martes, agosto 17, 2010

¿Vamos para un Estado Fallido?

Se ha puesto de “moda” el asunto de si debe legalizarse el consumo de las drogas, Calderón ha llamado a un “debate”, curioso un debate que no serviría para nada puesto que su posición es clara. Su antecesor Fox, sale a pedir que se legalice y que les cobremos el 1000 % de impuestos a los narcos.

Creo que es un tema muy relevante, y no obstante que lo hemos considerado varias veces en este espacio, volvemos al tema, pero esta vez con algunas reflexiones importantes, que no había considerado.

Mi postura sobre el asunto de la despenalización de las drogas siempre ha sido en la dirección de permitirlas, y no por ello afirmar que esté bien que la gente se drogue, en “Drogas Enfoque Criminal o de Salud Pública” (feb 2007) escribo que es la guerra contra las drogas uno de los más importantes factores en la destrucción de los barrios pobres de nuestras ciudades y que la guerra contra las drogas tiene una falla ética básica, lo que la convierte en una guerra injusta: ¿Acaso tenemos el derecho a utilizar la maquinaria gubernamental para impedir que un individuo se haga adicto al licor o a las drogas? Si se tratara de niños, casi todos contestáramos afirmativamente, pero al tratarse de adultos, la respuesta es que NO. Bajo esta consideración ética el problema de la drogadicción debe reenfocarse de uno criminal y policiaco a lo que realmente es un problema de salud pública, una epidemia que está envenenando a la sociedad. Una cosa es cierta, mientras existan consumidores, y peor aún, mientras los consumidores vayan en aumento, habrá narcotráfico, habrá delincuencia organizada, esto es inevitable.

Debo de enfatizar que no se trata de legalizar todo el crimen, como han estado argumentando algunos, esto no es como legalizar la pornografía infantil o la trata de menores de edad. Entiéndase claramente la postura del liberalismo, somos dueños de nuestros cuerpos y responsables de nuestros actos y respetuosos, muy respetuosos de los derechos de los demás. En la pornografía infantil o la trata de personas se está violando los derechos de niños o personas, es decir existe una víctima, en el caso de las drogas, la pornografía y la prostitución en adultos no hay víctimas es condensado y por mutuo acuerdo, no hay violación de derechos de terceros, por consiguiente no es un delito.

También en (junio, 2009) escribía en el post “Siga Valentón, y Absurdo Sr. Presidente…” que las balas, los asesinatos y las inmensas cantidades de dinero, provienen de la ilegalidad del comercio. Esta es creo la más importante conclusión, los mercados denominados “negros”, o informales, generan violencia, al no ser legales no hay modo de recurrir a la justicia cuando se incumple un contrato, no hay modo de competir abiertamente contra un competidor bajo una ciertas reglas, en los mercados negros no se compite, se aniquila al competidor.

Finalmente en ocasión de la entrevista de Julio Scherer director de la revista Proceso al Mayo Zambada escribí el post (abril 2010) “Mayo Zambada, Drogas, Mercados” Escribo ahí que, la corrupción es consecuencia de la prohibición. La gente que quiere drogarse, se droga, y punto. Es inútil, es estéril, ir contra el mercado, mucha gente ha decidido que quiere drogarse, eso es lo que mantiene poderoso al narco, es el mercado, es la demanda.

En efecto, la actividad empresarial es amoral, si el drogarse es un deseo de la gente siempre habrá quien cumpla ese deseo. Si por razones éticas o religiosas un empresario se rehúsa a producir las drogas, alguien más lo hará. Si el gobierno trata de impedirlo, utilizando su aparato de coerción y compulsión, no podrá sin embargo cancelar el deseo y la necesidad de drogarse por parte de los consumidores, se generará un mercado “negro” o ilegal que se encargará de satisfacer los deseos de la gente, pero como escribía arriba, los mercados ilegales tienen la característica que al no existir un tercero que obligue a cumplir con un contrato, ni un juez que dictamine quien tiene la razón en las partes en conflicto, se cae en la ley del más fuerte, en la violencia. También, a diferencia de los mercados formales, en los que existe competencia, en los mercados ilegales a la competencia se le anula usando la violencia.

A raíz de este post sobre el Mayo Zambada, un amigo liberal, Leopoldo, me señalaba que la legalización de las drogas hubiera tenido un efecto importante hace 10 o 15 años, hoy ya no, el crimen organizado es ya tan relevante y es tan grande su poder que la legalización no tendría mayor efecto, me señalaba.

Y tiene toda la razón.

También el pasado día 10 de agosto recibí un escrito del Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal AC. Escrito con el que estoy prácticamente de acuerdo pero no en todo. Sin embargo, constituye una magnífica base de discusión sobre este terrible problema que nos acosa, no el narcotráfico, eso es sólo una parte en lo que se ha convertido la prohibición que generó, le dio dinero al crimen organizado y que ahora abarca para nuestra desgracia mucho más actividades.

Empieza el escrito de marras escribiendo que la propuesta de “legalización” de las drogas para erradicar la violencia en el país, es equivocada porque se basa en una profunda incomprensión del problema que vive México y en eludir su causa central, que no es otra que la pérdida del monopolio de la fuerza por parte del Estado.

Según sus promotores, la legalización erradicará la violencia por 3 razones principales:

1) El gobierno dejará de perseguir a los traficantes de drogas, con lo que dejaría de haber muertos en ambos “bandos” (policías y traficantes).

2) El narcotráfico dejará de ser un negocio clandestino, para convertirse en uno legal, que pagará impuestos y estará sometido a regulaciones gubernamentales.

3) Los capos perderán la fuente que ingresos que les permite financiar su violencia.

Sobre el primer argumento, pues sí, ya no habría muertos entre policías, fuerzas armadas y crimen organizado. Sin embargo, recordemos que la gran mayoría de los muertos no son éstos, son entre las bandas criminales y entre las bandas y sus distribuidores (posiblemente por que no cumplieron con el “contrato”) esta violencia no se terminará.

Sobre el segundo argumento, debemos de reconocer que es una tontería. Ya los políticos (Fox entre ellos) se frotan las manos pensando que pueden gravar la marihuana, esto es totalmente absurdo. Se imaginan al Chapo Guzmán, al Mayo Zambada ante notario público dando de alta su razón social. Registrando su marca “Acapulco Golden” en el IMPI, y dándose de alta en el SAT obteniendo su cédula de identificación fiscal, obteniendo su firma electrónica avanzada y emitiendo facturas electrónicas y esperando al verificador para que compruebe su domicilio fiscal. ¿No es ridículo? Sí, es de risa loca. Como señalaba Leopoldo, hace 15 años cuando el crimen organizado no tenía la fuerza que hoy tiene hubiera sido factible evitar la violencia, hoy, ya no. ¿Quién producirá legalmente las drogas que no sea los que hoy la producen? No es difícil adivinar lo que les pasaría a esos empresarios “legalmente” establecidos: El crimen organizado los aplastaría. Lo mismo sucedería con las narco-tienditas legales y que no fueran controladas por el crimen organizado.

¿Qué incentivo puede tener el crimen organizado para entrar a la legalidad? Como escriben en el escrito citado “Lo único que provocarán estas medidas es que una actividad clandestina por efecto de la prohibición franca, seguirá siéndolo por el mismo acoso fiscal y ultra-regulador que hoy tiene a gran parte de la actividad económica en la clandestinidad (informalidad) y que amenaza cada vez más con la destrucción, a amplios sectores de la economía formal.”

También continúa el escrito afirmando que “los altos impuestos que hoy imponen a sustancias que son legales como el alcohol, el tabaco, y los refrescos acabarán por constituir un mercado ilegal, la aparición de más cárteles criminales, o los mismos, que acabarán satisfaciendo los deseos y las necesidades de la gente a un precio razonable, y tendrán auge seguramente.”

El último argumento de que perderían una importante fuente de ingresos es cierta a medias, en realidad ya hemos permitido que el crimen organizado tenga ingresos enormes por otras actividades ilícitas, por ejemplo el robo de autos, secuestro y extorsión le reportan unos 700 millones al año, cifra comparable a la del narco menudeo. El robo de combustibles a Pemex que no podría darse si la anuencia de corruptos de la paraestatal le dejan unos 1,100 millones, comparable al tráfico de heroína. El tráfico de personas le deja unos 3,100 millones equiparable al tráfico de la cocaína.

Así, para como están las cosas, la legalización de todas las drogas (pensar sólo en la marihuana y el hachís es una tontería), como por ensalmo terminará con la violencia que padecemos es, desgraciadamente, falso.

Recordemos que el tráfico de drogas existió durante años y años bajo los corruptos gobernantes del PRI y también de Fox, del PAN, sin que tuviéramos la violencia inusitada que hoy sufrimos; también, hay países con un nivel de tráfico de drogas equivalente o superior al de México y no tienen la violencia que tenemos aquí.

El problema en México es más profundo, y es que el estado mexicano está perdiendo su monopolio de la violencia, y recordemos que la protección contra los violentos es la primerísima razón de ser del estado. Si el estado es incapaz de otorgar protección física y patrimonial a sus ciudadanos el estado no sirve, es un “Estado Fallido”, al perder su facultad de coerción el país caerá en el caos y la violencia sin freno.

El problema en México es la pérdida casi absoluta del estado de derecho, que ha sido substituida por el estado de la corrupción. Durante años los corruptos políticos pensaron que podían hacerse de la vista gorda, y dejar que los traficantes actuaran y se creyeron muy astutos pensando que entre ellos se aniquilarían. Lo que realmente pasó es que extendieron su acción a otros crímenes, esta vez del fuero común, sobretodo la extorsión y el secuestro y ya no hay quien los pare. El “negocio” real del crimen organizado no son las drogas, es la violencia.

Difiero con el escrito del “Consejo Ciudadano” que el gobierno de Calderón no está capturando capos. Probablemente el negocio sí esté casi intacto no obstante los decomisos que presume el gobierno, pero, si ha habido importantes capturas, por ejemplo, aquí en Cuernavaca sufrimos el estallido de la violencia a partir de la muerte del capo Arturo Beltrán Leyva, el Jefe de Jefes que ha desatado la guerra por su sucesión, también, es reveladora la entrevista de Scherer con el Mayo Zambada, en donde este último afirma que aunque lo maten habrá quien lo reemplace, pero también en la entrevista se percibe preocupación de Zambada por su vida. El problema es que en el reemplazo se desata la violencia entre los posibles candidatos, es una especie de balcanización, muerto el líder que cohesionaba viene el caos.

Los narcos son humanos, y no obstante su poder, los capos sí tienen miedo, al menos los actuales jefes que andan a salto de mata.

Creo y me duele, no saben cuanto escribirlo, que la única forma de disminuir la violencia, no erradicarla pero sí disminuirla es negociando con los capos y no legalizando a la Fox, es decir intentar que las drogas entren a la economía formal, cobrando impuestos, sujeta a normas etc. etc. no, más bien hacerse de la vista gorda, legalizarla de facto vamos, más precisamente despenalizarla, pero negociando a cambio de que se terminen los delitos, los que sí son delitos en donde hay víctima, secuestro, extorsión, trata de personas, y las muertes entre ellos, en la legalidad de facto, creo yo que los distintos capos podrían ponerse de acuerdo para repartirse los territorios. Ellos ganan, nosotros ganamos. A como están las cosas, por más que le pienso, no encuentro salida para evitar esta espiral de violencia que amenaza con destruir el Estado Mexicano y ser un Estado Fallido.

19 comentarios:

  1. Excelente análisis. Comparto sus conclusiones. Además la legalización por parte de México, nos pondría en la lista de países a invadir por los Gringos.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo9:50 p.m.

    oeea la conclusion es que los 70 años del gobierno PRIista siempre estuvo en lo correcto, ¿dejar crecer al narco? es verdad que la legalizacion no da buenos resultados y nos es claro que lo que hace ahora Calderon tampoco.

    Es muy triste como tu dices con todo el dolor de nuestro corazon debemos aceptar que hemos perdido.me cuesta mucho creer que esa sea la unica salida.

    ResponderEliminar
  3. Droga ilegal = precios altos e informalidad

    Droga legal, pero sometida a fuertes regulaciones e impuestos muy altos = precios altos e informalidad

    Es decir, el resultado es el mismo.

    Ademàs, precios altos e informalidad = ganancias muy atractivas

    Ganancias muy atractivas = nuevos empresarios (narcotraficantes) quieren entrar al negocio = más violencia. Es decir, tanto el estado como el grupo selecto y tolerado de narcotraficantes, perderán su monopolio (u oligopolio) de la fuerza: surgirán nuevos cárteles que lucharán contra ellos (ejemplo: los zetas, un nuevo cártel "desprendido" del cártel del Golfo). La solución es la legalización SIN impuestos (o con impuestos sumamente bajos)y la protección del estado a los nuevos productores y distribuidores. Eso, para que los precios de la droga bajen y las ganancias dejen de ser atractivas.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Termópilas.

    Anónimo, gracias por tu comentario. No, no hicieron bien en dejar crecer al narco, ¡pero ya lo hicieron! como escribo, hace 15 años la legalización de las drogas hubiera impedido que el c.o. creciera. Ahora tiene un poder y un tamaño tal que rivaliza con el Edo.

    Sí, me cuesta mucho trabajo y mucho dolor, pero por más vueltas que le doy, creo, es lo único que puede hacerse.

    William, Hola, pues sí prohibir los deseos y necesidades de la gente siempre lleva a esto, a mercados negros, les llaman, y lo que han creado es violencia. Y miles de muertos. Estamos en una posición muy difícil.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. ¿Demasiado tarde para acabar con el narco?

    Bueno, con esa lógica, también es demasiado tarde para acabar con el socialismo, el estatismo, el corporativismo... ¡los dejamos crecer demasiado!

    Pero no. El socialismo, estatismo y corporativismo se acaban aplicando las recetas del liberalismo.

    Igual con el narcotráfico.

    Y la receta es: libertad económica. Para todos los rubros, incluido el de producción, distribución y consumo de drogas. Y libertad para todo mundo, para todo empresario, no sólo para grupos de narcotraficantes privilegiados (como tú ahora propones, Rudi ---¿mercantilismo, proteccionismo? ¿Ya no eres liberal?). Legaliza las drogas y deja que surja la creatividad empresarial. Los nuevos empresarios narcos encontrarán la forma de defenderse de los narcos actuales (¿qué tal el narcomenudeo a domicilio, o por paquetería?). Y el estado tendrá libres sus recursos para emplearlos contra criminales auténticos: secuestradores, ladrones, asesinos, etc.

    ResponderEliminar
  6. William, yo no escribí nada de protección, escribí "hacerse de la vista gorda", esto es laissez faire ¿o no? Si escribí "negociando" me refiero a te dejo que hagas lo que quieras con las drogas a cambio de que le pares a la violencia, no escribí nada de protección del estado al c.o. Si alguien encuentra la forma de comercializar la droga sin que lo maten, pues adelante. Habrá quien.

    Pero las drogas no están legalizadas, lo que correspondería a cobrar impuestos, reglamentar, etc. No mi propuesta es más libre, es laissez - faire. Leele bien.

    Y sí el estado tendría libre recursos para delitos del fueron común.

    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Perdón, no te leí bien.

    Lo que propones es hacerse de la vista gorda, legalización de facto, a cambio de que los narcos paren la violencia. Ok. Pero... ¿qué pedirán a cambio los narcos? ¿No pedirán al estado algún tipo de protección contra cárteles nuevos? "Yo paro la violencia en el territorio X, pero tú impides que otros quieran meterse a mi negocio dentro de X. Con ello podré vender bien caras mis drogas y ganaré mucho dinero". Si el gobierno se niega a eso, la violencia seguirá, pues nuevos cárteles tratarán de entrar. Por ello creo que lo mejor es: legalización formal, pero aplicándoles un ISR bajísimo, y sin proteger de facto a nadie. El libre mercado se encargará del resto.

    ResponderEliminar
  8. ¡Ah! William! Ya estás captando lo complejo del problema. Legalizar imposible, ya escribí ¿Te imaginas al Chapo ante notario público registrando su SA? ¿Ridículo no? ¿Impuestos bajos? Te refieres al IEPES, como el que paga el tabaco. Si andan pensando en subirlo al tabaco y al alcohol. ¿A cambio de qué William? Probablemente no me expresé bien: Los capos, esto lo pienso a raíz del análisis de la entrevista Sherer-Mayo Zambada, sí tienen miedo, temen por sus vidas. Aunque si bien es cierto que si matas, o capturas a uno inmediatamente salen más y por tanto no sirve, a los actuales capos les convendría que el estado le parara a la guerra, y que ellos pudieran vender libremente sus drogas. A cambio de que le paren a la violencia. El trato es sucintamente, te dejo hacer, para que tú no hagas delitos del fuero común. Claro que lo que tu escribes es posible, entrada de nuevo capos, pero yo creo que no, no tendrían la fuerza que tienen los actuales. Y, los actuales tendrían que juntarse y negociar sus regiones para no violentarse.

    Es cosa que evalúen, si prefieren renunciar a la violencia, o seguirle entre ellos mismos y además con el estado.

    Como escribí, me duele mucho escribir esto, es una “solución” terrible, lo que tu dices hace 15 años hubiera estado súper, hoy creo que es imposible legalizar las drogas, se podrá despenalizar, se puede “hacerse el loco”, pero nada formal. Además fíjate bien, toda esta negociación debe ser velada, secreta, no lo puedes hacer abiertamente, por que los gringos se te echan encima. “Hacerse el loco” no es un acuerdo formal, no es un contrato en el sentido estricto, pero saben el c.o. que si no cumplen pues la guerra contra ellos seguirá, claro, no la va a ganar nadie, sólo la violencia, pero existe la posibilidad para el Chapo, para el Mayo, de perder sus vidas o ser deportados a EU. Creo que hay que negociar, me da rabia, dolor, pero no veo otra salida.

    Yo lo que quiero es parar la violencia, es mi mayor preocupación, el estado mexicano ha perdido su monopolio de la violencia, ha perdido su condición de estado. En juego está la viabilidad de México, ni más ni menos.

    ResponderEliminar
  9. Estoy de acuerdo contigo Mexico Liberal.

    La unica forma de acabar con toda la violencia que sufrimos en el pais es "negociar" con el narco, a mi no me llena de rabia tanto como a ti, jejejejeje, pero en fin, siempre he dicho que es la mejor solucion y al decirselo a alguien mas, somos criticados duramente, pero... la gente no se da cuenta de que el PRI asi lo hacia y todo estaba bien, cuando FLH entra al poder, rompe con esos acuerdos y como tu dices, agarran a un cabecilla grande y que pasa??? todos quieren su puesto y comienzan a pelear entre ellos.

    Hasta el mismo EEUU hace poco reconocio que en la epoca de lo 60's (espero no equivocarme con la fecha) tuvo que negociar con la mafia por "debajo de la mesa" para acabar con tanta violencia y todo por que nunca vas a poder ganar una guerra contra la delincuencia.

    Lo mejor es...

    Sentarse a la mesa con los cabecillas y hacer un acuerdo para que puedan vender su "cochinada" por todo el pais y que puedan transportarla a EEUU sin ningun problema (si se kieren drogar alla, que se mueran) y que cada cartel tenga su territorio, a cambio de eso, terminar con la violencia que tenemos, terminar con secuestros y asesinatos de civiles.

    Un saludos a todos

    Attn. El izkierdoso, (asi me puso Mexico Liberal)

    ResponderEliminar
  10. Rudi, creo que el gobierno debe llegar a un acuerdo secreto con los principales narcos. Eso es algo que debe hacer ya, de inmediato. "Te dejo hacer, para que tú no hagas delitos del fuero común", como bien dices.

    Sin embargo, mientras la legalización sea de facto (no de jure), cabrá la posibilidad de que el pacto secreto se rompa en cualquier momento (debido a cambios de gobernantes, de funcionarios, de jefes de policía, o incluso cambios de capos, etc). Los narcos seguirán teniendo miedo y seguirán bien armados, dispuestos a reiniciar la violencia cuando sea necesario. Además, la droga seguirá siendo un mercado oligopòlico y con ello seguirá siendo un negocio muy atractivo, con grandes ganancias. Los narcos seguirán enriqueciendose, corrompiendo a todo mundo, y apoderándose de todo. Los raterillos adictos seguirán robando para poder pagar su consumo de drogas. Etc.

    Creo que la política correcta es:

    1) perdón y amnistía inmediata para los garndes capos ("quédate con tu dinero, pero retírate, o ayúdanos a perseguir a los crímenes del fuero común");

    2) legalización de jure de las drogas: producción, distribución y consumo (Calderón y Santos podrían ganarse el Nobel de la Paz si propusieran juntos en la ONU la legalización de la droga);

    3) cárceles privadas (acabar con las universidades del crimen: las cárceles actuales).

    ResponderEliminar
  11. William, mira, por eso escribí que me duele, no sabes cuanto. ¡Va en contra de lo que creo y pienso!

    Yo también quisiera, como tú, que las drogas fueran legales, que fueran como cualquier producto, tampoco quisiera que le cargaran la mano con impuestos especiales, como sucede hoy con el tabaco y el alcohol los impuestos de este tipo cuando crecen desmedidamente acaban produciendo mercados negros o ilegales que es lo que estamos tratando de evitar.

    Pero la legalización de jure (yo uso despenalizar para indicar que de facto es posible comercializar) pero me gusta el término, sería lo mejor, pero no la creo viable, eso es lo que me angustia, primero por los capos, y luego por los gobiernos hipócritas y la ONU.

    Algo tiene que hacerse ¡ya! William, ¡Ya! No es posible seguir viviendo con esta zozobra. Cuernavaca hasta enero cuando mataron al Jeje de Jefes era un pueblito tranquilo, claro había crímenes como en cualquier parte, pero ahora es patético que cuelgan a dos en el puente y los rafaguean, que aparecen descabezados por todos lados, el ejército por todos lados, a mí ya van dos veces que me paran “Ley de Armas de Fuego”. Y me da miedo, recuerdo lo de la sra. Cinthia que le mataron a sus pequeños. Luego ves un retén y no sabes si realmente es la policia y el ejército o es el c.o. Discotecas incendiadas, muertos en los antros. Oye, ya no puedes salir ¡Te da terror!. Y Cuerna es nada compara con Cd. Juárez o Monterrey.

    Somos el tercer país más violento del mundo. Oye el debate, para después, ahora tiene que hacerse algo que baje la violencia de forma importante ¡ya!

    Sobre tus cárceles privadas, eso también es algo que debería de hacerse pero ya.

    Saludos

    ResponderEliminar
  12. Ok. También Jorge Castañeda propone algo similar a lo tuyo.

    ¿Tú crees que los capos podrían ayudar a parar los otros delitos: secuestros, extorsiones y robos?

    ¿Ya leíste
    http://www.nexos.com.mx/?P=leerarticulo&Article=248547
    ?

    Y
    http://www.lewrockwell.com/alston/alston58.1.html

    ResponderEliminar
  13. William,

    Sólo lo que ellos causan. Pero quedarían muchos recursos libres para perseguir los crímenes del fuero común.

    Excelentes tus referencias, las dos.
    Deben leerse con cuidado, gracias.

    ResponderEliminar
  14. ¡Què tal contratar a Blackwater?

    http://blogs.myspace.com/index.cfm?fuseaction=blog.view&friendId=496386054&blogId=532449892

    ResponderEliminar
  15. http://www.msemanal.com/node/1556

    ResponderEliminar
  16. Pues sí William, es una alternativa. Esos cuates no se andan con cuentos.

    Pero, ¿Tú crees que se podría? Empezarían con las estupideces de la "soberanía", el grito en el cielo.

    Pero sí, me gusta, la alternativa. Y mucho.

    ResponderEliminar
  17. Así será. La soberanía de la Nación ante todo (los connacionales no importamos).

    La maldición de Rousseau.

    **********

    ¿Crees que se animen a contratar a Blackwater por debajo del agua? Tal vez ya lo hicieron.

    ResponderEliminar
  18. Cristhian8:32 p.m.

    En Paraguay la violencia onda anarquía apenas está comenzando, y ustedes ya están en un estado avanzado, aquí tenemos al "grupo terrorista" "EPP" Ejército del Pueblo Paraguayo, que tiene un buen historial en Paraguay, inicialmente eran un partido político, obviamente comunista, el Partido Patria Libre, y formó parte de un gran complot político para derrocar a un movimiento político que quería hacer las cosas bien, el UNACE (Unión Nac), en el llamado Marzo Paraguayo (investiga en wiki para más información), luego el mismo grupo organizó algunos secuestros, pero no con ese nombre, sólo como un grupo de secuestradores anónimos, a una secuestrada, María Edith Bordón De De Bernardi, se la pudo rescatar porque milagrosamente, el gobierno tuvo voluntad de no negociar con ellos y hacer las cosas bien, y la rescataron, también, y hace muy poco tiempo, justamente el último secuestrado por el grupo, también se le pudo rescatar, bueno, en la época en que se preparaban los partidos para las elecciones generales en 2008, se pudo probar que Fernando Lugo estaba (y está) con este grupo con fotografías, pero claro, la pleye canalla se hizo de la vista gorda y se dejó arrear por él porque hacía las miles de promesas de siempre "voy a crear fuentes de trabajo!, voy a erradicar la corrupción!, voy a renegociar el tratado de Itaipú!" todas promesas famosas. Hace unos meses se le arrestó a una del grupo, y hace algunas semanas se le encontró a uno en el Chaco, al más puro estilo Che Guevara, como un vagabundo, lo acribillaron, y es curioso que, según se cuenta, estos dos justamente no cumplieron con el trato que tenían los del grupo. Estamos todavía a tiempo, ya que el grupo este no supera veinte. También es interesante que vean el artículo sobre el EPP en inciclopedia, ya que enfoca como ve el pueblo a este grupo.

    ResponderEliminar
  19. Cristhian8:48 p.m.

    Bueno, para mí siempre ha sido claro, la violencia se cura con violencia, matarlos a todos, no negociar, pero como van las cosas en México se ve que no está funcionando. ¿Y si el gobierno traiciona a los narcos?, es decir, primero les tranquiliza legalizando el narcotráfico, y luego que se les meta la puñalada por la espalda y se le arreste a todos, luego lo mejor, para que no haya represalias debe haber pena de muerte. Eso creo lo mejor, no más ese gobierno débil, fácilmente controlable e hipócrita.

    ResponderEliminar