martes, mayo 17, 2016

Trump y Comercio con China

Para entender la posición de Trump referente a su “Guerra Comercial” con China, examinaremos primero lo que debiera ser una situación de comercio internacional, leal, y sobre todo en base al mercado.
Me referiré al mecanismo enunciado por David Hume denominado “De las Cuatro Púas”, que extraigo de un libro de Texto de Economía de Samuelson y Nordhaus, debo mencionar que esto se escribió cuando el oro era el dinero, esto es, todas las monedas estaban referidas al oro y su valor estaba dado por la cantidad de oro que representaban, así por ejemplo la Libra Esterlina valía el doble que el dólar americano porque garantizaba el doble de oro que el dólar.
Para hablar sobre el Mecanismo de cuatro púas de David Hume es preciso comenzar por considerar el Mecanismo de ajuste, ya que es el mecanismo mediante el cual se mostró que la salida de oro formaba parte del mecanismo que tenía un equilibrio con respecto a los pagos internacionales. Puesto que se basaba en la manera en que los flujos comerciales se mantenían balanceados dentro de la economía actual.
La explicación que brinda el autor se basa en la teoría cuantitativa de los precios y que mantiene la premisa de que los precios dentro de una economía están en proporción a la oferta monetaria, siendo el oro aquel elemento que incidía sobre la misma.
De ese modo, se nos brinda un ejemplo con respecto a lo que pasaba si un país perdía oro, en primer lugar la oferta monetaria disminuye, debido a la exportación de monedas, lo que causa que la oferta monetaria se re-oriente y los precios y costos se modifiquen con respecto a la oferta monetaria. Lo que causaría una deflación.

Pasando al mecanismo de cuatro púas, éste está enfocado en la teoría sobre el equilibrio internacional de pagos de Hume,  y se podría caracterizar por:
En un país la pérdida de oro provoca la reducción de la oferta monetaria, a su vez un descenso de precios.

Disminución de importaciones y aumento de exportaciones.

En el país en donde la oferta monetaria aumenta debido a las exportaciones, existe un aumento de precios. Esto es. Se presenta la inflación.

Sucede lo contrario con un país que acumula oro.

Aumentan las exportaciones y disminución de importaciones. Existe una deflación

Finalmente el ciclo se repite para lograr un equilibrio en el comercio.
Si el comercio EU y China se dieran bajo estos supuestos, EU importador, se quedaría sin oro, lo que reduciría su oferta monetaria y se producirá la deflación. Por el contrario, en China se acumularía oro, se incrementaría la oferta monetaria lo que subiría los precios esto es se tendría inflación.
En consecuencia, los productos chinos aumentarían de precio, y, por el contrario, los norteamericanos bajarían. Esta situación haría que China comenzara a “regresar” su oro a EU comprando sus productos más baratos, la inflación bajaría, y la deflación norteamericana disminuiría. Pronto la situación se equilibraría el oro regresado a EU empezaría a empujar los precios al alza, y en China la pérdida de oferta monetaria empezaría a empujar sus precios a la baja.
Este mecanismo nunca provocaría conflictos entre las partes, las “púas” de Hume evitarían que alguno de ellos ganara competitividad de forma desleal. Los mercados en ambos países funcionarían correctamente con pocas desviaciones alrededor de un punto de equilibro.
Pero esto no es así, para empezar el oro como respaldo de las monedas ya no existe, los gobiernos lo eliminaron, por varias razones, y una de ellas, la más importante es por el terror a la deflación que hace que los gobiernos tengan que pagar más por su deuda, y también que utilizan la inflación para financiar sus desequilibrios, léase derroche, déficit que tan proclives son. También, no menos importante, al no estar referido al oro, el país puede tranquilamente ganar competitividad manipulando su moneda al depreciarla artificialmente.
A los chinos les importa y mucho exportar, su mercado interno es de muy poca importancia, si disminuyen sus exportaciones su PIB baja mucho. El mecanismo que emplean los chinos, del que también son culpables los norteamericanos es el siguiente:
El gobierno Chino puede controlar la oferta monetaria a voluntad, como es moneda “fiat”, pueden aumentar la oferta o disminuirla a voluntad. Con la entrada de dólares compran Bonos del Tesoro de EU, de hecho China ha sido el más importante acreedor de EU. Estos dólares no entran al mercado cambiario, sólo entran los que requieren las empresas chinas, pero entran como dólares, y una mínima parte sí se convierte a Yuanes, y por otra parte inunda el mercado de divisas con Yuanes.

En realidad el objetivo de la manipulación cambiaria de los chinos es mantener fija la paridad respecto al USD. 

Es sorprendente que en 1985 el comercio entre EU y China prácticamente estaba equilibrado. Para octubre del año 2000 el tipo de cambio de China era de 8.2786 yuanes por dólar, y 15 años después, en octubre de 2015, es de 6.3508 yuanes por dólar, lo que indica que el dólar se abarató para los chinos en 23.3% o bien, que el yuan se encareció 30.4 por ciento respecto al dólar. Sin embargo, cuando consideramos que en el año 2014 China obtuvo un superávit comercial de 380 mil millones de dólares, pues queda claro que el ajuste cambiario no ha sido suficiente, y menos lo es tomando en consideración que en agosto de este año China devaluó su moneda en aproximadamente 4 por ciento.
Si China tuviera un tipo de cambio de libre flotación entonces ese superávit anual de 380 mil millones de dólares en 2014, más los otros 128 mil millones de dólares que recibieron ese mismo año de inversión extranjera directa, más lo que reciben de inversión extranjera de cartera, se irían al mercado cambiario y provocaría que la paridad se fuera a niveles de unos 4 yuanes por dólar. Pero eso no le conviene a la economía China y por eso se da una acumulación de reservas internacionales año con año hasta sumar 3.514 billones de dólares en septiembre de 2015 (esto significa que China tiene casi 20 veces más reservas internacionales que México).
Lo que propone Donald Trump de aplicarles un arancel a las importaciones chinas no es nada nuevo. En un artículo de “La Jornada” escrito por Alejandro Nadal , se lee:
“Durante años Estados Unidos acusó a Japón de mantener al yen artificialmente subvaluado respecto del dólar. Pero hoy la acusación se dirige principalmente a China. Según la American Manufacturing Association, el yuan chino mantiene una subvaluación artificial de 40 por ciento, lo que permite al gigante asiático mantener su extraordinario nivel de exportaciones. Si eso es cierto, la legislación federal obliga al Departamento del Tesoro de Estados Unidos a activar sanciones en contra de China.”
“El Departamento del Tesoro en Washington amenazó hace poco con colgarle a Pekín la acusación de realizar manipulación cambiaria. La sobretasa arancelaria que acompañaría esta declaratoria sería de hasta 25 por ciento para compensar lo que se considera es un subsidio desleal. Este desplante es la respuesta de Obama a los congresistas y grupos de presión que han estado exigiendo represalias contra China. Pero la Casa Blanca argumentó que debía esperar a que terminara la minicumbre antinuclear en Washington a la que asiste el presidente chino Hu Jintao. Por cierto, esa conferencia está más preocupada con preparar el terreno para aplicar sanciones a Irán que con el tema de la seguridad nuclear, pero ése es otro tema.”

Cobarde pues el presidente Obama de no poner las cosas en su lugar…

Esta política de manipulación del Yuan pero por supuesto que también afecta a México:
De acuerdo con cifras del INEGI en el año 2000 México exportó a China mercancías con un valor de apenas 203.592 millones de dólares y realizamos importaciones de dicha nación por 2.879 miles de millones de dólares (mmdd), lo que nos ocasionó un déficit comercial con ese país en ese año por 2.676 mmdd. Para el año 2014 nuestras exportaciones a China sumaron a 5.964 mmdd y nuestras importaciones de mercancías de dicha nación fueron por un valor de 66.255 mmdd, lo que nos ocasionó un déficit comercial de 60.291 mmdd. De esta manera vemos que entre el año 2000 y el 2014 el déficit comercial de México con China ¡aumentó en 2,153%! en perjuicio de varias ramas de actividad de la planta productiva nacional.
De esta manera tenemos que el efecto acumulado de un yuan subvaluado ha resultado en cierre de empresas y la pérdida de miles de puestos de trabajo en México y el mundo; además de que ha sido un factor clave que explica porque muchas fábricas se han mudado desde varias naciones hacía China.
Ahora me refieroa la página Web con las propuestas de Trump relacionada con el comercio con China. Pongo en relieve el siguiente párrafo:

“America ha sido siempre una nación comerciante. Bajo Trump el comercio florecerá. Sin embargo, para que el libre comercio de prosperidad a América, debe ser también un comercio leal. Nuestro objetivo no es el proteccionismo, América abrió completamente sus puertas a China, pero China no hizo lo mismo. Es una gran muralla del proteccionismo que usa aranceles fuera de la ley y otras barreras no arancelarias para mantener a los productos norteamericanos fuera de China."
"Si se les da a los trabajadores norteamericanos un campo parejo, ganarán. En su núcleo este plan es una estrategia de negociación para nivelar el terreno en el comercio con China."
El Plan de Trump tiene los siguientes objetivos:
1.- Traer a China a negociar al declárala inmediatamente un manipulador de su divisa.
2.- Proteger las inversiones e ingenio estadounidense al forzar a China a respetar las leyes de propiedad intelectual y paralos de obligar a las empresas de EU a compartir sus conocimientos con sus competidores chinos.
3.- Recuperar millones de trabajos norteamericanos en manufactura poniendo un fin a los subsidios ilegales a la exportación y estándares laxos en lo laboral y ambiental de China.
4.- Mejorar nuestra posición negociadora al bajar el impuesto a las empresas para mantenerlas dentro de casa, atacando nuestro endeudamiento y déficit de tal modo que no China no pueda chantajearnos financieramente, y reforzando nuestra presencia militar en los mares del Este y Sur de China para desalentarlos de aventurerismo.
En sus detalles Trump acusa a Obama (ya lo he hecho yo de cobarde) “Se necesita un presidente que no sucumba ante el chantaje financiero de la dictadura Comunista. Obama se ha rehusado a declarar a China un manipulador de su divisa.
Los economistas estiman que el Yuan está subvaluado entre un 15% a un 40%. Esto da a los chinos una gran ventaja, y adicionalmente imponer aranceles a las exportaciones de EU a China. El resultado ha sido la pérdida de millones de empleos en la manufactura.

Por tanto, artículos como el de Forbes  “Donald Trump's Entirely Ridiculous Idea Of A 45% Tax On Chinese Imports” en donde acusan a Trump en donde el autor (Tim Worstall) escribe que:
“Esto no es sólo populismo abyecto, sino que es algo entre lo tonto y lo loco como pieza de política económica. (Es casi, pero no igual, de mal que el ministro de economía de Venezuela diciendo a todo el mundo que la inflación no tiene nada que ver con el suministro de dinero, son los ambiciosos capitalistas, al menos el venezolano tiene la excusa de ser sociólogo y nadie esperaría algo coherente de ellos en décadas). “
“Pido disculpas si este juicio es un poco rudo para aquellos que favorecen a Trump, pero su propuesta económica raya al borde de lo lunático”
¿Qué tiene que ver inflación con relaciones comerciales desniveladas, Mr. Worstall? Seguro es partidario de Hillary Clinton, su artículo no es más que una estridencia, como tantos otros que he leído allá y acá. Con cero de rigor analítico y raciocinio.

Por supuesto que yo estoy con el libre comercio, pero debiera agregar la palabra leal. Estoy con el leal libre comercio, sin ventajas producto del intervencionismo de los gobiernos, en este caso de China, para procurarse ventajas competitivas adicionales a las que ya tienen como son los salarios bajos, y además ellos sí, poner aranceles y barreras no arancelarias para evitar la entrada de los productos norteamericanos (y mexicanos también).
Todo esto ha sido posible porque como mencionaba China es el principal comprador de deuda del gobierno de EU, situación que usan para extorsionar: Me pones arancel te dejo de comprar deuda, o peor, vendo la mía, inundo el mercado con la mía, situación que tiraría los bonos de EU aumentando su tasa de interés, poniéndolos en un grave predicamento y no sólo a EU, ¡Al mundo entero!
Quién sabe si a la hora de la hora Trump se la rife con los chinos. Se necesitarán agallas para ponerlos en su lugar. Para mí es muy claro, que esto no es ni populismo, ni una locura de un lunático como algunos quieren identificar a Trump. Es simple defensa personal, los chinos han hecho mucho daño, no sólo a EU a México y a muchos países también jugando sucio. La coyuntura del déficit fiscal y deuda exorbitante de los EU les ha permitido crecer a tasas altísimas, a costa de muchos otros. Y no porque sean más competitivos, no, sino porque juegan sucio, no son leales, y este tipo de comercio no es leal y debe de recomponerse. 

Por consiguiente no sólo es imponer un arancel a los productos chinos, es también reducir el déficit y la deuda norteamericana, en su página de popuestas Trump lo reconoce y me parece todo muy bien.


3 comentarios:

  1. Normalmente estoy completeamente de acuerdo con lo expresado en sus columnas. Sin embargo, en esta siento que hay ciertos aspectos que no se mencionan y que deberian tomarse en cuenta.

    Respecto a los "viles chinos", como diria Fox, es cierto que China ha mantenido el yuan artificialmente bajo (las llamadas "currency wars") incentivando el deficit de EEUU hacia China que a su vez abarata exportaciones de China. Ahora, creo que su analisis no toma en cuenta que esto produce un efecto positivo para el consumidor norteamericano, pues se traduce en bienes mas baratos. En esta linea, me parece muy bueno el siguiente articulo de Walter Williams (https://www.creators.com/read/walter-williams/03/16/trade-deficit-angst).

    Respecto a Trump, no creo que este pondere las consecuencias macroeconomicas de sus proclamas proteccionistas. Yo creo que mas bien esta apelando a los impulsos nativistas de la poblacion norteamericana. Trump es un proteccionista confirmado que para nada es amigo del libre comercio o de los derechos individuales (no le gusta la primera enmienda, y se pronuncio a favor del fallo de la suprema corte en Kelo v. New London). Y tampoco creo que su objetivo sea la reduccion de la deuda publica, dado que ha propuesto conservar medicare, medicaid y social security (los rubros que se llevan la mayor parte del presupuesto).

    A mi modo de ver, la presidencia de Trump seria probablemente parecida a la de Reagan: un populista de derecha que mezclo ciertas politicas economicas sensibles (bajar impuestos) con programas populistas financiados con gran aumento en el deficit.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el post pasado escribí:

      En las décadas recientes la economía de los EU ha lentamente evolucionado para convertirse de una nación de “productores” a una de “consumidores”. La transformación ha sido motivo de celebración de los políticos y economistas alineados con el sistema, como una prueba de que el país ha llegado a lo más alto de la “cadena económica global”. En realidad, la transformación ha agotado la riqueza duramente conseguida, y lo ha llevado al borde de la ruina.
      Para el ciudadano norteamericano común, muy especialmente lo blanco anglo-sajón percibe, las consecuencias del agotamiento de la riqueza, la posibilidad de concretar “El sueño Americano” lo siente ya como algo histórico, algo que fue, pero ya no es.
      Es decir, que se acaben los productores y sólo consumidores ¿no es así?. Se va a entregar la producción de todo a China.

      Por supuesto, Emilio que estoy con el libre comercio, pero LIBRE. En el momento en que China aplica devaluaciones al Yuan, y aranceles y barreras no arancelarias, deja de ser LIBRE. Para ser un comercio intervenido por una de las partes. Y eso es en lo que estoy en contra, en la intervención del gobierno para favorecer el comercio a su favor.

      Simplemente EU no debe, desmantelar toda su planta productiva en favor de los consumidores, ya de por sí son un país de consumidores. en el que gradualmente la producción ha perecido no por no ser competitivos, no por no ser innovadores, no, por que les están jugando sucio. Y ese es el punto.

      Sobre el Obamacare en su propuesta está que lo va a desmantelar cuanto antes, para buscar un sistema sin restricciones de seguros médicos privados, y, además de que no obligará a nadie a tener dichos seguros.

      Esto lo puedes consultar en https://www.donaldjtrump.com/positions/healthcare-reform

      Yo también creo que será como Regan, quizá no ta bueno, pero sí mucho mejor que el socialismo de Hillary.

      Eliminar
  2. Completamente de acuerdo en que obamacare ha sido nefasto. Pero desmantelarlo no es suficiente. Un sistema de seguros privados no funcionara adecuadamente mientras existan medicare y medicaid que, dicho sea de paso, Trump pretende mantener.

    Por otro lado, desde luego que no justifico la actuacion del gobierno chino. Nada mas queria decir que no me parece algo tan simple decidirse por el proteccionismo, porque este lastima al consumidor gringo, que es inocente en todo esto. Despues de todo, por que poner barreras a la importacion que encarecen artificialmente el mercado?

    No quiero que tome mi opinion como una defensa de los democratas, o de Hillary en particular. A mi me parecen nefastos.A mi modo de ver tanto Hillary como Trump serian terribles (ni que decir Bernie). Y personalmente, a mi tampoco me parece que Reagan haya sido tan buen presidente como le encanta decir a los neoconservadores. A mi modo de ver, Calvin Coolidge fue el ultimo presidente gringo que no cedio al populismo y fue fiscalmente responsable. O usted que opina? Cuales han sido los mejores y peores presidentes gringos de los siglos XX y XXI? Solo me da curiosidad. No pregunto por Mexico, porque eso requiere otra discusion por completo.

    Saludos,

    ResponderEliminar