jueves, mayo 12, 2016

Propuestas de Trump



Socialismo o Libertad

En las décadas recientes la economía de los EU ha lentamente evolucionado para convertirse de una nación de “productores” a una de “consumidores”. La transformación ha sido motivo de celebración de los políticos y economistas alineados con el sistema,  como una prueba de que el país ha llegado a lo más alto de la “cadena económica global”. En realidad, la transformación ha agotado la riqueza duramente conseguida, y lo ha llevado al borde de la ruina.
Para el ciudadano norteamericano común, muy especialmente lo blanco anglo-sajón percibe, las consecuencias del agotamiento de la riqueza, la posibilidad de concretar “El sueño Americano” lo siente ya como algo histórico, algo que fue, pero ya no es.
El ascenso de Donald Trump se explica al analizar la sería problemática que aqueja a la población blanca menos educada, marginada del vigoroso ascenso de la población con educación de alta calidad que accede a empleos bien remunerados en sectores como el tecnológico, y en el otro extremo por esfuerzos para adoptar un “welfare state” (Estado benefactor) más amplio, con políticas públicas, como el Obamacare.
El resultado de este Estado Benefactor son patentes: La población sufre desempleo crónico, alcoholismo y adicciones. Por primera vez, ha bajado la esperanza de vida de toda la población de raza blanca, tanto hombres (de 78.9 a 78.8 entre 2013 y 2014), como mujeres (de 81.2 a 81.1). La brecha entre blancos y negros nunca ha sido menor.
Se estima que entre 1999 y 2013, medio millón de muertes se atribuyen a problemas hepáticos, de sobredosis, suicidios y de salud mental que afectaron a la población blanca, particularmente a aquellos entre los 45 y 54 años de edad. Ellos votan por Trump. En muchos casos, votaron por primera vez en su vida, y lo hicieron en una primaria Republicana, sin afiliación previa a ese partido.
Los recientes gobernantes norteamericanos muy especialmente los “liberals”, esto es los socialistas “progresistas”, que “progresivamente” han convertido a los EEUU es una nación socialista.
Así,  en lugar de alentar el retorno de la energía productiva de los EU, el gobierno ha respondido a las crisis económicas simplemente tratando de impulsar el consumismo a cualquier costo. Idea, por supuesto Keynesiana, intervencionista, que cree que el gasto en consumo es la meta, y que el ahorro es lo malo. La estrategia incluye la socialización de pérdidas entre todos los ciudadanos de tal forma que el agotamiento sea difícil de ser discernido. Así “rescataron” empresas inviables como bancos, e industriales como GM y Chrysler secuestradas por el poderoso sindicato de trabajadores automotrices miembros a su vez del sindicato AFL-CIO, que por cierto es un fuerte aliado de Clinton.
Esto quiere decir que EEUU ha escogido el socialismo como su salvación económica y que la probable rival de Trump Hillary Clinton, agudizaría  (algo que aquí, en México, también está en curso), es menester darle una recordada a la historia a los antecedentes del socialismo, que como lo defino, es rectoría del Estado en la economía, y no es nada alentador, la extinta Unión Soviética, los países de África, Asia y ahora en Latinoamérica, muestran vívidamente que el socialismo pone un freno a la libertad individual y empresarial, y lleva inevitablemente a la debacle económica.
EU fue bendecida por abundantes recursos naturales, pero sobre todo, por un nacimiento como nación establecido por sus “Padres Fundadores”, muy especialmente por T. Jefferson por la libertad individual y económica, que ha sido la columna vertebral del espíritu empresarial. Esta combinación resultó en que la productividad y competitividad Americana fueran la envidia del mundo, fundamentado en la fortaleza industrial y la productividad, la economía Americana se convirtió en la mayor del mundo.
¿Por qué EU ha cambiado su historia de capitalismo exitoso por el lúgubre futuro socialista? La respuesta es la política y los políticos muy en especial los Demócratas, los “liberals” se autodenominan para no emplear la palabra socialista que en realidad es lo que son, eso es Clinton, y muy especialmente Obama que ha arruinado la economía de los EEUU.
Acusan a Trump de “proteccionista”, pero entonces ¿Qué palabra se podrá emplear para referirnos a que el gobierno decidió que las empresas financieras infladas eran demasiado grandes para dejarlas caer y desaparecer por ineptas? Como resultado el gobierno de EU le ha prestado miles de millones de dólares de los impuestos (agudizando el ya de por sí terrible déficit fiscal) a bancos e hipotecarias. A algunos bancos de inversión incluso se les dio acceso prácticamente irrestricto a la “Ventana de la Fed” para tomar prestado cantidades ilimitadas de dinero, aseguradas a instrumentos chatarra y por supuesto las más bajas (negativas en términos reales) tasas de interés, bien debajo del nivel de inflación. Adicionalmente a las acciones de las empresas del sector financiero e hipotecario se les crearon medidas para protegerlas de los que piensan que van a bajar al restringir las ventas en corto (naked short selling).
Es importante notar que estas protecciones no se han dado a toda la industria e incluso no se extendió a todo el sector financiero. Aquellos que los fondos públicos para rescatarlos son precisamente las instituciones gigantescas que son las que mayor responsabilidad tienen en el desorden. Fueron éstas vacas gordas las creativas las que idearon buscar enormes utilidades del crédito irresponsablemente otorgado, y les falló. Pero el gobierno no las deja pagar por su culpa, eso sería el capitalismo que paguen por los destrozos, no, las rescata y en realidad el que las rescata son los que pagan impuestos, los ciudadanos comunes, eso es Socialismo. Esto es Hillary Clinton, y amplificado y ya sin ningún recato esto es Bernie Sanders, destructores de la libertad, del espíritu empresarial, de la generación de la riqueza.
Caída en las utilidades de las empresas, incremento en la intervención del gobierno, mayores impuestos, esa es la misma historia que se repite con el Socialismo. Y, esta historia se repite en los EU, ejerciendo presión sobre la deuda pública y las acciones de las corporaciones americanas. La recesión que viene inexorablemente reverberará mandando ondas de choque a todo el mundo, después de todo, la economía de EU ha sido la mayor del mundo, la locomotora que jala, influyendo negativamente en las economías del mundo y sus empresas.
Y algo muy importante para revertir el camino al Socialismo que continuaría la sindicalista y socialista trasnochada Hillary Clinton es la cuestión fiscal. Aquí la propuesta de Trump sería un gran paso a recobrar el espíritu empresarial, la inversión productiva.
Su propuesta  empieza así;
“Pocos norteamericanos están trabajando, demasiados trabajos han sido enviados a otros países, y muchos de la clase media no pueden lograr sus metas." Este plan fiscal directamente se enfrenta a este reto con cuatro simples objetivos:
1.         Alivio Fiscal para la clase media: Con el fin de poder lograr el Sueño Americano, dejemos que la gente mantenga su dinero en sus bolsillos de tal forma que incremente su dinero disponible después de pagar impuestos.
2.         Simplificar el Código Fiscal, para reducir los dolores de cabeza que los americanos tienen al preparar sus declaraciones fiscales y dejar que todo el mundo tenga más dinero.
3.         Crecimiento de la Economía Americana al desalentar las inversiones (fuera) agregando un gran número de empleos y haciendo EU otra vez competitivo.
4.         No agregar a nuestra deuda o déficit que ya es muy grande.
Y sigue con propuestas como las siguientes,
Si eres soltero y ganas menos de $25,000 o casado y los ingresos combinados son menores a $50,000 no pagarás ningún ISR. Esto elimina a casi 75 millones de familias, más del 50% de los que pagan ISR.
Los norteamericanos restantes tendrán pagos más simples en cuatro grupos, 0. 10, 20 y 25 por ciento en lugar del siete actuales. Se elimina el castigo al matrimonio y el Impuesto mínimo alternativo, proporcionando así las tasas más bajas desde antes de la 2 Guerra Mundial.
Ningún negocio, de cualquier tamaño, desde las 500 de Fortune, la tiendita de mamá y papá  y el que trabaja de forma independiente pagará más del 15 % de sus ingresos. Esta baja tasa hace que las deducciones por inversiones sean innecesarias.
Ninguna familia pagará el impuesto a la muerte. Ustedes trabajaron y ahorraron ese dinero para su familia, para sus hijos, no para el gobierno. Ustedes pagaron los impuestos correspondientes cuando los percibieron.
En su propuesta explica bajo el título Reforma Fiscal para alentar negocios y detonar crecimiento económico, y resumido dice que,
Muchas compañías desde las grandes corporaciones hasta las que inician, están abandonando los EU ya sea directamente o mediante inversiones corporativas. Los Demócratas quieren legislar para prohibir las inversiones. Pero esto nunca funcionará. Las empresas que abandonan el país son el síntoma no la enfermedad. Los políticos en Washington han dejado caer los impuestos corporativos desde los mejores en el mundo industrializado (gracias a Ronald Regan) a la peor tasa. Esto es inaceptable. Bajo Trump América retomará su competitividad con el mundo para bajar el impuesto corporativo al 15% esto es del peor al mejor del mundo industrializado.
Lo mismo aplica explica para los pequeños negocios que son el verdadero motor de la economía, que también aplicaría a profesionistas independientes y con actividad empresarial.
También propone repatriar tanto como 3.5 trillones de USD que las corporaciones norteamericanas tienen fuera, bajo una tasa del 10%
Por supuesto que también habla de evitar la doble tributación, la posibilidad de aplicar consolidación fiscal en corporaciones, etc.

No menos importante es que quiera desechar totalmente lo que se conoce como “Obamacare”. En la propuesta a su Reforma de Cuidado de la Salud, escribe:

Desde 2010 los norteamericanos han tenido que sufrir la increíble madeja económica que es Obamacare, que pasó de la forma más dividida. Los resultados trágicos pero predecibles han resultado en costos desbocados, sitios Web que no funcionan, mayor racionalismo en los cuidados, mayores primas, menos competencia y menos opciones. Obamacare ha incrementado la incertidumbre económica de todos los norteamericanos. Así como van las cosas, Obamacare colapsará por su propio peso, el daño hecho por los Demócratas será muy difícil de reparar a menos que el próximo presidente y el congreso realicen las reformas necesarias basadas en libre mercado a la industria de la salud.

En pocas palabras, el señor, que no es político es empresario, desea que los Estados Unidos retome su camino para generar riqueza, él sí entiende que los impuestos altos la destruyen y previenen el verdadero crecimiento económico: El generado por la inversión en bienes que producen riqueza. Y no en el asistencialismo rampante propuesto por los “liberals” Demócratas.
De concretarse esa propuesta, pues ni necesidad tendrá de renegociar el TLC y poner aranceles a lo producido en México, aquí con nuestras tasas impositivas del 35% de ISR, más todos los impuestos relacionados con los ·Derechos Sociales”, que graban a gente que allá sería considerada pobre, más nuestro IVA en 16%, IEPEs, y toda la carga impositiva, y no menos importante las leyes laborales muy “justas” para el “explotado trabajador”, pero que pueden llevar a la bancarrota al empresario; estoy cierto que las empresas volarán a EU,  más seguridad, más mejor infraestructura, mejores leyes laborales, con sólo la ventaja del costo de la mano de obra para México, pero que es tan solo un costo más, de los muchos que existen al producir lo que sea.
Es cierto que Trump también ha esgrimido ideas proteccionistas como cancelar el TLC, sin embargo, es muy poco probable que las cámaras lo apoyen, y, en cambio sí es muy probable que la mayoría Republicana lo apoye en la cuestión fiscal.

Es cierto, el lector percibirá que he cambiado mi opinión sobre Trump, sin embargo esto tan sólo es parcial y debo de decir que caí en la superficialidad y me fui con la opinión generalizada sobre todo en lo referente a la inmigración y su famoso muro. Esto de la inmigración y las políticas proteccionistas anunciadas con el comercio con China son también muy importantes, y merecen ser consideradas con mayor profundidad poniendo a un lado la víscera. Pero de lo que sí estoy seguro es que Hillary Clinton sería peor opción puesto que reforzaría el Socialismo de Obama y la destrucción de la Economía Norteamericana seguiría su curso.

6 comentarios:

  1. Los datos sobre mortalidad en USA fueron tomados del artículo que apareció en el Financiero de Jorge Suarez-Velez

    ResponderEliminar
  2. Ocurre, uno emite juicios muchas veces en base a la primera impresión que nos deja la nota que recoge de los medios y poco y pocos asumen el reto de profundizar más, como en este post veo que lo haces y que habla bien de tu trabajo analítico. No es fácil "tragarse" a Trump con sus bravuconadas y amenazantes acciones contra migrantes, TLC, empresas e inversiones instaladas en México, China, etc., pero tu post aporta pistas para una reflexión menos viceral y desprejuiciada que habrá profundizar. No obstante, será un tema, una postura, de difícil asimilación en ese nuestro andar en pos de difundir el pensamiento liberal. ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Muy interesante. Ya quisiera yo propuestas así para México, hasta me da envidia!Voy a ponerme a investigar más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese es mi en cierta forma entusiasmo por Trump: De ganar el güero nos obligaría a liberalizar la economía, a reducir el gasto corriente del gobierno, a bajar impuestos, a aplicar el mercado en cuestiones de salud o nos lleva. Sería la destrucción creativa en acción.

      Claro, también podría darse lo opuesto, que no es nada raro en el mexicano: Lamentarse, chillar, insultar. Y nos lleva la fregada.

      Eliminar
  4. México no ha devualado a propósito su moneda y sin embargo Trump propone un arancel del 35% a productos manufacturados en México. ¿Cuál es su opinión de eso?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que no podrá. Existe en tratado de libre comercio, y este tratado veo casi imposible que Trump pueda cancelarlo, simplemente, su partido lo apoya fuertemente, los Demócratas, paradójico eh. si tienen adeptos a por lo menos renegociarlo, pero en la suma no encontrará forma de revocarlo, en consecuencia el arancel planteado no es de preocupar.

      Eliminar