viernes, septiembre 27, 2013

¿Crecimiento del PIB o Crecimiento de la Economía ?

Varias veces he hecho referencia al indicador PIB, escribí un post ¿Podemos creerle al PIB? en donde critico la concepción misma de este indicador y lo clasifico como lo que realmente es: Un fraude ideado por los “economistas” del mainstream comparsas de los gobiernos para engañarnos, para calificar su desempeño.

Sin embargo, el más grave defecto que tiene este indicador es que considera gasto y no distingue si ese gasto en realidad es destrucción de capital. Como lo es el gasto público.
Para poner las cosas en claro, supongamos que el gobierno construye una pirámide, (o una estela de luz, ja, ja, ja) que aporta absolutamente nada a los individuos, el PIB la contabilizará como crecimiento económico. En realidad, la construcción de la pirámide está desviando los recursos para fondear las actividades que producen riqueza real, y, por consiguiente, reprimiendo, sofocando la generación de riqueza real.

Esto es que quede claro, la naturaleza misma del gasto público: Primero se desvían los recursos de los particulares, de los generadores reales de riqueza, a la ocurrencia en boga del gobierno. Aunque en muy contadas ocasiones el gasto en infraestructura puede ser benéfico, no veo razón para que me roben para hacer una carretera en Sonora, si se requiere, que la paguen los que la usen, lo mismo con aeropuertos, etc. No hay justificación alguna para que te roben a ti para hacer algo allá.

Pero no sólo es robo, y destrucción de capital, lo peor es que aún con sus “Reformas Tributarias”, al gobierno no le alcanza para hacer todo lo que quiere hacer para “reactivar” la economía, “medidas contra cíclicas”, nos dice Videgaray, y se endeudan, con el único propósito de hacer crecer el PIB. Hacen obras supuestamente necesarias, que en realidad no lo son, para hacer crecer el PIB. Este proceder muy en boga, practicado por varios países como Japón, que tiene más de 20 años en recesión y es el país más endeudado del mundo. Y ni así han logrado que su PIB, sostenidamente suba.

Estoy cierto que Videgaray y Peña van a lograr que suba el PIB con su “Reforma Fiscal”, en la que tiene contemplado un déficit de 4% del PIB que será financiado por extranjeros, dicen, que es sólo temporal, también eso dicen los alcohólicos cuando toman su primera copa.

Estamos regresando a los 1970’s, presidente Luis Echeverría Álvarez, antes que él, el endeudamiento externo se mantuvo dentro de niveles manejables, entre 5% y 10% del PIB corriente. Sin embargo, LEA  el presidente que se atrevió a decir que las finanzas públicas se manejaban directamente desde Los Pinos, acabó por endeudar seriamente al país..

Y sí LEA hizo subir el PIB, Y ESTE ES EL PUNTO, en su sexenio la economía creció 41.47% y ahora enfáticamente corrijo: El PIB creció 41.47%, un promedio de 5.95% anual, la economía, por el contrario, se contrajo. Este presidente comunista, con ideas leninistas arremetió duramente contra los empresarios, creando encono, pugnas con los trabajadores, aumentó impuestos, y quebró a muchos, para compensarlo, inventó el “chambódromo” oficial, para contratar en la burocracia a todos los despedidos y a entrar a “rescatar” empresas quebradas que se volvían del estado.  Chambódromo que aún hoy en día sigue en expansión, “paliando”, el desempleo y engrosando el número de parásitos que viven a costas del sector productivo.

Consecuencia de la inflación inducida, el tipo de cambio se devaluó en 1976, por primera vez en 22 años, pasó de 12.50 pesos/dólar a 20.00 por/dólar acumulando el 60% en el sexenio; la inflación en USA creció el 46.2% (también estaban medio locos con Carter),  y la inflación en México se desbocó hasta llegar al 129.6% en el período, casi el triple que en USA.  El  dato sobre el salario mínimo, nos reporta un crecimiento del 202% en el período. y  la relación entre el salario mínimo y la inflación en términos reales,  ganó 31.62% de poder adquisitivo en el sexenio. Sin embargo, al igual que hizo Miguel Alemán, Echeverría realizó incrementos artificiales en los salarios para terminar el sexenio con números positivos. Estos aumentos irresponsables, como sabemos son los causantes de las graves presiones inflacionarias posteriores. La deuda externa la hizo crecer el 360% en seis años, llegando  a representar el 28.6% del PIB. Observando con cuidado las cifras y para tener una idea clara del desastre, se debían 19,600 millones de dólares de 1976 y  nuestras exportaciones totales apenas cubrían 3,655 millones de dólares. Quiere decir que se requerían 5.36 años de exportaciones de ese nivel para poder cubrir tan enorme deuda. Una vergüenza nacional. Este es un ejemplo de un sexenio con crecimiento, con empleo, pero además con una terrible inflación sin control, un salario con poder adquisitivo pasajero y una deuda en apariencia impagable.

¿A esto nos llevan Peña y Videgaray? Si, hubo crecimiento (enfatizo del PIB), hubo empleo (enfatizo de la burocracia) pero hubo inflación y macro devaluación.

Después de este orate y sus ministros Ibarra y de Oteyza, keynesianos de cepa pura. Vendría José López Portillo, 1977-1982, el JoLoPo, de tristes recuerdos, fue quien se atrevió después de conocer el tamaño del yacimiento Cantarell, que nos dio de mamar hasta el año pasado, a decir que debíamos prepararnos para administrar la abundancia y tiempo después  cuando aquello resultó una mentira, que defendería el tipo de cambio como perro y al final de su mandato "nacionalizó" los bancos que entonces eran todos de mexicanos (ahora queda solo uno), estatizó en grado superlativo la economía y manejó con muy poco acierto la industria petrolera. Aquí no hablaremos de ello, veamos solamente los resultados, económicos.
En el sexenio de López Portillo, vemos que la economía nacional creció, insisto el PIB, no la economía, por arriba del nivel que tuvo el sexenio ejemplar de López Mateos  para alcanzar el 45.73% en el período, a un ritmo promedio del 6.48% anual,  El tipo de cambio se devaluó en 1982, último año de su gobierno cayendo de manera vertical el 646%, y no se detuvo hasta llegar a niveles de 149.00 pesos/dólar; la inflación en USA creció el 67.7% y la inflación en México llegó a niveles jamás imaginados hasta alcanzar 459% en el período sexenal, casi 6 veces lo que en USA.  El  dato sobre el salario mínimo, nos reporta un crecimiento del 276.32%, muy por debajo de la inflación. La relación entre el salario mínimo y la inflación en términos reales,  le hizo perder 32.66% de poder adquisitivo en el sexenio, más de lo que artificialmente le había agregado Echeverría en 1976. . Estos aumentos irresponsables del salario hicieron más pobres a todos los mexicanos que supuestamente habrían de sacar de la pobreza.  La Deuda Externa  encontramos  que la hizo crecer el 200% en seis años, llegando  a representar ahora el ¡91.6% del PIB!, al menos con las cifras oficiales que nos dejaron, pero la realidad fue que la economía nacional estaba hecha añicos. Observando con cuidado las cifras, ahora vemos que las reservas internacionales habían caído a niveles de 1,800 millones de dólares, pero debíamos cerca de 59,000. Las exportaciones eminentemente petroleras habían subido a casi 24,000 millones de dólares, y una vez más habría que utilizarlo para pagar las deudas.

Estos dos sexenios fueron la docena trágica para la economía mexicana, y enfatizo, en los dos hubo crecimiento del PIB, y empleo (en el chambódromo).

Pero la economía real nunca creció, se contrajo siempre, y no su producción, a lo que me refiero por crecimiento a la frontera de la posibilidades de producción, al capital invertido en asuntos que generan riqueza real y empleos reales, no chambas o salarios de parásitos.

Sí Videgaray va a hacer crecer el PIB, como este par de orates lo hicieron. Y sí Videgaray va a contraer la Frontera de las Posibilidades de Producción, que es lo que representa el capital invertido en asuntos productivos reales.

Corolario

Cualquier gobierno, hasta el más inepto,  y estúpido,  puede hacer crecer el indicador PIB, sólo necesita gastar, para esto, puede expoliar más duro a la sociedad, endeudarse, y provocar inflación. Esto es lo que Enrique Peña Nieto y su “Cardenal Mazarino” Luis Videgaray que al igual que el Cardenal con Luis XIII recomendó subir impuestos a la clase media que pagarían sin chistar.

Pero a ese gasto que resultó en hacer crecer el PIB, tarde o temprano tiene sus consecuencias: Quiebra del país, pobreza, más desempleo, desesperanza.

Los mexicanos no necesitamos que crezca el PIB, los mexicanos necesitamos, no necesitamos, ¡urge!, que crezca la inversión de CAPITAL, necesitamos más fábricas, más hoteles, más tiendas, más restaurantes, antros, edificios de oficina, más de todo aquello que produce una utilidad y que satisface los deseos y las necesidades de todos. En pocas palabras, necesitamos más actividad empresarial, no más PIB. Necesitamos más generación real de riqueza, no más PIB. Necesitamos más empleos no en el chambódromo parasitario, produciendo riqueza real, no más PIB.

Peña y Videgaray van a desviar los recursos, nuestros recursos, nuestro capital, a lo que se les venga en gana construir, o gastar, el resultado va a ser que va a sofocar la generación real de la riqueza. Pero esto, le vale madre, es más el “Dr.” En intervencionismo Videgaray poco entiende de riqueza real y como buen intervencionista que es, nos recetará “medidas contracíclicas” con nuestro dinero, provocando con ellos una recesión en el sector real de la economía.

Quien lea el currículo de Videgaray leerá que es un intervencionista: Se graduó en 1994 con la tesis de licenciatura “Fallas del mercado, regulación e incentivos: el caso de la privatización de los puertos mexicanos”. Luego estudió maestría en el   Massachusetts Institute of Technology (MIT), donde defendió la tesis “The Fiscal Response to Oil Shocks” («La respuesta fiscal a los choques petroleros») en 1998. Ahí está la explicación al Oil Shock que tenemos por la caída en el volumen de producción de PEMEX. La respuesta la "Reforma Fiscal".

¿Querían el regreso del PRI? Ahí están las consecuencias.

Este es el modelo del PRI, así ha sido siempre. Tienen un desprecio absoluto por el sector productivo, para ellos, el crecimiento de la economía es sinónimo del crecimiento del PIB, y el gobierno ciertamente puede hacer crecer el PIB, aunque, insisto, eso no implica en forma alguna que la economía tenga crecimiento, el sector de la producción real de bienes y servicios. Para ellos, los del PRI, los empleos los pone el “Chambódromo”, les conviene, es corporativismo, es como en los países comunistas, son votos, son votos de gente que les debe la chamba, y que los perpetúan en el poder. Ese es el real y verdadero interés de la “Reforma Fiscal”: Más burócratas, más pobres, y aparentar que la economía crece, es en pocas palabras alimentar y dar fuerza al parásito.

Y, si esto es grave, en el contexto internacional actual será terrible: Europa está en una depresión económica, y nuestro vecino, que aparentemente ya está mejor, caerá en el momento en que los “Estímulos cuantitativos cesen”, reventando la burbuja que han creado sobre todo en los mercados de acciones, esto los volverá a meter en recesión, y nosotros…

Veremos un país destrozado…La escasa actividad empresarial recibirá un duro golpe con este gobierno, como lo recibió con la terrible y desgraciada dupla LEA-JoLoPo, aquí descrita. Ya lo han hecho, lo volverán a hacer.






6 comentarios:

  1. Anónimo1:47 p.m.

    saludos, exelente articulo
    fuera del tema, no se si exista ya pero me gustaria mucho a mi y creo que a varios, que escribieras sobre como se a apoyado a los monopolios privados de parte del gobierno (exactamente que leyes o regulaciones se implementan), para eliminar la competencia. tengo entendido que lo de los impuestos fue otra mentira de la izquierda, y si mucho, solo pueden deducir por el teleton y otras cosas maximo un 7%. Como es que no vienen empresas extranjeras a competir contra los monopolios que todos conocemos sobre todo en telcomunicaciones, siendo que estamos a un lado de estados unidos y que tenemos impuestos mucho mas bajos que los social democratas. lo poco que se es que una de las tantas agencias de competencia se estaba haciendo garras para repartir el espectro, pero se terminaban revendiendo entre ellos. que no se permite que cada quien ponga su infraestructura?, existe algun pais en el que el gobierno no tenga que dar concesiones y sea libre al menos en telecomunicaciones?. gracias de antemano

    ResponderEliminar
  2. Pero que acaso, ¿no existe una contradicción, que en éste post "ataques" o desestimes el PIB y en otros post, pones el PIB como ejemplo para ver el potencial económico como Hong Kong?

    Buen artículo. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí la hay, pero ¿Qué otra me queda? Aunque el PIB puede desagregarse en componentes, no es nada fácil encontrar los datos eliminando la aportación del gasto público.

      Eliminar
  3. Anónimo12:46 p.m.

    No hay justificación alguna para que te roben a ti para hacer algo allá.

    En serio que no le hayo sentido a tus palabras, te imaginas si los estados productores de petroleo en mexico dijeran lo mismo... recuerda que el petroleo representa casi el 40% del PIB mexicano, no creo que a campeche le importe la educacion publica en coahuila o durango, sin embargo tienen que aportar, no soy socialista ni capitalista pero a mi parecer por algo somos una sociedad y debemos de mantenernos unidos, el gasto publico debe de gastarse en beneficio de toda la sociedad y no solo de algunos cuantos

    ResponderEliminar
  4. Jesús Piña5:24 p.m.

    La culpa no es de los orates como los llamas, ellos aplican lo que tanto nos han enseñado en las universidades, en mi carrera solo tuve 4 materias de economía y en todas nos hablaban sobre las ventajas del intervencionismo, que los mercados eran imperfectos y que debian ser regulados incluso nos repitieron hasta el cansancio que el crecimiento del PIB era un fiel indicador del crecimiento económico.

    Creo que el problema esta precisamente en las universidades, hasta hace muy poco empece a leer a Mises y ver videos de Huerta de Soto que desmienten todo lo que me enseñaron, la economía austríaca debería ser impartida en las universidades y no esas mentiras populitas que solo generan pobreza, desempleo e inflación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tú comentario Jesús. Así es, está bien que enseñen a Marx, Keynes, pero también debería de dársele oportunidad a Hayek y Mises. Y que los jóvenes se forme su propio juicio...

      Eliminar