. No es pues de extrañar que los grandes especuladores nunca hayan sido figuras populares, a excepción quizá entre los propios especuladores.

Pues bien, el primer y más importante servicio que proporciona el especulador es tomar los riesgos, y además, acelerar los ajustes en los mercados y finalmente proporcionar liquidez. Así, los especuladores ayuda a que el mercado funcione más eficientemente.

Examinemos un proceso de ajuste. Los precios en el mercado se ajustan fundamentalmente movidos por las fuerzas de la oferta y la demanda, esto es, compradores y vendedores interactuando libremente. Los compradores y vendedores compran bienes, como establece Rothbard por dos motivos, consumo/uso o intercambio. Así, si los precios son bajos, los especuladores querrán comprarlo para venderlo después con una utilidad. De tal modo que compradores y vendedores anticipan los precios tratarán de comprar barato y se abstendrán de hacerlo cuando este caro, más aún saldrán a vender cuando consideren que el bien ya dio lo suficiente. Así entre más anticipatorio o especulativo más rápidamente se llevará a los precios al equilibrio, o mejor dicho al precio más eficiente para el mercado. De esta forma la especulación reduce la banda en que se mueven los precios proporcionando estabilidad.

Los especuladores también absorben parte del riesgo que de otra forma las empresas tendrían que tomar. Así por ejemplo un productor de digamos algodón ve que el precio de su producto para entregar en octubre está muy por encima de sus costos de producción. Hay muchas semanas de incertidumbre entre hoy, y cuando coseche. Al vender forward una porción no comprometida de su cosecha futura se asegura un precio rentable. Esto lo hace ayudando en cierta forma al especulador.

Como se ha mostrado en varios ejemplos, los compradores y vendedores no son antagonistas, los industriales textiles y los productores de algodón pueden reducir el riesgo y la incertidumbre de los precios en el futuro. El especulador tendrá su utilidad si su estimación de los precios a futuro es correcta.

Finalmente, y no menos importante, los especuladores le proporcionan liquidez al mercado. Liquidez es el grado de que tan fácil un activo puede convertirse en efectivo. Las acciones y los bonos son muy líquidos precisamente por que muchos especuladores están comprando y vendiendo estos instrumentos. Sin la existencia de compradores y vendedores, prestos a hacerlo el mercado se haría lento, los Spreads, esto es la diferencia entre precios ofertados y precios pedidos se ensancharía, y sería muy difícil convertir rápidamente las inversiones en efectivo a precios que reflejen los valores del mercado. Nos quedaríamos “atorados” con nuestras inversiones.

Por tanto, demos gracias a los especuladores, proporcionan varias funciones importantísimas en los mercados. Los reales culpables de las crisis y del disparo de precios en cereales y otras materias primas, son los gobiernos, no los especuladores. Así que por favor, no traten de regular nada, mejor absténgase de intervenir en los mercados y crear los problemas que siempre siguen.

6 comentarios:

  1. Anónimo3:46 a.m.

    Te dejo un link que lleva a un artículo de la Deutsche Welle. Trata del asunto de los despidos masivos en Cuba: http://www.dw-world.de/dw/article/0,,14755929,00.html

    ResponderEliminar
  2. Creo que el problema del incremento de precios en los alimentos es más grave.
    Algunos países del medio oriente, China y otros que no pueden producir suficientes alimentos han hecho arreglos para comprar y/o rentar tierras en: Canadá, Australia, Argentina, Ucrania y algunos países Africanos.
    Además parece que ya estamos en la zona descendente de la curva de
    Alimentos disponibles por habitante.
    Algunos expertos en agricultura dicen que sin petróleo, gas natural y el fósforo que se extrae de minas de roca fosfórica, el mundo sólo podría alimentar a algo entre 1500 y 2000 millones de habitantes. Estamos llegando a 7000 millones !!
    Hemos sobrepasado la capacidad de carga de la tierra.
    La sobre-pesca ha arruinado muchos arrecifes y cada vez hay menos peces disponibles.
    La población humana tiene que reducirse y es mejor que lo hagamos voluntariamente y no que la naturaleza se encargue de reducir la población.
    Tenemos que reducir el consumo de carne.
    Además está disminuyendo el agua disponible para riego.
    ¡Estamos en un gran problema !!

    "Anyone who believes exponential growth can go on forever in a finite world is either a madman or an economist."
    Kenneth E. Boulding

    Ver los libros:
    Overshoot
    The Limits to Growth
    y
    Biofuels, Solar and Wind as Renewable Energy Systems

    ResponderEliminar
  3. Parece interesante lo que comenta George, ¿Me pregunto si se ha explorado bien la corteza terrestre para decir que no existen más depósitos de fósforo? Creo que existe más fósforo del que se piensa, habría que conocer el ciclo de este elemento, puesto que no hubiera sido posible la vida si el fósforo no hubiera estado sobre la superficie terrestre donde las plantas lo necesitaban. Y una parte importante es que los nuevos sistemas de cultivo no solo gastan menos agua, también economizan el uso de fertilizantes.

    Respecto al consumo de carne, creo que se debe dar paso a la biotecnología para el mejoramiento del forraje como el de los animales.

    ResponderEliminar
  4. George1:11 p.m.

    El fósforo, el cobre, el zinc y todos los minerales que utiliza la civilización industrial sólo se extraen de lugares con altas concentraciones.
    (Pues cuesta energía sacar cualquier mineral de la corteza)
    Hay mucho oro y uranio en el agua del mar, pero la concentración es tan baja que cuesta demasiada energía poder recuperar oro ó uranio del agua del mar.
    A medida que se agota cualquier mineral, cada vez cuesta más energía sacarlo de la tierra pues
    se encuentra en concentraciones más bajas.
    El problema con el fósforo es que se está tomando de lugares con muy alta concentración para fabricar enormes cantidades de fertilizantes
    y después, una parte considerable de ese fósforo se va en la orina por el drenaje y se dispersa en el mar.
    Aprender a recuperar y reciclar el fósforo utilizando tecnologías que requieran muy poca energía es una cuestión de vida ó muerte.
    El fósforo no sólo es indispensable para las plantas,
    NO puede haber vida animal sin el fósforo.
    El petróleo ha facilitado que se puedan extraer enormes cantidades de todos los minerales, pero vivimos en un mundo finito y durante esta decada muchos minerales llegarán a su pico de extracción y comenzará la parte descendente de su curva de producción.

    End of cheap food era as grain prices stay high: Reuters poll

    http://www.reuters.com/article/2011/01/28/us-usa-grains-idUSTRE70R3EY20110128

    ResponderEliminar
  5. Twenty six (26) units of fossil fuel energy goes into producing one (1) unit of food energy in the form of beef.

    Agriculture was created as the primary way civilizations harness the energy that allows them to do work. Now, however, agriculture is simply another fossil fuel conversion system. While these fuels provide us with tremendous labor efficiency, we can no longer say we have an energy efficient way to make food since food production is now an energy sink.

    FOOD PRICES AND OIL PRICES:

    http://www.paulchefurka.ca/Oil_Food.html

    http://www.farmlandlp.com/2011/01/oil-and-food-prices/

    ResponderEliminar
  6. MID-EAST UNREST COULD INCREASE GLOBAL PHOSPHORUS THREAT

    Two Australian experts in global phosphorus have warned instability in the Middle East and North Africa could threaten world food security, due to the high proportion of global phosphate rock reserves in the region.

    http://newsroom.uts.edu.au/news/2011/02/mid-east-unrest-could-increase-global-phosphorus-threat

    ResponderEliminar