miércoles, septiembre 12, 2012

Una República, No una Democracia



 

El texto que sigue fue escrito por Ron Paul, precandidato por el partido Republicano a la presidencia, que, desafortundamente, como todos sabemos perdió por que no es un halcón, por que es libertario, y por que no es “conservador” en el sentido religioso y social. Sin embargo, metió mucho ruido, generó muchas ideas, y mucho de que hablar. El texto que sigue lo escribió ayer y lo he traducido por que es exactamente mi idea que tengo de gobierno.

La semana pasada concluyeron los espectáculos fondeados por los contribuyentes conocidos como las convenciones de los partidos. Es quizá muy ilustrativo que $18 millones de dólares fueron otorgados a cada uno de los partidos para estas terribles experiencias del derroche absoluto, se requirieron además $50 millones para cada partido para seguridad anticipándose a las protestas de cada evento. La suma total que aportaron los contribuyentes a esto para actividades estrictamente partidistas fue entonces de $136 millones una gotita en el agua comparada con nuestra desastrosa situación fiscal, pero eso no le quita lo desastrosa. Los partidos debieran de fondearse así mismos y no los contribuyentes.

Los líderes de los partidos determinaron en estas convenciones, o pretendieron determinar quienes serían sus candidatos para gobernar la nación por los próximos cuatro años, .todo ello en medio de interminables exaltaciones a la democracia. Sin embargo, no somos una democracia. De hecho, los padres fundadores encontraron que es muy peligroso el concepto de democracia.

La democracia es la ley de las mayorías a expensas de las minorías. Nuestro sistema tiene ciertos elementos democráticos, pero nuestros fundadores nunca mencionaron democracia en la Constitución, la Carta de los Derechos, o la Declaración de la Independencia. En los hechos, nuestras protecciones como ciudadanos ante el Estado son decididamente antidemocráticas. Por ejemplo, la Primera Enmienda protege la la libertad de expresión. No importa o no debiera importar si la expresión es abominable para el 51% o aún para el 99% de las personas. La expresión individual no está en forma alguna sujeta a la aprobación de la mayoría. En nuestra forma de gobierno republicano, el individuo, la menor de las minorías, está protegido de la muchedumbre.

Desafortunadamente, la Constitución y sus protecciones son cada vez menos respetadas y calladamente hemos permitido que nuestra República Constitucional se desenvuelva en una democracia militarista, corporativista social. Las leyes son violadas, veladamente cambiadas e ignoradas cuando son inconvenientes para aquellos en el poder, mientras que otros que están en la posición de verificar o balancear no hacen absolutamente nada. De esta forma las protecciones al individuo ideadas por los padres fundadores en contra del Estado son más y más tan sólo una ilusión.

Esta es la razón del por qué se le da cada vez más importancia a las creencias y puntos de vista de los problemas del presidente. Las muy estrechas limitaciones al poder del gobierno están claramente escritas en el Artículo 1, Sección 8 de nuestra Constitución. En ninguna parte, por ejemplo, existe alguna referencia que permita obligar a los norteamericanos a comprar un seguro de salud o enfrentar una penalización de impuestos. Sin embargo el poder de hacer esto lo reclama el ejecutivo y sorprendentemente es confirmado por el Congreso y la Suprema Corte. Debido a que somos una República Constitucional la sola popularidad de la materia no debiera de importar. Si está en una clara violación a los límites del gobierno y aún así la gente la quiere, la enmienda constitucional es la única forma de proceder. Sin embargo, en lugar de seguir por este proceso arduo, se ignoró en los hechos a la Constitución y el mandato sobre los seguros de salud de todas formas fue permitido.

Todo esto n hace sino demostrar las muy escasas limitaciones que tienen la Oficina Oval para imponer sus puntos de vista y preferencias sobre los destinos del país, así, ajo este sistema, si el 51% de la gente vota en un sentido, el 49% restante sólo le quedará estar furioso y protestar.

No deberíamos de tolerar el hecho de que nos hemos convertido en una nación gobernada por hombres, y no por leyes. No me cansaré de decir y enfatizar que somos una República, no una Democracia, y como tal debe de insistirse que existe un marco consignado en la Constitución y debe de ser observado y respetado y que los límites impuestos por la ley no deben de ser cruzados por nuestros gobernantes. Estas limitaciones legales al gobierno aseguran que los hombres en el poder no podrán imponer su voluntad sobre los individuos, más que el individuo se le permita gobernarse así mismo. Cuando el gobierno está restringido a las leyes, la libertad prospera, y con ella la nación.

Hasta aquí el texto de Ron Paul…

¡Qué afortunados fueron los norteamericanos de tener esos padres fundadores! Ellos idearon la Constitución para proteger al ciudadano del Estado, y es completamente cierto que en ella no se menciona por ningún lugar la palabra Democracia, los padres fundadores estaban muy recelosos de ella, la ley de la muchedumbre, Franklin alguna vez dijo “Les dejamos la República, ojala puedan conservarla”. Evidentemente, no han podido conservarla, Paul es como un quijote, que lucha por sus ideales, ideales que alguna vez lo fueron de esos padre fundadores; apegado a lo que debiera ser, pero que ya la destructiva democracia, que tiene a los EUA y al mundo al borde del precipicio, ha prevalecido sobre las leyes absolutas que inspiraron a la Constitución de los Estados Unidos, que pena que nuestra Constitución Liberal (Juárez) fuera hecha trizas por el Constituyente de Venustiano Carranza y en lugar de una Constitución que defienda al individuo del poder del Estado, tuvimos la primer Constitución colectivista, comunista del siglo XX, aún antes que los Bolcheviques, en que el individuo, no cuenta, está para cooperar con el bien común, aunque en ello destroce su bien individual. Así tanto allá como acá, y todavía más acá, los ciudadanos estamos sujetos a las veleidades, ocurrencias, ideologías, del gobernante en curso. Si tenemos uno bueno, que bien, que suerte, pero si no lo es, nos hunde. Esto no debería de ser así, si los ciudadanos queremos prosperar en todos los órdenes, debemos de luchar por el establecimiento de la República, el gobierno basado en leyes, pocas, claras, basadas en el orden natural y la moral, y no en los caprichos de los gobernantes, y mucho menos en los de la muchedumbre.



8 comentarios:

  1. Peor acá: por lo menos allá queda el consuelo de que la Constitución ha sido violada. Aquí los desmanes se perpetran al amparo de la Constitución.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es David, nuestra Constitución es la primer "progresista" del mundo. La primera que aplasta al individuo por la muchedumbre.

      Eliminar
  2. Ron Paul tiene una postura libertaria sobre la política exterior y la despenalización de las drogas, pero no es libertario. Él es paleoconservador.

    ResponderEliminar
  3. Generalmente en cuestión de política, soy muy reticente a alabar cualquier derivado del tema, y si me preguntacen a quien admiro en el rubro, generalmente contestaría con una mueca en la boca... Pero lo que es del César al César... Si hay un político digno de mi limitada admiración por esta "clase social" en el mundo, este sería Ron Paul.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. El hombre es inteligente, pero en multitud es estúpido. Es por eso que deberiamos de defender al hombre como individuo, no al colectivo. por eso siempre me produce una sonrisa cuando escucho la frase "X numero de personas no pueden estar equivocados" de hecho, entre más grande sea la cantidad, es más probable de que esten equivocados. pero en fin.

    Por cierto, nosotros tambien somos una república, no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí se supone que somos una República, pero contradictoriamente somos una democrática, no se puede ser las dos cosas a la vez. Quizá el nombre se oye bonito y por eso se utiliza, pero nada tiene que ver con el concepto de República. México está gobernado por el capricho de los políticos, no por leyes.

      Eliminar
  5. Y esas leyes nos las da moisés o las hacen burócratas? son definitivas, absolutas? cuáles son?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las leyes de Moisés,en realidad quitando aquellas que tiene que ver con Dios, son ley natural. No me quiero extender mucho aquí, pero sí da para un post, sólo te recomiendo que leas "La Ley" de Bastiat, te copio un pequeño párrafo del libro:

      "la ley es la organización del derecho natural de legítima defensa: es la sustitución de la fuerza colectiva a las fuerzas individuales, para actuar en el campo restringido en que éstas tienen el derecho de hacerlo, para garantizar a
      las personas, sus libertades, sus propiedades y para mantener a cada uno en su derecho,para hacer reinar para todos la JUSTICIA.

      Y, el libro puedes bajarlo del Archipíelago Libertad en

      http://archipielagolibertad.org/upload/files/001%20Liberalismo/1.2%20Obras%20clasicas%20de%20la%20libertad/Bastiat/0013%20Bastiat%20-%20La%20ley.pdf

      Saludos

      Eliminar