lunes, febrero 13, 2012

¿Es el Gasto Público Bueno para la Economía?

Es una idea muy común, que el Estado, y en particular el gasto público es un factor determinante en el crecimiento de la economía. Es lo que los economistas llaman la “Demanda Agregada”, esto es la demanda de bienes y servicios  así como las inversiones como la obra pública por parte del Estado que se suma al consumo y la inversión privado.

Esta, por ejemplo es la visión de López Obrador para “reactivar la economía”, que según él se encuentra postrada y en estado catatónico y por tanto es menester primero hacer ahorros por los altos sueldos de la burocracia de alto nivel, llevar a cabo una reforma fiscal para que “todos paguen impuestos”, especialmente las ricas empresas que por medio de trucos de elusión como el de la consolidación fiscal no pagan. En pocas palabras, la visión de López Obrador, y no sólo de él, también de la mayor parte de los políticos de todos los partidos están fírmenme convencidos que el dinero está mejor en las manos del Estado que en las manos de los particulares, y que es el Estado el responsable de conducir la reactivación de la economía mediante el gasto público.

Hasta 1930 la visión de la mayoría de los economistas era que la economía era estable por sí misma y se auto corregía y que el gobierno debía de mantenerse fuera del camino. Pero esta visión empezó a cambiar al llegar el desastre económico que fue la Gran Depresión. En 1936 el economista John Maynard Keynes publicó su libro “Teoría General del Empleo, el Interés y el Dinero”  y estableció la idea que en aquel entonces confrontaba a muchos que los problemas económicos pueden ser curados si el gobierno interviene de forma activa.

Todo el libro de Keynes es la justificación del intervencionismo Estatal, que en lenguaje coloquial y directo podríamos establecer: “Como Uds. individuos guardan su dinero (ahorran)  y no crean empleos entonces Yo estado, te voy a confiscar el producto de tu trabajo y tu esfuerzo para que Yo “Sabio” y “Magnánimo Estado” que Sí sé que hacer con tu dinero para “invertirlo” yo que si tengo propuestas "sabias" para crear los empleos que tú individuo, por ahorrativo no puedes crear. Así para la visión de Keynes un puñado de burócratas si saben lo que yo y millones de individuos no sabemos que hacer. Por supuesto que es de entender que en los gobiernos Keynes es su economista favorito y la suya la “Nueva Economía”.

Así Keynes proponía la confiscación (mediante impuestos) ya que los particulares no debemos de ahorrar ya que perjudica a la economía y es menester quitarles el dinero para gastarlo, y gastarlo a raudales (nótese que la propuesta de AMLO no tiene nada de original) y cuando ya  la recaudación fiscal no alcanza, el déficit público y la inflación  son la “armas” que tiene el intervencionismo Estatal para continuar con el gasto público como solución de todos los males económicos. Las consecuencias a largo plazo de dichas políticas (que Keynes despreció con la despectiva frase "A la larga, todos estaremos muertos") fueron las inmensas deudas públicas que padecemos casi todos los países, casos de hiperinflación, amén de otros males similares.

Estas políticas, debe recordarse fueron las causantes de la pesadilla mexicana de los 1980’s, en que López Portillo endeudó al país para aprovechar la riqueza recién descubierta del yacimiento petrolífero de Cantarell, y que nos dejó con cero crecimiento hasta muy bien entrados los 1990’s. Ha sido también la causante de toda la crisis presente que estamos viviendo en Europa, países que se endeudaron a más no poder para hacer “inversiones” públicas y gasto público particularmente dirigido a expander la burocracia ante la falta de crecimiento del empleo por parte del sector privado.

Pero me dirán muchos que no tengo razón, que se necesita de gasto gubernamental en infraestructura que es importante, vital para el desarrollo del país, esto es, que se requiere de carreteras, vías férreas, puertos y aeropuertos, presas, canales y tuberías para transportar el agua a las ciudades, etc.

Cuando los políticos quieren justificar sus alzas impositivas muy frecuentemente utilizan este argumento, es también el más visto en la TV para promocionar a un determinado gobierno que hizo muchos puentes y carreteras, por ejemplo, el gobernador de Coahuila Moreira elevó el gasto a niveles sin precedente…y el endeudamiento también, lo mismo ha sucedido con en otros países por ejemplo con Obama en los EUA. Los políticos saben muy bien que el público tiene una visión borrosa y muchas veces no muy aprobatoria sobre el gasto público así que en su lugar emplean la palabra “inversión” así de una connotación negativa se pasa a una positiva.

Es absolutamente cierto que por ejemplo obras como el canal Erie que conectó a Nueva York con los Grandes Lagos la convirtió en el centro económico de EUA, o el drenaje profundo de la Cd. de México desarrollo de Can-Cún en los 1970’s.

También el gasto en infraestructura gubernamental puede tener alguna de las características que tiene la inversión privada. No solamente son necesarios y ayudan a la economía, también, la gente puede comprar bonos que sirven para financiar la obra y obtener por ello rendimientos reales.

No, eso no está a discusión, lo que sí está a discusión es si la obra de infraestructura es o no necesaria. Poniendo un ejemplo, un puente. Si se ha construido para aliviar un problema de transporte que gracias a su construcción permite ahorrar muchas horas de conducir pero sobre todo que existe una insistente demanda, nada podemos objetar. Pero, si se construye el puente, o el tren bala, o lo que sea, como dice AMLO para “reactivar la economía”, para crear empleos, en ese momento tenemos una clase muy distinta de obra pública. Cuando el “reactivar o dar empleo” es la finalidad, la necesidad es secundaria. Los proyectos pueden idearse en donde sea, no importa, bajo esta lógica, los burócratas encontrarán seguramente de sitios adecuados para construir puentes, refinerías, aeropuertos o lo que sea, no importa.

Así los proyectos de los gobiernos tienen dos caras: Antes y durante su realización y después de su realización. Antes, es un proyecto que derramará dinero en una comunidad dará empleo a 500 o quizá más jornaleros. Sin embargo aún en esta etapa, debe recordarse que el dinero para pagar esos sueldos y las constructoras fábricas de acero, concreto etc. es dinero de los impuestos, es dinero que les fue extraído a los contribuyentes, que hubieran empleado en las cosas que más necesitaban, o bien ahorrarlo para hacer una compra importante en el futuro. También el gobierno se puede endeudar para realizar la obra, aquí es dinero extraído a los contribuyentes a futuro, pero es lo mismo, es menos dinero que tú y yo vamos a tener.

Me van a decir, López Obrador me va a decir, mira, ahí están los obreros trabajando, la economía del lugar mejora, las fábricas venden más… etc…

Pero ahora vayamos con la segunda faceta, la obra ya se terminó. Contemplamos así, por ejemplo los segundos pisos del periférico, ya tienen los capitalinos una obra moderna para que los transporte rápidamente…

Primero, el costo real a los capitalinos que después de la obra, vieron aumentados sus impuestos prediales, derechos, multas, todo, excepto claro en las zonas populares clientes favoritos de los políticos.

Segundo su utilidad, no sirven para nada, uno transita rápidamente pero para bajar, se lleva mucho más tiempo que si se hubiese transitado por la parte inferior, así tenemos un “elefante blanco”. Como miles…como el aeropuerto de Cuernavaca, como miles de puentes y carreteras sin el aforo que las haga justificables. Pero costaron y deben pagarse con impuestos, con deuda o con inflación.

Nadie ve, por otra parte lo que con ese dinero los particulares hubieran realizado: Las casas que no se construyeron, los autos, pantallas, DVD, computadoras, ropa, zapatos, abrigos,  que no se vendieron, incluso quizá hasta productos del campo que ni llegaron a ser sembrados y que fueron malogradas por los impuestos y los incrementos a los impuestos.

Ver todas esas cosas no creadas requiere de imaginación que no todo el mundo tiene. ¿Quién piensa en los objetos inexistentes? Sin embargo, eso inexistente, explica el por qué la obra pública per se, la obra pública “para crear empleos” no es buena idea para detonar el crecimiento económico, lo que en realidad ocurre es que se crea algo a expensas de otras.

De esta forma, la obra pública para “reactivar la economía” es en realidad una pérdida de capital y muy frecuentemente es una en la que en lugar de hacer crecer la economía la hace decrecer.

Para terminar, me referiré a el caso de Japón que es paradigmático: En los últimos veinte años, muy pocos gobiernos han invertido en “inversión pública” más que Japón durante los 1990’s el país implementó al menos diez megaproyectos de infraestructura. Durante esa década empezando en 1991 el gasto público japonés ascendió a 31.6 por ciento del PIB, uno de los más bajos para los miembros de la OCDE. También ese año es el último de prosperidad japonesa, derivada, como siempre, en una burbuja sustentada en la expansión del crédito, antes de que su bolsa el Nikkei colapsara y  la burbuja inmobiliaria estallara y se metieran en una depresión económica que hasta hoy persiste.

Los ingresos japoneses después de hacer un máximo en el 86 por ciento de los estadounidenses continuamente ha caído, para el año 2000 el ingreso ha caído al 73.3 por ciento (y eso que el Yen se ha revaluado significativamente) sin importar todo el gasto en proyectos de inversión. La economía japonesa creció 0.6 por ciento entre 1992 y 2007.

Esta es la lección japonesa, todo ese gasto de “inversión” no ha servido más que para destruir capital que les hubiera a los particulares dado la posibilidad de realmente hacer crecer la economía.

Y así como Japón, más recientemente, los países de la Eurozona hoy en problemas como España, Portugal, Irlanda, que gastaron todo lo que tenían que gastar y más para producir crecimientos económicos, hoy están en bancarrota, en una franca recesión.

Así que ya lo sabes, la propuesta de AMLO para “reactivar” y “dar empleos” es un sofisma, sí, durante un tiempo, parecerá que hay más empleos y más actividad, pero a la larga, se tendrá que pagar todo, con más impuestos y/o más deuda, lo que representa, más impuestos, esto es menos dinero para ti y tu familia, menos dinero para que las empresas puedan crecer.

Esta es la realidad de la “obra pública de inversión”.

12 comentarios:

  1. Alamein10:12 a.m.

    Perdón por el off topic pero te invito a ver un vídeo de el movimiento ocupen Wall Street que te dará gusto ver: descubrirás que están más cerca de la realidad de lo que se esperaría de ellos.

    Visita You Tube: "increible discurso por un indignado de Wall Street-protesta: fin de la reseva Federal" esta subtitulado al español. Y es de los primeros que aparecen cuando pones OWS subtitulado:

    www.youtube.com/watch?v=Sp0RuuD6_tI

    Espero que enlace te ahorre trabajo buscando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues, no sé quizá sea la influencia de Ron Paul, y su libro End the Fed. LO bueno es que están protestando en donde deben, los verdaderos causantes de este desórden.

      Eliminar
  2. Hola. Vi la nota en el fb sobre el modelo experimental educativo en Japon, aqui hay una pequeña critica. No me termina de convencer, es demasiado agnostico y un descreido no necesariamente es un ateo. Pero aqui esta completa http://www.leforo.com/showthread.php?62341-Llevele-llevele-su-nuevo-sistema-educativo-experimental-revolucionario&p=753108#post753108

    ResponderEliminar
  3. Anónimo4:27 p.m.

    http://www.imf.org/external/pubs/ft/sdn/2011/sdn1108.pdf

    ResponderEliminar
  4. Carlos V5:19 p.m.

    Pero el problema es que el sector privado no es mejor: La competencia existe en el ámbito de la economía de mercado. Dentro de la economía capitalista existe la competencia, pero no se puede hablar de que domine y eso no es por el estado, es por la dinámica del capitalismo, la que han caracterizado primero Marx, con su principio del incremento sostenido de la concentración de capital, luego Wicksell, y luego Porter. Su enunciado acerca de las 5 fuerzas es una variación del principio de Marx solo que se enseña en las escuelas de negocios. Las empresas usan las 5 fuerzas de Porter para enriquecerse sin devolver nada a la sociedad y sin que esta se beneficie del mecanismo de mercado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Sin devolver nada a la sociedad? La sociedad libre consume los productos y servicios de las empresas de forma voluntaria por que satisfacen sus deseos y necesidades, ya tu punto "sin devolver nada" es erróneo, la empresa existe por que los consumidores necesitan o desean lo que produce y por tanto ya benefició a la sociedad. Y, por otra parte, las empresas crean empleos productivos, compran insumos, y generan actividad económica, esto también es darle "algo" a la sociedad.
      Me temo que el tal Wicksell y Porter no entienden nada de economía.

      Eliminar
    2. Otra vez la falacia del "capitalista abusivo": en una sociedad verdaderamente capitalista, regida por la leyes del mercado, los consumidores premian a los productores mas competitivos; las empresas crecen sólo hasta donde son capaces de mantener la competitividad; y las relaciones entre los diferentes actores ocurren únicamente sobre la base del beneficio mútuo.

      Las grandes corporaciones que crecen más allá de los límites de la eficiencia hasta convertirse en monopolios sólo son posibles gracias a las regulaciones impuestas por los gobiernos: Telmex sería imposible en una sociedad capitalista.

      Eliminar
  5. i4everluis4:12 p.m.

    Carlos V, ¿Puedes sacar ejemplos reales de lo anterior para probar tu punto?

    ResponderEliminar
  6. Daniel v.8:37 p.m.

    Me intriga mas este enunciado " enriquecerse sin devolver nada a la sociedad " a que se refiere con esto, el sector privado es el que utiliza la fuerza laboral le proporciona una paga y se reinicia el ciclo de consumo de vienes y servicios, que otra aportación seria considerada suficiente?

    ResponderEliminar
  7. las grandes corporaciones si pudiesen no devolver nada ala sociedad lo harian,eso esta mas que claro,solo les interesa explotar y caresen de co-responsabilidad con la sociedad...el gobierno tambien esta incluido ahi.

    ResponderEliminar
  8. No me agrada Lopez Obrador, pero en esta propuesta en especifico, creo que podria ser buena.

    La propuesta de AMLO para financiar el gasto en infraestructura no es de subir impuestos, sino de bajar sueldos a la burocracia que mas gana. Si bien, esto equivale a subirles los impuestos, este incremento esta focalizado a un sector en especifico de la poblacion, la burocracia. Creo que alli esta la clave para analizar la propuesta: el dinero se le quitaria a la burocracia.

    Y digo que es la clave, porque la burocracia, aunque consume, no produce nada (ok, "nada"). Lo ideal es un intercambio equitativo, "produzco bienes, consumo bienes", pero la burocracia en general, creo yo, consume mas de lo que produce.

    De alli que quitarles dinero para invertirlo en infraestructura podria tener un balance positivo para el pais, siempre en cuando, como dices, las obras sean justificadas.

    Y obvio, estoy asumiendo que de esta manera realmente se puede ahorrar la cantidad de dinero que dice AMLO. La cifra que el maneja (600 mil millones) si suena inverosimil.


    Haku

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sería mejor dado que el tipo ahorrar esa cantidad, que también dudo, que pusiera el IVA al 10% Y el ISR al 15%. Eso sí que haría crecer al país.

      Eliminar