domingo, abril 05, 2009

El PRI Los que sí saben gobernar. (Eso dicen) 2

Continuamos con la historia reciente de los gobiernos del PRI, que, dicen ellos sí han sabido gobernar…

Miguel de la Madrid Hurtado toma la administración en 1982, después de una campaña en la que enfatizaba “La Renovación Moral”. Sus primeras acciones fue tratar de conseguir condiciones más favorables para el pago de la deuda, aquí es donde entra el FMI para imponer condiciones para dar su aval: México tiene que limpiar el desorden que dejó el doble sexenio populista Echeverría-López Portillo y así empieza la desincorporación eliminar subsidios que había para todo, precios controlados que lo único que producían era escasez no había leche, no había azúcar, y muy importante inicia una época hiperinflacionaria, como al gobierno no le alcanzaban sus ingresos se puso a imprimir billetes a toda velocidad envileciendo la moneda, el país empezó una tímida apertura comercial, entramos con restricciones al GATT y empezamos a exportar en el sector automotriz, así que no es que de la Madrid quisiera ser liberal, no, son condiciones que impone el FMI para solventar el pago de la deuda externa monstruosa que los excesos populistas nos dejaron. En este sexenio se puso la semilla para la crisis de 1994 y el Fobaproa, la banca comercial y de “fomento” erigida en oligopolio estatal fue manejada como toda empresa del gobierno con gran irresponsabilidad, otorgando créditos impagables, sin garantías de ninguna especie, una verdadera porquería, destaca la pésima administración de Serfin, pero no había problema, si no tenía suficiente capital la banca, el gobierno imprimía billetes e inyectaba liquidez al sistema, muy parecido a lo que hoy hace Obama con su cártel de Bancos. Para 1987 la Bolsa entró en una etapa de euforia, contagiada por Wall Street pero exacerbada por la inflación y la “democratización” que ordenó el Secretario de Hacienda Petricolli para que todos los mexicanos pudieran participar de los beneficios del mercado bursátil; el 19 de Octubre se dio el crack y no sólo la bolsa cayó, se dio otra corrida de capitales y el peso tuvo otra fuerte devaluación. A la caída de la Bolsa y la devaluación que sigue se desata como nunca la inflación; para hacerle frente se crean los “Pactos” en que gobierno, trabajadores y empresarios se reúnen frecuentemente para tratar de frenar desesperadamente la inflación totalmente fuera de control, viene más austeridad (no quedaba de otra), la deuda es otra vez impagable por el efecto de la devaluación, se “ancla” el tipo de cambio y se ejerce un fuerte control sobre los salarios, se logra al menos controlar la hiperinflación.

Tuvo de la Madrid que enfrentarse al terrible sismo de 1985, quedó totalmente rebasado, se quedó paralizado, en cambio, pese a lo que digan los anti anarquistas, la sociedad solita se organizó, colaboró y enfrentó la emergencia ante el estupor y la inacción del gobierno. Los habitantes de la ciudad de México no requirieron del gobierno para salir adelante en la emergencia, “solidaridad” le llaman, yo le llamo el orden espontáneo que se da en toda sociedad, que en realidad no necesita de los gobiernos. Fue impresionante el grado de organización espontáneo que se dio.

¿Es la administración de de la Madrid Liberal? Es “Neoliberal” como aquí la he definido, como una forma más de estatismo e intervencionismo. La izquierda quiere confundir términos, y pegarle la etiqueta de liberal o capitalista a un sistema estatista: De entrada con una banca del Estado, TELEMEX también del Estado, el liberalismo no admite monopolios y menos Estatales. El Lic. De la Madrid recibió un país en ruinas fue forzado a la austeridad producto de los excesos de López Portillo, su sexenio se caracteriza por lo gris, simplemente ahí la fue llevando, empezó a vender o de plano cerrar empresas del estado, quitó muchos subsidios que distorsionaban el mercado, pero preservó totalmente las estructuras socialistas, continuaron los precios controlados, el intervencionismo, la “Rectoría del Estado” y fue durante esta administración que se redactó el Artículo 25. que empieza: “Corresponde al Estado la rectoría del desarrollo nacional para garantizar que éste sea integral y sustentable, que fortalezca la Soberanía de la Nación y su régimen democrático”. El estatismo e intervencionismo está en la Constitución y esto, simplemente no puede ser considerado liberal nunca. Por tanto, el país bajo este señor es un país socialista con un severo problema de deuda externa producto del derroche previo, vamos, a este señor le tocó lo peor de la cruda de la borrachera y lo único que hizo fue tomar aspirinas. ¿Está pues claro por qué no creció el país en este sexenio? ¿Esta claro izquierdistas? ¿Esta claro el desempeño mediocre de este mandatario emanado del PRI?

Así recibe “El Innombrable” Carlos Salinas de Gortari el país, primero con golpes espectaculares al sindicato de PEMEX, parece que el señor si va a fondo en reformar al país. Su primer error es vender Telmex a Slim, lo hace más que por otra cosa, por que no tenía dinero para continuar con la expansión y modernización de esta empresa, pero crea un monopolio privado que hasta la fecha a esquilmado a todos los mexicanos, debo enfáticamente mencionar que esta privatización monopólica mercantilista nada tiene de liberal, los monopolios y oligopolios son una aberración para la libre empresa que requiere de competencia para que el consumidor tenga la libertad de elección, lo peor de todo es que la gente identifica privatización con el resultado de este engendro económico del alza de tarifas y de su poder monopólico que aún subsiste hasta nuestros días en ella misma y en sus empresas de telefonía móvil Telcel y de Internet Prodigy. Sigue el sistema bancario su turno a la privatización. Los bancos en manos del Estado, fueron administrados “con las patas”, anteponiendo siempre los intereses políticos a la sana práctica bancaria, todos tenían la panza llena de porquería en créditos impagables pero, al ser del Estado era imposible su quiebra, y sólo tenía que aumentarse su presupuesto para que continuaran vivos. Los bancos fueron subastados al “mejor postor”, al restringirse su venta sólo a mexicanos, los casa bolseros fueron los principales pujadores, y a ellos se les vendieron en su mayoría, no se dejó que por ejemplo Espinosa Iglesias recuperara Bancomer, por problemas con “El innombrable”, los compraron y ¡a qué precio! 4, 6 veces valor en libros, no importaba, lo importante era ser del “club de los neobanqueros”, pero era pura “saliva”, no tenían el capital para liquidar la operación así que el gobierno les dio crédito, adicionalmente muchos se auto-prestaron para dar el “enganche”, el Fobaproa estaba como el huevo de la serpiente gestándose. Siguieron las carreteras privatizadas, en donde el gobierno permitió el financiamiento mercantilista, es decir, retorno de la inversión a plazos muy cortos para una obra de infraestructura lo que originó tarifas muy altas lo cual obviamente forzó sobre todo al transporte público a no usarlas, al no tener el aforo esperado financieramente las carreteras quebraron. Seguía creciendo el huevo de la serpiente… Es el TLC de Norteamérica quizá el gran logro del último de los presidentes Imperiales, al tener el PRI el Congreso bajo su control, su aprobación fue un mero trámite, estoy seguro que en nuestros días con el Congreso actual nunca hubiera pasado, como nunca pasaron las reformas estructurales. La negociación fue muy difícil, los gringos todavía un día antes de la aprobación por el Congreso de allá, nos hicieron “manita de cochino” con las cuotas del azúcar presionados por los congresistas de la Florida, allá también había muchos gritos en contra, destacan Ross Perot el millonario que se lanzó de candidato a la presidencia, los sindicatos que clamaban que toda la industria gringa se vendría a México.

Con todo y sus defectos, Los beneficios del TLC son incuestionables, nuestro país ha incrementado sustancialmente su presencia en los mercados internacionales gracias a un crecimiento sin precedentes de sus exportaciones, las cuales en el año 2000, alcanzaron el octavo lugar a nivel mundial, y el primero en América Latina, superando en este rubro a grandes potencias exportadoras como Singapur o Brasil. Entre los años de 1994 a 2000, las exportaciones mexicanas registraron un crecimiento anual del orden de 18.2%, alcanzando a finales de 2000 un monto de 166,455 millones de dólares, 21.8% más que las registradas el año anterior. Sin embargo, durante el año 2001, se registró un decrecimiento de las exportaciones mexicanas de 4.8% provocado básicamente por la desaceleración de la economía de los Estados Unidos, nuestro principal socio comercial. Si bien es patente el beneficio del TLC para las grandes empresas, no lo es tanto para las pequeñas, a mi juicio fue un error mayúsculo abrir al comercio pero mantener cerrado el sistema financiero, pero se quiso proteger a los neobanqueros, que prestaban (y prestan) con enormes ganancias, ¡había que pagar los bancos!, esto ha sido una seria limitación aunque no la única, la competitividad nunca fue preocupación del gobierno, desde entonces hasta la fecha, ningún presidente a tenido las agallas para enfrentarse al corporativismo, que ellos mismos crearon, la ineficiencia, las prebendas y canonjías de los sindicatos de los monopolios del gobierno son una inmensa ancla en la competitividad, los costos de los servicios que ellas otorgan y su calidad no corresponde a los deseos de hacer de este un país competitivo y que atraiga los capitales para invertir aquí, el TLC dio un impulso pero ya no supimos transformaros y las inversiones se fueron a China, Vietnam, India, y en general a aquellos países que sí han sabido que la pobreza sólo se combate cuando el capital invertido per cápita aumenta.

Pero, regresando al sexenio del “innombrable”, el control de la inflación se verificó con un dólar barato, que se deslizaba pactadamente, y los salarios anclados a la inflación. Ya para 1991 la deuda externa pudo renegociarse y dejó de ser una gran preocupación. Pero, –otra vez hay uno- con el TLC vino un problema importante: Las divisas, las entradas simplemente no eran suficientes para la apertura comercial, la balanza era deficitaria por lo que fue necesario entonces “hacer atractivo” al país para la inversión extranjera, la directa para crear aquí fábricas que se dio por “descontada” por el atractivo del TLC, y realmente no se hizo gran cosa (y a la fecha no se hace) para atraerla, y sobre todo la de cartera rentista, que sólo viene por utilidades, por tanto, se mantuvieron muy altas las tasas de interés, que además era necesario por que en EEUU también eran bastante altas, esta contracción monetaria incidió en el crecimiento del país. Llegó el fatídico 1994, iniciamos el año con alrededor de 30,000 millones de dólares en reservas, contrario a lo que se cree ni los Zapatistas ni el asesinato de Colosio influyeron gravemente en las reservas que para fines de marzo eran de 27,000 millones de dólares. Pero vino la estupidez del “Innombrable”, y de su petulante secretario de Hacienda Pedro Aspe: Debido a la proximidad de las elecciones, ordenó una expansión monetaria, se bajaron las tasas de interés sin ninguna justificación más que presentar la economía color de rosa, en su contraparte en EU se presentaron presiones inflacionarias y las tasas de los Bonos de EEUU subieron, así que quedamos al contrapelo, aquí bajando allá subiendo, obviamente se provocó la salida de capitales que habían venido y por supuesto también nacionales. Así es, esto es a mi juicio la verdadera razón de la crisis de 1994, aunque no suene amarillista, es mucho más fácil disculparse y achacar la crisis a los asesinatos de Colosio y Ruiz Massieu, o al EZLN, que reconocer la ineptitud para conducir las finanzas del país ¿Saben gobernar?, este fue, el gran error, los acontecimientos trágicos no incidieron fuertemente en la corrida de capitales, las tasas bajas sí. Ante la salida de capitales se inventaron los Tesobonos, nominados en dólares y redimibles en pesos como un desesperado intento de frenar la salida de divisas, algunos extranjeros (y nacionales) cayeron en el ardid, pero esto no hizo sino poner más nervioso al inversionista extranjero. Mientras tanto, la baja en las tasas de interés y una inflación más manejable provocó un boom de créditos, los neobanqueros empezaron a prestar a diestra y siniestra, vinieron los Cabal Peniche de Banco Unión, El Divino de Banpaís con sus autopréstamos, el huevo de la serpiente estaba a punto de empollar. La crisis del Fobaproa a unos meses de distancia, y vemos con los fines electoreros del PRI fueron los reales gestores de la crisis. Para el 22 de diciembre habían 8,000 millones de dólares y Zedillo en lugar de pedir auxilio al FMI y a Clinton, encomendó a Serra una reunión con los grandes empresarios para avisarles que se devaluaría en un 15% y se aumentaría la tasa de deslizamiento, al salir, corrieron a comprar dólares: La serpiente había nacido.

La serpiente nació y el Infierno de Dante fue vivido por todos los mexicanos: El pánico se apoderó del sistema financiero, el peso-dólar se dejó libre (no había de otra, no había dólares para defender la paridad y debían preservarse las muy escasas reservas), Banxico subía y subía los intereses desesperadamente para contener la corrida de capitales, para principios de Enero de 1995 no había ni mil millones de dólares en reservas, los bancos TODOS quebrados, y con ellos infinidad de negocios, las carreteras, aerolíneas, y muchos mexicanos como tú y yo que habíamos cometido el grave error de obtener un préstamo, el mismo infierno económico se presentó con toda su furia. La crisis desatada hubiera sido mucho peor, y yo les garantizo que si no hubiera intervenido el presidente Clinton que nos prestó 50 mil millones de dólares de fondos no sujetos a la aprobación del Congreso, la premura era importante y el señor nos tendió la mano amiga (y aún así hay quien los odia como los PRDistas que tienen memoria selectiva). Se pagaron de ahí 30 mil millones a los inversionistas extranjeros en Tesobonos, y se inició tardíamente el rescate del sistema financiero: Fobaproa es una historia de estupidez, cierto que hubo malos manejos, cierto que hubo corrupción, pero dejar que TODOS los bancos quebraran que TODOS los ahorros y depósitos se perdieran, se dice fácil, pero imaginen tan sólo un país sin un sistema de pagos, con sólo el dinero que tuvieras en casita y tus activos, la crisis fue horrible, pavorosa, pero sin Clinton y Fobaproa en este momento no estaría escribiendo esto por que ni Internet tendríamos, el país se hubiera ido directo a una situación semejante al caos de la época de la Revolución. Para levantarnos de esa nos hubiera costado muchos, muchísimos años.

Otra vez un alto para cuestionar si Salinas fue un “liberal”. Este señor mantuvo los “pactos”, el tipo de cambio controlado, salarios anclados, monopolios en comunicaciones, por supuesto, preservó las estructuras socialistas en energía, salud, educación, y trabajo, permitió y protegió oligopolios en el sistema bancarios (que se volteó en su contra y nos mandó al mismo infierno), en cemento, y otras muchas industrias, esto es mercantilismo combinado con socialismo esto nunca puede ser considerado liberal, mantuvo un sistema de privilegios en México eso no es tampoco liberal, la apertura comercial sí es liberal, y dicho sea de paso si no hubiera sido por el TLC la crisis hubiera sido mucho peor, pero éste inició de la peor manera posible recurriendo a la inversión de cartera para financiar las divisas. No señor, esta gestión no es liberal, es un engendro económico, intervencionismo, estatismo, eso es el Neoliberalismo, que nada tiene que ver con el liberalismo capitalista auténtico, y así nos fue...un camino al infierno. ¿Queda claro por qué el país creció y luego se contrajo, con un resultado neto de decrecimiento económico y en el empleo? La “tecnocracia Neoliberal del Innombrable” es simple y sencillamente una de estupidez, privilegios y corrupción, una “melcocha económica” que resultó en lo que tenía que resultar el fracaso. En otra crisis que como lápida sobre los hombros tuvimos que recorrer todos los mexicanos, por otros años 5 años más. Gracias al PRI que “si tiene experiencia”…que “sí sabe gobernar” Pero para llevarnos a crisis colosales, al mismísimo infierno. ¿Quieren que esto regrese? ¡Por Dios!

1 comentario:

  1. Anónimo2:48 p.m.

    Muchas gracias por este breviario cultural. Para un joven de 28 años que no entendía lo que sucedía hace 14, me parece estupenda esta descripción.

    ResponderEliminar