martes, abril 07, 2015

Sólo Dios Sabe Qué Pasó…

En una conferencia magistral en Canacintra, el premio Nóbel favorito de los gobiernos, más keynesiano que el propio Keynes  (hay otro pero que suena menos Stiglitz), Paul Krugman se soltó diciendo que:
“La gente ya se cansó de esperar el milagro mexicano. La gran liberalización (del país) ya tiene 30 años y claramente eso por sí mismo no bastó. No estamos hablando de que haya habido un desempeño terrible, pero no fue lo que se esperaba”
“Hay desencanto, y aunque México realizó grandes cambios porque liberalizó su comercio de manera dramática y reorientó su economía, consideró que muchas razones pueden haber incidido en que no creciera.”
Y, aquí lo realmente bueno dicho por este personaje,
“Hay muchas recetas para el crecimiento pero sólo Dios sabe qué pasó
Y luego pasó a decir, lo que siempre dicen, por que políticamente se oye muy bien “Hay que invertir más en educación, deben hacerse grandes inversiones en educación básica”
Luego recomendó no subir las tasas de interés aunque la Reserva Federal lo haga, mencionando que está en contra (claro es un maníaco inflacionista), quizá no sepa mucho de mercados el ínclito Nóbel pero no se necesita ser Dios para saber que si no se aumentan las tasas, del dólar se dispararía más allá de los $ 17 y la inflación desatada sería terrible. ¿De veras es economista este cuate?
Hay otra porción de su discurso por demás relevante,
“Una de las cosas que sí es decepcionante es el despegue en el crecimiento económico. Ustedes todavía siguen esperando ese crecimiento y que México se convierta en un país como Corea, pero a pesar de 30 años de reformas no ha sucedido.”
Así que para Krugman, y no sólo para él, también para todos los economistas del PRI-PAN-PRD, todos ellos keynesianos o declaradamente marxistas, “Sólo Dios Sabe”…

Por ejemplo, RicardoMonreal de los populistas de MORENA de AMLO culpan al “Neoliberalismo” precisamente de esa incapacidad de crecer. Refiriéndose también a lo dicho por Krugman se explaya de la siguiente forma,
“Bajo ese modelo, el país ha transitado una etapa de bajo crecimiento económico, minado por altibajos, recesiones y crisis recurrentes como las de 1982, 1986, 1994-1995, y 2008, cuyos rasgos más característicos han sido las devaluaciones del peso, altos niveles de inflación, decrecimiento económico, pérdida de productividad y competitividad en los mercados mundiales, elevados niveles de desempleo y subempleo y aumento de la pobreza y la desigualdad.”
Y, continúa enlistando razones, algunas de las cuales, sin embargo, son certeras, como el “Capitalismo de Compadres”, que no le llama así pero se refiere a la concentración de la riqueza en 300 familias, que da la casualidad que la mayoría de ellas son o han sido “cuates” de los gobernantes en turno, también habla de la corrupción, que en realidad no es nueva, es de siempre.
Y, finalmente  concluye que,
“En solo tres décadas pasamos de un extremo a otro. Del estatismo asfixiante a la privatización disolvente. La privatización a ultranza no solo llegó a sus límites, sino que ha evidenciado su forja disruptiva al crear una sociedad polarizada, insolidaria, violenta y anímicamente agotada.”
No es necesario recurrir a Dios para que Él que sí sabe según Krugman nos diga por qué demonios no crecemos, tampoco, el corista de AMLO Ricardo Monreal es de forma alguna certero en la razón del bajo crecimiento económico de México, no requerimos revertir la “asfixiante privatización disolvente”,  de los “tecnócratas Neoliberales”, que dicho sea de paso es la receta de su patrón, del Mesías Tropical AMLO.
No, la razón por la que México no crece es una y muy clara, y no sólo es la razón de México, es exactamente la misma razón de todos los países que no crecen o se encuentran estancados: La muy baja productividad que se traduce en también baja competitividad, muchas horas trabajando para hacer poco, a precios relativamente altos, lo que explica los bajos salarios.
No hemos podido entender que la razón de la prosperidad es la productividad. Muchos confunden la productividad con actitud, voluntad para trabajar mucho, pero eso es sólo parcialmente cierto, la productividad se incrementa con la inversión en bienes productivos, en aquellos que generan una utilidad, esto es, riqueza, y en el capital humano es decir conocimientos, pero no cualquier conocimiento, en conocimientos que son valorados por los demás, y que sirven para producir bienes y servicios. Esas son las razones que nos pueden hacer crecer económicamente, insisto, no que crezca el PIB, que crezca según el concepto de Hayek “La Frontera de las Posibilidades de Producción”, esto es que haya más negocios de todo, y muy importante que cada uno de ellos sea moderno, productivo, sólo así podremos emular a Corea,  China, o otros países como Singapur, Nueva Zelandia, Hong-Kong , Irlanda, Estonia, que son los únicos países que salieron de pobres y hoy son ricos en los últimos cien años.


Productividad de México y algunos países con fines comparativos

Por ejemplo, México tiene el 56% de la productividad de Corea, y tan sólo un 32% de la de EU.
Pero no podemos entender esto, nuestros gobernantes no pueden entender esto, nuestros economistas, educados como marxistas - keynesianos  no pueden entender esto, como Krugman, como Monreal, que creen que “sólo Dios sabe”.  Y esto, como país no lo hemos podido entender desde que nos independizamos de España, o Portugal, seguimos creyendo en que un mago, un hado, un Mesías, vendrá a redimirnos de nuestra pobreza, que son las “oligarquías transnacionales” las que nos tienen jodidos, que no podemos permitirnos crecer con desigualdad, que hay que crecer con igualdad, y que la riqueza, tan exigua, tan limitada que es, debe de ser “redistribuida” entre los pobres.
Entonces, si la inversión en bienes de capital es la respuesta para aumentar la productividad y la generación de riqueza, si es la clave para producir empleos, cada vez mejor pagados, ¿Qué previene, qué evita que se dé?
Creo que el más importante de todos es la CORRUPCION,  así como el primer paso de alcohólico o de un adicto a las drogas es reconocer su problema y que es una enfermedad, así mismo los mexicanos debemos de empezar por reconocer que somos unos corruptos. Aquí tenemos corrupción al menudeo, como son las mordidas y los pagos que hay que realizar para acceder a un servicio público; corrupción para que el inspector o policía cuando es de tránsito, se haga de la vista gorda la violación de algún reglamento,  corrupción en el otorgamiento de permisos y licencias por parte de burócratas que pueden administrar discrecionalmente diversos reglamentos; corrupción en los contratos de obra pública y un largo etcétera.  Y, por supuesto, corrupción en las más altas esferas con los políticos, y los que se supone deben de velar por nuestra seguridad física y patrimonial: Las policías,  que como hemos presenciado se coluden con el crimen organizado. Gobernadores, alcaldes, que son ellos mismos jefes de grupos criminales.
En una nota delIMCO   se nos informa que según TransparenciaInternacional,  México ocupa el lugar 103 de los 175 países evaluados (es decir, se encuentra reprobado) y destaca por contar con la peor calificación de los 34, el último, el más corrupto, países que forman la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE).
México vive hoy con un nivel de corrupción que nunca antes se había experimentado. Así, imposible que se invierta en un país tan podrido. Esto, desde el punto de vista de inversión externa, pero aún nosotros mismos, es muy difícil invertir en un país en donde sabes de antemano que te van a extorsionar, el propio gobierno y el crimen organizado, que una parte muy importante de tus ganancias se va a ir para que las cosas se den, para que no te impongan una mega multa, o, peor aún para salvaguardar tu propia vida. 
No la rechazo, pero no estoy totalmente de acuerdo con la propuesta de Transparencia Internacional:
Poner un alto a la impunidad ante casos de corrupción, dejando de politizar y permitir los sobornos en instituciones policiales y de impartición de justicia. Además, se deben crear mecanismos que protejan y permitan a las personas alzar la voz y actuar contra la corrupción. El poder recobrar la credibilidad y confianza ciudadana por las instituciones encargadas de hacer cumplir la ley es clave para disminuir la inseguridad en la región.
Y no estoy de acuerdo por qué escribía el Senador Romano Tácito: “Cuánto más corrupto es el estado, más leyes tiene” y así es, entre más leyes, más posibilidades de violarlas, más burócratas funcionarios inspectores que están para “vigilar su cumplimiento”, las leyes el exceso de leyes son la fuente misma de la corrupción.  Por esto, si en serio se quiere reducir sustancialmente la corrupción debe de revisarse a fondo y eliminar las leyes malas, y esto no lo menciona Transparencia Internacional,  dejar sólo aquellas que tienen que ver con la seguridad física de los individuos, mismas que incluyen reglamentos de construcción, instalaciones eléctricas, recipientes de presión, sanidad en la preparación de alimentos, contaminación y punto. No veo justificación para más.
Sin leyes absurdas, bajarían las posibilidades de corrupción. Y las que quedarían sería de nuestro mayor interés como sociedad que se cumplan, nuestra integridad física y/o patrimonial van en juego. Un corrupto ya no sólo es un vivales que lucra con las leyes, sino que es uno que lucra con tu vida, y debemos evitar a toda costa la impunidad y que se castigue y severamente los actos de corrupción.
Otra situación que previene la inversión es el muy débil Estado de Derecho. Un país en el cual los derechos privados de propiedad no están definidos y menos aun eficientemente protegidos; un país en el cual la garantía judicial del cumplimiento de contratos es notoriamente ineficiente; un país en el cual se puede violar la ley con impunidad, difícilmente podrá ser un imán muy atractivo para la inversión externa (porque internamente la acumulación de capital privado es sumamente exigua, raquítica y tenemos que recurrir al capital extranjero para poder invertir).
Empezando con la propia Constitución sí el Artículo 27 que dice lo siguiente:
“La propiedad de las tierras y aguas comprendidas dentro de los límites del territorio nacional, corresponde originariamente a la Nación, la cual ha tenido y tiene el derecho de transmitir el dominio de ellas a los particulares, constituyendo la propiedad privada “
Aquí pregunto ¿Quién es “la Nación”? ¿Quién es el dueño original de todo? ¿Quién detenta el poder, esto es tiene la facultad de “transmitir el dominio”? La respuesta no es otra más que los políticos, entonces, para la Constitución, la propiedad privada es una graciosa concesión de los políticos a los particulares, y peor aún, este artículo de refiere sólo a bienes raíces, no está en ninguna parte referencia a propiedad como producto del trabajo o la inversión, tampoco hay referencia a la propiedad industrial o intelectual, sí existe en leyes secundarias, pero no en la ley de leyes, “de las que de ella emanen” en la Constitución.
No tengo ninguna simpatía por Donald Trump, pero recientemente hizo alusión a lo corrupto que es el sistema judicial mexicano, a que aún ganado un juicio no puede cobrar por diversas trabas y resquicios legales que en eso somos expertos. Esto es sólo un ejemplo, pero debe de haber muchísimos, una violación de contrato puede llevar años y años de juicio, así cualquiera puede incumplir sabiendo que es poco probable que sea demandado y que de serlo, hay muchas posibilidades de salir impune.
El siguiente punto retardatario de la inversión es el excesivo gasto público, lo que implica alto nivel impositivo para la porción de la sociedad que si paga impuestos y las empresas y el tamaño del Estado, en particular el gasto corriente que no ha hecho más que crecer y crecer. 




Notoriamente, el  gasto gubernamental  es de baja calidad, caracterizado por su ineficiencia, un enorme desperdicio de recursos, subsidios sin justificación social que únicamente beneficia a grupos de interés, programas que son notoriamente regresivos, haber utilizado la renta petrolera para financiar gasto corriente en lugar de inversión, etcétera. La contribución neta del gobierno al crecimiento es claramente negativa. Y de esto ya hemos escrito mucho en este espacio.
Adicional a las tasas impositivas nominales, se debe de considerar el Reparto de Utilidades, concepto totalmente marxista de la plusvalía por el trabajo, más el esquema de seguridad social. Las contribuciones patronales al sistema (IMSS, Infonavit y afores) actúan como un impuesto a la utilización de mano de obra y al crecimiento de las empresas, lo que junto con el Seguro Popular, que es un subsidio a la informalidad (y la excesiva e ineficiente regulación de los mercados), derivan en que una parte significativa de las empresas y de trabajadores operen fuera del sistema formal, en muy pequeñas unidades de producción, sin economías a escala y con tecnología obsoleta, lo que se traduce en una muy baja productividad y una aportación prácticamente nula al crecimiento económico.
Tampoco es asunto menor las leyes laborales, que imponen una asimetría absoluta entre el empleador y el empleado. Despedir a un trabajador, aún justificadamente, situación que la Junta de Conciliación y Arbitraje casi nunca aceptará  puede imponer al empleador enormes costos, pago de salarios caídos, así que contratar es un juego de ruleta rusa, si te toca la bala te mata, si te sale mal el trabajador costará una fortuna deshacerte de él, a muchas pequeñas empresas los despidos pueden llevarlas a la quiebra. Pero eso ¡Qué importa!
Curiosamente, otra vez Paul Krugman recomienda aumentar el Gasto Público no obstante la caída de los precios del petróleo y la producción.  En sus propias palabras “Cuando la economía está en problemas se supone que es momento de gastar más.”

Y hemos gastado más, mucho más, sobre todo en gasto corriente. No obstante los cacareado recortes que sólo afectan a “Las Empresas Productivas” CFE y PEMEX, el gasto público y su componente de gasto corriente permanecen inalteradas, no obstante la caída en la producción de petróleo y en su precio.

Aquí Dios Sabe que sí Pasó... El Éxito en Singapur 

Pero en este post estamos tratando que no sólo Dios sabe que hace a un país exitoso y a otro fracasado, tomemos un país exitoso como modelo: Singapur, que en 1965 se separó de Malasia su ingreso per cápita era menor a $ 5,000 USD anuales, hoy es casi de $60,000 y es mayor que el de EUA y Suecia, ¿Cómo le hicieron?


Es la segunda economía más libre del mundo, sólo detrás de Hong-Kong su gasto público como proporción del PIB es apenas superior al 18%.


El arquitecto de este milagro Lee Kuan Yew, y no es Dios eh Krugman, que murió a los 91 años  el 2 de marzo, escribió que,

“Al igual que Nehru, en un comienzo me sentí influido por las ideas del socialismo fabiano en Inglaterra. Pero pronto me di cuenta de que antes de redistribuir el pastel tienes que cocinarlo. Por eso me distancié de la mentalidad Estado de Bienestar: porque minaba el espíritu de una persona para prosperar y salir adelante. También abandoné el modelo de industrialización basado en la sustitución de importaciones. Cuando la mayoría de países del Tercer Mundo denunciaba la explotación de las multinacionales occidentales, en Singapur las invitamos a entrar. De ese modo conseguimos crecimiento, tecnologías y know-how que dispararon nuestra productividad más de lo que podría haberlo hecho cualquier política económica alternativa.”

La oposición de Lee Kuan Yew a la desorbitada expansión del Estado de Bienestar occidental fue una constante a lo largo de toda su vida. Sus principios eran claros: una cosa es ayudar a quien lo necesita; otra subsidiar el parasitismo:

"El Estado de Bienestar y los subsidios destruyen la motivación para salir adelante. Si hemos de ayudar a alguien, démosle efectivo o activos y dejémosle decidir cómo gastarlo. Cuando la gente se convierte en dependiente de los subsidios y el Estado ya no puede seguir pagándolos, entonces la gente protesta."

Lejos de denigrar la figura del empresario, la ensalzó como el motor del crecimiento y la innovación:

"El sueño de la riqueza nos atrae a todos. Pero sólo aquellos que innovan y que crean nuevos bienes y servicios se convertirán en los nuevos ricos. Pocos nacen con mentalidad empresarial, y menos todavía triunfarán. El éxito empresarial necesita de cualidades extraordinarias, como elevados niveles de energía, perspicacia para ver oportunidades donde otros ven problemas e intuición para anticipar qué producto o servicio serán rentables."

Lejos de ensalzar los déficits públicos y el hiperendeudamiento estatal como vías para salir de las crisis, los denigró:

"¿Cuáles han sido los factores que nos han permitido salir de esta recesión mucho mejor que los demás países? Primero, presupuestos equilibrados durante muchos años, sin déficit en los gastos corrientes y con una balanza exterior en superávit. Con eso hemos conseguido una divisa con valor estable. No necesitamos endeudarnos en grandes sumas de dinero porque no tenemos necesidad de sobregastar. Si algún año hemos de gastar más de lo que ingresamos, disponemos de ahorros a los que recurrir."

Que se contrapone con evidencia a las tesis de Krugman, que dirime casos de fracasos como el de Argentina, Grecia, España.

Cierto es que Singapur es un Estado que practica la tortura a los presos, que limita la libertad de expresión, de prensa y de asociación, que mantiene el servicio militar obligatorio y que incluso prohíbe las relaciones homosexuales. Por lo que podemos concluir que Kuan Yew no era un liberal, pero ciertamente que sabía que era lo importante para que la economía creciera. Y este es el tema que nos ocupa. Además de que, yo he estado ahí, en Singapur, a los habitantes no les molesta para nada esta falta de libertades civiles, por el contrario, en todas mis entrevistas todos estaban orgullosos de tener orden y limpieza. Cuestión de enfoques.

Concluyendo, no se necesita recurrir de la sabiduría divina para entender cuáles son los pilares del crecimiento económico, en Singapur, por ejemplo, entendieron como, pero no es el único caso de éxito, no hay más que ver el listado de Libertad Económica para ver con claridad que entre más libres son los países más ricos son, México, no obstante sus tratados comerciales, es apenas medianamente libre, sus niveles impositivos son comparables a los de países fracasados como las social democracias europeas 

4 comentarios:

  1. Ya lo has escrito antes: nuestra Constitución es socializante y lo dicho antes y lo escrito en este post, me hacen reflexionar en lo que es obvio, pero que, por serlo, deja de ser cuestionada a fondo, sino parchada en base a ocurrencias, cuando lo que tenemos urgente necesidad de repensar es el país mismo que debemos y queremos tener. ¿Debe de extrañarnos, pues, que de la Constitución socializante que tenemos se derive que: la educación en todos los grados y de los niveles de calidad ya sabidos, sean, igualmente socializantes; el que México viva en un Estado de Derecho, no sólo es una formalidad, además de una falacia, sino que, por lo dicho antes, no hace sino reivindicar y fortalecer el carácter socializante de la visión de país; el Estado Benefactor, por tanto, no es sino el instrumento del Estado intervencionista que como las boas ha venido triturando al grado de que tiene atrapada la inmensa mayoría de la población, incluyendo a los empresarios, quienes debieran demandar y velar por la prevalencia del ideal liberal, cuando exigen mayor inversión del Estado en todos los sectores para estimular la actividad económica, actitud con la cual no se distinguen en nada del resto de parásitos depredadores, que son realmente los productos netos de ese Estado Benefactor, que tienen en la corrupción medio a través del cual se nutren a costa del trabajo productivo de los menos? ¿Es para extrañarnos?
    ¿No es momento de una NUEVA CONSTITUCIÓN y que la misma tenga un perfil liberal? Me queda claro la ingenuidad con la que obro al plantear lo anterior y que, además, no basta con contar con una constitución liberal, pero estamos mucho peor no sólo por no tener al menos declarado el ideal liberal, sino que, para agravar más las cosas, es en la Constitución actual que se sustentan, con la que abanderan, todas las locuras llamadas "derechos" y que hacen reproducirse y crecer, como por esporulación, toda clase de redentores sociales. Para mi ha sido un excelente post y no tengo sino decir ¡FELICIDADES!, pues convencido estoy que, no obstante que se declare como perdido, es en el campo de las ideas en el que ha de darse la lucha, como bien lo dijeran en su momento Mises y Hayek, y este blog contribuye en esa lucha.

    ResponderEliminar
  2. Hablando de Krugman, austeridad y keynesianismo, me parece interesante el ejemplo de Estonia. Aparentemente los politicos de ese pais aguantaron la presion y no cedieron al keynesianismo descontrolado despues de la crisis de 2008. Este articulo describe como la austeridad aparentemente si les ha funcionado:
    http://www.forbes.com/sites/danielmitchell/2012/06/07/estonia-and-austerity-another-exploding-cigar-for-paul-krugman/

    ResponderEliminar