martes, septiembre 04, 2012

Sobre la Depresión Económica en Curso

“Yo…coloco a la economía como la primera y más importante de las virtudes republicanas, y, al endeudamiento público como al mayor de los peligros que debe de temerse….A él siguen incrementos en los impuestos, lo que a su vez se convierte en desgracias y opresión…No debemos de permitir que los gobernantes nos carguen con deuda eterna. Debemos hacer nuestra elección entre economía y libertad, o profusión falsa y servilismo. “-Thomas Jefferson (1816)

Muy a menudo se me pregunta sobre los mercados de acciones, de divisas, de materias primas sobre la posible evolución de los mismos y de lo que en forma reiterada afirmado desde que entramos en depresión económica en el 2008.

Mucha gente, duda de la verdad, pero la simple aritmética no puede ser cuestionada. La verdad, la verdad que yo veo, solamente es, tus opciones son aceptarla o rechazarla, pero no puedes cambiarla. Y la simple aritmética nos dice que estamos en una depresión económica.



V
amos otra vez con lo mismo. La evolución real del PIB es la línea roja. Esto simplemente es así por que es el número nominal menos el gasto gubernamental deficitario. ¿Por qué debemos de restarlo? Por qué si no lo haces estás contabilizando por partida doble el gasto del gobierno, se está al mismo tiempo contabilizando la emisión de deuda (la cual va a la economía privada) y las compras del gobierno con la emisión neta de deuda.

Esto es una distorsión y por eso, debe sustraerse.

Una vez hecho esto, se puede apreciar con claridad lo que ha pasado y lo que está pasando. Tendríamos que contabilizar un crecimiento nominal del 10% para la magnitud de los déficits que estamos teniendo para tener realmente crecimiento económico. Esto no va a pasar, a duras penas se tiene nominalmente un PIB positivo, así que esto significa que el gobierno está destruyendo el poder adquisitivo de la gente en lugar de hacer crecer la economía.

Pero no sólo son los EUA, en todos los países “desarrollados”, los que han adoptado el socialismo democrático, denominado el socialismo “moderno”, el del Estado de Bienestar que te cuida de la cuna a la tumba, el crecimiento real está extinguiéndose  Sí, extinguiéndose, la actividad productora de la riqueza está siendo aniquilada. En cambio, la deuda (impagable, e inextinguible en todas esas promesas para pagar de todos los tipos: Soberana, pensiones, y los “derechos sociales” a su vez, las divisas fiduciarias “fiat” se imprimen (es un eufemismo ya ni siquiera se requiere la tinta y el papel, unos cuantos teclazos en las computadoras de los bancos centrales y ya está hecho) creando trillones de la nada y eso sí que está creciendo sin pausa alguna y a menos que los planificadores centrales, se percaten y se arrepientan del daño hecho y aflojen el estrangulamiento que hacen a sus respectivas economías y desencadenen a los empresarios y los verdaderos constructores de la riqueza REAL, no habrá esperanza para el mañana.

No esperemos que este arrepentimiento se dé. Los gobernantes parecen no entender que la riqueza real sólo y únicamente puede crearse mediante la creación de manufacturas, de bienes, la minería, el comercio, los servicios de todo tipo, que son realizados por el capital invertido de sus propietarios, combinado con mucho trabajo, mucho sudor, toma de riesgos, y sacrificios personales. El CAPITAL y el SUDOR, deben combinarse para producir más de lo que se consume, y crear AHORRO, que serán más adelante invertidos para crear más y más riqueza, invertir ese capital para incrementar la productividad y la competitividad necesaria para incrementar los estándares de vida.

No pueden entender los gobernantes, y sus cómplices banqueros centrales y el coro de economistas de la corriente principal que culpan al desempleo de lo único que saben culpar: “No hay suficiente demanda agregada”, “No hay suficiente crédito”. No entienden que LA RIQUEZA REAL, se crea resolviendo problemas, creando más de todo, dando más servicios de todos, y que la gente quiere todo eso por menos dinero y los empresarios de ser recompensados con la elección de la gente con su voto de preferencia cotidiano. Los empresarios se vuelven ricos al proporcionar mejores productos y más baratos que compiten ferozmente con otros empresarios. Los empleados que laboran en los negocios en expansión tienen buen prospecto a futuro lo que crea seguridad en el empleo.

Pero no, los gobernantes insisten en estrangular al empresario, en dificultar la creación y expansión de las empresas, en sobre reglamentar todo, en expoliarlos sin misericordia con impuestos, quitándoles su capital y las posibilidades de crecer. Si Ud. lector piensa que en México las cosas son complicadas para el empresario, sólo hay que viajar a España, Francia o Italia para darse cuenta que aquí estamos en el cielo comparados con esos países que hoy se derrumban víctimas de un estado parasitario que está matando lentamente a su huésped.

En esos tres países, no hay más vocación empresarial, los jóvenes todos, quieren ser “funcionarios”, serpientes (perdón servidores) públicos, quieren ser los parásitos no los huéspedes, porque saben que el gobierno jamás los despedirá por muy torpes y mediocres que sean, saben que se jubilarán con jugosa pensión, saben que su vida, toda está resuelta. No les interesa ahorrar, no les interesa tomar riesgos, no les interesa impulsar alguna idea, no les interesa producir riqueza real. Y, así ¿Cómo quieren que existan empleos productivos que mantengan a las serpientes públicas? ¡Imposible!.

El Gran Fraude del “Aligeramiento Cuantitativo”

En 1920 John Maynard Keynes escribió “La mejor manera de destruir el sistema capitalista en envilecer su moneda. No existe forma más sutil, no ha forma más segura de anular los fundamentos de una sociedad que envilecer su moneda. Mediante un continuo proceso inflacionario un gobierno puede de forma velada, secreta, y sin ser observados de una parte importante de la riqueza de sus ciudadanos. Este proceso activa todas las fuerzas ocultas de las leyes de la economía del lado de la destrucción, y lo hace de tal manera que sólo un hombre en un millón podrá diagnosticar”.

Son increíbles los economistas de la corriente principal, particularmente los dos premios Nóbel Krugman y Stiglitz, los dos a coro proponen salir de la depresión gastando, gastando y gastando, la famosa “Demanda Agregada” o gasto gubernamental. Este gasto ha dejado en la ruina a varios países, y dejará en la ruina a otros más que hoy nos parecen gigantes sólidos pero que en realidad tienen los pies de barro y me refiero a China que será, muy pronto tema de preocupación. Toda la destrucción de capital en construir ciudades de oficinas y de habitaciones fantasmas, tiene el equivalente a las oficinas en Manhattan vacías sin ser rentadas ni vendidas. Tienen ciudades enteras para cientos de miles de habitantes, de casas habitación nuevas sin ser vendidas ni rentadas, esto es una aberración, y esto lo van a pagar, las leyes de la economía sólida la real no las ficciones keynesianas pronto se harán sentir….

Pero de todas las porquerías que se han hecho, la más increíble de todas es el camino que empezó a andar la Reserva Federal desde 2008. La manipulación de las tasas de interés, bueno, siempre lo han hecho, pero esta vez cayendo en lo ridículo, en lo absurdo. Las tasas para fondos federales es prácticamente de cero, y se espera que esto dure un par de años más (esa es la amenaza). Recordemos que las tasas de interés son precios relativos que debieran de estar determinados libremente en los mercados de capitales privados. La tasa de interés asignada en forma libre depende del riesgo que perciben los inversionistas y de la cantidad de dinero que es asignado, que a su vez depende de las preferencias temporales de la gente para elegir entre ahorrar o gastar.

La Reserva Federal puede por que así lo quiere sólo manipular como he escrito la tasa de interés de los fondos federales con que se presta a los bancos, pero poco, en teoría podía hacer con las tasas de interés de más largo plazo. Pero encontraron la manera: El aligeramiento cuantitativo del cual ya llevamos dos rondas y amenazan con una tercera, esto es, comprar los bonos del Tesoro de los EU y para ello, como no son ahorradores, no tienen riqueza real ganada, sudada, y ahorrada, simplemente “imprimen”, los billetes necesarios para comprar toda la deuda en los mercados de capitales que sea necesaria para “simular” un gran apetito por los bonos, lo que hace que los bonos suban de precio y las tasas de interés subyacente caiga. También tienen otra modalidad un poco menos nociva que es vender bonos de corto plazo y con ese dinero comprar bonos de largo plazo, a esto le llaman operación “Twist”. Con estos mecanismos de comprar bonos del Tesoro y “activos”, como bonos respaldados por hipotecas han pasado a la hoja de balance de la Fed 2.5 millones de millones de USD.

Aquí debemos de poner en claro otras cosas a las que resultan evidentes por la noticias y los comentarios del día a día por la agencias de noticias, realizados, por supuesto, por el coro de economistas de la corriente principal.

La supuesta intención es la implantar una política de bajas tasas de interés para que muy a lo keynesiano se reactive la economía, recordemos que para Keynes las tasas de interés son el acelerador y el freno de la actividad económica. Dicho sea de paso, como ya lo he escrito, no han logrado su objetivo la economía sigue débil y el desempleo tercamente alto. Pero hay otro objetivo, no tan evidente, y del que casi nadie habla: Financiar con dinero impreso de la nada la colosal deuda y déficit públicos que se espera que aumente a $ 10 millones de millones de USD durante esta década. Como no existen suficientes inversionistas (incluyendo países que compran deuda para sus reservas internacionales como China campeón comprador de deuda americana y  Japón subcampeón) entonces el remedio es fácil imprimimos dinero de la nada y compramos la deuda del gobierno que de otra forma pondría las tasas de interés por los cielos. Tan sólo el año pasado la Reserva Federal compró más del 60 por ciento de las nuevas emisiones de bonos del Tesoro. Esto es, a todas luces un mayúsculo fraude y es además inflacionario y de esto me ocupo con detalle más adelante, baste decir que el objetivo de “destruir al Capitalismo mediante el envilecimiento de la moneda” que mencionó Keynes en 1920, va viento en popa.

Este mismo esquema de comprar deuda soberana se ha repetido en Europa por el BCE (Banco Central Europeo) para los países en los que suben las tasas porque no existe suficiente interés en los mercados de capitales por esos bonos que se perciben como de países insolventes por lo que el riesgo es muy alto y eso se compensa con mayores tasas. Más aún, los italianos han amenazado al BCE de que si el país colapsa es su culpa por no comprar su deuda. Vil chantaje.

En este juego, parece ser que sólo el Bundesbank (Banco Central Alemán) es el único sensato y se opone a este fraude, los alemanes saben perfectamente bien con la República de Weimar lo que son las hiperinflaciones y no quieren que eso se repita…

Se han justificado este fraude empezando en los EUA al establecer supuestamente el mandato dual de la Reserva Federal: Establecer una política monetaria que mantenga la estabilidad de los precios Y conduzca a mantener el pleno empleo. Como decimos en México “chiflar y comer pinole”. No obstante que ha quedado debidamente comprobado que las ideas de intercambiar inflación por empleo son falsas ni al corto ni al largo plazo, la famosa curva de Phillips es una falacia. Esto además ha quedado amargamente demostrado en la década de los 1970’s en que vivimos la estanflación esto es inflación con estancamiento económico y que reveló que por el contrario la inflación aumenta el desempleo y desacelera el crecimiento.
 
Cualquier persona sensata con algo de sentido común puede comprender que la impresión de dinero no crea nueva riqueza, ni crea nuevo capital, sino por el contrario, destruye la riqueza y el capital existentes creados con trabajo y sudor por la gente productiva de la sociedad. Por ese motivo la Reserva Federal no puede tener mucha influencia en el crecimiento REAL del PIB y debería de dejar de hacer trucos de magia y dejar que los mercados, libres, y los empresarios se hagan cargo del crecimiento de la economía.

La presunción es que la Reserva Federal puede promover el crecimiento económico a través de dinero fácil y tasas de interés "excepcionalmente bajas". Pero, lejos de eso, la realidad ha tenido otras consecuencias y la más peligrosa es la creación de burbujas de activos, esta vez en los mercados de bonos principalmente pero también el las bolsas de valores y los mercados de materias primas incluyendo por supuesto, la energía. Los rendimientos del tesoro están en mínimos históricos. La búsqueda por mayores rendimientos por parte de los inversionistas ahorradores que están siendo esquilmados los obliga a tomar mayores riesgos, riesgos que nunca tomarían pero que en su desesperación por obtener rendimientos reales los toman lo que está inflando una burbuja con bonos basura, y los inversionistas pierden cada vez más su percepción y cautela con el riesgo y  están asumiendo mayores riesgos a medida que tratan de mejorar aún más su rendimiento.

Todo mundo parece olvidar o quizá no querer ver que la política monetaria de la Reserva Federal de mantener las tasas de interés demasiado bajas por demasiado tiempo del 2003 al 2005 contribuyó en forma determinante a la burbuja inmobiliaria por lo que las tasas ultra bajas de hoy en día amenaza con repetir los mismos errores. Pero ahora con otros activos como los bonos y las acciones.

Al reprimir las tasas de interés a largo plazo, la Reserva Federal está distorsionando los precios de los activos, incluyendo los precios de la vivienda que necesitan caer lo que necesiten caer para restaurar el equilibrio a largo plazo, fueron malas inversiones se crearon demasiadas viviendas, parecían buenas en la euforia del boom pero nunca lo fueron.

Desplazar a los inversores hacia activos de mayor riesgo no debería ser el papel de la Reserva Federal; sin embargo esto es lo que ha hecho desde la crisis financiera de 2008-09. Como dijo el ex vicepresidente de la Reserva Federal, Donald L. Kohn, en un discurso en la Universidad Northwestern en noviembre de 2009, uno de los objetivos de la política de bajas tasas de interés "es inducir a los inversores a desplazarse hacia activos más riesgosos y a largo plazo". Y vaya que lo están logrando.

Los inversionistas principalmente los participantes en los mercados accionarios siempre han confiado que Bernanke saque al buey del barranco cuando las noticias económicas no sean buenas. Como ya ha agotado todas sus balas ya sólo esperan más “aligeramientos cuantitativos” que inyecten más liquidez a los mercados y estos suban.





La gráfica precedente muestra el crecimiento sin medida del M2 (Cantidad de dinero) que ya ha alcanzado lo 10 mil millones de millones de USD. ¿Ustedes creen que este crecimiento monetario de 900% desde 1980 corresponda al un crecimiento de la economía de esa misma magnitud? Obviamente que no. Esto es de lo que habla Keynes de “destruir al capitalismo envileciendo su moneda”

Pero lo realmente escalofriante es cuando observamos la Velocidad de ese mismo M2









Que se encuentra en caída libre y eso que ya se encuentra en mínimos históricos que inician en 1958. Esto es, no obstante la cantidad de dinero, no obstante lo bajo en las tasas de interés, el dinero está parado lo que demuestra que la Reserva Federal también ha alterado el mecanismo de transmisión monetaria al pagar intereses sobre las reservas excedentes. Los bancos ahora estacionan sus fondos en la Reserva Federal en lugar de prestarlos al sector privado, mientras que la Reserva Federal compra deuda pública para financiar el exceso de gasto público.

El problema de fondo, por supuesto, es que en un mundo de monedas fiduciarias puras emitidas por los gobiernos y sin reglas monetarias, la Reserva Federal y otros bancos centrales están sujetos a la presión política de "estimular" la economía — una meta que es inalcanzable a través de la creación de dinero o la manipulación del tipo de interés.

Eso por un lado, y por el otro, los gobiernos no son los creadores de riqueza, son los destructores de riqueza, nos han dejado en una situación lastimosa, preocupante.

Y el problema mayor es que la gente no se da cuenta de realmente lo que está pasando, no se dan cuenta que esta situación no es sostenible, no perciben los peligros. El día en que la curva de velocidad de M2 de la vuelta vamos a sentir los efectos hiperinflacionarios en la economía.

Festejan en Wall Street y los economistas de la corriente principal las palabras de Bernanke en que amenaza con un nuevo QE3. (Aligeramiento cuantitativo 3), yo caigo en pánico. Pienso en la gente,  la gente que me rodea, que tienen anhelos que trabajan duro, que tienen familias… Yo quiero que todo el mundo este bien, pero para esto, los ciudadanos productivos, debemos de alguna forma parar esta secuencia de atrocidades que nos va a llevar a la destrucción de la economía. ¿Estaremos a tiempo? Y más importante aún ¿Podremos hacerlo? O sólo podremos sentarnos y ver como se destruye la civilización.

2 comentarios:

  1. Lo más siniestro de todo es la forma en que las políticas económicas de China han camuflado las acciones de la Federal Reserve, permitiendo que el dólar conserve artificialmente su valor y sosteniendo la ilusión de que los QE sí están funcionando. En fin, cuando menos no podemos negar que son tiempos interesantes...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y aún con la compra de deuda por parte de China, y Japón, que están desesperados que no se les revalúe el Yen, la FED compró más del 60% de toda la deuda emitida por el Tesoro.

      Los estados socialistas "modernos", son un inmenso barril sin fondo, que demanda más y más recursos de la cada vez menos gente productiva, el parásito está matando al huésped.

      Eliminar