lunes, julio 04, 2011

Por favor, ¡Cierren el FMI!

Una vez más el Fondo Monetario Internacional (FMI) está en los reflectores de la noticias para que junto con el Banco Central Europeo (BCE), entren al “rescate” de Grecia país que se encuentra con un endeudamiento mayúsculo producto de la democracia socialista, del Estado de Bienestar, que gana votos, pero que mete a los países en el problema de cómo financiarlo y a la larga acaban quebrando al país.

Hoy Grecia tiene que convertirse en “Neoliberal”, a fuerzas, así como nosotros nos transformamos en “neoliberales” también a fuerzas producto del irresponsable José López Portillo, del PRI, del partido que quieren regresar al poder pero que a la gente o ya se le olvidó, o no lo vivió aquellos nefastos 1981, y 1982 en que quebró al país producto de una deuda externa enorme, sí, como hoy está Grecia, y que nos llevó toda una década para que pudiéramos renegociar la deuda con los Bonos Barady. Las privatizaciones, el aumento de impuestos, la pérdida de soberanía, esto en su conjunto son las políticas “neoliberales” implantadas en México, muy similares, por cierto a las que hoy se le exigen a Grecia y que en ambos casos no tienen nada que ver con el liberalismo son medidas de austeridad y de limpieza del desorden previo, impuestas por el FMI como condicionante del rescate financiero para que entonces México y hoy Grecia pueda cumplir con sus compromisos y no irse a la declaración de quiebra del país, con el “default” esto es el impago de sus compromisos de deuda.

Debe recordarse que el FMI es el prestamista de última instancia, son los bomberos que acuden cuando la fogatita ya se volvió incendio. Es el salvavidas del aventurero que naufraga. Es en pocas palabras el más grande fomento a la irresponsabilidad económica que pudo haberse creado.

Las crisis al estilo mexicano, o argentino, o ahora, al estilo griego, pueden haber atraído mucho la atención hacia el Fondo, pero el historial de esta institución crediticia a lo largo de los últimos 50 años ha sido sumamente desalentador. El FMI no ha ayudado a los países ni a que logren un crecimiento sostenible ni a que promuevan reformas de mercado. A pesar de su pobre actuación, el Fondo Monetario ha resultado ser una institución de notable fortaleza. Cuando el sistema de tipos de cambio fijos terminó a principios de los años 70, y la liga del dólar con el oro, por los desfalcos de Nixon, se acabó también la misión original de esta institución, que era facilitar la estabilidad de los tipos de cambio, otorgando préstamos a los países que experimentaban problemas temporales en su balanza de pagos. En vez de cerrar sus puertas, el Fondo se inventó nuevas misiones para sí mismo con cada nueva crisis..

Es importante recordar que el FMI, en teoría, otorga créditos de corto plazo a los países a condición de que éstos realicen cambios en sus políticas públicas. Esto, sin embargo, no ha contribuido a que los países establezcan economías de libre mercado. Al contrario, el Fondo ha creado "adictos a los créditos", como lo demuestra un repaso a los créditos concedidos.

Echar mano del FMI para hacer rescates financieros a países que experimentan crisis monetarias o de deuda ha sido una mala idea puesto que entre más rescates financieros realice el Fondo Monetario, mayor será la posibilidad de que otros países o el mismo país rescatado entren en crisis en el futuro, ya que los rescates estimulan un comportamiento irresponsable por parte de los gobiernos y de los inversionistas, que esperan que si algo va mal, el FMI les rescatará. Por que debe de quedar muy claro, que los “rescates” del FMI no son a los países, son a los inversionistas que tuvieron a bien fondear a los gobiernos irresponsables a cambio de jugosas ganancias. Estos inversionistas que compran la deuda de los gobiernos irresponsables saben muy bien que si existen problemas el FMI llegará a salvarlos. Me decía un amigo cuando se veía inminente la crisis Argentina, “voy a comprar bonos de Argentina a fin y al cabo un país no puede quebrar”. Pero quebró, y mi amigo, perdió el 75 por ciento de lo que invirtió (es un eufemismo) en Argentina.

¿Pero qué sucede con la fuerte condicionalidad del Fondo? ¿No será que las estrictas condiciones de los créditos del FMI aseguran que las políticas importantes deben ser cambiadas? El historial de la dependencia de largo plazo de muchos países muestra que la condicionalidad no ha tenido éxito en el pasado. Pero, además del pobre historial del Fondo, existe una buena razón por la que el FMI tiene poca credibilidad al imponer sus condiciones. Como hemos visto con Rusia en los últimos años, un país que no se adhiere a las condiciones del FMI se arriesga a que le suspendan sus créditos. Cuando los créditos son retirados, los gobiernos destinatarios tienden a tomarse más en serio las reformas. Nótese que el Fondo anima a los malos gobiernos a que introduzcan reformas al suspender los créditos; es la suspensión de los créditos lo que induce el cambio de política. Por desgracia, cuando se van a producir los cambios en las políticas, el FMI reanuda la concesión de créditos. Y el gobierno ¡ya no hace las reformas!, o como Argentina, este caso es paradigmático, paga sus compromisos para continuar con sus políticas irresponsables. Los argentinos se fregaron al FMI y de pasada a los inversionistas. Claro Argentina, no es Grecia, si Grecia hiciera lo mismo, (que creo que lo hará), que hizo Argentina, se encadenaría un efecto dominó con otros países, los denominados PIGS Portugal, Irlanda, Grecia y España, y ahora sale en relieve también Italia. El daño financiero será mayúsculo.

Para complicar la situación latinoamericana, países colectivistas por antonomasia, por supuesto, con México incluido, ni los gobiernos latinoamericanos ni el Fondo Monetario incluyeron reformas liberales como parte de sus planes de ajuste al principio de la crisis. En vez de eso, los gobiernos de la región aumentaron los impuestos y los aranceles, eliminaros muchos subsidios y redujeron algunos gastos. La desregulación, la privatización de empresas públicas, y la liberalización económica en general no formaron parte de la política oficial en el hemisferio. Sólo a fines de los 80 y a principios de los 90, cuando fracasaron otras alternativas y la crisis regional se agravó, se introdujeron algunas reformas liberales radicales. Una razón por la cual la vía liberal no fue considerada viable durante ese tiempo fue que en el Fondo Monetario se pensó que la crisis era en lo esencial un problema de liquidez que requería créditos y tiempo para ser resuelta. Las reformas estructurales que eventualmente se introdujeron en Latinoamérica para resolver la crisis podrían haber evitado una década perdida si se hubieran aplicado inmediatamente después de que se produjera la crisis. Desgraciadamente, el Fondo pospuso esa resolución.

Por eso ¡cierren el FMI! En ausencia de un FMI, acreedores y deudores harían lo que los acreedores y deudores siempre hacen en casos de falta de liquidez o insolvencia: renegociar la deuda o declararse en quiebra. En un mundo sin el Fondo Monetario, las dos partes tendrían el incentivo para hacerlo así porque la alternativa, no hacer cosa alguna, significaría perderlo todo. Las negociaciones directas entre particulares y los procedimientos de quiebra son esenciales para el funcionamiento del capitalismo. Los rescates financieros del Fondo Monetario Internacional, desafortunadamente, socavan uno de los fundamentos más importantes de una economía libre, al suprimir los mecanismos autocorrectivos del mercado. Simplemente, no existe razón alguna para que los acreedores y prestatarios internacionales deban ser tratados de una manera distinta a como son tratados prestamistas y deudores en los mercados domésticos.

Además, de no existir el FMI se termina el “chivo expiatorio” que usan los gobiernos para ligarlo junto con el liberalismo, los “tecnócratas neoliberales”, dicen por su retórica liberal en sus programas de ajuste como causa de sus problemas. Sólo vean la cantaleta de la izquierda mexicana, de López Obrador denostando a cada oportunidad a los “neoliberales” y culpándolo de nuestra incapacidad para crecer y generar empleos. Por tanto el FMI no sólo ha causado daño a la transición capitalista global sino también a la promoción de las ideas liberales tanto en los países pobres como en los países ricos.

Es hora de crear un sistema financiero global en el cual los mercados disciplinan a los políticos, en vez de un sistema en el que los políticos siguen tratando de disciplinar al mercado. Bajo tal sistema habría condicionalidad creíble, basada en reformas verdaderas. Para eso, no se necesitarían agencias multilaterales como el FMI o ejércitos nacionales para asegurar el pago de deuda, como ocurrió en otras épocas. La ausencia de tales formas de seguro estatal crearía más información y cautela en los mercados internacionales y mejores incentivos por parte de los gobiernos de los países en desarrollo para mantener un ambiente favorable al crecimiento económico y desincentivar políticas intervencionistas, el derroche de gasto público la explosión de la burocracia, el crecimiento del Estado. Los países ricos no sólo deben rechazar la asignación de fondos adicionales para el Fondo Monetario, fondos que van a necesitar ellos mismos para “auto rescatarse”, no hay uno sólo que esté bien, aunque quizá el menos peor sea Alemania. Al limitar o cancelar los fondos al FMI se enviaría una señal al mundo de que los recursos de esa agencia no son, de hecho, ilimitados; los países industrializados deberían ir mas allá para ayudar a los pobres del mundo desmantelando totalmente al Fondo Monetario Internacional.

Los irresponsables sabrán que no hay red que detenga su caída para estrellarse en el piso. Tendrán que actuar forzosamente con responsabilidad, ambos, los que emiten los bonos de deuda soberana y los que la fondean. Se terminaría así de una buena vez por todas con tanto político irresponsable y payaso, y a los “demos”, para que aprendan que lo que ofrecen gratis estos payasos que se creen hadas madrinas, no lo es, que tiene un costo y que lo van a pagar, ya sea con crisis financieras, con desempleo, con inflación, con devaluaciones, para que aprendan a votar con cautela discernir y sospechar de los políticos “hadas madrina”, viendo el futuro del país, que es el propio, y el de sus hijos.

6 comentarios:

  1. Don Corleone6:47 p.m.

    Cerrar el FMI?
    Estas loco?
    Es el negocio liberal por exelencia!
    No importa quien caiga, no importan los riesgos, no importa quien o como pague. Mientras los directores e inversionistas principales ganen dinero, bien puede un pais entero y todos sus parasitos (y no te engañes, cuando le toca a Mexico tu eres parte de los parasitos) irse al diablo o salvarse vendiendose al mejor postor
    Eso es lo genialmente magico del liberalismo: no solo te jode sino que te da (perdon, alquila) la solucion a tus problemas
    Bueno, tampoco es tan original como idea, en cualquier pelicula de gangsters lo ves

    ResponderEliminar
  2. Ves como no entiendes lo que es el liberalismo.

    En el liberalismo, se quiebra. Los inversionistas PIERDEN dinero, cuando invierten en países irresponsables.

    ResponderEliminar
  3. Henry Gondorff8:34 a.m.

    Claro que entiendo, al ser tu un inversionista razcuache en un pais irresponsable eres catalogado inmediatamente como parte del grupo de los parasitos que merecen perder su dinero para el beneficio de los verdaderos dueños y señores del FMI, ellos no perderan nada, mas bien ganan especulando con la caida de paises "irresponsables".
    Si tu filosofia predica que no deberia haber control gubernamental en tus inversiones y que al ser tu el que toma "todos los riesgos" puedes decidir de la suerte de "tus" trabajadores y otros parasitos, porque el FMI no tendria el derecho de hacerlo? Total,una vez que cumplas con las espectativas de tus jefes, por que molestarse en mantenerte un trabajador, empresa o pais cuando ya les eres inutil?
    ps: segun tu cuales son los paises responsables?

    ResponderEliminar
  4. Me estas dando la razón.
    Por eso fuera los verdaderos dueños y señores del FMI!Qué pierdan los que compran deuda soberana de países irresponsables, que los países quiebren.

    Estoy diciendo ¡Cierren el FMI!
    NO lo estoy defendiendo, y tu escribes como si yo defendiera al FMI, ¿Qué no comprendes lo que lees? que lo cierren.

    ResponderEliminar
  5. Tommy DeVito6:59 a.m.

    Pedir que cierren el FMI y defender el liberalismo es como defender la fifa y pedir que prohiban el futbol.
    En que el FMI iria en contra del liberalismo siendo uno de sus maximos y mas afinados utiles de control?
    Quien va a ganar con los recientes puestos de Draghi, Monti y Achleitner? Recuerda que un dirigente en si, genealmente no es muy peligroso, el peligro viene de a quien le debe su posicion.
    No vas a acusar a Goldman Sachs de ser un grupo cripto-comunistas,verdad? O si?
    No sera mas bien que como todos los fervientes defensores del liberalismo, lo son profunda e inquebrantablemente a condicion de no ser quienes paguen los platos rotos?

    ResponderEliminar
  6. Otro que no entiende que es el liberalismo.

    No, los libertarios, queremos banca privada, dinero privado posiblemente basado en el oro o cualquier activo, estamos en contra del sistema bancario actual, basado en un cártel comandados por el banco central.

    Mira, mejor lee más en este blog y después opinas.

    GS es un brazo del gobierno de EU también estamos en contra de eso.

    El FMI no es liberal, es intervencionista. Por favor infórmense que es liberalismo y no lo que les dice el Peje.

    ResponderEliminar