sábado, febrero 10, 2018

La Soberania Alimentaría de López Obrador

Viene diciendo AMLO   desde hace mucho que “Desde la época de Carlos Salinas de Gortari, se impulso la política de comprar alimentos en el extranjero y dejar de apoyar al campo con la mentira  de que resultaba más barato comprar lo que consumimos en un mundo globalizado”
Afirma López Obrador:
“Nada más que se les olvido que un 25% de la población mexicana habita en el campo.”
“Que a consecuencia de esto, la gente del medio rural  emigro a las ciudades; causando la descomposición social.”
Ya en Noviembre de 2011, López Obrador firmó el que denominó “Plan de Ayala Siglo XXI” a los cien años de la promulgación del Plan de Ayala original qué como explica López Obrador “Como hace 100 años, se convocará a organizaciones a firmar un compromiso para elaborar un plan acorde con las luchas actuales en el campo mexicano, en especial hacer realidad la soberanía alimentaria por medio de la producción campesina y combatir frontalmente las desigualdades extremas, se tratará de pensar y actuar para generar condiciones para reactivar las cadenas productivas y desarrollar el empleo rural”.
Y, como hace 100 años que se jodió al campo mexicano, nuestro personaje, simplemente lo quiere dejar igual de jodido de re-joderlo con las mismas ideas centenarias que tienen al campo mexicano improductivo.
El candidato por Morena a la presidencia dice que de llegar a la presidencia su política agraria estará basada en este documento para “fortalecer la propiedad social de la tierra y revertir la contra reforma aprobada en el sexenio de Carlos Salinas al artículo 27 de la Constitución”.
Los siete componentes del “Nuevo Plan” son compromisos por la soberanía alimentaria, el derecho al trabajo y a no migrar, y “el derecho humano a una alimentación sana, suficiente y culturalmente apropiada”.
En el penúltimo punto plantearon que buscarán un “gobierno progresista, nacionalista, social, garante de los derechos humanos y con fortaleza económica, es decir un gobierno de izquierda(…) capaz de regular los mercados y desmantelar los monopolios y prácticas anticompetitivas”
Mucha gente piensa que López Obrador representa un cambio para bien, sin embargo, yo siempre he afirmado que López Obrador es un conservador; uno que desea perpetrar nuestro atraso histórico, uno que desea que las cosas no cambien, peor aún quiere llevar a México al pasado, sí, al autoritario del PRI pero ahora con él  y su partido privado Morena como autoritarios.  
Pero vayamos por partes para investigar realmente por qué el campo mexicano está en el atraso.

El Suelo Mexicano


En primer lugar AMLO falla en su diagnóstico, México no puede ser un importante país agricultor de cereales, como el maíz, ni de leguminosas como el fríjol.
Echémosle un ojo a la geografía nacional. Un territorio que asemeja un cono invertido, con la base en la frontera con Estados Unidos. Por lo que respecta a la orografía, bordeando a lo largo el cono, cuyo vértice se encuentra en el Istmo de Tehuantepec, hay dos cadenas montañosas dejando dos franjas costeras relativamente angostas, una en los territorios del Océano Pacifico Norte (Jalisco, Nayarit, Sinaloa, y Sonora) y la otra en la costa del Golfo de México (Veracruz y Tamaulipas) en medio de las cuales se encuentra el altiplano acotado en el sur, en el vértice, por la Sierra Madre del Sur. Pasando esta Sierra, hacia la frontera con Guatemala, se encuentra Chiapas con un territorio también montañoso. En cuanto a la hidrografía, los ríos de mayor caudal se encuentran en el sur del país, mientras que otros de menor caudal se encuentran en las zonas relativamente cerca de las costas en el norte del país y unos pocos en el centro occidental del altiplano el cual, por consecuencia, tiene un clima que va de semiárido a desértico, con excepción de la zona del Bajío. Y finalmente están las dos penínsulas, la de Baja California con un clima desértico y la de Yucatán con una tierra en gran parte caliza. Con esta geografía es de risa decir que México tiene una vocación natural hacia la producción de granos como el maíz, particularmente cuando la comparamos con Estados Unidos que tiene en el Medio Oeste una extensa planicie con alta calidad de la tierra y bien abastecida de humedad, y con inviernos que matan a las plagas y dejan a la tierra preparada para los cultivos. Yo quisiera pedirle a López Obrador que se diera una vuelta a los estados del centro de los EU Oklahoma, Nebraska, Arkansas, etc. y vea lo que es en serio la producción de cereales.
Ahora agreguemos a esta geografía el desastre que ha sido la política agraria en este país. La limitación a la extensión de tierra en la pequeña propiedad privada, la notoriamente deficiente e ineficiente definición de los derechos de propiedad en los ejidos, la burocracia de la Secretaría de la Reforma Agraria y los magistrados del Tribunal Agrario que bloquean en la práctica la reforma del artículo 27 constitucional que le da a los ejidatarios la propiedad sobra la tierra y, finalmente, la atomización de la tierra en minifundios, generaron las condiciones para que la agricultura mexicana no tenga ninguna ventaja comparativa frente a Estados Unidos en la producción de granos, particularmente el maíz.
Comparemos a un agricultor estadounidense de maíz con un campesino mexicano. El primero tiene cientos sino miles de hectáreas de tierra plana, de alta calidad, bien abastecida de agua y cultivando con técnicas de producción intensivas en el uso del capital, cuantas veces he insistido aquí que la diferencia entre un país pobre y uno rico es el capital invertido por habitante, además de emplear insumos modernos tales como insecticidas y fertilizantes. 


El segundo, un minifundista, tiene entre tres y cinco hectáreas en una ladera de 30º, llena de piedras, sin abastecimiento de agua excepto el de la lluvia de temporal, utilizando como abono excremento animal y con una técnica de producción del siglo XVIII: una yunta de bueyes jalando arado de madera para abrir los surcos en donde depositar a mano cada grano de maíz. En consecuencia, en el cultivo de maíz, por hectárea sembrada, la productividad en Estados Unidos es entre 10 y 20 veces superior que en México y más aun, una estructura de propiedad de la tierra que garantiza la pobreza perpetua de ese campesino. Entiéndase ese terreno no es apto para cultivar maíz, se cultiva por tradición, o por amor al subsidio,  por que no se saben de otra, pero ese terreno no sirve para cultivar granos, y esto es una verdad que muy poco importa cuántos planes Ayala o cuantos Zapatas vengan, la tierra no sirve, México no puede ser un país agricultor de granos. PUNTO.
En consecuencia, México no puede tener “Soberanía Alimentaria”, simplemente el campo mexicano, independientemente del capital invertido, independientemente de los insumos, no tiene como proporcionar la mentada soberanía. El terreno del que disponemos, no es lo suficientemente grande para lograrlo, le guste o no a AMLO. Por más “Planes” que firme, el terreno no va a cambiar, México siembra maíz contra natura, no es lo mejor en lo que podemos usar la tierra y si lo hacemos es por una estúpida tradición.
Se exige que el gobierno haga “algo”, con el precio de la tortilla. Sin entender por qué ha subido el precio del maíz o el precio del gas, el otro insumo que incide fuertemente en costo de producción, se exige que el gobierno destine más recursos para apoyar a los campesinos mexicanos en un esquema de incentivos mal diseñados para que éstos se queden en sus tres hectáreas viviendo en la pobreza; unos más exigen que el gobierno subsidie directamente la tortilla sin tomar en consideración siquiera el costo fiscal de tal medida; y otros, peor aún, exigen que el gobierno imponga un precio máximo a la tortilla, con lo cual se garantizaría el des abasto. Tal y como sucedió aquí en México en los tiempos de los populistas Luis Echeverría y José López Portillo, o como sucede en la Venezuela de Chávez-Maduro o en Cuba en que racionan los alimentos. Esta es la consecuencia fatal de imponer precios tope.
Entendámoslo de una vez, México no tiene ventaja comparativa en la producción de maíz, por lo que es indispensable, justamente proceder al revés de cómo propone López Obrador: Liberalizar ya el comercio internacional de este bien, sin aranceles ni cuotas.
Yo sólo agrego, México, nunca podrá satisfacer la demanda de Maíz, siempre se ha importado y se importará, y en referencia a los precios, si éstos suben ¿Se obligará al agricultor mexicano a vender su producto más barato? Obviamente, con estos precios no requiere subsidios, entonces como el precio está topado a un máximo se tendrá que dar un subsidio, y éste ¿es posible? ¿Cuántos miles de millones de pesos se requerirán de subsidio? ¿De dónde saldrán? ¿Más impuestos? ¿Más deuda? ¿Más qué…?
Mantenerse en el Pasado
En primer lugar como lo he expresado hasta la saciedad, mientras se tengan campesinos con tierras de 3 o 5 hectáreas, fertilizadas con excremento y usando el método del siglo XVI: La yunta de bueyes, sembrando a mano, en una ladera llena de piedras, con no más agua que la que la suerte le depare con las lluvias, por más “fomento”, dinero y más dinero que se invierta en el campo, se va a esfumar como siempre, como a lo largo de los últimos ¡90 años!. Mientras la propiedad rural no sea realmente una propiedad privada, y mientras se fijen ridículas limitantes a la extensión de la tierra, por más que digan y hagan será la misma estupidez de siempre.
Segundo, gracias o otros “progres” como  los de Greenpeace, que impiden el uso de semillas mejoradas (entre otras cosas) la producción de maíz en México es ¡20 veces!, a ver, lo captaron bien, 1 hectárea en EU produce 20 veces, ¡VECES! Más maíz que aquí. ¿Cómo que “algo” anda mal. No es así?, ¡Ah! Y por cierto, estos mismos ecologistas están felices del uso del maíz para crear etanol y biodiesel, aunque luego sale alguien de la izquierda a decir que es “un crimen que se use el maíz de vocación alimentaria para uso como combustible” ¡Quién los entiende!  ¡Bipolares locos!
Cada año se asignan enormes cantidades de dinero al presupuesto de la Secretaría de Agricultura, ¿Qué pasa con ese dinero? veamos:
Para Jaime Yesaki, presidente del Consejo Nacional Agropecuario:
“Para el productor resulta atractivo recibir un apoyo aunque su actividad no sea rentable, es por ello que se mantienen en la producción de lo que no es productivo, pero sí el pase a subsidios directos.”
Y continúa diciendo que “Estos vicios del campo son los que han hecho que los cambios productivos sean lentos, porque es mejor y más fácil cosechar subsidios y apoyos, que trabajar la tierra.”
Por tanto, los programas de apoyo o “fomento” como dice nuestro personaje de marras, que son operados por el Gobierno federal en el agro mexicano, hacen al sector productivo más dependiente y con pocos resultados, lo cual no lo incentiva es un desperdicio monumental de recursos.
Pero no sólo la renuncia a los subsidios tiene atemorizado al agricultor para dar el paso a la modernidad, sino que se suma lo riesgoso que es incursionar en el libre mercado, por lo que resulta mejor estar bajo la cobija del Gobierno que estar en la competencia y vender en los supermercados o centros de abasto.
Por otra parte, en un estudio del Colegio de Postgraduados: "En el umbral de una agricultura nueva", detalla que los bajos ingresos de los productores los orillan a solicitar apoyos al Gobierno, pero los subsidios han crecido más y más y en lugar de recomendar o ayudar al productor a que cultive un producto más rentable, decide quedarse en el que tiene el subsidio, de lo contrario lo perdería.
Esto es la “Regulación de los Mercados”  que propone Andrés Manuel: Seguir produciendo ineficientemente cultivos que no son rentables pero que al ser subsidiados los hacen atractivos para seguir desperdiciando el dinero, destruyendo la riqueza que tú y que yo generamos y que estaría mucho mejor canalizada en manos de los individuos y no siendo dilapidada en el campo. López Obrador quiere más dinero para el campo, esto es, más riqueza destruida que podría utilizarse en asuntos verdaderamente productivos que mejoren el nivel de vida de los mexicanos.

Propiedad en el Campo


Afirma López Obrador que quiere echar abajo las tímidas reformas al Art. 27 de Salinas de Gortari, es decir, quiere perpetrar la propiedad de todos, propiedad de nadie, que en palabras del AMLO es la “propiedad social”,  y el minifundio: La consecuencia es que como ha sido, la parcelización de las tierras y las tierras comunales, la atomización de las tierras no van a generar una alta productividad, así mismo, el control de tierra, herramienta y capital, otorga  al cacique un amplio poder sobre las decisiones económicas y políticas de las comunidades, esto atenta contra la libertad individual y es un claro ejemplo de por qué afirmo categóricamente que México es un país socialista, las tierras comunales son un verdadero fracaso. El primer paso para sacar al campo de su atraso ancestral es otorgar a los campesinos la propiedad, que puedan comprar, vender o rentar sus tierras a su libre albedrío, sin pedirle permiso a nadie,  también se debe eliminar toda restricción en cuanto a extensión siempre y cuando la tierra produzca. Con la tierra en propiedad daríamos al campesino la garantía fundamental para recibir créditos, para asociarse libremente, para hacerse empresario, tendría en sus manos capital que podría transformar en riqueza. Veríamos como con la tierra en propiedad REAL el campesino actuaría de manera muy distinta, liberado de la opresión de caciques, de la CNC haría producir el campo como nunca lo hemos visto. Se que es difícil y quizá políticamente incorrecto mencionar esto en tiempo de elecciones, “Tierra y Libertad” de Zapata, es un atavismo, un mito que llevamos los mexicanos en lo más profundo de nuestra genética, pero el ejido no les ha dado a los campesinos tierra, puesto que no es de ellos, y mucho menos libertad, ya que son esclavos del cacique y de la CNC, ni progreso, ni bienestar. Por esto, demos propiedad en la tierra, para que los campesinos vivan mejor.

Importación de Alimentos


Es muy común entre mucha gente pensar que la importación, en este caso de alimentos, es mala. López Obrador afirma que nos están invadiendo y que vamos a proteger a los productores nacionales.  López Obrador fue uno de los principales detractores del TLC, se equivocó entonces, se equivoca ahora.
Adam Smith en su “Riqueza de las Naciones” escribe: “Lo que en el gobierno de toda familia particular constituye prudencia, difícilmente puede ser insensatez en el gobierno de un gran reino. Si un país extranjero puede suministrarnos un artículo más barato de lo que nosotros mismos lo podemos fabricar, nos conviene más comprarlo con una parte del producto de nuestra propia actividad empleada de la manera en que llevamos alguna ventaja [...]. En cualquier país, el interés del gran conjunto de la población estriba siempre en comprar cuanto necesita a quienes más baratos se lo venden. “
Estas palabras son tan válidas hoy como eran entonces. Tanto en el comercio interior como en el exterior, es de interés para el “gran conjunto de la población” comprar al que vende más barato y vender al que compre más caro. Con todo, la “retórica interesada” , industriales, comerciantes, agricultores poco competitivos, proclaman que es necesario imponer restricciones sobre lo que podemos comprar y vender, a quiénes podemos comprar y a quiénes podemos vender y en qué condiciones, a quiénes podemos dar empleo y para quiénes podemos trabajar, dónde podemos residir, y qué podemos comer y beber.

Otra falacia rara vez puesta en tela de juicio es que las exportaciones son buenas y que las importaciones son malas. Sin embargo, la verdad se revela muy diferente. No podemos comer, vestir o gozar de los bienes que enviamos al extranjero. Comemos frutas procedentes de América Central, calzamos zapatos italianos, usamos computadoras americanas, conducimos automóviles alemanes, japoneses, coreanos,  y disfrutamos de programas a través de televisores japoneses o coreanos. Nuestra ganancia a causa del comercio exterior estriba en lo que importamos. Las exportaciones constituyen el precio que pagamos para obtener las importaciones. Como ya dijo claramente Adam Smith, los ciudadanos de un país se benefician de la obtención de un volumen de importaciones lo mayor posible a cambio de sus exportaciones o, lo que viene a ser lo mismo, de exportar lo menos posible para pagar sus importaciones.
Por cierto, la mentada soberanía alimentaria supone la imposición de aranceles respecto a las importaciones de granos, un modo sutil de prohibir las importaciones, de modo que al encarecer el producto importado, supongo que por encima de los precios que pueden ofrecer los productores mexicanos, nos veamos obligados a comprar el producto nacional, obviamente que subsidiado. Esto, llevado a la práctica, ¿acaso no significa entregar a los caciques y burócratas anexos el monopolio de la venta de maíz? ¿No se supone que se busca combatir los monopolios? ¿De qué manera esto ayudará a los campesinos, y no a sus líderes, a abandonar los subsidios y llegar a la clase media? Me parece que en las propuestas de AMLO subyace un pensamiento pueril: es nuestro deber no importar nada.
También se nos dice que en los EUA y en Europa de subsidia a los agricultores ¡Qué bueno! Así nosotros que importamos, lo haremos aún más barato.
Cabe señalar que México es un país superávit ario en comercio exterior agroalimentario, (cuando se incluye el sector pesquero), lo que quiere decir que vendemos más de lo que compramos al exterior. Además, la mayor parte de los bienes agrícolas ya compiten en los mercados sin necesidad de arancel alguno. Los productos que restan de ser desgravados (entre ellos maíz y fríjol) tienen una protección arancelaria no mayor al 2%, de modo que la eliminación de tales aranceles tendrá un impacto muy bajo. Además de que el maíz que se produce allá es diferente del que usamos acá por ejemplo para la elaboración de tortillas, por lo que no hay real competencia, por lo que sólo queda el fríjol.
Se confunde López Obrador, se equivoca, se equivocó oponiéndose al TLC, los resultados benéficos para México son palpables, son incuestionables, nos dio un gran impulso en sus inicios, y si no hubiera sido por él, la crisis de 1994-1995 hubiera sido mucho peor, y hoy en día el comercio exterior es el principal motor de la economía mexicana, y ya no es sólo petróleo como antes. Pero ¡Cuidado! Ya otros países están abriéndose y firmando tratados de libre comercio con nuestros socios comerciales, están compitiendo y van a competir más aún, ahí está China. Si México hiciera las reformas estructurales que impiden que la inversión se promueva vigorosamente los mexicanos podríamos elevar sustancialmente nuestro nivel de ingreso encontrar más y mejores empleos, y por supuesto el campo mexicano prosperaría… Pero López Obrador se resiste al cambio, es increíble que él mismo se autoproclame promotor del cambio, siendo que en su retórica, en su proyecto está el preservar las viejas y dañinas estructuras corporativistas. López Obrador quisiera a un México cerrado, como en los 70’s que cobije nuestra ineptitud y falta de competitividad. Con López Obrador de presidente el campo seguirá siendo igual de pobre, y muy, pero muy probablemente aumentará la pobreza,  por que la inversión no llegará, y si lo que quiere es regalar el dinero a los campesinos otorgando créditos sin garantía alguna y precios de garantía para subsidiar la baja productividad, el resto de los mexicanos lo vamos a pagar, y muy caro

¿Cambio? Qué Cambio ... un retorno a lo peor de México

Sí, como en el 2006, y el 2012, lo tenemos  de regreso, aunque en realidad nunca se ha ido, tiene ya 12 años en campaña, así que lo tenemos oootra vez compitiendo por la presidencia,  más “amoroso” que nunca, ahora más incluyente, con su partido personal Morena  no se le ha quitado lo peligroso.  Subsidios, déficit, deuda, devaluación, eso ya lo vivimos, ¿ya se te olvidó?
Mucha gente afirma que votará por él porque quiere un “cambio”, pero López Obrador es un cambio  para  un regreso al pasado, al pasado autoritario del PRI, al de los caciques, al de la cerrazón, no es un cambio benéfico, por el contrario, es regresarnos a lo peor que México ha tenido en su historia. Eso es López Obrador una invitación al desastre económico.




7 comentarios:

  1. Lo peor de todo es que los demás candidatos son apenas menos peor que López Obrador. Meade es un Keynesiano igual que Peña Nieto, y el PRI definitivamente no va a levantar, Anaya empezó muy bien al proponer que desaparezcan los "programas sociales" pero en lugar de compensarlo bajando el IVA, el ISR, eliminando aranceles, viene con algo todavía más ridículo, su famoso "ingreso universal básico".
    Aún no conozco las propuestas de el " Bronco", Armando Ríos Piter y Margarita Zavala, pero no parecen ser rival para López Obrador, Anaya definitivamente si lo es, pues independientemente de todo, es el que más ha crecido en las redes sociales.
    Yo creo que habrá que votar por el rival directo de Amlo, ya ando convenciendo a dos o tres atolondrados en mi familia que quieren votar por López, porque "están hartos", si tal como los venezolanos hace varios años, y míralos ahora.
    Qué te parece, habrá algún candidato que llene las expectativas libertarias?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno sí Meade y (C)Anaya, dejan mucho que desear. Y cómo tú apuntas Meade keynesiano cuando era scrio. de Hacienda y vino la reforma fiscal de Trump declaró "No tenemos margen para responder". Lo de la Renta Universal es una jalada sólo para atraer votos. Cuando llegue, si llega, y se percate realmente la situación del erario se le van a quitar las ganas.

      Pero hay algo muy importante en estos dos: No proponen loqueras como AMLO, y ciertamente que a los dos sí que les importaría no desquiciar las finanzas públicas. ESA es la pequeña gran diferencia.

      Además de que ninguno de los dos sería AUTORITARIO, al estilo del viejo presidencialismo del PRI. Y no se les ocurriría dar amnistía a criminales, también importante.

      Saludos y gracias por tomarte la molestia en comentar.

      Eliminar
    2. Ah! y con cualquiera de los dos, el USD se regresa fácil a $17.00 y sería un gran aliviane para la inflación y las tasas de interés. Con el anciano loco, lo veríamos en $25.00 de arranque, y conforme sus estupideces se concretaran se iría a no se dónde, probablemente lo sacaría del mercado y entonces sí agárrate porque el día que regrese, nos irá como en 1994.

      Eliminar
  2. Saludos, hace como dos semanas descubrí este blog y quede encantado, me estoy volviendo adicto a los articulos publicados, no puedo dejar de leer, yo también me considero un liberal y por eso quiero felicitarlo, espero que usted se encuentre bien señor autor y que si no ha publicado tanto como en otros años sea porque le esta yendo bien con otro proyecto.
    Gracias por compartir estos análisis, me parecen muy bien sustentados y si me permite me gustaría hacerle una petición, estaría bien que hablara sobre la medición de la pobreza, nos con pocos los desinformados en redes que me ha tocado ver diciendo que hay como 80 millones de mexicanos en la miseria y que el malvado neoliberalismo es el responsable de tener un 50% de población en la pobreza, cifra inelventada por supuesto, en un post que publicado allá por el 2013 sobre Brasil un individuo grosero en los comentarios argumentaba diciendo que México era el fracaso capitalista dando esos mismos números, estaria bien un post para desmentir eso, un post sobre la forma en que México mide la pobreza con los parametros multifactoriales de la OCDE y como sudamerica (excepto Chile) solo toman en cuenta el ingreso, si bien México aún esta alejado del libre mercado considero que desde los 80's ha habido avances significativos que nuevamente desmoronan el mito de que las propuestas populistas dan resultados.

    Nuevamente agradezco todo el excelente trabajo que ha estado haciendo desde 2006, espero no haberlo molestado con todo este texto pero es que si de algo no se habla ni en medios ni en redes y mucho menos entre nuestra bufonesca clase política es de capitalismo y de libre mercado, por eso soy tan feliz de haberme encontrado con este blog. Mucho Éxito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me siento muy halagado José por sus comentarios.
      En efecto he dejado un poco el blog porque más bien me he dedicado a escribir asuntos cortos en Facebook principalmente. Usted sabe, la gente en general no lee, y menos algo tan extenso como el común de los posts que aquí publico.

      Sin embargo, cuando encuentro un tema, como este, largo, que amerita cierta profundidad y extensión recurro al blog y en Facebook pongo un resumen y a liga acá.

      Ojala de algo sirva mi esfuerzo y logremos salvar el sí poco libre mercado que existe en México, si llega AMLO, tenga por seguro que se deteriorarán significativamente las libertades y pasaremos a más control estatal.

      Eliminar
  3. Saludos, hace como dos semanas descubrí este blog y quede encantado, me estoy volviendo adicto a los articulos publicados, no puedo dejar de leer, yo también me considero un liberal y por eso quiero felicitarlo, espero que usted se encuentre bien señor autor y que si no ha publicado tanto como en otros años sea porque le esta yendo bien con otro proyecto.
    Gracias por compartir estos análisis, me parecen muy bien sustentados y si me permite me gustaría hacerle una petición, estaría bien que hablara sobre la medición de la pobreza, nos con pocos los desinformados en redes que me ha tocado ver diciendo que hay como 80 millones de mexicanos en la miseria y que el malvado neoliberalismo es el responsable de tener un 50% de población en la pobreza, cifra inelventada por supuesto, en un post que publicado allá por el 2013 sobre Brasil un individuo grosero en los comentarios argumentaba diciendo que México era el fracaso capitalista dando esos mismos números, estaria bien un post para desmentir eso, un post sobre la forma en que México mide la pobreza con los parametros multifactoriales de la OCDE y como sudamerica (excepto Chile) solo toman en cuenta el ingreso, si bien México aún esta alejado del libre mercado considero que desde los 80's ha habido avances significativos que nuevamente desmoronan el mito de que las propuestas populistas dan resultados.

    Nuevamente agradezco todo el excelente trabajo que ha estado haciendo desde 2006, espero no haberlo molestado con todo este texto pero es que si de algo no se habla ni en medios ni en redes y mucho menos entre nuestra bufonesca clase política es de los beneficios del capitalismo y del libre mercado y menos se habla de lo desastrosas que son las políticas publicas como las que quiere imponer el orate de amlo, por eso soy tan feliz de haberme encontrado con este blog. Le deseo mucho Éxito, estimado autor.

    ResponderEliminar
  4. México es apto para la producción de Maíz, tanto es así que es cultivado en prácticamente todos los suelos y existen unas 64 variedades mexicanas, adaptadas a cada tipo de suelo. luego comparas esto con la producción agroindustrial de Maíz en USA, cuando esa producción está subsidiada, permitiendo a los productores gringos vender su maíz por debajo del precio de producción, en ese escenario y siguiendo los dictados macroeconómicos seguidos por los tecnócratas en el gobierno, por supuesto que es más viable comprar ese maíz que, por ejemplo, darle mercado al maíz blanco que se produce en Sinaloa, considerado el mejor del mundo. por lo tanto no es posible hablar de libre mercado cuando en USA el gobierno protege y subsidia la producción y en México está abandonado a su suerte.
    Luego mencionas que en Estados Unidos la producción por hectárea es 20 veces mayor que en México, en México el promedio es entre 3 y 4 toneladas x hectárea, mientras en USA está entre los 10 y 15, no son 20 veces más, si bien refleja un desvalance que puede ser matizado con la variedad de maices nativos mexicanos.
    Por otro lado, al igual que los antropólogos de inicios del siglo XX, consideras a los campesinos mexicanos como seres anclados al pasado, ignorantes, improductivos, un lastre que hay que erradicar en pos de la productividad, te invito a que te actualices en los estudios rurales antes de aseverar algo así.

    ResponderEliminar