lunes, enero 28, 2013

Dos Revoluciones

Se ha utilizado irrestrictamente la palabra Revolución para referirse a diferentes movimientos sociales, aún más los norteamericanos utilizan la palabra Revolución para referirse al movimiento de independencia, movimiento que les dio  origen como nación.

Sin embargo, la Revolución Norteamericana fue un movimiento basado en ideas, en buenas ideas y promovida por hombres altamente ilustrados que pasaron por un proceso creativo que los llevó al nacimiento de la nación más libre y más próspera en la historia de la humanidad.


Por otra parte, otra Revolución, la francesa, fue la revuelta de la muchedumbre. Es ella el progenitor de los horrores de la revolución Bolchevique, de la mexicana que carente de ideología propia de ahí y de la bolchevique toma sus ideas, el partido nacional socialista (Nazi) de Adolf Hitler, la revolución cultural de Mao, la carnicería de Pol Pot, y los movimientos actuales como los “indignados”, “ocupemos Wall Street”, “Morena”,  #Yosoy132, etc. Movimientos básicamente del muchedumbre, sin más idea que la de protestar, pero nunca construir, quitar y regalar, pero no generar riqueza.

Así la Revolución Francesa es la antítesis de la fundación de Norteamérica.


Una importante diferencia es que los norteamericanos ganaron con su revolución en libertad y mayores derechos individuales y lo que crearon fue una República, no una democracia, para el manejo y la administración de “la cosa pública”. En cambio, los franceses con su revolución se metieron en salvajismo bestial y quitaron una monarquía la de los Luises, para empezar con la dictadura de Napoleón Bonaparte que los llevó guerras imperialistas con sus vecinos hasta que después de 80 años terminaron más o menos en algo parecido a una república.

Se afirma que ambas revoluciones fueron sustentadas ideológicamente por pensadores de la Ilustración, la francesa por los escritos de Jean-Jacques Rousseau mientras que la norteamericana en los de John Locke. Esto es como decir en nuestros días que las ideas que guiaron a Ronald Regan estaban basadas en la obra de Milton Friedman, mientras que las que guían a Barack Obama están basadas en las de Paul Krugman.

A Locke le importaba ante todo las leyes sobre la propiedad. Su idea era que el gobierno propiciaría a los hombres para proteger su propiedad en las cortes y juzgados, en lugar de que cada hombre tuviera que defender su propiedad siendo él mismo el juzgador y la fuerza policíaca. Por el contrario, podría afirmarse, Rousseau veía al gobierno como el recipiente para implantar la “voluntad general” y para crear hombres más morales. A través de la fuerza del estado, el gobierno podría “forzar al hombre a ser libre”.

Como apunta en historiador Roger Hancock las teorías enarboladas por los revolucionarios franceses no tenían el más mínimo respeto por la humanidad excepto para la nueva clase de humanidad que según ellos pretendían crear. Para librar a la humanidad de la tradición, los revolucionarios estuvieron listos para ser ellos mismo las nuevas creaturas de esta nueva sociedad, para reconstruir su misma humanidad y hacerla que se sujetase al deseo general.

Los norteamericanos celebran el día cuatro de Julio, para conmemorar la fecha en que se firmó el escrito en el que se demandaba a Gran Bretaña la independencia basada en la “Naturaleza de Dios”, un escrito, pensado, y pulido por las mentes de varios hombres, los padres fundadores.

Los franceses, celebran la toma de la Bastilla, el día en que mil parisinos armados irrumpieron en la prisión de la Bastilla, salvajemente asesinaron a seis guardias, los decapitaron y colocaron sus cabezas en estacas, esto con el fin de crear pánico entre las guardias y tomar más armas y poder de fuego para proporcionárselo a la muchedumbre. Así los franceses tienen un día nacional para conmemorar un acto de salvajismo.
Entre los slogans famosos de la Revolución Norteamericana de tiene “Dame libertad o dame la muerte”

De entre los slogans famosos de la Revolución Francesa destaca el del club Jacobino “Hermandad de la Muerte”, moldeado por un tal Nicolas-Sébastien de Chamfort, un sátiro de la revolución: “Se mi hermano o te mataré”.

El símbolo de la Revolución norteamericana es la campana de libertad, que fue sonada por primera vez para proclamar la apertura del Congreso Continental como secuela de las batallas de Lexington y Concord, y se volvió a sonar otra vez para convocar a los ciudadanos de Philadelphia a la lectura pública de la recientemente firmada Declaración de Independencia.

El símbolo de la Revolución Francesa es la “Navaja Nacional” la Guillotina…

De los 56 que firmaron la Declaración de Independencia, todos murieron por causas naturales en la vejez, con la excepción de Button Gwinnett, que murió en un duelo que no estaba relacionado con la Revolución.

De todos los padres fundadores, sólo uno no murió por causas naturales: Alexander Hamilton. Murió en un duelo con Aaron Burr, en el que se dejó matar ya que por sus ideas cristianas pensaba que era un mucho mayor pecado matar a un hombre que participar en un duelo.

Presidente tras presidente, todos murieron pacíficamente hasta que Abraham Lincoln fue asesinado por un fanático en un teatro en 1865.

En cambio, todos los líderes de la Revolución Francesa murieron violentamente, guillotinado uno tras el otro.

La Revolución Norteamericana basada en las ideas de Locke, una Constitución pensada para proteger al individuo de las arbitrariedades del Estado, la libertad y la propiedad  privada individual, plasmadas por John Adams, Benjamin Franklin, Alexander Hamilton, John Jay, Thomas Jefferson, James Madison, y George Washington. Los padres fundadores, dio origen a una República, e insisto, no una democracia,  al país más libre de la tierra, el que más adelante se convirtió en el más rico y poderoso, y por qué no decirlo en la envidia de todos.

Así lo hicieron durante 200 años, hoy Barack Obama, quiere terminar con la libertad y el individualismo que los hizo grandes y los quiere convertir en franceses.

8 comentarios:

  1. Anónimo3:15 p.m.

    Bueno, aunque admiro mucho a Jefferson, Franklin y Madison por sus grandes ideales de libertad, hay que aclarar que EUA no logró su independencia solito, salvo lo de Saratoga, los colonos estadounidenses estaban siendo derrotados en la mayoria de las acciones belicas (y eso que la corona inglesa no pudo enviar muchos soldados ingleses y tuvo que importar alemanes). Fue la ayuda francesa y española la que inclinó la balanza de la lucha a favor de los estadounidenses (algo que igualmente a muchos se les olvida aclarar).

    Curioso que cuando los "nobles" estadounidenses solicitaron ayuda para combatir a los igualmente "nobles" y "amantes de la libertad" ingleses, los "egoistas" y "estatistas" franceses y españoles les brindaron ayuda. Pero cuando los "egoistas" Mexicanos y españoles como Hidalgo, Morelos y Mina les pidieron ayuda a los "nobles" estadounidenses e ingleses estos no les dieron ninguna o fue mínima.

    Hasta Rothbard escribió una vez un artículo criticando a George Washington diciendo que sus capacidades han sido muy exageradas por parte de los historiadores (creo que hasta le llama estatista), y que quien realmente era liberal y que merece el reconocimiento es el general frances Laffayette. Washington al parecer resultaba mas perjudicial que benefico para la lucha por la independencia de EUA.

    Y no olvidemos que Inglaterra se enteró del apoyo de EUA a Napoleón y por eso cargó duramente contra sus antiguas colonias en la (no muy famosa) Guerra de 1812-1815, y seguramente las habria reconquistado (hasta llegaron e incendieron Washington) si Napo no hubiese regresado de su exilio en Elba... nuevamente los franceses salvaron a EUA.

    Esto demuestra que EUA, durante sus primeros años de vida independiente no parecía estar destinado a ser una gran potencia, sino que estaba en la misma situación de precariedad y debilidad que sus vecinos de más al sur (Nueva España tenia hasta 1810 un nivel de vida más alto que el de EUA), aunque, eso sí, con mayor estabilidad política, lo que no lo libraba de ser un blanco posible de intervenciones extranjeras.

    Tan solo ejemplos de como la historia es algo mas compleja de lo que se cree.

    Crisbio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus contribuciones son muy enriquecedoras.

      Eliminar
  2. Anónimo3:48 p.m.

    Los estados, pese a lo que pueda parecer desde la perspectiva actual, no tenían (contrario a la leyenda impulsada por los politicos) en la Edad Media el poder de hacer y deshacer a su antojo como en la época moderna. De hecho, el Estado como tal no existía y el poder se disputaba entre diferentes instituciones. La poliarquía medieval era un difícil equilibrio de poder que a su vez entraba en conflicto con la autoridad religiosa. Diferentes autoridades que en su disputa de la potestad se limitaban unos a otros (fue en sí, lo mas cercano a un Gobierno Limitado que alguna vez tuvo el mundo). Algo muy diferente a la situación que se da dentro del Estado (apellidarlo "moderno" es una redundancia ya que los estados son hijos de la modernidad), donde no cabe separación de poderes; tan solo una ficción de equilibrio entre funciones, ya que la soberanía es una y solo se explica a través de la hipótesis del "contrato social".

    Solo en este contexto puede entenderse que Isabel la Católica se viera limitada no solo por las leyes viejas y tradiciones de su reino, sino también por la moral de su religión. De la bula Sublimis Dei promulgada por el papa Pablo II a la controversia de Valladolid hasta las Leyes de Indias en las que se debatía la naturaleza de los indígenas y se acotaba el poderío de los descubridores. Un momento histórico apasionante que llama la atención de quienes vivimos en la época de la corrección política donde los príncipes de hoy (por utilizar la terminología de aquella remota época) no parecen tener otro impedimento que las mayorías parlamentarias y la coyuntura política.

    Hay muchos austriacos (entre ellos Mises, Hayek y Rothbard -este último lo aclara bien en su conocido libro acerca de la educación estatizada-) que reconocen que en realidad las cosas empezaron a estar mal desde antes: las revoluciones sangrientas, la estatización de la sociedad, la quema de iglesias, la matanza de religiosos, el robo de posesiones eclesiásticas y la implantación de la estatolatría como sucedáneo bastardo de la teocracia son más bien obra de la Reforma Protestante cuando los reformistas Lutero, Zwinglio y Calvino, aceptaron el control estatal y se aliaron con el poder monárquico como medio de extender sus propias doctrinas a través de la “educación estatal (obligatoria y socializada)”; y de miles de regulaciones y controles forzosos de parte de las gobiernos que apoyaron a los “reformadores” meramente con fines políticos (si no hubiera sido por eso, los “reformadores” habrían sido mayormente ignorados como en el pasado les sucedió a los pelagianos, arrianos y milenarios) como una forma de acrecentar su poder y adoctrinar a la población para que les sirviese de manera incondicional.

    Para que una autoridad pueda ejercer su poder de manera total requiere como prerrequisito que los hombres carezcan de poder de decisión y controlar la mentalidad de sus “ciudadanos”. Los gobiernos saben perfectamente que si controlan las ideas y creencias de la gente, pueden controlar a la gente misma.

    Los protestantes igualmente propagaron la doctrina del “Derecho Divino de los Reyes”. Debido a ello a lo largo del norte de Europa, particularmente en Francia, los monarcas comenzaron a demandar para sí mismos soberanía divina del mismo modo que la Iglesia católica lo había hecho respecto a su autoridad moral divina. El resultado fue el inicio de la divinización del Estado que permitió al monarca (y actualmente a los políticos) proclamar que no era responsable ante la Iglesia ni ante los individuos, sino solamente ante Dios.

    Como se puede ver el camino estatalizador que hemos recorrido hasta hoy, mucho se lo debemos mas bien a los reyes monárquicos que sucumbieron a la tentación del "derecho divino de los reyes" y otro tanto a los protestantes, que terminaron por unificar Iglesia y Estado dejando las dos espadas (la del poder espiritual y la del temporal) en una sola mano, que hoy es la de los políticos de cualquier país, partido ó ideología (de ahí el estatismo/estatolatría actual imperante).

    Crisbio

    ResponderEliminar
  3. Anónimo3:49 p.m.

    Por ello mas que a Smith ó Locke; Mises, Hayek y Rothbard en cierta forma reconocieron que quienes mejor encarnan el espíritu liberal y capitalista fueron los insgines pensadores tomistas de la escuela de Salamanca Española de la Alta Edad Media (entre ellos Domingo de Soto, Juan de Mariana, Tomas de Mercado, Francisco Suarez, Luis de Molina, San Bernardino de Sienna -este incluso defendió ampliamente al emprendedor como el verdadero gatillo de la economía-, Antonio de Escobar y Mendoza y el Doctor Martín de Azpilicueta).

    De hecho, segun Murray Rothbard, Smith no merece la fama y reconocimiento que tiene porque fue un plagiador de ideas de otros pensadores y con sus ideas llevó a la misma economía por derroteros equivocados dándole al posterior Karl Marx las bases para su socialismo, especialmente con su nefasta y ridícula idea que básicamente se puede reducir en "el precio de un bien o servicio está determinado por su costo de producción" (de ahí los génesis de las funestas leyes laborales que dicen que la fuerza laboral influye en el precio de un bien o servicio y por lo tanto debería de ser "protegida ampliamente"), idea que ya había sido abandonada por los escolásticos tardíos e incluso algunos pensadores como Cantillon y Turgot quienes sabían y tuvieron que aceptar (quizas a regañadientes) que el precio de un bien o servicio lo establece el mercado y no su "costo de produccion" (a los clientes no les interesa cuanto costó en fabricar X ó Y bien ó servicio les interesa que les sea de utilidad). Rothbard hasta se pregunta si el calvinismo de Smith (que glorifica al trabajo por encima de lo demas) fue en cierta forma responsable de esto.

    A lo que quiero llegar es que ha sido un camino largo y complejo la evolución de la sociedad occidental, y es probable que aun sin la revolución francesa (que igualmente yo condeno) hubiese habido cabida en el mundo para movimientos como el Marxismo, el socialismo fabiano, el keynesianismo, el comunismo y el nazismo.

    Crisbio

    ResponderEliminar
  4. Je, está curioso eso de república sin democracia, o sea de la 'cosa pública' se ocupa una aristocracia iluminada. ¿O quién decide qué leyes cumplir, cómo se discute la posible obsolescencia de leyes viejas, acaso se puede inventar un conjunto de leyes definitivo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, es la idea aristotélica y la verdad prefiero mil veces a no digamos aristocracia pero si gente capaz y no como sucede en democracia que llegan los peores con la consigna de agradar a la muchedumbre dándole regalos.

      Las leyes en realidad deberían de ser pocas las leyes naturales no pueden nunca ser obsoletas. Ahora que si por ley entiendes regulaciones del estado nodriza entonces volvemos a caer en el estatismo y la democracia, la ley de las mayorías aunque se aplaste al individuo en favor del supuesto bien común.

      Eliminar
  5. Ernesto, borré tu comentario sin querer, pero ya lo recuperé:

    Ernesto ha hecho un nuevo comentario en la entrada "Dos Revoluciones":

    "Por otra parte, otra Revolución, la francesa, fue la revuelta de la muchedumbre. Es ella el progenitor de los horrores de la revolución Bolchevique, de la mexicana que carente de ideología propia de ahí y de la bolchevique toma sus ideas, el partido nacional socialista (Nazi) de Adolf Hitler, la revolución cultural de Mao, la carnicería de Pol Pot, y los movimientos actuales como los “indignados”, “ocupemos Wall Street”, “Morena”, #Yosoy132, etc. Movimientos básicamente del muchedumbre, sin más idea que la de protestar, pero nunca construir, quitar y regalar, pero no generar riqueza."

    Debemos saber diferenciar y entender los procesos históricos de la humanidad.

    Organizaciones como las que mencionas, no son malas. Recordemos, que muchas veces el hombre querrá imponer su ideología contra los demás. No respetarán muchas cosas. El poder existe y muchas veces es utilizado para un fin sin escrúpulos. Y es cuando organizaciones surgen para defender, los derechos que todos tenemos.


    Coincido mucho contigo, he cambiado mi postura desde que entro a tu blog. Pero también, nunca hay que olvidar que en el mundo se busca un equilibrio. El mundo necesita esas organizaciones, para PONER UN ALTO, a las personas que no respetan a su prójimo.

    Un fuerte saludo.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo12:51 p.m.

    Barack Obama ha sido el peor presidente de Estados Unidos en muchos, muchos años, bien dicen, los democratas son antiamericanos

    ResponderEliminar