jueves, septiembre 03, 2009

La Palabra Mágica es la Inversión

Y más específicamente es lo que México requiere para ponernos en pié y no sólo eso, para combatir efectivamente la pobreza ancestral, esto es de siempre, para terminar con ella, para tener un mejor nivel de vida.

Por esta razón, por falta de inversión, y por ninguna otra nuestro país es pobre, no crecemos cuando las condiciones son favorables, y cuando no lo son caemos estrepitosamente. La falta de inversión y por ninguna otra, nuestro país es pobre, y seguirá siendo pobre, sin importar todo el dispendio en el denominado “gasto social”. No hay otra, el cambio de modelo económico que sí es necesario, pero no el que la izquierda desea, más estatismo, del denominado “neoliberalismo”, que en realidad es no es otra cosa que estatismo pero sin déficit público, a un modelo que promueva la inversión.

Pero antes de continuar, remito al lector a mi post lo que se requiere es acumulación de capital , para que con él, con la acumulación de capital, se dé la inversión. No es posible intercambiar los términos, primero es necesario ahorrar y, después con ese dinero invertir. Nunca se podrá dar la inversión sin antes ahorrar, nunca, y este pequeño gran error es lo que ha mantenido pobre a nuestro país desde siempre, y seguirá siéndolo hasta que alguien importante entienda que el estándar de vida de un país depende de la cantidad de capital invertido por habitante. Estados Unidos tiene un mucho mayor estándar de vida que nosotros por esa no tan simple razón, y no por que los políticos y estadistas estadounidenses sean mejores que los mexicanos. La producción en EU es mayor que en otros países, sea Inglaterra, India, o México debido a que las plantas, están equipadas con máquinas más eficientes y modernas, su infraestructura es mejor, sus tendidos eléctricos, de fibra óptica, de telecomunicaciones son mejores. El Capital, y me refiero a este concepto como fue definido en el post a que hago referencia y que repito aquí para enfatizarlo: Capital es la riqueza acumulada que es detentada por las empresas o los individuos y que son usadas con el propósito de obtener una utilidad o un interés. Existe más capital en los EU por que hasta hace muy poco (todavía pero, desgraciadamente los socialistas, ahora en el poder, intentan cambiarlo todo), las instituciones y las leyes ponían muy pocos obstáculos para la acumulación masiva de capital en comparación con las trabas que se ponen en otros países, incluyendo, por supuesto México.

Es una gran mentira que nuestro retraso sea debido a nuestra ignorancia tecnológica. La tecnología moderna está ahí disponible en las universidades y tecnológicos, muchos mexicanos, estudiamos post grados en el extranjero, en las mejores universidades y tecnológicos, y nos encontramos que la tecnología no es una doctrina esotérica, propia de iniciados de una secta secreta, algo inalcanzable. Existen aquí en México ingenieros perfectamente capacitados. Lo que impide que México tenga un mercado interno dinámico, múltiples industrias, no es el “know-how” que tenemos que importar, lo que impide que México progrese y sea un país rico es la insuficiencia de capital disponible.

Para el Capitalismo el ahorro es lo más importante.

Desde tiempos inmemoriales el ahorro se ha considerado como una virtud y la sabiduría proverbial alertaba sobre el derroche y el desperdicio. El camino de la prosperidad es el ahorro, se nos decía desde niños, y nos enseñaban a ahorrar como base para la riqueza futura. Y así, es, no es posible llegar a ser rico si no se ahorra. Sin embargo, nunca faltan los despilfarradores, que además establecen toda una teoría para racionalizar su despilfarro.

Los economistas “ortodoxos”, a la antigua, los de la “vieja economía”, refutan las falsedades implícitas en esos falsos razonamientos, de los “nuevos economistas”, de los perturbados monetaristas y keynesianos, y demostramos que lo que es bueno a nivel individual también lo es a nivel nacional. Muestran que el ahorro racional individual, del que hace provisiones para el futuro, no está lastimando sino por el contrario, está ayudando a la sociedad. Pero hoy la virtud ancestral de la frugalidad, del ahorro, está bajo ataque, empezando por los gobiernos que mediante los impuestos, y en especial los impuestos sobre la renta, despojan al individuo de una gran parte de su posibilidad de ahorrar, y la rematan manipulando los mercados de crédito para inducir a la gente al derroche, al dispendio, a tomar todo a crédito, la casa, el auto, la PC, la TV, todo, en los tiempos modernos gastar y gastar es lo “fashion”. Así, los gobiernos intentan “compensar”, la falta de ahorro (y de acumulación de capital), con el crédito, con la expansión irracional de crédito, que produce distorsiones a la economía produciendo burbujas de auge ficticio que finalmente revientan y sobrevienen las recesiones y depresiones económicas como la que estamos viviendo.

Es palpable que, los gobernantes no más no entienden que es eso del capital. El término inversión como que sí les late, aunque nunca se ponen a pensar de donde proviene el dinero que hace posible la inversión, quieren inversión, pero al mismo tiempo la impiden con los impuestos elevados a la renta y con las tasas de interés artificialmente bajas que desmotivan el ahorro.

Por ejemplo, el pasado 26 de agosto el presidente Felipe Calderón mencionó que la inversión privada es la fórmula para el crecimiento de la economía y la infraestructura.

También mencionó que La Palabra Mágica es la Inversión…De ahí salió el título de este post.

No puedo estar más de acuerdo con el Sr. Presidente, sin embargo, estoy seguro que Calderón no comprende bien que significa eso de “inversión”. Mejor dicho, no entiende bien de donde proviene el CAPITAL que permite la inversión, piensa, creo yo, que Slim y alguno que otro millonario tiene todos los recursos que el país necesita para crecer, o bien que el CAPITAL extranjero está deseoso de venir a utilizar sus recursos para fomentar el crecimiento económico. La palabra mágica en realidad no es inversión, la inversión es la etapa final de la acumulación de capital, esto es, para poder invertir, antes se tuvo que haber acumulado capital, la inversión no es posible si antes alguien no formó capital para invertir.

Al no poder ahorrar internamente, esto es formar capital, tenemos que recurrir al ahorro externo, que tampoco quiere venir por que las condiciones no son muy propicias cuando se compara con otras opciones, por ejemplo, China, Vietnam, India, etc.

Calderón, al igual que los políticos, entienden que la inversión es fundamental, entienden que es ella la que crea la riqueza y los empleos, pero no más no entienden que para que exista inversión se necesita antes ahorrar dinero, y formar CAPITAL, y que son precisamente los impuestos y específicamente el ISR y el IETU uno de los más importantes factores que lo impiden, el otro son las tasas de interés ridículamente bajas, y con ello impiden la formación de ahorro de CAPITAL, que más adelante es lo que se invierte para producir riqueza.

Por tanto, las políticas re distributivas, que no sirven para mejorar la condición de pobreza, si tienen un efecto al impedir el ahorro y la formación de capital que, al invertirse serán los “motores de crecimiento”, que tanto andan buscando los comentaristas Denise Maerker y Enrique Quintana . Ese es el motor del crecimiento la acumulación de capital, el ahorro. Y las políticas re distributivas, principalmente se encargan de liquidarlo, de destruirlo, por eso la pobreza persiste, por eso el país no crece, y no crecerá mientras sigan los gobernantes con su mentalidad anti-capitalista, pensando que el gasto del gobierno es imprescindible para la economía siendo que el gasto del gobierno es el gran destructor de la riqueza y el que previene el crecimiento, tal y como las cifras y el estado de la economía nos lo hace patente.

Continuaremos con el tema, que es el más importante para tener a nuestro país en pié.

2 comentarios:

  1. Anónimo6:40 p.m.

    Hola liberal,la tesis que expones ya la aplicó Salinas y mira en que terminó. Una gran crisis y muchos nuevos ricos, él entre ellos. Antes de Salinas no figuraban los Slim, el Maseco, Los Aztecos y varios más. Sin duda funcionó esa tesis, el problema es que la pelota no puede estar de un solo lado, debe haber equilibrios para no llegar a lo que hoy somos; un país con Multimillonarios en las listas de Forbes y millones de desarrapados. No puede haber capitalismo a ultranza, ha fracasado por donde lo veas, tampoco los socialistas han tenido éxito. Al final requerimos de un modelo que genere crecimiento con equilibrios, con gente honrrada, no con las ordas de "empresarios" que se han aliado con los políticos y han saqueado a este país.

    Saludos desde el bello puerto.
    El Guerrero

    ResponderEliminar
  2. Hola Guerrero, gracias por tu contribución.

    Creo que no entendiste nada, pero lo que se llama nada de lo que escribí aquí. El post no se trata del capitalismo de cuates que fue lo que implantó Salinas de Gortari, no se trata de que los grandes ricos se hagan mucho más ricos en base no a su competitividad y productividad sino de arreglos y componendas, de hacerlos monopólicos, eso es lo que hizo Salinas y no es eso lo que yo quiero. No has entendido, me queda muy claro, pero voy a tratar de decirlo en una sola frase: De lo que se trata es de ahorrar todos, tú, yo, nosotros, todos los mexicanos, para formar capital. El capital ahorrado se transforma después en cientos, miles de empresas, o las existentes modernizan su maquinaria, sus procesos productivos, compran máquinas de control numérico, computadoras, programas sofisticados de diseño, y este capital invertido produce crecimiento económico, y con el crecimiento económico, se generan miles, de empleos. No entiendes lo que realmente es el capitalismo por que aquí en México nunca ha existido, no lo conocemos nos es algo extraño, siempre en México ha predominado el socialismo, el intervencionismo, la rectoría del Estado y eso es lo que ha causado las graves crisis económicas. Sigue leyendo que este tema apenas lo empiezo.

    Pero, sólo para terminar, tu mismo lo escribes, requerimos un modelo que genere el crecimiento con gente honrada. ¿Cuál es ese modelo Guerrero? ¿El del Intervencionismo? ¿El de expoliar a las pequeñas y/o nacientes empresas sus utilidades que requieren para crecer y consolidarse? A eso me refiero, al expolio fiscal, por una parte y al reglamentismo y burocratismo por otro, a la agresión institucional contra la actividad empresarial y la acción humana.

    ResponderEliminar