lunes, enero 07, 2013

Medidas Para Incrementar la Productividad de la Economía Mexicana

Como buen país socialista, en donde tenemos una economía “mixta”, y el gobierno es el “rector” de la economía. La Secretaría de Hacienda y Crédito Público ha publicado los “Criterios Generales de Política Económica”, en ellos se escribe las Medidas Para Incrementar la Productividad de la Economía Mexicana, que es título del presente post también.

El documento tiene 10 puntos: que según Hacienda nos permitirían ir más rápido 1) Consolidar la estabilidad económica, 2) Fomentar la Competencia, 3) Impulsar la reforma Energética, 4) Generar mayor inversión en capital humano, 5) Incrementar el nivel de financiamiento. 6) Incrementar la inversión en Infraestructura, 7) Transitar a la seguridad universal  8) Impulsar el comercio exterior 9) Adoptar una política de fomento sectorial y 10) Impulsar una Reforma Hacendaria.

Como siempre sucede, en un país regido por economistas keynesianos intervencionistas la productividad y el supuesto incremento en ella, poco, muy poco casi nada que ver con el diagnóstico, o propuesta o como quieran denominarle que nos expone la SHCP.

La palabra productividad es la raíz del problema, estoy absolutamente de acuerdo que si queremos un México con mejoras materiales para todos eso es lo que debe de incrementarse, mayor productividad es sinónimo de mayores percepciones y no sólo eso, más oportunidades de empleo para todos.

Sin embargo, me temo, que mi definición de productividad y la del gobierno difieren en varias puntos importantes, vamos, ellos no la definen, suponen que todo el mundo sabe que es productividad… Y de acuerdo a lo que yo sé ninguno de los puntos tiene que ver con la productividad.

Vamos a establecer un axioma, esto es una verdad evidente, si algún keynesiano por ahí no está de acuerdo, le suplico que me diga sus razones: La diferencia entre un país rico y uno pobre radica en el capital invertido por habitante y por capital entendemos todo aquello que produce un bien o se utiliza para proporcionar un servicio: Autobuses,  aviones, fábricas, restaurantes, bares, hoteles, y un largo etc. La productividad se logra también al invertir en bienes de capital para tener maquinaria más moderna que permita producir más y más rápidamente todo. La productividad no tiene más que marginalmente poco que ver con el entusiasmo, ¿De qué le sirve a un operador su entusiasmo si tiene un torno obsoleto contra su competidor en algún otro país que tiene uno de control numérico y alimentación automática? El primero podrá hacer unas cuantas piezas por hora, el segundo miles. Eso es productividad y sí de acuerdo eso es lo que necesitamos los mexicanos para dejar atrás la pobreza y la miseria ancestrales. Esto es, y lo repito para que quede bien claro: Más capital invertido en producir bienes o proporcionar servicios. Eso, y nada más que eso es lo que se necesita para obtener mejoras materiales para toda la población, más empleos y mejor pagados puesto que habrá más demanda de mano de obra.

En pocas palabras, el capital invertido es ni más ni menos que la producción de la riqueza. Sin embargo, nuestros políticos y economistas keynesianos están más preocupados en repartir la (poca) riqueza existente, que en expandirla.

Es natural, su visión de crecimiento económico discrepa de la mía, que en realidad es de la Escuela Austriaca Von Mises-Hayek. Para nosotros, crecimiento es sinónimo de expansión de las fronteras de posibilidades de producción, es como su nombre lo implica que exista más de todo lo que produce un bien o un servicio o bien que se modernice, para que aumente, sí, la productividad. En síntesis, nuestro crecimiento económico está relacionado con la creación de más riqueza, la de gobierno no.

Para comparar la visión del gobierno permítame lector escribir un pequeño cuento.

Pepe quiere comprar un determinado bien, piense en el que quiera, es igual. Para adquirirlo han ahorrado durante algún tiempo. Llega el día en que va a hacer la transacción, va al banco, a retirar el dinero,  y a la salida le sale un asaltante que pistola en mano lo deja sin su dinero. Evidentemente Pepe ya no podrá comprar el bien deseado. El ladrón, por su parte va a “reactivar la economía”, y derrocha en bares y comprándose una chamarra de piel. Es más, hasta saca un crédito, y como tiene que pagarlo, revisa su lista de “clientes”, ahí esta Pepe, y cuando el ladrón tiene que pagar su mensualidad va y vuelve a asaltar a Pepe. Total, Pepe jamás podrá adquirir lo que deseaba. Aunque esto no puede acontecer en la vida real, vamos a suponer que para resarcir un poco el daño, el ladrón se apiada de Pepe y le concede un crédito para que compre aquello que tanto anhelaba. Así, el ladrón mes a mes le cobrará su mensualidad del crédito y lo asaltará para que el a su vez pueda pagar los créditos.

Cambien la palabra “ladrón”, y pongan la palabra gobierno, y es exactamente lo que pasa…. Sólo cambiamos el agente, el asaltante es un ladrón ilegal, el gobierno es un ladrón legal escudado por la fuerza de la coerción y la compulsión.

Creo que este sencillo cuento ejemplifica el por qué el gobierno, el ladrón, no debe de ser tomado en cuenta en el cálculo de la supuesta riqueza de un país, al hacerlo se olvidan de Pepe, y de todos los hombres y mujeres que podrían haber hecho muchas cosas pero que ya no pueden, son los hombres y mujeres olvidados…

Por esto, el sólo concepto de la demanda agregada es una estafa intelectual, tan estafa como el dinero que es usado por el ladrón, despojando a los entes productivos de un país de sus recursos.

Este Pepe es el mismo de Pepe y Toño, el anuncio que pasan por la TV, jamás podrán formar capital por que el gobierno se la pasa robándoles, pero, para atenuar un poco el mal que hace crea los “Bancos de Fomento”, para prestarle a Pepe y a Toño, Pero Pepe y Toño jamás podrán ahorrar, esto es formar capital. Si Pepe y Toño quieren hacer crecer su negocio tendrán que recurrir al financiamiento, aquí el gobierno de Peña proclama en el punto 5) que fomentará el financiamiento, ¡qué bien! ¿No? Sólo que a la carga de gastos que ya tienen, entre los que se cuentan, por supuesto, los impuestos que pagan, y que efectivamente no hacen otra cosa que disminuir la rentabilidad de su pequeña empresa, ahora Pepe y Toño, habrá que cargarle los intereses, de ese financiamiento, y peor aún, si a Pepe y a Toño las cosas se le ponen difíciles el banco acreedor no le interesa ni un poquito su situación y seguirá cobrando y si Pepe y Toño no pagan, vendrán los intereses moratorios, los juicios, el reclamo de las garantías que el banco pidió por su crédito. Si Pepe y Toño hubieran tenido ese mismo crecimiento en base a su propio ahorro, nunca llegarían a la situación tan precaria en que los puso el crédito. Por esto, entre muchas otras razones los impuestos destruyen el crecimiento económico genuino, el que proporciona la inversión de capital, que es el que genera empleos, y trae la prosperidad.

Más aún, ni siquiera necesitamos del cuento del ladrón, tan sólo póngase a pensar, amable lector todo lo que podría hacer, todo lo que podría adquirir,  el patrimonio que podría formar si la tasa del ISR fuera de un 10% y la del IVA de un 6%. El IVA, es un impuesto a vivir, ya que se aplica a casi todo lo que consumimos, y lo encarece todo. Ya que pensó en todo lo que podría hacer si los impuestos no fueran tan elevados, ahora le pido al lector que se ponga a pensar si eso que es cierto para usted, y lo multiplicamos por los millones de mexicanos que pagamos impuestos, y del IVA pues prácticamente todos, si todo ese poder adquisitivo es comparable al gasto gubernamental, y por comparable me refiero a en beneficio de la economía.

Por eso, es un mito genial lo de la demanda agregada, es simplemente una mentira, suponer que el dinero extraído por la fuerza de la coerción y la compulsión tiene un efecto más benéfico para la economía que el que cada uno de nosotros podría asignarle libremente.

También es un mito genial que el capital formado en base al ahorro puede ser reemplazado por el crédito, sin embargo, los gobiernos se esfuerzan por que esto sea así, por que saben que el capital es escaso, y que siempre lo será, y la forma de anular, según ellos, las necesidades de capital es abatiendo las tasas de interés, momentáneamente lo logran, viene un auge, una burbuja que termina siempre con un reventón, los incautos que adquirieron activos o hicieron crecer sus negocios en base al crédito barato y fácil, se encontrarán en condiciones sumamente lastimosas. No hay más que ver a todas las víctimas del boom inmobiliario tanto en los EU como en España, o a empresas como la mexicana Cemex, que ha pagado muy pero muy caro su expansión en base a créditos, y hoy se encuentra en un estado financiero lamentable.

Todo esto va en la dirección del punto 10 Generar una Reforma Hacendaria, que no es sino consecuencia de querer implantar la seguridad (social) universal,  esto es el Estado de Bienestar a escala total, nos van a salir con el cuento de que en México se pagan pocos impuestos en relación al PIB, comparado con los otros países de la OCDE. A esto respondo, sí los otros países de la OCDE que toman más del 30% del PIB en impuestos y son todos ellos insolventes, tienen a sus respectivos países quebrados, endeudados. Sólo es cuestión de dejar que el gobierno empiece a regalar servicios médicos, pensiones, ayudas, y más ayudas y pronto, ni con diez reformas hacendarias, que conllevan cada uno incrementos de impuestos podrán evadir el destino final: La insolvencia, la quiebra del país.

Sobre las otras medidas, escribiré más adelante, sin embargo sólo diré que es le retorno de la “rectoría del Estado”, a la economía: Fomento sectorial ¿En base a qué o cómo y por qué? ¿Qué privilegios tienen las empresas que les gusten a los burócratas para ser fomentadas”? Fomentar la competencia, ¡Cuidado! Escribió Hayek que “.todo gobierno supervisor de monopolios tiende a convertirse en protector de monopolios...” Y así es, además de que se corre el riesgo de aplicar sanciones contra empresas que simplemente son más eficientes y competitivas que sus rivales. Y sobre el comercio exterior, el gobierno ya nada tiene que hacer, creo que ya tenemos un montón de tratados de libre comercio, si queremos más comercio exterior que nos beneficie a todos, lo que el gobierno en realidad tiene que hacer es permitir la acumulación de capital para invertirse, con lo que regresamos a lo nocivos que son los impuestos y el gasto público para el crecimiento de la economía, y, como no existe en México suficiente capital ahorrado para ser invertido, entonces lo que necesitamos es atraer capitales extranjeros para inversión productiva, no de cartera, no en Cetes, es fábricas, en hoteles, y para eso otra vez, la Reforma hacendaria y el incremento en el nivel de impuestos choca con lo que necesitamos para mejorar la economía.

La visión de Peña de de Videgaray es, por supuesto keynesiana, y socialista, soslayan complemente la importancia del capital invertido como fuente única de la generación de la riqueza. Nuestro flamante presidente no tiene ni la menor idea de los factores que determinan el crecimiento económico genuino, no del PIB, insisto y recalco, sino de la frontera de las posibilidades de producción esto es de que existan más y mejores fuentes generadoras de riqueza lo que conlleva mejoras materiales y de bienestar para toda la sociedad.

 Veremos en este 2013 que se aproxima, con una Europa en recesión, China pagará las consecuencias de querer mantener el crecimiento a toda costa, EU insolvente y ya de hecho en la antesala de una recesión, con la posibilidad de que los precios del petróleo caigan a niveles impensables, lo que pondrá en grave riesgo nuestra estabilidad macroeconómica.

¿Cuándo tendremos un gobierno que entienda que la riqueza no se “redistribuye”, que la riqueza se genera, y que a más generación de riqueza mejor nos irá a todos? ¿Cuándo?  Por lo pronto Peña Nieto, no es. A ver como nos va.









2 comentarios:

  1. Javier5:11 p.m.

    Te informo que en la OCDE estan tambien Chile y Estonia paises que tienen una deuda inclusive menor a la mexicana y recaudan mas, y eso que estan mas enfocados al libre mercado que Mexico.

    Lo que tambien olvidas es que para nuestro problema de seguridad tenemos que invertir mas, inclusive para mejorar la educacion y salud. Yo se que tu quieres que se privatice todo pero hay servicios que ningun particular va a prestar crees que alguien va invertir en un colegio en la sierra Guerrero?? o por ejemplo poner una clinica privada en la sierra Tarahuamara???

    Ademas es cierto que se debe reformar nuestro sistema fiscal es increible que un empleado que gane menos de 10 mil pesos pague mas impuestos que Carlos Slim

    ResponderEliminar
  2. Para el problema de seguridad el "picking cotton approach" ¿No? Más $$$$ es mejor, lo mismo ha sido para la educación más $$$$ peor. No es por ahí, no más gasto implica mejorías.

    Para lo segundo, el bono educativo, o voucher, le das dinero a la gente que realmente lo requiere en forma de bono para que pague la colegiatura, o los servicios médicos. Ciertamente que habrá quien quiera invertir, y ciertamente que habrá quien quiera competir. Aunque esté en la cierra Tarahumara, si cada niño aporta una colegiatura equivalente a la que en Ciudad de Chihuahua estoy seguro que más de un capitalista querrá poner clínicas y escuelas.

    ResponderEliminar