viernes, julio 08, 2011

Las PYMES y el Empleo

Se nos dice que la recesión quedó atrás, según la the National Bureau of Economic Research (NBER), que terminó en junio de 2009.



Sin embargo, en los EU se ha tenido que recurrir a su “aligeramiento cuantitativo” QE2, para poner la máquina de imprimir billetes a todo lo que da, y nada. Lo más importante, el desempleo permanece tercamente arriba del 9 por ciento, cifra oficial, hoy salió el dato del desempleo y subió a 9.2 por ciento, pero que, en la realidad es mucho mayor. Situaciones similares las encontramos en todos los países del mundo, en especial es las sociales democracias europeas, en Grecia país ahora en los reflectores con desempleo para los jóvenes arriba del 40 por ciento, en España arriba de 23 por ciento, cifras similares se encuentran en Francia, Portugal e Italia. En Latinoamérica las cifras no son mucho mejores, en México, aunque oficialmente la tasa oficial de desempleo es muy baja, la realidad es que al no existir el seguro de desempleo la gente tiene que trabajar a como de a lugar y lo encuentran en la economía informal que es mayor a una tercera parte de la economía, o enrolarse en la delincuencia.

Afortunadamente, la mayoría la gente, ve claramente que la “recuperación” no es sino una ilusión. Una encuesta a nivel nacional en Norteamérica dio como resultado que más del 70 por ciento de la gente cree que la economía va en la dirección equivocada. La gráfica que presento arriba habla por sí misma. ¿Cómo pueden hablar de recuperación con esa gráfica de la nómina? ¡Cínicos! Véanse los dos últimos menos el raquítico incremento en el empleo mientras que Bernanke inflaba sus burbujas con su “aligeramiento cuantitativo 2”. Tiradero de dinero falso.

Por otra parte, el modelo social demócrata europeo ha probado fehacientemente ser un fracaso, el Estado de Bienestar, la redistribución del ingreso, los altos impuestos, endeudamiento, crecimiento del aparato estatal el exceso de regulaciones, tienen a las economías social demócratas sumidas en el estancamiento económico con un enorme desempleo, situación que es parcialmente subsanada con la creación de “empleos” parasitarios, la explosión de funcionarios públicos o burócratas. Algo muy similar puede decirse de México y de otros países en Latinoamérica con la variante de la economía informal y la migración a los EU como válvulas de escape ante la imposibilidad de sus habitantes de encontrar un modo honesto de vivir.

En los Estados Unidos, se está dando un ataque sobre el sistema de la libre empresa, contra el capitalismo que fue ni más ni menos lo que los hizo el país más poderoso de la tierra y que a él se debe todo el progreso material y lo que llamamos civilización: Se han creado de la nada trillones de dólares que se han vertido en la economía, estos dólares falsos, falsos por que no tienen ningún respaldo de generación de riqueza real son un robo a todos ya que destruyen el poder adquisitivo de su dinero duramente ganado con su trabajo. Irónicamente todo este fraude monetario va encaminado supuestamente a “estabilizar” los mercados (será el de los mercados de acciones y las materias primas que han sido inflados como globo), y supuestamente, reducir el desempleo.

Pero ¿Para que han servido todas estas intervenciones y derroche de dinero? De nada, el desempleo sigue tercamente alrededor del 9 por ciento, 9.2 para ser exactos, de 9.1 el previo no obstante y a pesar del “aligeramiento cuantitativo”; aunque adicionalmente el índice U6 que es una medición más amplia del desempleo y que toma en cuenta el subempleo y los trabajadores que se han dado por vencidos de encontrar un empleo, es de casi 16 por ciento, adicionalmente el tiempo promedio en que una persona está desempleada está en registros históricos, más de 1 año. Jueves a jueves y una vez al mes en que se dan datos sobre el empleo queda muy claro que está anémico.

Entonces ¿Cómo puede hablarse de “recuperación”? ¿Qué está provocando este desempleo sistémico? Estas interrogantes no sólo se aplican a los EU, que en este post es el centro de atención, debido a que este país fue el que desencadenó la crisis global y de su destino depende no sólo el de México al que estamos íntimamente ligado por el TLC, la migración, los dólares que entran como un bálsamo a los parientes que se quedan y que se debaten en la pobreza. Por eso es importante, paro nosotros y para el mundo el destino de los EU.

Para responder a estas interrogantes, debemos buscar en las atribulaciones de los pequeños negocios. En cualquier país del mundo, los pequeños negocios son el motor del crecimiento en el empleo. En los EU el 60 por ciento de las pérdidas de empleos se dieron en las PYMES, que para este día no se han recuperado.

De hecho de 2009 a 2010 la creación de pequeñas y medianas empresas ha sido de acuerdo al Bureau of Labor Statistics. La más raquítica en más de una década. Si la situación financiera de los pequeños negocios, que dicho sea de paso son creado por empresarios que tienen que tener capital, esto es ahorros para ponerlos a funcionar, no mejora, nunca lo harán las cifras del desempleo que aparecen lacerantes mes a mes. Por consiguiente es vital entender que es lo que mantiene a los pequeños negocios y a los empresarios o potenciales empresarios deprimidos. ¿Por qué existe esa carencia en la formación de capital para este sector vital de la economía?

La Importancia de los Pequeños Negocios

Los pequeños y medianos negocios se definen como aquellos con menos de 500 personas trabajando para la empresa. La realidad, es que la mayoría de las PYMES son pequeños negocitos, que emplean mucho, pero mucho menos que esa cifra, un gran número de ellos funciona en la casa del propietario.

No obstante su tamañito, la contribución de las pequeñas empresas a la economía es sorprendente: En los últimos 15 años han producido en 64 por ciento de los nuevos empleos en los Estados Unidos. También son los responsables de los salarios del 44 por ciento de todos los empleados en el sector privado. Aún más, los pequeños negocios son los responsables de crear más de la mitad del PIB. En el año 2007 fueron los responsables de 30 por ciento del valor de las exportaciones.

Por tanto, los negocios pequeños son la columna vertebral de la economía, no sólo de EU de cualquier país. Muchas ideas son generadas en pequeños negocios: Apple, Microsoft, Google, Facebook, Hewlett-Packard, Oracle, Dell, Cisco, ¡Uf! Por decir sólo unas cuantas iniciaron en las casas o cocheras de sus propietarios. Lo mismo pasó con Sam Walton que pidió prestado a sus familiares para abrir una tienda minorista en Rogers. Arkansas, y acabó revolucionando el mundo de la venta minorista con Walmart.

Por tanto, los pequeños negocios también tienen la función de incubadora, parten de ideas, de sueños, de ambiciones de individuos que luego crecen hasta colocarse en los mercados más grandes.

No menos importante es que los pequeños negocios proporcionan empleo a la fuerza trabajadora con baja capacitación y educación. Sólo mire a los contratistas de construcción, al personal en los restaurantes, meseros, ayudantes, limpieza, etc. Encontraremos que la mayoría es personal con poca capacitación. Los pequeños negocios son los que pueden pagar el entrenamiento “mientras trabajo” para promover a la gente a empleos más especializados y mejor pagados.

Los pequeños empresarios son aquellos que cubren nuestros deseos y necesidades más inmediatas: Necesitamos comprar abarrotes, algo en la ferretería, el papel o los colores que le pidieron a nuestro hijo en escuela, que se nos corte el pelo, lavar la ropa, tomar nuestros alimentos cuando trabajamos en alguna fondita, el que nos arregla el auto, le da hojalatería cuando chocamos, el que lo lava, el que arregla las fugas de agua, compone o instala el gas, arregla problemas eléctricos, o nuestros electrodomésticos, el que le da mantenimiento a nuestra alberca, el que corta el césped de nuestro jardín, todos ellos son pequeños empresarios y pequeños negocios.

La Incertidumbre

Las políticas creadas por los gobiernos, están causando un desequilibrio en los mercados. Este desequilibrio está ensombreciendo a la comunidad de las PYMES, con incertidumbre, lo cual es en perjuicio de la evolución y crecimiento de los negocios.

La mayoría de los pequeños empresarios están inciertos sobre el rumbo de la economía. El gasto público está descontrolado, los déficit fiscales están en los trillones de dólares, y como resultado de las malignas políticas de la Reserva Federal, sí, de sus “aligeramientos cuantitativos”, han provocado inflación en particular en las materias primas, los alimentos y la energía. Toda esta política monetaria impudente y alocada no induce a los pequeños empresarios a invertir en actividades económicas que resulten en la creación de empleos.

No menos importante es la incertidumbre originada por la carga regulatoria. La gente no invierte para “derramar la riqueza” por todos lados; se invierte para tener beneficios. Los empresarios no responden bien a los discursos que impliquen más impuestos, normas y reglamentos.

No obstante, existe más intrusión gubernamental en los mercados. Más reglamentos, más requerimientos, más impedimentos…Poco les falta para meterse en nuestra propia cama.

El párrafo siguiente se debe al economista en jefe de la agrupación o Cámara para pequeños negocios (Small Business and Entrepreneurship Council) en los EU Raymond J. Keating que resume todo esto:

“La gran mayoría de los empresarios desearíamos que los que generan políticas públicas impusieran bajos impuestos y también baja regulación, que mantengan baja la inflación, y que se hagan a un lado para que dejen que la motivación emprendedora y la inversión productiva prosperen. Los empresarios de pequeños negocios enfrentamos una enorme incertidumbre y esto no cambiará hasta que los hacedores de políticas públicas se muevan en una dirección pro-emprendedora, pro-crecimiento. “

“Los empresarios son los verdaderos héroes de la historia Americana”

William Dunkelberg, economista de la Federación de Negocios Independientes la pone más concisa: “Simplemente existe una enorme incertidumbre. Y cuando se está incierto, no se hacen apuestas”…

Y con toda esta incertidumbre, no hay inversión, no hay expansión de la producción, que es la condición fundamental para crear empleos. ¿Para que tomar riesgos?

En cualquier país, no sólo en los EU, los pequeños negocios se inician con ahorros personales de los emprendedores que los crean. También, del ahorro dependen fundamentalmente para lograr el crecimiento de los negocios ya que para ellos, el crédito es casi imposible de obtener. No tienen el beneficio de ser “muy grandes para quebrar”, como los bancos, y las automotrices. Son sujetos de altas tasas impositivas, de seguridad social y para cumplir con las regulaciones, por tanto su capacidad de capitalizarse es prácticamente nula, y de ahí la imposibilidad para crecer. Por tanto, si no se alivia esta situación, si no se les da la oportunidad de generar o de hacerse de fondos líquidos podría darse un colapso sistémico en toda esta importante rama de la economía.

Los gobernantes deben de entender que los pequeños empresarios son los mayores tomadores de riesgo que existen en la economía. Si tienen éxito, pueden tener buenos beneficios. Sin embargo, si les va mal y tienen que cerrar su pequeño negocio enfrentarán grandes pérdidas patrimoniales que irán directo sobre sus personas. Todo su capital acumulado por años puede irse al caño y quedar en una posición lastimosa. Los pequeños empresarios son los remanentes de los atrevidos individuos que transformaron a los Estados Unidos de una sociedad agrícola en la mayor potencia industrial de la tierra.

La actual recesión, (que no ha terminado, eso es claro, pese a los datos de los “expertos”), ha destruido en los Estados Unidos una enorme cantidad de riqueza personal de éstos pequeños empresarios, y no está nada fácil que se recuperen. Si han perdido su patrimonio como anotaba en el párrafo previo, simplemente no tienen dinero para retomar su negocio o abrir otro.

Cuando su propio capital se ha extinguido, el pequeño empresario podría quizá buscar por un crédito bancario. Los bancos están hasta el copete de efectivo, gracias a la inyección masiva de dinero proveniente de impuestos y de deuda pública. Pero no prestan un centavo a los pequeños empresarios, simplemente son muy riesgosos….

En EU los créditos a PYMES están en su más bajo nivel. Los bancos simplemente están sentadotes en su montón de dinero o invirtiéndolo en los mercados financieros, esos que si que han subido, o en otras burbujas generadas por la Reserva Federal. Un ejemplo de lo mejor del capitalismo de cuates.

El Embrollo Regulatorio

A los gobiernos les ha dado por regular y reglamentar todos y cada uno de los aspectos de cualquier negocio, algunas de estas reglamentaciones son hasta cómicas, pero son un inmenso filón de corrupción en países como México, y de entradas adicionales a las arcas de los quebrados estados que están desesperados por hacerse de recursos para mantener andando toda su inmensa maquinaria burocrática.

Estas obstrucciones son pan de todos los días para los propietarios de los pequeños negocios. Las multas, recargos, o sobornos a cada uno de los inspectores que llegan a verificar el “cumplimiento de la ley” es dinero que muy bien podría utilizarse para generar empleos, pero desde la visión gubernamental el “empleo” que debe de mantenerse es el del parásito inspector.

De acuerdo con los economistas de la Universidad Lafayette, que han investigado el costo de la sobre regulación en los negocios, han llegado a la cifra de $10,585 por trabajador. A esto debe añadírsele el costo para cumplir con los requerimientos estatales y municipales, la seguridad social, en México el absurdo impuesto sobre la nómina, el INFONAVIT, etc., etc., etc. Que sumados aparecen en una cifra desalentadora para poner un negocio o expandirlo.

Aún peor es en países que tienen regulaciones laborales muy rígidas, en que el costo para despedir a un empleado es altísimo, lo que previene que se generen empleos. Lo mismo puede decirse de otros costos que inciden en la voluntad del empresario para contratar, por ejemplo, los altos costos de la seguridad social, el reparto de utilidades. Todo esto se conjunta para evitar la creación o expansión de los negocios, y con ello se agudiza el desempleo.


Conclusión

La importancia de los pequeños negocios en cualquier economía es superlativa. Contribuyen con una importante porción en el PIB y más importante aún con prácticamente la mitad de los empleos productivos. Si no se da la acumulación de capital, que no es otra cosa que el ahorro en este sector, no se verá un crecimiento importante el la generación de empleos que se requiere para bajar de forma sustantiva las cifras de desempleo.

Claro, existe la salida como la de Grecia, Francia, España, México, etc. etc., de crear puestos de “funcionarios públicos”, de burócratas, y ponerlos en la nómina gubernamental. Este es el camino que lleva al abismo del endeudamiento y las inflaciones. ¿Quieren seguirle por ahí?

O quizá podríamos hacerle como sugiere Lord Keynes: Llenar botellas vacías con dinero, enterrarlas a profundidades variables y poner a los negocios privados a buscarlas.

En el corto plazo, estas aberraciones ciertamente que reducirían el desempleo. Pero en el largo plazo producen dislocaciones económicas muy dolorosas, véase lo que está pasando en Grecia, y lo que seguirá con países social demócratas como Portugal, Italia, España; lo que pasó aquí en México en 1982 y 1994, en Argentina en 2001. O el periodo desastroso con estanflación de fines de los 1970’s en EU. Escenarios terribles y lamentables... ¿Ya los olvidaron? ¿No se percatan de lo que está sucediendo y sus causas?

Si se desea en serio reducir el desempleo se debe restaurar el impulso empresarial, se debe de voltear a ver las necesidades de las pequeñas empresas, ellas son el motor de la economía y responsables en gran medida de una gran parte del empleo en cualquier país. Debe restaurarse la confianza en los mercados, deben de abolirse reglamentaciones que les hacen muy oneroso y difícil su evolución, deben de reducirse o mejor aún eliminarse los impuestos para que puedan capitalizarse y crecer. No menos importante es que las políticas públicas retomen el camino de la mesura y la sensatez: Los países deben de dejar de imprimir dinero falso respaldado por humo, deben reducir sus déficits reduciendo el gasto público y muy especialmente el gasto corriente. El desempleo no se alivia creando plazas burocráticas. Deben modificar las leyes laborales para hacerlas más flexibles, difícil tarea, lo sé, por qué es difícil quitar lo que se ha dado, para los que ya tienen empleo. Todo esto aliviaría la incertidumbre enviando una señal que las políticas económicas son sólidas y sensatas.

Y con la misma importancia, debe restaurarse e impulsarse la actitud pro-empresarial, Los empresarios son los verdaderos héroes de la economía, son como escribiría Ayn Rand El Atlas que sostiene al mundo civilizado. Desafortunadamente, está bajo ataque con impuestos y regulaciones totalmente fuera de lugar. Cuando los políticos que son los hacedores de las políticas públicas entiendan esto, entonce sí será creíble que vamos hacia la recuperación de la economía.

3 comentarios:

  1. Son sin duda muy hábiles los políticos para aparentar ser útiles.

    Sostienen vehemente lo que podría llamarse la teoría del "mal de ojo". De aseguro muchos están familiarizado con los charlatanes que por diversos medios se dicen "videntes" "espiritualitas" con capacidades sobre naturales para resolver los problemas que aquejan a las personas.

    Estos charlatanes son capaces de convencer a los incautos de que sus problemas son ocasionados por alguien más, quien por medio de un hechizo llamado "mal de ojo" logró provocarles innombrables calamidades.

    La idea se vende facilmente, porque exime al individuo de tomar responsabilidad de sus problemas, y le ofrecen una solución fácil. Varias personas que no relacionan causa-efecto de lo que les acontece, suelen creer que cuando las cosas mejoran se debe gracias al amuleto, rezo, o intervención del espiritualista.

    El político sigue el mismo sistema, hacer creer que las personas son perjudicadas por otras a través de la "magia de los mercados libres", "magia" que es provocada por ese infeliz que tiene un mal sano placer en tener más que los demás, el empresario, el político se dice conocedor de la cura, y procede a repartir el dinero del malvado con "justicia", lo que le corresponde a cada quien (como su sueldo por ser tan justo).

    Mientras la gente no quiera afrontar con responsabilidad personal los problemas, y quiera excusas y soluciones fáciles para ir por la vida sin asumir riesgos, la izquierda tendrá larga vida, claro, hasta que ya no puedan sostenerles las personas productivas.

    ResponderEliminar
  2. Adalberto4:51 a.m.

    Tareas muy difíciles, casi imposibles. Mucho bien haría quien eliminara aquello del reparto de utilidades, pero hacer algo así sería prácticamente un suicidio político. ¿Quién se animará?

    ResponderEliminar
  3. Como ya lo dijo i4everluis, la palabra clave es responsabilidad. Mientras las empresas busquen ser rescatadas y los ciudadanos mantenidos por papá gobierno, ninguna estrategia Liberal/Libertaria se pondrá en práctica.

    La gente quiere el estado del bienestar, y los grandes empresarios y bancos el socialismo de los ricos. Los políticos les dan lo que quieren a ambos a expensas del desarrollo futuro.

    ResponderEliminar