martes, noviembre 16, 2010

Desorden con las Divisas

Pues bien, ¡lo hizo! El “innovador” Bernanke declaró poner en marcha la “tecnología” de la imprenta (o su equivalente moderno) para implementar su “aligeramiento cuantitativo”, que, como explicaba en el post previo consiste en comprar bonos con dinero “nuevecito” que huele a tinta elaborado con esmero en la fábrica de queso verde propiedad de la Reserva Federal (y de todos los bancos centrales). 600 mil millones de dólares para empezar, aunque la cifra que tiene el maníaco inflacionista de Bernanke asciende a cinco trillones (millones de millones) de dólares (casi un tercio del PIB estadounidense), ya que ésta fue "escrita a lápiz" en una de las actas oficiales de la FED bajo la anotación de "límite máximo del “quantitive easing" que se puede aplicar.

Recordemos que ya la Fed tiene las tasas de interés (para préstamos de la Fed a los Bancos en 0%) y en consecuencia pareciera que ya la política monetaria de la Fed esta exhausta, ya no hay nada más que hacer. Así que para que haya más que hacer, el creativo Bernanke recurre ahora, sin ningún recato a la imprenta, para comprar bonos, y “tirar” las tasas de interés de largo plazo.

El plan de Bernanke está ideado en evitar la deflación, pero ¡cuidado! Sólo midiendo la inflación del “núcleo” esto es excluyendo alimentos y energía, como si la inflación en éstos últimos no fuera relevante para la gente. Así que como buen keynesiano, maniaco inflacionista el propósito de su nueva idea es expandir el crédito impulsando según el la demanda agregada y la inversión.

La idea por supuesto es hacer “talco” el valor del dólar, tal y como lo expresa el propio Ben en el siguiente párrafo,

“Como el oro, los dólares de EEUU tienen valor sólo en la medida en que se limite estrictamente su suministro. Pero el Gobierno de EEUU tiene una tecnología, llamada imprenta (en la actualidad, su equivalente electrónico), que le permite producir tantos dólares como desee, en esencia, sin coste alguno. Al aumentar la cantidad de dólares en circulación, o incluso al amenazar de forma creíble con hacerlo, el Gobierno también puede reducir el valor de un dólar en términos de bienes y servicios [poder adquisitivo], lo que equivale a elevar el precio de los bienes y servicios en dólares. Por lo tanto, se concluye que, en virtud de un sistema de papel moneda, un Gobierno siempre puede generar un mayor gasto e inflación".

Y justifica Bernanke su proceder recordando la política de Roosevelt

"Un ejemplo sorprendente de la historia de EEUU es la devaluación del 40% del dólar frente al oro efectuada por Roosevelt en 1933-34, gracias a un programa de compras de oro [el Gobierno incautó y prohibió la circulación de oro entre agentes privados] y la creación de dinero interno".

Según Bernanke, "la devaluación y el rápido aumento de la oferta monetaria puso fin a la deflación con notable rapidez. De hecho, la inflación [IPC] en los Estados Unidos pasó del -10,3% en 1932 y el -5,1% en 1933 al 3,4% en 1934. La economía creció fuertemente y, por cierto, 1934 fue uno de los mejores años del siglo de la bolsa de valores".

Así es, pero lo que no cuenta Ben es que poco después la economía de EEUU volvió a caer en la recesión (la Gran Depresión se extendió hasta después de la Segunda Guerra Mundial) y sólo hasta que el gobierno decidió recortar los gastos y reducir impuestos, cosa que por supuesto es lo último que los gobiernos gigantescos quieren hacer.

Bernanke ha cumplido con su guión, consistente en depreciar la divisa (destruir el valor del dólar) de forma artificial.

Pero ahí no va a quedar la cosa. Desgraciadamente, los gobiernos, en su afán intervencionista, siempre tienen algo que hacer, para acabar de desgraciar a la economía y esto cada vez más se parece a las erróneas políticas públicas que los gobiernos implementaron durante la década de los 1930’s y que contribuyeron a que la depresión continuara persistentemente.

Una de ellas, es que está en marcha una guerra de comercio internacional, no es sólo la guerra de divisas. En los 1930’s se promulgó en EU una ley infame la Smooth-Hawley que dictaminaba cupos y aranceles y que llevó a medidas recíprocas por los demás países extendiendo y agravando la recesión.

Hoy, los chinos mantienen fija la paridad de su moneda frente al dólar, y por consiguiente, se ha devaluado junto con él. Los EU se queja de esto y presiona a China a que reevalúe, por supuesto que los chinos no lo van a hacer, los europeos ahora se quejan que su Euro se esté revaluando y que decir de los japoneses que por más que interviene el banco se Japón el Yen continúa su marcha ascendente metiendo en serios problemas a los exportadoras japoneses. Así veremos que pronto cada nación tratará de devaluar su moneda poniendo su imprenta a funcionar produciendo inflación con el fin de ganar temporalmente, antes de que el “otro” haga lo mismo alguna ventaja en competitividad. El resultado final de este desorden orquestado por los bancos centrales y los gobiernos del mundo será el envilecimiento del patrimonio de la gente, la merma de su poder adquisitivo, la distorsión de los factores de producción a lo largo y ancho del globo terráqueo.

Quizá para la gran mayoría de los mexicanos, acostumbrados a los golpes devaluatorios piensen que la apreciación del peso, la “divisa fuerte” nos suene como algo bueno. Pero no es así, dependemos en mucho del comercio exterior, del turismo, de las remesas de los migrantes y finalmente del precio del petróleo, un peso fuerte, golpea a todas ellas, la excepción podría ser el petróleo que se revalué por que el dólar se devalúa, tal y como sucedió recientemente en el verano de 1988 que lo llevó a $ 150 USD/barril, junto con otras materias primas como el maíz y el trigo.

Pero los efectos nocivos de las intervenciones sobre los tipos de cambios en las divisas van mucho más allá. Pongamos un ejemplo.

Supóngase que el Dólar y el Euro están en paridad $1 = €1, y que alguna materia prima, por ejemplo el trigo se negocia a $5 el bushel, y por consiguiente también a €5.

Entonces viene Ben Bernanke y nos amenaza con su “aligeramiento cuantitativo”, y que va a significar que se duplique la cantidad de USD.

Esto producirá una caída inmediata, tal y como ha acontecido, en la paridad del USD. Los participantes del mercado del Forex , especuladores incluidos fijarán la nueva paridad de acuerdo al exceso de USD en el mercado y en consecuencia el Euro se revalúa a 2.

Esta situación beneficiará a los agricultores norteamericanos, pero perjudicará a los europeos. Inicialmente, los agricultores norteamericanos venderán a la mitad de precio que sus contrapartes norteamericanas. Así un mexicano comprará el trigo americano a $ 5 el bushel, pero lo hará al doble si lo importa de Europa en donde el bushel sigue costando €5 = $10.

Por supuesto, esto no sucede en la realidad, y que de pronto los agricultores americanos sea los únicos proveedores de trigo al mundo. Los granos también están en mercados y los participantes empujarán el precio hacia arriba y digamos que lo fijan a $ 8 por bushel, y en virtud de la cotización euro dólar a €4. En un tiempo muy breve con el fin de eliminar el arbitraje se llegará a un nuevo punto de equilibrio en donde sin importar si se cotiza en USD o EUR el precio del trigo será idéntico.

Por tanto, pudiera parecer que todo el efecto de la devaluación del USD se compensa y no tendrá mayor efecto en el comercio internacional. Sin embargo, esto no es así, por que los precios en las economías tienen diferentes grados de flexibilidad, por ejemplo para bienes más complejos como los automóviles en donde los países que devalúan adquieren una ventaja competitiva que no es fácilmente compensada. Esto puede palparse cuando se compara los precios de los autos japoneses, que ha sido una de las divisas que más se ha apreciado, por ejemplo un Toyota Corolla, con su competencia alemana, el Jetta.

También los agricultores del primer ejemplo. Aunque el precio del cereal rápidamente llega a su punto de equilibrio, no es así para otros factores en la producción del trigo, como costo salarial, pagos de crédito a los bancos, costo de la energía etc. que han caído drásticamente haciendo que la devaluación del USD sea un gran negocio para los agricultores americanos, y con ello evidentemente como en todo mercado intentarán producir más trigo por que con el nuevo precio es mucho más rentable producirlo.

Las cosas son opuestas para los agricultores europeos, la demanda de sus productos se colapsará, aún con el ajuste en le mercado de granos, los costos internos salarios, energía, créditos, etc. y por tanto pedirán subsidio gubernamental o dejarán de producir.

En síntesis el poner la “imprenta” a trabajar permitirá al país que devalúa ganar competitividad no en balde Keynes enfatiza sobre la virtud de devaluar para “estimular las exportaciones” y por tanto, darle un empujón al PIB para el cual las exportaciones netas es un componente de su cómputo.

Debe notarse que en mercados libres sin intervención de los gobiernos y sin la “tecnología de la imprenta” para producir inflación, el comercio internacional sería auto ajustable. Un país que exporta mucho, digamos China, se llenaría de USD, y por consiguiente el Yuan se revaluaría automáticamente haciendo más baratas las mercancías del país con el que se tiene superávit comercial, al hacerse más baratas las mercancías americanas, los chinos importarían más y equilibraría pronto la balanza comercial y la paridad. Por tanto, debe quedar clarísimo al lector que los que producen todo este desorden son los bancos centrales y sus correspondientes gobiernos que quieren manejar los mercados interviniéndolos y produciendo distorsiones.

Regresando al trigo, muy bien, los agricultores son beneficiados, pero, ¿Qué pasa con el resto de la gente? Ahora el norteamericano deberá pagar el trigo a $8 y no a $5 como estaba antes de que el “brillante” Bernanke decidiera hacer puré el valor del USD. Y así con todo, los precios del transporte, subirán por que como es de esperarse el precio del petróleo lo hará igual que el trigo.

Finalmente existe el peligro de las medidas recíprocas tomadas por otros bancos centrales para amortiguar y/o compensar la devaluación de Bernanke. El BCE o el Banco de Japón podrán hacer exactamente lo mismo y poner sus propias “imprentas” a trabajar. Supóngase que el BCE lo hace para devaluar el EUR de regreso a $1.

Aparentemente dejaría las cosas como estaban antes de la “genialidad” de Bernanke, pero no es así, ahora hay el doble de USD y el doble de EUR en el mercado y existe exactamente la misma cantidad de trigo, maíz, cobre, soya, o lo que quieran. Por consiguiente el precio de todo eso estará ahora permanentemente más alto. Pero la pobre gente común y corriente, seguirá ganando a los precios anteriores, Ben Bernanke nos ha hecho más pobres a todos. Gracias Ben.

Lo importante y que debe quedar claro al lector es que no son los especuladores los que alteran los precios de las divisas ni de las materias primas incluyendo alimentos y energía, son estas políticas intervencionistas de los gobiernos los que en su afán de “arreglar” la economía terminan produciendo un desorden colosal, que luego quieren reparar con más desorden, esto es con más inflación.

Toda esta guerra de divisas será inútil, y los perjudicados seremos todos y esto por aceptar que está bien que los gobiernos tengan la “fábrica” de dinero. ¿Cuándo los pararemos?¿Cuándo la sociedad se dará cuenta que sus problemas económicos son provocados por los "genios" como Bernanke o su antecesor Greenspan? ¡Cuándo!

Y luego me dicen con insistencia que los mercados libres son imperfectos y que por consiguiente los gobiernos deben intervenirlos. Sí, para producir el caos, las crisis económicas, la pobreza. Para eso, intervienen los gobiernos. Para eso….

8 comentarios:

  1. Hola. Brillante como siempre tu análisis.
    Unas dudas.
    Crees que si se encarece el peso se abaraten los metales aqui en México?

    Si se abarata el dolar. Que podría pasar con el Bolívar "fuerte" que ya esta mas sobrevaluado que un cd rerereremasterizado de los beattles?

    Saludos y gracias.

    ResponderEliminar
  2. Nation84

    No, igual que en el ejemplo con el trigo, los metales deben ajustar su precio a la inflación inducida por el USD.

    Sibre el Bolivar, pues al corto plazo depende del Coronel. No se cuanto tiempo pueda sostenerlo, pero algún día, los venezolanos despertarán a la realidad. ¿Cuándo? Es muy difícil saberlo, el Coronel tiene petrodólares para apuntalarlo por algún tiempo. Pero en México en 1994 también y ya ves lo que sucedió.

    Veremos....

    ResponderEliminar
  3. Oi un comentario de un economista, que lo que están haciendo los gobiernos es lo que recomendó Milton Friedman. Estoy confundido. Yo tenía entendido que Friedman no era partidario de estas medidas Keynesianas. Podrías explicar las diferencias entre las posiciones de Hayek, Friedman y Keynes? Gracias anticipadas

    ResponderEliminar
  4. Termópilas, muy interesante e importante tu comentario.

    La siguiente es una liga en este mismo blog en donde se explica las diferencias entre los austriacos y los de Friedman (Chicago). Ambos pugnan por estado reducido, e impuestos, pero hay notables diferencias.

    http://mexicoliberal.blogspot.com/2008/10/liberales-austriacos-y-de-chicago.html

    El monetarismo de Friedman es en cierta forma keynesiano, el dice que la cantidad de dinero debe crecer igual que el PIB. Su monetarismo está acorde con el dinero de papel, en cambio los austriacos piensan en el dinero como una mercancía líquida (como el oro), totalmente neutro y que los gobiernos no pueden crear.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Tal vez este video puede servir de complemento a este post:

    http://www.youtube.com/watch?v=LI_ztDOKKnM&feature=related

    ResponderEliminar
  6. Muy buen video George, además concuerda perfectamente con mis propios datos.

    ¿Estamos preparados? ¿Cómo vamos a pagar el colapso de los gigantescos gobiernos?

    Saludos y gracias.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo12:51 p.m.

    http://macromarketmusings.blogspot.com/2010/11/case-closed-milton-friedman-would-have.html

    Monday, November 29, 2010
    Case Closed: Milton Friedman Would Have Supported QE2

    ResponderEliminar
  8. Quien sabe Anónimo, si Friedman hubiera aceptado esta aberración del QE2. Aunque él es en cierta forma keynesiano, su monetarismo es intervencionismo.

    Pero él postulaba un incremento de la masa monetaria acorde al crecimiento de la economía. Pero esto, del QE2 is a little too much.

    Gracias

    ResponderEliminar