domingo, enero 15, 2012

Crecimiento Económico una Visión Libertaria (Hayekiana) 3

La Estructura de la Producción

En el post previo nos referíamos criticando la “Paradoja del Ahorro” de Keynes que asegura que una reducción en el consumo trae como consecuencia la acumulación de inventarios y con ello la caída de la actividad económica.

Escribíamos que si los inventarios minoristas, en los comercios de venta al público en general fueran representativos de las inversiones, entonce Keynes podría estar en lo correcto. Aquí, el efecto derivado domina. La caída en el consumo minorista significa reemplazos en inventarios reducidos. En general, las inversiones en las últimas etapas de la producción de cualquier bien se mueven de la mano con el consumo.

Pero la producción de cualquier bien tiene varias etapas…

Una de las características más importantes del enfoque macroeconómico de la Escuela Austriaca y que la diferencian radicalmente de la corriente principal (keynesiana) es el cuidadoso análisis de la estructura de la producción de la Escuela Austriaca. Cuando un economista austriaco estudia la estructura de producción, no se limita a preocuparse por los simples agregados, como la cifra total o el valor total de bienes de capital en una economía. Por el contrario, considera lo larga (o lo “indirecta”) que es una estructura de producción concreta.

Un economista austriaco se pregunta: “¿Cuántos pasos hay en el proceso de producción desde la extracción de los recursos en bruto hasta la fabricación real de bienes de consumo?” También estudia cómo cualquier sociedad con una estructura de producción concreta puede mejorar su productividad.

En la Macroeconomía Basada en el Capital se desagrega el capital de forma intertemporal. El producto resultante de consumo es producido por una secuencia de etapas de producción, la salida de una etapa es la entrada a la siguiente, hasta terminar con el consumidor final. Es algo así como el valor agregado, aunque no exactamente puesto que el desarrollo del producto, la investigación y desarrollo no son partes de las etapas de valor agregado pero si lo son de las etapas de producción.

La siguiente figura muestra esquemáticamente estas ideas en el denominado triángulo de Hayek,  en donde las etapas de producción definidas temporalmente son organizadas de izquierda a derecha, la resultante final o salida es el bien de consumo final.



 Se asume por simpleza que la estructura de capital tiene cinco etapas. No obstante que todas estas cinco etapas son operativas durante cada periodo de tiempo puede darse seguimiento a través del tiempo de los recursos requeridos en cada etapa de producción.

Para una economía en crecimiento el triángulo incrementa su tamaño al expanderse hacia fuera la Frontera de Posibilidades de Producción (FPP).





Cuando la gente decide ahorrar más, envía son señales aparentemente en conflicto al mercado:

1.    La reducción en el consumo amortigua la demanda para bienes de capital (inversiones) que están próximas a la etapa final de consumo. Este es el efecto de demanda derivada.
2.    El incremento de dinero para ser invertido trae por consecuencia que la tasa de interés baje, esto significa que los costos para pedir prestado se reducen, y esto a su vez estimula la demanda de bienes de capital (inversiones) que se encuentran temporalmente alejados del consumo final. Este es el descuento temporal  o efecto de la tasa de interés.

Sin embargo, el conflicto entre la demanda derivada  y el descuento en el tiempo están en conflicto solo si la “inversión” se concibe como un simple agregado como acontece en la ecuación de Keynes C + I + G.

En la macroeconomía basada en el capital—y en consecuencia en las inversiones – se concibe como una estructura. Por consiguiente, los cambios en la demanda para la inversión pueden agregarse en forma diferencial (o sustraer de forma diferencial) a las varias etapas de producción que configuran la estructura. De forma muy diferente, Keynes teorizó en términos de agregados en lugar de en términos de la estructura subyacente, por esto Hayek afirmó categórico que “Los agregados de Keynes ocultan los más fundamentales mecanismos de cambio”.

La figura muestra como responde la estructura en la producción al incremento en el ahorro. Nótese la creación de una sexta etapa en la producción.



El incremento en el ahorro resulta en una reasignación de recursos entre las etapas de producción.
Los dos efectos (demanda derivada y descuento temporal)  tienen sus efectos separados y complementarios en la estructura del capital:

1.    Efecto derivado de la demanda: Al reducirse la demanda para los bienes de consumo se amortiguan las actividades de inversión en las etapas finales de producción, reduciendo así la altura del triángulo de Hayek.
2.    Efecto descuento temporal: La reducción en los intereses estimula las actividades de inversión en las etapas tempranas de producción, incrementando así la base del triángulo de Hayek.

Ahora veamos como el incremento en el ahorro repercute en la frontera de posibilidades económicas.



Al incrementarse el ahorro, se tendrá un efecto tanto en la magnitud de los agregados de inversión como en el patrón de creación de bienes de capital.

La FPP nos muestra que más ahorro permite más inversión.

El triángulo de Hayek muestra que la creación de capital en las últimas etapas (tal como inventarios detallistas) se reduce mientras que la creación de capital se incrementa en las últimas etapas de producción.

Y es que esto es enteramente coherente, con la acción humana, la gente ahorra ahora para incrementar su consumo en el futuro, y, las empresas invierten ahora para enfrentar la demanda futura.

La figura nos muestra como los cambios en el triángulo de Hayek repercuten expandiendo la Frontera de Posibilidades de Producción (FPP) como consecuencia del ahorro.






Dando seguimiento a la FPP y el triángulo de Hayek, cuando el consumo parece caer a media que la economía se está adaptando a un crecimiento con tasas mucho mayores, después de las cuales la economía crece más rápido que con anterioridad y, eventualmente sobrepasa la trayectoria proyectada para el crecimiento.


 

 Como ya se ha escrito aquí.

El ahorro implica reducir el consumo presente o en el futuro inmediato…
Para poder tener un mayor consumo en el futuro, posiblemente remoto.

Conclusion


El ahorro visto desde el punto de vista de la macroeconomía basada en el capital está muy lejos de ser el causante de recesiones económicas, estas ideas, keynesianas surgen por su visión simplista de sus agregados. Por el contrario, para la Escuela Austriaca y muy particularmente Hayek, analizan al detalle las etapas de producción revelando que el ahorro lejos de ser el causal de los problemas, es el detonante de crecimientos económicos más acelerados en el futuro.




No hay comentarios.:

Publicar un comentario