lunes, enero 25, 2010

Países Derrochadores

Así como en el post anterior Manuel era un botarete que dilapidaba su dinero presente y futuro, de igual forma a nivel país, tenemos países derrochadores, que comprometen su presente y su futuro, ya hablábamos del campeón los Estados Unidos, y, en general casi todos los estados del orbe de alguna u otra forma son derrochones, ¿La causa? El Estado de Bienestar. Cierto, está en el espíritu humano de muchos ser hombres niño, y necesitan de ese estado paternal que les resulta todos sus problemas de su existencia de la cuna a la tumba. Los políticos ofrecen todo gratis: Educación, salud, seguros de desempleo, empleo como funcionario, y hasta los gastos de funeral. La sociedad confiada en que es gratis, vota por ellos, pero como afirmaba Milton Friedman: “No existen los almuerzos gratis”, acaban llevando a la quiebra a los países. Otra razón, en nuestros países latinoamericanos es la pobreza, la desigualdad, y es pretexto para que los políticos enarbolen banderas clamando su combate.

Y así nos las hemos pasado, dando gratis, combatiendo la pobreza, regulando, creando leyes y más leyes, puesto que a cada ley o reglamento se asocia burocracia que debe vigilar su cumplimiento. Todo esto requiere de recursos, como los impuestos no alcanzan, se cae en déficit, el déficit se financia de dos formas se endeudan o crean inflación, tal y como Manuel lo hace con sus tarjetas de crédito, el punto es exceder en mucho los ingresos.

Tres países latinoamericanos son campeones absolutos del derroche: Venezuela, Argentina y México. Los tres han padecido, padecen o van a padecer crisis económicas producto de su dispendio.

Venezuela

Ni hablar el pueblo venezolano, adultos niño, lo eligieron democráticamente, y el “payaso continental” al marxista-leninista-narcisista Hugo Chávez, y su Socialismo del Siglo XXI “Socialismo o muerte”, “El pueblo soy yo”.

Ya he escrito sobre el coronel antes en este blog también en
El Socialismo en Latinoamérica y El muro de Berlín veinte años y nada que festejar.

Sin entrar en ideologías de si es el socialismo el responsable de la debacle venezolana, el tipo no podría administrar correctamente ni una tiendita de abarrotes. Él y todos sus segundones son totalmente ineptos en las labores administrativas y gerenciales.

¿Cómo es posible que un país petrolero con altos precios en el petróleo esté en ruinas? Recordemos que en el 2002, después de la célebre huelga, Chávez corrió a todos en PDVSA, y puso a sus incondicionales, todos ellos un montón de ineptos. Pero no sólo la petrolera, todas las empresas estatales ¡Qué raro! Tienen una ausencia total de mantenimiento y, por supuesto de nuevas inversiones. Así que, por increíble que parezca la producción de petróleo venezolano está declinando, según Reuters la agencia noticiosa, la producción de la Faja cayó 4.1% en un mes; con ello Chávez enfrenta y enfrentará enormes problemas futuros. Otros ejemplos: La siderúrgica del Orinoco cayó su producción en 27% en dos años. La producción de alimentos es un caos, escasean los productos básicos. Tiene toda la economía totalmente desquiciada.

Por supuesto, Chávez, al igual que nuestro Manuel es muy popular, tanto dentro de Venezuela con sus ciegos seguidores que no se dan cuenta de los que se les viene encima como con sus amigotes de parranda, los Kirschner ¿Quién más compraría los bonos argentinos? Su alocada imaginación como la del gasoducto a Argentina, y el anuncio de construcción de 36 refinerías con un costo de más de 50,000 millones de dólares por supuesto en territorio de sus amiguitos. Y por increíble que parezca importa la mayor parte de la gasolina que además prácticamente se regala. Todo esto, por supuesto, origina déficit, que se financia mediante la inflación y deuda.

Así después de cuatros años con elevada inflación y de sostener la paridad frente al Dólar por decreto, el pasado 8 de enero devaluó el Bolívar de 2.15 a 2.6 y 4.3, sí, adoptó la paridad dual, tal y como se hizo en México en los tiempos de López Portillo.

La devaluación fue en realidad obligada, ya que los subsidios a todo estaban minando rápidamente las arcas del gobierno.

Según Chávez el tipo de 2.6 será aplicado a importaciones esenciales como alimentos y medicinas y todo lo relacionado con el sector público y los 4.3 al comercio y el resto de las actividades económicas.

La justificación de Chávez es frenar las importaciones innecesarias, estimular las exportaciones ¿Cuáles? Si no existe economía exportadora salvo el petróleo. Y lo cierto es que los venezolanos importan más del 80% de lo que consumen.

Pero la realidad es que la devaluación, no es la primera vez, le permite a Chávez continuar con su dispendio y reducir su déficit fiscal, al recibir más Bolívares por su petróleo, pero la inflación se disparará a más del 40%. Esta medida ha empobrecido a todos los venezolanos, Chávez ha soltado ya al tigre veremos pronto la escalada de precios, correteada por salarios, nuevas devaluación, hasta el desquiciamiento total.

Por supuesto, la paridad dual dará origen a mercados negros y corrupción, el gobierno ha intervenido subastando dólares tratando de intervenir en la cotización del dólar libre sin embargo, por increíble que parezca Venezuela tiene muy poco parque, esto es, muy pocas reservas internacionales.

Ante el desquiciamiento total de la economía, Chávez hostiga a los “acaparadores” y “especuladores” que suben los precios y ha cerrado y expropiado comercios para que se abstengas de subir los precios.

Lo que pasará es lo que pasó aquí en México en aquel nefasto 1982, los precios controlados producirán la escasez.

Lo increíble, es que todavía existen muchísimos venezolanos que lo apoyan. ¿Cuánto durará el payaso antes de colapsar totalmente la economía?


Argentina

Es muy difícil decidir cual de los dos países Venezuela o Argentina son más irresponsables. Tal y como escribía hace algunos meses en “El Socialismo en Latinoamérica” la deuda Argentina es de más de 130 % del PIB ¿Cómo llegaron ahí? Los gobernadores incluido Kirschner contrataron “deuda social” y, exactamente como nuestro hipotético Manuel los irresponsables bancos le ampliaban su crédito hasta que un día, ya no les quisieron prestar.

Ahora la “nueva” es que Cristina Fernández quiere disponer de las reservas internacionales para formar un fondo “bicentenario” para pagar deuda. Bien le haría a la señora presidenta leer en este blog “Las Reservas Internacionales y el Tipo de Cambio” y “Reducción de las Reservas Internacionales” . Me parece increíble que una persona que llega a presidente ignore que las reservas de un país no son el cochinito que puede romperse cuando se quiera. Bueno aquí AMLO proponía lo mismo mostrando su clara ignorancia e incompetencia. Las reservas Internacionales de un país tienen siempre una contraparte en deuda local, por eso, para poder disponer de ellas se tiene antes que ahorrar, para generar un superávit y pagar la deuda local. Cristina quiere ahora deshacerse de Martín Redrado , porque éste se resiste a cederle reservas internacionales para el pago de la deuda pública, abriendo un serio conflicto político-económico en Argentina.

Desde mediados de diciembre, Fernández y su ministro de Economía, Amado Boudou, habían anunciado que usarían reservas por 6 mil 500 millones de dólares (sobre un total de 48 mil millones) para abonar casi la mitad de los vencimientos de deuda que afrontará Argentina en 2010.

Con esta medida, el gobierno argentino quiere evitar un incumplimiento con los acreedores, pero sin tener que reducir el gasto público, y por eso ha buscado recursos de cualquier fuente: desde la subida de impuestos a los agricultores, que trajo una profunda crisis en la primera mitad de 2008, hasta la estatización del sistema de pensiones, de noviembre de ese año, o la decisión de usar reservas. No es una medida nueva. Argentina ya ha utilizado hace algunos años sus reservas que tenía el banco central, con el objetivo de pagar parte de su deuda, generando inflación.

Y esta es la “última” después de nacionalizar el sistema de pensiones y subir impuestos a las exportaciones agrícolas.

Al igual que Manuel en nuestro cuento; Argentina no quiere reconocer su realidad y ajustar sus cuentas fiscales. No primero busca medidas fáciles, sin importarle que suceda en el futuro.

México

Aunque algunos consideran que México es ortodoxo en sus finanzas públicas, no lo es, México ha dilapidado los recursos provenientes del petróleo para expandir su gasto corriente, la burocracia. Ya en el post “En Estado de Shock” me refería a que el crecimiento del gasto público ha sido exponencial. Y consignaba que en el Gobierno de Zedillo obtuvo en su último año ingresos presupuestarios por un billón 178 mil millones de pesos. Para el 2004, el Gobierno de Fox obtuvo (a precios del 2000), un billón 450 mil millones.

Nos acaban de “recetar” un incremento en los impuestos, todos, ISR, IETU, IVA, IEPES para subsanar el boquetote fiscal de 540 mil millones de pesos que nos dejó la caída en la producción petrolera. Pero, la declinación continúa, pese a la propaganda oficial de que la crisis ya terminó, eso está por verse, y para fines de este año nos van a decir que ya tienen otro boquetote fiscal, van a inventar otra “Reforma Fiscal”, que significa, como siempre más impuestos pero nunca, nunca una reducción en el dispendio. Son como Manuel, que no obstante que todos sus créditos llegaron al tope quiere seguir con su estilo derrochón de vida. Hundiendo al país, previniendo el ahorro, la formación de capital que es la única vía para la prosperidad de un país.


Los Estados Benefactores, los Estados Papá que intentan resolver la vida de sus ciudadanos acaban arruinándolos. Todos quisiéramos que la educación, la salud, la vivienda, y hasta los gastos de funeral fueran gratuitos. Todos quisiéramos que los pobres pudieran dejar de serlo, pero el Estado papá lo hace a través de dádivas. Los ciudadanos creen que efectivamente todo eso es gratis, no lo es, lo están pagando, o lo pagarán algún día, los impuestos altos inhiben la formación de capital y la rentabilidad de las empresas, que son el Atlas que sostiene la vida económica de cualquier país. La deuda que se acumula con el paso de los años acaba siendo una bomba de tiempo que hunde a los países en severas crisis económicas como los mexicanos lo podemos constatar en la década perdida de 1982 a 1992 por los excesos de gasto del binomio fatal Echeverría- López Portillo. Devaluaciones y dolor y más pobreza es lo que en realidad ha traído el Estado Benefactor y su Gasto Social.

Lo pero de todo, es que ninguno de los países aprende ni siquiera de sus propios errores, continúan expandiendo su gasto público, continúan endeudándose hasta que algún día el destino los alcanza y el país quiebra. El dolor y la miseria se ensañan con los ciudadanos que no obstante que viven en carne propia los resultados finales del dispendio del Estado, les siguen creyendo a los políticos que es posible tener beneficios gratuitos.

3 comentarios:

  1. Que miedo das, compadre.

    ResponderEliminar
  2. roberto1:30 p.m.

    Excelente entrada. Te felicito.

    Es increíble la ignorancia económica de la inmensa mayoría de la gente. Me incluyo.

    Te confieso que durante muchos años creí en el Estado Benefactor; pero estoy, de un tiempo para acá, quitándome esa visión tan romántica que se nos vende de él.

    Sigo documentándome y gracias por compartir tus conocimientos.

    ResponderEliminar
  3. Gracias Roberto

    Esa es mi vocación: Si la gente entendiera un poco de Economía políticos incluidos, otra sería la historia.

    Gracias a tí por tu comentario.

    ResponderEliminar