lunes, mayo 02, 2011

Deslegitimar La Democracia

“Recuerden que la democracia nunca dura mucho. Pronto se agota y se asesina a sí misma. Nunca ha habido una democracia que no cometiera suicidio” – John Adams. (Padre fundador de la Unión Americana y redactor de la Constitución.

Como hemos demostrado, la democracia no es el Dios del que se habla, es la causa primaria de las políticas redistributivas, del inmoral sistema impositivo, de la expansión sin control del tamaño del estado, y sus consecuencias: La explosión de gente que desea ser “funcionario”, de políticos y de partidos políticos, de parásitos. Los políticos ven a los “demos” (el pueblo) como la fuente de su poder y por ello quieren congraciarse con ellos, y qué mejor que regalarles cosas, para tenerlos contentos y ser privilegiados con su voto cuando intenten reelegirse. La democracia es un juego de clientelismo, los políticos regalan cosas “gratis”, a cambio del voto de los “demos”. Sólo que para obtener el dinero para tener contentos a los “demos” con tantas cosas gratis, tienen que despojar a otros de lo que tienen. Pero ni aún así, el estado benefactor, basado en la social democracia es como el cáncer, crece, crece y destruye al organismo que le da vida, el dinero que financia su expansión nunca es suficiente, nunca, y su crecimiento no tiene ningún límite; por eso requiere de más y más “Reformas Fiscales”, más impuestos, y como ni así le alcanza, incurre en déficit, emite deuda, y como tampoco le alcanza, provoca inflación, el más miserable de los impuestos ya que empobrece más a los que menos tienen. Así, los “demos”, pensando que el gobierno los está favoreciendo, en la realidad los está fregando. Les está erosionando su poder adquisitivo, los está empobreciendo. Pero peor aún, al destruir la riqueza generada en el sector privado destruye capital que es lo que se requiere para que la economía tenga crecimiento, para que los negocios existentes puedan ser más productivos y competitivos, para que se creen más empresas que proporcionen trabajo a más gente. La única forma sólida y real de terminar con la pobreza ancestral.

Por esto, todos aquellos que deseamos revertir el proceso de la gradual descivilización en curso, que nos va a llevar inexorablemente al caos, tenemos como primera tarea deslegitimar la idea de la democracia. Y debemos empezar en lo difícil que es encontrar proponentes de la democracia en la teoría política.

Se nos dice que la democracia se gestó en la antigua Grecia, sin embargo, Platón desarrolla una muy viva crítica a la democracia. En lo esencial, ésta se funda en los siguientes argumentos:

*la masa popular (hoi polloi) es asimilable por naturaleza a un animal esclavo de sus pasiones y sus intereses pasajeros, sensible a la adulación, sin constancia en sus amores y odios; confiarle el poder es aceptar la tiranía de un ser incapaz de la menor reflexión y rigor;

*cuando la masa designa sus magistrados, lo hace en función de unas competencias que cree haber observado -cualidades oratorias en particular- e infiere de ello la capacidad política;

*en cuanto a las pretendidas discusiones en la Asamblea, no son más que disputas que oponen opiniones subjetivas inconsistentes, cuyas contradicciones y lagunas traducen su insuficiencia.

En resumen, la democracia es ingobernable. Su desorden conduce a la tiranía y fomenta la inmoralidad de cada uno. La argumentación que sostiene esta refutación plantea un problema político capital: el de la relación entre el Saber y el Poder.

Totalmente de acuerdo y certera la crítica de Platón, en particular me llama poderosamente la atención la segunda crítica, “designa a sus magistrados (gobernantes) en función de unas competencias que cree haber observado, sus cualidades oratorias y en nuestros días su imagen, y de ella infiere la capacidad política, y en nuestros tiempos habría que agregar su conocimiento en economía”. Hitler, Hugo Chávez, Andrés Manuel López Obrador, Barack Obama, Enrique Peña Nieto, Vicente Fox, Evo Morales, Correa, Arnold Schwarzenegger gobernador del estado de California, Regan, dos actores, y tantos otros, sería una lista tan larga, larga,. Todos estos son ejemplos de políticos a los que los “demos” pensaron les iban a mejorar sus condiciones de vida, y fallaron. Todos eran y son como era de esperarse unos incompetentes, pero con buena imagen, como los actores, y el esposo de la actriz de telenovela, o bien, buenos oradores que logran marear a la masa de “demos” que como dice Platón son incapaces de la menor reflexión y rigor. Y llegan al poder, que como afirmaba F. A. Hayek “Llegan los peores”….

Aristóteles, el otro gran filósofo griego, clasificó a la democracia entre las formas desviadas de gobierno, tomando en cuenta principalmente que era un gobierno del pueblo cuyos intereses no correspondían al bien común, sino únicamente al de las clases bajas. A partir de entonces la palabra democracia se convirtió durante dos mil años en una palabra negativa y, según Giovanni Sartori, ... "durante milenios el régimen político óptimo se denominó república y no democracia.

Los padres fundadores de la Unión Americana, que equivocadamente se les expone como demócratas, en la Constitución que ellos firmaron no existía la palabra democracia y sí la palabra República, estaban, en contra de ella, ya hemos escrito aquí las ideas de Hamilton y de Franklin sobre el tema. Para ellos, gente educada y libre, la democracia no era otra cosa sino la ley de la chusma, y lo que ellos querían para los Estados Unidos era una República Aristotélica.

Aún entre los pocos defensores de la democracia como Rousseau, es casi imposible encontrar proponentes de la democracia que no sea para pequeñas comunidades. Así, en las pequeñas comunidades, la gente se conoce muy bien entre sí, y saben perfectamente que los “que tienen”, lo tienen por algo, por su capacidad, por su ahorro, por ser industriosos y trabajadores, y los que “no tienen”, también comprenden que no lo tienen por sus personales deficiencias, bajo estas circunstancias es muy poco probable que les dé por saquear la propiedad privada de los que tienen. En cambio, cuando hablamos de comunidades enormes compuestas por millones de personas, en donde los saqueadores potenciales no conocen ni saben siquiera quien fue su víctima el bajo deseo humano de enriquecerse a expensas de otro no tiene ninguna restricción.

Entonces, si la democracia era una idea negativa, ¿Qué pasó? Por ahora es el sistema político más común. La pista la podemos encontrar en el nombre de la Alemania comunista que se llamaba República Democrática Alemana, y la República Popular Democrática de Corea la también comunista Corea del Norte. ¿No que democracia implica libertad? No es así, éstos países comunistas toman el nombre de lo que significa democracia, “demos” pueblo, “cracia”, poder, poder del pueblo, la dictadura del proletariado de Marx, así pues que el gran relieve de la democracia viene precisamente de las ideas Marxistas de la dictadura del proletariado, de los “demos”, y los países al adoptar la democracia como su sistema político están adoptando una idea marxista. Las ideas marxistas cobran relieve a partir de la revolución bolchevique, la Constitución Mexicana la “primera progresista con carácter social”, está plagada de ideas marxistas, y del no reconocimiento de la propiedad privada, sino como una graciosa concesión que los políticos (la nación) hacen a los particulares. Así que la idea de democracia nada tiene que ver con la idea de libertad. Las ideas comunistas se fueron suavizando para establecer las “modernas” social democracias, que aceptan en cierta medida a los mercados, y la propiedad privada, pero con intervencionismo, y con la característica principal de las ideas redistributivas para tener contentos a los “demos”, darles su estado de bienestar y que el estado les resuelva sus problemas de la cuna a la tumba aunque para ello deban de volverse siervos de los políticos y de los partidos políticos, los modernos tiranos que cambian de estafeta pero que, a fin de cuentas son una clase de modernos aristócratas parásitos de la gente productiva,

Pero lo más importante y que debe quedar muy claro es que la idea de la democracia es inmoral así como ineconómica. En lo referente a la moral, por qué la democracia permite que A y B hagan montón para despojar a C de sus pertenencias. ¿Qué el robo por ser del montón ya no es robo? Si la gente que vive a tu alrededor se une para echarte de tu casa ¿ya no es un despojo? Esto no es justicia, es un atropello contra la moral así que en lugar de tratar a los demócratas con respeto y consideración, debemos tratarlos como lo que son, unos ladrones y sus ideas un fraude moral.

Por otra parte, no es el sistema democrático, para nada, el responsable de la civilización y el bienestar material de los individuos. La verdadera razón de la prosperidad de la humanidad, de la civilización, son la propiedad privada, la producción de bienes y servicios y su adquisición voluntaria, el intercambio en los mercados.

En particular, deben rebatirse los mitos ampliamente difundidos como el que la Unión Soviética colapsó por que no había democracia. Incuestionablemente que no fue la selección de políticos mediante el voto popular, la causa del colapso. Fueron los políticos comunistas y sus decisiones socialistas los que llevaron a la URSS a la bancarrota, tal y como ahora los políticos de las social democracias occidentales están llevado al mundo a la bancarrota. Y por el contrario, China en donde tampoco hay democracia, es un país que tiene un crecimiento vertiginoso y que ha sacado a cientos de millones de la pobreza, pragmatismo puro y respeto por la propiedad privada y los mercados, vale la pena mencionar que los impuestos en China son de los más bajos de la tierra. Repetimos, para que quede muy pero muy claro, no es la selección de los políticos mediante el voto popular lo que constituye el problema del socialismo. Son las decisiones de los políticos, su errada visión de que es lo que produce la prosperidad la verdadera causa del colapso. En lugar de que cada productor de forma independiente decida qué producir y como utilizar los escasos recursos, incluido el capital de la mejor forma posible para que haga negocio, esto es, tenga utilidades todo enmarcado en un régimen de propiedad privada y contractualismo. Por el contrario, cuando los factores de producción son propiedad del gobierno, están socializados, y además la actividad productora reglamentada, cada decisión requiere del permiso de alguien más. No tiene relevancia para el productor como estos permisos fueron elegidos. Lo importante para él es que requiere del permiso para efectuar su labor productora. Si este es el caso, aunado al sistema impositivo redistributivo, el incentivo para los productores de producir se reduce y se presenta el empobrecimiento.

La propiedad privada es totalmente incompatible con la democracia y con cualquier forma de reglamentación política. En lugar de democracia, se requieren leyes justas basadas en el orden natural y la eficiencia económica que significa el óptimo uso y asignación de los recursos siempre escasos y para que esto sea posible, se requiere de una “anarquía de la producción”, esto es, en donde nadie reglamente o gobierne a nadie, y todas las relaciones entre productores y entre productores y consumidores son absolutamente voluntarias, esto es totalmente libres, y en consecuencia mutuamente benéficas para las partes.

Por último, como una consideración estratégica para la deslegitimación de la democracia, se debe fijar como objetivo el establecimiento de un orden social no explotador, esto es, la anarquía de la propiedad privada, la idea del mayoritarismo debe dirigirse en contra del gobierno democrático a su misma esencia: Bajo cualquier forma de reglamentación gubernamental, incluida la democracia, la clase gobernante, esto es los políticos y los servidores públicos representan sólo una pequeña fracción de la población total. Mientras que puede ser cierto que cien parásitos puedan llevar una vida confortable y relajada sin producir nada a costa de explotar los productos y la propiedad de mil individuos huéspedes, también es cierto que mil parásitos no pueden servirse de mil huéspedes. Simplemente los huéspedes sucumbirían ante las demandas de los parásitos. Esto no es una metáfora ni una fábula, es la realidad, la cantidad de políticos y servidores públicos tiene un aumento explosivo en todas las sociedades democráticas socialistas, como México, y como en casi todos los países de occidente. Al reconocer este hecho, puede parecer posible persuadir a la mayoría de los votantes que se está añadiendo un insulto a la injuria al permitir que exista tanta gente viviendo a las expensas de otros en nuestras sociedades, y viviendo bien, con excelentes salarios y jugosas pensiones de jubilación, que estas personas políticos y servidores públicos viven de nuestros impuestos de lo que pagamos de impuesto sobre la renta y los impuestos al consumo estamos así permitiendo que esta clase privilegiada vivan como reyecitos a nuestras expensas, los que sí trabajamos y duro, los que producimos la riqueza, bajo este argumento debemos organizarnos y tomarnos el derecho de votar el despido inmediato de todos los burócratas, políticos, partidos políticos y todos aquellos que reciben algún beneficio del gobierno y los contratistas con el gobierno. ¡Fuera todos parásitos, vividores profesionales!

Por esto, el objetivo, cuando venga la debacle, la crisis de financiamiento del estado de bienestar, que ya está en curso, y que sólo falta que reviente con mayor violencia y alcance a más países, es transmitir ideas correctas de cual es la causa real, si es que queremos que las cosas puedan mejorar y no empeorar, y buscar la instalación de la República, no democrática, gobernada por gente electa no por voto popular sino por méritos, conocimientos y sabiduría, y sobre todo por vocación real de servicio.

Ahora bien, la República no es posible, la experiencia nos lo dicta en países enormes, con varias decenas o cientos de millones de habitantes. La República, un sistema político basado en leyes inspiradas en los derechos inalienables del hombre empezando por el de la libertad, la vida, y lo que se hace con ellas, se genera propiedad, la propiedad privada, el contractualismo voluntario y el respeto a los derechos de los demás. “Mis derechos terminan en donde empiezan los tuyos”, escribía Locke, o “El Respeto al Derecho Ajeno es la Paz”, de nuestro liberal (clásico) Benito Juárez. Escribía yo que entre más grande es un país más propenso a caer en considerar que lo que dicen las mayorías es lo correcto. Por esto la República debe instalarse en pequeños estados, libres y soberanos, cada uno independiente, es decir estoy proponiendo la secesión como único camino viable a instalar Repúblicas no democráticas regidas por el orden natural de las leyes de convivencia cooperativa y voluntaria entre los seres humanos. El proceso de secesión deberá continuar a nivel de ciudades y pueblos, la formación de asociaciones civiles voluntarias en las que como explicaba es más difícil mantener las ideas redistributivas entre más pequeñas las unidades territoriales. Podemos ver que los países chicos como Luxemburgo, Andorra, San Marino, Liechtenstein, Hong-Kong, Singapur, Nueva Zelanda, y Suiza, que merece mención especial puesto que en ese país cada Cantón, es un estado verdaderamente libre y soberano, leyes e impuestos son distintos entre los diferentes cantones, y la Confederación Helvética nunca impone nada a los cantones, su objetivo es la cohesión sobre todo estratégica ante sus vecinos. Pero nada más importante es que establece la democracia directa, esto es, la gente vota directamente por las leyes (que por el mismo mecanismo de referéndum no pueden ser muchas).

Estoy firmemente convencido, no en base a datos subjetivos ni deseos de ver a mi patria libertaria y en camino de la prosperidad, no, desgraciadamente no, los 14 (y creciendo) millones de millones de dólares de la deuda de los Estados Unidos, la inflación que están desatando estos inmorales cínicos de la Reserva Federal que tienen los precios de los alimentos y de la energía por las nubes; que inventan idioteces como la de la “inflación subyacente”, como si la gente no comiera y no se transportara, las deudas de todos los países, ya muchas de ellas mayores a su propio PIB y el pago de esa deuda con la imprenta de los bancos centrales, que no son otra cosa más que cárteles de rufianes. Van a hundir a la humanidad entera en una crisis apocalíptica, y que conste que aquí queda escrito, para el futuro; y ahí es cuando las ideas correctas deben de parar a los gobiernos de seguir empleando la imprenta para sufragar su gastos de los enormes estados social demócratas modernos o nos veremos inmersos en hiperinflaciones, pobreza generalizada, frustración, dolor, y mucha, mucha pobreza. Por tanto, debemos de deslegitimar la democracia, este Dios que ha fallado y seguirá fallando por qué este Dios es el responsable del socialismo práctico. Por todo esto, debemos de transmitir ideas correctas, ideas como la de la secesión de los países enormes en pequeños estados gobernables como Repúblicas. Debemos de difundir estas ideas para que cuando la debacle sobrevenga sepamos que hacer, o las cosas irán peor, mucho peor.

14 comentarios:

  1. Este articulo en un principio asusta, pero al leerlo y meditarlo tiene mucho de verdad, y es necesario su estudio y difucion para que la gente lo conozca. Gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar
  2. Adalberto12:15 a.m.

    En lo personal creo que aún falta mucho tiempo para que el sistema de democracias representativas que actualmente vivimos se desmorone. En todo caso hemos entrado a una etapa histórica nueva: así como a principios del siglo XX Argentina fue llevada paulatinamente de la prosperidad a la ruina por obra y gracia de los burócratas, ha sucedido algo semejante a principios del siglo XXI en Estados Unidos.
    Estados Unidos se está "argentinizando", por decirlo de alguna manera.
    Creo que hemos asistido "simplemente" a esto: los últimos gobiernos intervencionistas y los gurús de las teorías económicas falaces, entre otros factores, han decidido en su estulticia el futuro inmediato de algunos países que hasta ahora han sido prósperos y que en los próximos decenios empezarán a quedar rezagados. Muestro un ejemplo a través de dos preguntas:
    1. Vamos a suponer que estamos en diciembre de 1989 y que les pregunto: ¿qué creen que podemos esperar de Estados Unidos y Japón para las próximas décadas? Supongo que podrían mostrarse optimistas, especialmente porque recientemente (recuerden que hablo de diciembre de 1989) ha caído el muro de Berlín y porque Japón va, según el Nikkei, de maravilla.
    2. Ahora bien, vamos a suponer que estamos hoy mismo y que les pregunto lo mismo: ¿qué creen que podemos esperar de Estados Unidos y Japón para las próximas décadas? Ahora estos países tan sólo despiertan pesimismo. Ahora tienen mucho de común con la España del siglo XVIII.
    Respecto a la propuesta de México Liberal no soy entusiasta. En una situación desesperada la gente terminará acudiendo al primer demagogo que prometa mantenerla. Como que no tengo confianza ni fe en una sociedad cuyos valores más altos se basan en hallar el modo de meterse en el sector público para evitarse la angustia de esforzarse, competir e innovar.

    ResponderEliminar
  3. jf910 Gracias por tu comentario.

    Sí, Aristóteles y Platón, filósofos griegos estaban en contra de la democracia, y otros más. En Roma también, los padres fundadores de la Unión Americana también.

    El mayoritismo no tiene por qué ser la mejor forma de gobierno. La República en base a leyes, pocas pero claras y basádas en el orden natural es la forma de gobierno que debe buscarse.

    Todos nuestros males, en especial los económicos son culpa de la democracia, de que la gente sean clientes de los políticos, parásitos que chupan recursos y destruyen la economía.

    Gracias y sí, te agradecería difundir estas ideas.

    ResponderEliminar
  4. Adalberto, gracias por tú comentario.

    La democracia ha sido el proceso de gradual descivilización. La democracia representativa es el génesis del socialismo práctico.

    Sobre tu último párrafo es de lo más importante, así es, en situaciones desesperadas llegarán los demagogos y los "demos" incapaces de reflexión y rigor pondrán las cosas aún peores. POr eso, es importante difundir estas ideas correctas, que la gente sepa perfectamente cuales son las consecuencias de la democracia y el socialismo.

    ResponderEliminar
  5. Estaremos difundiendo estas ideas!

    ResponderEliminar
  6. Sosa, gracias por tu respuesta en el post anterior sobre el mismo tema. Percibo tu molestia pero no creo que tus argumentos sobre el sistema político tengan una base práctica. Si hay alguien a quien le molesta la democracia, ese soy yo y por motivos personales: mi personalidad y carácter me hacen imposible lograr algo en base a la simpatía de los demás y siempre tengo que utilizar otros medios para lograr cualquier cosa (trabajo, superioridad técnica). No soy demócrata porque no me conviene. Sin embargo no me parece que tengamos mejor alternativa para sistemas de gobierno en la actualidad y te expongo mis opiniones:

    1) No creo que la democracia sea la causa del sistema de gobierno parasitario. Los gobiernos injustamente chupasangre de los ciudadanos trabajadores existían antes de que la democracia fuera un fenómeno extendido. Ejemplos de gobiernos abusivos y gastalones eran los imperios del creciente fértil, persas, chinos, mayas, y casi cualquier autocracia que puedas imaginar. Recuerda la Francia de Luis XIV y su tren de gastos destinado a satisfacer su ego, que era el ego de su país, claro, pero Luis era Francia.

    2) Que la masa es ignorante, es cierto. Lo somos, pero ¿Cómo garantizar que un gobierno autocrático no caiga en las manos de personas ignorantes? China y Singapur son los ejemplos. El gobierno chino actual parece ser muy prudente, pero proviene del mismo sistema que implantó el comunismo y condenó al país a varias décadas de miseria ¿Cómo sabemos que la casta gobernante no va a decaer en una tiranía chupasangre con la típica costumbre de echarle la culpa a los gobiernos anteriores que ha caracterizado a los sistemas de partido de estado como el PCUS de la URSS o el PRI de México? En Singapur hay un gobernante muy capaz que tiene el defecto de ser mortal como Porfirio Díaz y en México tuvimos durante la mayor parte del siglo XX un sistema oligárquico que gobernó más o menos bien durante cierto tiempo pero que al no tener contrapesos fue decayendo poco a poco hasta convertirse en una competencia por ser más inepto que el anterior.

    3) No entiendo eso del “orden natural” ¿Qué es el orden natural? Debo confesar que el chocante lugar común de la publicidad comercial que abusa de la palabra “natural” como sinónimo de “bueno” me produce urticaria. Lo natural desde que existe la civilización es que los gobiernos estén en manos de grupos o personas fuertes capaces de controlar el ejército y que mantienen el control a base de terror, formando dinastías que duran lo que tardan en tener sucesores débiles que no logran mantener el poder y éste cae en el siguiente hombre o grupo fuerte que logra gobernar por un tiempo hasta la siguiente decadencia y así sucesivamente, hasta que llega un grupo extranjero más fuerte que el gobierno local y sustituya al gobierno local hasta que llega su propia decadencia. Podemos decir que la civilización en sí no tiene nada de natural y que lo “natural” es el esquema social que se desarrolla en torno a los cazadores-recolectores, pero ese esquema dejó de funcionar cuando los grupos civilizados dieron lugar a hombres que mediante el control de ejércitos barrieron con los cazadores-recolectores (quienes hoy viven reducidos a su mínima expresión).

    4) Ya que hablo de civilización y maldad, Rousseau abominaba de las democracias representativas y de los estados gigantescos y defendía la forma de gobierno de los cantones Suizos, tal vez porque él era originario de ahí, pero tal vez porque estaba muy comprometido con la idea del “buen salvaje”. Lo que percibí de Rousseau es que la fuente de los males del estado es que el ciudadano se desentiende de los asuntos públicos y los deja en manos de representantes profesionales, que no tardan en convertirse en tiranos. Si los microestados son tan buenos ¿Por qué no hay más? Mi hipótesis es que porque los megaestados abusivos acaban con la mayoría y lo mismo que los grupos no civilizados sólo pueden existir como excepción.

    (Sigue)

    ResponderEliminar
  7. 5) Es posible que en política los errores de Aristóteles no fueran tan escandalosos y producto de la época y lugar en los que le tocó vivir. La república platónica siempre me ha parecido el primer gran intento de establecer las bases de un gobierno perfecto. La idea de Platón es muy buena pero ¿Es práctica a largo plazo? Si lo es ¿Por qué no ha funcionado? Si no lo es no veo por que quejarnos de la democracia que por lo menos es viral.

    6) La organización social de Platón de colocar las labores de gobierno en los más capaces sí se ha aplicado y sólo ha funcionado durante periodos cortos y siempre que la clase gobernada se mantiene más ignorante que la clase gobernante: el medioevo europeo bajo la dominación católica, el gobierno eficiente de Stalin en la URSS… el PRI.

    Mi punto es: aparte de tu molestia por el actual estado de cosas, ¿Tienes alguna propuesta concreta acerca de cómo debería ser un sistema político justo y viable teniendo en cuenta las características de la sociedad sobre la cual se aplicaría?

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Antonio, muchas gracias por tu contribución, y el tiempo que te tomaste en escribirlo. Enriquece enormemente lo que he expuesto, muchas gracias.

    Si bien es cierto que ha habido monarquías nefastas, también han existido monarquías buenas que gobernaron sin abusos como los Habsburgo en Austria. No cobraban demasiados impuestos y dejaban a la gente trabajar.

    Tu segunda pregunta es importante. Otra vez la respuesta es la secesión. Pequeños estados con poca gente. Pequeñas Repúblicas, tal y como escribo en el post. Democracia NO representativa, directa y reglas claras, en particular que no se puede votar en contra de los derechos fundamentales del hombre, en específico no se puede tocar la propiedad privada ni la libertad siempre y cuando no se afecten los derechos de los demás. Con esto te quitas lo que considero yo el abuso de la democracia de robar a la gente para redistribuir el ingreso y la riqueza.

    ¿Qué es el orden natural? Supón por un momento que no existen ni gobernantes, ni leyes. No hay nada que “violar” ni prefecto de disciplina que te de de garrotazos. ¿Tú crees que la sociedad viviría en el caos total? ¿Tú crees que toda la gente tendería a sacar provecho a la mala del resto de la gente? Yo no lo creo, no creo que la anarquía sea sinónimo de desorden y caos. La gente por sí sola busca su beneficio, y el intercambio mutuamente benéfico es lo que lleva a la prosperidad. Los empresarios, de todo tipo, tratarán de satisfacer las necesidades y deseos de las personas, buscando su propio beneficios ambas partes, Claro está que existen gentes no cooperativas y rufianes, que existe gente violenta, pero éstos son una minoría, y para ellos se requieren leyes, sin leyes no puede haber libertad. Por eso la anarquía es la transición a la República, que no es otra cosa que leyes, pocas y claras. Eso Antonio es el orden natural. El hombre naturalmente es cooperativo y tiene deseos y necesidades que no puede él sólo proporcionarse, necesita de otros, necesita intercambiar su trabajo, y su propiedad por aquellas cosas que el desea o necesita. Y, para todo esto no necesitamos de reglamentos, ni de policías.

    Incuestionablemente, la democracia representativa sí es la fuente del socialismo práctico, y de las ideas de quitarle al que tiene para dárselo al que no tiene. Los políticos adquieren el poder por el voto popular, y por supuesto que quieren reelegirse ya sea él mismo o su partido político. Su negocio es el poder y sus clientes los “demos”, a los que tiene que tener “contentos”. ¿Y cómo los va a tener contentos? Los demos quieren la Luna y si se puede las estrellas también, así que hay que regalarles cosas, cuidarlos dede la cuna ala tumba, satisfaciendo sus caprichos, alentando su holgazanería, pero todo esto a base de robarle el dinero a los demás, volviéndolos parásitos de la gente que sí produce. Por que no sólo los políticos, partidos políticos y servidores públicos son parásitos, también lo son los que reciben beneficios de cualquier tipo a costas de otros. Y como escribía, no puedes tener a mil parásitos viviendo a la expensa de mil productivos, acabas destruyendo todo.

    El darle la Luna a los “demos”, es el origen y causa de las crisis económicas, de la expansión en el crédito, de otorgarle vivienda a la gente que no tiene empleo y no tiene activos, lo que ocasionó la crisis actual, es la causa de la bola de nieve de las pensiones y jubilaciones, es la causa de todo el gasto dispendioso. Así que no sólo son los parásitos políticos es todo el sistema de social democracia lo que nos está llevando a la ruina.

    Y continúo con el tema....

    ResponderEliminar
  9. Armando3:09 p.m.

    Muy interesante e inquietante entrada sobre la democracia como la "ley de la chusma". Me recuerda un poco a Nietzsche y su antipatía hacia esta ¿perniciosa? forma de organización política.

    Me pregunto si realmente la democracia, por sí misma, es la causa principal de todos esos males que usted ha enumerado. ¿No influyen también, quizá tanto como el ámbito político y económico, la cultura , la moral y la religión de nuestra sociedad?

    ResponderEliminar
  10. No, Armando no, es la democracia. Nada tiene que ver con moral, cultura y religión.

    La democracia encumbró a Hitler, sí señor, y de ahí a cada imbécil...

    Lo que escribe Platón me parece de lo más cierto y contundente, "la democracia es ingobernable. Su desorden conduce a la tiranía y fomenta la inmoralidad de cada uno. La argumentación que sostiene esta refutación plantea un problema político capital: el de la relación entre el Saber y el Poder."

    Y que los "demos", el pueblo son incapaces de la menor reflexión y rigor. ¿Cómo le vas a dar el gobierno a la chusma?

    Se lo das y ve lo que pasa...
    Crisis económicas, guerras, tiranos, asalto a la propiedad privada.

    Saludos

    ResponderEliminar
  11. Gracias por tu respuesta, pero hay algo que no entiendo. Dices que:

    "...La gente por sí sola busca su beneficio, y el intercambio mutuamente benéfico es lo que lleva a la prosperidad. Los empresarios, de todo tipo, tratarán de satisfacer las necesidades y deseos de las personas, buscando su propio beneficios ambas partes, Claro está que existen gentes no cooperativas y rufianes, que existe gente violenta, pero éstos son una minoría, y para ellos se requieren leyes, sin leyes no puede haber libertad. ..."

    Entiendo que asumes que la sociedad está compuesta en su mayoría por personas que actúan de buena intención y que están dispuestas a conciliar sus mutuos intereses buscando el beneficio común. Tal vez sea cierto, pero en ese caso no entiendo por que dices que:

    "...Y que los "demos", el pueblo son incapaces de la menor reflexión y rigor. ¿Cómo le vas a dar el gobierno a la chusma?..."

    ¿Qué diferencia hay entre la "gente" y la "chusma"?

    ¿No estás hablando de la misma mayoría de gente buena y cooperativa?

    Básicamente estamos de acuerdo en que el problema es de la democracia representativa pero en que lo sea de la democracia en sí.

    Me parece que el problema radica en que en las democracias representativas, los ciudadanos honestos y trabajadores nos desentendemos de la política y la dejamos en manos de los políticos, en parte porque no nos importa, y en parte porque la consideramos una actividad poco honorable ¿Cómo podemos esperar que la política sea una actividad honorable si la gente honorable no participa en ella?

    En México ocurre el otro fenómeno que también señala Rousseau como receta para el desastre: dejar la defensa y la seguridad pública en manos poco confiables. La policía es una actividad mal vista, mal pagada y se meten a ella sólo los que no tienen otra alternativa como no sea delinquir. Hacemos algo parecido con el ejército: salvo excepciones, sólo les interesa pertenecer al ejército a quienes lo ven como una forma de escapar a la miseria. La clase media evita en general el ejército.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Concuerdo del todo con Antonio, iba a mencionar los mismos argumentos.

    Ya que andamos muy helenistas, recordaré que tanto Platón como Aristóteles se referían a la pleonexia, el deseo insaciable de bienes materiales que pertenecen a otros, como el estado natural de la humanidad al que se opone y debe oponer la justicia. Dices que la democracia crea burocracias parasitarias, pero es precisamente por esa tendencia natural de los hombres a desear más que sucede lo que mencionas.

    Por otro lado, yo también quisiera un mundo hecho de Ciudades Estado, pero como menciona Antonio siempre habría una Atenas, una Macedonia que buscarían la hegemonía, el someter a las demás.

    Correctamente desconfías de los gobiernos centralizados pero ¿crees que son muy diferentes de las inmensas y burocratizadas transnacionales?

    No soy tan optimista, los hombres no buscan el beneficio mutuo, buscan el beneficio propio e inmediato.

    ResponderEliminar
  13. elixiroo2:00 p.m.

    Cierto es que la democracia me produce cada vez más interrogantes, desconfianzas y rechazos. Al parecer las democracias capitalistas fomentan la explotación del hombre mediante la empresa privada codiciosa y plegada a la casta dirigente en corrupción y entrega del patrimonio público. Los mejores amigos de lo privado son la Polícía y la Dirigencia. De ellos depende su protección. ¿Por qué no relegitimamos al socialismo puro y a la Anarquía liberadora? "Deslegitimar La Democracia" posee sus méritos ya que promueve el buen pensar. Pero ante las respuestas y proposiciones de Antonio y Verbum, a las cuales adhiero, su argumento cojea inevitablemente. PD: Creo que la práctica del Cinismo es la solución creativa (no definitiva, ya que no existen) a los males de estos tiempos.

    ResponderEliminar
  14. Fue hasta el 1215 que apareció la Carta Magna para evitar que el rey Juan I se quedara con esta propiedades ahí nacen Los Derechos de Propiedad así como el derecho de los individuos a no ser arrestados sin orden judicial del por medio el famoso habeas corpus. Ahí no se mencionaba la democracia como la entendemos ahora.

    El concepto de Estado sigue vigente cuya función es la protección de los individuos que se encuentran en dentro de su territorio y los individuos pagan, vías impuestos, por esa protección por eso el Estado posee el uso legitimo del la fuerza, que como la aplica esa ya es otra historia.

    La democracia "moderna" es un sistema de gobierno que surge en siglo XIX surgida de los caudillos quienes usaron al pueblo como pretexto para hacerse del poder, como en la vieja Roma, en México es parte de su cultura. Una vez que estos caudillos acceden al poder no lo sueltan ya que ellos son los "mejores" para gobernar...ya se para siempre (dictadores) por un periodo de 6 años como acá y esto de los "mejores" fue la filosofía detrás del fascismo de Mussolini como en el Imperio Romano.

    Aquí viene mi comentario ¿quien elige al "mejor"? ¿dios? ¿el pueblo? ¿el consejo de ancianos? ¿y el Estado que papel juega aquí?

    Aquí no un asunto de democracias o no sino de derechos de propiedad y libre mercado con un Estado limitado con instituciones fuetes pero no obesas, donde esta limitación del Estado por estatutos (constitución le dicen) no puede participar en actividades económicas y dará oportunidad a varios agentes económicos a participar en las diferentes actividades productivas quedando prohibido los monopolios, donde los impuestos serán mayoritariamente al consumo y el predial, los derechos que cobra el Estado estarán limitados por cabildos elegidos por un consejo electoral donde sus miembros sena, a su vez, elegidos por méritos propios mediante el cumplimento de una serie de requisitos donde se demuestre su capacidad y fuerza de carácter para elegir a los consejeros ciudadanos de una sería de postulantes con capacidad probada para ejercer el cargo. Esto mismo aplica para los puestos de elección "popular" es decir no son el "pueblo" quien elige a sus representantes sino a los ciudadanos electores con características y requisitos severos. El asunto es que los ciudadanos no puedan elegir a su autoridades administrativas.

    Unos estatutos (constitución) con normas simples y aplicables que limite al Estado y sus "autoridades" no puedan ser elegidas directamente por los ciudadanos sino a través de una serie de filtros que evite la llegada de caudillos populistas que se autodefinan como los "mejores". Se pueden utilizar las herramientas de comunicación para que los ciudadanos elijan a los ciudadanos electores.

    Saludos el asunto es complejo ya que cada quien percibe la realidad de forma diferente.

    ResponderEliminar